martes, 7 de agosto de 2012

puntos sobresalientes ezequiel 24 a 27


CAPITULO 24
kj cap. 14 pág. 265 párrs. 3-4 Los religiosos hipócritas pasmados por la noticia
3, 4. ¿Fue por el medio de comunicación de la radio del día moderno que Ezequiel se enteró en el mismo
día de lo que le sucedió a Jerusalén a lo lejos, o cómo fue?
3 El informar acontecimientos con la velocidad del relámpago por medio de la transmisión por radio y televisión
con la ayuda de satélites hechos por el hombre que se usan como desviadores de ondas de radio es una
maravilla de nuestro siglo veinte. Sin embargo, sin la ayuda de ese tipo de dispositivos modernos, el Creador del
universo y de sus fuerzas naturales transmitió noticias sumamente importantes a su profeta Ezequiel de modo
instantáneo, con la velocidad del relámpago. Por los medios comunes de comunicación durante aquellos días de
la caravana de camellos y el carro de caballos, Ezequiel nunca podría haber sabido en el mismísimo día del
acontecimiento lo que estaba sucediendo en Jerusalén a más de ochocientos kilómetros al sudoeste de su
ciudad de destierro en Babilonia, Tel-abib. ¡Y sin embargo lo supo! ¿De qué manera? No fue por medio de algún
sistema de señales de humo o por el toque de tambores, sino que fue como él nos lo informa en estas palabras
fechadas:
4 “Y la palabra de Jehová continuó ocurriéndome en el año noveno, en el décimo mes, el día diez del mes,
diciendo: ‘Hijo del hombre, escribe para ti el nombre del día, este mismísimo día. El rey de Babilonia se ha
arrojado contra Jerusalén en este mismísimo día.’”—Ezequiel 24:1, 2.
kj cap. 14 págs. 277-278 párr. 33 Los religiosos hipócritas pasmados por la noticia
33. ¿Cuándo habrá dicho suficiente la clase de Ezequiel sobre el resultado de la “tribulación grande,” y
qué hay de oportunidad adicional para la cristiandad entonces?
33 ¿No es cosa emocionante el pensar en esto, a saber, ver cumplido este drama profético dentro de nuestra
generación? Se indicará definitivamente cuando, como el sitio contra Jerusalén, la “tribulación grande” comience
sobre su correspondencia del día moderno, la cristiandad. (Ezequiel 24:1-5) Después de eso, la clase ungida de
Ezequiel del día actual no tiene que decir nada más. Lo que ya haya dicho sobre el resultado de esa “tribulación
grande” bastará. No pueden ofrecer esperanza alguna para la Jerusalén antitípica, la cristiandad. No hay más
oportunidad para ella, ni para los religiosos hipócritas relacionados con ella. La “tribulación grande” tiene que
continuar hasta estar completa y cobrar su número pleno de víctimas de ella.
km 8/07 pág. 7 Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático
14. ¿En qué sentido se quedó “mudo” Ezequiel durante el asedio y la destrucción de Jerusalén? (Eze. 24:27;
33:22.) [w03 1/12 pág. 29.] Ezequiel no se quedó mudo literalmente. Sencillamente no tenía nada más
que añadir al mensaje profético sobre Jerusalén. Ahora bien, él sí proclamó mensajes de juicio
dirigidos a los enemigos del pueblo de Dios que se alegraron por la caída de Jerusalén (Eze., caps.
25-32). Posteriormente, cuando llegó a Babilonia la noticia de la destrucción de Jerusalén, Ezequiel
profetizó sobre la restauración que tendría lugar.
w03 1/12 pág. 29 Preguntas de los lectores - Preguntas de los lectores
¿En qué sentido quedó “mudo” Ezequiel durante el asedio y la destrucción de Jerusalén?
En pocas palabras, en el sentido de que no tenía nada más que añadir al mensaje profético que había
entregado de parte de Jehová.
El profeta Ezequiel comenzó a servir fielmente de atalaya para los israelitas exiliados en Babilonia en “el año
quinto del destierro del rey Joaquín”, o sea, en 613 a.E.C. (Ezequiel 1:2, 3). El día 10 del décimo mes lunar del
año 609 a.E.C. se le notificó por inspiración divina el comienzo del sitio babilonio a Jerusalén (Ezequiel 24:1, 2).
¿Cómo acabaría? ¿Se salvarían Jerusalén y sus infieles habitantes? En calidad de vigía, Ezequiel ya había
entregado el inequívoco mensaje de calamidad procedente de Jehová, y no hacía falta agregarle nada más,
como si fuera necesario hacerlo más convincente. Ezequiel enmudeció con respecto a cualquier información
adicional acerca del asedio a Jerusalén (Ezequiel 24:25-27).
Unos seis meses después de la destrucción de Jerusalén en 607 a.E.C., un hombre que había logrado
escapar fue a Babilonia y le llevó a Ezequiel la noticia de que la ciudad santa había sido asolada. Ezequiel relata
lo que ocurrió la noche antes de que llegara este hombre: “[Jehová] procedió a abrirme la boca [...] y ya
no resulté estar mudo” (Ezequiel 33:22). Así se puso fin al silencio de Ezequiel.
¿Estuvo Ezequiel literalmente mudo en aquel tiempo? Es obvio que no, pues aun después de “enmudecer”,
proclamó profecías dirigidas sobre todo a las naciones vecinas que se alegraron por la caída de Jerusalén
(Ezequiel, capítulos 25-32). Poco después de que Ezequiel comenzara su labor de profeta y atalaya, Jehová le
había dicho: “Haré que tu misma lengua se te pegue al cielo de la boca, y ciertamente llegarás a estar mudo, y
no llegarás a ser para ellos un hombre que administre censura, porque son casa rebelde. Y cuando yo hable
contigo, abriré tu boca” (Ezequiel 3:26, 27). Cuando Jehová no tuviera ningún mensaje para Israel, Ezequiel
enmudecería con respecto a dicha nación. Hablaría solo lo que Jehová quisiera y cuando Él se lo indicara.
Ezequiel quedaría mudo en el sentido de que no tendría nada de trascendencia profética que comunicar a los
israelitas.
Hoy día, la clase del atalaya, el grupo de cristianos ungidos, ha estado proclamando lo que se cierne sobre la
cristiandad, la Jerusalén antitípica. Cuando comience la “gran tribulación” y quede devastada “Babilonia la
Grande”, el imperio mundial de la religión falsa, la clase Ezequiel ungida no tendrá nada más que decir acerca del
fin de la cristiandad, que constituye una parte muy importante de dicho imperio (Mateo 24:21; Revelación
[Apocalipsis] 17:1, 2, 5).
Así es, llegará el día en que el resto ungido y sus compañeros queden mudos, sin tener nada más que
comunicar a la cristiandad. Será cuando “los diez cuernos” y “la bestia salvaje” asolen y despojen a Babilonia la
Grande (Revelación 17:16). Por supuesto, esto no quiere decir que los cristianos quedarán literalmente sin habla.
Tal como lo hacen ahora, alabarán a Jehová y harán mención de él todos los días y “durante todas las
generaciones por venir” (Salmo 45:17; 145:2).
w88 15/9 pág. 21 párr. 23 ¡Jehová desenvaina la espada!
23. ¿Cómo fue representada Jerusalén en el mensaje de Dios a Ezequiel a fines de diciembre de
609 a.E.C., y qué le sucedería a aquella ciudad?
23 En el mismísimo día de fines de diciembre (10 de Tebet de 609 a.E.C.) en que Nabucodonosor empezó el
sitio de Jerusalén, un sitio que duró 18 meses, Dios entregó a Ezequiel otro mensaje gráfico. En él se representó
a la Jerusalén bajo asedio por el símbolo de una olla en la cual se ‘haría hervir’ a los residentes de la ciudad. La
suciedad en cuanto a lo moral había causado “herrumbre” en aquella olla simbólica. “Trozo por trozo” se sacaría
de Jerusalén a los malhechores, y el ay de ella no terminaría sino hasta que fuera destruida. Jehová había
juzgado a Jerusalén según los tratos inicuos de ella, y aquella ciudad tenía que ser destruida, tal como tiene que
ser destruida la cristiandad. (Ezequiel 24:1-14.)
kj cap. 14 pág. 266 párr. 7 Los religiosos hipócritas pasmados por la noticia
7. Según Ezequiel 24:3-5, ¿qué se le dijo a Ezequiel que hiciera con una olla de boca ancha?
7 Jehová le da instrucciones a Ezequiel en cuanto a cómo hacerlo, diciendo: “Y compón un dicho proverbial
concerniente a la casa rebelde, y tienes que decir acerca de ellos: ‘Esto es lo que ha dicho el Señor Soberano
Jehová: “Pon la olla de boca ancha; ponla, y también echa agua en ella. Recoge trozos en ella, todo buen trozo,
muslo y hombro; llénala aun de los huesos más selectos. Haya un tomar de las ovejas más selectas, y también
apila los maderos en un círculo bajo ella. Haz hervir sus trozos, también cuece sus huesos en medio de ella.”’”—
Ezequiel 24:3-5.
w03 15/8 pág. 14 párrs. 2-3 Andaremos en el nombre de Jehová para siempre
2, 3. a) ¿Qué cualidad deberían manifestar los líderes de Israel, y qué están haciendo en realidad?
b) ¿Cómo explicaría las metáforas que se utilizan en Miqueas 3:2, 3?
2 El profeta de Dios declara: “Oigan, por favor, cabezas de Jacob y ustedes los comandantes de la casa de
Israel. ¿No es negocio de ustedes el conocer la justicia?”. Sí, ellos deberían obrar con justicia, pero ¿qué están
haciendo en realidad? Miqueas añade: “Odiadores de lo que es bueno y amadores de la maldad, que arrancan la
piel de la gente y el organismo de sus huesos; ustedes los que también han comido el organismo de mi pueblo, y
han desollado la mismísima piel de ellos, y desmenuzado sus propios huesos, y los han triturado como lo que
está en una vasija de boca ancha y como carne en medio de una olla” (Miqueas 3:1-3).
3 Parece mentira que los líderes del pueblo estén oprimiendo a los pobres y los indefensos. Las metáforas que
utiliza aquí Miqueas son fáciles de entender para sus oyentes. Cuando los israelitas preparan una oveja
degollada para hervirla, primero la despellejan y después la cortan en piezas. A veces rompen los huesos para
dejar salir la médula. A continuación cuecen tanto la carne como los huesos en una olla (Ezequiel 24:3-5, 10).
¡Qué ilustración tan adecuada para describir el trato abusivo que daban a la gente los despiadados líderes del
tiempo de Miqueas!
it-2 pág. 564 Oveja
La carne se podía cocer o asar. Para la celebración de la Pascua, se asaba entero un carnero joven o un
macho cabrío de un año al que se había quitado la piel y limpiado sus partes interiores. (Éx 12:5, 9.) Cuando se
iba a cocer la carne, lo primero que se hacía era desollar el animal y después se le descoyuntaba. A veces, los
huesos se quebraban para extraer la médula y a continuación se ponían a cocer junto con la carne en una olla
grande. (Eze 24:3-6, 10; Miq 3:1-3.) Cuando la carne estaba bien hecha, se retiraba de la olla, y el caldo que
quedaba se servía aparte. (Compárese con Jue 6:19.) Se consideraba una muestra de hospitalidad servir cordero
a un invitado. (2Sa 12:4.)
kj cap. 14 pág. 267 párr. 9 Los religiosos hipócritas pasmados por la noticia
9. ¿Cómo en qué condición de una olla estaba Jerusalén, y qué había hecho con la sangre que había sido
derramada en ella?
9 ¿Valía la pena conservar a Jerusalén como olla simbólica? ¡Escuche! “Por lo tanto esto es lo que ha dicho el
Señor Soberano Jehová: ‘¡Ay de la ciudad de hechos de derramamiento de sangre, la olla de boca ancha, cuya
herrumbre está en ella, y cuya mismísima herrumbre no ha salido de ella! Trozo por trozo de ella, sácala; no debe
echarse suertes sobre ella. Pues su sangre misma ha llegado a estar en el mismo medio de ella. Sobre la
superficie brillante y pelada de un peñasco ella la puso. No la derramó sobre la tierra, para cubrirla con polvo.
Para hacer subir la furia para la ejecución de venganza, yo he puesto su sangre sobre la superficie brillante y
pelada de un peñasco, para que no sea encubierta.’”—Ezequiel 24:6-8.
w07 1/7 pág. 14 Puntos sobresalientes del libro de Ezequiel (parte 1)
Ezequiel 24:6-14. ¿Qué representa la herrumbre de la olla? La Jerusalén sitiada se compara a una olla de
boca ancha. Su herrumbre simboliza la corrupción moral de la ciudad: la inmundicia, la conducta relajada y el
derramamiento de sangre de los que es responsable. Es tal su inmundicia que ni aun dejándola vacía sobre las
brasas para que se caliente al rojo vivo es posible desprender su herrumbre.
w89 1/3 pág. 30 Preguntas de los lectores
¿Cómo se trataba con la sangre bajo la Ley si no se usaba en sacrificio? Leemos que cuando un cazador
mataba a un animal para usarlo como alimento ‘tenía que derramar la sangre del animal y cubrirla con polvo’.
(Levítico 17:13, 14; Deuteronomio 12:22-24.) Por eso, la sangre no había de usarse para nutrición ni con otro
propósito. Si se sacaba de una criatura y no se usaba en sacrificio, había que deshacerse de ella derramándola
en la tierra, el escabel de los pies de Dios. (Isaías 66:1; compárese con Ezequiel 24:7, 8.)
kj cap. 14 pág. 269 párr. 13 Los religiosos hipócritas pasmados por la noticia
13. ¿Qué “dicho proverbial” le aplica a la cristiandad, como se manifiesta en Ezequiel 24:9-12?
