martes, 29 de septiembre de 2009

Hechos de los apóstoles.


HECHOS

DE APÓSTOLES

Título que recibió uno de los libros de la Biblia a partir del siglo II E.C. Abarca sobre todo la actividad de Pedro y Pablo, más bien que la de todos los apóstoles, y ofrece una historia fidedigna y extensa del impresionante comienzo y rápido crecimiento de la organización cristiana, primero entre los judíos y luego entre las naciones gentiles.

En este libro sobresale el tema preponderante de toda la Biblia, a saber, el Reino de Jehová (Hch 1:3; 8:12; 14:22; 19:8; 20:25; 28:31); nos recuerda constantemente que los apóstoles dieron "testimonio cabal" tanto de Cristo como del Reino y que efectuaron su ministerio a cabalidad. (Hch 2:40; 5:42; 8:25; 10:42; 20:21, 24; 23:11; 26:22; 28:23.) Además, proporciona un marco histórico incomparable para el estudio de las cartas inspiradas de las Escrituras Griegas Cristianas.

Escritor.

La introducción del libro se refiere al evangelio de Lucas como "el primer relato". Como ambos escritos están dirigidos a la misma persona, Teófilo, se sabe que Lucas fue el escritor de Hechos, aunque no firma la obra. (Lu 1:3; Hch 1:1.) Ambos relatos tienen estilo y fraseología similares. El Fragmento de Muratori, de finales del siglo II E.C., también lo atribuye a Lucas. Escritores eclesiásticos del siglo II E.C., como Ireneo de Lyón, Clemente de Alejandría y Tertuliano de Cartago, atribuyen a Lucas la autoría de Hechos cuando citan de este libro.

Cuándo

y dónde se escribió. El libro abarca un período de aproximadamente veintiocho años, desde la ascensión de Jesús, en 33 E.C., hasta el fin del segundo año del encarcelamiento de Pablo en Roma, alrededor de 61 E.C. Durante este período gobernaron sucesivamente cuatro emperadores romanos: Tiberio, Calígula, Claudio y Nerón. Puesto que narra sucesos que ocurrieron durante el segundo año del encarcelamiento de Pablo en Roma, no pudo haberse completado antes de esa fecha. Si el relato se hubiera escrito después, parece lógico que Lucas hubiese dado más información sobre Pablo. De haberse escrito después del año 64 E.C., seguramente habría mencionado la persecución violenta que Nerón desató ese año. Y si hubiera sido escrito después de 70 E.C., como algunos afirman, sería de esperar que se hubiese registrado la destrucción de Jerusalén.

El escritor, Lucas, debió acompañar a Pablo en muchos de sus viajes y también en la accidentada travesía que realizó a Roma, pues utiliza en su narración los pronombres en la primera persona del plural: "nosotros", "nos", "nuestras", "nuestro". (Hch 16:10-17; 20:5-15; 21:1-18; 27:1-37; 28:1-16.) Además, Pablo envía los saludos de Lucas en las cartas escritas desde Roma (Col 4:14; Flm 24), lo que hace pensar que el libro se terminó de escribir en esa ciudad.

Por consiguiente, Lucas fue testigo ocular de gran parte de los acontecimientos que narra, y en sus viajes tuvo relación con compañeros cristianos que intervinieron en algunos de los sucesos narrados o que al menos los habían presenciado. Por ejemplo, Juan Marcos pudo haberle contado cómo se liberó a Pedro de la prisión mediante un milagro (Hch 12:12), mientras que pudo haber sabido de los sucesos narrados en los capítulos 6 y 8 por medio de Felipe, el misionero. Y, como es natural, Pablo le daría muchos detalles de los sucesos que Lucas no vivió personalmente.

Autenticidad.

La exactitud del libro de Hechos ha quedado confirmada a través de los años por varios descubrimientos arqueológicos. Por ejemplo, Hechos 13:7 dice que Sergio Paulo era el procónsul de Chipre. Se sabe que poco antes de que Pablo visitara Chipre, un propretor o legado gobernaba la isla, pero el descubrimiento de una inscripción en Chipre prueba que llegó a estar bajo la jurisdicción del senado romano en la persona de un gobernador provincial llamado procónsul. La situación de Grecia durante la gobernación de César Augusto fue parecida. Acaya era una provincia gobernada directamente por el senado romano, pero cuando Tiberio llegó a ser emperador, él mismo se encargó de su gobierno, si bien, según Tácito, en tiempos del emperador Claudio volvió a ser una provincia senatorial. Se ha descubierto un fragmento de un rescripto de Claudio a los habitantes de Delfos (Grecia) en el que se hace referencia al proconsulado de Galión. Por consiguiente, Hechos 18:12 es exacto cuando se refiere a Galión como el "procónsul" durante la estancia de Pablo en Corinto, la capital de Acaya. (Véase GALIÓN.) Además, una inscripción hallada en un arco de Tesalónica (cuyos fragmentos se conservan en el Museo Británico) muestra el acierto de Hechos 17:8 al hablar de los "gobernantes de la ciudad" ("politarcas", gobernadores de los ciudadanos), a pesar de que este título no se encuentra en la literatura clásica.

