sábado, 14 de julio de 2012

Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático 2012.-16 de jul. Lectura de la Biblia: Ezequiel 15 a 17

16 de jul. Lectura de la Biblia: Ezequiel 15 a 17 
Núm. 1: Ezequiel 16:14-27 
Núm. 2: ¿Qué es la verdad a la que Jesús se refirió en Juan 18:37? 
Núm. 3: ¿Instituyó Jesús la celebración de la misa? (rs pág. 242 párr. 4—pág. 244 párr. 4) 
Lectura de la Biblia: Ezequiel 15 a 17
*** w07 1/7 págs. 12-13 Puntos sobresalientes del libro
de Ezequiel (parte 1) ***
17:1-24. ¿Quiénes son las dos águilas grandes, en
qué sentido se arrancan los vástagos de un cedro, y
quién es la „ramita tierna‟ trasplantada por Jehová?
Las dos águilas representan a los reyes de Babilonia y 
Egipto. La primera viene sobre la copa de un cedro, que 
simboliza al soberano del linaje real de David. Esta águila 
arranca la cima de los vástagos —las ramas nuevas— al 
sustituir al rey Joaquín de Judá por Sedequías. Pese al 
juramento de fidelidad a Babilonia, Sedequías procura el 
auxilio de la otra águila, el faraón de Egipto, pero es inútil: 
será llevado cautivo y morirá en Babilonia. Jehová también 
arranca ‗una ramita tierna', a saber, el Rey Mesiánico. 
Esta es trasplantada ―sobre una montaña alta y 
encumbrada‖ —el monte Sión celestial—, donde ―llegará a 
ser un cedro majestuoso‖, fuente de verdaderas 
bendiciones para la Tierra (Revelación [Apocalipsis] 14:1).
Núm. 1: Ezequiel 16:14-27
Núm. 2: ¿Qué es la verdad a la que Jesús se refirió en Juan 18:37?
*** w02 1/3 págs. 13-15 párrs. 1-7 ¿Cuánto valor tiene para
nosotros la verdad? ***
―¿QUÉ es la verdad?‖ Cuando Pilato  formuló esta 
pregunta, parece que solo le interesaba la verdad en general. 
Por otro lado, Jesús acababa de decir: ―Yo para esto he 
nacido, y para esto he venido al mundo, para dar testimonio 
acerca de la verdad‖ (Juan 18:37, 38). A diferencia del 
gobernador romano, Cristo se refería a la verdad divina.
La actitud del mundo respecto a la verdad
2
Pablo afirmó que ―la fe no es posesión de todos‖ 
(2 Tesalonicenses 3:2). Lo mismo puede decirse de la 
verdad. Muchas personas deliberadamente cierran los ojos a 
la verdad basada en la Biblia aun cuando la tienen delante. 
No obstante, ¡qué valiosa es! ―Conocerán la verdad, y la 
verdad los libertará‖, aseguró Jesús (Juan 8:32).
3
El apóstol Pablo dijo que la verdad no se hallaría en las 
filosofías y tradiciones humanas (Colosenses 2:8). Es más, 
tales enseñanzas son engañosas. Pablo advirtió a los 
cristianos  efesios que si ponían fe en ellas, serían como 
bebés espirituales ―aventados como por olas [...] por todo 
viento de enseñanza por medio de las tretas de los hombres, 
por medio de astucia en tramar el error‖ (Efesios 4:14). En la 
actualidad, la propaganda de los opositores de la verdad 
divina fomenta ―las tretas de los hombres‖. La Gran
enciclopedia Larousse define  propaganda como la ―acción 
sistemática ejercida sobre la opinión para hacerle aceptar 
ciertas ideas o doctrinas [...] o para llevarla a adoptar una 
actitud o una tendencia‖. Tal propaganda transforma 
astutamente la verdad en falsedad y presenta las mentiras 
como si fuesen verdades. Para encontrar la verdad en medio 
de tales presiones insidiosas, tenemos que consultar con 
diligencia las Escrituras.
Los cristianos y el mundo
4
Jesucristo hizo esta petición a Jehová sobre los que se 
habían hecho sus discípulos: ―Santifícalos por medio de la 
verdad; tu palabra es la verdad‖ (Juan 17:17). Se les 
santificaría, es decir, apartaría, para servir a Jehová y dar a 
conocer su nombre y su Reino (Mateo 6:9, 10; 24:14). Si bien 
la verdad de Dios no es posesión de todo el mundo, está 
disponible como don gratuito para todos los que la busquen, 
sea cual sea su nacionalidad, raza o antecedentes culturales. 