13 A la cristiandad le aplica este “dicho proverbial” que fue dirigido a Jerusalén su prototipo: “Por lo tanto esto
es lo que ha dicho el Señor Soberano Jehová: ‘¡Ay de la ciudad de hechos de derramamiento de sangre! Yo
mismo también haré grande el apilamiento. Haz muchos los leños. Enciende el fuego. Cuece la carne
cabalmente. Y vacía el caldo, y deja que los huesos mismos se pongan muy calientes. Ponla vacía sobre sus
brasas para que se caliente; y su cobre tiene que calentarse, y su inmundicia tiene que licuarse en medio de ella.
Que se consuma su herrumbre. ¡Dificultades! Ha cansado a uno, pero la gran cantidad de su herrumbre no sale
de ella. ¡Al fuego con su herrumbre!’”—Ezequiel 24:9-12.
kj cap. 14 pág. 270 párr. 15 Los religiosos hipócritas pasmados por la noticia
15. ¿Qué le dice Jehová directamente a Jerusalén acerca del asunto de la limpieza, y según qué de parte
de ella se ejecutarán juicios en ella?
15 Aquí Jehová dirige la palabra directamente a Jerusalén para explicar por qué tiene que adoptar medidas tan
drásticas para con ella: “‘Hubo conducta relajada en tu inmundicia. Por esa razón tuve que limpiarte, pero no te
hiciste limpia de tu inmundicia. No te harás limpia más hasta que yo haga que mi furia llegue a su descanso en tu
caso. Yo mismo, Jehová, he hablado. Tendrá que venir, y yo ciertamente actuaré. No descuidaré, tampoco
sentiré lástima ni sentiré pesar. Según tus caminos y según tus tratos ciertamente te juzgarán,’ es la expresión
del Señor Soberano Jehová.”—Ezequiel 24:13, 14.
kj cap. 14 pág. 271 párr. 19 Los religiosos hipócritas pasmados por la noticia
19. ¿De qué manera profética se le dijo a Ezequiel que dramatizara el efecto de quitar cosas deseables?
19 “Y la palabra de Jehová continuó ocurriéndome, diciendo: ‘Hijo del hombre, aquí estoy quitándote la cosa
deseable a tus ojos por un golpe, y no debes golpearte el pecho, ni debes llorar ni deben salir tus lágrimas.
Suspira sin palabras. Por los muertos no debes hacer duelo. Cíñete tu prenda para la cabeza, y tus sandalias
debes ponerte en tus pies. Y no debes cubrir el bigote, y el pan de hombres no debes comer.’”—Ezequiel 24:15-
17.
w91 15/3 págs. 15-16 párr. 12 Manténgase al paso con el carro celestial de Jehová
12. ¿Qué hizo Ezequiel durante más de dos décadas de servicio como profeta?
12 Ezequiel recibió visiones y mensajes con varios propósitos y para diversos auditorios. Tuvo que escuchar
cuidadosamente y entonces hablar y actuar según las instrucciones que recibió. Durante unos 22 años en que
sirvió de profeta le fueron revelados progresivamente nueva información y nuevos procedimientos. A veces
Ezequiel expresó mensajes fraseados especialmente. En otras ocasiones recurrió a la pantomima, como cuando
se acostó delante de un ladrillo que simbolizaba a Jerusalén. (Ezequiel 4:1-8.) Su ejemplo en asuntos personales
—como su reacción ante la muerte de su esposa— también comunicaba un mensaje. (Ezequiel 24:15-19.) Tenía
que estar al día, siempre presentar el mensaje correcto y tomar la acción apropiada al tiempo debido. Ezequiel se
mantuvo adherido a Jehová en una muy estrecha y progresiva relación de trabajo.
it-1 pág. 723 Duelo
Prohibiciones con respecto al duelo. En determinadas ocasiones Dios dio instrucciones a todo su pueblo, o
a algunos de sus miembros, para que no guardaran duelo, como, por ejemplo, en el caso de malhechores que
habían sido condenados a muerte. (Le 10:1, 2, 6.) Al profeta Ezequiel se le ordenó que no observase duelo, en
ninguna de sus manifestaciones, por su esposa fallecida. Esto les habría de servir de modelo a los israelitas que
estaban con él en Babilonia, quienes estarían tan aturdidos que ni se condolerían por la ejecución de juicio divino
sobre Jerusalén debido a su infidelidad. (Eze 24:15-24.) Jeremías recibió unas instrucciones similares. (Jer 16:5-
13.)
Algunas prácticas de duelo estaban prohibidas bajo la ley mosaica, como el hacerse cortaduras en la carne,
causarse “calvicie sobre [las] frentes” (Le 19:28; Dt 14:1) y apartar algo del diezmo para darlo a los muertos. (Dt
26:12-14.) Los sacerdotes podían exteriorizar su duelo por ciertos miembros de su familia inmediata; en cambio,
al sumo sacerdote no le estaba permitido. (Le 21:1-6, 10-12.)
kj cap. 14 págs. 273-274 párr. 24 Los religiosos hipócritas pasmados por la noticia
24. ¿Cómo fue afectado y conmovido el profeta Jeremías después de suceder la destrucción de
Jerusalén, y cómo sería afectado Ezequiel cuando le llegaran las noticias de ello?
24 Obedientemente, Ezequiel no hizo duelo por la muerte de su esposa, “la cosa deseable a tus ojos.”
(Ezequiel 24:16) En el año 607 a. de la E.C. el profeta Jeremías sí hizo duelo y se lamentó por la destrucción de
Jerusalén y su templo. (Lamentaciones 1:1 a 5:22) Cuando esa calamidad realmente aconteció, a Ezequiel
mismo no se le mandó que se abstuviera de proceder como Jeremías. Cuando las noticias de la destrucción de
Jerusalén y su templo le llegaron a Ezequiel en Babilonia no lo dejaron pasmado ni lo aturdieron.
it-1 pág. 908 Ezequiel
La muerte de su esposa. Ezequiel dice que recibió su comisión junto al río Kebar en el quinto año del exilio
del rey Joaquín (o en 613 a. E.C.). Profetizó por lo menos durante veintidós años, hasta 591 a. E.C., y en el año
vigésimo séptimo del cautiverio pronunció su última profecía fechada. (Eze 29:17.) Al parecer, Ezequiel disfrutaba
de un matrimonio feliz cuando Jehová le dijo: “Hijo del hombre, mira, voy a quitarte la cosa deseable a tus ojos
por un golpe”. (Eze 24:16.) Quizás su esposa le haya sido infiel a él o a Jehová; no obstante, cualquiera que
haya sido la razón de su muerte, a Ezequiel se le ordenó que no llorara, sino que suspirara sin palabras. También
se le dijo que se pusiera su prenda para la cabeza y que no diera ningún indicio o prueba de estar de duelo. Todo
esto conformaba una señal para los israelitas que estaban en el cautiverio babilonio de que Jehová profanaría su
santuario, del que estaban tan orgullosos, y que, contrario a sus esperanzas, Jerusalén sería destruida. (Eze
24:17-27.)
kj cap. 14 págs. 272-273 párr. 22 Los religiosos hipócritas pasmados por la noticia
22. ¿Qué le sucedió a Ezequiel al atardecer, qué hizo, y qué explicación de Jehová dio a los inquiridores?
22 “Y procedí a hablar al pueblo por la mañana, y mi esposa gradualmente murió al atardecer. Por lo tanto hice
por la mañana tal como se me había mandado. Y el pueblo siguió diciéndome: ‘¿No nos dirás qué tienen que ver
con nosotros estas cosas, las que haces?’ Entonces les dije: ‘La mismísima palabra de Jehová me ha ocurrido,
diciendo: “Di a la casa de Israel: ‘Esto es lo que ha dicho el Señor Soberano Jehová: “Aquí estoy profanando mi
santuario, el orgullo de la fuerza de ustedes, la cosa deseable a sus ojos y el objeto de la compasión de su alma,
y sus hijos y sus hijas a quienes ustedes han dejado atrás... a espada caerán. Y ustedes tendrán que hacer tal
como yo he hecho. Los bigotes no los cubrirán, y el pan de hombres no comerán. Y su prenda para la cabeza
estará en sus cabezas, y sus sandalias estarán en sus pies. No se golpearán ni llorarán, y tendrán que pudrirse
en sus errores, y realmente gemirán uno sobre el otro. Y Ezequiel ha llegado a ser para ustedes un portento.
Según todo lo que él ha hecho, ustedes harán. Cuando esto venga, ustedes también tendrán que saber que yo
soy el Señor Soberano Jehová.”’”’”—Ezequiel 24:18-24.
w88 15/9 pág. 21 ¡Jehová desenvaina la espada!
24. a) ¿Por qué no mostró dolor Ezequiel cuando su esposa murió? b) Cuando la “espada” de Jehová
descienda sobre la cristiandad, ¿cómo reaccionará esta, y qué llegará a saber?
24 Después, Ezequiel tendría que actuar de manera extraña. (Léase Ezequiel 24:15-18.) ¿Por qué no habría
de mostrar dolor el profeta cuando muriera su esposa? Para demostrar lo aturdidos que quedarían los judíos
cuando la destrucción azotara a Jerusalén, sus habitantes y el templo. Ezequiel ya había dicho suficiente en
cuanto a aquellos asuntos y no hablaría de nuevo el mensaje de Dios sino hasta que se le informara sobre la
caída de Jerusalén. De manera similar, la cristiandad y sus religiosos hipócritas quedarán aturdidos cuando
llegue el tiempo de su destrucción. Y después que comience la “gran tribulación” bastará con lo que la clase
ungida del atalaya habrá dicho ya sobre el fin de ella. (Mateo 24:21.) Pero cuando la “espada” de Dios descienda
sobre la cristiandad, aquellos religiosos aturdidos, y otras personas, ‘tendrán que saber que él es Jehová’.
(Ezequiel 24:19-27.)
ip-2 cap. 8 págs. 108-109 párr. 9 El anuncio del fin catastrófico de la religión falsa
9. ¿Por qué se indigna Jehová con los judíos?
9 Ahora bien, ¿por qué permite Dios que Babilonia haga daño a Su pueblo? Jehová explica el motivo: “Me
indigné con mi pueblo. Profané mi herencia, y procedí a darlos en tu mano” (Isaías 47:6a). Dios tiene
buenas razones para indignarse con los judíos. Les había advertido que los desterraría si desobedecían su Ley
(Deuteronomio 28:64). Cuando caían en la idolatría y la inmoralidad sexual, Jehová, en prueba de su amor, les
enviaba profetas para que los ayudaran a volver a la adoración pura, pero “ellos continuamente estuvieron
burlándose de los mensajeros del Dios verdadero y despreciando sus palabras y mofándose de sus profetas,
hasta que la furia de Jehová subió contra su pueblo, hasta que no hubo curación” (2 Crónicas 36:16). Por lo
tanto, Dios permite que Babilonia profane su herencia, Judá, invadiendo la tierra y contaminando Su santo templo
(Salmo 79:1; Ezequiel 24:21).
kj cap. 4 págs. 56-57 párr. 6 Comisionado para hablar en el Nombre Divino
6. No solo eran proféticas las palabras de Ezequiel, sino que ¿qué fue él mismo al mismo tiempo?
6 No solo eran proféticas las palabras inspiradas de Ezequiel, sino que él mismo fue una figura profética en su
acción, como se muestra más tarde en ciertas ocasiones. (Ezequiel 24:24) Puesto que Ezequiel mismo fue un
“portento,” o “señal” (AV), de alguien que vendría, y puesto que no fue tipo o figura profética de Jesucristo, ¿a
quién prefiguró el profeta Ezequiel al llevar a cabo su comisión divina?
si pág. 135 párr. 20 Libro bíblico número 26: Ezequiel
20. ¿Con qué se compara a la Jerusalén sitiada, y qué señal vigorosa da Jehová respecto al juicio que ha
dictado contra ella?
20 Comienza el sitio final de Jerusalén (24:1-27). Es el año 609 a.E.C. Jehová le anuncia a Ezequiel que el
rey de Babilonia ha sitiado Jerusalén en este día 10 del décimo mes. Compara a la ciudad amurallada con una
olla de boca ancha, y sus habitantes selectos dentro de ella son la carne. ¡Caliéntenla! ¡Que hierva hasta que
desaparezca toda la inmundicia de la abominable idolatría de Jerusalén! Aquel mismo día muere la esposa de
Ezequiel, pero el profeta, obedeciendo la dirección de Jehová, no hace duelo. Esto es una señal de que el pueblo
no debe hacer duelo cuando Jerusalén sea destruida, porque es un juicio de Jehová, para que ellos sepan quién
es él. Jehová enviará un escapado para avisar de la destrucción del “hermoso objeto de su alborozo”, y Ezequiel
no habrá de hablar más a los desterrados sino hasta que llegue esa persona (24:25).
kj cap. 14 pág. 276 párr. 29 Los religiosos hipócritas pasmados por la noticia
29. ¿Cómo se confirmaría la veracidad de la profecía de Ezequiel, y cómo le dio repetidamente Jehová la
certeza de esto a Ezequiel?
29 ‘Pero, ¿qué hay si esto no sucede?’ quizás exclame alguien que no crea. ¡Nunca tema eso! Los
acontecimientos del futuro y los informes noticieros que vendrán demostrarán que es verdadera la profecía
infalible que declaró Ezequiel. Repetidamente se dio la certeza de que la veracidad de la profecía sería
confirmada. Se le dio a Ezequiel, cuando Jehová pasó a decirle: “Y en cuanto a ti, oh hijo del hombre, ¿no será
en el día en que les quite su plaza fuerte, el hermoso objeto de su alborozo, la cosa deseable a sus ojos y el
anhelo de su alma, sus hijos y sus hijas, que en aquel día vendrá a ti el escapado para hacer oír los oídos? En
aquel día se abrirá tu boca para con el escapado, y hablarás y no serás ya mudo; y ciertamente llegarás a ser
para ellos un portento, y tendrán que saber que yo soy Jehová.”—Ezequiel 24:25-27.
kj cap. 14 pág. 277 párr. 32 Los religiosos hipócritas pasmados por la noticia
32. A la llegada de las noticias que traería el escapado, ¿qué efecto habría en los que dudaban hasta
entonces, pero qué le sucedería a Ezequiel, y cómo mejoraría su posición como profeta y testigo?
