sábado, 23 de junio de 2012

Pactos


Pactos
Jehová hizo un pacto con Noé para conservar vivo a él y su familia a través del Diluvio
Gén. 6:18 “De veras que establezco mi pacto contigo; y tienes que entrar en el arca, tú y tus hijos y tu esposa y las esposas de tus hijos contigo.”
Después del Diluvio, Jehová prometió que nunca volvería a destruir toda carne por un Diluvio; el arco iris es señal del pacto
Gén. 9:8-11, 13, 15 “Pasó Dios a decirle a Noé y a sus hijos con él: ‘Y en cuanto a mí, aquí estoy estableciendo mi pacto con ustedes y con su prole después de ustedes, y con toda alma viviente que está con ustedes, entre aves, entre bestias y entre todas las criaturas vivientes de la tierra con ustedes, desde todas las que salieron del arca hasta toda criatura viviente de la tierra. Sí, de veras que establezco mi pacto con ustedes: Nunca más será cortada de la vida toda carne por aguas de un diluvio, y nunca más ocurrirá un diluvio para arruinar la tierra. De veras que doy mi arco iris en la nube, y tiene que servir como señal del pacto entre mí y la tierra. Y ciertamente me acordaré de mi pacto que hay entre mí y ustedes y toda alma viviente entre toda carne; y nunca más llegarán a ser las aguas un diluvio para arruinar toda carne.’”
El pacto de bendición hecho con Abrahán será de beneficio para toda la humanidad
Gén. 12:1-3 “Procedió Jehová a decirle a Abrán: ‘Vete de tu país y de tus parientes y de la casa de tu padre al país que yo te mostraré; y haré de ti una nación grande y te bendeciré y de verás que haré grande tu nombre; y resulta ser una bendición. Y ciertamente bendeciré a los que te bendigan, y al que invoque mal sobre ti lo maldeciré, y ciertamente se bendecirán por medio de ti todas las familias del suelo.’” (Vea también Hech. 7:2-4.)
Vea también Luc. 1:69-73; Hech. 3:25; Heb. 6:13, 14.
Dios lo confirmó y ensanchó en diferentes ocasiones
Gén. 12:7 “Jehová ahora se le apareció a Abrán y dijo: ‘A tu descendencia voy a dar esta tierra.’” (Vea también Deu. 34:4; Sal. 105:8-11.)
Gén. 13:14-17 “Jehová le dijo a Abrán después de haberse separado Lot de él: ‘Alza tus ojos, por favor, y mira desde el lugar donde estás, hacia el norte y hacia el sur y hacia el este y hacia el oeste, porque toda la tierra que estás mirando, a ti y a tu descendencia la voy a dar hasta tiempo indefinido. Y ciertamente constituiré a tu descendencia como las partículas de polvo de la tierra, de modo que, si pudiese un hombre contar las partículas de polvo de la tierra, entonces pudiera ser contada tu descendencia. Levántate, anda de acá para allá en la tierra por su largo y por su ancho, porque a ti te la voy a dar.’”
Gén. 15:18 “En aquel día celebró Jehová un pacto con Abrán, diciendo: ‘A tu descendencia ciertamente daré esta tierra, desde el río de Egipto hasta el gran río, el río Éufrates.’”
Gén. 17:2-8, 19 “‘Ciertamente daré mi pacto entre mí y ti, para que te multiplique muchísimo.’ Con eso Abrán cayó sobre su rostro, y Dios continuó hablando con él, diciendo: ‘En cuanto a mí, ¡mira! mi pacto es contigo, y ciertamente llegarás a ser padre de una muchedumbre de naciones. Y ya no te llamarás más por el nombre Abrán, y tu nombre tiene que llegar a ser Abrahán, porque padre de una muchedumbre de naciones de seguro te haré yo. Y ciertamente te haré fructífero en sumo grado y de veras haré que llegues a ser naciones, y reyes saldrán de ti. Y ciertamente pondré por obra mi pacto entre mí y ti y tu descendencia después de ti según sus generaciones para un pacto hasta tiempo indefinido, para resultar ser Dios a ti y a tu descendencia después de ti. Y ciertamente te daré a ti y a tu descendencia después de ti la tierra de tus residencias como forastero, sí, toda la tierra de Canaán, por posesión hasta tiempo indefinido; y ciertamente resultaré ser Dios a ellos.’ A lo cual dijo Dios: ‘Sara tu esposa realmente te está dando a luz un hijo, y tienes que llamarlo por nombre Isaac. Y ciertamente estableceré mi pacto con él por pacto hasta tiempo indefinido para su descendencia después de él.’”
