domingo, 17 de abril de 2011

18 de abr. Lectura de la Biblia: Job 28 a 32

18 de abr. Lectura de la Biblia: Job 28 a 32
Núm. 1: Job 30:1-23
Núm. 2: ** Si alguien dice... ―Ustedes no creen en Jesús‖ (rs pág. 216 párr.1-3)
Núm. 3: * Por que conviene pensar antes de hablar (Pro. 16:23),
-----
Lectura de la Biblia: Job 28 a 32.
-----

*** w06 15/3 pág. 15 Puntos sobresalientes del libro de Job ***
28:1-28. El hombre sabe dónde encontrar tesoros en la Tierra. En su búsqueda, el ingenio lo lleva a galerías 
subterráneas donde no llega la visión de ninguna ave de rapiña. Sin embargo, la sabiduría divina procede del temor a 
Jehová.
29:12-15. Debemos manifestar bondad amorosa de buena gana para con los necesitados.
31:1, 9-28. Job nos puso un buen ejemplo al evitar el flirteo, el adulterio, el trato injusto y despiadado a su semejante, 
el materialismo y la idolatría.
32:1-3. ¿Cuándo llegó Elihú? Puesto que Elihú escuchó todos los discursos, debió de haber llegado antes de que 
Job comenzara a hablar y pusiera fin a los siete días de silencio de sus tres compañeros (Job 3:1, 2).
32:8, 9. La edad no hace necesariamente que una persona sea sabia. Para eso se requiere entendimiento de la 
Palabra de Dios y la guía de su espíritu santo.
------

Núm. 1: Job 30:1-23.
-----

Núm. 2: ** Si alguien dice... ―Ustedes no creen en Jesús‖ (rs pág. 216 párr.1-3.

*** rs pág. 216 Jesucristo ***
Usted pudiera contestar: ‗Evidentemente usted cree en Jesús. Yo también; de no ser así no estaría a su puerta hoy'. 
Entonces pudiera añadir: ‗De hecho, en nuestras publicaciones se destaca la importancia de ejercer fe en Jesús. 
(Refiérase a un capítulo apropiado en cualquiera de los libros que esté ofreciendo y úselo como base para entablar una 
conversación en la que haga resaltar el papel de Jesús como Rey. O lea la declaración de la página 2 de  La Atalaya
respecto al propósito de la revista)'.
O contestar: ‗¿Me permite preguntarle por qué opina así?'.
Otra posibilidad: ‗Parece que alguien le ha dicho eso a usted, pero permítame decirle que no es así, pues tenemos 
una fe muy fuerte en Jesucristo'. Entonces pudiera añadir: 1) ‗Pero no creemos todo lo que las personas dicen acerca 
de Jesús. Por ejemplo, hay quienes dicen que él simplemente fue un hombre bueno, no el Hijo de Dios. Nosotros no 
creemos eso, ¿lo cree usted?... Eso no es lo que la Biblia enseña'. 2) ‗Tampoco creemos las enseñanzas de grupos que 
contradicen lo que Jesús mismo dijo acerca de su relación con su Padre (Juan 14:28). Su Padre le ha dado autoridad de 
gobernante que influye en la vida de todos nosotros hoy (Dan. 7:13, 14)'
-----

Núm. 3: * Por que conviene pensar antes de hablar (Pro. 16:23.

*** w07 15/7 págs. 9-10 "La sabiduría es para una protección" ***
Hablemos con perspicacia y de forma persuasiva
¿Cómo influye en nuestra forma de hablar el que adquiramos sabiduría? El sabio rey nos explica:  "El que está
mostrando perspicacia en un asunto hallará el bien, y feliz es el que está confiando en Jehová. El que es sabio de
corazón será llamado entendido, y el que es dulce de labios añade persuasiva. A sus dueños la perspicacia es un pozo
de vida; y la disciplina de los tontos es la tontedad. El corazón del sabio hace que su boca muestre perspicacia, y a sus
labios añade persuasiva" (Proverbios 16:20-23).
La sabiduría nos permite hablar con perspicacia y persuasión. ¿Por qué? Porque quien es sabio de corazón procura 
‗hallar el bien' en los asuntos y ‗confía en Jehová'. Si nos esforzamos por ver las cosas buenas de los demás, nos 
sentiremos más inclinados a hablar bien de ellos. Nuestra forma de hablar, en lugar de ser áspera o polémica, será dulce 
y persuasiva. Cuando analizamos las circunstancias que rodean a cada persona, comprendemos qué dificultades afronta 
y cómo las está sobrellevando.
--