32 En aquel tiempo del resonar de la noticia en los oídos, los que hasta entonces dudaban y los incrédulos
enmudecerían en virtud del pasmo que los heriría, pero la mudez de Ezequiel terminaría. Entonces podría hablar
con mejor marco o fondo de acontecimientos. Tendría un mensaje nuevo, fresco. Su autoridad como profeta
inspirado verdadero de Jehová habría sido establecida. Como hombre “señal” o como “portento” de lo que era
inminente, no había resultado falso. Como las palabras de Jehová a él: “ciertamente llegarás a ser para ellos un
portento,” Ezequiel no tendrá razón alguna entonces para estar avergonzado de su Dios delante de sus
compañeros del destierro en Babilonia. Su papel como profeta y testigo de Jehová será refrendado, y, como dijo
el Dios de Ezequiel, “tendrán que saber que yo soy Jehová.”—Ezequiel 24:27.
CAPITULO 25
w88 15/9 pág. 22 párr. 3 “Tendrán que saber que yo soy Jehová”
3. a) ¿Cómo reaccionaron otras naciones al sufrimiento de Judá? b) ¿Debido a qué espíritu fue removido
el “rey” de Tiro, y cómo debería afectarnos esto?
3 Después de la destrucción de Jerusalén, se condenó a Ammón por regocijarse por el sufrimiento de Judá, y
a Moab por adoptar una actitud de burla y desprecio para con Judá. A Edom se le consideró culpable de maldad,
y el espíritu vengativo de los filisteos se atraería “censuras furiosas” de Dios. (Ezequiel 25:1-17; Proverbios
24:17, 18.) Por regocijarse por la calamidad de Jerusalén, la ciudad de Tiro caería ante Nabucodonosor, o
Nabucodorosor (una grafía que se acerca más a la de los babilonios). (Ezequiel 26:1-21.) Tiro era como un barco
que se hundiría de seguro. (Ezequiel 27:1-36.) El “rey” de Tiro (aparentemente su línea de gobernantes) fue
removido por tener un espíritu orgulloso como el de Satanás. (Ezequiel 28:1-26.) De seguro, pues, debemos
evitar el orgullo pecaminoso que pudiera llevarnos a profanar el nombre de Jehová. (Salmo 138:6; Proverbios
21:4.)
it-2 pág. 690 Posturas y ademanes
Palmotear. Podía tratarse simplemente de un ademán para llamar la atención de alguien, como se muestra en
Josué 15:18, pero con más frecuencia indicaba cólera (Nú 24:10), desprecio o burla (Job 27:23; Lam 2:15), pena
(Eze 6:11), animosidad o que la persona se regocijaba por el mal que le acaecía a un rival, a un enemigo odiado
o a un opresor. En ocasiones, además de palmotear se pateaba con los pies. (Eze 25:6; Na 3:19.)
it-2 págs. 777-778 Quiryataim
1. Ciudad situada al E. del Jordán que construyeron o reconstruyeron los rubenitas. (Nú 32:37; Jos 13:15, 19.)
Posteriormente llegó a estar bajo dominio moabita. En las profecías de Jeremías (48:1) y Ezequiel (25:9) se
alude a ella como una ciudad moabita que sufriría calamidad. Con anterioridad a esas referencias, el rey Mesá,
del siglo X a. E.C., se jactó de haber edificado Qiryaten (al parecer Quiryataim).
Los eruditos por lo general la sitúan en una zona próxima a Quraiyat, a unos 10 Km. al ONO. de Dibón. Sin
embargo, las ruinas que se han encontrado en ese lugar son de una fecha posterior al siglo I a. E.C., por lo que
la ubicación exacta de la ciudad es incierta.
kj cap. 20 págs. 373-374 párrs. 14-15 La tierra de Magog no amenazará más a la humanidad
14. ¿Qué sucederá en cuanto al recuerdo de los que hayan participado en el ataque de Gog, y cómo
afectará a Jehová mismo el conservar vivos a sus testigos cristianos atacados?
14 Todo recuerdo de los que hayan participado con desafío a Dios en el ataque de Gog será tan nauseabundo
como el hedor que se elevará de los cadáveres en putrefacción de la muchedumbre de Gog... un hedor tan fuerte
que impedirá que las personas sigan adelante y pasen junto a ellos. Según se representa, el valle de la
Muchedumbre de Gog está al este del mar Muerto, cerca de donde solía estar la tierra enemiga de Moab.
(Ezequiel 25:8-11) No llegaría a ser ningún santuario para que los amigos y parientes sobrevivientes de los que
hubieran sido muertos violentamente visitaran este cementerio en un Día Conmemorativo para honrar la memoria
de los héroes muertos en la guerra. No se conmemora ninguna esperanza de resurrección para los participantes
en el ataque de Gog, personas impías malditas a quienes Jehová ejecuta en Su día de juicio. (Mateo 25:31-33,
41-46) Se han ganado infamia eterna. El que Jehová conserve vivos milagrosamente a sus testigos cristianos
ante ese ataque mundial por números abrumadoramente superiores será eternamente famoso. Al destruir a sus
atacantes, la muchedumbre de Gog, Jehová se glorificará para siempre.
it-1 pág. 780 Ejecución
Para que tengan fuerza y valor, las leyes, mandamientos y comisiones deben imponerse de forma legal. La
ejecución es un medio de poner en vigor las penas que se imponen por violar las leyes, en especial la pena de
muerte. La Ley Suprema no solo tiene un Poder Legislativo, sino también un Poder Ejecutivo: “Jehová es nuestro
Juez, Jehová es nuestro Dador de Estatutos, Jehová es nuestro Rey”. “Uno solo hay que es legislador y juez.”
(Isa 33:22; Snt 4:12.) En consecuencia, Jehová mismo ejecuta juicio y venganza sobre los que violan Su ley. (Éx
12:12; Dt 10:17, 18; Eze 25:11-17; 2Te 1:6-9; Jud 14, 15.)
si pág. 133 párrs. 4-5 Libro bíblico número 26: Ezequiel
4. ¿Qué cumplimientos dramáticos han tenido las profecías de Ezequiel?
4 Da prueba adicional de su autenticidad el cumplimiento dramático de las profecías de Ezequiel contra
naciones vecinas, tales como Tiro, Egipto y Edom. Por ejemplo, Ezequiel profetizó que Tiro sería devastada, y
esto se cumplió en parte cuando Nabucodonosor tomó la ciudad después de sitiarla por 13 años. (Eze. 26:2-21.)
Esta lucha no significó el fin completo de Tiro. No obstante, el juicio de Jehová era que la ciudad fuera destruida
totalmente. Dios había predicho mediante Ezequiel: “Rasparé de ella su polvo y haré de ella una superficie
brillante y pelada de peñasco. [...] Tus piedras y tu maderaje y tu polvo colocarán en el medio mismo del agua”
(26:4, 12). Todo esto se cumplió más de 250 años después, cuando Alejandro Magno avanzó contra la ciudad
insular de Tiro. Los soldados de Alejandro reunieron todos los escombros de la ciudad continental en ruinas y los
arrojaron al mar e hicieron con ellos un camino elevado de 800 metros (media milla) que llegó hasta la ciudad
insular. Entonces, con una intrincada obra de sitio, los soldados escalaron los muros de 46 metros (150 pies) de
altura y tomaron la ciudad en 332 a.E.C. Miles fueron muertos, y muchos más fueron vendidos como esclavos.
Como Ezequiel también había predicho, Tiro llegó a ser ‘una superficie pelada de peñasco y un secadero para
redes barrederas’ (26:14). Al otro lado de la Tierra Prometida, los edomitas, que habían actuado traidoramente,
también fueron aniquilados, en cumplimiento de la profecía de Ezequiel (25:12, 13; 35:2-9). Y, por supuesto, las
profecías de Ezequiel sobre la destrucción de Jerusalén y la restauración de Israel también resultaron exactas
(17:12-21; 36:7-14).
si pág. 152 párrs. 10-11 Libro bíblico número 31: Abdías
10. ¿Qué otras profecías predijeron la condenación de Edom, y por qué será provechoso considerarlas
junto con las de Abdías?
10 Como testimonio de que este mensaje de juicio contra Edom se cumpliría infaliblemente, Jehová hizo que
otros profetas suyos hicieran declaraciones similares. Entre ellas sobresalen estas: Joel 3:19; Amós 1:11, 12;
Isaías 34:5-7; Jeremías 49:7-22; Ezequiel 25:12-14; 35:2-15. Es obvio que las declaraciones formales más
tempranas se refieren a actos de hostilidad de tiempos pasados, mientras que está claro que las de fecha
posterior son acusaciones contra Edom por su conducta imperdonable, a la que hace referencia Abdías, cuando
los babilonios capturaron a Jerusalén. El examinar cómo le sobrevinieron a Edom las calamidades predichas
fortalecerá nuestra fe en el poder de profetizar de Jehová. Además, edificará nuestra confianza en Jehová como
el Dios que siempre cumple el propósito que ha declarado. (Isa. 46:9-11.)
ws cap. 15 págs. 124-125 párr. 7 El Edom antitípico moderno será arrasado
7. ¿Qué pensó el Dios de Israel del comportamiento traicionero de la nación de Edom?
7 ¿Pasó por alto Jehová, el Dios del Israel antiguo, este comportamiento no fraternal por parte de los edomitas
para con Su pueblo escogido? No. Por eso surgió en el corazón de Dios el propósito de “un día de venganza” y
“un año de retribuciones” en pago por lo que malévolamente se le había hecho su organización terrestre, llamada
Sión. Dijo la profecía: “Porque Jehová tiene un día de venganza, un año de retribuciones para la causa judicial
[ante el Tribunal del Universo] respecto a Sión”. (Isaías 34:8; Ezequiel 25:12-14.)
ip-1 cap. 27 págs. 364-365 párr. 12 La indignación de Jehová se abate sobre las naciones
12. a) ¿A quién utiliza Jehová para castigar a Edom? b) ¿Qué predice el profeta Abdías respecto a Edom?
12 Dios se propone castigar a Edom por la perversidad con que ha tratado a Su organización terrestre, llamada
Sión. Dice la profecía: “Jehová tiene un día de venganza, un año de retribuciones para la causa judicial
respecto a Sión” (Isaías 34:8). Poco después de la destrucción de Jerusalén en el año 607 a.E.C., Jehová
empieza a expresar su justa venganza contra los edomitas mediante el rey de Babilonia, Nabucodonosor
(Jeremías 25:15-17, 21). Cuando los ejércitos babilónicos marchan sobre Edom, nada puede salvar a sus
habitantes. Es “un año de retribuciones”, es decir, de castigo, contra ese país montañoso. Jehová predice por
medio del profeta Abdías: “Por la violencia a tu hermano Jacob, vergüenza te cubrirá, y tendrás que ser cortado
hasta tiempo indefinido. [...] Del modo como has hecho, se te hará. Tu suerte de trato volverá sobre tu propia
cabeza” (Abdías 10, 15; Ezequiel 25:12-14).
jd cap. 9 pág. 112 párr. 4 Tratemos a los demás como Dios quiere
4. ¿En qué sentido eran los edomitas “hermanos” de los israelitas y, sin embargo, cómo los trataron?
4 Cuando meditamos en la condena divina que recibió Edom, nación vecina de Israel, aprendemos otra
lección: “No debiste mirar el espectáculo en el día de tu hermano, en el día de su desventura; y no debiste
regocijarte por [el sufrimiento de] los hijos de Judá en el día en que perecían” (Abdías 12). Si los tirios eran
“hermanos” de Israel por sus relaciones comerciales, los edomitas lo eran en sentido mucho más literal, pues
descendían de Esaú, el gemelo de Jacob. De hecho, el propio Jehová los había llamado “hermanos” de Israel
(Deuteronomio 2:1-4). Por eso, era una vergüenza que se alegraran de la calamidad que sufrieron los judíos a
manos de los babilonios (Ezequiel 25:12-14).
w78 15/2 pág. 9 Por qué Edom ya no existe
Con el tiempo, según la profecía de Abdías, ‘no resultaría haber sobreviviente de la casa de Esaú.’ (Abd. 18)
Los edomitas cesarían de existir como pueblo. Según la palabra profética dada por medio de Ezequiel, los
israelitas iban a participar en el cumplimiento del juicio de Dios contra ellos. La palabra de Jehová por medio de
Ezequiel fue: “Ciertamente traeré mi venganza sobre Edom por la mano de mi pueblo Israel; y tendrán que hacer
en Edom según mi cólera y según mi furia.”—Eze. 25:14.
w81 1/12 págs. 25-26 Abdías da advertencia y consuelo de Dios
Inscripciones antiguas relatan acerca de la conquista de Edom durante el sexto siglo a. de la E.C. por fuerzas
babilonias que estaban bajo el mando del rey Nabonides. Según C. J. Gadd, erudito en la historia y la literatura
de Babilonia, soldados judíos componían parte de las tropas de Nabonides que conquistaron a Edom y Tema.