Gén. 22:15-18 “Procedió el ángel de Jehová a llamar a Abrahán por segunda vez desde los cielos y a decir: ‘“Por mí mismo de veras que juro,” es la expresión de Jehová, “que por motivo de que has hecho esta cosa y no has retenido a tu hijo, tu único, yo seguramente te bendeciré y seguramente multiplicaré tu descendencia como las estrellas de los cielos y como los granos de arena que hay en la orilla del mar; y tu descendencia tomará posesión de la puerta de sus enemigos. Y por medio de tu descendencia ciertamente se bendecirán todas las naciones de la tierra debido a que has escuchado mi voz.”’”
Influyó en los tratos de Dios con su pueblo en tiempos posteriores
Éxo. 6:8 “Ciertamente los introduciré en la tierra acerca de la cual alcé mi mano en juramento para dársela a Abrahán, Isaac y Jacob; y verdaderamente se la daré a ustedes como cosa que han de poseer. Yo soy Jehová.”
2 Rey. 13:23 “Jehová les mostró favor y les tuvo misericordia y se volvió a ellos a causa de su pacto con Abrahán, Isaac y Jacob; y no quiso arruinarlos, y no los echó de delante de su rostro hasta ahora.”
Jesucristo es descendencia principal de Abrahán por medio de quien fluyen bendiciones; cristianos ungidos son parte secundaria de la descendencia
Gál. 3:14, 16, 29 “El propósito fue que la bendición de Abrahán llegase a ser para las naciones por medio de Jesucristo, para que mediante nuestra fe recibiésemos el espíritu prometido. Ahora bien, las promesas se hablaron a Abrahán y a su descendencia. No dice: ‘Y a descendencias,’ como si se tratara de muchos, sino como tratándose de uno solo: ‘Y a tu descendencia,’ que es Cristo. Además, si pertenecen a Cristo, realmente son descendencia de Abrahán, herederos con respecto a una promesa.”
Mat. 1:1 “El libro de la historia de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abrahán.”
Obediencia al pacto de circuncisión demostraba pureza; la circuncisión fue sello externo de justicia
Gén. 17:9-11, 13, 14 “Dios le dijo además a Abrahán: ‘En cuanto a ti, tú has de guardar mi pacto, tú y tu descendencia después de ti según sus generaciones. Este es mi pacto que ustedes guardarán, entre mí y ustedes, incluso tu descendencia después de ti: Todo varón de ustedes tiene que ser circuncidado. Y tienen que ser circuncidados ustedes en la carne de su prepucio, y esto tiene que servir como señal del pacto entre mí y ustedes. Sin falta tiene que ser circuncidado todo el nacido en tu casa y todo el comprado con dinero tuyo; y mi pacto en la carne de ustedes tiene que servir de pacto hasta tiempo indefinido. Y el varón incircunciso que no quiera circuncidarse la carne de su prepucio, esa misma alma tiene que ser cortada de su pueblo. Ha quebrantado mi pacto.’”
Rom. 4:11 “Recibió una señal, a saber, la circuncisión, como sello de la justicia por la fe que tuvo mientras estuvo en su estado de incircuncisión, para que fuese el padre de todos los que tienen fe mientras están en incircuncisión, a fin de que se les impute la justicia.”
El pacto de la ley fue hecho por Jehová con el Israel natural
Éxo. 24:3, 8 “Entonces vino Moisés y le refirió al pueblo todas las palabras de Jehová y todas las decisiones judiciales, y respondió todo el pueblo con una sola voz y dijo: ‘Todas las palabras que ha hablado Jehová estamos dispuestos a ponerlas por obra.’ así es que tomó Moisés la sangre y la roció sobre el pueblo y dijo: ‘Aquí está la sangre del pacto que Jehová ha celebrado con ustedes tocante a todas estas palabras.’”
Éxo. 34:27 “Jehová pasó a decirle a Moisés: ‘Escríbete estas palabras, porque es en conformidad con estas palabras que de veras celebro yo un pacto contigo y con Israel.’”
