lunes, 23 de abril de 2012

puntos sobresalientes jeremias 29 a 31


CAPITULO 29
w02 15/12 pág. 21. párr. 2. – Elasá y Jaazanías ¿Qué nos enseña, este relato, respecto a nosotros?
En 617 a.E.C., Babilonia asumió el control del reino de Judá. Miles de judíos, “todos los hombres valientes y
poderosos [...] y también [...] todo artífice y edificador de baluartes” fueron desterrados, incluido asimismo el
profeta Ezequiel. Matanías, cuyo nombre cambiaron los babilonios a Sedequías, se convirtió en el nuevo rey
vasallo (2 Reyes 24:12-17). Posteriormente, Sedequías envió a Babilonia una delegación en la que se hallaba
Elasá, hijo de Safán. Jeremías confió a Elasá una carta con un importante mensaje de Jehová a los judíos
expatriados (Jeremías 29:1-3).
Así pues, la Biblia indica que Safán, tres de sus hijos y dos de sus nietos se valieron de sus influyentes
puestos para apoyar la adoración verdadera y al fiel profeta Jeremías. ¿Y Jaazanías, otro de los hijos de Safán?
Parece ser que, a diferencia del resto de su familia, se hizo idólatra. Alrededor de 612 a.E.C., el sexto año de
exilio en Babilonia, Ezequiel contempló en visión a 70 hombres ofreciendo incienso a ídolos en el templo de
Jerusalén. Jaazanías era uno de ellos, tal vez alguien prominente en el grupo, pues es el único que se menciona
por nombre (Ezequiel 8:1, 9-12). El caso de Jaazanías demuestra que criarse en el seno de una familia piadosa
no es garantía de que alguien sea un fiel adorador de Jehová. Cada persona es responsable de sus actos
(2 Corintios 5:10).
jr cap. 36, pág.39, párr. 15 - ¿cómo podemos ampliar nuestra participación en el ministerio?
15 Jeremías animó a los judíos que estaban en Babilonia enviándoles una carta con la “buena palabra” de que
Jehová los devolvería a su patria (Jer. 29:1-4, 10). De igual modo, nosotros podemos divulgar por carta o por
teléfono las buenas promesas de Jehová. ¿Por qué no utilizar dichos medios para ayudar a nuestros parientes u
otras personas que viven en zonas apartadas o con las que es difícil comunicarse?
w84 1/4 pág. 15. párr. 13. – ¿Qué podemos pedir en oración si se nos persigue por ser proclamadores del
Reino?
13 Los del pueblo de Jehová pueden apropiadamente orar respecto a funcionarios del mundo. Pablo dijo: “Por lo
tanto, exhorto, ante todo, a que se hagan ruegos, oraciones, intercesiones, ofrendas de gracias, respecto a
hombres de toda clase, respecto a reyes y a todos los que están en alto puesto”. Lo que Pablo pasa a decir indica
que dichas oraciones al fin se hacen en pro del pueblo de Dios, es decir, “a fin de que sigamos llevando una vida
tranquila y quieta con plena devoción piadosa y seriedad” (1 Timoteo 2:1, 2). Es interesante que a los judíos
desterrados que estaban en Babilonia se les dijo que oraran por la paz de aquella ciudad, ‘porque en la paz de ella
resultaría haber paz para ellos’ (Jeremías 29:7). Por eso, es apropiado que como testigos de Jehová oremos
respecto a funcionarios del mundo a fin de que nosotros y nuestros hermanos espirituales podamos llevar una vida
tranquila y pacífica que nos permita efectuar nuestra comisión como proclamadores del Reino. Pero si se nos
persigue, podemos con confianza pedir en oración que se nos dé a nosotros y a los demás Testigos la ayuda
divina necesaria para hablar acerca de la Palabra de Dios con denuedo bajo tales circunstancias. Podemos estar
seguros de que dichas oraciones serán contestadas. (Hechos 4:29-31; 5:29.)
w70 15/12 pág. 758. - La historia de la adivinación muestra que no es buena
Los soñadores de adivinación, aunque se realizaran sus señales y portentos proféticos, no estaban exentos
de condenación. (Deu. 13:1-5; Jer. 23:32; Zac. 10:2) La extremada hostilidad de la Biblia para con los
adivinadores se manifiesta en su decreto de que todos ellos habrían de ser muertos sin falta.—Lev. 20:27.
Pero a pesar de estos mandamientos repetidos, surgieron apóstatas que rechazaron a Jehová, no solo
plebeyos como la mujer de En-dor, sino reyes poderosos como Saúl y Manasés, y la reina Jezabel. (1 Sam. 28:7,
8; 2 Rey. 9:22; 21:1-6; 2 Cró. 33:1-6) Aunque el buen rey Josías eliminó a los que practicaban adivinación en su
día, aquello no bastó para salvar a Judá de ser destruido de la misma manera que su reino hermano Israel había
sido destruido. (2 Rey. 17:12-18; 23:24-27) Sin embargo, Jehová, en su bondad amorosa, primero envió a sus
profetas para amonestarlos en cuanto a sus abominaciones, de la misma manera que sus profetas amonestaron
a la madre de toda adivinación, Babilonia.—Isa. 3:1-3; 8:19, 20; 47:9-15; Jer. 27:9; 29:8; Eze. 13:6-9; Miq. 3:6-11.
rs .pág.372, párr. 4,5 - Sueños
¿Pueden proceder de una fuente que no sea Dios los sueños que parecen impartir conocimiento
especial?
Jer. 29:8, 9: “Esto es lo que ha dicho Jehová de los ejércitos [...]: ‘No los engañen sus profetas que están en
medio de ustedes y sus practicantes de adivinación, y no escuchen sus sueños que ellos están soñando.
Porque “es en falsedad que ellos les están profetizando en mi nombre. Yo no los he enviado,” es la expresión
de Jehová.’”
El Harper’s Bible Dictionary nos dice: “Los babilonios confiaban tanto en los sueños que la noche antes de
tomar decisiones importantes dormían en templos, a la espera de recibir consejo. Los griegos que deseaban
recibir instrucciones relativas a la salud dormían en los santuarios de Asclepio [cuyo emblema era una
serpiente], y los romanos, en los templos de Serapis [a quien a veces se asociaba con una serpiente
enroscada]. Los egipcios preparaban libros complejos para interpretar los sueños” (Nueva York, 1961,
Madeleine Miller y J. Lane Miller, pág. 141).
km 2/06 pág.7, párr. 6,8 - Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático
6. ¿Cómo confirma 2 Crónicas 36:17-23 la confiabilidad de las profecías bíblicas? [si-S pág. 84 § 35.] Las
palabras de Esdras en 2 Crónicas 36:21 confirman el cumplimiento de lo predicho en Jeremías 25:12 y
29:10. Asimismo, Esdras demuestra que los setenta años de desolación se cuentan desde que “a los que
quedaron de la espada se los llevó cautivos a Babilonia” en “el mes séptimo” de 607 antes de nuestra era
hasta que los judíos regresaron a su país en “el séptimo mes” de 537 antes de nuestra era (2 Rey.
25:25, 26; Esd. 3:1).
8. ¿Cómo prueba el libro de Esdras que Jehová es el Dios verdadero y cómo fortalece nuestra confianza en él?
[si-S pág. 87 § 14, 18.] El libro de Esdras resalta la exactitud infalible de la palabra profética que Jehová
habló mediante Jeremías referente a la desolación y restauración de Jerusalén (Jer. 29:10). Muestra que
Jehová cumplió su palabra justo a tiempo. La restauración de los judíos avivó la esperanza de que Jehová
produciría al debido tiempo su Rey prometido de la línea de David (2 Sam. 7:12, 13).
si. pág.284, párr. 6 pág.293, párr. 30 Estudio número 3: Sucesos fechados en la corriente del tiempo -
¿Qué período predicho terminó en el otoño de 537 a.E.C.?¿De qué provecho es este estudio de la
cronología bíblica?
6 El que se restaurara la adoración de Jehová en el otoño de 537 a.E.C. señaló el fin de un período profético.
¿Qué período? Fue el de los “setenta años” durante los cuales la Tierra Prometida ‘tenía que llegar a ser un lugar
devastado’, sobre lo cual Jehová dijo también: “Conforme se cumplan setenta años en Babilonia yo dirigiré mi
atención a ustedes, y ciertamente estableceré para con ustedes mi buena palabra trayéndolos de vuelta a este
lugar”. (Jer. 25:11, 12; 29:10.) Daniel, que estaba bien familiarizado con esta profecía, obró conforme a ella al
acercarse el fin de los “setenta años”. (Dan. 9:1-3.) Por lo tanto, los “setenta años” que terminaron en el otoño del
año 537 a.E.C. deben haber comenzado en el otoño de 607 a.E.C. Hay hechos que confirman esto. El capítulo 52
de Jeremías describe los sucesos trascendentales del sitio de Jerusalén, la irrupción de los babilonios y la captura
del rey Sedequías en 607 a.E.C. Luego, como dice el versículo 12, “en el mes quinto, el día diez”, es decir, el 10 de
Ab (corresponde a parte de julio y parte de agosto), los babilonios quemaron el templo y la ciudad. Con todo, ese
todavía no fue el punto de partida de los “setenta años”. Todavía quedaba algún vestigio de la soberanía judía en
la persona de Guedalías, a quien el rey de Babilonia había nombrado gobernador de los poblados judíos restantes.
En “el mes séptimo” Guedalías y otros fueron asesinados, de modo que, por temor, los judíos restantes huyeron a
Egipto. Solo entonces, desde alrededor del 1 de octubre de 607 a.E.C., aquella tierra ‘yació desolada para cumplir
setenta años’ en el sentido completo de la expresión. (2 Rey. 25:22-26; 2 Cró. 36:20, 21.)
30 Así se ve que el comparar sucesos de la historia seglar con la cronología interna de la Biblia y la profecía
bíblica nos ayuda a colocar con mayor claridad en la corriente del tiempo los sucesos bíblicos. La armonía de la
cronología bíblica contribuye a nuestra confianza en las Santas Escrituras como la Palabra de Dios.
si. pág.140, párr. 15 - Libro bíblico número 27: Daniel - ¿Qué debe animarnos a hacer este libro de
profecía?
1 ………………………………………………. Al prestar cuidadosa atención a los cumplimientos proféticos del libro
inspirado de Daniel tendremos una comprensión más profunda del poder de profetizar de Jehová y de las garantías
que él da de proteger y bendecir a su pueblo. (2 Ped. 1:19.)
15 Se predice a Mesías el Caudillo (9:1-27). En “el primer año de Darío [...] de los medos” Daniel examina la
profecía de Jeremías. Al darse cuenta de que la predicha desolación de 70 años de Jerusalén está por terminar,
Daniel ora a Jehová y confiesa sus propios pecados y los de Israel. (Dan. 9:1-4; Jer. 29:10.) Gabriel aparece a fin
de dar a saber que habrá “setenta semanas [...] para poner fin a la transgresión, y para acabar con el pecado, y
para hacer expiación por el error”. Mesías el Caudillo vendrá al fin de 69 semanas, después de lo cual será cortado
o tajado de la existencia. El pacto se mantendrá en vigor para los muchos hasta el fin de la septuagésima semana,
y finalmente habrá desolación y un exterminio. (Dan. 9:24-27.)
231 ………………………………………………. El entendimiento de estas profecías y visiones debe animar a los
que aman la justicia a despertarse y discurrir por las páginas de la Palabra de Dios para hallar las ‘cosas
verdaderamente maravillosas’ de los propósitos del Reino de Dios que se nos revelan mediante el inspirado y
provechoso libro de Daniel. (Dan. 12:2, 3, 6.)
si. pág.129, párr. 37 - Libro bíblico número 24: Jeremías
¿Cómo fortalece nuestra fe en el poder de profetizar de Jehová una consideración de Jeremías?
37 La palabra de Jehová que le vino a Jeremías se cumplió con exactitud asombrosa. Esto ciertamente fortalece
la fe en el poder de profetizar de Jehová. Tome, por ejemplo, los cumplimientos de profecías que Jeremías mismo
vio como sobreviviente, como el cautiverio de Sedequías y la destrucción de Jerusalén (21:3-10; 39:6-9), el
destronamiento y la muerte en cautiverio del rey Salum (Jehoacaz) (Jer. 22:11, 12; 2 Rey. 23:30-34; 2 Cró. 36:1-4),
el que se llevara cautivo al rey Conías (Joaquín) a Babilonia (Jer. 22:24-27; 2 Rey. 24:15, 16), y la muerte, antes de
que pasara un año, del profeta falso Hananías. (Jer. 28:16, 17.) Todas estas profecías, y más, se cumplieron tal
como Jehová había predicho. Profetas y siervos de Jehová posteriores también hallaron autoritativa y provechosa
la profecía de Jeremías. Por ejemplo, Daniel discernió por los escritos de Jeremías que la desolación de Jerusalén
habría de durar 70 años, y Esdras llamó atención al cumplimiento de las palabras de Jeremías al final de los
70 años. (Dan. 9:2; 2 Cró. 36:20, 21; Esd. 1:1; Jer. 25:11, 12; 29:10.)
w75 1/5 pág. 261. – ¿Qué base hay para esperanza? - El horario de dios señala a la actualidad
Pero ¿por qué podemos estar tan seguros de que estas promesas se cumplirán? Porque la Biblia nos dice
que tenemos ‘una base para esperanza porque Dios, que no puede mentir, ha hecho estas promesas.’ (Tito 1:2)
Sí, muchísimas profecías registradas en la Biblia se han cumplido, como el número de años que la tierra de Judá
quedaría desolada, setenta años; el año exacto en que vendría el Mesías; dónde nacería; qué haría; cómo
moriría y el hecho de que sería levantado de entre los muertos.—Jer. 29:10; Isa. 53:1-12; Dan. 9:2, 24-27; Miq.
