lunes, 20 de noviembre de 2017

Texto Diario lunes, 20 de noviembre de 2017 Tus siervos han venido con respecto al nombre de Jehová tu Dios, porque hemos oído de su fama y de todo lo que hizo (Jos. 9:9).

Texto Diario lunes, 20 de noviembre de 2017

Tus siervos han venido con respecto al nombre de Jehová tu Dios, porque hemos oído de su fama y de todo lo que hizo (Jos. 9:9).
Los gabaonitas fueron sabios y entendieron que el Dios verdadero estaba de parte de Israel. Rahab también reconoció el poder de Dios. Ella sabía cómo había sacado Jehová a Israel de Egipto, de modo que cuando fueron a su hogar dos espías israelitas, les dijo: “De veras sé que Jehová ciertamente les dará el país”. Además, aunque entendía que era peligroso, los ayudó y confió en que Dios podía salvarla a ella y a su familia (Jos. 2:9-13; 4:23, 24). Estos ejemplos bíblicos y muchos otros nos ayudan a entender lo que significa ver a Dios, o ver la mano de Dios. El cristiano que conoce a Jehová, que sabe cómo es él, puede ver su poder y su ayuda con “los ojos [del] corazón” (Efes. 1:18). Obviamente, queremos ser como los siervos de Dios del pasado que vieron con claridad la mano de Jehová. w15 15/10 1:6, 7, 9

(Josué 9:9)  Ante esto, le dijeron: “Es de una tierra muy distante que han venido tus siervos con respecto al nombre de Jehová tu Dios, porque hemos oído de su fama y de todo lo que hizo en Egipto,
(Josué 2:9-13)  Y pasó a decir a los hombres: “Yo de veras sé que Jehová ciertamente les dará el país, y que el terror a ustedes ha caído sobre nosotros, y que todos los habitantes del país han quedado desalentados a causa de ustedes. 10 Porque hemos oído cómo Jehová secó las aguas del mar Rojo de delante de ustedes cuando salieron de Egipto, y lo que ustedes hicieron a los dos reyes de los amorreos que estaban al otro lado del Jordán, a saber, Sehón y Og, a quienes dieron por entero a la destrucción. 11 Cuando llegamos a oírlo, entonces empezó a derretírsenos el corazón, y todavía no se ha levantado espíritu en persona alguna a causa de ustedes, porque Jehová su Dios es Dios en los cielos arriba y en la tierra abajo. 12 Y ahora, por favor, júrenme por Jehová que, porque yo he ejercido bondad amorosa para con ustedes, ustedes también ciertamente ejercerán bondad amorosa para con la casa de mi padre, y tienen que darme una señal fidedigna. 13 Y tienen que conservar vivos a mi padre y mi madre y mis hermanos y mis hermanas y a todos los que les pertenecen a ellos, y tienen que librar de la muerte nuestras almas”.
(Josué 4:23, 24)  cuando Jehová el Dios de ustedes secó las aguas del Jordán de delante de ellos hasta que hubieron pasado al otro lado, tal como Jehová el Dios de ustedes le había hecho al mar Rojo cuando lo secó de delante de nosotros hasta que hubimos pasado al otro lado; 24 para que todos los pueblos de la tierra conozcan la mano de Jehová, que esta es fuerte; a fin de que ustedes verdaderamente teman a Jehová su Dios siempre’”.
(Efesios 1:18)  habiendo sido iluminados los ojos de su corazón, para que sepan cuál es la esperanza a la cual él los llamó, cuáles son las gloriosas riquezas que él guarda como herencia para los santos,

¿Ve usted cómo lo está ayudando Dios? 
6, 7. ¿Qué reconocieron los gabaonitas y Rahab?
A diferencia de todos aquellos reyes, hubo personas que sí supieron reconocer el poder de Dios. Pensemos en los gabaonitas. Contrario a lo que decidieron los demás reyes de Canaán, los gabaonitas hicieron un acuerdo de paz con Israel. ¿Por qué? “[Hemos venido por respeto] al nombre de Jehová tu Dios —le dijeron a Josué—, porque hemos oído de su fama y de todo lo que hizo en Egipto.” (Jos. 9:3, 9, 10.) Fueron sabios y comprendieron que el Dios verdadero estaba con los israelitas.
Rahab también reconoció el poder de Dios. Ella sabía cómo había sacado Jehová a Israel de Egipto, de modo que cuando fueron a su hogar dos espías israelitas, les dijo: “De veras sé que Jehová ciertamente les dará el país”. Además, aunque entendía que era peligroso, los ayudó y confió en que Dios podía salvarla a ella y a su familia (Jos. 2:9-13; 4:23, 24).

