lunes, 30 de abril de 2012

para el repaso oral 30-5-12

para el repaso oral 30-5-12

1)*** si pág. 129 párr. 36 Libro bíblico número 24: Jeremías ***
36 Esta profecía inspirada es del todo edificante y provechosa. Mire al ejemplo valeroso del profeta mismo. Fue denodado al proclamar un mensaje impopular a un pueblo impío. Rechazó la amistad con los inicuos. Comprendió la urgencia del mensaje de Jehová y se dio de todo corazón a la obra de Jehová sin renunciar. Para él la palabra de Dios fue como un fuego en sus huesos, y fue el alborozo y regocijo de su corazón. (Jer. 15:16-20; 20:8-13.) ¡Siempre seamos tan celosos como él por la palabra de Jehová! También demos apoyo leal a los siervos de Dios, como hizo Baruc para con Jeremías. La obediencia sincera de los recabitas es también un ejemplo espléndido para nosotros, e igualmente la consideración bondadosa de Ébed-mélec al profeta perseguido (36:8-19, 32; 35:1-19; 38:7-13; 39:15-18).

2) *** w05 15/12 págs. 23-24 párr. 18 ¿A quién obedece usted: a Dios, o al hombre? ***
18 Dios dijo al profeta Jeremías: "Yo estoy contigo para librarte" (Jeremías 1:8). ¿Cómo puede Jehová librarnos de la persecución hoy día? Puede hacer que se levante un juez imparcial como Gamaliel o que un funcionario corrupto u opositor sea súbitamente reemplazado por otro más razonable. No obstante, a veces, también puede dejar que la persecución siga su curso (2 Timoteo 3:12). Si Dios permite que nos persigan, siempre nos dará las fuerzas necesarias para aguantar (1 Corintios 10:13). Sea lo que sea que él deje que suceda, sabemos con certeza lo que ocurrirá finalmente: quienes luchan contra el pueblo de Dios están luchando contra Dios y no tendrán éxito.

3) *** w05 1/11 pág. 24 párr. 12 ¿Andará usted con Dios? ***
12 Desde finales del siglo XIX, los seguidores ungidos de Cristo se han aplicado a sí mismos el consejo de Jeremías 6:16. Como colectividad, han encabezado el regreso sincero a "las veredas de mucho tiempo atrás". En contraste con la cristiandad apóstata, han conservado con fidelidad "el modelo de palabras saludables" que estableció Jesucristo y que apoyaron sus fieles discípulos del siglo I (2 Timoteo 1:13). Hasta el día de hoy, los ungidos se ayudan mutuamente —y también a sus compañeros de las "otras ovejas"— a seguir el modo de vida feliz y saludable que la cristiandad ha abandonado (Juan 10:16).

4) *** w10 1/6 págs. 21-22 El bálsamo de Galaad: símbolo de curación ***
Siglos después, el profeta Jeremías preguntó con tristeza: "¿No hay bálsamo en Galaad?" (Jeremías 8:22). Ahora bien, ¿a qué bálsamo se refería? ¿Podemos beneficiarnos de algún modo de sus virtudes?
El bálsamo en tiempos bíblicos
Un bálsamo es una resina aromática y aceitosa que producen ciertos árboles y arbustos. El aceite balsámico, considerado un lujo en Oriente Medio, se usaba para fabricar incienso y perfumes. De hecho, era uno de los ingredientes del aceite santo de unción y del incienso que los israelitas emplearon en el tabernáculo poco después de salir de Egipto (Éxodo 25:6; 35:8). Además, fue uno de los lujosos regalos que la famosa reina de Saba (o Seba) obsequió al rey Salomón (1 Reyes 10:2, 10). Asimismo, la joven judía Ester recibió un tratamiento de belleza y masajes por "seis meses con aceite balsámico" antes de presentarse ante el rey persa Asuero (Ester 1:1; 2:12).
Aunque el aceite balsámico se producía en diversos lugares de Oriente Medio, el bálsamo de Galaad procedía de la Tierra Prometida (más concretamente, de la región situada al este del río Jordán). Según la Biblia, el patriarca Jacob envió este bálsamo como regalo a Egipto, pues lo consideraba uno de "los productos más finos del país" (Génesis 43:11). Y el profeta Ezequiel lo incluyó entre las mercancías que Judá e Israel exportaban a Tiro (Ezequiel 27:17). Las propiedades curativas del bálsamo eran bien conocidas. En la literatura antigua se hacen frecuentes referencias a sus virtudes medicinales, sobre todo a la hora de tratar heridas.
Bálsamo para una nación enferma
Pero volvamos a Jeremías. ¿A qué se refería al preguntar si no había bálsamo en Galaad? Para comprenderlo, pensemos en la situación en que se encontraba el pueblo de Israel. Hacía tiempo que el profeta Isaías había descrito muy gráficamente su lamentable estado espiritual: "Desde la planta del pie hasta la cabeza misma no hay en él lugar sano. Heridas y magulladuras y contusiones frescas... no han sido [...] vendadas" (Isaías 1:6). Pero los israelitas se negaron a cambiar de actitud. No admitieron que sufrían una enfermedad espiritual ni buscaron tratamiento. En tiempos de Jeremías, la situación seguía igual. Por eso, el profeta se lamentó: "Han rechazado la mismísima palabra de Jehová, y ¿qué sabiduría tienen?" (Jeremías 8:9). Como los israelitas no se arrepintieron, no recibirían el "bálsamo" espiritual de Jehová. A eso se refería Jeremías cuando preguntó: "¿No hay bálsamo en Galaad?".

