domingo, 11 de diciembre de 2011

Confiemos en Jehová, "el Dios de todo consuelo".-"Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de tiernas misericordias y el Dios de todo consuelo." (2 COR. 1:3)

Confiemos en Jehová, "el Dios de todo consuelo"

"Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de tiernas misericordias y el Dios de todo consuelo." (2 COR. 1:3)

1. ¿Qué necesidad tenemos a lo largo de toda la vida?

APENAS nacemos, tenemos una gran necesidad de atención y consuelo. Y enseguida aprendemos a pedirlo valiéndonos de las cuerdas vocales, quizás gritando para que nos tomen en brazos o nos den de comer. Con el paso de los años, nos sigue haciendo falta que nos conforten, sobre todo en las situaciones más difíciles.

2. ¿Qué garantías da la Biblia de que Jehová consolará a quienes confían en él?

2 En muchas ocasiones, los familiares y amigos nos alivian las penas. A veces, sin embargo, las condiciones se ponen tan duras que ni siquiera ellos logran calmar nuestro dolor. De hecho, el único que puede hacerlo siempre, incluso en los peores momentos, es Dios. Su Palabra nos ofrece esta garantía: "Jehová está cerca de todos los que lo invocan [...] y oirá su clamor por ayuda" (Sal. 145:1819). Y también nos asegura que "los ojos de Jehová están hacia los justos, y sus oídos están hacia su clamor por ayuda" (Sal. 34:15). Claro, si queremos recibir su respaldo y su consuelo, tenemos que confiar en él. Así lo expresó David en un salmo: "Jehová llegará a ser altura segura para el aplastado, altura segura en tiempos de angustia. Y los que conocen tu nombre confiarán en ti, porque ciertamente no dejarás a los que te buscan, oh Jehová" (Sal. 9:910).

3. ¿Cómo ilustró Jesús el gran amor que Jehová siente por sus siervos?

3 Jehová aprecia enormemente a sus siervos. Bien lo indicó Jesús al decir: "Se venden cinco gorriones por dos monedas de poco valor, ¿no es verdad? Sin embargo, ni uno de ellos está olvidado delante de Dios. Pero hasta los cabellos de la cabeza de ustedes están todos contados. No tengan temor; ustedes valen más que muchos gorriones" (Luc. 12:67). Además, mediante el profeta Jeremías, Jehová dirigió estas palabras al pueblo de Israel: "Con un amor hasta tiempo indefinido te he amado. Por eso te he atraído con bondad amorosa" (Jer. 31:3).

4. ¿Por qué podemos confiar en las promesas de Jehová?

4 En tiempos de angustia, es un gran alivio confiar en Jehová y sus promesas. Nuestra actitud debería ser la misma que la de Josué, quien dijo: "Ni una sola palabra de todas las buenas palabras que Jehová su Dios les ha hablado ha fallado. Todas se han realizado para ustedes. Ni una sola palabra de ellas ha fallado" (Jos. 23:14). Aun si atravesamos las situaciones más críticas, podemos tener la certeza de que "Dios es fiel" y nunca nos abandonará si le somos leales (léase 1 Corintios 10:13).

5. ¿Qué nos permite consolar a los demás?

5 Pablo escribió que Jehová es "el Dios de todo consuelo". La palabra consuelo significa: "Alivio que siente una persona de una pena, dolor o disgusto". Eso es exactamente lo que nos da nuestro Padre celestial (léase 2 Corintios 1:34). No hay nada ni nadie que le impida actuar a favor de quienes lo amamos con toda el alma. Y dispone de todos los medios necesarios para hacerlo. Gracias al ánimo que nos infunde, nosotros podemos confortar a nuestros hermanos "en cualquier clase de tribulación". Para ello recurrimos al "consuelo con que nosotros mismos estamos siendo consolados por Dios". ¡Qué bien expresan las palabras que dirigió Pablo a los corintios la incomparable capacidad de Jehová de brindar aliento a quienes sufren!

Ayuda para enfrentarnos a las situaciones que nos causan dolor

6. ¿Qué situaciones pueden causarnos aflicción?