¿Ve usted cómo lo está ayudando Dios? 
9. ¿Cómo podemos ver la mano de Jehová?
Los ejemplos positivos y negativos que hemos analizado hasta ahora nos ayudan a entender lo que significa ver a Dios, o ver la mano de Dios. El cristiano que conoce a Jehová, que sabe cómo es él, puede ver su poder y su ayuda con “los ojos [del] corazón” (Efes. 1:18). Obviamente, queremos ser como los siervos de Dios del pasado que vieron con claridad la mano de Jehová. Ahora bien, ¿tenemos pruebas de que Dios sigue ayudando a la gente hoy día?

Fiel palabra de alabanza y acción de gracias de Dios

Fiel palabra de alabanza y acción de gracias de Dios

Introducción
Salmo 84: La lectura de hoy es un salmo que celebra la alegría de ser y estar en la presencia de Dios. La verdadera felicidad viene de depender de Dios, y el escritor expresa el anhelo de estar en la casa del Señor.

Escrituras de hoy: Salmo 84: 2b
Tengo muchos deseos de estar en la casa del Señor. Con todo mi ser me gozo al Dios vivo.

La lectura de hoy

Anhelo de la Casa de Dios

1 ¿Cómo amo tu templo, Jehová de los ejércitos!
2 ¿Cómo yo quiero estar allí!
Tengo muchos deseos de estar en el templo del Señor 's.
Con todo mi ser me daba alegría
al Dios vivo.
3 Hasta los gorriones han construido un nido,
y las golondrinas tienen su propia casa;
que mantienen su joven cerca de sus altares,
Jehová de los ejércitos, Rey mío y Dios.
4 Dichosos los que viven en su templo,
siempre cantando alabanzas a ti.
5 ¿Cómo felices son aquellos cuya fuerza proviene de que,
que están dispuestos a hacer la peregrinación al monte de Sion.
6 A medida que pasan a través del valle seco de Baca,
se convierte en un lugar de resortes;
la lluvia de otoño llena de piscinas.
7 Ellos se hacen más fuertes a medida que avanzan;
verán al Dios de los dioses en Sión.
8 Oye mi oración, Señor Dios Todopoderoso.
Escucha, oh Dios de Jacob!
9 Bendice a nuestro rey, oh Dios,
el rey que ha elegido.
10 Un día en el templo
es mejor que un mil fuera de ellos;
Yo prefiero estar de pie en la puerta de la casa de mi Dios
que viven en los hogares de los malvados.
11 El Señor es nuestro protector y glorioso rey,
bendecirnos con la bondad y el honor.
No rechaza cualquier cosa buena
a los que hacen lo que es correcto.
12 Jehová de los ejércitos, lo feliz que son los que confían en usted!

Reflejar
¿Cuántas veces la palabra “feliz” aparece en este salmo? Lo que trae consigo esta felicidad? ¿Qué te hace feliz? ¿Cómo es la felicidad experimentada en su comunidad de fe?

Orar
Dios Todopoderoso, con todo mi ser que canto de alegría y alabar su santo nombre. Eres mi fuente de fortaleza, y mi alegría viene de confiar en usted. Amén.

domingo, 19 de noviembre de 2017

El Reino de Dios acaba con sus enemigos


El Reino de Dios acaba con sus enemigos


IDEA CENTRAL DEL CAPÍTULO

Los sucesos que desembocarán en la guerra del Armagedón
1, 2. a) ¿Qué pruebas hay de que nuestro Rey ha estado gobernando  b) ¿Qué analizaremos en este capítulo?
NUESTRA fe sin duda se ha fortalecido al repasar los logros que ha alcanzado el Reino de Dios en medio de sus enemigos (Sal. 110:2). Nuestro Rey, Jesucristo, ha levantado un ejército de predicadores entusiastas, ha limpiado a sus discípulos espiritual y moralmente, y nos ha ayudado a formar una hermandad mundial unida a pesar de los ataques enemigos..
El Reino logrará cosas aún más maravillosas en el futuro. Vendrá para triturar y poner fin a todos sus enemigos (Dan. 2:44; Mat. 6:10). Pero antes de eso tendrán lugar otros sucesos importantes que se mencionan en varias profecías bíblicas. Analicemos algunas de ellas para saber qué sucederá.