*** jr cap. 11 pág. 135 párr. 14 "Pastores de acuerdo con mi corazón" ***
¡Cuánto valoramos la enseñanza de los pastores cristianos! Consciente de que su pueblo necesitaba sanación espiritual, Jeremías preguntó: "¿No hay bálsamo en Galaad? ¿O no hay sanador allí?" (Jer. 8:22). Por supuesto que había bálsamo literal en Galaad, región israelita situada al oriente del Jordán. Este aceite aromático de origen vegetal era conocido por sus virtudes medicinales y solía aplicarse como remedio en las llagas o heridas. Lo que no había era curación espiritual. ¿Por qué? Jeremías observó: "Los profetas mismos realmente profetizan en falsedad; y en cuanto a los sacerdotes, van sojuzgando conforme a sus poderes. Y mi propio pueblo así lo ha amado" (Jer. 5:31). ¿Cuál es la situación actual? ¿Hay "bálsamo en Galaad"? ¡Claro que sí! Lo hallamos en nuestras congregaciones. Podemos comparar el bálsamo vivificador al consuelo que nos brindan los pastores cristianos cuando amorosamente nos señalan principios bíblicos, nos animan y oran por nosotros y con nosotros (Sant. 5:14, 15).

5) *** jr cap. 12 pág. 151 "¿No era ese un caso de conocerme?" ***
¿CÓMO 'SIENTE PESAR' JEHOVÁ?

La grandeza del perdón de Dios se percibe en la manera como trata a quienes han practicado el pecado pero luego cambian de actitud. Cuando ve que dan un giro a su vida y le obedecen, 'siente pesar' (Jer. 18:8; 26:3). ¿En qué sentido?
Dios es perfecto y nunca yerra en sus juicios, de modo que no siente pesar en el sentido de que se arrepiente de haber dado un fallo erróneo, como le puede suceder a un ser humano. Más bien, siente pesar en el sentido de que modifica su manera de obrar, de acuerdo con el cambio de actitud que observa.

No se trata simplemente de que Jehová anule la condena, sino que cambia sus sentimientos hacia los pecadores arrepentidos. Según algunos eruditos, el origen del verbo hebreo que se traduce "sentir pesar" en los versículos anteriores alude al acto de "respirar profundamente", quizás hasta dando un suspiro. Esto puede dar a entender que cuando Jehová ve auténtico remordimiento en el corazón, respira profundamente, por así decirlo, dando un suspiro de alivio. Ahora puede mostrarle al arrepentido la afectuosa atención de la que disfrutan quienes tienen su aprobación. Es verdad que el pecador quizás tenga que afrontar ciertas consecuencias, pero a Dios le complace su cambio de actitud y amortigua "la calamidad", o disciplina, que de otro modo merecería (Jer. 26:13). ¿Qué juez humano tiene esa disposición a reconocer el verdadero arrepentimiento? A Jehová le deleita hacerlo (Jer. 9:24).