5:2; Sal. 16:10.
El hecho de que esta mismísima generación puede esperar ver cumplidas las promesas de Dios en cuanto al
futuro de esta Tierra queda confirmado por lo que esta generación presente ha visto en cumplimiento de las
profecías de Jesús y sus apóstoles. (Vea Mateo, capítulos 24 y 25; Marcos, capítulo 13, y Lucas, capítulo 21.) En
conexión con las cosas de las cuales hoy hemos sido testigos, Jesús declaró: “En verdad les digo que de ningún
modo pasar esta generación hasta que sucedan todas estas cosas.”—Mat. 24:34.
rs .pág.168, párr. 3 - Fechas - ¿Cuándo comenzaron a contar los “siete tiempos”?
Después que Sedequías, el último rey del típico Reino de Dios, fue quitado del trono de Jerusalén por los
babilonios (Eze. 21:25-27). Finalmente, para principios de octubre de 607 a. de la E.C. el último vestigio de la
soberanía judía había desaparecido. Para ese tiempo el gobernador judío Gedalías, a quien los babilonios habían
dejado encargado, había sido asesinado, y los judíos restantes habían huido a Egipto (Capítulos 40-43 de
Jeremías). La confiable cronología bíblica indica que esto tuvo lugar 70 años antes de 537 a. de la E.C., el año en
que los judíos regresaron del cautiverio; es decir, tuvo lugar para principios de octubre de 607 a. de la E.C. (Jer.
29:10; Dan. 9:2; para más detalles, véase el libro “Venga tu reino”, páginas 186-189.)
kj cap. 7, pág.130, párr. 40 - ¿Habría de esperar aquella “muchedumbre” que al cometer error cada uno
podría poseer su propia vida?
40 A que el destierro del religioso violento se extendería más allá del tiempo del siguiente año de Jubileo. El
destierro sería más largo que el ciclo de Jubileo de cincuenta años. (Levítico 25:8-54) Jehová haría cumplir su
decreto de que la tierra de Judá yaciera desolada, sin hombre ni animal doméstico, por setenta años. (Jeremías
25:11, 12; 29:10) Además, después que la tierra desolada por largo tiempo comenzara a ser ocupada de nuevo,
no se pondría en funcionamiento de nuevo el sistema de Jubileo en la tierra de Judá. Cada posesión hereditaria
que fuera vendida antes de aquel día calamitoso se habría perdido para siempre. Por eso, ¿por qué debería estar
de duelo el vendedor de ella? Tendría que desprenderse de ella de todos modos cuando viniera aquel día de
recompensa. Y lo mismo tendría que hacer, también, el comprador de ella, y por esa razón no tenía causa para
regocijarse por su compra. La “visión” de la catástrofe venidera es para “toda su muchedumbre,” sin distinción.
No han de esperar que por la comisión de algún “error” planeado podrán posesionarse o “se posesionará cada uno
de su propia vida.”
jr cap. 12, pág.142, párr. 10 - ¿cómo manifiesta Jehová bondad amorosa al escuchar las oraciones?
10 Hoy, Jehová sigue mostrando bondad amorosa de maneras que benefician directamente a sus siervos.
Pensemos en la oración. Él oye todas las oraciones sinceras, pero presta especial atención a las de sus siervos
dedicados. Aunque le hablemos de los mismos problemas por años, no pierde la paciencia con nosotros ni se
cansa de oír nuestros ruegos. En cierta ocasión, Jehová le mandó a Jeremías que entregara un mensaje a un
grupo de judíos cautivos en Babilonia. Estaban a 800 kilómetros (500 millas) del templo, alejados de sus familiares
y amigos en Judá. Sin embargo, el hecho de estar tan lejos del templo no impidió que Jehová oyera sus ruegos y
sus expresiones de alabanza. Teniendo presente lo que sentimos cuando obtenemos respuesta a nuestras
oraciones sinceras, imaginémonos el consuelo que sintieron aquellos judíos al oír las palabras divinas recogidas en
Jeremías 29:10-12 (léase).
w01 1/11 pág. 11. párr. 11,12. – ¿Cómo demostró Jehová gran paciencia incluso cuando ejecutó su
sentencia?
11 No obstante, Jehová no olvidó la gran paciencia ni siquiera cuando ejecutó sus sentencias contra Israel y
Judá. Mediante el profeta Jeremías profetizó la restauración de su pueblo escogido. “Conforme se cumplan
setenta años en Babilonia —dijo— yo dirigiré mi atención a ustedes, y ciertamente estableceré para con ustedes
mi buena palabra trayéndolos de vuelta a este lugar. Y yo mismo ciertamente me dejaré hallar por ustedes [...]. Y
ciertamente recogeré a su cuerpo de cautivos y los juntaré a ustedes de todas las naciones y de todos los
lugares a los cuales los he dispersado.” (Jeremías 29:10, 14.)
12 Y así fue: un resto de los judíos exiliados regresó a Judá y reanudó la adoración a Jehová en el templo
reconstruido de Jerusalén. En la realización de los propósitos divinos, este resto llegaría a ser como “rocío de
Jehová” que refresca y trae prosperidad. También sería valeroso y fuerte como “un león entre las bestias de un
bosque” (Miqueas 5:7, 8). Esta última expresión tal vez tuvo su cumplimiento durante la época de los Macabeos,
cuando los judíos, encabezados por dicha familia, expulsaron de la Tierra Prometida a sus enemigos y volvieron
a dedicar el templo, que había sido profanado. De ese modo se conservaron la tierra y el templo para que otro
resto fiel pudiera recibir al Hijo de Dios cuando este se presentara como el Mesías (Daniel 9:25; Lucas 1:13-17,
67-79; 3:15, 21, 22).
km 9/09 pág.4, párr. 6 - Enséñeles a amar a Jehová
6 Bendiciones para quienes aman a Dios. Como se interesa tanto por quienes lo aman, Jehová les revela “las
cosas profundas” (1 Cor. 2:9, 10). Este conocimiento de los propósitos divinos les proporciona una imagen clara
del futuro y una esperanza segura (Jer. 29:11). Así pueden ver que cuando alguien ama a Jehová, recibe su
extraordinaria bondad (Éxo. 20:6). Y pueden abrigar la esperanza de la vida eterna debido al gran amor que
Jehová les tiene (Juan 3:16).
g04 22/6 pág. 12. - Fuente de valores morales
Lamentablemente, la práctica científica actual tiende en muchos casos a minar los principios de la ética.
El biólogo Richard Dawkins, quien rechaza la idea de Dios, señaló: “En un universo de fuerzas físicas ciegas y
reproducción genética, unos sufrirán daños y otros no, y es imposible encontrarle el sentido o la justicia”.
¿Verdad que es una visión muy pesimista? ¿No cree que la sociedad necesita un código moral que recompense
el bien y castigue el mal?
En este particular, la Biblia y la evolución atea tienen concepciones muy opuestas sobre la humanidad.
La primera subraya que el hombre ocupa un lugar especial entre los seres vivos, y la segunda lo presenta como
fruto accidental de procesos naturales ciegos. A diferencia de las Escrituras, según las cuales estamos hechos a
la imagen de un Dios justo y amoroso —y por ello podemos regirnos por el bien y la virtud—, la evolución, con su
lucha por la supervivencia, no logra explicar que demostremos cualidades como el amor y el altruismo.
Mientras que la evolución no nos brinda ni esperanza ni finalidad, las Escrituras nos ofrecen un magnífico
futuro con sentido. En efecto, declaran el grandioso propósito del Creador para el día de mañana: “Les daré un
porvenir lleno de esperanza” (Jeremías 29:11, Biblia de América).
w08 15/8 pág. 20. párr. 15. – ¿Qué pueden hacer los mayores para mantener una actitud positiva?
15 Jehová siempre recordará lo que usted ha hecho y sigue haciendo para darle gloria. Él “no es injusto para
olvidar la obra de [sus siervos] y el amor que mostraron para con su nombre” (Heb. 6:10). Así que luche contra los
pensamientos negativos. No caiga en el error de pensar que ya no es útil para Jehová. Concéntrese en cosas
positivas, como por ejemplo, las bendiciones que ya ha recibido y la magnífica esperanza que abriga. Los
cristianos tenemos “un futuro y una esperanza” inigualables, que están garantizados por el propio Jehová (Jer.
29:11, 12; Hech. 17:31; 1 Tim. 6:19). Medite en la esperanza que Dios le ha dado, luche por mantener un espíritu
joven y no olvide lo necesaria que es su presencia en la congregación.
w01 1/10 pág. 10. párr. 11. – ¿Cómo pueden los padres fomentar la buena comunicación con sus hijos? -
¿Por qué es importante que sepan escucharlos?
11 ¿Cómo pueden los padres imitar a Jehová al comunicarse con sus hijos? En primer lugar, han de dedicarles
tiempo. También es bueno evitar comentarios irreflexivos que los pongan en ridículo, como: “¿Eso es todo? Pensé
que era algo importante”; “¡Qué tontería!”; “Bueno, ¿y qué esperabas? Eres solo un niño” (Proverbios 12:18). Los
padres sensatos que desean que sus hijos les hablen con franqueza procuran escucharles con atención. Quienes
no hacen caso a sus hijos cuando son pequeños tal vez reciban el mismo trato de su parte cuando estos crezcan.
Jehová siempre ha estado presto a escuchar a sus siervos. De hecho, atiende a todos los que le oran con
humildad (Salmo 91:15; Jeremías 29:12; Lucas 11:9-13).
ip-2 cap. 6, pág.90,91, párr. 23 - Jehová extiende su misericordia - ¿Qué resultados obtienen los
idólatras, y qué puede decirse de los que adoran a Jehová?
23 Lo que Jehová dice a continuación hace hincapié en la salvación de Israel: “Júntense y vengan.
Acérquense juntamente, ustedes los escapados de las naciones. Los que llevan la madera de su imagen
tallada no han llegado a tener conocimiento; tampoco los que oran a un dios que no puede salvar. Hagan
ustedes su informe y su presentación. Sí, consulten ellos juntos en unidad. ¿Quién ha hecho oír esto
desde hace mucho tiempo? ¿Quién lo ha informado desde aquel mismo tiempo? ¿No soy yo, Jehová,
fuera de quien no hay otro Dios; un Dios justo y un Salvador, pues no hay ninguno a excepción de mí?”
(Isaías 45:20, 21). Jehová convoca a “los escapados” para que comparen su salvación con lo que les sucede a
los adoradores de ídolos (Deuteronomio 30:3; Jeremías 29:14; 50:28). Los idólatras “no han llegado a tener
conocimiento”, pues rezan y sirven a deidades que no pueden salvarlos. Su adoración es totalmente inútil. Los
que adoran a Jehová, en cambio, se dan cuenta de que él tiene el poder de producir los sucesos que predijo
“hace mucho tiempo”, como por ejemplo la salvación de su pueblo exiliado en Babilonia. Tal poder y presciencia
distingue a Jehová de todos los demás dioses. Él es, verdaderamente, “un Dios justo y un Salvador”.
w80 15/4 pág. 28. párr. 19. - ¿qué proceder ha adoptado lo que hoy día corresponde con Semaya?