¿Qué sucederá antes de la “destrucción repentina”?

3. ¿Cuál es el primer acontecimiento que estamos esperando?
Habrá una declaración de paz. En su carta a los Tesalonicenses, el apóstol Pablo habló del primer acontecimiento que estamos esperando (lea 1 Tesalonicenses 5:2, 3). Allí menciona “el día de Jehová”, el cual comenzará con el ataque a “Babilonia la Grande” (Rev. 17:5). Sin embargo, justo antes de que empiece ese día, las naciones proclamarán “¡Paz y seguridad!”. Tal vez se trate de una sola declaración o de varias. ¿Participarán en ella los líderes religiosos? En vista de que son parte del mundo, es posible que se unan a las naciones para decir: “¡Hay paz!” (Jer. 6:14; 23:16, 17; Rev. 17:1, 2). Esta declaración será la señal de que el día de Jehová está a las puertas. Los enemigos del Reino de Dios “no escaparán de ninguna manera”.
4. ¿Por qué nos beneficia entender la profecía de Pablo sobre la declaración de paz y seguridad?
¿Por qué nos beneficia entender esta profecía? Pablo nos da la respuesta: “Ustedes no están en oscuridad, para que aquel día los alcance como alcanzaría a ladrones” (1 Tes. 5:3, 4). A diferencia del resto de las personas, nosotros sabemos en qué terminarán los sucesos que están teniendo lugar en nuestros días. Ahora bien, ¿cómo se cumplirá exactamente la profecía sobre el anuncio de paz y seguridad? Tenemos que esperar para ver cómo se van desenvolviendo los acontecimientos mundiales. Precisamente por eso es tan necesario que estemos “despiertos y mantengamos nuestro juicio” (1 Tes. 5:6; Sof. 3:8).

Comienza la gran tribulación

5. ¿Cuál será la primera fase de la gran tribulación?
El ataque a la religión. Recordemos que Pablo escribió: “Cuando los hombres estén diciendo: ‘¡Paz y seguridad!’, entonces destrucción repentina ha de sobrevenirlesinstantáneamente”. Tal como el trueno viene justo después del relámpago, la “destrucción repentina” vendrá justo después de la declaración de paz y seguridad. Pero ¿qué será destruido? Primero, el imperio mundial de la religión falsa, “Babilonia la Grande”. La Biblia llama a este imperio “la ramera”, o prostituta (Rev. 17:5, 6, 15). La destrucción de la cristiandad y el resto de las religiones falsas de este mundo será la primera fase de la “gran tribulación” (Mat. 24:21; 2 Tes. 2:8). Esta destrucción tomará a la mayoría por sorpresa. ¿Por qué decimos eso? Porque la prostituta se cree reina y piensa que nunca tendrá motivos para lamentarse. No obstante, descubrirá de golpe que no debió confiarse tanto. Será destruida con tanta rapidez que parecerá como si todo hubiera sucedido “en un solo día” (Rev. 18:7, 8).
6. ¿Quién llevará a cabo el ataque contra “Babilonia la Grande”?
¿Quién llevará a cabo el ataque contra “Babilonia la Grande”? Una “bestia salvaje de color escarlata” con “diez cuernos”. El libro de Revelación da a entender que esta bestia es la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Los diez cuernos son los gobiernos actuales que apoyan a esta bestia salvaje (Rev. 17:3, 5, 11, 12). El ataque a Babilonia será devastador: las naciones que forman parte de la ONU saquearán las riquezas de la prostituta, la devorarán y “la quemarán por completo” (lea Revelación 17:16).*
7. a) ¿Cómo se cumplieron en el siglo primero las palabras de Jesús registradas en Mateo 24:21, 22? b) ¿Cómo se cumplirán las palabras de Jesús en el futuro?
Se acortarán aquellos días. Jesús dijo lo que sucedería en este punto de la gran tribulación: “Por causa de los escogidos aquellos días serán acortados” (lea Mateo 24:21, 22). Sus palabras tuvieron un cumplimiento inicial en el año 66 de nuestra era, cuando Jehová acortó el ataque del ejército romano contra Jerusalén (Mar. 13:20). Esta acción les salvó la vida a los cristianos que estaban en Jerusalén y Judea. ¿Cómo se cumplirán a escala mundial las palabras de Jesús? Jehová hará que nuestro Rey acorte el ataque de la ONU contra las religiones. De ese modo, la religión verdadera no será barrida junto con las falsas; será la única que sobrevivirá (Sal. 96:5). ¿Qué sucederá una vez que termine esta etapa de la gran tribulación? Veamos.