Deu. 4:12, 13 “Jehová empezó a hablarles de en medio del fuego. El sonido de palabras era lo que estaban oyendo, pero no estaban viendo forma alguna... nada sino una voz. Y él procedió a declararles su pacto, el cual les mandó poner por obra... las Diez Palabras, después de lo cual las escribió sobre dos tablas de piedra.”
Se dio bajo circunstancias imponentes
Éxo. 19:18, 20 “El monte Sinaí humeaba por todas partes, debido al hecho de que Jehová descendió sobre él en fuego; y seguía ascendiendo su humo como el humo de un horno de calcinación, y toda la montaña estaba temblando muchísimo. De modo que Jehová descendió sobre el monte Sinaí a la cima de la montaña. Entonces Jehová llamó a Moisés a la cima de la montaña, y Moisés procedió a subir.”
Heb. 12:18, 19, 21 “Porque ustedes no se han acercado a lo que puede palparse y que se ha puesto a arder con fuego, y a una nube oscura y a densa oscuridad y a una borrasca, y al fuerte sonido de trompeta y a la voz de palabras; respecto de la cual voz el pueblo al oírla imploró que no se le añadiese palabra alguna. También, tan horrenda era la exhibición que Moisés dijo: ‘Estoy aterrado y temblando.’”
Vea también Deu. 4:11-13; 5:4, 5.
Se hizo únicamente con Israel, no con las naciones gentiles
Sal. 147:19, 20 “Él está anunciando su palabra a Jacob, sus disposiciones reglamentarias y sus decisiones judiciales a Israel. No le ha hecho así a ninguna otra nación.”
Deu. 4:8 “¿Qué gran nación hay que tenga disposiciones reglamentarias y decisiones judiciales justas como toda esta ley que estoy poniendo delante de ustedes hoy?”
Éxo. 31:16, 17 “Los hijos de Israel tienen que guardar el sábado, para llevar a cabo el sábado durante sus generaciones. Es un pacto hasta tiempo indefinido. Entre mí y los hijos de Israel es una señal hasta tiempo indefinido.”
Deu. 5:3 “No fue con nuestros antepasados que Jehová celebró este pacto, sino con nosotros, todos nosotros que estamos aquí hoy vivos.”
Propósito declarado
Éxo. 19:5, 6 “‘Ahora si ustedes obedecen estrictamente mi voz y verdaderamente guardan mi pacto, entonces ciertamente llegarán a ser mi propiedad especial de entre todos los demás pueblos, porque toda la tierra me pertenece a mí. Y ustedes mismos llegarán a ser para mí un reino de sacerdotes y una nación santa.’ Estas son las palabras que has de decir a los hijos de Israel.”
Gál. 3:19 “¿Por qué, pues, la Ley? Fue añadida para poner de manifiesto las transgresiones, hasta que llegara la descendencia a quien se había hecho la promesa; y fue transmitida mediante ángeles por mano de un mediador.”
No produjo una nación justa, debido a imperfección carnal
Rom. 8:3 “Dado que había incapacidad de parte de la Ley, en tanto que era débil a causa de la carne, Dios, por medio de enviar a su propio Hijo en semejanza de carne pecaminosa y tocante al pecado, condenó al pecado en la carne.”
Hech. 13:38, 39 “Por lo tanto séales conocido, hermanos, que por medio de Éste se les está publicando perdón de pecados; y que de todas las cosas de las cuales no podían ser declarados sin culpa por medio de la ley de Moisés, todo el que cree es declarado sin culpa por medio de Éste.”
Rom. 9:31, 32 “Israel, aunque seguía tras una ley de justicia, no logró alcanzar la ley. ¿Por qué razón? Porque siguió tras ella, no por fe, sino como por obras.”
Gál. 3:21, 22 “¿Está la Ley, por lo tanto, contra las promesas de Dios? ¡Jamás suceda eso! Porque si se hubiera dado una ley capaz de dar vida, la justicia realmente habría sido por medio de ley. Mas la Escritura entregó todas las cosas juntas a la custodia del pecado, para que la promesa que resulta de fe para con Jesucristo se diera a los que ejercen fe.”
Condujo a los que tenían fe a Cristo
Gál. 3:24 “Por consiguiente la Ley ha venido a ser nuestro tutor que nos conduce a Cristo, para que seamos declarados justos debido a fe.”