El apóstol Pedro afirmó: ―Con certeza percibo que Dios no es 
parcial, sino que, en toda nación, el que le teme y obra 
justicia le es acepto‖ (Hechos 10:34, 35).
5
Los cristianos dan a conocer la verdad bíblica a sus 
semejantes, pero en muchos lugares no son bien recibidos. 
―Los entregarán a tribulación y los matarán —avisó Jesús—, y 
serán objeto de odio de parte de todas las naciones por 
causa de mi nombre.‖ (Mateo 24:9.) En 1817, el eclesiástico 
irlandés John R. Cotter escribió el siguiente comentario sobre 
este versículo: ―[El] empeño [de los cristianos] por reformar la 
vida de la humanidad mediante su predicación, lejos de 
suscitar el agradecimiento de la gente, en realidad haría que 
esta odiara y persiguiera a los discípulos por poner al 
descubierto sus vicios‖. Dado que los perseguidores ‗no 
aceptan el amor de la verdad para que sean salvos', ―Dios 
deja que les vaya una operación de error, para que lleguen a 
creer la mentira, a fin de que todos ellos sean juzgados por 
no haber creído la verdad, sino haberse complacido en la 
injusticia‖ (2 Tesalonicenses 2:10-12).
6
El apóstol Juan da el siguiente consejo a los cristianos 
que viven en este mundo hostil: ―No estén amando ni al 
mundo ni las cosas que están en el mundo [...]; porque todo 
lo que hay en el mundo —el deseo de la carne y el deseo de 
los ojos y la exhibición ostentosa del medio de vida de uno—
no se origina del Padre, sino que se origina del mundo‖ 
(1 Juan 2:15, 16). Con las palabras ―todo lo que hay‖, Juan 
no excluye nada. Por esta razón, no debemos alimentar el deseo por nada de lo que este mundo ofrece y que pudiera 
desviarnos de la verdad. Hacer caso del consejo de Juan 
ejercerá una profunda influencia en nuestra vida. ¿De qué 
manera?
7
Durante el año 2001, los testigos de Jehová dirigieron 
mensualmente en todo el mundo más de cuatro millones y 
medio de estudios bíblicos, mediante los cuales enseñaron a 
la gente, a nivel individual y en grupo, los requisitos divinos 
para tener vida. Como consecuencia, se bautizaron 263.431 
personas. La luz de la verdad se convirtió en algo muy valioso 
para estos nuevos discípulos, por lo que rechazaron las 
malas compañías y la inmoralidad que prolifera en el mundo y 
deshonra a Dios. Desde su bautismo, han seguido viviendo 
de acuerdo con las normas que Jehová decreta para todos 
los cristianos (Efesios 5:5). ¿Es así de valiosa la verdad para 
nosotros?
Núm. 3: ¿Instituyó Jesús la celebración de la misa? (rs pág. 242 párr. 4—pág. 244 párr. 4) 
*** rs pág. 242 - pág. 244 Misa ***
¿Dio Jesús a sus discípulos la instrucción, no
sencillamente de conmemorar su muerte, sino de
efectuar un rito que en realidad repitiera su sacrificio?
Según The Documents of Vatican II (Los documentos del 
Vaticano II): ―En la Última Cena, la noche en que se le 
traicionó, nuestro Salvador instituyó el  Sacrificio Eucarístico 
de Su Cuerpo y Su Sangre. Hizo esto para perpetuar el 
sacrificio de la Cruz [...]‖ (Nueva York, 1966, edición de 
W. M. Abbott, S.J., pág. 154; bastardillas nuestras).
The Catholic Encyclopedia declara: ―Es la intención de la 
Iglesia que la Misa sea considerada como un ‗sacrificio 
verdadero y propio' [...] Sin embargo, la fuente principal de 
nuestra doctrina es la tradición, que desde antaño afirma el 
valor impetratorio del Sacrificio de la Misa‖ (1913, tomo X, 
págs. 6, 17).
Jesús mismo dijo: ―Haced esto en recuerdo mío‖ (Luc. 
22:19; 1 Cor. 11:24,  BJ). En Lucas 22:19,  PB dice: ―Haced 
esto para mi conmemoración‖. NBE dice: ―Hagan lo mismo en 
memoria de mí‖. Jesús no dijo que lo que él había hecho en 
la Última Cena fuera un  sacrificio de sí mismo, o que sus 
discípulos habrían de conmemorar su muerte mediante 
renovar o repetir su sacrificio.