19 Sería bueno que nosotros hoy día prestaremos atención al consejo que se da en la carta de Jeremías, y que se
expone en Jeremías 29:8, 9. Así no estaremos siguiendo a lo que hoy día corresponde con Semaya de Nehelam,
aquel antiguo propagandista de sublevación en contra del arreglo de Jehová. El clero de la cristiandad, que no ha
escuchado a la clase de Jeremías desde que terminaron los Tiempos de los Gentiles en 1914, ya ha demostrado
que es como “los higos reventados que no se pueden comer por lo malos que son.” Al clero se le ha llamado
atención acerca de los rasgos de la “señal” que predijo Jesucristo y que se ha cumplido desde 1914, es decir, la
“espada” de la guerra hasta en escala mundial, también el “hambre” devastadora y la “peste” incontrolable y la
‘dispersión’ de poblaciones indefensas, hasta en la cristiandad que afirma ser cristiana. (Jer. 29:16-19; Mat. 24:4-
20) Pero el clero demuestra que no cree la explicación apegada a la Biblia que se da de lo que la “señal” significa,
y por lo tanto no insta a las naciones a entregar su soberanía nacional a Jesucristo, el ya reinante Siervo-Rey de
Jehová, y que, desde 1914, comparte con su Padre celestial el “reino del mundo,” algo mucho más grandioso que
el Imperio Babilónico de Nabucodonosor. Al contrario, el clero aprueba los proyectos hechos por los hombres y da
su apoyo a las Naciones Unidas, no a la gobernación de Dios.
jr cap. 15, pág.183, párr. 4 - FIRME ANTE LA APATÍA ¿Debería cambiar nuestro celo, por la apatía de la
gente?
4 No nos cabe la menor duda de que la promesa de Dios de un futuro maravilloso bajo el gobierno de su Hijo
es la mejor noticia que podemos dar al mundo. Sin embargo, muchas personas responden igual que aquellos
judíos que dijeron a Jeremías: “En cuanto a la palabra que nos has hablado en el nombre de Jehová, no te
estamos escuchando” (Jer. 29:19; 44:16). ¡Cuántas veces oyó Jeremías esas palabras! También nosotros oímos
frecuentemente a la gente decir: “No me interesa”. La apatía generalizada puede apagar el celo de los
publicadores del Reino. ¿Les ha pasado eso a algunos miembros de su congregación, o quizás a usted mismo?
De ser así, ¿qué se puede hacer?
w80 15/4 pág. 28. párr. 20-22. –¿respecto a los desterrados sumisos debemos imitar hoy día?¿qué
esperanza en cuanto al futuro debe impulsarnos en nuestro actuar?
20 Hoy día, entre las naciones mundanas, en el caso de sublevación contra la gobernación debidamente
constituida, a los sublevadores se les castiga con muerte. Igualmente, la sublevación no cristiana contra Jehová y
su Siervo-Rey significa destrucción para los llamados líderes religiosos “cristianos” que hablan “verdadera
sublevación contra Jehová.” (Jer. 29:32) La destrucción de estos líderes religiosos fue prefigurada por la
destrucción que fue ejecutada sobre el falso profeta Semaya y su prole, quienes nunca llegaron a ver el “bien”
que Jehová se proponía realizar a favor de los sumisos entre su pueblo desterrado. De modo que no tenemos la
asignación de efectuar nuestra propia salvación inmediata por medios humanos. El que consigamos salvación
duradera depende de que esperemos con paciencia y confianza hasta que Jehová nos libre por medio de un
“siervo” mayor que Khoresh, o Ciro el persa, a saber, Jesucristo.
21 El que tratemos de adelantarnos o anticiparnos a Jehová jamás producirá la liberación que deseamos con
ardor. En vez de volver la espalda a Jehová y excluirlo de nuestras consideraciones, sería bueno que imitáramos
a aquellos que vieron la salvación por Jehová y fueron restaurados a su tierra natal al tiempo que él escogió para
ello. Jehová predijo con las siguientes palabras el proceder de aquellas personas, proceder que es digno de ser
imitado por nosotros: “Ustedes ciertamente me llamarán y vendrán y me orarán, y yo ciertamente los escucharé.
Y ustedes realmente me buscarán y me hallarán, porque me buscarán con todo su corazón. Y yo mismo
ciertamente me dejaré ser hallado por ustedes.”—Jer. 29:12-14.
22 Ya nos acercamos al fin del “año de la buena voluntad de parte de Jehová.” (Isa. 61:2) Por eso, estas
palabras de él todavía aplican a favor nuestro: “‘Yo mismo bien conozco los pensamientos que estoy pensando
para con ustedes,’ es la expresión de Jehová, ‘pensamientos de paz, y no de calamidad, para darles un futuro y
una esperanza.’” (Jer. 29:11) El “futuro” que Jehová tiene pensado para nosotros es el más deseable, si nos
sometemos ahora a su soberanía universal, pues es un futuro de vida eterna y paz, prosperidad y felicidad por
medio de su Rey-Siervo, Jesucristo. Esta es la esperanza que Jehová pone delante de nosotros. Mostremos
pleno aprecio y obremos en armonía con ella.
CAPITULO 30
w03 15/12 pág. 21,22, párr. 10. - ¿Cómo nos ayuda la lectura diaria de la Biblia a permanecer alerta
espiritualmente?
10 La Biblia recalca vez tras vez la necesidad de seguir despiertos y mantener nuestro juicio. Por ejemplo, los
Evangelios nos recuerdan: “Manténganse alerta” (Mateo 24:42; 25:13; Marcos 13:35, 37); “demuestren estar listos”
(Mateo 24:44); “sigan mirando, manténganse despiertos” (Marcos 13:33); “manténganse listos” (Lucas 12:40). Tras
señalar que el día de Jehová va a sobrevenirle inesperadamente a este mundo, el apóstol Pablo insta a sus
hermanos en la fe: “No sigamos durmiendo como los demás, sino quedémonos despiertos y mantengamos nuestro
juicio” (1 Tesalonicenses 5:6). En el último libro de la Biblia, el glorificado Jesucristo subraya el carácter repentino
de su venida con estas palabras: “Vengo pronto” (Revelación 3:11; 22:7, 12, 20). Muchos profetas hebreos también
describieron el gran día del juicio de Jehová y advirtieron de su llegada (Isaías 2:12, 17; Jeremías 30:7; Joel 2:11;
Sofonías 3:8). La lectura diaria y meditativa de la Palabra de Dios, la Biblia, nos será de gran ayuda para
permanecer alerta espiritualmente.
it-1. pág. 464, párr. 3. - Cerviz, Cuello
Un yugo sobre el cuello indicaba servidumbre, sumisión o esclavitud. (Gé 27:40; Jer 30:8; Hch 15:10.) Las
expresiones “dura cerviz” y ‘endurecer la cerviz’, que aparecen con frecuencia, indican un espíritu rebelde y
obstinado. A modo de advertencia, las Escrituras dicen lo siguiente: “Un hombre censurado repetidas veces, pero
que hace dura su cerviz, de repente será quebrado, y eso sin curación”. (Pr 29:1; Dt 9:6, 13; 31:27; 2Re 17:14; Sl
75:5; Isa 48:4.)
ip-2. cap. 4, pág. 50, Párr. 8. - ¿Qué palabras tranquilizadoras dirige Jehová a los exiliados, y qué
pensarán ellos de su liberación?
8 A continuación, Jehová dirige más palabras tranquilizadoras a los exiliados: “No tengas miedo, porque yo
estoy contigo. Desde el naciente traeré tu descendencia, y desde el poniente te juntaré. Diré al norte:
‘¡Entrega acá!’, y al sur: ‘No retengas. Trae a mis hijos desde lejos, y a mis hijas desde la extremidad de la
tierra, a todo el que es llamado por mi nombre y a quien he creado para mi propia gloria, a quien he
formado, sí, a quien he hecho’” (Isaías 43:5-7). Ni los lugares más remotos estarán fuera del alcance de Jehová
cuando llegue el momento de liberar a sus hijos e hijas y devolverlos a su amada tierra (Jeremías 30:10, 11).
No cabe duda de que para ellos, esta liberación sobrepasará a la que experimentó la nación cuando estaba cautiva
en Egipto (Jeremías 16:14, 15).
w81 1/11 pág. 20, párr. 4. - ¿Cómo nos provee corrección Jehová Dios?
4 Frecuentemente Dios nos corrige de una manera tan bondadosa, tan suave, que tal vez ni nos demos cuenta
de que nos está corrigiendo. Quizás leamos en su Palabra algo que nos aparte de un proceder inconveniente o
que corrija nuestro modo de pensar. En otras ocasiones puede ser que la corrección procedente de Dios sea más
directa y hasta algo dolorosa. Pero él sabe el grado y método de corrección que tendrá en nosotros el mejor efecto.
(Jer. 30:11) ¡Qué excelente es el que aceptemos de buena gana la corrección que él nos da, pues Dios provee
disciplina por su amor, así como lo hace un padre para con un hijo amado! Además, es mucho más prudente que
aceptemos cualquier corrección limitada o restringida que nos dé Jehová Dios y no que seamos castigados hasta
el punto de exterminio.—Jer. 10:24; Heb. 12:5.
ip-1. cap. 22, pág. 301, Párr. 27. - ¿Qué lecciones encierra para los cristianos la profecía?
27 Los ancianos y los padres pueden aprender de la forma en que Jehová disciplina, y no limitarse a castigar a los
que han errado, sino tratar de restaurarlos al favor de Dios (Isaías 28:26-29; compárese con Jeremías 30:11). Y a
todos nosotros, incluidos los jóvenes, se nos recuerda que es esencial servir a Jehová con el corazón, y no solo
aparentar que somos cristianos a fin de agradar a los hombres (Isaías 29:13). Debemos mostrar que, a diferencia
de los habitantes de Judá carentes de fe, abrigamos un temor sano a Jehová y le respetamos profundamente
(Isaías 29:16). Además, ha de verse que estamos dispuestos a que Jehová nos corrija y enseñe (Isaías 29:24).
w06 15/11 pág. 28, párr. 11. - ¿Por qué confesar? . ¿Por qué es un error tratar de ocultar un pecado?
10 Tal vez haya quienes piensen: “Si le cuento a alguien lo que he hecho, tendré que responder preguntas
embarazosas y puede que me expulsen. Pero si me quedo callado, nadie de la congregación se va a enterar”.
Sin embargo, la persona que razona así no tiene en cuenta algunos factores importantes. ¿Cuáles?
11 Jehová es “un Dios misericordioso y benévolo, tardo para la cólera y abundante en bondad amorosa y
verdad, que conserva bondad amorosa para miles, que perdona error y transgresión y pecado”. Aun así, también
corrige a su pueblo “hasta el grado debido” (Éxodo 34:6, 7; Jeremías 30:11). Ahora bien, ¿cómo nos va a
mostrar misericordia si tratamos de ocultar un pecado grave que hayamos cometido? No olvidemos que él sabe
lo que hemos hecho y no pasará simplemente por alto los pecados (Proverbios 15:3; Habacuc 1:13).
w93 1/9 pág. 19, párr. 16. - ¿Qué clase de personas producen algunas religiones, y por qué?
16 Por lo tanto, los testigos cristianos de Jehová no tenemos razón para sentirnos melancólicos ni estar
malhumorados. Algunas religiones producen esa clase de personas porque su fe se concentra en factores
negativos. Sus enseñanzas resultan en una forma de adoración sombría y sin gozo, que no es ni bíblica ni
equilibrada. No producen familias felices en el servicio a Dios. Jesús vio la necesidad de recrearse y descansar.
Por ejemplo, en cierta ocasión invitó a sus discípulos a ir ‘en privado, a un lugar solitario, y descansar un poco’.
(Marcos 6:30-32; Salmo 126:1-3; Jeremías 30:18, 19.)
jr. cap.13, pág. 165,166, Párr. 23. -¿Qué restauración espiritual, predicha por Jeremías, tuvo lugar en el
siglo XX?
23 A estas alturas habremos notado que las profecías de Jeremías también tienen un tono optimista. Él predijo la
restauración de la adoración verdadera en la Tierra para nuestros tiempos. La liberación de los judíos cautivos de
la antigua ciudad de Babilonia corresponde hoy a la liberación del pueblo de Dios de la servidumbre a Babilonia la
Grande tras el establecimiento del Reino en el cielo. En sentido espiritual, Jehová restauró la adoración pura entre
su pueblo, lo que constituye un motivo de inmensa gratitud y júbilo. Desde entonces, ha bendecido sus esfuerzos
por ayudar a otras personas para que lo adoren y estén bien nutridas espiritualmente (léase Jeremías 30:18, 19).
Asimismo, sabemos por experiencia propia que Jehová ha mantenido su promesa de levantarle a su pueblo
pastores, hombres espiritualmente maduros que de verdad cuidan y protegen al rebaño (Jer. 3:15; 23:3, 4).
pm. cap.10, pág. 187, Párr. 30. - ¿Desde cuándo tiene el Sumo Sacerdote celestial acceso libre entre estos
que están de pie allí cerca,y hasta qué grado?