John Lindsay comentó sobre esto en un artículo que escribió, intitulado “Los reyes de Babilonia y Edom”: “De
modo que se cumplieron, en parte por lo menos, las palabras de Jehová que el profeta escribió: ‘Yo traeré mi
venganza sobre Edom por la mano de mi pueblo Israel’ (Eze. 25:14). También tenemos un cumplimiento parcial
de las palabras de Abdías, quien dijo que los ‘aliados’ y los ‘socios’ de Edom, ‘los amigos en quienes confiaban’
‘engañarían,’ a los edomitas de modo que ‘prevalecerían en contra de’ y ‘pondrían una trampa para’ ellos. Aquí
podemos ver una referencia a los babilonios, quienes, a pesar de que en los días de Nabucodonosor estuvieron
dispuestos a compartir con Edom las pérdidas de Judá, bajo Nabonides reprimieron de una vez y para siempre
las ambiciones comerciales y mercantiles de Edom (compare con Abdías 1 y 7).”—Palestine Exploration
Quarterly, enero-junio de 1976, página 39.
Esto concuerda con la evidencia bíblica en cuanto al tiempo de la caída de Edom. Como ya se ha
mencionado, Edom era una nación independiente cuando Jerusalén cayó ante las fuerzas de Nabucodonosor.
Pero el libro de Malaquías, que se escribió a mediados del quinto siglo a. de la E.C. (unos 100 años después de
la campaña de Nabonides contra Edom), declara que Dios ya había hecho de las “montañas [de Edom] un yermo
desolado y su herencia para los chacales del desierto.”—Mal. 1:3.
it-2 pág. 1188 Venganza
La venganza de Jehová tiene un propósito. La venganza de Jehová trae alivio y beneficios cuando actúa a
favor de los que confían en Él; además, le proporciona alabanza como el justo Juez. El salmista dice: “El justo se
regocijará porque ha contemplado la venganza. [...] Y la humanidad dirá: ‘De seguro hay fruto para el justo. De
seguro existe un Dios que está juzgando en la tierra’”. (Sl 58:10, 11.) Por lo tanto, el propósito principal de la
venganza de Dios es vindicar y glorificar su propio nombre y soberanía. (Éx 14:18; Sl 83:13-18; Isa 25:1-5; Eze
25:14, 17; 38:23.) Su acción también vindica a sus siervos como sus verdaderos representantes, además de
librarlos de circunstancias indeseables. (Éx 14:31; 15:11-16; Eze 37:16, 21-23; Sl 135:14; 148:14; Pr 21:18.)
it-1 pág. 944 Filistea, filisteos
Referencias proféticas. La profecía de Joel indicaba que debido a haber vendido a los “hijos de Judá” y los
“hijos de Jerusalén” a los “hijos de los griegos”, los filisteos experimentarían un trato similar. (Joe 3:4-8.) Ya que
al parecer las palabras del profeta Joel se registraron en el siglo IX a. E.C., las derrotas de los filisteos a manos
de Uzías (2Cr 26:6-8) y Ezequías (2Re 18:8) pudieron ser parte del cumplimiento de esta profecía.
Sin embargo, hubo un cumplimiento mayor después que los israelitas regresaron del exilio en Babilonia. El
comentarista C. F. Keil observa: “Alejandro Magno y sus sucesores pusieron en libertad a muchos de los
prisioneros de guerra judíos que estaban en sus tierras (compárese con la promesa del rey Demetrio a Jonatán
[Jonatás]: ‘Pongo en libertad a los judíos prisioneros de guerra que se encuentran en nuestro territorio’, Ant.,
F. Josefo, XIII, 2, 3), y parte de las tierras filisteas y fenicias estuvieron por un tiempo bajo el dominio judío”.
(Commentary on the Old Testament, 1973, vol. 10, “Joel”, pág. 224; compárese con Abd 19, 20.) Cabe mencionar
también que Alejandro Magno capturó la ciudad filistea de Gaza. A muchos de los habitantes los mataron y a los
sobrevivientes se les vendió como esclavos. Otras profecías también aludieron a la ejecución de la venganza de
Jehová sobre los filisteos. (Isa 14:31; Jer 25:9, 20; 47:1-7; Eze 25:15, 16; Am 1:6-8; Sof 2:5; Zac 9:5-7; para tener
más detalles, véanse ASDOD; ASQUELÓN; EQRÓN; GAT; GAZA núm. 1.)
it-1 pág. 1052 Guardia de corps caria
Al SO. de Asia Menor existía un antiguo distrito al que se denominaba Caria. El hecho de que en Ezequiel
25:16 y Sofonías 2:5 se relacione a los keretitas con los filisteos, y que además en la Versión de los Setenta
griega se traduzcan estos textos por “cretenses” en vez de keretitas, ha llevado a algunos a la conclusión de que
el distrito de Caria mencionado podría ser el lugar de donde procedieran los miembros de esta guardia de corps.
re cap. 39 pág. 279 párr. 1 El Rey-Guerrero triunfa en Armagedón
2. ¿Quién es Gog de Magog, y cómo hace Jehová que se sienta impulsado a atacar al pueblo de Dios?
ARMAGEDÓN... ¡una palabra que infunde temor a muchos! Pero para los que aman la justicia es un término
que anuncia el muy esperado día en que Jehová ejecutará juicio final contra las naciones. No es guerra de
hombres, sino “la guerra del gran día de Dios el Todopoderoso”... su día de venganza contra los gobernantes de
la Tierra. (Revelación 16:14, 16; Ezequiel 25:17.) Ya la gran tribulación habrá empezado con la desolación de
Babilonia la Grande. Entonces la bestia salvaje de color escarlata y sus diez cuernos, instados por Satanás,
concentrarán su ataque en el pueblo de Jehová. El Diablo, más airado que nunca contra la organización de Dios
simbolizada por una mujer, está resuelto a usar a secuaces engañados para guerrear hasta el fin contra los
restantes de la simiente o descendencia de la mujer. (Revelación 12:17.) ¡Es la última oportunidad de Satanás!
re cap. 16 pág. 92 párr. 11 ¡Cuatro jinetes al galope!
11. a) ¿Cómo ‘completa su victoria’ el Jinete? b) ¿Qué efecto debería tener en nosotros el que se abran
los sellos segundo, tercero y cuarto?
11 ¿Cómo ‘completa su victoria’ Jesús? Lo hace, como veremos, al disponer de la religión falsa y entonces
arrojar toda porción restante de la organización visible de Satanás en un simbólico “lago de fuego” de
destrucción, en vindicación de la soberanía de Jehová. ¡Con confianza, nosotros ahora esperamos aquel día de
Armagedón en que nuestro “Rey de reyes” obtendrá la victoria final sobre la opresiva organización política de
Satanás! (Revelación 16:16; 17:14; 19:2, 14-21; Ezequiel 25:17.) Mientras tanto, el Vencedor invencible en su
montura blanca sigue cabalgando a medida que Jehová sigue añadiendo personas de corazón sincero a Su
nación justa en la Tierra. (Isaías 26:2; 60:22.) ¿Participa usted con la clase Juan ungida en esa gozosa
expansión del Reino? Si así es, no hay duda de que lo que el apóstol Juan ve cuando se abren los tres sellos
siguientes lo estimulará a participar a mayor grado aún en la obra de Jehová para este día.
re cap. 2 pág. 9 párr. 1 El tema principal de la Biblia
1. ¿Cuál es el magnífico propósito de Jehová?
UN PROVERBIO bíblico dice: “Mejor es el fin de un asunto, posteriormente, que su principio”. (Eclesiastés
7:8.) Es en el libro de Revelación donde leemos sobre cómo culmina, dramáticamente, el magnífico propósito de
Jehová de santificar su nombre ante toda la creación. Como declaró Dios vez tras vez mediante uno de sus
profetas de la antigüedad: “Tendrán que saber que yo soy Jehová”. (Ezequiel 25:17; 38:23.)
w86 1/4 pág. 31 Preguntas de los lectores
Que la gran cuestión ante la que se halla la humanidad es el derecho que Jehová tiene de ejercer su
soberanía, razón por la cual él ha permitido la iniquidad por tanto tiempo. (Ezequiel 25:17.) Que Jesucristo tuvo
una existencia prehumana y está subordinado a su Padre celestial. (Juan 14:28.) Que hoy, sobre la Tierra, hay
un “esclavo fiel y discreto” al que se le ha ‘encargado el cuidado de todos los intereses que Jesús tiene en la
Tierra’, un esclavo que está asociado con el Cuerpo Gobernante de los testigos de Jehová. (Mateo 24:45-47.)
Que el año 1914 marcó el fin de los Tiempos de los Gentiles y el establecimiento del Reino de Dios en los cielos,
así como el tiempo para la predicha presencia de Cristo. (Lucas 21:7-24; Revelación 11:15–12:10.) Que solo
144.000 cristianos recibirán el premio de la vida celestial. (Revelación 14:1, 3.) Que el Armagedón, término que
se refiere a la batalla del gran día de Dios el Todopoderoso, está cerca. (Revelación 16:14, 16; 19:11-21.) Que
este será seguido por el Reinado Milenario de Cristo, el cual restablecerá por toda la Tierra el paraíso. Que quien
primeramente disfrutará de ese paraíso será la “gran muchedumbre” de “otras ovejas” de Jesús del día presente.
(Juan 10:16; Revelación 7:9-17; 21:3, 4.)
CAPITULO 26
hp cap. 3 págs. 28-30 párrs. 20-22 ¿Dónde puede usted hallar guía?
¿Qué hay de significativo en cuanto a los comentarios de la Biblia sobre sucesos futuros? (20-22)
20 Hay algo más significativo todavía que arroja luz sobre el origen de la Biblia. Es la profecía. Los seres
humanos pueden hacer conjeturas acerca de sucesos venideros, pero no pueden predecir el futuro
consecuentemente con ningún grado de exactitud. (Santiago 4:13, 14) Sin embargo, la Biblia sí hace eso. Mucho
antes de que Babilonia se convirtiera en un imperio mundial y desolara a Jerusalén, Dios hizo que el profeta
Isaías predijera que Babilonia sería derribada en derrota. Con unos dos siglos de anticipación, Dios mencionó a
Ciro como conquistador de Babilonia y dijo la manera en que se tomaría a aquella ciudad. Isaías también registró
detalles precisos acerca de la desolación final de Babilonia, cuando dicha calamidad estaba más de 1.000 años
en el futuro. (Isaías 13:17-22; 44:24-45:3) Todas aquellas profecías se cumplieron, así como también se
cumplieron las profecías de la Biblia acerca de Tiro y Nínive. (Ezequiel 26:1-5; Sofonías 2:13-15) Si usted
visitara ciertas ruinas en el Oriente Medio, vería la prueba por sí mismo.
21 Con mucho adelanto el libro bíblico de Daniel predijo claramente otros desenvolvimientos internacionales.
Babilonia sería conquistada por Medo Persia, y ésta, a su vez, sería derrotada por Grecia. Después que el líder
prominente de Grecia (Alejandro Magno) muriera, cuatro de sus subordinados se apoderarían de la gobernación
del anterior imperio. (Daniel 8:3-8, 20-22) Eso fue historia de largo alcance escrita de antemano, y efectivamente
se cumplió tal como se había predicho. ¿Cómo sabía Daniel aquellas cosas? La única respuesta satisfactoria se
declara en la Biblia misma: “Toda Escritura es inspirada de Dios.” Esto nos concierne, pues como
consideraremos en un capítulo posterior, la Biblia tiene profecías acerca de cosas que han ocurrido en nuestro
tiempo. Además, describe vívidamente cosas que todavía están en el futuro.
22 Además de tratar sobre el futuro, la Biblia nos ayuda a enfrentarnos con éxito al presente. Explica por qué
existe tanto sufrimiento, y nos ayuda a entender el propósito de la vida. Ofrece guía del Creador en cuanto a
cómo podemos vencer personalmente los problemas y hallar la mayor felicidad en la vida, ahora y en el futuro.
En capítulos posteriores se considerarán algunos de los problemas de la vida, así como el consejo práctico de la
Biblia. Sin embargo, primero debemos familiarizarnos más con Aquel que ha suministrado ese consejo.
bh cap. 2 La Biblia proviene de Dios
La destrucción de Babilonia es solo un ejemplo de cómo se han cumplido muchas profecías bíblicas. Otros
ejemplos son la destrucción de las ciudades de Tiro y Nínive (Ezequiel 26:1-5; Sofonías 2:13-15). Además, el
profeta Daniel predijo cuáles serían los imperios mundiales que surgirían después de Babilonia, entre ellos
Medopersia y Grecia (Daniel 8:5-7, 20-22). En el apéndice, págs. 199-201, encontrará información sobre las
numerosas profecías respecto al Mesías que se cumplieron en Jesucristo.
it-2 págs. 1136-1137 Tiro
Además, por medio de Ezequiel, contemporáneo de Jeremías, Jehová señaló a la calamidad que sufriría Tiro
a manos de Nabucodonosor. (Eze 26:1–28:19.) Aunque Tiro había sido como una bonita nave que tenía velas de
diversos colores, coberturas para la cubierta y una proa con incrustaciones de marfil, se hundiría en alta mar.
(Eze 27:3-36.) El “rey” de Tiro (al parecer la línea de gobernantes tirios) se jactó altivamente: “Yo soy un dios. En
el asiento de dios me he sentado”. Pero, por su irreverencia, tendría que ser derribado y destruido por fuego.
(Eze 28:2-19.)
Destrucción de la ciudad. Durante el largo sitio de Nabucodonosor contra Tiro, las cabezas de sus soldados
‘quedaron calvas’ por el rozamiento de sus yelmos, y sus hombros se ‘pelaron por frotación’ de cargar los
materiales utilizados en la construcción de obras de asedio. Como Nabucodonosor no recibió ningún “salario” por
ser el instrumento divino al ejecutar juicio sobre Tiro, Jehová prometió compensarle con la riqueza de Egipto.