Heb. 9:25-28,  NBL: ―El no tuvo que sacrificarse varias 
veces; no hizo como el Sumo Sacerdote [judío], que entra 
todos los años al santuario, llevando una sangre que no es la 
suya. En ese caso, desde la creación del mundo, habría 
tenido que padecer muchísimas veces. Pero no, ahora se 
manifestó una vez por todas al fin de los tiempos, para borrar 
el pecado con su sacrificio. Y puesto que los hombres mueren 
una sola vez, y después viene para ellos el juicio, de la misma 
manera Cristo se sacrificó una sola vez.‖ (Las bastardillas son 
nuestras.)
¿Es todo ello sencillamente "un misterio insondable"?
  La Biblia sí hace referencia a misterios divinos, o secretos 
sagrados. Pero ninguno de estos está en conflicto con las 
verdades que se expresan claramente en las Escrituras. Con 
relación a los que anteponían sus tradiciones a las Escrituras, 
Jesús dijo: ―Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías 
cuando dijo: ‗Este pueblo me honra con los labios, pero su 
corazón está lejos de mí. En vano me rinden culto, ya que 
enseñan doctrinas que sólo son preceptos de hombres'‖. 
(Mat. 15:7-9, BJ.)
¿Quería Jesús que esta conmemoración se observara
quizás cada día o cada semana?
Catecismo explicado con gráficos y ejemplos dice: ―Manda 
la Iglesia oír Misa entera todos los domingos y fiestas de 
guardar‖ (Daniel Llorente, 1947, pág. 265). ―De hecho, se 
anima a los fieles a participar en la Misa y a recibir la 
Comunión frecuentemente, hasta todos los días‖. (The
Teaching of Christ—A Catholic Catechism for Adults [La 
enseñanza de Cristo... un catecismo católico para adultos], 
edición abreviada, Huntington, Ind.; 1979, pág. 281.)
¿Indican todas las referencias bíblicas a ―la fracción del 
pan‖ que se estuviera conmemorando la muerte de Cristo? 
(Hech. 2:42, 46; 20:7 BJ.) Aun antes de la Última Cena Jesús 
‗partió pan' mientras compartía alimento en una comida (Mar. 
6:41; 8:6). El pan que los judíos usaban entonces no era la 
clase de pan que muchas personas acostumbran preparar o 
comer hoy día. Cuando lo comían, a menudo lo quebraban o 
le arrancaban un pedazo.
Jesús no dijo específicamente con cuánta frecuencia 
había de celebrarse la Conmemoración de su muerte. Sin 
embargo, la instituyó en la fecha de la Pascua judía, que 
entre sus discípulos fue reemplazada por la Conmemoración 
de la muerte de Cristo. La Pascua era un acontecimiento 
anual, que se celebraba el 14 de Nisán. De igual manera, la 
fiesta judía de las tortas no fermentadas o los panes ázimos, 
la fiesta de las Semanas (el Pentecostés), la fiesta de las 
cabañas o de la recolección, y el día de expiación se 
celebraban una vez al año.
¿Auxilia a las almas en el purgatorio el decir misa?
The Teaching of Christ—A Catholic Catechism for Adults
(La enseñanza de Cristo... un catecismo para adultos) 
declara: ―La palabra ‗purgatorio' no aparece en la Biblia, ni 
tampoco se enseña explícitamente en ella la doctrina del 
purgatorio. [...] Las obras de los Padres tienen muchas 
referencias no solo a la existencia del purgatorio, sino 
también al hecho de que se puede ayudar a los fieles 
fenecidos mediante las oraciones que hacen los vivientes, 
especialmente por el Sacrificio de la Misa‖. (Págs. 347, 348.)
Con relación a la condición de los muertos, las Santas 
Escrituras dicen: ―Los vivos saben que han de morir, pero los 
muertos no saben nada‖ (Ecl. 9:5, BJ). ―El alma [―alma‖, NC
(1972); ―la persona‖, LT] que pecare, ésa morirá‖ (Eze. 18:4, 
TA). (Véanse también las páginas 246-249, en la sección 
titulada ―Muerte‖.)

--
La hierba verde se ha secado,la flor se ha marchitado,pero en cuanto a la
palabra de nuestro Dios JEHOVÁ,Durara hasta tiempo indefinido.  ISAIAS 40;8
http://burgara-despertadatalaya.blogspot.com
http://groups.yahoo.com/group/gb_mp
burgara@gmail.com




Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.