Rom. 10:4 “Cristo es el fin de la Ley, para que todo el que ejerce fe tenga justicia.”
Incorporó modelos proféticos
Heb. 10:1 “Puesto que la Ley tiene una sombra de las buenas cosas por venir, pero no la sustancia misma de las cosas, nunca pueden los hombres con los mismos sacrificios que ofrecen continuamente de año en año hacer perfectos a los que se acercan.”
Col. 2:16, 17 “Por lo tanto que nadie los juzgue en el comer y beber, o respecto de una fiesta, o de una observancia de la luna nueva, o de un sábado; porque esas cosas son una sombra de las cosas por venir, mas la realidad pertenece al Cristo.”
Heb. 8:4, 5 “Si, pues, estuviera sobre la tierra, no sería sacerdote, puesto que hay hombres que ofrecen los dones según la Ley, pero los cuales hombres están rindiendo servicio sagrado en una representación típica y sombra de las cosas celestiales.”
Heb. 9:7-9, 23, 24 “En el segundo compartimiento el sumo sacerdote entra solo, una vez al año, no sin sangre, que él ofrece por sí mismo y por los pecados de ignorancia del pueblo. Así el espíritu santo aclara que el camino al lugar santo todavía no se había puesto de manifiesto entre tanto que estaba en pie la primera tienda. Esta misma tienda es una ilustración para el tiempo señalado que está aquí ahora, y de conformidad con ella se ofrecen tanto dones como sacrificios. Sin embargo, éstos no pueden hacer perfecto en cuanto a su conciencia al que hace servicio sagrado. Por lo tanto fue necesario que las representaciones típicas de las cosas que están en los cielos fuesen limpiadas por estos medios, pero las mismas cosas celestiales con sacrificios que son mejores que dichos sacrificios. Porque Cristo entró, no en un lugar santo hecho de manos, el cual es copia de la realidad, sino en el cielo mismo, para comparecer ahora delante de la persona de Dios a favor nuestro.”
Jesús cumplió la ley y Jehová la terminó
Mat. 5:17 “No piensen que vine a destruir la Ley o los Profetas. No vine a destruir, sino a cumplir.”
Col. 2:13, 14 “Además, aunque estaban muertos en sus ofensas y en el estado incircunciso de su carne, Dios los vivificó junto con él. Bondadosamente nos perdonó todas nuestras ofensas y borró el documento manuscrito contra nosotros, que consistía en decretos y que estaba en oposición a nosotros; y Él lo ha quitado del camino clavándolo al madero de tormento.”
Efe. 2:14, 15 “Porque él es nuestra paz, el que hizo de los dos grupos uno solo y destruyó el muro de en medio que como una cerca los separaba. Por medio de su carne abolió la enemistad, la Ley de mandamientos que consistía en decretos, para crear de los dos pueblos en unión consigo mismo un solo hombre nuevo y hacer la paz.”
Vea también Rom. 10:4.
Principios incorporados en la Ley son provechosos para cristianos
Rom. 13:8-10 “No deban a nadie ni una sola cosa, salvo el amarse los unos a los otros; porque el que ama a su semejante ha cumplido la ley. Porque el código de la ley: ‘No debes cometer adulterio, No debes asesinar, No debes hurtar, No debes codiciar,’ y cualquier otro mandamiento que haya, se resume en esta palabra, a saber: ‘Tienes que amar a tu prójimo como a ti mismo.’ El amor no obra mal al prójimo; por lo tanto el amor es el cumplimiento de la ley.”
Efe. 6:1-3 “Hijos, sean obedientes a sus padres en unión con el Señor, porque esto es justo: ‘Honra a tu padre y a tu madre’; que es el primer mandato con promesa: ‘Para que te vaya bien y dures largo tiempo sobre la tierra.’” (Compare Deu. 5:16.)
Rom. 12:19 “No se venguen ustedes mismos, amados, sino cédanle lugar a la ira; porque está escrito: ‘Mía es la venganza; yo pagaré, dice Jehová.’” (Compare Lev. 19:18.)
Pacto para el sacerdocio en Israel
Núm. 25:12, 13 “Por esa razón di: ‘Aquí estoy dándole a él mi pacto de paz. Y tiene que servir como pacto de un sacerdocio hasta tiempo indefinido para él y su prole después de él.’”
