domingo, 13 de febrero de 2011

Escuela del ministerio teocratico,.- 14 de feb. Lectura de la Biblia: Nehemías 9 a 11


14 de feb. Lectura de la Biblia: Nehemías 9 a 11.

14 de feb. Lectura de la Biblia: Nehemías 9 a 11 
Núm. 1: Nehemías 11:1-14
Núm. 2: ¿Indica Mateo 1:23 que Jesús fuera Dios cuando estuvo en la Tierra? (rs pág. 211 párrs.1-3)
Núm. 3: Maneras en que se expresa la bondad inmerecida de Dios (1 Ped. 4:10.
-----------

Lectura de la Biblia: Nehemías 9 a 11.

*** w06 1/2 pág. 11 Puntos sobresalientes del libro de Nehemías ***
10:34. ¿Por qué se mandó al pueblo que proporcionara leña? La Ley mosaica no prescribía ofrendas de leña. 
Esta orden se dio por pura necesidad. Hacía falta mucha leña para quemar los sacrificios en el altar. Al parecer no había 
suficientes netineos (esclavos no israelitas que servían en el templo), por lo que fue preciso echar suertes a fin de 
asegurar el suministro continuo de leña.
8:8. Como maestros que somos de la Palabra de Dios, le ‗ponemos significado' cuando articulamos bien las palabras 
y les damos el debido énfasis, así como cuando explicamos correctamente el sentido de las Escrituras y su aplicación 
práctica.
8:10. ―El gozo de Jehová‖ proviene de reconocer y satisfacer nuestra necesidad espiritual, así como de seguir la 
dirección teocrática. Es de suma importancia que estudiemos la Biblia con ahínco, que asistamos regularmente a las 
reuniones cristianas y que participemos con entusiasmo en la obra de predicar el Reino y hacer discípulos.
11:2. Abandonar la posesión hereditaria para mudarse a Jerusalén suponía gastos y algunas desventajas. Los que se 
ofrecieron voluntariamente demostraron un espíritu de abnegación. Nosotros también podemos demostrar el mismo 
espíritu ofreciéndonos para servir cuando se presente la oportunidad, como en las asambleas o en otras ocasiones.
---------------.

Núm. 1: Nehemías 11:1-14.

Núm. 2: ¿Indica Mateo 1:23 que Jesús fuera Dios cuando estuvo en la Tierra? (rs pág. 211 párrs.1-3

*** rs pág. 211 Jesucristo ***
¿Indica Mateo 1:23 que Jesús cuando estuvo en la Tierra fuera Dios?
  Mat. 1:23,  VM: ―He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, y será llamado Emmanuel; que, 
traducido, quiere decir: Dios con nosotros [―Dios está con nosotros‖, BD]).‖
Al anunciar el nacimiento futuro de Jesús, ¿dijo el ángel de Jehová que el niño sería Dios mismo? No; el 
anuncio fue: ―Él será grande, y será llamado  Hijo del Altísimo‖ (Luc. 1:32, 35, VM; las bastardillas son 
nuestras). Además, Jesús mismo nunca afirmó que él fuera Dios, sino  "Hijo de Dios‖ (Juan 10:36, VM; las 
bastardillas son nuestras). Dios envió a Jesús al mundo; por eso, mediante este Hijo unigénito, Dios estuvo 
con la humanidad. (Juan 3:17; 17:8.)
  No era raro que los nombres hebreos incluyeran en sí la palabra para Dios o hasta una forma abreviada del 
nombre personal de Dios. Por ejemplo, Eliatá significa ―Dios Ha Venido‖; Jehú significa ―Jehová Es Él‖; Elías 
significa ―Mi Dios Es Jehová‖. Pero ninguno de estos nombres implicaba que el que llevaba el nombre fuera 
Dios mismo.
------------------

Núm. 3: Maneras en que se expresa la bondad inmerecida de Dios (1 Ped. 4:10.
** w09 15/1 págs. 12-14 párrs. 1-9 Sirvamos a los demás como "mayordomos de la bondad inmerecida de Dios" ***
VEZ tras vez, la Palabra de Dios nos asegura que Jehová vendrá en nuestro auxilio cuando nos sintamos 
descorazonados. Observemos, por ejemplo, estas consoladoras palabras: ―Jehová está sosteniendo a todos los que van 
cayendo, y está levantando a todos los que están encorvados‖. ―Está sanando a los quebrantados de corazón, y está 
vendando sus partes doloridas.‖ (Sal. 145:14; 147:3.)  Nuestro Padre celestial nos dice: ―Yo, Jehová tu Dios, tengo 
agarrada tu [mano derecha], Aquel que te dice: ‗No tengas miedo. Yo mismo ciertamente te ayudaré'‖ (Isa. 41:13).---
---------------

