domingo, 13 de mayo de 2012

Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático 2012 .-14 de mayo Lectura de la Biblia: Jeremías 39 a 43

14 de mayo Lectura de la Biblia: Jeremías 39 a 43 
Núm. 1: Jeremías 40:1-10 
Núm. 2: ¿Cómo entramos en el descanso de Dios? (Heb. 4:10,11) 
Núm. 3: ¿Fue María la madre de Dios? (rs pág. 230 párrs.1-3) 
Lectura de la Biblia: Jeremías 39 a 43
*** su cap. 23 págs. 178-179 párrs. 8-9 "Tienen
necesidad de perseverancia" ***
8
Como se puede comprender fácilmente, a Ebedmelec le preocupaba lo que los príncipes pudieran hacerle 
por haber frustrado sus planes, pero su preocupación 
cedió ante el respeto al profeta de Jehová y su propia 
confianza en Dios. Como resultado de lo que Ebed-melec 
hizo, Jehová le aseguró mediante Jeremías: ―‗Aquí estoy 
realizando mis palabras sobre esta ciudad para calamidad 
y no para bien, y ciertamente sucederán delante de ti en 
aquel día. Y de veras te libraré en aquel día,' es la 
expresión de Jehová, ‗y no serás dado en la mano de los 
hombres de quienes tú mismo estás asustado. Porque sin 
falta te suministraré un escape, y no caerás a espada; y 
ciertamente llegarás a tener tu alma como despojo, porque 
has confiado en mí,' es la expresión de Jehová‖. (Jeremías 
39:16-18.)
9
¡Cuán preciosa es esa promesa para los siervos de 
Jehová de hoy! Como Ebed-melec, las ―otras ovejas‖ ven 
las injusticias que se cometen contra la clase de Jeremías 
de nuestros días, el resto ungido, y los esfuerzos que se 
hacen para detener su predicación del mensaje de 
Jehová. No han vacilado en tomar la acción que han 
podido para proteger y apoyar a la clase ungida. Por tanto, 
apropiadamente la promesa de Jehová a Ebed-melec los 
fortalece, y fortifica su confianza en que Jehová no 
permitirá que los opositores los destruyan, sino que los 
conservará como clase a través de la cercana destrucción 
mundial y los introducirá en Su justa ―nueva tierra‖.
Núm. 1: Jeremías 40:1-10
Núm. 2: ¿Cómo entramos en el descanso de Dios? (Heb. 4:10,11)
*** w01 1/10 págs. 30-31 Preguntas de los lectores ***
¿Qué es "el descanso" que se menciona en Hebreos
4:9-11, y cómo „entramos en ese descanso‟?
El apóstol Pablo  escribió lo siguiente a los cristianos 
hebreos del siglo primero: ―Queda un descanso sabático 
para el pueblo de Dios. Porque el hombre que ha entrado 
en el descanso de Dios ha descansado él mismo también 
de sus propias obras, así como Dios de las suyas. 
Hagamos, por lo tanto, lo sumo posible para entrar en ese 
descanso‖ (Hebreos 4:9-11).
Cuando Pablo dijo que Dios descansó de su obra, se 
refería, según parece, a lo que leemos en Génesis 2:2: 
―Para el día séptimo Dios vio terminada su obra que había 
hecho, y procedió a descansar en el día séptimo de toda 
su obra que había hecho‖. ¿Por qué procedió Jehová ―a 
descansar en el día séptimo‖? Obviamente, no era porque 
necesitara recuperarse ―de toda su obra que había hecho‖. 
El siguiente versículo nos da la clave:  ―Dios procedió a 
bendecir el día séptimo y a hacerlo sagrado, porque en él 
ha estado descansando de toda su obra que Dios ha 
creado con el propósito de hacer‖ (Génesis 2:3; Isaías 
40:26, 28).
El ―día séptimo‖ era diferente de los seis anteriores en 
el sentido de que Dios lo bendijo y lo hizo sagrado, es 
decir, lo apartó o dedicó para un propósito especial. 
¿Cuál? Anteriormente, Dios había revelado su propósito 
con respecto a la humanidad y la Tierra. Dijo a la primera 
pareja: ―Sean fructíferos y háganse muchos y llenen la 
tierra y sojúzguenla, y tengan en sujeción los peces del 
mar y las criaturas voladoras de los cielos y toda criatura 
viviente que se mueve sobre la tierra‖ (Génesis 1:28). 
Aunque había dado a la humanidad y al planeta un 
comienzo perfecto, tomaría tiempo sojuzgar toda la Tierra 
y transformarla en un paraíso habitado por una familia 
humana perfecta, tal como se lo había propuesto. 
De modo que en ―el día séptimo‖ descansó o dejó de 
efectuar obras creativas terrestres a fin de permitir que la 
creación se desarrollara según Su voluntad. Al final de 
este ―día‖, todo lo que Dios se propuso se hará realidad. 
¿Cuánto durará ese descanso?
Al repasar las palabras de Pablo a los hebreos, 
observamos que les hace notar que ―queda un descanso 
sabático para el pueblo de Dios‖, y les insta a hacer lo 
sumo posible ―para entrar en ese descanso‖, lo cual 
demuestra que cuando escribió estas palabras aún estaba 
en curso ―el día séptimo‖ del descanso de Dios, que había 
empezado unos cuatro mil años antes. Este día 
no terminará hasta que el propósito divino respecto a la 
humanidad y la Tierra se cumpla cabalmente al final del 
Reinado de Mil Años de Jesucristo, el ―Señor del sábado‖ 