Los acontecimientos que desembocarán en el Armagedón

8, 9. ¿A qué fenómenos pudo haberse referido Jesús, y cómo reaccionarán las personas?
La profecía de Jesús sobre los últimos días indica que ocurrirán varios sucesos importantes durante la fase que desembocará en la guerra del Armagedón. Los primeros dos que examinaremos a continuación se mencionan en los Evangelios de Mateo, Marcos y Lucas (lea Mateo 24:29-31; Marcos 13:23-27; Lucas 21:25-28).
Habrá fenómenos en el cielo. Jesús predijo: “El sol será oscurecido, y la luna no dará su luz, y las estrellas caerán del cielo”. Hoy día, muchas personas ven a los líderes religiosos de este mundo como una fuente de luz en su vida. Pero pronto dejarán de verlos así. Ahora bien, ¿estaba Jesús diciendo además que habría fenómenos sobrenaturales en el cielo? Quizás (Is. 13:9-11; Joel 2:1, 30, 31). ¿Y cómo reaccionará la gente? Se angustiará “por no conocer la salida” (Luc. 21:25; Sof. 1:17). Los enemigos del Reino de Dios —desde reyes hasta esclavos— se desmayarán “por el temor y la expectación de las cosas que vienen”. Buscarán dónde refugiarse, pero no encontrarán ningún lugar lo suficientemente seguro como para escapar de la furia de nuestro Rey (Luc. 21:26; 23:30; Rev. 6:15-17).
10. a) ¿Cómo juzgará Jesús a las personas que apoyen al Reino y a las que se opongan a él? b) ¿Cómo reaccionará cada uno de estos grupos?
10 Se separa a las ovejas de las cabras. Los enemigos del Reino de Dios se verán obligados a presenciar algo que aumentará todavía más su agonía. Jesús declara: “Verán al Hijo del hombre viniendo en las nubes con gran poder y gloria” (Mar. 13:26). Este despliegue milagroso de poder será la señal de que Jesús habrá llegado con el propósito de juzgar a los seres humanos. En otra parte de su profecía sobre los últimos días se dan más detalles acerca de este juicio. Los encontramos en la parábola de las ovejas y las cabras (leaMateo 25:31-33, 46). Las personas que hayan apoyado lealmente al Reino de Dios serán declaradas “ovejas”. Ellas alzarán la cabeza al darse cuenta de que “su liberación se acerca” (Luc. 21:28). Por el contrario, las que se hayan opuesto al Reino serán declaradas “cabras”. Ellas “se golpearán en lamento” al darse cuenta de que les espera el “cortamiento eterno” (Mat. 24:30; Rev. 1:7).
11. ¿Qué debemos tener presente al analizar los acontecimientos que se acercan?
11 Ahora bien, la guerra del Armagedón no empezará justo después de que Jesús dicte su sentencia contra “todas las naciones” (Mat. 25:32). Primero tendrán lugar otros sucesos de mucha importancia. Veamos dos de ellos: Gog atacará al pueblo de Dios, y los ungidos serán reunidos en el cielo. Mientras estudiamos estos dos sucesos, debemos tener presente que la Palabra de Dios no nos revela el momento exacto en el que van a ocurrir. Es probable que coincidan en algún momento.
12. ¿Qué hará Satanás en su ataque final contra el Reino?
12 El ataque final. Gog de Magog atacará a los cristianos ungidos que queden en la Tierra y a las otras ovejas (lea Ezequiel 38:2, 11). Este ataque contra el Reino establecido de Dios será la última batalla en la guerra que Satanás ha luchado contra los ungidos desde que fue expulsado del cielo (Rev. 12:7-9, 17). El Diablo ha tratado sin éxito de arruinar el buen estado espiritual de los ungidos, especialmente desde que empezaron a ser reunidos en la congregación cristiana purificada (Mat. 13:30). Sin embargo, cuando las religiones falsas de este mundo hayan dejado de existir y el pueblo de Dios parezca estar completamente indefenso, “sin muro [ni] barra [ni] puertas”, Satanás creerá que ha llegado la oportunidad que siempre ha estado esperando. Hará que sus malvados seguidores ataquen con todas sus fuerzas a los siervos del Reino.
13. ¿Cómo protegerá Jehová a sus siervos terrestres?
13 Ezequiel explica lo que sucederá. Su profecía dice: “Vendrás de tu lugar, [Gog,] de las partes más remotas del norte, tú y muchos pueblos contigo, todos ellos montados a caballo, una gran congregación, hasta una numerosa fuerza militar. Y de seguro subirás contra mi pueblo” (Ezeq. 38:15, 16). ¿Cómo reaccionará Jehová ante esta invasión aparentemente imparable? “Mi furia subirá a mi nariz —declara—. Llamaré contra él [...] una espada.” (Ezeq. 38:18, 21; lea Zacarías 2:8.) Dios protegerá a sus siervos terrestres dando inicio a la guerra del Armagedón.
14, 15. ¿Qué otro acontecimiento tendrá lugar después del inicio del ataque de Satanás?
14 Antes de ver cómo protegerá Jehová a su pueblo durante el Armagedón, detengámonos un instante. Examinemos un segundo acontecimiento muy importante que tendrá lugar entre el principio del ataque de Satanás y el inicio del Armagedón. Como mencionamos en el párrafo 11, este segundo acontecimiento es que se reúne en el cielo a los ungidos que quedan en la Tierra.
15 Se reúne a los ungidos. Tanto Mateo como Marcos pusieron por escrito lo que dijo Jesús sobre “los escogidos” —es decir, sobre los cristianos ungidos con espíritu— cuando habló de los sucesos que ocurrirían antes de la llegada del Armagedón (vea el párrafo 7). Hablando de sí mismo en su papel de rey, Jesucristo profetizó: “Entonces él enviará losángeles y reunirá a sus escogidos desde los cuatro vientos, desde el extremo de la tierra hasta el extremo del cielo” (Mar. 13:27; Mat. 24:31). Cuando Jesús predijo que reuniría a sus escogidos, no estaba hablando del sellado final de los cristianos ungidos, el cual sucederájusto antes de que comience la gran tribulación (Rev. 7:1-3). Más bien, estaba hablando de un suceso que ocurrirá durante la gran tribulación. Por lo tanto, todo parece indicar que, en algún momento después de que empiece el feroz ataque de Satanás contra el pueblo de Jehová, los ungidos que aún continúen en la Tierra serán reunidos en el cielo.
16. ¿Qué harán durante la guerra del Armagedón los ungidos resucitados?
16 ¿Se terminará de reunir a los ungidos antes de que dé comienzo el siguiente acontecimiento, la guerra del Armagedón? La respuesta es sí, todos los ungidos serán reunidos en el cielo antes de que estalle la guerra de Dios. Allí recibirán autoridad para pelear al lado de Jesús cuando llegue el momento de destruir “con vara de hierro” a los enemigos del Reino (Rev. 2:26, 27). Entonces, los 144.000 ungidos resucitados se unirán a los poderosos ángeles que están listos para ejecutar las órdenes del Rey Guerrero, Jesucristo, mientras este se prepara para luchar contra la “numerosa fuerza militar” que tendrá cercado al pueblo de Dios (Ezeq. 38:15). Dicho enfrentamiento dará comienzo a la guerra del Armagedón (Rev. 16:16).