Mal. 2:4 “‘Ustedes tendrán que saber que yo les he enviado este mandamiento, para que mi pacto con Leví continúe,’ ha dicho Jehová de los ejércitos.”
Vea también Éxo. 40:15; Núm. 3:11, 12.
Pacto hecho en llanuras de Moab; repetida la Ley, recalcando aplicación a la vida en la Tierra Prometida
Deu. 29:1, 9 “Estas son las palabras del pacto que Jehová le mandó a Moisés que celebrara con los hijos de Israel en la tierra de Moab aparte del pacto que él había celebrado con ellos en Horeb. De modo que ustedes tienen que guardar las palabras de este pacto y ponerlas por obra, a fin de que hagan resultar bien todo cuanto hagan.”
Deu. 6:1 “Ahora bien, éstos son el mandamiento, las disposiciones reglamentarias y las decisiones judiciales que Jehová su Dios ha mandado que se les enseñe, para que los pongan por obra en la tierra a la cual van cruzando para tomar posesión de ella.”
Jehová hizo el nuevo pacto con Israel espiritual, que incluye a judíos y gentiles
Jer. 31:31, 33 “‘¡Mira! Vienen días,’ es la expresión de Jehová, ‘y yo ciertamente celebraré con la casa de Israel y con la casa de Judá un nuevo pacto. Porque éste es el pacto que celebraré con la casa de Israel después de aquellos días,’ es la expresión de Jehová. ‘Ciertamente pondré mi ley dentro de ellos, y en su corazón la escribiré. Y ciertamente llegaré a ser su Dios, y ellos mismos llegarán a ser mi pueblo.’”
Rom. 2:28, 29 “No es judío el que lo es por fuera, ni es la circuncisión la que está afuera en la carne. Mas es judío el que lo es por dentro, y su circuncisión es la del corazón por espíritu, y no por un código escrito. La alabanza de ése viene, no de los hombres, sino de Dios.”
1 Cor. 11:25 “Esta copa significa el nuevo pacto por virtud de mi sangre.”
Efe. 2:12, 13 “Ustedes estaban en aquel mismo tiempo sin Cristo, alejados del estado de Israel y extraños a los pactos de la promesa, y no tenían esperanza y estaban sin Dios en el mundo. Pero ahora en unión con Cristo Jesús ustedes que en un tiempo estaban lejos han venido a estar cerca por la sangre del Cristo.”
Gloria excede a la del pacto de la ley
2 Cor. 3:7-11 “Si el código que administra muerte y que fue grabado con letras en piedras se efectuó con una gloria, de modo que los hijos de Israel no pudieron mirar con fijeza el rostro de Moisés a causa de la gloria de su rostro, gloria que había de ser eliminada, ¿por qué no debería ser con mucha más razón con gloria la administración del espíritu? Porque si el código que administraba condenación fue glorioso, mucho más abunda en gloria la administración de justicia. De hecho, aun lo que en un tiempo fue hecho glorioso ha sido despojado de gloria en este respecto, a causa de la gloria que lo supera. Porque si lo que había de ser eliminado fue introducido con gloria, mucho más sería con gloria lo que permanece.”
Reemplazó al pacto de la ley
Heb. 8:13 “Al decir él ‘un nuevo pacto’ ha hecho anticuado al anterior. Ahora bien, lo que se hace anticuado y envejece está próximo a desvanecerse.”
Heb. 9:15 “Por eso es que él es mediador de un nuevo pacto, para que, habiendo ocurrido una muerte para la liberación de ellos por rescate de las transgresiones bajo el pacto anterior, los que han sido llamados reciban la promesa de la herencia eterna.”
Validado por la sangre de Jesucristo
Heb. 9:17, 18, 23 “El pacto es válido sobre víctimas muertas, puesto que no está en vigor en ningún tiempo mientras vive el humano que hizo el pacto. Por consiguiente ni el pacto anterior fue inaugurado sin sangre. Por lo tanto fue necesario que las representaciones típicas de las cosas que están en los cielos fuesen limpiadas por estos medios, pero las mismas cosas celestiales con sacrificios que son mejores que dichos sacrificios.”
Luc. 22:20 “Esta copa significa el nuevo pacto en virtud de mi sangre, que ha de ser derramada a favor de ustedes.”