(Eze 29:17-20.) Según el historiador judío Josefo, el sitio duró trece años (Contra Apión, libro I, sec. 21), y fue
muy costoso para los babilonios. La historia no da detalles, pero la pérdida en vidas y propiedades que sufrieron
los tirios a manos de Nabucodonosor tiene que haber sido grande. (Eze 26:7-12.)
No obstante, cuando los israelitas regresaron del exilio en Babilonia, los tirios pudieron ayudarlos
suministrándoles madera de cedro del Líbano para un segundo templo, y reanudaron su comercio con la ciudad
reedificada de Jerusalén. (Esd 3:7; Ne 13:16.)
Aunque el enfrentamiento de Tiro con Nabucodonosor fue grave, no tenía que ser el fin completo de Tiro. Una
declaración formal profética pronunciada posteriormente indicó que, si bien Tiro edificaría un antemural y
amontonaría plata y oro, Jehová mismo la destruiría por completo. (Zac 9:3, 4.)
La profecía de Zacarías se cumplió casi doscientos años después de pronunciarse. En el año 332 a. E.C.,
Alejandro Magno hizo marchar a su ejército a través de Asia Menor, y al avanzar hacia el S., se detuvo por
suficiente tiempo como para poner sitio a Tiro. Cuando la ciudad se negó a abrir sus puertas, Alejandro,
encolerizado, hizo que su ejército ‘raspase’ las ruinas de la ciudad que había estado en tierra firme y las arrojase
al mar, y de este modo construyó un terraplén hasta la ciudad que estaba en la isla, todo ello en cumplimiento de
la profecía. (Eze 26:4; GRABADO, vol. 2, pág. 531.) Mientras sus fuerzas navales mantenían atrapadas a las
naves tirias en el puerto, Alejandro se puso a construir las torres de asedio más altas que jamás se habían
utilizado en las guerras antiguas. Finalmente, después de siete meses, se abrió brecha en los muros, que eran
de 46 m. de altura. Además de los 8.000 militares muertos en batalla, se dio muerte como represalia a 2.000
cabecillas, y 30.000 habitantes de Tiro fueron vendidos como esclavos.
ip-1 cap. 19 págs. 249-251 párr. 15 Jehová profana el orgullo de Tiro
15. ¿Cuál será la reacción de Tiro cuando Jerusalén caiga ante Nabucodonosor?
15 El transcurso de cien años no hará que Tiro cambie. En 607 a.E.C., cuando el ejército del rey
Nabucodonosor de Babilonia destruya Jerusalén, Tiro se alegrará y dirá: “¡Ajá! ¡Ha sido quebrantada, las puertas
de los pueblos! La tendencia ciertamente será hacia mí. Seré llena... ella ha sido devastada” (Ezequiel 26:2). La
ciudad se regocijará con la expectativa de beneficiarse de la destrucción de Jerusalén. Ya sin la competencia de
la capital de Judá, esperará aumentar sus operaciones comerciales. Jehová tratará con desprecio a los que a sí
mismos se proclaman “honorables” y con orgullo toman partido por los enemigos de Su pueblo.
si pág. 133 párr. 4 Libro bíblico número 26: Ezequiel
4. ¿Qué cumplimientos dramáticos han tenido las profecías de Ezequiel?
4 Da prueba adicional de su autenticidad el cumplimiento dramático de las profecías de Ezequiel contra
naciones vecinas, tales como Tiro, Egipto y Edom. Por ejemplo, Ezequiel profetizó que Tiro sería devastada, y
esto se cumplió en parte cuando Nabucodonosor tomó la ciudad después de sitiarla por 13 años. (Eze. 26:2-21.)
Esta lucha no significó el fin completo de Tiro. No obstante, el juicio de Jehová era que la ciudad fuera destruida
totalmente. Dios había predicho mediante Ezequiel: “Rasparé de ella su polvo y haré de ella una superficie
brillante y pelada de peñasco. [...] Tus piedras y tu maderaje y tu polvo colocarán en el medio mismo del agua”
(26:4, 12). Todo esto se cumplió más de 250 años después, cuando Alejandro Magno avanzó contra la ciudad
insular de Tiro. Los soldados de Alejandro reunieron todos los escombros de la ciudad continental en ruinas y los
arrojaron al mar e hicieron con ellos un camino elevado de 800 metros (media milla) que llegó hasta la ciudad
insular. Entonces, con una intrincada obra de sitio, los soldados escalaron los muros de 46 metros (150 pies) de
altura y tomaron la ciudad en 332 a.E.C. Miles fueron muertos, y muchos más fueron vendidos como esclavos.
Como Ezequiel también había predicho, Tiro llegó a ser ‘una superficie pelada de peñasco y un secadero para
redes barrederas’ (26:14). Al otro lado de la Tierra Prometida, los edomitas, que habían actuado traidoramente,
también fueron aniquilados, en cumplimiento de la profecía de Ezequiel (25:12, 13; 35:2-9). Y, por supuesto, las
profecías de Ezequiel sobre la destrucción de Jerusalén y la restauración de Israel también resultaron exactas
(17:12-21; 36:7-14).
w77 15/11 pág. 677 Cómo se escribió historia con siglos de anticipación
Aunque Tiro siguió tratando de recobrarse a través de los siglos, la ciudad cayó repetidas veces ante fuerzas
hostiles, tal como había predicho el profeta de Dios. (Eze. 26:3) ¿En qué condición se encuentra actualmente
Tiro, que fue una de las grandes potencias marítimas del mundo antiguo? Ruinas y un pequeño puerto de mar,
que se llama Sur, marcan el sitio. Nina Jidejian, en su libro Tyre Through the Ages [Tiro a través de las edades]
(1969), declara: “El puerto ha llegado a ser hoy abrigo para barcos pesqueros y lugar para tender redes,”
exactamente como profetizó Ezequiel.—Eze. 26:5, 14.
w07 15/10 pág. 19 “Las naves de Kitim” surcan el mar
Los chipriotas apoyaron a Alejandro con 120 barcos durante el sitio de Tiro (332 antes de nuestra era).
Además, tres de sus reyes capitanearon parte de la flota. Tras siete meses de asedio, Tiro cayó, cumpliéndose
así la profecía bíblica (Ezequiel 26:3, 4; Zacarías 9:3, 4). En agradecimiento, Alejandro permitió a estos reyes de
Chipre conservar cierto grado de autoridad.
wi pág. 7 ¿Ha inspirado Dios la Biblia?
El destino de Tiro: “Así dice Dios el Eterno: He aquí que soy contra ti, oh Tiro, y haré que muchas naciones
suban contra ti, como el mar hace subir sus olas. [...] Le quitaré hasta el polvo, y la tornaré roca desnuda. [...] Y
tus piedras, y tu madera, y tu polvo irán a parar en medio de las aguas”. (Ezequiel 26:3, 4, 12, profetizado
c. 613 a.E.C.)
gm cap. 9 págs. 120-121 párrs. 8-9 Profecías que se realizaron
8, 9. ¿Qué profecía pronunció Ezequiel contra Tiro?
8 Ezequiel fue otro escritor de profecías inspiradas por Dios en la antigüedad. Profetizó desde fines del
siglo VII y en el VI a.E.C.... es decir, durante los años que precedieron a la destrucción de Jerusalén, y después,
durante las primeras décadas del exilio de los judíos en Babilonia. Hasta algunos críticos modernos concuerdan
en que el libro se escribió alrededor de ese tiempo.
9 Ezequiel escribió una sorprendente profecía sobre la destrucción de la vecina norteña de Israel, Tiro, que de
haber sido amiga del pueblo de Dios pasó a ser su enemiga. (1 Reyes 5:1-9; Salmo 83:2-8.) Escribió Ezequiel:
“Esto es lo que ha dicho el Señor Soberano Jehová: ‘Aquí estoy contra ti, oh Tiro, y ciertamente haré subir contra
ti muchas naciones, tal como el mar hace subir sus olas. Y ciertamente reducirán a ruinas los muros de Tiro y
demolerán sus torres, y sí rasparé de ella su polvo y haré de ella una superficie brillante y pelada de peñasco. [...]
Y tus piedras y tu maderaje y tu polvo colocarán en el medio mismo del agua’”. (Ezequiel 26:3, 4, 12.)
g81 8/3 pág. 18 El fin de Tiro... ¿fue casualidad?
Los profetas hebreos Zacarías y Ezequiel declararon acerca de Tiro: “Jehová mismo la desposeerá, y al mar
ciertamente abatirá su fuerza militar; y en el fuego ella misma será devorada.” (Zac. 9:4) “Aquí estoy [Jehová]
contra ti, oh Tiro, y ciertamente haré subir contra ti muchas naciones, tal como el mar hace subir sus olas. Y
ciertamente reducirán a ruinas los muros de Tiro y demolerán sus torres, y sí rasparé de ella su polvo y haré de
ella una superficie brillante y pelada de peñasco. Un secadero para redes barrederas es lo que ella llegará a ser
en medio del mar.”—Eze. 26:3-5.
ce cap. 18 págs. 216-217 párr. 3 La Biblia... ¿ha sido realmente inspirada por Dios?
3. ¿Qué se predijo acerca de Tiro?
3 Tiro era un prominente puerto marítimo de Fenicia que había sido traicionero en sus tratos con el antiguo
Israel, la nación de adoradores de Jehová que era la vecina meridional de Tiro. Mediante un profeta llamado
Ezequiel, Jehová predijo la destrucción completa de Tiro más de 250 años antes que tal suceso tuviera lugar.
Jehová declaró: “Haré subir contra ti muchas naciones [...] Y ciertamente reducirán a ruinas los muros de Tiro y
demolerán sus torres, y sí rasparé de ella su polvo y haré de ella una superficie brillante y pelada de peñasco. Un
secadero para redes barrederas es lo que ella llegará a ser en medio del mar”. Ezequiel también mencionó por
anticipado a la primera nación que pondría sitio a Tiro, y al líder de aquella nación: “Aquí estoy trayendo contra
Tiro a Nabucodorosor el rey de Babilonia”. (Ezequiel 26:3-5, 7.)
g 3/11 págs. 19-20 Un libro digno de confianza. Quinta parte
Durante sus campañas, Alejandro cumplió también otras profecías bíblicas. Por ejemplo, los profetas Ezequiel
y Zacarías, que vivieron durante los siglos VII y VI antes de nuestra era, anunciaron la destrucción de la ciudad
de Tiro (Ezequiel 26:3-5, 12; 27:32-36; Zacarías 9:3, 4). Ezequiel escribió incluso que sus piedras y su polvo
serían colocados “en el medio mismo del agua”. ¿Se cumplieron aquellas palabras?
pr cap. 3 págs. 15-16 párrs. 32-34 Una fuente singular de sabiduría superior
32-34. ¿Qué tiene la Biblia que ningún otro libro contiene?
32 Asimismo, la Biblia lleva, de manera especialmente notable, la marca de la inspiración divina: es un libro de
profecías que sin falta se han cumplido y continúan cumpliéndose.
33 Por ejemplo, en la Biblia se predijeron con todo detalle la destrucción de la antigua Tiro, la caída de
Babilonia, la reconstrucción de Jerusalén y el ascenso y la caída de los reyes de Medo-Persia y Grecia. Estas
profecías fueron tan exactas que algunos críticos trataron, en vano, de demostrar que fueron escritas después de
ocurrir aquellos sucesos. (Isaías 13:17-19; 44:27–45:1; Ezequiel 26:3-6; Daniel 8:1-7, 20-22.)
34 Las profecías dadas por Jesús referentes a la destrucción de Jerusalén en 70 E.C. se cumplieron con
exactitud. (Lucas 19:41-44; 21:20, 21.) Y las profecías que Jesús y el apóstol Pablo dieron sobre “los últimos
días” se están cumpliendo actualmente en detalle. (2 Timoteo 3:1-5, 13; Mateo 24; Marcos 13; Lucas 21.)
sh cap. 14 La incredulidad moderna... ¿debería continuar la búsqueda?
Profecías infalibles: La destrucción de la Tiro antigua, la caída de Babilonia, la reedificación de Jerusalén y la
subida y decadencia de los reyes de Medopersia y Grecia se predijeron con tanto detalle que los críticos
levantaron en vano la acusación de que lo que se describe fue puesto por escrito después de los
acontecimientos. (Isaías 13:17-19; 44:27–45:1; Ezequiel 26:3-7; Daniel 8:1-7, 20-22.) Profecías acerca de Jesús,
dadas siglos antes de su nacimiento, se cumplieron detalladamente. (Véase la página 245.) Las profecías que el
mismo Jesús pronunció sobre la destrucción de Jerusalén se cumplieron con exactitud. (Lucas 19:41-44;
21:20, 21.) Las profecías de Jesús y el apóstol Pablo acerca de los últimos días están cumpliéndose en nuestro
mismo tiempo. (Mateo 24; Marcos 13; Lucas 21; 2 Timoteo 3:1-5.) Sin embargo, la Biblia atribuye todas las
profecías a una sola Fuente, Jehová Dios. (2 Pedro 1:20, 21.)
w84 1/4 pág. 11 párrs. 5-6 ¡La Palabra de Jehová es segura!
5. ¿Qué había predicho Jehová tocante a Tiro mediante Ezequiel?
5 En la antigua ciudad de Tiro, a la cual apropiadamente se llamaba “la Reina del Mar”, también se cumplió
profecía recibida por inspiración divina. Respecto a este puerto marítimo fenicio, Jehová había declarado: “Estoy
contra ti, oh Tiro, y ciertamente haré subir contra ti muchas naciones [...] Aquí estoy trayendo contra Tiro a
Nabucodonosor el rey de Babilonia [...] y tus torres derruirá [...] Y tus piedras y tu maderaje y tu polvo colocarán
en el medio mismo del agua. [...] Y ciertamente haré de ti una superficie brillante y pelada de peñasco. Un
secadero para redes barrederas es lo que llegarás a ser”. (Ezequiel 26:3-14.)
g81 8/3 pág. 19 El fin de Tiro... ¿fue casualidad?