El grandioso final de la gran tribulación


Jesucristo ejecutando juicio sobre los enemigos del Reino de Dios en la guerra de Armagedón

¡Comienza la guerra del Armagedón!
17. ¿Qué les sucederá en el Armagedón a las personas que hayan sido declaradas “cabras”?
17 La hora del castigo. El Armagedón será la parte final de la gran tribulación. Llegado ese momento, Jesús desempeñará una función adicional. Tras haber juzgado a “todas las naciones”, ejecutará el castigo contra ellas, es decir, contra las personas a quienes declaró “cabras” (Mat. 25:32, 33). Nuestro Rey herirá a las naciones con “una aguda espada larga”. En efecto, todas las personas que hayan sido declaradas “cabras” —desde reyes hasta esclavos— serán borradas de la superficie de la Tierra por toda la eternidad (Rev. 19:15, 18; Mat. 25:46).
18. a) ¿Por qué será muy diferente la situación para las personas que hayan sido declaradas “ovejas”? b) ¿Qué hará Jesús para completar su victoria?
18 ¡Qué diferente será ahora la situación para las personas que hayan sido declaradas “ovejas”! En vez de ser aplastadas por el gigantesco ejército de “cabras” de Satanás, estas “ovejas” que parecían tan indefensas saldrán con vida de “la gran tribulación”. Así es, la “gran muchedumbre” sobrevivirá al ataque enemigo (Rev. 7:9, 14). Tras conquistar y eliminar a los enemigos humanos del Reino, Jesús arrojará a Satanás y sus demonios a un abismo. Durante mil años quedarán como muertos, en completa inactividad (lea Revelación 6:2 y 20:1-3).