30 El sumo sacerdote terrestre, Josué hijo de Josadac, comenzó a entrar en el Santísimo del templo de Jerusalén
en el año 515 a. de la E.C. (Esdras 6:15); pero el Sumo Sacerdote espiritual, el Josué Mayor, entró en el Santísimo
antitípico, verdadero, en el cielo mismo, en el año 33 E.C. Ascendió al cielo y presentó el mérito de su sacrificio
humano en la misma presencia de Jehová de los ejércitos. Habiendo sido hecho ahora “mejor que los ángeles” y
habiendo “heredado un nombre más admirable que el de ellos,” él también puede tener “acceso libre entre estos
que están de pie allí cerca,” es decir, entre los ángeles del cielo. Él, por encima de todos los demás, puede
acercarse a Dios directamente e interceder a favor de los adoradores de Jehová en la Tierra. Como Jehová dijo
proféticamente de él: “Ciertamente lo haré aproximarse, y él tendrá que acercarse a mí.”—Jeremías 30:21.
w07 1/7 pág. 25,26, párr. 15. - “No se venguen” ¿Qué razón hay para no vengarnos?
15 Pablo apunta a la modestia como otra poderosa razón para no desquitarse: “No se venguen, amados, sino
cédanle lugar a la ira; porque está escrito: ‘Mía es la venganza; yo pagaré, dice Jehová’” (Romanos 12:19). Quien
procura vengarse no es modesto, pues se toma libertades indebidas al atribuirse un derecho que solo le
pertenece a Dios (Mateo 7:1). Además, al tomarse la justicia por su mano, demuestra que no confía en la
promesa que hace Jehová: “Yo pagaré”, es decir, “Yo le daré a cada cual su merecido” (La Palabra de Dios para
Todos). En cambio, el verdadero cristiano confía en que Jehová “hará [...] que se haga justicia a sus escogidos”
(Lucas 18:7, 8; 2 Tesalonicenses 1:6-8). Con modestia, deja la venganza en manos de Dios (Jeremías 30:23, 24;
Romanos 1:18).
CAPITULO 31
sl- Cap. 10 págs, 133, párr. 17. - ¿Qué cualidad debería impulsar a los padres a disciplinar a sus hijos?
¿Cómo pueden los padres sostener “las cuerdas del amor” al tratar a sus hijos?
17 ¿Por qué disciplinan los padres a sus hijos? Algunos, porque no quieren que manchen la reputación de la
familia. Pues bien, ¿qué cualidad impulsaba a Jehová a corregir a su pueblo? Él reveló cuál era cuando dijo:
“Enseñé a Efraín a andar, tomándolos sobre mis brazos [...]. Con las sogas del hombre terrestre seguí
atrayéndolos, con las cuerdas del amor” (Oseas 11:3, 4). En esta ocasión, Oseas asemeja la relación entre
Jehová e Israel a la que existe entre un padre y un hijo. Imagínese la escena: lleno de amor, un padre sostiene
cuerdas en su mano para que el niño pequeño se apoye en ellas y, con pasos inseguros, aprenda a caminar.
Esas sogas le sirven de guía y para agarrarse si tropieza (Jeremías 31:1-3).
18 ¿Y nosotros? ¿Imitaremos el amor que demostró Dios a Israel? Aunque su pueblo le dio la espalda en
incontables ocasiones, él no se apresuró a soltar las cuerdas del amor. En el caso de los jóvenes, a veces
pudieran parecer propensos a apartarse del buen camino y tropezar por pequeñeces. Aun así, tratemos de
mantener fuertes los lazos de amor que nos unen a ellos. Recordemos, además, que Jehová no se dejó llevar
por el favoritismo hacia su pueblo; no cerró los ojos cuando este pecaba. Por el contrario, lo disciplinó con
firmeza y amor, y dedicó tiempo para darle la ayuda que necesitaba. Igualmente, si usted ve señales de que su
hijo o hija está alejándose de la verdad, no las pase por alto. Trate de que vuelva, empleando —por así decirlo—
las cuerdas que lo encaminen y dándole la ayuda afectuosa que requiere en esa etapa problemática. Dedíquele
tiempo. Sí, nunca está de más insistir en ello: ¡dedíquele tiempo!
kl- Cap. 19 págs, 191, párr. 25. - ¿Por qué debe empezar ahora a vivir con arreglo al conocimiento de
Dios?
25 Si ama a Jehová, hacer Su voluntad le será un placer. (1 Juan 5:3.) ¡Cuántas bendiciones experimentará al
seguir ese camino! Si utiliza el conocimiento de Dios, podrá disfrutar de una vida más feliz incluso en este mundo
turbulento. Y las recompensas futuras son incalculables, pues este es el conocimiento que lleva a vida eterna.
Ahora es el tiempo favorable para actuar. Resuélvase a vivir con arreglo al conocimiento de Dios. Demuestre su
amor a Jehová. Honre su santo nombre y pruebe que Satanás es un mentiroso. A su vez, Jehová Dios, la Fuente
de la sabiduría y el conocimiento verdaderos, se complacerá en usted desde lo más profundo de su corazón
(Jeremías 31:3; Sofonías 3:17), y le amará para siempre.
jr- Cap. 12, págs, 142-145, párrs. 8,9,10,11. - ¿Por qué podía Jehová decirle con toda justicia a su nación:
“Te he atraído con bondad amorosa”?
8 La faceta de la personalidad divina que conocemos como bondad amorosa, o amor leal, es difícil de definir en
muchos idiomas. Según un diccionario bíblico, el término hebreo engloba tres significados que siempre
interactúan: fuerza, constancia y amor. La misma obra señala: “Cualquier traducción del término que no expresa
las tres acepciones inevitablemente perderá algo de su riqueza”. Así, la persona que manifiesta bondad amorosa
es más que buena; pone todo su empeño en ayudar a los demás a que satisfagan sus necesidades, sobre todo
las espirituales. La razón principal por la que obra de manera tan desinteresada es su deseo de agradar al
Todopoderoso.
9 La mejor manera de captar la esencia de la expresión bíblica “bondad amorosa” es estudiando cómo trató
Dios a sus siervos a lo largo de la historia. Jehová protegió y alimentó a los israelitas mientras vagaron cuarenta
años por el desierto. En la Tierra Prometida les proporcionó jueces para rescatarlos de sus enemigos y hacerlos
regresar a la adoración pura. Dado que Jehová estuvo a su lado durante siglos, tanto en los buenos como en los
malos tiempos, pudo decirle a la nación: “Con un amor hasta tiempo indefinido te he amado. Por eso te he
atraído con bondad amorosa” (Jer. 31:3).
10 Hoy, Jehová sigue mostrando bondad amorosa de maneras que benefician directamente a sus siervos.
Pensemos en la oración. Él oye todas las oraciones sinceras, pero presta especial atención a las de sus siervos
dedicados. Aunque le hablemos de los mismos problemas por años, no pierde la paciencia con nosotros ni se
cansa de oír nuestros ruegos. En cierta ocasión, Jehová le mandó a Jeremías que entregara un mensaje a un
grupo de judíos cautivos en Babilonia. Estaban a 800 kilómetros (500 millas) del templo, alejados de sus
familiares y amigos en Judá. Sin embargo, el hecho de estar tan lejos del templo no impidió que Jehová oyera
sus ruegos y sus expresiones de alabanza. Teniendo presente lo que sentimos cuando obtenemos respuesta a
nuestras oraciones sinceras, imaginémonos el consuelo que sintieron aquellos judíos al oír las palabras divinas
recogidas en Jeremías 29:10-12 (léase).
11 Observamos otra muestra de la bondad amorosa de Jehová en su actitud positiva. Al aproximarse la caída
de Jerusalén y no cesar la rebelión de sus habitantes —lo que en realidad equivalía a rebelarse contra Dios—,
¿qué les aguardaba a estos en el futuro? ¿Tal vez morir de inanición o a manos de los caldeos? En el mejor de
los casos, un largo exilio y la muerte en tierras extrañas. Jehová, en cambio, tenía una “buena palabra” para los
que se arrepintieran y cambiaran. Prometió ‘dirigirles su atención’ y ‘restaurarlos a su lugar’, es decir, llevarlos de
vuelta a su patria desde la lejana Babilonia (Jer. 27:22). Por ello, se les oiría exclamar: “¡Elogien a Jehová de los
ejércitos, porque Jehová es bueno; porque hasta tiempo indefinido es su bondad amorosa!” (Jer. 33:10, 11).
cl- Cap. 28 págs, 289, párr. 21. - ¿A qué nos mueve la lealtad de Jehová?
21 Jehová manifiesta similar lealtad a “una gran muchedumbre” que tiene la perspectiva de salir de “la gran
tribulación” y vivir eternamente en una tierra paradisíaca (Revelación 7:9, 10, 14). Aunque los siervos de Dios son
imperfectos, él es leal con ellos y les brinda la oportunidad de vivir allí para siempre. ¿De qué manera?
Valiéndose del rescate, su mayor demostración de lealtad (Juan 3:16; Romanos 5:8). Esta cualidad divina atrae a
cuantos ansían la justicia (Jeremías 31:3). ¿No nos sentimos más cerca del Creador al ver la profunda lealtad
que ha demostrado y va a demostrar? Dado que deseamos allegarnos a él, respondamos a su amor
fortaleciendo nuestra resolución de servirle fielmente.
cl- Cap. 24 págs, 247, párr. 17. - ¿Con qué medios nos atrae Jehová a sí mismo y a su Hijo?
17 Jehová demuestra su amor por cada uno de nosotros al ayudarnos para que nos beneficiemos del sacrificio de
Cristo. “Nadie puede venir a mí a menos que el Padre, que me envió, lo atraiga”, dijo Jesús (Juan 6:44).
En efecto, nos atrae individualmente a su Hijo y a la esperanza de vida eterna. ¿De qué modo? Con la
predicación, que oímos a nivel personal, y con su espíritu santo, que nos permite comprender y poner por obra
las verdades espirituales pese a nuestras limitaciones e imperfecciones. Por lo tanto, Dios puede aplicarnos a
cada uno esta afirmación que hizo sobre Israel: “Con un amor hasta tiempo indefinido te he amado. Por eso te he
atraído con bondad amorosa” (Jeremías 31:3).
w98 1/10 págs. 17,18, párr. 17. - ¿Por qué fue práctica la admonición de Pablo, y cómo podemos
acatarla hoy?
17 Como ayuda para examinarnos al respecto, veamos lo que sucedió alrededor del año 55 E.C. en Corinto. Un
hombre al que se había expulsado de la congregación finalmente limpió su vida. ¿Qué debían hacer los
hermanos? ¿Debían ver su arrepentimiento con escepticismo y seguir evitándolo? Por el contrario, Pablo exhortó
a los corintios: “Deben perdonarlo bondadosamente y consolarlo, para que de un modo u otro tal hombre no sea
tragado por hallarse demasiado triste. Por lo tanto, los exhorto a que confirmen su amor para con él” (2 Corintios
2:7, 8). Los pecadores arrepentidos suelen ser vulnerables a la vergüenza y la desesperación. De modo que
necesitan sentirse amados por sus hermanos en la fe y por Jehová (Jeremías 31:3; Romanos 1:12). Esto es
fundamental. ¿Por qué?
“Confirmen su amor para con él”
Con respecto al pecador expulsado que se había arrepentido, Pablo dijo a la congregación corintia: “Los exhorto
a que confirmen su amor para con él” (2 Corintios 2:8). La palabra griega que se traduce por “confirmar” es un
término jurídico que significa “validar”. En efecto, los expulsados a quienes se restablece necesitan sentir que se
les ama y que se les recibe de nuevo como miembros de la congregación.
Sin embargo, debemos recordar que la mayor parte de la congregación no conoce las circunstancias
particulares que llevaron a la expulsión de la persona o a su restablecimiento. Además, es posible que el mal
proceder del arrepentido haya afectado o herido personalmente a algunos hermanos, quizá por mucho tiempo.
Teniendo esto presente, es razonable que evitemos expresiones de alegría en público cuando se anuncia el
restablecimiento, y luego le demos la bienvenida a nivel personal.
Es muy fortalecedor para los que han sido restablecidos saber que se les recibe de nuevo como miembros de la
congregación cristiana. Podemos animar a estos arrepentidos conversando con ellos y disfrutando de su
compañía en el Salón del Reino, en el ministerio y en otras ocasiones apropiadas. Al confirmar o validar así
nuestro amor a estos queridos hermanos, de ningún modo minimizamos la seriedad de los pecados que
cometieron, sino que nos regocijamos con las huestes celestiales porque han rechazado el proceder pecaminoso
y han regresado a Jehová (Lucas 15:7).
w04 15/4 pág. 11. - ¿Qué garantía nos proporciona la bondad amorosa de Dios?
11 La bondad amorosa de Jehová atrae a las personas hacia él (Jeremías 31:3). Cuando los siervos fieles de
Dios necesitan liberación o ayuda, saben que Su bondad amorosa realmente es leal, amor leal. No les fallará.