En Atenas, el Areópago, o Colina de Marte, donde Pablo predicó se yergue hasta este día como testigo mudo de la veracidad de Hechos. (Hch 17:19.) Los términos y las expresiones médicas que se encuentran en este libro concuerdan con los de los escritos médicos griegos de la época. Los medios de transporte comunes en el Oriente Medio del primer siglo corresponden básicamente a los mencionados en Hechos; por tierra: a pie, a caballo o en carros tirados por caballos (23:24, 31, 32; 8:27-38); por mar: en barcos de carga (21:1-3; 27:1-5). Aquellos barcos antiguos no tenían un solo timón, sino que se controlaban con dos grandes remos timoneros, de ahí que se haga referencia a ellos en plural (27:40). En relación con la narración del viaje en barco de Pablo a Roma (27:1-44), marineros contemporáneos que frecuentan esa ruta dan fe de su credibilidad y autenticidad respecto al tiempo invertido, la distancia recorrida y los lugares visitados.

Entre los siglos II al IV E.C., los catalogadores de las Escrituras aceptaron sin discusión el libro de Hechos de Apóstoles como inspirado y canónico. Se encuentran porciones de este libro y fragmentos de los cuatro evangelios en algunos de los papiros de las Escrituras Griegas, como Chester Beatty núm. 1 (P45), del siglo III E.C.; Michigán núm. 1571 (P38), del siglo III o IV, que contiene porciones de los capítulos 18 y 19, y un manuscrito del siglo IV, Aegyptus núm. 8683 (P8), que contiene partes de los capítulos 4 al 6. Citaron del libro de Hechos Policarpo de Esmirna, alrededor de 115 E.C.; Ignacio de Antioquía, alrededor de 110 E.C., y Clemente de Roma, posiblemente en 95 E.C. Tanto Atanasio como Jerónimo y Agustín, del siglo IV, confirman las listas primitivas que incluyen el libro de Hechos.

[Recuadro

en la página 1114]

PUNTOS

SOBRESALIENTES DE HECHOS

Comienzo de la congregación cristiana y crónica de su celosa testificación pública ante tenaz oposición

Tiempo que abarca: 33 a c. 61 E.C.

Antes

de ascender al cielo, Jesús comisiona a sus seguidores para que testifiquen que es el Mesías de Jehová (1:1-26)

Después

de recibir el espíritu santo, los discípulos testifican con denuedo en muchos idiomas (2:1–5:42)

Se da testimonio en su propio idioma a judíos procedentes de muchos países que se hallan en Jerusalén; unos 3.000 se bautizan

Detienen a Pedro y a Juan y los llevan ante el Sanedrín; declaran sin temor que no dejarán de dar testimonio

Todos los discípulos hablan la palabra de Dios con ardor, llenos de espíritu santo; multitudes se hacen creyentes

Se encarcela a los apóstoles; un ángel los libera; declaran ante el Sanedrín: "Tenemos que obedecer a Dios como gobernante más bien que a los hombres"

La

persecución resulta en la expansión del testimonio (6:1–9:43)

Se detiene a Esteban, da un audaz testimonio, muere como mártir

La persecución dispersa a todos excepto a los apóstoles; se testifica en Samaria; bautismo de un eunuco etíope

Jesús se aparece al perseguidor Saulo, quien se convierte, se bautiza y se ocupa celosamente en el ministerio

Por

dirección divina el testimonio llega a los gentiles incircuncisos (10:1–12:25)

Pedro predica a Cornelio, a su familia y a sus amigos; creen, reciben espíritu santo y se bautizan

El informe del apóstol sobre este suceso promueve la expansión entre las naciones

Giras

misionales de Pablo (13:1–21:26)

Primera gira: A Chipre (Asia Menor). Pablo y Bernabé testifican con entusiasmo públicamente y en las sinagogas; expulsados de Antioquía; atacados en Iconio; en Listra, primero se les trata como dioses, luego Pablo es apedreado

El cuerpo gobernante de Jerusalén decide sobre la cuestión de la circuncisión; designa a Pablo y Bernabé para que informen a los hermanos que ya no se requiere la circuncisión, pero que los creyentes tienen que abstenerse de las cosas sacrificadas a ídolos, de la sangre y de la fornicación

Segunda gira: Vuelve a Asia Menor, pasa a Macedonia y Grecia. Es encarcelado en Filipos, pero el carcelero y su familia se bautizan; los judíos provocan tumultos en Tesalónica y Berea; en Atenas predica en la sinagoga, en la plaza del mercado, luego en el Areópago; dieciocho meses de ministerio en Corinto

Tercera gira: Asia Menor, Grecia. Ministerio fructífero en Éfeso, los plateros provocan un motín; el apóstol aconseja a los ancianos

Pablo

es detenido, testifica a los oficiales, le conducen a Roma (21:27–28:31)

Le atacan en Jerusalén; ante la presencia del Sanedrín

Durante su detención, da un audaz testimonio ante Félix, Festo y el rey Herodes Agripa II, y también en el barco que le lleva a Roma

Encarcelado en Roma, Pablo aún halla maneras de predicar a Cristo y el Reino

                                   gomezburgara@hotmail.com
--
La hierba verde se ha secado,la flor se ha marchitado,pero en cuanto a la palabra de nuesro Dios JEHOVÁ,Durara hasta tiempo indefinido.  ISAIAS 40;8

Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.