Cómo podemos prepararnos

19, 20. ¿Cómo podemos aplicar las lecciones que aprendemos en Isaías 26:20 y 30:21?
19 ¿Cómo podemos prepararnos para estos sucesos que cambiarán el mundo por completo? Hace unos años, la revista La Atalaya dijo que “la supervivencia dependerá de la obediencia”. ¿Por qué? La respuesta la encontramos en una advertencia que dio Jehová a los judíos que vivían cautivos en la antigua Babilonia. Él predijo que Babilonia sería conquistada, y su pueblo tenía que prepararse para el momento en que ocurriera dicha conquista. Jehová les dijo: “Anda, pueblo mío, entra en tus cuartos interiores, y cierra tus puertas tras de ti. Escóndete por solo un momento hasta que pase la denunciación” (Is. 26:20). Los verbos que aparecen en este versículo —“anda”, “entra”, “cierra” y “escóndete”— están en modo imperativo, es decir, son mandatos. Para obedecer estos mandatos, los judíos tenían que quedarse encerrados en sus casas, lejos del alcance de los soldados invasores que estaban recorriendo las calles. Por lo tanto, su supervivencia dependía de que fueran obedientes y siguieran las instrucciones que Dios les había dado.*
20 ¿Qué podemos aprender de lo que hicieron aquellos siervos de Dios del pasado? Que solo lograremos sobrevivir a los acontecimientos que se avecinan si obedecemos las instrucciones de Jehová (Is. 30:21). Estas instrucciones nos llegarán mediante la congregación. Por esta razón, debemos acostumbrarnos desde ahora a obedecer de corazón la guía que estamos recibiendo (1 Juan 5:3). Si obedecemos desde ahora, estaremos más dispuestos a hacerlo en el futuro y recibiremos la protección de nuestro Padre, Jehová, y de nuestro Rey, Jesús (Sof. 2:3). Gracias a esa protección seremos testigos de la destrucción de los enemigos de Dios a manos de su Reino. ¡Qué ocasión tan inolvidable será esa!
Parece lógico pensar que la destrucción de “Babilonia la Grande” se refiere principalmente a la destrucción de las instituciones religiosas, no a la matanza de personas religiosas. Así que, como predice Zacarías 13:4-6, la mayoría de los exfeligreses de Babilonia sobrevivirán y tratarán de distanciarse de la religión, por lo menos en público.
Para más información, vea el libro Las profecías de Isaías, una luz para toda la humanidad I,páginas 282 y 283.


