domingo, 8 de julio de 2012

Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático 2012 .-9 dé jul. Lectura de la Biblia: Ezequiel 11 a 14


9 dé jul. Lectura de la Biblia: Ezequiel 11 a 14
Núm. 1: Ezequiel 11:14-25
Núm. 2: ¿Qué significan las palabras de Juan 6:53-57? (rs pág. 242 párrs. 2, 3)
Núm. 3: ¿Qué es la mansedumbre, y cómo nos ayuda a tener una actitud positiva? (Sof. 2:3)
Lectura de la Biblia: Ezequiel 11 a 14

*** w07 1/7 pág. 13 Puntos sobresalientes del libro de
Ezequiel (parte 1) ***
12:26-28. Incluso a aquellos que se burlan de su
mensaje, Ezequiel debe decirles: ―Ya no habrá más
postergación en cuanto a cualesquiera palabras [de
Jehová]‖. Debemos hacer cuanto podamos por ayudar a
otros a confiar en Jehová antes de que acabe con el
presente sistema de cosas.
14:12-23. Obtener la salvación es una responsabilidad
personal. Nadie puede hacerlo por nosotros (Romanos
14:12).
Núm. 1: Ezequiel 11:14-25
Núm. 2: ¿Qué significan las palabras de Juan 6:53-57? (rs pág. 242 párrs. 2, 3)

*** rs pág. 242 Misa ***
¿Qué quiso decir Jesús con su declaración de Juan
6:53-57?
  ―Jesús les dijo: ‗En verdad, en verdad os digo; si no
coméis la carne del Hijo del hombre, y no bebéis su
sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne
y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo le resucitaré el
último día. Porque mi carne es verdadera comida y mi
sangre verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi
sangre, permanece en mí, y yo en él. Lo mismo que me ha
enviado el Padre, que vive, y yo vivo por el Padre, también
el que come vivirá por mí.‘‖ (Juan 6:53-57, BJ.)
  ¿Debe entenderse que esto significaba que ellos habían
de comer literalmente la carne y beber la sangre de
Jesús? Si así fuera, Jesús habría estado recomendando
que se violara la Ley que Dios había dado a Israel
mediante Moisés. Aquella Ley prohibía el consumo de
toda clase de sangre (Lev. 17:10-12). Contrario a
recomendar que se hiciera tal cosa, Jesús se expresó
clara y enfáticamente en contra de violar cualquiera de los
requisitos de la Ley (Mat. 5:17-19). Así que lo que Jesús
tenía presente tiene que haber sido comer y beber en
sentido figurado, mediante ejercer fe en el valor de su
sacrificio humano perfecto. (Compárese con Juan 3:16;
4:14; 6:35, 40.)
Núm. 3: ¿Qué es la mansedumbre, y cómo nos ayuda a tener una actitud positiva? (Sof. 2:3)

*** w10 15/3 págs. 5-6 Aceptemos los cambios y
tendremos el favor de Dios ***
La mansedumbre fomenta una actitud positiva
La mansedumbre nos permite soportar el mal sin
impacientarnos, irritarnos, resentirnos ni vengarnos. Como
no es fácil cultivar este carácter tranquilo y suave, se
comprende que la Biblia haga esta exhortación: ―Ustedes
los mansos de la tierra, [...] busquen mansedumbre‖ (Sof.
2:3). Esta virtud guarda relación directa con la modestia, la
humildad, la bondad y la apacibilidad, y es necesaria para
crecer espiritualmente, pues nos hace dóciles y
enseñables.
¿Cómo nos ayuda la mansedumbre a afrontar los
cambios? Aunque muchas personas son reacias a
aceptarlos, quienes son mansos los ven como
oportunidades de recibir una formación más completa de
manos de Jehová, como lo ilustra la vida de Moisés.
Cuando cumplió 40 años, Moisés ya era un hombre de
extraordinarias  cualidades. Había demostrado espíritu de
sacrificio e interés por las necesidades del pueblo de Dios
(Heb. 11:24-26). No obstante, antes de que Jehová le
encargara sacar a Israel de Egipto, tuvo que aprender a
ser más manso. Se vio obligado a dejar Egipto  y residir
cuarenta años en Madián, donde no fue más que un
insignificante pastor. Pero ¿qué efecto surtieron en él los
cambios? Lo hicieron mejor persona (Núm. 12:3).
Aprendió a anteponer los intereses espirituales a todo lo
demás.
Sirva como ejemplo de su mansedumbre lo que hizo
cuando Jehová le anunció que elegiría a sus
descendientes para convertirlos en una nación poderosa
en vez del desobediente Israel (Núm. 14:11-20). Sin
pensar en sí mismo, Moisés intercedió a favor de los
israelitas. Con sus palabras mostró que lo que más le
preocupaba era la gloria de Dios y el bienestar de sus
hermanos de raza. Para desempeñar las funciones de
mediador y caudillo de Israel, hacía falta alguien manso, y
la Biblia dice que ―Moisés era con mucho el más manso de
todos los hombres‖ (Núm. 12:1-3, 9-15). Notemos que este
comentario sobre el carácter de Moisés se hizo al narrar la
ocasión en que Míriam y Aarón se pusieron a criticarlo.
Por eso, parece que Moisés supo encarar los insultos con
mansedumbre. Pero ¿se imagina cómo habría terminado
todo de no haber tenido esa actitud?

En otro momento, dos hombres recibieron espíritu
santo y se pusieron a profetizar. Josué —el ayudante de
Moisés— creyó que estaban actuando mal. Sin embargo,
Moisés reflejó la forma de pensar de Dios y no se
preocupó por una posible pérdida de autoridad (Núm.
11:26-29). Si no hubiera sido tan manso, ¿habría aceptado
de buena gana la decisión de Jehová?
Gracias a su mansedumbre, Moisés pudo realizar bien
las funciones que Dios le asignó. Cuando Jehová lo invitó
a ascender al monte Horeb como representante del
pueblo, le habló mediante un ángel y lo nombró mediador
del pacto. Como era un hombre tan manso, logró ejercer
debidamente su gran autoridad y disfrutar del favor divino.
¿Qué hay de nosotros? La mansedumbre es esencial
para crecer espiritualmente. Además, es una condición
que se exige de quienes han recibido responsabilidades o
asignaciones especiales en la congregación. Esta virtud
evita que actuemos de forma orgullosa en momentos de
cambio y nos ayuda a afrontar los problemas con la actitud
correcta. Como ya hemos visto, nuestra manera de
reaccionar es muy importante. ¿Aceptaremos los cambios
como oportunidades de mejorar? Bien pudieran ser
ocasiones únicas de cultivar la mansedumbre.
A lo largo de la vida encaramos cambios constantes, y
no siempre logramos entender por qué suceden. Tal vez
se nos haga difícil mantener una actitud espiritual por
culpa de nuestras limitaciones o de la tensión emocional.
Pero la humildad, la modestia, la mansedumbre  y otras
cualidades cristianas nos ayudarán a aceptar las nuevas
situaciones y así conservar el favor de Dios.
burgara@gmail.com
http://burgara-despertadatalaya.blogspot.com





Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.