6 Son muchas las situaciones en las que necesitamos consuelo. Uno de los golpes más terribles es perder a un ser querido, particularmente el cónyuge o un hijo. Pero también es duro sufrir en carne propia la discriminación o el prejuicio, así como lidiar con las enfermedades, la vejez, la pobreza, los problemas matrimoniales o el deterioro en las condiciones de este mundo.

7. a) ¿Qué consuelo necesitamos en tiempos de angustia? b) ¿Qué puede hacer Jehová por el corazón "quebrantado y aplastado"?

7 En tiempos de angustia es cuando más precisamos consuelo. Veamos cómo se nos ayuda a sobrellevar los sufrimientos que tienen que ver con el corazón, la mente, las emociones, la salud física y el bienestar espiritual. Comencemos por el corazón. La Biblia señala que a veces podemos tenerlo "quebrantado y aplastado" (Sal. 51:17). Pero también muestra que Jehová venda nuestras heridas y nos cura el corazón (Sal. 147:3). Aun en las circunstancias más extremas, nos confortará si le oramos con fe y cumplimos sus mandamientos (léanse 1 Juan 3:19-22 y 5:1415).

8. ¿Cómo nos ayuda Jehová a tranquilizar nuestra mente?

8 Nuestra mente también se ve expuesta a pruebas de fe y otras circunstancias angustiosas. Necesitamos recibir ánimo y fortaleza, ya que con nuestras propias fuerzas probablemente no seríamos capaces de encarar tales situaciones. Contamos con el mismo apoyo que el salmista que cantó: "Cuando mis pen-samientos inquietantes llegaron a ser muchos dentro de mí, tus propias consolaciones empezaron a acariciar mi alma" (Sal. 94:19). Además, Pablo escribió: "No se inquieten por cosa alguna, sino que en todo, por oración y ruego junto con acción de gracias, dense a conocer sus peticiones a Dios; y la paz de Dios que supera a todo pensamiento guardará sus corazones y sus facultades mentales mediante Cristo Jesús" (Fili. 4:67). Sin duda, la lectura de la Biblia y la meditación son un magnífico antídoto contra la ansiedad (2 Tim. 3:15-17).

9. ¿Cómo podemos enfrentarnos a las emociones negativas?

9 Cuando nos sentimos muy desanimados, corremos el peligro de dejarnos dominar por las emociones negativas. Quizás pensemos que no podemos cumplir con algún mandato bíblico o con determinada responsabilidad en la congregación. En tales casos, Jehová también nos socorre y consuela. Notemos que, cuando Josué recibió el encargo de dirigir a los israelitas en la lucha contra naciones poderosas, Moisés hizo esta exhortación al pueblo: "Sean animosos y fuertes. No tengan miedo ni sufran un sobresalto delante de ellos, porque Jehová tu Dios es el que marcha contigo. No te desamparará ni te dejará enteramente" (Deu. 31:6). Gracias al apoyo de Jehová, Josué logró introducir en la Tierra Prometida al pueblo elegido y obtener la victoria sobre sus enemigos. Años antes, Moisés había visto el mismo respaldo divino en el mar Rojo (Éxo. 14:1314,29-31).

10. ¿Con qué ayuda contamos cuando nuestra salud física se resiente por las tensiones de la vida?

10 Las tensiones de la vida también afectan nuestra salud física. Evidentemente, nuestro organismo se beneficia cuando adoptamos hábitos sanos de alimentación, descanso, ejercicio e higiene. Pero no es menos provechoso afrontar la vida con una actitud positiva basada en las Escrituras. Cuando pasamos por circunstancias estresantes, debemos recordar el ejemplo de Pablo y estas animadoras palabras que escribió: "Se nos oprime de toda manera, mas no se nos aprieta de tal modo que no podamos movernos; nos hallamos perplejos, pero no absolutamente sin salida; se nos persigue, pero no se nos deja sin ayuda; se nos derriba, pero no se nos destruye" (2 Cor. 4:89).

CÓMO PODEMOS AFRONTAR SITUACIONES QUE AFECTAN
• el corazón Sal. 147:31 Juan 3:19-225:1415
• la mente Sal. 94:19Fili. 4:67
• las emociones Éxo. 14:1314Deu. 31:6
• la salud física 2 Cor. 4:89
• el bienestar espiritual Sal. 145:14Sant. 5:1415

11. ¿Qué nos ayudará a combatir la enfermedad espiritual?