MIQUEAS, LIBRO DE

MIQUEAS, LIBRO DE
Libro profético de las Escrituras Hebreas que contiene la palabra de Jehová por medio de Miqueas concerniente a Samaria y Jerusalén. (Véase MIQUEAS núm. 7.) Consta de tres secciones básicas, cada una de las cuales comienza con la palabra “Oigan”. (Miq 1:2; 3:1;6:1.)
Las palabras proféticas de Miqueas con respecto a la desolación de Samaria debieron pronunciarse con anterioridad a la destrucción de aquella ciudad en 740 a. E.C., y sus declaraciones se debieron poner por escrito antes del final del reinado de Ezequías.
Las condiciones morales de los pueblos de Israel y Judá en el tiempo de Miqueas eran deplorables. Los caudillos oprimían al pueblo, especialmente a los pobres. Los jueces, sacerdotes y profetas ambicionaban dinero. Abundaban la idolatría, el fraude, la opresión, las injusticias y el derramamiento de sangre. No se podía confiar ni siquiera en los amigos íntimos ni en los familiares. (Miq 1:7; 2:1, 2; 3:1-3, 9-12; 6:12; 7:2-6.)
El libro de Miqueas describe con franqueza los errores de Israel y Judá. Aunque predice la desolación de Samaria y Jerusalén debido a sus transgresiones (Miq 1:5-9; 3:9-12), también contiene promesas de restablecimiento y bendiciones divinas que habrían de venir. (Miq 4:1-8; 5:7-9; 7:15-17.)
La autenticidad de este libro no se cuestiona. Armoniza con el resto de las Escrituras al mostrar que Jehová es un Dios misericordioso y amoroso, que perdona el error y pasa por alto la transgresión. (Miq 7:18-20; compárese con Éx 34:6, 7; Sl 86:5.) Desde tiempos antiguos los judíos lo han aceptado como auténtico. Aproximadamente un siglo después del tiempo de Miqueas, ciertos ancianos de Judá citaron en defensa de Jeremías las palabras que Miqueas pronunció durante el reinado de Ezequías sobre la desolación de Jerusalén. (Jer 26:17-19; compárese con Miq 3:12.) Siglos después, los principales sacerdotes y escribas judíos declararon con confianza, sobre la base de la profecía de Miqueas, que el Cristo nacería en Belén. (Mt 2:3-6; compárese con Miq 5:2.) El cumplimiento de las profecías sobre Samaria, Jerusalén y el Mesías o Cristo identifican este libro como inspirado por Dios. También es digno de mención que las palabras de Jesús en cuanto a que los enemigos del hombre serían personas de su propia casa son una paráfrasis de Miqueas 7:6. (Mt 10:21, 35, 36.)
[Recuadro en la página 400]
PUNTOS SOBRESALIENTES DE MIQUEAS
Exposición franca del error de Israel y Judá, anuncio de la desolación de Samaria y Jerusalén y proclamación de las promesas de restablecimiento
Abarca el período anterior y posiblemente posterior a la desolación de Samaria, en 740 a. E.C.
La maldad de Israel y Judá contrasta con las normas justas de Jehová
Los opresores traman apoderarse de casas y campos mientras descansan en su cama; al amanecer llevan a cabo sus maquinaciones (2:1, 2)
Se asalta a los viajeros confiados y se trata injustamente a las mujeres y los niños (2:8, 9)
Los encargados de administrar justicia explotan a la gente como si fueran animales (3:1-3)
Los profetas falsos claman “¡Paz!”, pero santifican la guerra contra cualquiera que “no les pone algo en la boca” (3:5)
Aunque los jueces, sacerdotes y profetas solo buscan su propio lucro, dicen tener el apoyo de Jehová (3:9-11)
Apenas pueden hallarse personas leales; los príncipes y los jueces piden sobornos, y ni siquiera puede confiarse en los miembros de la familia (7:1-6)
Jehová libró a su pueblo de Egipto y lo guió y protegió; su sublevación no podrá expiarse con ningún sacrificio (6:3-7)
Él exige que su pueblo ejerza justicia, ame la bondad y sea modesto al andar con él (6:8)
Juicios de Jehová contra Israel; Judá también se verá afectada
El juicio de Jehová reducirá a Samaria a un montón de ruinas; el desastre también alcanzará a Judá y Jerusalén (1:3-16)
La calamidad le sobrevendrá a Israel; otros se quedarán con sus campos (2:3-5)
Jehová herirá a su pueblo; comerán, pero no quedarán satisfechos, sembrarán, pero no recogerán fruto (6:13-16)
Se recogerá un resto y se ensalzará la adoración verdadera
El resto de Israel será recogido “como rebaño en el aprisco”, con su rey delante de ellos y Jehová a la cabeza de ellos (2:12, 13)
En la parte final de los días, la montaña de la casa de Jehová será ensalzada por encima de las colinas, y personas de muchas naciones afluirán a ella; Jehová les enseñará y no aprenderán más la guerra (4:1-4)
El pueblo restablecido andará en el nombre de Jehová; Sión prevalecerá sobre sus enemigos (4:5-13)
En Belén nacerá un gobernante que pastoreará en el nombre de Jehová; durante su gobernación se expulsará al asirio; el resto de Jacob será como rocío refrescante y como un león poderoso (5:2-9)
Jehová eliminará la idolatría de su pueblo y ejecutará venganza sobre las naciones desobedientes (5:10-15)
Debe confiarse en Jehová; la “enemiga” dejará de regocijarse cuando Jehová dirija su atención a Su pueblo arrepentido y le haga experimentar cosas maravillosas que harán temer a las naciones que lo observen; Jehová perdonará los pecados de Su pueblo (7:7-20)

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.