Por tanto, pueden orar con fe, como el salmista que cantó: “En cuanto a mí, en tu bondad amorosa he confiado;
esté gozoso mi corazón en tu salvación” (Salmo 13:5). Puesto que el amor de Dios es leal, Sus siervos pueden
cifrar completa confianza en Él. Tienen esta garantía: “Jehová no desamparará a su pueblo, ni dejará a su propia
herencia” (Salmo 94:14).
w76 1/9 pág 527, párr.5. - Jeremías magnifica la justicia de Jehová
Al leer con cuidado el libro de Jeremías no debemos pasar por alto las cualidades de amor, misericordia,
compasión y gran paciencia de Jehová. ¡Por cuánto tiempo toleró Él a Su pueblo descarriado! Jehová “siguió
enviando avisos contra ellos por medio de sus mensajeros, enviando vez tras vez, porque sentía compasión por
su pueblo . . . Pero . . . estuvieron . . . despreciando sus palabras y mofándose de sus profetas, hasta que la furia
de Jehová subió contra su pueblo, hasta que no hubo curación.” (2 Cró. 36:15, 16) A pesar de todo esto, Jehová
pudo decirles: “Con un amor hasta tiempo indefinido te he amado. Es por eso que te he atraído con bondad
amorosa. Todavía te reedificaré.”—Jer. 31:3, 4.
jr- Cap. 7 págs, 89,90, párr. 17. - ¿Qué importante lección extraemos de la manera como Jeremías trató
con Sedequías y Johanán?
17 Debe destacarse el hecho de que además de recibir ánimo de parte de Dios, Jeremías animó a otros. ¿De qué
modo? Una vez, el rey Sedequías le manifestó su temor a causa de los judíos que se habían aliado con los
caldeos. El profeta lo alentó con sus palabras y le aseguró que si obedecía a Jehová, le iría bien (Jer. 38:19, 20).
En otra ocasión, cuando Jerusalén cayó, el jefe militar Johanán pensó llevarse a Egipto a los pocos judíos que
quedaron en la tierra, pero consultó primero a Jeremías. El profeta lo escuchó y luego oró. Al cabo de varios días,
le transmitió la animadora respuesta de Jehová de que quienes acataran la orden divina de permanecer en el país
serían protegidos (Jer. 42:1-12). En ambos casos, Jeremías escuchó atentamente antes de hablar. Escuchar es
fundamental para animar a otros. Dejemos que el afligido nos abra su corazón. Prestemos atención a sus
preocupaciones y temores. Cuando sea pertinente, digamos unas palabras estimulantes. No necesitamos una
revelación divina para animar a quien se siente decaído. Podemos incluir pensamientos positivos tomados de la
Palabra de Dios, pensamientos que apunten a lo que nos aguarda en el futuro (Jer. 31:7-14).
jv. Cap. 10, pág, 141, ¿Haría Dios que los judíos volvieran a Palestina?
Los Estudiantes de la Biblia estaban muy atentos a las muchas profecías de restauración que los profetas de
Dios habían dado al Israel antiguo. (Jer. 30:18; 31:8-10; Amós 9:14, 15; Rom. 11:25, 26.) Hasta 1932
entendieron que aquellas profecías se referían específicamente a los judíos naturales. Por lo tanto, creían que
Dios favorecería de nuevo a Israel y poco a poco haría que los judíos volvieran a Palestina, abriéndoles los ojos a
la verdad respecto a Jesús como Rescatador y Rey Mesiánico y utilizándolos como medio de extender
bendiciones a todas las naciones. El creer esto llevó al hermano Russell a hablar ante grandes auditorios judíos
en Nueva York y Europa sobre el tema “El sionismo en la profecía”, y en 1925 el hermano Rutherford escribió el
libro Comfort for the Jews (Consuelo para los judíos).
ip-2. Cap. 9, pág, 134,135, párrs. 22,23,24. - “¡Salgan de Babilonia!” ¿Quiénes no disfrutarán de la paz de
Dios?
- ¿Qué regocijó al pueblo de Dios en nuestros tiempos?
22 Una vez que caiga Babilonia, ¿habrá judíos que manifiesten una buena condición de corazón?
¿Aprovecharán la liberación procedente de Jehová para regresar a su tierra y restablecer la adoración pura? Sí.
Las palabras que pronuncia seguidamente Jehová demuestran su confianza en que así será. “¡Salgan de
Babilonia! Huyan de los caldeos. Anuncien aun con el sonido de un clamor gozoso, hagan oír esto.
Háganlo salir hasta la extremidad de la tierra. Digan: ‘Jehová ha recomprado a su siervo Jacob. Y ellos
no tuvieron sed cuando él estuvo haciéndolos andar hasta por lugares devastados. Agua de la roca hizo
que fluyera para ellos, y procedió a partir una roca para que el agua saliera corriendo’.” (Isaías 48:20, 21.)
Jehová insta proféticamente a su pueblo a salir de Babilonia sin demora (Jeremías 50:8). Las noticias de su
redención deben llegar hasta los confines del mundo (Jeremías 31:10). Cuando los israelitas atravesaron el
desierto, tras su partida de Egipto, Jehová satisfizo sus necesidades, y lo mismo hará con su pueblo en el camino
de regreso a su tierra desde Babilonia (Deuteronomio 8:15, 16).
23 Hay otro principio fundamental que los judíos deben tener presente con respecto a los actos salvadores de
Jehová. Los que aman la justicia tal vez sufran a causa de sus pecados, pero no serán destruidos. Sin embargo,
en el caso de los injustos será diferente. “No hay paz —ha dicho Jehová— para los inicuos.” (Isaías 48:22.)
Los pecadores impenitentes no recibirán la paz que Dios ha reservado para quienes lo aman. Los actos de
salvación no están destinados a los malvados incorregibles ni los incrédulos, sino solo a los que tienen fe (Tito
1:15, 16; Revelación 22:14, 15). La paz de Dios no es posesión de los inicuos.
24 En el año 537 a.E.C., los israelitas fieles se alegraron muchísimo cuando pudieron salir de Babilonia. De
igual modo, en 1919, los siervos de Dios se regocijaron al ser liberados del cautiverio babilónico (Revelación
11:11, 12). Llenos de esperanza, se valieron de la oportunidad para ampliar sus actividades. Es cierto que aquel
pequeño grupo de cristianos necesitó valor para aprovechar las posibilidades que se les abrían de predicar las
buenas nuevas en un mundo hostil, pero, con la ayuda de Jehová, pusieron manos a la obra. Y la historia da
testimonio de que él los bendijo.
it- 2 . Raquel -
¿Por qué dice la Biblia, siglos después de la muerte de Raquel, que esta lloraría a sus hijos en el futuro?
En Jeremías 31:15 se dice que Raquel llora a sus hijos que han sido llevados a la tierra del enemigo y que su
lamento se oye en Ramá (al N. de Jerusalén, en el territorio de Benjamín). (Véase RAMÁ núm. 1.) Como en el
contexto se menciona varias veces a Efraín, cuyos descendientes tribales a menudo representan como colectivo
el reino septentrional de Israel (Jer 31:6, 9, 18, 20), algunos eruditos creen que esta profecía está relacionada
con la ocasión en que los asirios llevaron al exilio a los habitantes del reino septentrional. (2Re 17:1-6; 18:9-11.)
Por otro lado, pudiera referirse al exilio final de todo el pueblo, tanto Israel como Judá (estos últimos a Babilonia).
En el primer caso, la figura de Raquel sería muy apropiada, pues era la antepasada materna de Efraín (por medio
de José), la tribu más importante del reino septentrional. En el segundo caso, como Raquel no solo fue la madre
de José, sino también de Benjamín, cuya tribu formó parte del reino meridional de Judá, sería un símbolo
apropiado de las madres de todo Israel. Parecería que habían tenido hijos en vano. Sin embargo, la promesa
consoladora de Jehová era que los exiliados “ciertamente [volverían] de la tierra del enemigo”. (Jer 31:16.)
Mateo citó este texto en relación con la matanza de niños pequeños ocurrida en Belén por orden de Herodes.
(Mt 2:16-18.) Puesto que la sepultura de Raquel estaba relativamente cerca de Belén (aunque parece ser que
no en el lugar tradicional), esta metáfora de Raquel llorando por sus hijos era muy apropiada para expresar el
dolor que sentían las madres de los niños asesinados. Pero esta cita de la profecía de Jeremías aún era más
apropiada en vista de los paralelos existentes. Los israelitas estaban sometidos a una potencia extranjera. Sus
hijos habían vuelto a ser arrebatados. Esta vez, sin embargo, la “tierra del enemigo” a la que habían llevado a los
niños no era una región política, como en el caso anterior, sino la sepultura, dominio del ‘rey Muerte’.
(Compárese con Sl 49:14; Rev 6:8.) A la muerte se le llama “el último enemigo” que tiene que ser destruido (Ro
5:14, 21; 1Co 15:26); por consiguiente, todo retorno de ese “destierro” tendría que significar una resurrección de
entre los muertos.
kj- Cap. 8, pág, 160, párrs. 45. - ¿qué excusa tienen los que afirman ser cristianos para contaminarse con
las cosas del demonismo?
45 “No lleguen a estar unidos bajo yugo desigual con los incrédulos. Porque ¿qué consorcio tienen la justicia y el
desafuero? ¿O qué participación tiene la luz con la oscuridad? Además, ¿qué armonía hay entre Cristo y Belial?
¿O qué porción tiene una persona creyente con un incrédulo? ¿Y qué acuerdo tiene el templo de Dios con los
ídolos? Porque nosotros somos templo de un Dios vivo; así como dijo Dios: ‘Yo residiré entre ellos y andaré entre
ellos, y yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo.’ ‘“Por lo tanto sálganse de entre ellos, y sepárense,” dice Jehová,
“y dejen de tocar la cosa inmunda”’; ‘“y yo los recibiré.”’ ‘“Y yo seré para ustedes padre, y ustedes me serán hijos e
hijas,” dice Jehová el Todopoderoso.’ Por lo tanto, dado que tenemos estas promesas, amados, limpiémonos de
toda contaminación de la carne y del espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios.”—2 Corintios 6:14
a 7:1; Isaías 52:11; Jeremías 31:9.
w01 1/11 págs. 28. - Bendiciones en la actualidad
Estos relatos demuestran que la vida de quienes sirven a Dios posee verdadero sentido. El pueblo de Jehová
recibe innumerables bendiciones cuando cultiva cualidades como la obediencia, la fe y el aprecio por los asuntos
espirituales.
¿Cómo se nos bendice? Pues bien, mientras que millones de personas de la cristiandad padecen hambre
espiritual, nosotros estamos “radiantes por la bondad de Jehová” (Jeremías 31:12). Mediante Jesucristo y “el
esclavo fiel y discreto”, Dios nos suministra una gran cantidad de alimento espiritual, el cual nos ayuda a
permanecer en “el camino que conduce a la vida” (Mateo 7:13, 14; 24:45; Juan 17:3). El compañerismo con
nuestra hermandad cristiana es otra maravillosa bendición. Reunirnos en la congregación y en otras ocasiones
con hermanos en la fe que demuestran amor y que se esfuerzan de todo corazón por ponerse “la nueva
personalidad” es una fuente de gran felicidad (Colosenses 3:8-10; Salmo 133:1). No obstante, la mayor bendición
que recibimos es el preciado privilegio de tener una relación personal con Jehová Dios y seguir los pasos de su
Hijo, Cristo Jesús (Romanos 5:1, 8; Filipenses 3:8).
g84 22/4 pág11, párr.1 pág.13. párrs. 1,2,3- El baile es sólo un placer inocente, ¿no es cierto?
EL BAILE puede considerarse un don proveniente de nuestro Creador, el cual nos proporciona otro medio de
expresar gozo. En la antigüedad Sus adoradores cantaban y ‘se regocijaban en la danza’ (Jeremías 31:12, 13).
El baile puede ser un medio de diversión y relajamiento placentero también. En la parábola de Jesús del hijo
pródigo, junto con el regocijo que suscitó el regreso del hijo hubo “un concierto de música y danzas”. (Lucas
15:25.)
En el pasado era común que los jóvenes aprendieran a bailar de sus padres y de otras personas mayores.
¡Tales bailes frecuentemente se pasaban de generación en generación! En cierta ocasión nuestro Creador dijo a
los israelitas: “Se regocijará la virgen en la danza, también los jóvenes y los viejos, todos juntos” (Jeremías
31:13). Probablemente participaban en bailes en grupo, tales como “danzas de corro” (Jueces 21:21; Salmo
150:4). ¡Los jóvenes y los mayores aún pueden disfrutar de bailar juntos!
En muchos países todavía son populares los bailes en grupo. En los Estados Unidos hay lo que se llama
“square dances”, es decir, bailes de figuras. Éstos pueden ser una forma de entretenimiento agradable en el que
pueden participar personas de todas edades. A los mejicanos les gusta “La Raspa”. Los griegos todavía disfrutan
de sus danzas de corro. Si tú organizas una reunión social en la que se ha de bailar, ¿por qué no invitas a tus
padres y a algunas personas mayores? Tal vez ellos puedan enseñarte uno o dos pasos a ti y puedas disfrutar
del baile con ellos.