6) *** jr cap. 3 pág. 36 párrs. 7-8 "Tienes que decirles esta palabra" ***
Según Jeremías 20:7, 8 (léase), el fiel profeta fue "embaucado" por Jehová. ¿Qué significa que Dios lo embaucara?
8 Jehová de ningún modo lo engañó con tretas y artimañas, sino que lo "embaucó" en un sentido positivo, para bien. Jeremías no se sentía con fuerzas para cumplir la misión que Dios le había confiado, pues la oposición de sus adversarios era muy grande; no obstante, con el respaldo del Altísimo lo consiguió. Puede decirse, entonces, que Jehová se impuso sobre Jeremías porque fue más fuerte que él y sus propias inclinaciones. Cuando este hombre piadoso creyó que había llegado al límite y que ya no daba más, Jehová ejerció sobre él una fuerza persuasiva de modo tal que lo "embaucó". Gracias al poder de Jehová superó sus debilidades y no dejó que la apatía ni el rechazo ni la violencia le impidieran predicar.

7) *** it-1 pág. 1059 Guerra ***
Cuando era necesario castigar al Israel infiel, a los ejércitos extranjeros que llevaban la destrucción se les consideraba 'santificados', en el sentido de que Jehová los había 'apartado' para la ejecución de sus justos juicios. (Jer 22:6-9; Hab 1:6.) De manera similar, Jehová llamó a las fuerzas militares (principalmente los medos y los persas) que destruyeron a Babilonia: "Mis santificados". (Isa 13:1-3.)

8) *** jr cap. 12 págs. 142-145 párrs. 8-11 "¿No era ese un caso de conocerme?" ***

8 La faceta de la personalidad divina que conocemos como bondad amorosa, o amor leal, es difícil de definir en muchos idiomas. Según un diccionario bíblico, el término hebreo engloba tres significados que siempre interactúan: fuerza, constancia y amor. La misma obra señala: "Cualquier traducción del término que no expresa las tres acepciones inevitablemente perderá algo de su riqueza". Así, la persona que manifiesta bondad amorosa es más que buena; pone todo su empeño en ayudar a los demás a que satisfagan sus necesidades, sobre todo las espirituales. La razón principal por la que obra de manera tan desinteresada es su deseo de agradar al Todopoderoso.

9 La mejor manera de captar la esencia de la expresión bíblica "bondad amorosa" es estudiando cómo trató Dios a sus siervos a lo largo de la historia. Jehová protegió y alimentó a los israelitas mientras vagaron cuarenta años por el desierto. En la Tierra Prometida les proporcionó jueces para rescatarlos de sus enemigos y hacerlos regresar a la adoración pura. Dado que Jehová estuvo a su lado durante siglos, tanto en los buenos como en los malos tiempos, pudo decirle a la nación: "Con un amor hasta tiempo indefinido te he amado. Por eso te he atraído con bondad amorosa" (Jer. 31:3).

10 Hoy, Jehová sigue mostrando bondad amorosa de maneras que benefician directamente a sus siervos. Pensemos en la oración. Él oye todas las oraciones sinceras, pero presta especial atención a las de sus siervos dedicados. Aunque le hablemos de los mismos problemas por años, no pierde la paciencia con nosotros ni se cansa de oír nuestros ruegos. En cierta ocasión, Jehová le mandó a Jeremías que entregara un mensaje a un grupo de judíos cautivos en Babilonia. Estaban a 800 kilómetros (500 millas) del templo, alejados de sus familiares y amigos en Judá. Sin embargo, el hecho de estar tan lejos del templo no impidió que Jehová oyera sus ruegos y sus expresiones de alabanza. Teniendo presente lo que sentimos cuando obtenemos respuesta a nuestras oraciones sinceras, imaginémonos el consuelo que sintieron aquellos judíos al oír las palabras divinas recogidas en Jeremías 29:10-12.