Resulta en perdón de pecados para israelitas espirituales
Jer. 31:31, 34 “‘¡Mira! Vienen días,’ es la expresión de Jehová, ‘y yo ciertamente celebraré con la casa de Israel y con la casa de Judá un nuevo pacto. . . . Porque perdonaré su error, y no me acordaré más de su pecado.’” (Vea también Heb. 8:8-12.)
Mat. 26:28 “Porque esto significa mi ‘sangre del pacto,’ que ha de ser derramada a favor de muchos para perdón de pecados.”
Se hizo el pacto para el reino eterno con David
1 Cró. 17:11-14 “Tiene que suceder que cuando se te hayan cumplido tus días para ir a estar con tus antepasados, ciertamente levantaré tu descendencia después de ti que llegará a ser uno de tus hijos, y realmente estableceré con firmeza su gobernación real. Él es el que me edificará una casa, y ciertamente estableceré su trono firmemente hasta tiempo indefinido. Yo mismo llegaré a ser su padre, y él mismo llegará a ser mi hijo; y mi bondad amorosa no se la quitaré a él como se la quité al que te antecedió. Y ciertamente haré que permanezca en mi casa y en mi gobernación real hasta tiempo indefinido, y su trono mismo llegará a ser uno que durará hasta tiempo indefinido.” (Vea también 2 Sam. 7:12-16.)
2 Sam. 23:5 “¿No es mi casa semejante a eso con Dios? Porque es un pacto indefinidamente duradero el que me ha asignado, muy bien ordenado en todo y hecho seguro.”
Sal. 89:35-37 “Una vez he jurado en mi santidad, a David ciertamente no diré mentiras. Su descendencia misma resultará ser aun hasta tiempo indefinido, y su trono como el sol enfrente de mí. Como la luna estará firmemente establecido por tiempo indefinido, y como testigo fiel en los cielos nublados.”
Jesucristo es heredero de dicho pacto del reino
Luc. 1:32, 33 “Éste será grande y será llamado Hijo del Altísimo; y Jehová Dios le dará el trono de David su padre, y gobernará como rey sobre la casa de Jacob para siempre, y de su reino no habrá fin.”
Isa. 9:6, 7 “Porque un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado; y el gobierno principesco vendrá a estar sobre su hombro. Y por nombre se le llamará Maravilloso Consejero, Dios Poderoso, Padre Eterno, Príncipe de Paz. De la abundancia del gobierno principesco y de la paz no habrá fin, sobre el trono de David y sobre su reino a fin de establecerlo firmemente y sustentarlo por medio del derecho y por medio de la justicia, desde ahora en adelante y hasta tiempo indefinido.”
Jehová también le prometió el puesto celestial de Rey-Sacerdote a Jesucristo
Sal. 110:2, 4 “La vara de tu fuerza Jehová enviará desde Sion, diciendo: ‘Ve sojuzgando en medio de tus enemigos.’ Jehová ha jurado (y no sentirá pesar): ‘¡Tú eres sacerdote hasta tiempo indefinido a la manera de Melquisedec!’”
Heb. 7:15-17 “Es aún más abundantemente claro que con semejanza a Melquisedec se levanta otro sacerdote, que ha venido a serlo, no según la ley de un mandamiento que depende de la carne, sino según el poder de una vida indestructible, pues se dice en testimonio: ‘Tú eres sacerdote para siempre a la manera de Melquisedec.’”
Vea también Heb. 5:5, 6; 6:20.
Aquellos con quienes se hace el nuevo pacto también son introducidos por Jesús en un pacto con él
Luc. 22:20-29 “La copa de la misma manera después que hubieron cenado, diciendo él: ‘Esta copa significa el nuevo pacto en virtud de mi sangre, que ha de ser derramada a favor de ustedes. . . . Sin embargo, ustedes son los que con constancia han continuado conmigo en mis pruebas; y yo hago un pacto con ustedes, así como mi Padre ha hecho un pacto conmigo, para un reino.’”
Rev. 20:6 “Serán sacerdotes de Dios y del Cristo, y gobernarán como reyes con él.”
Vea también Rev. 5:9, 10.