Igual de importante es hablar con sabiduría cuando participamos en la obra de predicar el Reino y hacer discípulos. 
El objetivo que perseguimos al enseñar la Palabra de Dios a otras personas no es simplemente transmitirles información 
bíblica, sino llegarles al corazón. Para lograrlo tenemos que expresarnos de forma persuasiva. El apóstol Pablo exhortó a 
su compañero Timoteo a continuar en las cosas que fue ―persuadido a creer‖ (2 Timoteo 3:14, 15).
El término griego que se traduce ―persuadir‖ significa ―induc[ir] un cambio [en la] manera de pensar mediante la 
influencia de la razón o de consideraciones morales‖ (Diccionario expositivo de palabras del Antiguo y del Nuevo
Testamento exhaustivo, de W. E. Vine). Para exponer argumentos convincentes, capaces de inducir un cambio de ideas 
en quienes nos escuchan, necesitamos comprender en profundidad su forma de pensar, así como sus intereses, 
circunstancias y antecedentes. ¿Cómo se obtiene dicha comprensión, o perspicacia? El discípulo Santiago nos da la 
respuesta: siendo ―presto en cuanto a oír, lento en cuanto a hablar‖ (Santiago 1:19). Si logramos que la persona se 
exprese y prestamos cuidadosa atención a lo que dice, podremos averiguar qué piensa y cómo es en realidad.
El apóstol Pablo poseía una habilidad extraordinaria para persuadir a otras personas (Hechos 18:4). Tanto era así que 
un platero llamado Demetrio, opositor del cristianismo, tuvo que reconocer: ―No solo en Éfeso, sino en casi todo el distrito 
de Asia, este Pablo ha persuadido a una muchedumbre considerable y los ha vuelto a otra opinión‖ (Hechos 19:26). ¿Se 
atribuyó Pablo el mérito por su eficacia en la predicación? Ni mucho menos. Para él, su predicación constituía ―una 
demostración de[l] espíritu y [...] el poder de Dios‖ (1 Corintios 2:4, 5). Nosotros también contamos con la ayuda del 
espíritu santo de Dios. Como confiamos en Jehová, estamos seguros de que bendice nuestros esfuerzos por hablar con 
perspicacia y de forma persuasiva en el ministerio.
No es de extrañar que ―el que es sabio de corazón‖ sea calificado de ―inteligente‖ o ―prudente‖ (Proverbios 16:21, 
Nueva Versión Internacional; Reina-Valera, 1960). En efecto, la perspicacia es ―un pozo de vida‖ para quienes tienen esta 
cualidad. Ahora bien, ¿qué hay de los tontos, o necios? Ellos ‗desprecian la sabiduría y la disciplina' (Proverbios 1:7). 
¿Y qué resultados cosechan por rechazar la disciplina de Jehová? Como vimos antes, Salomón dijo: ―La disciplina de los 
tontos es la tontedad‖ (Proverbios 16:22). Estas personas reciben mayor disciplina, muchas veces en forma de castigos 
severos. También es posible que los necios se acarreen diversas dificultades, vergüenza, enfermedades o hasta una 
muerte prematura.
El rey de Israel profundizó aún más en el buen efecto que tiene la sabiduría en nuestra forma de hablar. Afirmó lo 
siguiente: "Los dichos agradables son un panal de miel, dulces al alma y una curación a los huesos" (Proverbios 16:24). 
Al igual que la miel es dulce y satisface  rápidamente a quien está hambriento, las palabras agradables resultan 
animadoras y reconfortantes. Además, tal como dicha sustancia beneficia nuestra salud física por sus múltiples 
propiedades  —algunas de ellas curativas—, los dichos agradables también son saludables en sentido espiritual 
(Proverbios 24:13, 14).
*** w99 15/3 págs. 15-16 párrs. 1-3 Enseñemos con perspicacia y persuasión ***
NUESTRA meta como maestros de la Palabra de Dios no es solo iluminar la mente de nuestros estudiantes, sino 
también su corazón (Efesios 1:18). Por lo tanto, la enseñanza implica más que solo comunicar información. Proverbios 
16:23 dice: ―El corazón del sabio hace que su boca muestre perspicacia, y a sus labios añade persuasiva‖.
2
El apóstol Pablo sin duda aplicó este principio en su enseñanza. Cuando estaba en Corinto, ―todos los sábados 
pronunciaba un discurso en la sinagoga y persuadía a judíos y a griegos‖ (Hechos 18:4). Según una autoridad, la palabra 
griega que aquí se traduce por persuadir significa ‗provocar un cambio en la manera de pensar mediante la influencia de 
la razón o de consideraciones morales'. Pablo se valió de argumentos convincentes para motivar a las personas a 
cambiar su modo de pensar. Tenía tanta persuasión que sus enemigos lo temían (Hechos 19:24-27). No obstante, su 
enseñanza no era una exhibición de talento humano, pues dijo a los corintios: ―Mi habla y lo que prediqué no fueron con 
palabras persuasivas de sabiduría, sino con una demostración de espíritu y poder, para que su fe no estuviera en la 
sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios‖ (1 Corintios 2:4, 5). 
Seamos buenos oyentes
3
La primera técnica docente no tiene que ver con hablar, sino con escuchar. Como indica Proverbios 16:23, para ser 
persuasivos debemos tener perspicacia. Jesús era perspicaz con respecto a las personas a quienes enseñaba. Juan 2:25 
dice: ―Él mismo conocía lo que había en el hombre‖. Pero ¿cómo podemos nosotros saber lo que hay en el corazón de 
aquellos a quienes enseñamos? Una manera es siendo buenos oyentes. Santiago 1:19 dice: ―Todo hombre tiene que ser 
presto en cuanto a oír, lento en cuanto a hablar‖. Es cierto que no todo el mundo expresa enseguida lo que piensa. Pero 
a medida que los estudiantes de la Biblia van convenciéndose de que nos interesamos sinceramente por ellos, puede 
que se sientan más inclinados a expresarnos sus verdaderos sentimientos. Las preguntas perspicaces planteadas con 
bondad pueden ayudarnos muchas veces a llegar al corazón y ‗sacar' esas declaraciones (Proverbios 20:5)

--
La hierba verde se ha secado,la flor se ha marchitado,pero en cuanto a la palabra de nuestro Dios JEHOVÁ,Durara hasta tiempo indefinido.  ISAIAS 40;8
http://burgara-despertadatalaya.blogspot.com
http://groups.google.com.mx/group/revistas-y-folletos-de-la-watchtower
http://torrediguardia-burgara.blogspot.com
http://groups.yahoo.com/group/gb_mp
gomezburgara@hotmail.com



Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.