sábado, 23 de junio de 2012

Purgatorio


Purgatorio
Declaración católica de la creencia
“El purgatorio (lat., purgare, hacer limpio, purificar) de acuerdo con la enseñanza católica es un lugar o condición de castigo temporal para los que, partiendo de esta vida en la gracia de Dios, no están completamente libres de faltas veniales, o no han pagado plenamente la satisfacción debida a sus transgresiones. . . . Agustín en el Sal. xxxvii, n. 3, habla del dolor que el fuego del purgatorio causa como más severo que cualquier cosa que pueda sufrir el hombre en esta vida, . . . Gregorio Magno habla de aquellos que después de esta vida ‘expiarán sus faltas por las llamas del purgatorio,’ y añade ‘que el dolor será más intolerable que lo que se pueda sufrir en esta vida’. Siguiendo en las pisadas de Gregorio, Santo Tomás enseña que además de la separación del alma de la vista de Dios, hay el otro castigo del fuego. . . . San Buenaventura no solo está de acuerdo con Santo Tomás sino que añade que este castigo por fuego es más severo que cualquier castigo que les venga a los hombres en esta vida. . . . Las Escrituras y los Padres mandan que se hagan oraciones y oblaciones para los difuntos, y el Concilio de Trento en virtud de esta tradición no solo afirma la existencia del purgatorio, sino que añade ‘que las almas que se detienen allí son ayudadas por los sufragios de los fieles y principalmente por el aceptable sacrificio del altar’ . . . Es enseñanza común de los teólogos católicos que (1) indulgencias pueden aplicarse a las almas detenidas en el purgatorio; y (2) que las indulgencias les son asequibles ‘por vía del sufragio’.”—The Catholic Encyclopedia (Nueva York, 1911), tomo XII, págs. 575, 578, 579.
Los muertos están inconscientes; no pueden sentir gozo ni dolor
Sal. 145:4, Str “Apenas el soplo le abandona, él vuelve a su polvo, y entonces se acaban todos sus designios.”
Rom. 6:23, Str “El salario del pecado es la muerte.”
Job 3:17, Str “Allí los malvados cesan de hacer violencias, descansan los fatigados.”
El alma misma está muerta
Eze. 18:4, Str “He aquí que todas las almas son mías; mías son el alma del padre como el alma del hijo, mas el alma que pecare, esa morirá.”
Sant. 5:20, Str “Sepa que quien convierte a un pecador de su errado camino salvará su alma de la muerte.”
Jos. 10:32, 35, 37, Str “Y Yahvé entregó a Laquís en manos de Israel, que la tomó al segundo día, y la pasó a filo de espada, con todas las almas que había en ella, . . . ejecutando en ese día el anatema en todas las almas que había en ella, . . . la pasaron a filo de espada, con su rey y con todas sus ciudades, y con todas las personas [“almas,” BC] que había en ella . . . Ejecutó el anatema en ella y en todas las almas que había en ella.”
Vea también el encabezamiento principal “Alma,” páginas 15-17.
Se limpia del pecado mediante fe en la sangre de Cristo, no por fuego
1 Juan 1:7, 9, Str “Pero si caminamos a la luz, como Él está en la luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de su Hijo Jesús nos limpia de todo pecado. Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonarnos los pecados y limpiarnos de toda iniquidad.”
Apo. 1:5, Str “Jesucristo . . . nos ha lavado de nuestros pecados con su sangre.”
Efe. 1:7, Str “En Él, por su Sangre, tenemos la redención, el perdón de los pecados, según la riqueza de su gracia.”
Apo. 7:9, 14, Str “Después de esto miré, y había una gran muchedumbre . . . de pie ante el trono y ante el Cordero, vestido de túnicas blancas, . . . ‘Estos son los que . . . lavaron sus vestidos, y los blanquearon en la sangre del Cordero.’”
Cristo murió una sola vez; el que se digan “misas” no trae alivio alguno a pecadores
Heb. 7:26, 27, Str “Tal Sumo Sacerdote nos convenía: santo, inocente, inmaculado, apartado de los pecadores y encumbrado sobre los cielos, que no necesita diariamente, como los Sumo Sacerdotes, ofrecer víctimas, primero por sus propios pecados, y después por los del pueblo, porque esto lo hizo de una vez, ofreciéndose a sí mismo.”
Heb. 9:26, 28, Str “Mas ahora [Jesús] se manifestó una sola vez en la consumación de las edades, para destruir el pecado por medio del sacrificio de sí mismo. Así también Cristo . . . se ofreció una sola vez para llevar los pecados de muchos.”
1 Ped. 3:18, Str “También Cristo murió una vez por los pecados, el Justo por los injustos, a fin de llevarnos a Dios.”
Vea también el encabezamiento principal “Misa,” páginas 315-317.
Es gratis el don de vida que Dios da; no se consigue con mayor facilidad con donativos de dinero
Rom. 6:23, Str “Porque el salario del pecado es la muerte, mas la gracia de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.”
Efe. 2:8, Str “Porque habéis sido salvados gratuitamente por medio de la fe; y esto no viene de vosotros: es el don de Dios.”
Sal. 48:7-9, Str “Los que confían en sus recursos y se glorían de la abundancia de sus riquezas. Pues nadie podrá librarse a sí mismo, ni dar a Dios un precio por su redención — demasiado caro es el rescate de la vida —.”