Los oficiales de Alejandro quedaron convencidos y Tiro fue puesta bajo sitio. Los esfuerzos iniciales en el sitio
resultaron estar en armonía con la profecía bíblica. Ezequiel había escrito: “Rasparé de ella su polvo y haré de
ella una superficie brillante y pelada de peñasco.” (Eze. 26:4) Alejandro decidió construir un murallón o terraplén
hasta la ciudad que estaba en la isla. Con este fin, usó las piedras y los escombros de la antigua ciudad que
había estado en territorio continental.
w08 1/1 pág. 23 Lo que Jehová predice se cumple sin falta
Como ya se indicó, Jehová ofreció muchos detalles respecto a la caída de Babilonia. Lo mismo sucede con la
profecía sobre la destrucción de Tiro: el libro de Ezequiel afirma que sus piedras, sus maderas y hasta su polvo
se colocarían “en el medio mismo del agua” (Ezequiel 26:4, 5, 12). Esta profecía se cumplió en el año 332 antes
de nuestra era, cuando Alejandro Magno y su ejército emplearon los escombros de la ciudad ubicada en tierra
firme —conquistada tiempo antes— para construir un terraplén en el mar y así llegar a la parte insular de Tiro,
que entonces también fue conquistada.
ms pág. 393 Profecía
Profecía: Eze. 26:4, 7-9 “‘Ciertamente reducirán a ruinas los muros de Tiro y demolerán sus torres, y sí
rasparé de ella su polvo y haré de ella una superficie brillante y pelada de peñasco.’ Porque esto es lo que ha
dicho el Señor Jehová: ‘Aquí estoy trayendo contra Tiro a Nabucodorosor el rey de Babilonia desde el norte, un
rey de reyes, con caballos y carros de guerra y soldados de caballería y una congregación, hasta un pueblo
numeroso. . . . el golpe de su máquina de ataque lo dirigirá contra tus muros, y tus torres derruirá.’” (Profecía que
se pronunció contra la ciudad continental de Tiro en 607 a. de la E.C.)
jd cap. 9 pág. 111 párr. 1 Tratemos a los demás como Dios quiere
AL OÍR hablar de la antigua Tiro, ¿qué le viene a la memoria? Muchos cristianos recordarán la profecía que
anunciaba su destrucción. La cumplió Alejandro Magno cuando arrancó los escombros del barrio continental de
la ciudad, construyó con ellos un dique y así logró arrasar la nueva sección insular (Ezequiel 26:4, 12; Zacarías
9:3, 4). Ahora bien, al ver el nombre Tiro, ¿piensa usted en lo que debemos hacer y en lo que debemos evitar en
el trato con nuestros hermanos espirituales y con otras personas?
gl pág. 26 La influencia de Grecia y Roma en el pueblo judío
Luego invadieron Siria y Fenicia, y tras siete meses de asedio capturaron la ciudad de Tiro (Eze 26:4, 12).
Perdonando Jerusalén, Alejandro tomó Gaza y, ya en Egipto, fundó Alejandría, llamada a ser un importante
centro comercial y académico (Zac 9:5). Después de cruzar nuevamente la Tierra Prometida, derrotó otra vez a
los persas en Gaugamela, cerca de las ruinas de Nínive.
g 11/07 pág. 15 ¿Apoya la arqueología a la Biblia?
LA ARQUEOLOGÍA es una ciencia útil para el estudiante de la Biblia porque amplía sus conocimientos de las
condiciones de vida, las costumbres y las lenguas en tiempos bíblicos. Proporciona asimismo datos valiosos
sobre el cumplimiento de profecías, como las que anunciaron la desaparición de las antiguas ciudades de
Babilonia, Nínive y Tiro (Jeremías 51:37; Ezequiel 26:4, 12; Sofonías 2:13-15). No obstante, esta ciencia también
tiene sus límites: sus hallazgos deben ser interpretados, y las interpretaciones están sujetas a errores y
modificaciones.
w88 15/4 pág. 23 Grecia... la quinta gran potencia mundial
En vez de ir tras los persas que huían, Alejandro marchó hacia el sur por la costa del Mediterráneo, tomando
las bases de la poderosa flota persa. La ciudad isleña de Tiro resistió por siete meses. Finalmente, usando las
ruinas de la vieja ciudad de tierra continental que Nabucodonosor había destruido, Alejandro construyó un
terraplén hasta la ciudad isleña. Los restos de ese terraplén pueden verse hoy, como testimonio del cumplimiento
de la profecía de Ezequiel de que el polvo de Tiro sería arrojado al mar. (Ezequiel 26:4, 12.)
w08 1/6 pág. 27 ¿Lo sabía?
Esa profecía de Zacarías se cumplió en el año 332 antes de nuestra era, cuando Alejandro Magno arrasó la
parte de la ciudad que se asentaba en la isla. Para lograrlo, construyó un terraplén de 800 metros (media milla),
desde la costa hasta la isla, con madera y piedras de las ruinas de la antigua Tiro. Este detalle también se había
predicho en el libro bíblico de Ezequiel (Ezequiel 26:4, 12).
g83 22/2 pág. 11 Más allá del alcance de la ciencia
Una interesante vista por anticipado del futuro tuvo que ver con la ciudad de Tiro, que se hallaba al norte de
Israel. Ezequiel profetizó que Nabucodonosor destruiría a Tiro y dio los siguientes detalles acerca del destino final
de esta ciudad: “Rasparé de ella su polvo y haré de ella una superficie brillante y pelada de peñasco. [...] Y tus
piedras y tu maderaje y tu polvo colocarán en el medio mismo del agua. [...] Cuando [...] las vastas aguas te
hayan cubierto” (Ezequiel 26:4, 12, 19). ¿Sucedió esto?
it-1 pág. 449 Caza y pesca
Pesca. La pesca era una de las ocupaciones de los hebreos, y no se hace ninguna mención de que la
practicasen por simple placer. Los pescadores usaban redes, arpones y dardos de pesca, así como el anzuelo y
el sedal. (Job 41:1, 7; Eze 26:5, 14; Hab 1:15, 17; Mt 17:27.) Era frecuente que se pescara de noche. Se
echaban redes barrederas al agua desde las barcas y luego o bien se arrastraban hasta la playa o se vaciaba la
pesca en las barcas. Después se seleccionaban los peces. Los que según la Ley eran apropiados para alimento
se ponían aparte, mientras que los que eran inadecuados se tiraban. (Mt 13:47, 48; Lu 5:5-7; Jn 21:6, 8, 11.)
Aquellos que pescaban metidos en el agua o desde la playa posiblemente usaran una red mucho más pequeña
que la red barredera. (Véase RED BARREDERA.)
it-2 pág. 800 Red barredera
Red cuya cuerda inferior se arrastra por el fondo del agua para llevar los peces tras sí. (Eze 26:5, 14; 47:10.)
En el antiguo Egipto se confeccionaba con cuerdas de lino, y se le ponían pesas de plomo en el extremo inferior
y flotadores de madera en la parte superior. Probablemente eran similares a las que empleaban los israelitas.
Es probable que los métodos de pesca con red barredera de la antigüedad fueran muy parecidos a los que se
han seguido en el Oriente Medio en tiempos más recientes. La red barredera se hacía descender desde las
embarcaciones de forma que pudiese rodear un banco de peces, y las largas sogas que estaban atadas a los
extremos de la red se llevaban a la playa, donde varios hombres en cada cuerda arrastraban paulatinamente la
red en forma de semicírculo hasta la playa. (Mt 13:47, 48.) Otro método era unir la red juntándola en un círculo
que se estrechaba. Luego los pescadores se sumergían en el agua y tiraban de una parte del extremo lastrado
de la red por debajo de esta para que sirviera de fondo. Después la red se subía a una o más embarcaciones.
(Lu 5:6, 7.) A veces la red se arrastraba a aguas menos profundas antes de vaciarla. (Compárese con Jn
21:8, 11.)
g 3/11 pág. 20 Un libro digno de confianza. Quinta parte
Tal como lo predijo Ezequiel, la primera conquista de Tiro la efectuó el rey babilonio Nabucodorosor (Ezequiel
26:7). Tiempo después, la ciudad fue reconstruida, y esta ciudad reconstruida fue la que destruyó Alejandro,
cumpliendo al pie de la letra las palabras de los profetas.
it-2 pág. 503 Norte
Además de utilizarse el término usual (tsa·fóhn), el norte también se designaba por la dirección “izquierda”, ya
que al orientarse hacia el Sol naciente, el norte queda a la izquierda. (Gé 14:15, nota.) Según el uso bíblico, el
término “norte” puede denotar una parte de la Tierra (Sl 107:3; Isa 43:6; Lu 13:29), una dirección (Éx 26:20; 1Re
7:25; Rev 21:13), el firmamento septentrional (Job 26:7) y varios países o reinos (entre ellos: Asiria [Sof 2:13] y
Babilonia [Jer 46:10]) que estaban situados, al menos hasta cierto punto, al N. y al E. de la tierra habitada por los
israelitas. Aunque Babilonia, emplazada junto al río Éufrates, realmente se encontraba al E. de Tiro, Ezequiel
26:7 dijo que el rey de Babilonia iría contra Tiro desde el N. De igual manera, se dijo que la calamidad que Judá y
Jerusalén tenían que experimentar a manos de los babilonios procedería “desde el norte”. (Jer 1:14, 15.) Es
posible que esto se deba a que los ejércitos babilonios que marchaban hacia el O. tomaban una ruta
septentrional y de esta manera evitaban el paso a través del desierto. Esta era en realidad la ruta habitual, como
lo muestran los registros babilonios.
it-1 pág. 463 Cerco de sitiar, antemural
Nabucodonosor, el rey de Babilonia, levantaría cercos de sitiar contra las ciudades de Jerusalén y Tiro. (Jer
6:6; Eze 21:22; 26:7, 8.) El profeta Ezequiel ilustró de manera profética el sitio de Jerusalén cuando recibió
instrucciones de grabar sobre un ladrillo una representación de dicha ciudad y amontonar contra él un cerco de
sitiar. (Eze 4:1, 2.)
It-2 pág. 452 Nabucodonosor, Nabucodorosor
Conquista Tiro. Fue también algún tiempo después de la caída de Jerusalén, en el año 607 a. E.C., cuando
Nabucodonosor emprendió el sitio de Tiro. Durante este asedio, la cabeza de sus soldados “quedó calva” debido
al roce de los cascos, y su hombro quedó “pelado por frotación” al transportar los materiales que se usaron en la
construcción del sitio. Puesto que Nabucodonosor no recibió “salario” por haber sido el instrumento de Jehová al
ejecutar juicio sobre Tiro, Jehová le prometió que le daría la riqueza de Egipto. (Eze 26:7-11; 29:17-20; véase
TIRO.) Un texto fragmentario babilonio fechado del trigésimo séptimo año de Nabucodonosor (588 a. E.C.)
menciona una campaña contra Egipto, pero no puede determinarse si esta campaña está relacionada con la
conquista original o con una acción militar posterior. (La Sabiduría del Antiguo Oriente, edición de J. B. Pritchard,
págs. 242, 243.)
w76 1/11 págs. 669-670 Tiro... una ciudad traicionera
La historia seglar no suministra ninguna indicación en cuanto a lo cabal o eficaz que fue el sitio babilónico. Sin
embargo, por la descripción profética que contiene el libro de Ezequiel aprendemos que los tirios sufrieron gran
pérdida de vidas y propiedad. (Eze. 26:7-12) Evidentemente, pues, los babilonios no recibieron ‘ningún salario’
por sus estrenuos esfuerzos porque no obtuvieron lo que habían esperado recibir. Los despojos que hayan
tomado deben haber estado muy lejos de lo que esperaban. Esto quizás se haya debido a que solo la ciudad que
estaba en tierra firme sufrió calamidad, mientras que la ciudad isleña, a corta distancia de la costa, escapó.
it-2 pág. 531 Tiro
EN LA HISTORIA de Tiro hallamos un ejemplo sobresaliente del cumplimiento de la profecía bíblica. Primero
cayó la ciudad continental y más tarde le tocó el turno a la insular. Ambos sucesos ya se habían predicho.
En la época de David y Salomón las relaciones entre Tiro e Israel eran buenas (1Cr 14:1; 1Re 9:10, 11), pero
los tirios adoraban a Melqart y Astarté. Tiro se dedicaba al comercio, y su prosperidad la volvió orgullosa y
desafiante para con Jehová. Por eso, los profetas de Jehová predijeron su ruina.
Nabucodonosor II sitió la ciudad. Desde una óptica estrictamente militar, era inútil mantener el asedio durante
muchos años, pero Nabucodonosor persistió hasta que Tiro cayó trece años después, y así cumplió la profecía
bíblica que decía que él sería el conquistador. (Eze 26:7-12.)