(Mateo 12:8; Revelación [Apocalipsis] 20:1-6; 21:1-4).
Con esa magnífica perspectiva,  Pablo explicó de qué 
modo se podía entrar en el descanso de Dios. Escribió: ―El 
hombre que ha entrado en el descanso de Dios ha 
descansado él mismo también de sus propias obras‖. Esto,indica que, aunque la familia humana tuvo un principio 
perfecto, en conjunto no había entrado en el descanso de 
Dios porque Adán y Eva no observaron por mucho tiempo 
―el día séptimo‖ de Dios; no aceptaron Su provisión. 
Al contrario, se rebelaron y quisieron independizarse de Él. 
De hecho, se unieron a Satanás en vez de aceptar la 
amorosa guía divina (Génesis 2:15-17). Como resultado, 
perdieron la esperanza de vivir para siempre en una Tierra 
paradisíaca. A partir de entonces, toda la humanidad llegó 
a estar esclavizada al pecado y la muerte (Romanos 
5:12, 14).
La rebelión del hombre no frustró el propósito de Dios. 
Su día de descanso continúa. Ahora bien, Jehová hizo una 
amorosa provisión  —el rescate— mediante su Hijo, 
Jesucristo, para que todos los que la aceptaran con fe 
tuvieran la esperanza de liberarse y descansar de la carga 
del pecado y la muerte (Romanos 6:23). Por ello, Pablo 
animó a sus compañeros cristianos a ‗descansar de sus 
propias obras'. Era necesario que aceptaran el medio 
divino para la salvación, y que no trataran de trazar el 
futuro a su antojo como lo hicieron Adán y Eva. También 
debían evitar las obras de autojustificación.
Rechazar nuestras metas egoístas y mundanas a fin de 
efectuar la voluntad de Dios es muy reconfortante. Jesús 
hizo la siguiente invitación: ―Vengan a mí, todos los que se 
afanan y están cargados, y yo los refrescaré. Tomen sobre 
sí mi yugo y aprendan de mí, porque soy de genio 
apacible y humilde de corazón, y hallarán refrigerio para 
sus almas. Porque mi yugo es suave y mi carga es ligera‖ 
(Mateo 11:28-30).
No cabe duda de que los comentarios de Pablo sobre 
el descanso de Dios y cómo se puede entrar en él 
animaron a los cristianos hebreos de Jerusalén, quienes 
habían aguantado mucha persecución y burla por causa 
de su fe (Hechos 8:1; 12:1-5). Las palabras del apóstol 
también pueden ser una fuente de estímulo para los 
cristianos de la actualidad. En vista de que está muy cerca 
el cumplimiento de la promesa de Dios de producir una 
Tierra paradisíaca, debemos descansar también de 
nuestras propias obras y hacer lo sumo posible por entrar 
en ese descanso (Mateo 6:10, 33; 2 Pedro 3:13).
[Ilustraciones de la página 31]
La promesa de Dios de un paraíso terrestre se hará 
realidad cuando termine su día de descanso.
Núm. 3: ¿Fue María la madre de Dios? (rs pág. 230 párrs.1-3)
*** rs pág. 230 María (Madre de Jesús) ***
¿Fue María la madre de Dios?
El ángel que informó a María del venidero nacimiento 
milagroso no le dijo que Dios sería su hijo. Dijo: ―Vas a 
concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quien 
pondrás por nombre Jesús. Él será grande y será llamado 
Hijo del Altísimo [...] El que ha de nacer será santo y será 
llamado  Hijo de Dios‖. (Luc. 1:31-35,  BJ; las bastardillas 
son nuestras.)
Heb. 2:14, 17, BJ: ―Así como los hijos participan de la 
sangre y de la carne, así también participó él [Jesús] de 
las mismas cosas [...] Por eso tuvo que asemejarse en 
todo a sus hermanos.‖ (Pero ¿se habría asemejado él ―en 
todo a sus hermanos‖ si hubiera sido un Dios-hombre?)
La  New Catholic Encyclopedia dice: ―María es 
realmente la madre de Dios si se llenan dos requisitos: 
que realmente sea la madre de Jesús y que Jesús 
realmente sea Dios‖ (1967, tomo X, pág. 21). La Biblia 
dice que María fue la madre de Jesús, pero ¿era Jesús 
Dios? En el cuarto siglo, mucho tiempo después que se 
hubo terminado de escribir la Biblia, la Iglesia formuló su 
declaración de la Trinidad. (New Catholic Encyclopedia,
1967, tomo XIV, pág. 295; véase la página 398, en la 
sección titulada ―Trinidad‖.) En aquel entonces, en el 
Credo Niceno, la Iglesia se refirió a Jesucristo como el 
―mismo Dios‖. Después de aquello, en el Concilio de Éfeso 
de 431 E.C., la Iglesia proclamó a María  The·o·to′kos, lo 
cual significa ―La que da a luz a Dios‖ o ―Madre de Dios‖. 
Sin embargo, ni esa expresión ni la idea que ella encierra 
se hallan en el texto de ninguna de las traducciones de la 
Biblia. (Véanse las páginas 209-213, bajo ―Jesucristo‖.)

--
La hierba verde se ha secado,la flor se ha marchitado,pero en cuanto a la
palabra de nuestro Dios JEHOVÁ,Durara hasta tiempo indefinido.  ISAIAS 40;8
http://burgara-despertadatalaya.blogspot.com
http://groups.yahoo.com/group/gb_mp
burgara@gmail.com




Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.