11 Asimismo, las dificultades hacen mella en nuestro bienestar espiritual. Y cuando esto sucede, nuestro Padre celestial también puede acudir a rescatarnos. Su Palabra nos da esta garantía: "Jehová está sosteniendo a todos los que van cayendo, y está levantando a todos los que están encorvados" (Sal. 145:14). ¿Qué nos ayudará a combatir la enfermedad espiritual? Acudir a los ancianos de la congregación (Sant. 5:1415). Otra cosa que nos sustenta cuando nuestra fe se ve sometida a prueba es no perder nunca de vista la esperanza cristiana de la vida eterna (Juan 17:3).

Fieles a los que Dios consoló

12. ¿Cómo tranquilizó Jehová a Abrahán?

12 Por inspiración, un salmista le dijo a Jehová: "Acuérdate de la palabra a tu siervo, la cual me has hecho esperar. Esta es mi consuelo en mi aflicción, porque tu propio dicho me ha conservado vivo" (Sal. 119:4950). En la actualidad, contamos con la Palabra escrita de Dios, la cual contiene muchos ejemplos de personas a las que él confortó. Tomemos por caso a Abrahán. Seguramente, se sintió muy inquieto al enterarse de que Sodoma y Gomorra iban a ser destruidas. Por eso le preguntó a Jehová: "¿Verdaderamente barrerás al justo con el inicuo?". Él lo tranquilizó asegurándole que perdonaría a Sodoma si encontraba tan solo cincuenta personas justas en ella. Sin embargo, el fiel patriarca le preguntó otras cinco veces qué sucedería en caso de que hubiera algunas menos. Primero comenzó con cuarenta y cinco, y luego fue bajando a cuarenta, treinta, veinte y diez. Dios lo escuchó con mucha paciencia y le prometió que, si se daban esas condiciones, no ejecutaría el castigo contra Sodoma. Y aunque ni siquiera aparecieron diez justos, conservó vivos a Lot y sus hijas (Gén. 18:22-3219:15,1626).

13. ¿Cómo demostró Ana que confiaba en Jehová?

13 Pensemos también en Ana, la esposa de Elqaná. Aunque sentía grandes deseos de ser madre, vivía frustrada por ser estéril. Con esa inquietud, hizo una oración a Jehová, y el sumo sacerdote Elí le dijo: "Que el Dios de Israel conceda tu petición". Sin duda, recibió un gran consuelo, de modo que "su rostro no volvió a mostrar preocupación" (1 Sam. 1:81718). Llena de confianza, lo dejó todo en manos de Jehová. No sabía cómo iban a desarrollarse los asuntos, pero sentía paz interior. Con el tiempo, vio contestado su ruego al quedarse embarazada y dar a luz un hijo, al que llamó Samuel (1 Sam. 1:20).

14. ¿Por qué necesitaba David consuelo, y a quién se lo pidió?

14 Otro fiel que se benefició del consuelo divino fue David. Jehová, quien "ve lo que es el corazón", sabía que se trataba de un joven sincero y devoto cuando lo eligió como futuro gobernante de Israel (1 Sam. 16:72 Sam. 5:10). No obstante, cuando ya era rey, cometió adulterio con Bat-seba y trató de ocultarlo mandando matar a su esposo. Dándose cuenta del horrible pecado que había cometido, le imploró a Jehová: "Conforme a la abundancia de tus misericordias, borra mis transgresiones. Lávame cabalmente de mi error, y límpiame aun de mi pecado. Pues mis transgresiones yo mismo conozco, y mi pecado está enfrente de mí constantemente" (Sal. 51:1-3). En vista de que estaba arrepentido de todo corazón, este humilde siervo de Dios fue perdonado. No obstante, pagó muy caras sus malas acciones (2 Sam. 12:9-12). Con todo, encontró alivio en la misericordia de su Padre celestial.

15. ¿Qué ayuda recibió Jesús antes de ser ejecutado?