Más tarde Zacarías predijo de nuevo la destrucción de Tiro, aunque en este caso se trataba de la ciudad
insular. Alejandro Magno utilizó las ruinas de la ciudad continental para hacer un terraplén y llegar hasta ella, y
además levantó enormes torres de asedio. Por eso, a pesar de que la altura de las murallas de Tiro era de 46 m.,
la profecía se cumplió. (Zac 9:3, 4; Eze 26:4, 12.)
it-1 pág. 84 Alejandro
Después de conseguir dos victorias decisivas sobre los ejércitos de Persia (la primera junto al río Gránico y la
segunda en la llanura de Isos, donde un gran ejército persa, cuyo número se calcula en medio millón de
soldados, sufrió una aplastante derrota), Alejandro no salió en persecución de los persas, sino que fijó su
atención en la ciudad insular de Tiro. Siglos antes se había predicho que los muros, las torres y las casas de Tiro
serían demolidos y arrojados al mar. (Eze 26:4, 12.) Es un hecho significativo, por tanto, que Alejandro tomara
los escombros de la ciudad antigua, que había estado en tierra firme y que años atrás había destruido
Nabucodonosor, y construyera con ellos un terraplén de 800 m. de largo hasta alcanzar el islote de Tiro. El
ataque de su flota desde el mar y el empleo de máquinas de guerra culminó con la destrucción de la orgullosa
dama del mar en julio de 332 a. E.C.
it-1 pág. 396 Calvicie
Las tropas de Nabucodonosor se vieron afectadas por una calvicie temporal durante el agotador y difícil sitio
de la ciudad continental de Tiro. Jehová le dijo a Ezequiel que “toda cabeza fue una que quedó calva, y todo
hombro fue uno que quedó pelado por frotación”, cuando las fuerzas militares de Nabucodonosor rindieron “un
gran servicio” al ejecutar juicio contra Tiro. Las cabezas quedaron calvas debido a la rozadura de los yelmos, y
los hombros llegaron a estar pelados por los materiales de construcción de las torres y fortificaciones. (Eze 26:7-
12; 29:17, 18.)
it-2 pág. 441 Muros
Los muros de las ciudades. En tiempos antiguos el temor hizo que las personas levantaran muros
protectores alrededor de las ciudades grandes, con el fin de evitar las invasiones enemigas. (1Re 4:13; Isa
25:12.) En caso de ataque, los habitantes de los pequeños “pueblos dependientes” de los alrededores (Nú 21:25)
también se refugiaban dentro de la ciudad amurallada. En lo que tenía que ver con los derechos de los
propietarios de casas, la ley mosaica hacía una distinción legal entre los pueblos amurallados y los que no tenían
muro. (Le 25:29-31.) Los muros no solo constituían una barrera física entre las viviendas de la ciudad y el
enemigo, sino que también suministraban una posición elevada desde la que los defensores podían protegerlos
para que el enemigo no los socavara ni abriera brecha en ellos por medio de arietes. (2Sa 11:20-24; 20:15; Sl
55:10; Can 5:7; Isa 62:6; Eze 4:1, 2; 26:9.) Por eso las fuerzas atacantes a veces construían muros de asedio
como protección, y se colocaban detrás de ellos para asaltar los muros de la ciudad. (2Re 25:1; Jer 52:4; Eze
4:2, 3; 21:22; véase FORTIFICACIONES.)
it-1 pág. 811 Endecha
Algunas endechas registradas en la Biblia son proféticas y describen de forma vívida una calamidad venidera,
a veces como si ya hubiese ocurrido. Por ejemplo, se escribieron endechas proféticas contra Tiro y su rey (Eze
26:17; 27:1, 2; 28:11-19), así como contra Egipto y Faraón. (Eze 32:2-16.) También se hace referencia a una
endecha que se habría de pronunciar sobre la desolación de Judá y Jerusalén. (Jer 9:9-11.)
CAPITULO 27
w10 15/5 pág. 20 Harán: antiguo hervidero de actividad
Siglos más tarde, Harán es mencionada en el ultimátum que le hizo el monarca Senaquerib de Asiria a
Ezequías, rey de Judá. Como se la enumera entre las naciones conquistadas por aquel imperio, es evidente que
en esa ocasión el nombre “Harán” no se refiere solo a la ciudad, sino también al distrito que la rodeaba (2 Rey.
19:11, 12). Por otro lado, Ezequiel presenta a Harán como uno de los principales socios de Tiro, lo cual confirma
que era un importante centro de negocios (Eze. 27:1, 2, 23).
it-2 pág. 1134 Tintes, teñir
La antigua Tiro se hizo famosa debido a un tinte de color púrpura o carmesí oscuro conocido como púrpura
tiria o imperial. Aunque se dice que los tirios empleaban un método de teñir doble, se desconoce la fórmula
exacta que utilizaban para obtener este color. El colorante debió obtenerse de los moluscos Murex y Púrpura,
pues se han hallado montones de conchas vaciadas del Murex trunculus a lo largo de la costa de Tiro y en la
vecindad de Sidón. El registro bíblico dice que la ciudad fenicia de Tiro poseía lana teñida de púrpura rojiza y
otros materiales de diversos colores, y que comerciaba con tales artículos. (Eze 27:2, 7, 24; véase COLORES.)
w88 1/6 pág. 30 Preguntas de los lectores
En aquellos artículos también se razonó así: Mateo 11:23 y Lucas 10:15 dicen que Capernaum no sería
ensalzada al cielo, sino que ‘bajaría al Hades’, lo que, por lo menos, da la idea de que los habitantes de aquella
ciudad serían humillados. En el mismo pasaje Jesús mencionó a las antiguas ciudades de Tiro y Sidón. Según
Ezequiel 32:21, 30, la gente de Sidón —condenada por Dios— bajó al Seol. (Isaías 23:1-9, 14-18; Ezequiel 27:2-
8.) Puesto que Jesús comparó a Tiro y Sidón con Sodoma, eso indicaba que también la gente de Sodoma estaba
en el Seol.
g01 8/11 págs. 14-15 Cartago, la ciudad que casi derrocó a Roma
En sus viajes a Occidente, los fenicios establecieron asentamientos en las costas de África, Sicilia, Cerdeña y
el sur de la actual España, que tal vez corresponda a la Tarsis mencionada en la Biblia (1 Reyes 10:22; Ezequiel
27:2, 12). Según la tradición, Cartago se fundó en 814 antes de nuestra era, unos sesenta años antes que su
rival, Roma. Serge Lancel, experto en cultura norteafricana del mundo antiguo, señala: “La fundación de Cartago,
hacia el final del siglo IX a.C., fue un factor decisivo durante varias centurias en el destino político y cultural de la
cuenca del Mediterráneo occidental”.
it-2 págs. 1141-1142 Togarmá
2. Nombre que reciben los descendientes de Togarmá, el hijo de Gómer, así como la región que ocuparon. En
la endecha que Ezequiel compuso con respecto a Tiro, se dice que Togarmá era el lugar del que Tiro obtenía
“caballos y corceles y mulos” a cambio de ciertos artículos. (Eze 27:2, 14.) El mismo profeta incluye a Togarmá
entre los aliados de Gog de Magog y ubica la región en “las partes más remotas del norte”. (Eze 38:6.)
g94 22/4 pág. 25 Yemen: un país lleno de sorpresas
Es posible que Yemen también fuera el emplazamiento de la antigua Ofir, de la que en otro tiempo procedía el
oro de mejor calidad. (Job 22:24; 28:15, 16; Salmo 45:9.) Sea como fuere, Yemen era el cruce de caminos en las
antiguas rutas de caravanas de camellos que transportaban oro, incienso y especias a lugares lejanos, como la
antigua Palestina y Tiro. (Ezequiel 27:2, 22-25.) De esa manera, no solo los comerciantes consiguieron grandes
riquezas, sino que también las obtuvieron los diferentes reinos que se hallaban a lo largo del camino y exigían
tributo a las caravanas.
it-1 pág. 925 Fenicia
Tierra de comerciantes marineros. Los fenicios estaban entre los grandes pueblos marineros del mundo
antiguo. El tamaño de sus naves hacía que se prestaran bien para la navegación marítima. Eran altas de proa y
popa, anchas de manga y podían ser propulsadas tanto por velas como por remos. (Eze 27:3-7.) Las
embarcaciones fenicias se ocupaban de la mayor parte del comercio en el Mediterráneo. En el siglo XI a. E.C.,
Salomón utilizó a “siervos de Hiram”, fenicios, para que fueran con sus naves que se dirigían a Tarsis (España).
(2Cr 9:21.) Los marineros fenicios también se encontraban en la flota de Salomón enviada desde Ezión-guéber a
Ofir. (1Re 9:26-28; 10:11.) En el siglo VII a. E.C., las embarcaciones fenicias todavía navegaban hacia Tarsis y
llevaban plata, hierro, estaño y plomo. (Eze 27:12.)
Artes y oficios. Los metalarios fenicios eran diestros en la fundición, el martilleo y el grabado de objetos de
oro y plata. Otros artesanos estaban especializados en tallar madera y marfil, trabajar el vidrio, tejer lana y lino y
teñir tela. Fenicia se destacaba sobre todo por su industria del tinte de color púrpura. Las vestiduras de púrpura,
llamadas reales o tirias, se vendían a precios elevadísimos, pues se necesitaban muchos miles de moluscos del
género Murex para unos cuantos metros de tela, ya que cada molusco tan solo proporcionaba una gota de tinte.
Este tinte variaba de tono dependiendo del lugar de las costas mediterráneas donde se hallaba el molusco, y este
factor, junto con la destreza especial de los maestros fenicios del tinte, que a menudo utilizaban un proceso de
teñir doble o triple, resultaba en muchas variedades de tejidos costosos muy buscados por las personas de
rango. (Eze 27:2, 7, 24.)
g78 22/8 pág. 25 Van y vienen por las sendas del mar
Los fenicios no dejaron descripción alguna de sus buques. Sin embargo, al representar la ciudad fenicia de
Tiro como una nave bella, el profeta Ezequiel dio detalles que evidentemente proveen una descripción de un
buque fenicio. Tenía tablaje de enebro durable, un solo mástil de cedro del Líbano y remos de “árboles macizos”
de Basán, probablemente robles. La proa, que probablemente era alta y curvada, estaba hecha de madera de
ciprés incrustada con marfil. La vela era de lino egipcio de diferentes colores, y la cobertura para la cubierta (tal
vez un toldo por sobre la cubierta para proveer sombra) era de lana teñida. Las junturas del buque estaban
calafateadas.—Eze. 27:3-7, 27.
it-2 pág. 1088 Tarsis
En la profecía. Parece ser que Tarsis fue un importante mercado para la ciudad comercial de Tiro, y quizás el
que le proporcionó las mayores riquezas durante parte de su historia. Desde tiempos antiguos, España ha tenido
minas para explotar sus ricos depósitos de plata, hierro, estaño y otros metales. (Compárese con Jer 10:9; Eze
27:3, 12.) Por consiguiente, la declaración formal profética de Isaías en cuanto a la caída de Tiro dice que las
naves de Tarsis ‘aullarían’ cuando llegaran a Kitim (Chipre, quizás su última escala en su trayecto hacia el E.) y
recibieran las noticias de que el próspero puerto de Tiro había sido ‘despojado violentamente’. (Isa 23:1, 10, 14.)
w76 15/8 pág. 511 Preguntas de los lectores
La comunicación mediante mensajeros y cartas entre las ciudades capitales de Babilonia y Jerusalén era
bastante buena para aquel tiempo y aquellas distancias. (Eze. 21:7; 33:21; 2 Rey. 25:8-10) Había caravanas
regulares en las rutas comerciales del Creciente Fértil, que podían llevar noticias y mensajes entre Jerusalén y
Babilonia. (Compare con Génesis 11:31; 12:1-5; Ezequiel 27:3, 17-24.) Lo que Ezequiel veía en visión y
representaba en Babilonia (Eze. 24:24), y hasta lo que decían falsos profetas en aquella ciudad, llegaba a
conocerse en Jerusalén. (Jer. 29:20-23) A la inversa, lo que Jeremías, el profeta que Jehová tenía en el
escenario, pronunciaba en Jerusalén, lo llegaban a saber con rapidez los exiliados de Israel en Babilonia.—Jer.
29:1.
w76 15/1 pág. 62 Los majestuosos cedros del Líbano
LOS cedros del Líbano, cedrus libani, son siempreverdes. Pertenecen a la misma familia que los deodaras
populares, naturales de los montes Himalaya, y los cedros Atlas, naturales de África. También están relacionados
con las secoyas de California.
En las Escrituras el cedro recibe más prominencia que todo otro árbol del bosque; se le menciona unas
setenta veces. Los cedros del Líbano aún crecen en las faldas de las montañas del Líbano como lo hicieron en
tiempos bíblicos, a la altura de unos 1.829 metros sobre el nivel del mar. Los reyes David y Salomón enviaron
gente al Líbano a buscar madera de cedro, y siglos más tarde los “hijos del Destierro” hicieron lo mismo para
reedificar el templo de Jehová después de haber regresado de Babilonia. Los fenicios y egipcios usaron cedro
para los mástiles de sus barcos así como para los barcos mismos.—2 Sam. 5:11; 1 Rey. 5:8; Esd. 3:7; Eze. 27:5.
w89 1/9 págs. 16-17 Jope... puerto notable de la antigüedad
Parece que Jonás subió a un barco de carga marinero de este tipo, uno que podía hacer el largo viaje desde
Jope hasta Tarsis (posiblemente la España antigua). Puede que el barco tuviera una alta proa tallada, cerca de la
cual colgara un ancla de piedra. Los pasajeros, los remeros y alguna carga cabían en la cubierta, la cual no se
muestra en la ilustración. Bajo la cubierta había espacio para almacenar más carga, y a un lugar como ese se fue
Jonás a dormir. El barco estaba hecho de fuertes tablones de enebro y tenía un mástil de cedro que sostenía una
gran vela de lino. Observe en cada lado la hilera de remos largos (probablemente de roble de Basán). Imagínese
ahora el barco en alta mar y amenazado por una tormenta violenta. Oiga a los marineros clamar a sus dioses por
ayuda hasta que finalmente se ven obligados a echar a Jonás por la borda para no perecer ellos mismos.