Hech. 8:18-20, Str “Viendo Simón que por la imposición de las manos de los apóstoles se daba el Espíritu Santo, les ofreció bienes, diciendo: ‘Dadme a mí también esta potestad, para que todo aquel a quien imponga yo las manos reciba al Espíritu Santo.’ Mas Pedro le respondió: ‘Tu dinero sea contigo para perdición tuya, por cuanto has creído poder adquirir el don de Dios por dinero.’”
Hay pruebas severas de la fe, como por fuego, mientras uno está vivo, no después de morir
1 Ped. 1:7, Str “A fin de que vuestra fe, saliendo de la prueba mucho más preciosa que el oro perecedero — que también se acrisola por el fuego — redunde en alabanza, gloria y honor cuando aparezca Jesucristo.” [NM: “A fin de que la cualidad probada de su fe, de mucho más valor que el oro que perece a pesar de ser probado por fuego, sea hallada causa de alabanza y gloria y honra al tiempo de la revelación de Jesucristo.”]
Mal. 3:1-3, Str “Vendrá a su Templo el Señor a quien buscáis, y el ángel de la Alianza a quien deseáis. He aquí que viene, dice Yahvé de los ejércitos. ¿Quién podrá soportar el día de su venida? ¿Quién es el que podrá mantenerse en pie en su Epifanía? Pues será como fuego de acrisolador y como lejía de batanero. Se sentará para acrisolar y limpiar la plata; purificará a los hijos de Leví, y los limpiará como el oro y la plata, para que ofrezcan a Yahvé sacrificios en justicia.”
La inspirada Biblia no habla de purgatorio ni de oraciones por los muertos
“No es posible señalar en ningún escrito de los primeros cuatro siglos pasaje alguno que describa el estado de cualquier fiel difunto como uno de sufrimiento agudo . . . Aun menos posible sería mostrar que ellos consideraban que el estado intermediario fuese uno en que se hacía satisfacción por el pecado.”—The Encyclopædia Britannica, ed. 9.a (1907), tomo XX, pág. 121.
“No hay ningún texto bíblico claro y explícito que apruebe oraciones en pro de los muertos, fuera del texto ya mencionado de II Macabeos [en los Apócrifos].”—The Catholic Enciclopedia (Nueva York, 1908), tomo IV, pág. 654.
En los Apócrifos se dice de orar por los muertos en vista de la esperanza de la resurrección, no para conseguir liberación del purgatorio
2 Mac. 12:43, 44, Str “Y habiendo recogido en una colecta que mandó hacer, doce mil dracmas de plata, las envió a Jerusalén, a fin de que se ofreciese un sacrificio por los pecados de estos difuntos, teniendo, como tenía, buenos y religiosos sentimientos acerca de la resurrección, — pues si no esperara que los que habían muerto habían de resucitar, habría tenido por cosa superflua e inútil el rogar por los difuntos —.” [Los difuntos a quienes se hace referencia son judíos que fueron muertos por practicar idolatría, cosa que la Iglesia Católica Romana clasifica como “pecado mortal,” no la clase de pecado por el cual se dice que personas sufren en el purgatorio.]
La enseñanza tiene su base en tradición de hombres
“La doctrina católica del purgatorio supone el hecho de que algunos mueren con faltas menores por las cuales no hubo verdadero arrepentimiento, y también el hecho de que el castigo temporal debido a pecado a veces no se paga completamente en esta vida. Las pruebas, tanto en las Escrituras como en la Tradición, para lo que los católicos sostienen, están ligadas también con la práctica de orar por los muertos. Pues, ¿por qué orar por los difuntos si no se cree en el poder de la oración para proveer alivio a los que todavía están excluidos de la vista de Dios? . . . oraciones por los muertos y la existencia de un lugar de purgación se mencionan unidamente en los pasajes más antiguos de los Padres, quienes alegan razones para socorrer las almas da los difuntos.”—The Catholic Encyclopedia (Nueva York, 1911), tomo XII, pág. 576.
Tradiciones humanas que están en conflicto con la Palabra de Dios no son guía segura
Mat. 15:1-3, 6-9, Str “Entonces se acercaron a Jesús algunos fariseos y escribas venidos de Jerusalén, los cuales le dijeron: ‘¿Por qué tus discípulos quebrantan la tradición de los antepasados?, ¿por qué no se lavan las manos antes de comer?’ Él les respondió y dijo: ‘Y vosotros ¿por qué traspasáis el mandamiento de Dios por vuestra tradición? . . . habéis anulado la palabra de Dios por vuestra tradición. Hipócritas, con razón Isaías profetizó de vosotros diciendo: Este pueblo con los labios me honra, pero su corazón está lejos de Mí. En vano me rinden culto, pues que enseñan doctrinas que son mandamientos de hombres.’”
Col. 2:8, Str “Mirad, pues, no haya alguno que os cautive por medio de la filosofía y de vana falacia, fundadas en la tradición de los hombres sobre los elementos del mundo, y no sobre Cristo.”
Esperanza para muertos por medio de resurrección
Juan 5:28, 29, Str “No os asombre esto, porque vendrá el tiempo en que todos los que están en los sepulcros oirán su voz; y saldrán los que hayan hecho el bien, para resurrección de vida; y los que hayan hecho el mal, para resurrección de juicio.”
Hech. 24:15, Str “Habrá resurrección de justos y de injustos.”
Juan 11:23-26, Str “Díjole Jesús: ‘Tu hermano resucitará.’ Marta repuso: ‘Sé que resucitará en la resurrección en el último día.’ Replicóle Jesús: ‘Yo soy la resurrección y la vida; quien cree en Mí, aunque muera, revivirá. Y todo viviente y creyente en Mí, no morirá jamás.’”

Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.