11 Observamos otra muestra de la bondad amorosa de Jehová en su actitud positiva. Al aproximarse la caída de Jerusalén y no cesar la rebelión de sus habitantes —lo que en realidad equivalía a rebelarse contra Dios—, ¿qué les aguardaba a estos en el futuro? ¿Tal vez morir de inanición o a manos de los caldeos? En el mejor de los casos, un largo exilio y la muerte en tierras extrañas. Jehová, en cambio, tenía una "buena palabra" para los que se arrepintieran y cambiaran. Prometió 'dirigirles su atención' y 'restaurarlos a su lugar', es decir, llevarlos de vuelta a su patria desde la lejana Babilonia (Jer. 27:22). Por ello, se les oiría exclamar: "¡Elogien a Jehová de los ejércitos, porque Jehová es bueno; porque hasta tiempo indefinido es su bondad amorosa!" (Jer. 33:10, 11).

9) *** w07 15/3 pág. 11 Puntos sobresalientes del libro de Jeremías ***
31:33. ¿En qué sentido se tiene la ley de Dios escrita en el corazón? Cuando alguien ama la ley divina al grado de sentir un ferviente deseo de hacer la voluntad de Jehová, puede decirse que tiene esa ley escrita en el corazón.

*** jr cap. 14 págs. 173-175 párrs. 11-13 Beneficios del nuevo pacto ***
11¿Qué otras características distintivas tiene el nuevo pacto? Una diferencia fundamental entre este y el de la Ley mosaica es el material sobre el que fueron escritos (léase Jeremías 31:33). Los Diez Mandamientos del pacto de la Ley fueron escritos en tablas de piedra, que finalmente desaparecieron. Por otro lado, Jeremías profetizó que la ley del nuevo pacto se escribiría en corazones humanos y no tendría fin. Los cristianos ungidos, participantes de este nuevo pacto, valoran muchísimo esta ley. ¿Y cómo la ven quienes no están directamente implicados en el nuevo pacto, las "otras ovejas", que tienen la esperanza de vivir para siempre en la Tierra? (Juan 10:16.) Estos también se deleitan en la ley de Dios. En cierto sentido son como los residentes forasteros de Israel, quienes aceptaron la Ley de Moisés y se beneficiaron de ella (Lev. 24:22; Núm. 15:15).

12 ¿Cómo responderíamos si se nos preguntara qué es esta ley inscrita en el corazón de los cristianos ungidos? A esta ley también se la llama "la ley del Cristo", y fue dada primero a los israelitas espirituales, los que están en el nuevo pacto (Gál. 6:2; Rom. 2:28, 29). Esta ley se puede sintetizar en una palabra: amor (Mat. 22:36-39). ¿Cómo se graba en el corazón de los ungidos? Principalmente mediante la oración y el estudio de la Palabra de Dios. Por lo tanto, estos aspectos de la adoración verdadera deben ser un hábito diario de todos los cristianos, incluso de los que no intervienen en el nuevo pacto pero quieren beneficiarse de él.

13 "La ley del Cristo" también es denominada "la ley perfecta que pertenece a la libertad" y "la ley de un pueblo libre" (Sant. 1:25; 2:12). Muchos nacieron bajo la Ley de Moisés, pero nadie nace bajo el nuevo pacto o bajo la ley de Cristo. Quienes se sujetan a la ley de Cristo no sirven a Dios por coacción; más bien, se alegran de saber que la ley de Dios puede ser grabada en su corazón y que los eternos beneficios del pacto profetizado por Jeremías están al alcance de toda la humanidad.

10) *** w07 15/3 pág. 11 Puntos sobresalientes del libro de Jeremías ***
32:10-15. ¿Cuál era la razón de hacer dos escrituras de la misma transacción? La escritura abierta servía de fuente de consulta; la sellada era una copia para comprobar la exactitud de la primera si fuese necesario. Jeremías siguió los trámites legales pertinentes incluso cuando hizo tratos comerciales con un pariente y consiervo, lo que es un buen ejemplo para nosotros.
 

--
La hierba verde se ha secado,la flor se ha marchitado,pero en cuanto a la
palabra de nuestro Dios JEHOVÁ,Durara hasta tiempo indefinido.  ISAIAS 40;8
http://burgara-despertadatalaya.blogspot.com
http://groups.yahoo.com/group/gb_mp
burgara@gmail.com




Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.