15 Durante su vida en la Tierra, Jesús también se enfrentó a las grandes pruebas de fe por las que Jehová permitió que pasara. Pero este hombre perfecto se mantuvo siempre fiel, demostrando confianza absoluta en su Padre y defendiendo su soberanía. Cuando estaba a punto de ser traicionado y ejecutado, le oró así: "Que no se efectúe mi voluntad, sino la tuya". Acto seguido, se le apareció un ángel para darle fuerzas (Luc. 22:42,43). De este modo, Jehová le brindó el consuelo, la fortaleza y el apoyo que necesitaba en aquella hora.

16. ¿Cómo nos ayudará Jehová si encaramos la posibilidad de morir por defender nuestra fe?

16 En nuestro caso, también podemos contar con la ayuda de Jehová para mantenernos fieles, incluso en las situaciones en las que podríamos perder la vida por defender nuestra fe. Además, él nos fortalece me-diante la esperanza de la resurrección. La muerte, el último enemigo, "ha de ser reducida a nada" (1 Cor. 15:26). ¡Cómo anhelamos ver ese día! Dios resucitará a todos los muertos que se encuentran en su infalible memoria, entre los cuales figuran sus siervos leales y muchísimas otras personas (Juan 5:2829Hech. 24:15). La confianza en esta promesa nos reconforta y llena de esperanza, particularmente en tiempos de persecución.

17. ¿Qué consuelo nos brinda Jehová cuando perdemos a un ser querido?

17 Jehová nos da la alentadora seguridad de que nuestros seres queridos que descansan en el Seol vol-verán a vivir en la Tierra, libres de los sufrimientos que padecemos en la actualidad. Además, nos enseña que sus siervos de la "gran muchedumbre" sobrevivirán al fin de este sistema malvado, lo que les permitirá recibir a los resucitados en el nuevo mundo y enseñarles la verdad (Rev. 7:910). ¡Qué inmenso privilegio!

Nos sostienen sus brazos eternos

18, 19. ¿Cómo ha fortalecido Jehová a sus siervos en tiempos de persecución?

18 En un impactante y conmovedor canto, Moisés dio esta garantía a los israelitas: "Un escondite es el Dios de la antigüedad, y debajo están los brazos de duración indefinida" (Deu. 33:27). Y el profeta Samuel les dijo años después: "No se desvíen de seguir a Jehová, y tienen que servir a Jehová con todo su corazón. [...] Jehová no abandonará a su pueblo, por causa de su gran nombre" (1 Sam. 12:20-22). Como vemos, mientras seamos fieles al Dios verdadero y su adoración, él nunca nos dejará. Siempre nos brindará el apoyo que necesitemos.

19 En estos últimos días tan críticos, Jehová no ha dejado de animar y consolar a su pueblo. Por más de un siglo, miles de cristianos han sido perseguidos y encarcelados por sus creencias. Todos ellos dan testimonio de que Dios siempre cuida de sus siervos en tiempos de dificultad. Tomemos como muestra a un hermano de la antigua Unión Soviética que recibió una condena de veintitrés años de reclusión por causa de su fe y, aun así, siempre logró recibir de algún modo el alimento espiritual que le brindaba aliento y energía. "Durante todos aquellos años —señaló— aprendí a confiar en Jehová, y él me dio fuerzas." (Léase 1 Pedro 5:67.)

20. ¿Qué garantía tenemos de que Jehová nunca nos abandonará?

20 No sabemos las pruebas que nos quedan por soportar, pero sean cuales sean, hacemos bien en recordar estas alentadoras palabras del salmista: "Jehová no desamparará a su pueblo" (Sal. 94:14). Pero el consuelo no solo es algo que necesitamos recibir. También es algo que tenemos el honor de llevar a los demás. Como veremos en el próximo artículo, podemos confortar a quienes sufren en medio de este mundo plagado de problemas.

¿Qué respuestas daríamos?
• ¿Cuáles son algunas causas de angustia?
• ¿Cómo consuela Jehová a sus siervos?
• ¿Qué nos fortalece al vernos frente a la muerte?


--
La hierba verde se ha secado,la flor se ha marchitado,pero en cuanto a la palabra de nuestro Dios JEHOVÁ,Durara hasta tiempo indefinido.  ISAIAS 40;8

Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.