miércoles, 11 de julio de 2012

Texto Diario Jueves 12-07-2012.-Cristo sufrió por ustedes, dejándoles dechado para que sigan sus pasos con sumo cuidado y atención (1 Ped. 2:21).

Cristo sufrió por ustedes, dejándoles dechado para que sigan sus pasos con sumo cuidado y atención (1 Ped. 2:21).
Jehová desea que reinen el respeto y la unidad tanto en la congregación como en la familia, y por eso nos marca límites que nunca debemos sobrepasar al comunicarnos: "No proceda de la boca de ustedes ningún dicho corrompido [...]. Que se quiten toda amargura maliciosa y cólera e ira y gritería y habla injuriosa, junto con toda maldad" (Efe. 4:29, 31). Para evitar las palabras ofensivas hay que cultivar una actitud más respetuosa hacia los demás. Por ejemplo, quien hable mal a su esposa debe esforzarse por cambiar la forma en que la ve, sobre todo al aprender cuánto valora Jehová a las mujeres. De hecho, las estima tanto que ha ungido a muchas de ellas para que reinen con Cristo (Gál. 3:28; 1 Ped. 3:7). En la misma línea, la esposa que acostumbra gritar a su marido debería sentirse motivada a cambiar al ver cómo se controló Jesús cuando lo provocaban (1 Ped. 2:22, 23). w10 15/9 3:13




--
La hierba verde se ha secado,la flor se ha marchitado,pero en cuanto a la
palabra de nuestro Dios JEHOVÁ,Durara hasta tiempo indefinido.  ISAIAS 40;8
http://burgara-despertadatalaya.blogspot.com
http://groups.yahoo.com/group/gb_mp
burgara@gmail.com




Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.