El referirse a un pacto como “pacto de sal” indica su permanencia; la sal sirve para conservar
Núm. 18:19 “Todas las contribuciones santas, que los hijos de Israel contribuirán a Jehová, las he dado a ti y a tus hijos y tus hijas contigo, como una porción asignada hasta tiempo indefinido. Es un pacto de sal delante de Jehová para ti y para tu prole contigo.”
2 Cró. 13:5 “¿No es cosa que ustedes deban saber, el que Jehová el Dios de Israel mismo le dio un reino a David sobre Israel para tiempo indefinido, a él y a sus hijos, por un pacto de sal?”
En la antigüedad ratificaban los pactos cortando un animal de sacrificio
Jer. 34:18 “Los hombres que traspasaron mi pacto, puesto que no llevaron a cabo las palabras del pacto que celebraron delante de mí con el becerro que cortaron en dos para pasar entre sus pedazos.”
Gén. 15:9, 10, 18 “Él a su vez le dijo: ‘Tómame una novilla de tres años y una cabra de tres años y un carnero de tres años y una tórtola y un pichón.’ De modo que tomó para sí todos éstos y los partió en dos y puso cada parte de ellos de modo que hiciera juego con la otra parte, pero no cortó en pedazos los pájaros jóvenes. En aquel día celebró [“cortó,” nota en la Ed. en inglés de 1953] Jehová un pacto con Abrán, diciendo: ‘A tu descendencia ciertamente daré esta tierra, desde el río de Egipto hasta el gran río, el río Éufrates.’”
Los hombres acostumbraban hacer pactos, o acuerdos obligatorios, entre sí
Gén. 21:27 “Con eso Abrahán tomó ovejas y ganado vacuno y se los dio a Abimelec, y ambos procedieron a celebrar un pacto.”
Gén. 31:43, 44 “Entonces en respuesta Labán le dijo a Jacob: ‘. . . ven, celebremos un pacto, yo y tú, y tiene que servir de testigo entre mí y ti.’”
1 Sam. 23:18 “Entonces los dos celebraron un pacto delante de Jehová; y David siguió morando en Hores, y Jonatán mismo se fue a su propio hogar.”
1 Rey. 20:34 “Ben-hadad ahora le dijo: ‘Las ciudades que mi padre tomó a tu padre las devolveré; y calles te asignarás a ti mismo en Damasco lo mismo que mi padre asignó en Samaria.’ ‘Y en cuanto a mí, en un pacto te enviaré.’ Con esto celebró un pacto con él y lo envió.”
1 Cró. 11:3 “Así es que todos los hombres de más edad de Israel vinieron al rey, a Hebrón, y David celebró un pacto con ellos en Hebrón delante de Jehová.”
El cumplir con los pactos no debe considerarse livianamente
Rom. 1:31, 32 “Sin entendimiento, falsos en los acuerdos, sin tener cariño natural, despiadados. Aunque conocen éstos muy bien el justo decreto de Dios, que los que practican tales cosas son merecedores de muerte, no solo siguen haciéndolas, sino que también aprueban a los que las practican.”
Eze. 17:16, 18-20 “‘Tan ciertamente como que yo estoy vivo’ es la expresión del Señor Jehová, ‘en el lugar del rey que puso como rey al que despreció su juramento y que quebrantó su pacto, con él en medio de Babilonia morirá. Y él ha despreciado un juramento al quebrantar un pacto, y, ¡mira! él había dado su mano y ha hecho aun todas estas cosas. No logrará escapar.’ Por lo tanto esto es lo que ha dicho el Señor Jehová: ‘Tan ciertamente como que estoy vivo, seguramente mi juramento que él ha despreciado y mi pacto que él ha quebrantado... ciertamente hasta lo traeré sobre su cabeza. Y ciertamente extenderé sobre él mi red, y ciertamente será cogido en mi red de cazar; y ciertamente lo llevaré a Babilonia y me pondré en juicio con él allí respecto a su infidelidad con la cual actuó contra mí.’”
Jer. 11:10, 11 “Se han vuelto a los errores de sus antepasados, los primeros, que rehusaron obedecer mis palabras, pero que han andado ellos mismos tras otros dioses a fin de servirles. La casa de Israel y la casa de Judá han quebrantado mi pacto que yo celebré con sus antepasados. Por lo tanto esto es lo que ha dicho Jehová: ‘Aquí estoy trayendo sobre ellos una calamidad de la cual no podrán salirse.’”

Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.