sábado, 28 de julio de 2012

Texto Diario Viernes 27-07-2012..-[Dios] te dará la bendición de Abrahán (Gén. 28:4).


[Dios] te dará la bendición de Abrahán (Gén. 28:4).
Jacob ignoraba cómo se llevaría a cabo la promesa que había recibido su abuelo Abrahán, pero estaba seguro de algo: Jehová se encargaría de que los descendientes de su abuelo fueran muchísimos y formaran una gran nación. Por eso, en el año 1781 antes de nuestra era, Jacob viajó a la ciudad de Harán en busca de esposa. No solo quería una agradable compañera, sino una mujer espiritual, una sierva de Dios. El empeño que puso Jacob en encontrar la mujer indicada revelaba su confianza en las promesas de Jehová. Una vez que Jacob formó un hogar, su interés no fue conseguir grandes riquezas para los suyos, sino transmitirles el legado espiritual que había recibido. Para él, lo primero era la voluntad de Dios. Con tal de obtener su bendición, estaba decidido a esforzarse al máximo y a superar cualquier obstáculo. Esa fue la actitud que mantuvo hasta su vejez, y Jehová lo bendijo por ello (Gén. 32:24-29). w10 15/9 1:8-10

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.