Los mayores pueden enseñarte algunos de los bailes de antaño. En la presencia de los padres y otras
personas respetables, no llegará a desarrollarse un espíritu de juerga. Por lo tanto, opta a favor de reuniones
sociales que se celebren en el hogar en presencia de familias enteras. ¡Rechaza toda música que degrade y
canciones cuya letra sea deshonrosa! Mantén el entretenimiento en su debido lugar, de modo que no ocupe
demasiado de tu tiempo y atención. Si sigues estas sugerencias, hallarás disfrute al hacer del baile un verdadero
placer inocente.
g87 8/8 pág15, - La esperanza para los muertos... pronto será una realidad
La profecía bíblica indica que estamos cerca del tiempo en que Dios actuará para restaurar a la humanidad
obediente a una condición de paz y de vida eterna. Dios promete: “Cambiaré su duelo en alborozo, y de veras los
consolaré y los regocijaré, librados de su desconsuelo”. “‘Detén tu voz del llanto, y tus ojos de lágrimas, porque
existe un galardón para tu actividad —es la expresión de Jehová—, y ellos ciertamente volverán de la tierra del
enemigo [la muerte]’.” (Jeremías 31:13-17.)
jr- Cap. 1 págs, 5, párr. 4. - ¿Qué concepto tienen algunas personas de los libros de Jeremías y
Lamentaciones, y por qué es erróneo?
4 Es cierto que Jeremías escribió amonestaciones y consejos en términos muy francos, ¿pero acaso no es eso lo
que hace un amigo a veces? Hasta Jesús corrigió abiertamente a sus amigos, los apóstoles, cuando
manifestaron una mala actitud (Mar. 9:33-37). No obstante, el grueso de su mensaje fue positivo, pues mostró
cómo lograr la aprobación de Dios y la felicidad futura (Mat. 5:3-10, 43-45). Algo parecido sucede con los escritos
de Jeremías, los cuales forman parte de “toda Escritura”, que es útil para “rectificar las cosas” (2 Tim. 3:16). Por
un lado, exponen claramente el parecer de Dios sobre los que afirmaban servirle pero merecían cosechar las
consecuencias de sus malos actos; por otro, contienen un mensaje esperanzador y nos muestran cómo gozar de
un futuro bendito. Los libros de Jeremías y Lamentaciones incluyen profecías sobre la manera como Dios trataría
a su pueblo, cuyo cumplimiento nos atañe directamente hoy día; además, encierran declaraciones positivas que
nos llenan de ánimo (léanse Jeremías 31:13, 33, 33:10, 11 y Lamentaciones 3:22, 23).
rs- pág, 246, párrs. 5. - Muerte
Dios no se “lleva” a los niños, quitándoselos a los padres, como dicen algunos. Aunque la Tierra produce
bastante alimento, elementos políticos y comerciales egoístas a menudo estorban la distribución del alimento a
quienes más lo necesitan, lo cual resulta en muerte por desnutrición. Algunos niños mueren en accidentes, tal
como algunos adultos. Pero todos hemos heredado el pecado; todos somos imperfectos. Hemos nacido en un
sistema en que todos —tanto los buenos como los malos— con el tiempo morimos (Ecl. 9:5). Pero Jehová ‘anhela’
volver a unir a los hijos con sus padres mediante la resurrección, y amorosamente ha dado pasos para hacer eso.
(Juan 5:28, 29; Job 14:14, 15; compárense con Jeremías 31:15, 16; Marcos 5:40-42.)
jr- Cap. 13, pág, 164,165, párr. 20. - ¿Por qué decimos que las profecías bíblicas, incluidas algunas de
Jeremías, tienen más de un cumplimiento?
20 Las profecías bíblicas pueden tener más de un cumplimiento. Tomemos como ejemplo la respuesta de Jesús a
la pregunta que le hicieron sus discípulos sobre la señal de su “presencia y de la conclusión del sistema de cosas”
(Mat. 24:3). Aunque esta profecía tuvo un cumplimiento entre los años 66 y 70, es obvio que en ciertos aspectos se
cumplirá también durante la “gran tribulación” que le sobrevendrá al inicuo orden de cosas actual, tribulación “como
la cual no ha sucedido una desde el principio del mundo hasta ahora, no, ni volverá a suceder” (Mat. 24:21). Las
profecías de Jeremías contienen paralelismos similares. Algunas tuvieron un cumplimiento inicial en 607 antes de
nuestra era y uno secundario mucho después, como el anuncio de que ‘Raquel lloraría a sus hijos’ (Jer. 31:15). De
hecho, varias se refieren a nuestros tiempos, y su cumplimiento nos atañe personalmente.
km- 8/02. pág. 5, - Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático
4. Por la manera en que Mateo aplicó la profecía de Jeremías, “la tierra del enemigo” se refiere a la tierra de la
muerte, de la que regresarán en la resurrección las jóvenes víctimas inocentes que asesinó Herodes el Grande
(Jer. 31:15, 16; Mat. 2:17, 18) [lectura semanal de la Biblia; véase w79-S 1/11 pág. 19 §13]. Cierto.
7. Lamentaciones 5:7 indica con claridad que Jehová castiga directamente a los hijos por los pecados de sus
padres [lectura semanal de la Biblia; véase w88-S 1/9 pág. 27, recuadro] Falso. Aunque las generaciones
posteriores sufren las consecuencias del mal proceder, hemos de rendir cuentas a Dios personalmente
(Jer. 31:29, 30; Rom. 14:12).
w80 15/3 pág 15. - ¿Recuerda usted?
● ¿Cómo se puede probar que los infantes habrán de ser resucitados?
Según Mateo 2:17, 18 la profecía de que Raquel lloraba a sus hijos se cumplió cuando Herodes ordenó la
matanza de todos los varoncitos de dos años de edad y menos en Belén y sus alrededores. (Jer. 31:15) La
profecía añade: “‘Detén tu voz del llanto, y tus ojos de lágrimas, porque existe un galardón para tu actividad,’ es
la expresión de Jehová, ‘y ellos ciertamente volverán de la tierra del enemigo.’” (Jer. 31:16) Los infantes que
fueron degollados podían regresar del Seol solo por medio de ser resucitados de entre los muertos, y de ese
modo traerían consuelo a las madres que los habían perdido en la muerte.—1/11/79 págs. 18, 19.
jr- Cap. 6 pág, 74. - ¿qué es el arrepentimiento?
Las palabras bíblicas en hebreo y griego vinculadas al arrepentimiento tienen que ver con la actitud de la
persona y con el cambio de mentalidad que se produce tocante a una conducta del pasado o algo que se
pretendía hacer. También aluden a sus sentimientos, entre ellos el pesar y el consuelo que siente (2 Sam. 13:39;
Job 42:6). La Biblia deja claro que el verdadero arrepentimiento implica acciones movidas por sentimientos
fuertes y sinceros. Esta es la clase de contrición que espera Jehová de todos los que claman por el perdón de
pecados (Jer. 31:18, 19).
w81 1/11 pág 527, párr. 5. - ¿Cómo influirán en el juicio que emitan los ancianos las lágrimas o señales
de emoción?
17 Estos ejemplos bíblicos subrayan la razón por la cual los ancianos no pueden limitarse a una manifestación de
emoción como la base para juzgar. Las personas difieren unas de otras en cuanto a temperamento y dominio de
sí mismas. Por eso, sea que haya lágrimas o no, lo importante es que al malhechor se le haya conmovido el
corazón, que tenga un espíritu de agonía o sentimiento de profunda pena debido a haber ofendido a Jehová y
causado daño a su relación con Dios. (Sal. 51:1-4) Por consiguiente, los ancianos probablemente querrán saber
si el malhechor le ha confesado el mal en oración a Jehová, y ha buscado el perdón de Dios, como lo hizo
David.—Sal. 32:3-5; 41:4; Jer. 31:19.
ip-1. Cap. 15, pág, 206,207, párrs. 36,37. - ¿En qué sentido viven hoy millones de personas como si
hubiera una calzada entre “Asiria” y “Egipto”?
36 En el pasado, cuando Jehová rescató a su pueblo de otras naciones, le hizo calzadas hacia la libertad, por
así decirlo (Isaías 11:16; 35:8-10; 49:11-13; Jeremías 31:21). Esta profecía tuvo un cumplimiento limitado tras la
derrota de Babilonia, cuando muchos de los exiliados en Asiria y Egipto, así como en Babilonia, fueron llevados
de vuelta a la Tierra Prometida (Isaías 11:11). Pero ¿y en tiempos modernos?
37 En la actualidad, el resto de israelitas espirituales ungidos es “una bendición en medio de la tierra”, pues
promueve la adoración verdadera y está declarando el mensaje del Reino a gente de todas las naciones. Algunas
de estas son como Asiria, de un marcado carácter militarista. Otras son más liberales, quizá como Egipto, que
una vez fue “el rey del sur” de la profecía de Daniel (Daniel 11:5, 8). Millones de personas del mundo entero,
tanto de los países militaristas como de los más liberales, han emprendido el camino de la adoración verdadera y
‘prestan servicio’ en unidad, sin que existan barreras nacionalistas que las separen. Por su amor mutuo,
verdaderamente puede decirse que ‘Asiria entra en Egipto y Egipto en Asiria’, como si hubiera una calzada que
comunicara a ambas naciones (1 Pedro 2:17).
kj- Cap. 7, págs, 118,125, párrs. 12,27,28. - ¿qué curso religioso ha seguido la cristiandad? ¿Le hace
Jehová alguna injusticia al traer los caminos de ella sobre ella?
12 La inmoralidad corporal es inmunda. La inmoralidad espiritual, o fornicación espiritual, es peor todavía.
Fornicación espiritual... de eso eran culpables aquellos israelitas de la antigüedad a grado sumamente alarmante y
desagradable. Por medio del pacto que Jehová había establecido mediante el profeta Moisés en 1513 a. de
la E.C., Jehová había introducido a la nación de Israel en una relación de matrimonio con él. Él era como Esposo
celestial para la nación. (Jeremías 31:31, 32) Pero la nación no apreció su relación bendita con él, sino que se
unió a dioses falsos en adoración idolátrica. Al hacer esto la nación cometió inmoralidad espiritual. ¿Era punible la
fornicación física de acuerdo con la ley de Jehová? Sí. Igualmente, la fornicación o inmoralidad espiritual era
punible, se castigaba, porque significaba infidelidad al pacto de la nación con él. Continuando, Jehová dijo por
Ezequiel cómo serían castigados los israelitas desleales y sufrirían por su inmoralidad espiritual:
27 Hoy la cristiandad ha estado más tiempo en existencia que los 860 años que la casa de Israel estuvo en la Tierra
Prometida para cuando Ezequiel fue nombrado profeta y atalaya sobre Israel. Tiene un registro más largo de
cometer cosas detestables en su dominio religioso. Se ha tardado más tiempo en llegar a su día de ajuste de
cuentas. Pero ahora al fin su pecado la ha hallado, la ha alcanzado. El fin que Jehová ha decretado para ella está
por sobrevenirle, y ella no puede esperar misericordia alguna de Él. Ha pasado de toda posibilidad de arrepentirse
y convertirse a Él.
28 Tal como se predijo acerca de estos últimos días, la cristiandad ha tenido una “forma de piedad,” una “forma de
devoción piadosa,” pero todo el tiempo ha estado “negando el poder de ella,” o ‘resultando falsa a su poder.’
(2 Timoteo 3:1-5, AV; NM) Al no ser fiel a la Santa Biblia, pasó por alto al Dios que se manifiesta en la Biblia,
Jehová. Él no le causa injusticia a ella al hacer que caigan sobre ella las consecuencias de sus caminos y al
mostrarle lo detestables que le son a Él las cosas religiosas de ella. Cuando le llegue su fin es adecuado que ella
sepa que de veras hay un Dios que se llama Jehová, que da galardones correspondientes.
ip-2. Cap. 11, pág, 152,153, párr. 2. - ¿Por qué pregunta Jehová dónde está “el certificado de divorcio”?
2 Judá no puede culpar a nadie más que a sí misma, ni afirmar que su destrucción se deba a que Jehová la haya
traicionado o haya faltado a su alianza con la nación. El Creador no viola los pactos que establece (Jeremías
31:32; Daniel 9:27; Revelación [Apocalipsis] 15:4). Subrayando este hecho, pregunta a los judíos: “¿Dónde, pues,
está el certificado de divorcio de la madre de ustedes, a la cual yo despedí?” (Isaías 50:1a). La Ley mosaica
estipula que el hombre que se divorcie le dé un certificado a su esposa, lo que la deja libre para volver a casarse
(Deuteronomio 24:1, 2). En sentido figurado, Jehová no ha extendido tal documento a Judá, sino solo a la hermana
de esta, el reino de Israel. Por lo tanto, todavía es su “dueño marital” (Jeremías 3:8, 14). Judá no está libre,
ni mucho menos, para comprometerse con naciones paganas. Dios mantendrá su relación con ella “hasta que
venga Siló”, el Mesías (Génesis 49:10).
wi Pág. 27, párrs. 11,13. -¿Por qué se necesitaban más Escrituras? ¿Por qué fue necesario que Dios
inspirara estos escritos?
