domingo, 27 de mayo de 2012

Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático 2012 .-28 de mayo Lectura de la Biblia: Jeremías 49 y 50


28 de mayo Lectura de la Biblia: Jeremías 49 y 50
Núm. 1: Jeremías 49:28-39
Núm. 2: ¿En que sentido es el nombre de Jehová ―una torre fuerte‖? (Pró.18:10)
Núm. 3: ** ¿Ascendió María al cielo con su cuerpo carnal? (rs pág. 231 párrs. 2, 3)
Lectura de la Biblia: Jeremías 49 y 50

*** dp cap. 9 págs. 150-151 ¿Quién gobernará el
mundo? ***
Más de un siglo antes, Jehová había predicho ―una
devastación sobre sus aguas‖ y que estas ‗tenían que
secarse‘ (Jeremías 50:38). En fiel cumplimiento de la
profecía, Ciro desvió el caudal del río Éufrates varios
kilómetros al norte de Babilonia. A continuación, sus
tropas avanzaron por el lecho del río, subieron la cuesta
que llegaba hasta el muro y entraron sin dificultad en la
ciudad, pues las puertas de cobre se habían quedado
abiertas. Como ―un ave de rapiña‖ que se abalanzara
veloz sobre su presa, este gobernante que llegó ―desde el
naciente‖ (es decir, desde el este) conquistó Babilonia en
una sola noche.
Núm. 1: Jeremías 49:28-39
Núm. 2: ¿En que sentido es el nombre de Jehová ―una torre fuerte‖? (Pró.18:10)

*** es11 págs. 5-6 Texto del año 2011 ***
Refugiémonos en el nombre de Jehová
(Sof. 3:12)
El 12 de enero de 2010, un devastador terremoto de
magnitud 7,0 sacudió la ciudad de Puerto Príncipe, en
Haití. Se desplomaron hospitales, escuelas, la sede de la
misión de las Naciones Unidas y varias secciones del
palacio presidencial, entre otros edificios. El número total
de muertos superó los 225.000. Las personas salían a las
calles buscando dónde refugiarse. Muchas terminaban
acampando  —a veces por semanas— en cualquier
espacio abierto que encontraban. Esta medida fue muy
prudente, pues las réplicas siguieron sacudiendo la ciudad
durante días. De hecho, el 20 de enero se produjo una de
6,1 de magnitud.
Una cuestión recurrente cada vez que azota un
desastre es cuál es el mejor lugar para refugiarse. ¿Debe
quedarse uno donde está, o es mejor irse? ¿Dónde estará
más seguro? ¿A quién se puede acudir por ayuda?
Cuanto más pequeña es la región afectada, más fácil es
tomar este tipo de decisiones. Ahora bien, ¿qué se puede
hacer si el desastre es de alcance mundial?
Hay quienes creen que es muy poco probable que
ocurra una catástrofe de semejantes proporciones. Pero
¿y el Diluvio? Jesús advirtió: ―Así como eran los días de
Noé, así será la presencia del Hijo del hombre‖. También
dijo que a menos que esa época de gran tribulación se
acorte, ‗ninguna carne se salvará‘ (Mat. 24:22, 37).
Otra profecía interesante es la que aparece en el
capítulo 16 de Revelación. Según indica el versículo 14,
ciertas expresiones inspiradas por demonios ―salen a los
reyes de toda la tierra habitada, para reunirlos a la guerra
del gran día de Dios el Todopoderoso‖. Y el versículo 18
anuncia ―un gran terremoto como el cual no había ocurrido
uno desde cuando los hombres vinieron a estar en la
tierra, tan extenso el terremoto, tan grande‖. Es cierto que
estas palabras son simbólicas. Sin embargo, revelan que
una serie de sucesos mundiales muy destructivos se
aproximan, por lo que es vital encontrar refugio. ¡Menos
mal que Jehová nos ha prometido que protegerá a quienes
lo buscan con fe! (Sof. 1:14, 15, 18; 2:2, 3.)
Así y todo, aun ahora necesitamos refugio. Como la
Biblia predijo, tras el nacimiento del Reino en 1914, el
Diablo fue expulsado del cielo y confinado en el ámbito
terrestre. Desde entonces ha emprendido una guerra
rabiosa contra quienes ―observan los mandamientos de
Dios y tienen la obra de dar testimonio de Jesús‖ (Rev.
12:17).
Pocos  contrincantes son tan peligrosos como un
poderoso enemigo invisible y conocedor de todos y cada
uno de nuestros puntos débiles. Sin embargo, Satanás
no tiene tanto poder si lo comparamos con otros,
especialmente con Jehová Dios. ¿Acaso existe mejor
lugar de refugio que estar bajo la protección del
Todopoderoso? Con razón el sabio rey Salomón escribió:
―El nombre de Jehová es una torre fuerte. A ella corre el
justo, y se le da protección‖ (Pro. 18:10).
El profeta hebreo Joel también habló del poder
salvador  del nombre divino al escribir: ―Todo el que
invoque el nombre de Jehová escapará salvo‖ (Joel 2:32).
El apóstol Pedro dijo lo mismo cuando se fundó la
congregación cristiana, en el Pentecostés del año 33.
Él dijo: ―Todo el que invoque el nombre de Jehová será
salvo‖ (Hech. 2:21). Y años después, el apóstol Pablo
repitió la idea (Rom. 10:13). De igual modo, hoy debemos
acudir a Jehová Dios en busca de refugio. ¡En verdad será
nuestra torre fuerte!
De acuerdo con el significado de su nombre (―Él Hace
que Llegue a Ser‖), Jehová será todo lo que haga falta a fin de proteger a su pueblo y cumplir su propósito. Así es,
no hay obstáculo que Dios no pueda superar. En estos
tiempos difíciles, nadie podrá protegernos como él. De ahí
que el Cuerpo Gobernante haya elegido Sofonías 3:12
como texto del año 2011, pues nos anima a refugiarnos en
el nombre de Jehová.
Núm. 3: ** ¿Ascendió María al cielo con su cuerpo carnal? (rs pág. 231 párrs. 2, 3)

*** rs pág. 231 María (Madre de Jesús) ***
¿Ascendió María al cielo con su cuerpo carnal?
Al comentar sobre la proclamación que hizo el papa
Pío XII en 1950, mediante la cual se hizo de este dogma
un artículo oficial de la fe católica, la  New Catholic
Encyclopedia (1967, tomo I, pág. 972) declara: ―No hay
ninguna referencia explícita a la Asunción en la Biblia; sin
embargo, en el decreto de promulgación el papa insiste en
que las Escrituras son el fundamento esencial de esta
verdad‖.
La Biblia misma dice: ―La carne y la sangre no pueden
heredar el Reino de los cielos; ni la corrupción hereda la
incorrupción‖. (1 Cor. 15:50, BJ). Jesús dijo que ―Dios es
espíritu‖. Cuando Jesús resucitó, volvió a ser espíritu,
ahora un ―espíritu que da vida‖. Los ángeles son espíritus
(Juan 4:24; 1 Cor. 15:45; Heb. 1:13, 14,  BJ). ¿Dónde se
encuentra la base bíblica para decir que alguien habría de
alcanzar vida celestial en un cuerpo que requiere el
ambiente físico de la Tierra para sustentarse? (Véanse las
páginas 327-329, en la sección titulada ―Resurrección‖.)




Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.