2
Pero si Jehová mora en los cielos, ¿cómo puede agarrarnos de la mano y levantarnos cuando nos sentimos 
agobiados? Lo hace apoyándonos de diversas formas. Por ejemplo, nos da espíritu santo para que tengamos ―el poder 
que es más allá de lo normal‖ (2 Cor. 4:7; Juan 14:16, 17). También nos da fuerzas mediante su Palabra inspirada, la 
Biblia (Heb. 4:12). Y hay una manera más en la que Jehová nos fortalece. ¿Cuál es? Analicemos la primera carta del 
apóstol Pedro para encontrar la respuesta.
"La bondad inmerecida de Dios expresada de diversas maneras"
3
En su carta, Pedro les dice a los cristianos ungidos que tienen buenas razones para alegrarse, pues les espera una 
extraordinaria recompensa. No obstante, reconoce: ―Ahora, por un poco de tiempo, si tiene que ser, han sido contristados 
por diversas pruebas‖ (1 Ped. 1:1-6). Note que Pedro no habla de una prueba, sino de ―diversas‖ pruebas. ¿Podrán los 
hermanos superarlas todas? Pedro no los deja en la incertidumbre: les asegura que sí, que sean cuales sean las 
dificultades, Jehová les ayudará a superarlas. Esa garantía aparece hacia el final de su carta, en un punto en el que el 
apóstol habla del ―fin de todas las cosas‖ (1 Ped. 4:7).
4
Pedro menciona: ―En proporción al don que cada uno haya recibido, úsenlo al ministrarse unos a otros como 
excelentes mayordomos de la bondad inmerecida de Dios expresada de diversas maneras‖ (1 Ped. 4:10). Notemos que 
aquí vuelve a emplear la palabra ―diversas‖. Así, Pedro destaca que aunque las pruebas pueden ser muy variadas, la 
bondad inmerecida de Dios también puede adoptar formas muy diversas. ¿Por qué es tan reconfortante esta idea? 
Porque nos enseña que no importa el tipo de prueba que enfrentemos, siempre recibiremos una manifestación de la 
bondad inmerecida de Dios que nos permita superar esa prueba en particular. Ahora bien, ¿notó de qué medio se vale 
Jehová para expresarnos su bondad inmerecida? Se vale de nuestros hermanos cristianos.
Sirvámonos "unos a otros"
5
Pedro dirige estas palabras a todos los miembros de la congregación cristiana: ―Ante todo, tengan amor intenso unos 
para con otros‖. Y añade: ―En proporción al don que cada uno haya recibido, úsenlo al ministrarse unos a otros‖ (1 Ped. 
4:8, 10). Así es, cada uno de nosotros debe fortalecer a sus hermanos. Se nos ha encomendado una valiosa posesión de 
Jehová, una posesión que debemos compartir con los demás. ¿De qué estamos hablando? Pedro dice que se trata de un 
don. ¿Cuál es ese don? ¿Y cómo podemos utilizarlo para ministrar, o servir, a los demás?
6
La Palabra de Dios señala: ―Toda dádiva buena y todo don perfecto es de arriba‖ (Sant. 1:17). Jehová nos muestra 
su bondad inmerecida al encomendarnos esos dones. Uno de los dones más importantes que recibimos es el espíritu 
santo. Ese don nos ayuda a cultivar cualidades cristianas como el amor, la bondad y la apacibilidad, cualidades que nos 
impulsan  a tratar con afecto a los hermanos y apoyarlos. La sabiduría y el conocimiento también son dones que 
obtenemos gracias al espíritu santo (1 Cor. 2:10-16; Gál. 5:22, 23). De hecho, todos nuestros talentos, habilidades y 
virtudes pueden verse como dones que  nuestro Padre celestial nos ha otorgado para que lo alabemos y honremos. 
Y Dios espera que los empleemos para hacer llegar a nuestros hermanos las manifestaciones de su bondad inmerecida.
¿Cómo debemos usar el don que hemos recibido?
7
Hablando de los dones que hemos recibido, Pedro dijo:  "En proporción al don que cada uno haya recibido, úsenlo‖. 
Como indican estas palabras, no todas las personas tienen las mismas cualidades y aptitudes ni las han desarrollado al 
mismo grado. Aun así, el apóstol anima a todos a usar cualquier don que hayan recibido para ―ministrarse unos a otros‖. 
Cabe notar que la expresión ―úsenlo [...] como excelentes mayordomos‖ está redactada en forma de mandato. Por eso 
deberíamos preguntarnos: ―¿Estoy usando los dones que Jehová me ha dado para ayudar a mis hermanos?‖ (compárese 
con 1 Timoteo 5:9, 10). ―¿O más bien los estoy usando para hacerme rico, mejorar mi posición social o conseguir otros 
beneficios personales?‖ (1 Cor. 4:7.) A Jehová le alegra ver que usamos nuestros dones para ayudarnos unos a otros 
(Pro. 19:17; léase Hebreos 13:16).
8
La Biblia menciona varias maneras en que los cristianos del siglo primero servían a sus hermanos (léanse Romanos
15:25, 26 y 2 Timoteo 1:16-18). También hoy día, los cristianos verdaderos obedecen fielmente el mandato de usar sus 
dones para servir a sus hermanos. Veamos cómo lo hacen.
9
Muchos hermanos pasan horas y horas todos los meses preparando sus discursos y buscando información valiosa 
que compartir con la congregación.  De esa manera, sus palabras bien escogidas ayudan a la congregación a seguir 
aguantando (1 Tim. 5:17). Hay hermanos y hermanas fieles que sobresalen por la calidez y compasión con que tratan a 
los demás (Rom. 12:15). Y hay quienes nunca se olvidan de visitar a los deprimidos y orar con ellos (1 Tes. 5:14). 
Algunos escriben hermosas cartas de estímulo a los que están atravesando dificultades. Otros se ofrecen para llevar a 
las reuniones a los que tienen problemas de salud. Y miles más participan en labores de socorro, ayudando a sus 
hermanos a reconstruir sus casas tras algún desastre. El cariño y la ayuda que todos estos generosos cristianos dan a 
sus hermanos.



--
La hierba verde se ha secado,la flor se ha marchitado,pero en cuanto a la palabra de nuestro Dios JEHOVÁ,Durara hasta tiempo indefinido.  ISAIAS 40;8
http://burgara-despertadatalaya.blogspot.com
http://groups.google.com.mx/group/revistas-y-folletos-de-la-watchtower
http://torrediguardia-burgara.blogspot.com

gomezburgara@hotmail.com

Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.