11 En un principio todos los seguidores de Jesús eran judíos. De hecho, miles de judíos del siglo I, entre ellos
“una gran muchedumbre de sacerdotes”, aceptaron a Jesús como el ‘profeta como Moisés’: el Mesías. (Hechos
2:5, 37, 41; 4:4; 6:7; Deuteronomio 18:18.) Aquellos judíos constituyeron el fundamento de un nuevo grupo
internacional de adoradores de Jehová Dios, establecido legalmente sobre “un nuevo pacto” mediado por el
profeta semejante a Moisés. (Jeremías 31:30-33 [31:31-34, NM].)
12 Con el nuevo pacto surgió la necesidad de más libros inspirados que añadieran la información necesaria
para los que iban a servir en el marco del nuevo pacto. Estos libros fueron las Escrituras Griegas Cristianas,
escritas en su totalidad por judíos. Relatan la vida y las enseñanzas de Jesús, dan detalles acerca de muchas
profecías de las Escrituras Hebreas y aclaran aspectos del Mesías y de la función que este cumple en el
propósito divino. Incluyen, además, cartas de consejo y estímulo para el nuevo grupo internacional de
adoradores.
km- 4/96. pág. 5, - Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático
El pacto mencionado en Jeremías 31:31, 33 es el pacto para un Reino que Jesús celebra con sus seguidores
ungidos [13, si-S pág. 129 §38]. Falso. Jeremías 31:31, 33 se refiere al nuevo pacto, no al pacto para un Reino
ms- págs, 360,361. - pactos - Jehová hizo el nuevo pacto con Israel espiritual, que incluye a judíos y
gentiles
Jer. 31:31, 33 “‘¡Mira! Vienen días,’ es la expresión de Jehová, ‘y yo ciertamente celebraré con la casa de
Israel y con la casa de Judá un nuevo pacto. Porque éste es el pacto que celebraré con la casa de Israel después
de aquellos días,’ es la expresión de Jehová. ‘Ciertamente pondré mi ley dentro de ellos, y en su corazón la
escribiré. Y ciertamente llegaré a ser su Dios, y ellos mismos llegarán a ser mi pueblo.’”
w73 1/2 pág 79,80, párr.20 - ¿Cómo difiere el nuevo pacto del pacto de la Ley? y ¿Por qué no da lugar a
normas inferiores entre los cristianos la ausencia de un código detallado?
20 Sin embargo, mientras todavía estaba en vigencia ese código de la Ley, Jehová predijo que haría un nuevo
pacto con personas que tendrían su ley puesta “dentro de ellos,” no por medio de algún código esculpido o
impreso, sino ‘escrita en sus corazones.’ (Jer. 31:33) Ese nuevo pacto fue hecho con el Israel espiritual, la
congregación cristiana. Ellos no están bajo el código de la Ley que se dio a Israel. (Gál. 4:4, 5; Heb. 8:7-13) ¿Da
lugar a una norma inferior de moralidad entre los cristianos esta ausencia de un código tan detallado? No, al
contrario, el cristianismo requiere normas aun superiores, como lo mostraron las propias enseñanzas de Jesús.
(Mat. 5:21, 22, 27, 28, 31-48) Y claramente requiere mayor ejercicio de conciencia. Como cristianos somos
probados en cuanto a si tenemos ‘escritos en nuestro corazón’ los caminos de Dios o no. El no estar colocados
bajo un código detallado nos pone a prueba en cuanto a lo que hay realmente en nuestro corazón.
ip-2. Cap. 13, pág, 180,181, párrs. 2,3. - ¿Por qué puede llamarse “hija de Sión” a la congregación de
cristianos ungidos, y de qué se les libera?
2 Mediante Isaías, Jehová llama a Sión, Su ciudad amada: “¡Despierta, despierta, ponte tu fuerza, oh Sión!
¡Ponte tus hermosas prendas de vestir, oh Jerusalén, la ciudad santa! Porque ya no volverá a entrar en ti
el incircunciso e inmundo. Sacúdete y líbrate del polvo, levántate, toma asiento, oh Jerusalén. Suéltate
las ataduras de tu cuello, oh cautiva hija de Sión” (Isaías 52:1, 2). Al haber incurrido sus habitantes en la ira
divina, Jerusalén ha yacido desolada setenta años (2 Reyes 24:4; 2 Crónicas 36:15-21; Jeremías 25:8-11; Daniel
9:2). Ya es hora de que despierte de su prolongada inactividad y se vista con las hermosas prendas de la
libertad. Jehová ha movido el corazón de Ciro para que libere a la “cautiva hija de Sión” a fin de que los antiguos
moradores de Jerusalén, junto con su prole, salgan de Babilonia, regresen a su ciudad y restablezcan la
adoración verdadera. Ningún incircunciso ni inmundo podrá hallarse en la capital de Judá (Esdras 1:1-4).
3 Estas palabras de Isaías se cumplen asimismo en la congregación de cristianos ungidos. De ella puede
decirse que es la moderna “hija de Sión”, ya que su madre es “la Jerusalén de arriba”. Una vez liberados de las
enseñanzas paganas y doctrinas apóstatas, los ungidos deben mantenerse puros ante Jehová,
no circuncidándose la carne, sino el corazón (Jeremías 31:33; Romanos 2:25-29). Ello supone preservar su
pureza espiritual, mental y moral (1 Corintios 7:19; Efesios 2:3).
w07 15/3 pág. 11 párr.2. - Puntos sobresalientes del libro de Jeremías
31:33. ¿En qué sentido se tiene la ley de Dios escrita en el corazón? Cuando alguien ama la ley divina al grado
de sentir un ferviente deseo de hacer la voluntad de Jehová, puede decirse que tiene esa ley escrita en el corazón.
jr- Cap. 14, pág, 173, párrs. 11. - ¿Sobre qué se escribe la ley del nuevo pacto? b) ¿Por qué les interesa a
las “otras ovejas” la ley del nuevo pacto?
11 ¿Qué otras características distintivas tiene el nuevo pacto? Una diferencia fundamental entre este y el de la
Ley mosaica es el material sobre el que fueron escritos (léase Jeremías 31:33). Los Diez Mandamientos del pacto
de la Ley fueron escritos en tablas de piedra, que finalmente desaparecieron. Por otro lado, Jeremías profetizó que
la ley del nuevo pacto se escribiría en corazones humanos y no tendría fin. Los cristianos ungidos, participantes de
este nuevo pacto, valoran muchísimo esta ley. ¿Y cómo la ven quienes no están directamente implicados en el
nuevo pacto, las “otras ovejas”, que tienen la esperanza de vivir para siempre en la Tierra? (Juan 10:16.) Estos
también se deleitan en la ley de Dios. En cierto sentido son como los residentes forasteros de Israel, quienes
aceptaron la Ley de Moisés y se beneficiaron de ella (Lev. 24:22; Núm. 15:15).
T-18. Pág. 3,4 - Los testigos de Jehová. ¿Qué creencias tienen?
Así pues, los testigos de Jehová aceptamos a Jesús como el Mesías, el medio legal provisto por Dios para
rescatar a la humanidad de las consecuencias del pecado de Adán. El pacto de la Ley Mosaica indicó que para la
expiación de los pecados se necesitaba un sacrificio. (Levítico 16:6, 11, 15, 30; Números 15:22-29.) Ahora bien,
el pacto mosaico era condicional y fue temporal. (Éxodo 19:5, 6.) El profeta Jeremías habló de “un nuevo pacto”
por el cual se perdonarían los pecados de manera total y permanente. (Jeremías 31:31-34.) Este “nuevo pacto”,
que se basaría en un sacrificio perfecto, suministraría el medio de introducir a las personas fieles en el prometido
Paraíso terrenal. (Isaías 53:4-6, 10-12; 65:21-25.)
Los testigos de Jehová no somos parte de la cristiandad. De hecho, esta se fundó unos 300 años después de
la muerte de Jesús, y sus creencias se han desviado mucho de lo que Jesús enseñó. Por ejemplo, no aceptamos
la creencia trinitaria de la cristiandad de que Jesús es Dios mismo. Ningún pasaje de las Escrituras contiene esa
doctrina blasfema. (Deuteronomio 6:4; Marcos 12:29; Juan 14:28.) No utilizamos la cruz como símbolo, y nos
abstenemos por completo de emplear imágenes en nuestra adoración. Todas estas cosas las condena la Biblia.
(Éxodo 20:3-5; 1 Juan 5:21.)
gu. Pág. 29, - ¿Es el texto de las Santas Escrituras una guía confiable de Dios?
¿Han alterado el judaísmo y la cristiandad la Torá y el Evangelio (Inchīl)?
POR LO general, las personas tratan de cambiar aquello que las molesta. Pero Dios no permitió que ningún
opositor alterara sus libros sagrados. Piense un momento: Si fuera cierto que los judíos consiguieron modificar
las palabras de los libros divinos, ¿por qué no alteraron los textos que denuncian su desobediencia y rebelión
contra Dios? ¿Y por qué dejaron intactos los pasajes que revelan que Dios trataría con otras naciones y que
pondría fin al pacto que había hecho con ellos como su pueblo especial? (Isaías 1:2-20; Jeremías 31:31-34;
Daniel 9:24-27.) Además, ¿por qué no cambiaron los judíos el texto de las muchas profecías sobre Cristo para
justificar su rechazo a él? (Véase el párr. 15 de la pág. 18.) Del mismo modo, si la cristiandad hubiera conseguido
alterar las Santas Escrituras, ¿por qué no ha podido tergiversar los textos que refutan sus creencias? (Véase el
recuadro de la pág. 5.) Podemos tener la plena confianza de que Dios ha conservado la pureza del mensaje de
sus libros, a fin de que hoy toda la humanidad cuente con su guía.
kc. Cap. 7, pág, 63, párr. 18. -¿Qué se logró, que fuera de beneficio, en la primera venida del Mesías?
18 Entonces, ¿qué se lograría con la primera venida del Mesías? Gabriel había dicho a Daniel:
“Hay setenta semanas que han sido determinadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad, para
poner fin a la transgresión, y para acabar con el pecado, y para hacer expiación por el error, y para
introducir la justicia para tiempos indefinidos.” (Daniel 9:24a)
¡Antes de su muerte, y por ella, “Mesías el Caudillo” lograría todo esto! Esto no sería una liberación política, sino
una maravillosa liberación espiritual. Mediante el poder rescatador de su vida humana perfecta, dada en
sacrificio, Jesús removería la mancha del pecado y la transgresión de sobre los que lo aceptaran como el
Mesías, y los introduciría en “un nuevo pacto” como el espiritual “Israel de Dios.”—Gálatas 6:16; Jeremías 31:31,
33, 34.
si. pág, 246 párr. 17. -¿En qué es superior el nuevo pacto?
17 La superioridad del nuevo pacto (8:1–10:31). Se muestra que Jesús es el “mediador de un pacto
correspondientemente mejor, que ha sido establecido legalmente sobre mejores promesas” (8:6). Pablo cita todo
Jeremías 31:31-34 y muestra que los que están en el nuevo pacto tienen las leyes de Dios escritas en la mente y
el corazón, que todos conocerán a Jehová y que Jehová ‘de ningún modo recordará más sus pecados’. Este
“nuevo pacto” ha hecho anticuado al anterior (el pacto de la Ley), que está “próximo a desvanecerse”. (Heb.
8:12, 13.)
bt- Cap. 23, pág, 182,183, párrs. 7,8. - ¿Qué forma de pensar equivocada tenían muchos cristianos de
Judea? ¿Por qué no incurrían en apostasía quienes se apegaban a la Ley, pero si que tenían que hacer?
7 La Ley de Moisés había quedado abolida hacía más de dos décadas (Col. 2:14). Entonces, ¿por qué se
aferraban a ella tantos cristianos? Es cierto que en el año 49 los apóstoles y los ancianos de Jerusalén habían
mandado a las congregaciones una carta donde explicaban que los fieles de origen gentil no tenían que
someterse ni a la circuncisión ni a la Ley mosaica; sin embargo, no hablaron de los hermanos judíos (Hech.
15:23-29). En este último grupo había muchos que estaban convencidos de que ese código seguía vigente.
8 ¿Impedía esa equivocación que fueran cristianos? No, pues no estaban adorando dioses falsos
ni negándose a dejar prácticas paganas. La Ley por la que tanto apego sentían la había dado el propio Jehová,
así que no tenía nada malo ni demoníaco. Pero los cristianos habían entrado en el nuevo pacto, y aquel código
pertenecía al antiguo, de modo que sus disposiciones se habían vuelto obsoletas. ¿En qué situación se
encontraban los discípulos hebreos que seguían con tanto celo la Ley? Estaban demostrando falta de confianza
en la congregación cristiana y poco entendimiento. Por lo tanto, era preciso que modificaran su actitud de
acuerdo con la revelación progresiva de la verdad (Jer. 31:31-34; Luc. 22:20).
fm- Cap. 9, pág, 128, párr. 4. - ¿Quiénes hoy día siguen el patrón o modelo de aquellos judíos de
Esmirna?
4 No se explica de qué manera blasfemaban contra la congregación cristiana los judíos naturales, circuncisos y
no creyentes de Esmirna. Probablemente era como la blasfemia abusiva que se dirigió contra el apóstol Pablo en
Antioquía de Pisidia y en Corinto. (Hechos 13:45; 18:6) Estos blasfemadores se enorgullecían de ser judíos por
nacimiento carnal y circuncisión; pero habían cesado de ser verdaderos judíos. ¿Por qué? Porque no demostraban
ser judíos interiormente, circuncisos de corazón; no habían llegado a ser israelitas espirituales como la
congregación de Esmirna. Aquellos judíos no creyentes asistían a la sinagoga local pero no eran la sinagoga de
Jehová Dios, sino la “sinagoga de Satanás”; su blasfemia mostraba la realidad de este hecho. Resistían a Jehová
Dios y a su Mesías Jesús, y así se ponían en la misma clase que Satanás, porque el nombre Satanás significa
“Resistidor.” No estaban en el nuevo pacto que había sido mediado por Jesucristo sobre el sacrificio de su propia
vida humana perfecta. (Jeremías 31:31-34; Mateo 26:27, 28; Lucas 22:20; 1 Timoteo 2:5, 6) Así mismo hoy día, al
resto de israelitas espirituales no debe preocuparles el que blasfemen contra ellos clérigos que meramente afirman
ser judíos espirituales.
jr- Cap. 14, págs, 179, párrs. 21. - ¿Por qué ya no hace falta que alguien nos inste a ‘conocer a Jehová’?
21 Otro aspecto importante del nuevo pacto es el siguiente: “Pondré mi ley dentro de ellos, y en su corazón la
escribiré. Y ciertamente llegaré a ser su Dios [...]. Y ya no enseñarán cada uno a su compañero y cada uno a su
hermano, diciendo: ‘¡Conozcan a Jehová!’, porque todos ellos me conocerán” (Jer. 31:33, 34). Los ungidos que
hoy viven en la Tierra han demostrado que tienen la ley de Dios en su interior. Aman las verdades contenidas en
ella en vez de confiar en las doctrinas de los hombres y han transmitido felices el conocimiento bíblico a quienes
forman la gran muchedumbre. Así, estos que tienen la esperanza de vivir en la Tierra también han llegado a
conocer y amar a Jehová. Se someten voluntariamente a su dirección y confían en sus promesas. De seguro usted
es uno de ellos, pues conoce bien a Dios y tiene una relación personal con él. ¿No es este otro gran beneficio?
jr- Cap. 14, págs, 176-178, párrs. 21. - ¿En qué sentido no ‘se acuerda’ más Jehová de los pecados?- ¿Qué
lección sobre el perdón encierra el nuevo pacto?
17 ¿Qué ocurre con los pecados de quienes tienen el favor de Dios? Como se mencionó antes, Jehová dijo por
medio de Jeremías: “Perdonaré su error, y no me acordaré más de su pecado” (Jer. 31:34). Dios hace esto con
los ungidos en virtud del sacrificio de Jesús. Igualmente, puede perdonar los pecados de la gran muchedumbre
gracias a la misma “sangre del pacto”. El que Jeremías dijera que Dios no ‘se acordaría’ más de los pecados
no significa que perdería la memoria y ya no podría recordarlos. Más bien, indica que él echa los pecados tras
sus espaldas una vez que ha administrado la disciplina necesaria y ha perdonado al pecador arrepentido.
Pensemos en los pecados que cometió el rey David relacionados con Bat-seba y Urías. David recibió disciplina y
sufrió las consecuencias (2 Sam. 11:4, 15, 27; 12:9-14; Isa. 38:17). Sin embargo, Dios no siguió imputándole sus
pecados (léase 2 Crónicas 7:17, 18). Como se señala en el nuevo pacto, una vez que él perdona los pecados
mediante el sacrificio de Jesús, ya no los recuerda más (Eze. 18:21, 22).
18 Por consiguiente, el nuevo pacto subraya una maravillosa cualidad de Jehová en sus tratos con los seres
humanos imperfectos, tanto los ungidos, que entran en el pacto, como los que tienen una esperanza terrestre.
Podemos confiar en que una vez que Jehová perdona nuestros pecados, ya no vuelve a sacarlos a colación. De
modo que la promesa de Dios sobre el nuevo pacto encierra una lección para cada uno de nosotros. Debemos
preguntarnos: “¿Procuro imitar a Jehová no sacando a relucir los errores de los demás, ofensas que he dicho que
ya he perdonado?” (Mat. 6:14, 15). Esta enseñanza se hace extensiva tanto a ofensas de poca monta como a
asuntos muy importantes, como el caso de que un cónyuge cristiano haya cometido adulterio, que es un pecado.
Si el cónyuge inocente decide aceptar el arrepentimiento del culpable, no debe ‘acordarse más de su pecado’.
Quizás no sea fácil echar los errores ajenos tras las espaldas, pero esta es una manera de imitar a Jehová.
19 Esta lección que se desprende del nuevo pacto es también aplicable al caso de alguien que estuvo
expulsado pero que se arrepintió y fue readmitido en la congregación. ¿Cómo reaccionaríamos si tal persona nos
hubiera defraudado o difamado de alguna manera? Ahora que vuelve a ser parte de la congregación, ¿cómo
influirá en nuestra manera de pensar y actuar lo que dice Jeremías 31:34? ¿La perdonaremos y no volveremos a
sacar a relucir su falta? (2 Cor. 2:6-8.) Eso es algo que todos los que apreciamos el valor del nuevo pacto
debemos poner en práctica.
jr- Cap. 14, pág, 170,171, párrs. 5,6,7. -¿Cómo se sienten algunos por sus pecados? - ¿Por qué nos
animará el análisis del nuevo pacto?
5 Ya podemos vislumbrar por qué, incluso estando en vigor el pacto de la Ley, Dios impulsó a Jeremías a
profetizar acerca de otro pacto: el nuevo pacto. Ahora bien, por su amor y bondad, Jehová quiso ofrecer ayuda
permanente a más de una nación. Mediante Jeremías, dijo sobre los que estarían incluidos en la futura alianza:
“Perdonaré su error, y no me acordaré más de su pecado” (Jer. 31:34). Aunque aquella promesa se hizo en el
pasado, ofrece un maravilloso porvenir a toda la humanidad. ¿Cómo?
6 Aún somos imperfectos, y con frecuencia nos damos cuenta de esta cruda realidad. Sirvan de muestra las
palabras de un hermano que luchaba contra una falta seria: “Cuando volvía a caer, me sentía fatal. Pensaba que
nunca podría pagar por lo que había hecho. Me costaba muchísimo orar. Empezaba diciendo: ‘Jehová, no sé si
vas a oír esta oración, pero...’”. Algunos que han sufrido una recaída o han cometido un pecado han sentido
como si “una masa de nubes” estuviera obstaculizando sus oraciones (Lam. 3:44). Otros se han visto acosados
por los recuerdos de males cometidos, incluso años después del incidente. Hasta cristianos ejemplares tal vez
digan cosas que luego lamenten (Sant. 3:5-10).
7 Nadie debe pensar que nunca va a caer en un mal proceder (1 Cor. 10:12). Inclusive el apóstol Pablo
reconoció que cometía errores (léase Romanos 7:21-25). Es entonces cuando debe venirnos a la mente el nuevo
pacto. Un aspecto esencial de este sería que Dios no recordaría los pecados. ¡Qué beneficio tan singular! El
propio Jeremías debió de sentirse emocionado, y nosotros también podemos sentirnos igual si aprendemos más
sobre el nuevo pacto y sus beneficios.
w84 15/6 pág 16, párr. 7. - ¿Cómo nos beneficia el conocer la ley de Dios y andar en ella? y ¿A qué se
refiere la palabra “Tora”, pero bajo qué arreglo se hallan los cristianos?
7 Cuando comparamos la ley de Jehová con las leyes internacionales y nacionales de los países que están bajo
el control invisible del “padre de la mentira”, Satanás el Diablo, podemos decir al igual que el salmista: “Tu ley es
la verdad. Tú estás cerca, oh Jehová, y todos tus mandamientos son la verdad” (Juan 8:44; Salmo 119:142, 151).
Por eso, al ‘andar en la ley de Jehová’ se nos protege, al igual que al salmista, de andar en el camino del error
mundano, lo cual nos perjudicaría en sentido físico y espiritual. Esto resulta en felicidad para nosotros. (Salmo
119:1). Resulta en que tengamos la aprobación y bendición divinas. Tiene buen efecto en nuestro corazón, tal
como se indica en Salmo 119:97, 126 y 127. El salmista estaba bajo el pacto de la Ley mosaica que contenía la
“Tora”, el conjunto de leyes divinas compuesto de centenares de leyes claras. Los testigos ungidos de Jehová de
hoy día están bajo el nuevo pacto (del que Jesucristo es el Mediador) con una “ley” que está escrita, por decirlo
así, “en su corazón” (Jeremías 31:31-34). Por medio de estudiar las Escrituras Griegas Cristianas se familiarizan
con la “ley” del nuevo pacto y sus mandamientos.
W11 1/10 pág. 4, párr.2. - 1 Dios es un misterio. ¿Cierto o falso?
Lo que enseña la Biblia: Jesús afirmó que quienes adquieran “conocimiento [del] único Dios verdadero” tendrán
muchas bendiciones (Juan 17:3). Pero ¿cómo podríamos conocer a Dios si fuera un misterio? Lejos de ocultarse,
él desea que todos lo conozcan (Jeremías 31:34).
sl- Cap. 6 págs, 97,98, párr. 18. - ¿Por medio de qué pacto tiene Jehová un pueblo en relación con él hoy?
Y ¿Quiénes son el pueblo que se apega fielmente a este nuevo pacto?
18 Allá en el sexto siglo a. de la E.C. los que no deberían haber sido los “prisioneros” de la antigua Babilonia eran
los que estaban en el pacto de la Ley Mosaica con Jehová Dios. Si ellos hubieran cumplido amorosamente sus
obligaciones de pacto con Él, no hubieran sido personas en el exilio en la pagana Babilonia, muy lejos de su
propio país desolado. Hoy, Jehová todavía tiene un pueblo en relación con Él por medio de un pacto nacional. De
este pacto, el Siervo Mesiánico de Jehová es el Mediador, uno mayor que el profeta Moisés. El pacto de ellos es
el que reemplazó al pacto de la Ley Mosaica en el año 33 E.C. Es el nuevo pacto, predicho en Jeremías 31:31-
34. Jesucristo, cuando estableció la Cena del Señor en conmemoración de su muerte de sacrificio, dijo que su
sangre proveía el medio de sellar y validar ese nuevo pacto. (Mateo 26:26-30; Lucas 22:19, 20; 1 Corintios 11:20-
26) Obedientemente, los testigos cristianos de Jehová celebran esta Cena del Señor cada año en su fecha de
aniversario. Se apegan fielmente al nuevo pacto de Jehová
cj- Cap. 1 págs, 32,33. - porque desciende del Padre de las luces celestes
“Toda dádiva buena y todo don perfecto” se origina del Padre o el Creador de las “luces celestes”... el Sol, la
Luna y las estrellas. Él se describe como el “Dador del sol para la luz de día, los estatutos de la luna y las
estrellas para luz de noche, Aquel que agita el mar para que se pongan bulliciosas sus olas, Aquel cuyo nombre
es Jehová de los ejércitos.” (Jer. 31:35) Sin embargo, él no es simplemente el Hacedor de los cuerpos celestes;
también es la fuente de la iluminación espiritual. El apóstol Pablo escribe: “Porque Dios es el que dijo: ‘De la
oscuridad resplandezca la luz,’ y él ha resplandecido en nuestros corazones para iluminarlos con el glorioso
conocimiento de Dios por el rostro de Cristo.” (2 Cor. 4:6)
it- 2 . sol
La mayor de las dos lumbreras celestes de la Tierra; la principal fuente de energía, sin la cual sería imposible la
vida en este planeta. El Sol (heb. sché·mesch; gr. hē ·li·os) y la Luna sirven al hombre de reloj para medir las
estaciones, los días y los años. (Gé 1:14-18.) Esta lumbrera es un regalo del “Padre de las luces celestes”, quien
hace que brille sobre todos por igual, tanto sobre inicuos como sobre buenos. (Snt 1:17; Jer 31:35; Mt 5:45.)
Ciertamente puede decirse que este astro alaba a su magnífico Creador. (Sl 148:3.)

Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.