(Ezequiel 27:5-9; Jonás 1:4-15.)
w89 1/5 pág. 17 Basán... una fuente fértil
Finalmente, recuerde que el antiguo Basán tenía zonas de bosque espeso, y muchos de los árboles eran
robles macizos, como los que se muestran a la izquierda. Los fenicios hacían remos de la madera fuerte de
robles de Basán. (Ezequiel 27:6.) Sin embargo, ni siquiera aquellos ‘árboles macizos de Basán, el bosque
impenetrable’ podían permanecer enhiestos ante la expresión de la ira divina. (Zacarías 11:2; Isaías 2:13.) El ver
tales árboles también facilita imaginarse por qué aquellos bosques serían un problema para un ejército en
retirada. Hasta alguien que cabalgara sin compañía pudiera enredarse en las ramas, como le sucedió a Absalón
en otro lugar. (2 Samuel 18:8, 9.)
it-2 págs. 175-176 Kitim
De las palabras de Josefo citadas antes sobre el uso que los hebreos hacían de este término, se desprende
que Kitim puede abarcar otras zonas además de la isla de Chipre, pues dice que otras islas del Mediterráneo
recibían esta denominación, siendo Chipre simplemente la región más cercana (a Palestina) de todas las
comprendidas con el nombre Kitim. Las referencias a las “islas” y “tierras costaneras” de Kitim que aparecen en
Ezequiel 27:6 y Jeremías 2:10 parecen confirmar este punto de vista. Algunos comentaristas opinan que el
término Kitim también tiene ese sentido más amplio en Números 24:24. En ese pasaje, el profeta Balaam —
contemporáneo de Moisés— predijo que “naves de la costa de Kitim” afligirían a Asiria y Éber, pero que el
atacante finalmente perecería. Esta opinión permitiría entender que el ataque provendría de la región marítima de
Macedonia, país desde donde avanzó Alejandro Magno para conquistar la tierra de “Asur” (Asiria-Babilonia) y el
Imperio medopersa. No obstante, otros creen que los que atacaron fueron romanos procedentes de las regiones
costeras mediterráneas de Italia. La Vulgata latina dice “Italia” en vez de “Kitim” en Números 24:24, mientras que
el Targum de Onkelos lee “los romanos”; por otra parte, el libro apócrifo de 1 Macabeos (1:1, BJ) dice “Kittim”
para referirse a la tierra de Macedonia.
ip-1 cap. 19 págs. 247-248 párrs. 10-12 Jehová profana el orgullo de Tiro
10-12. ¿Qué puede decirse de las riquezas, antigüedad e influencia de Tiro?
10 Tiro es una ciudad antigua, como nos recuerda Isaías cuando pregunta: “¿Es esta su ciudad que estuvo
alborozada desde días de mucho tiempo atrás, desde sus tiempos primitivos?” (Isaías 23:7a). La próspera
historia de Tiro se remonta cuando menos al tiempo de Josué (Josué 19:29). Con los años, la ciudad ha
adquirido renombre por la manufactura de objetos de metal, artículos de vidrio y tintes de color púrpura. Las
vestiduras de púrpura tiria se venden a precios elevadísimos, y la nobleza se disputa los costosos tejidos que allí
se fabrican (compárese con Ezequiel 27:7, 24). Tiro es también un centro mercantil para las caravanas que
viajan por tierra y un gran almacén para productos de importación y exportación.
11 Además, la ciudad es fuerte en sentido militar. L. Sprague de Camp señala: “Aun sin ser especialmente
belicosos —eran comerciantes, no soldados—, los fenicios defendían sus ciudades con arrojo y tenacidad. Estas
cualidades, aunadas a su poderío naval, impidieron que los tirios sucumbieran a manos del ejército asirio, el más
potente de su época”.
12 Verdaderamente, Tiro deja una profunda huella en el mundo mediterráneo. “Sus pies la llevaban lejos
para residir como forastera.” (Isaías 23:7b.) Los fenicios viajan a lugares distantes y establecen puestos
comerciales y puertos de escala, algunos de los cuales crecen y se convierten en colonias. Por ejemplo, Cartago,
en la costa septentrional de África, es una colonia tiria. Andando el tiempo, superará a la misma Tiro, y su
influencia en el Mediterráneo rivalizará con la de Roma.
it-2 pág. 1229 Zemareo
Familia o tribu descendiente de Canaán, hijo de Cam. (Gé 10:15, 18; 1Cr 1:13, 16.) El que se mencione a este
pueblo cananeo entre “el arvadeo” (vinculado con Arvad, frente a la costa fenicia) y “el hamateo” (relacionado
posiblemente con Hamat de Siria) indica que los zemareos se establecieron a lo largo del litoral fenicio
septentrional. Según una corrección, Ezequiel 27:8 menciona a ‘los sabios [expertos; peritos] de Semer’ (CJ, FS,
Ga, RH, SA), que en opinión de algunos es la ciudad que poblaron los zemareos, identificada tentativamente con
Tell Kazel, a unos 35 Km. al NE. de Trípoli. No obstante, el texto hebreo dice en este versículo: “Tus expertos
[sabios], oh Tiro” (BR; MK; Mod; Val, 1989, etc.). También hay quien relaciona a los zemareos con Sumra, una
población costera situada entre Trípoli y Arvad.
w89 1/9 pág. 16 Jope... puerto notable de la antigüedad
Al ofrecerle ayuda a Salomón para construir el templo, Hiram el rey de Tiro dijo: “Te los llevaremos [unos
árboles del Líbano] como armadías por mar a Jope, y tú, por tu parte, los subirás a Jerusalén”. (2 Crónicas 2:1,
11, 16.) Estas armadías o balsas quizás hayan salido de los puertos fenicios de Tiro o Sidón. (Isaías 23:1, 2;
Ezequiel 27:8, 9.) Después de pasar el Carmelo, las armadías de cedro arribaron a Jope. Desde allí los cedros
se podrían llevar a Jerusalén, a una distancia de 55 kilómetros (34 millas) al estesudeste. Jope fue también el
puerto adonde llegó la madera de cedro para la reconstrucción del templo por los judíos después del destierro.
(Esdras 3:7.)
ip-1 cap. 19 págs. 244-245 párrs. 3-4 Jehová profana el orgullo de Tiro
3, 4. a) ¿Dónde se hallaba Tarsis, y qué relación tenía con Tiro? b) ¿Por qué tendrán razón para ‘aullar’
los navegantes que comercian con Tarsis?
3 Tras el encabezamiento “la declaración formal de Tiro”, Isaías proclama: “¡Aúllen, naves de Tarsis!,
porque ha sido despojada violentamente para que no sea puerto, para que no sea lugar donde entrar”
(Isaías 23:1a). Se cree que Tarsis era una zona de España, en el Mediterráneo occidental, lejos de Tiro. Ahora
bien, los fenicios eran marinos expertos que contaban con barcos grandes y en buen estado. Según algunos
historiadores, ellos fueron los primeros en observar la relación entre la Luna y las mareas, así como en aplicar la
astronomía a la navegación. De ahí que la gran distancia entre Tiro y Tarsis no representara ningún obstáculo
para ellos.
4 En la época de Isaías, la lejana Tarsis es un gran mercado para Tiro, tal vez la principal fuente de la riqueza
que poseyó durante parte de su historia. España tiene ricos yacimientos de plata, hierro, estaño y otros metales
(compárese con Jeremías 10:9; Ezequiel 27:12). Las “naves de Tarsis”, probablemente barcos de Tiro que
comercian con esa región distante, tendrán razón para ‘aullar’ al lamentarse por la destrucción de su puerto de
origen.
w08 1/11 págs. 26-27 “Las naves de Tarsis”: ecos de una próspera civilización
El sur de la península ibérica resultó ser la mayor fuente de plata y otros metales valiosos de todo el
Mediterráneo. De hecho, hablando sobre Tiro (el principal puerto fenicio), el profeta Ezequiel dijo: “España
comerciaba contigo, a causa de la abundancia de toda suerte de riqueza; con plata, y hierro, y estaño, y plomo
negociaban en tus mercados” (Ezequiel 27:12, Versión Moderna, nota).
w94 15/4 pág. 32 Más precioso que los corales
Los hermosos corales se hallan en muchas formas y colores. Como puede imaginarse, incluso en tiempos
antiguos se valoraban mucho las piezas de coral vistosas. Los artesanos confeccionaban con ellas adornos
preciosos, y los escritores de la Biblia mencionaron el coral junto con el oro, la plata y los rubíes. (Proverbios
3:14, 15; Ezequiel 27:16.) Esos escritores nos ayudan también a ver más allá de la belleza y el valor de los
mismos corales.
w10 1/6 pág. 22 El bálsamo de Galaad: símbolo de curación
Aunque el aceite balsámico se producía en diversos lugares de Oriente Medio, el bálsamo de Galaad procedía
de la Tierra Prometida (más concretamente, de la región situada al este del río Jordán). Según la Biblia, el
patriarca Jacob envió este bálsamo como regalo a Egipto, pues lo consideraba uno de “los productos más finos
del país” (Génesis 43:11). Y el profeta Ezequiel lo incluyó entre las mercancías que Judá e Israel exportaban a
Tiro (Ezequiel 27:17). Las propiedades curativas del bálsamo eran bien conocidas. En la literatura antigua se
hacen frecuentes referencias a sus virtudes medicinales, sobre todo a la hora de tratar heridas.
it-1 pág. 280 Bálsamo, bálsamo de Galaad
El “bálsamo [heb. tsorí] [de] Galaad” debió ser de una calidad extraordinaria y tener propiedades medicinales
especiales. (Jer 8:22; 46:11.) Se menciona por primera vez esta clase de bálsamo en la relación de artículos que
transportaba la caravana de ismaelitas procedente de Galaad, al E. del Jordán, y a la que después se vendió a
José. (Gé 37:25-28.) Más tarde, Jacob lo incluyó entre los “productos más finos del país” al enviar un regalo a
Egipto con motivo del regreso de sus hijos a esa tierra. (Gé 43:11.) Según Ezequiel 27:17, los ricos comerciantes
de Tiro lo importaban del reino de Judá.
g83 8/6 pág. 22 Conozca a la invitadora uva
Me encontraba entre los artículos que las naciones vendían entre sí, al igual que hoy día (Nehemías 13:15;
Ezequiel 27:18; Oseas 14:7). El rey Salomón suministró 20.000 batos —unos 440.000 litros— de vino como
parte del pago a Hiram, rey de Tiro, por los materiales de construcción y los artesanos que éste suministró como
parte de los preparativos para la construcción del templo. Se me usó como diezmo para apoyar a los sacerdotes
y a los levitas (Deuteronomio 18:3, 4; 2 Crónicas 31:4, 5). Se me ofreció a Jehová como sacrificio de adoración.
(Éxodo 29:38, 40; Números 15:5, 7, 10.)
w70 1/1 págs. 23-24 Guárdese de “excesos con vino”
Esta es una bebida que se puede guardar por años, que hasta mejora en calidad con los años, haciéndose
más suave, más doncel. En realidad, es la única bebida que mejora después de ser embotellada. Por esta razón,
y debido a su uso extenso, el vino llegó a ser un artículo de comercio (Neh. 13:15), y el “vino de Helbón”
(preferido por los reyes de Persia) y el “vino del Líbano” fueron particularmente famosos.—Eze. 27:18; Ose. 14:7.
it-2 pág. 1208 Vino y bebidas alcohólicas
Su extenso uso lo convirtió en un producto comercial. (Ne 13:15.) El “vino de Helbón” (preferido por los reyes
de Persia) y el “vino del Líbano” eran especialmente famosos. (Eze 27:18; Os 14:7.) El vino sirvió para pagar a
los trabajadores que proporcionaban la madera utilizada en la construcción del templo. (2Cr 2:8-10, 15.) Se
consideraba un regalo excelente para los superiores (1Sa 25:18; 2Sa 16:1, 2), y estaba incluido en el diezmo que
se contribuía para el mantenimiento de los sacerdotes y los levitas. (Dt 18:3, 4; 2Cr 31:4, 5; Ne 10:37, 39;
13:5, 12.) También estaba entre las cosas selectas ofrecidas a Jehová como sacrificio en su adoración. (Éx
29:38, 40; Le 23:13; Nú 15:5, 7, 10; 28:14; 1Sa 1:24; 10:3; Os 9:4.)
w84 1/9 pág. 5 El “corazón” en la Palabra de Dios, la Biblia
Por otro lado, el vocablo “corazón” se emplea para referirse al centro, o medio, de algo. En Ezequiel 27:25-27
hallamos tres veces la expresión “en el corazón de la alta mar”, que indudablemente quiere decir en el mismísimo
medio del mar. De igual manera, Jesús predijo que él estaría en el “corazón”, en medio, de la tierra por tres días
y tres noches. (Mateo 12:40.)
w86 1/6 págs. 15-16 párrs. 4-5 Resueltos a servir a Jehová con corazón completo
4, 5. a) ¿Qué cualidades atribuyen las Escrituras al corazón? b) Según las Escrituras, ¿qué emociones y
motivos moran en el corazón?
4 La Palabra de Dios hace mención del corazón casi mil veces. En pocas ocasiones alude al corazón literal. Y
en otras pocas lo hace refiriéndose al centro o meollo de algo, tal como “en el corazón del alta mar” o “en el
corazón de la tierra”. (Ezequiel 27:25-27; Mateo 12:40.) No obstante, en otras casi mil referencias se hace
alusión al corazón en sentido figurado. El Theological Dictionary of the New Testament (Diccionario teológico del
Nuevo Testamento) de Kittel alista muchos textos bajo el tema “corazón” y lo hace bajo los siguientes subtítulos:
“En el corazón yacen los sentimientos y emociones, deseos y pasiones”. “El corazón es el asiento del
entendimiento, la fuente del pensamiento y la meditación”. “El corazón es el asiento de la voluntad, la fuente de
las decisiones”. “El corazón es por mucho el centro del hombre en el cual Dios fija su atención, es donde la vida
religiosa se arraiga, el que determina la conducta moral”.
5 Las emociones y las motivaciones moran en este corazón figurativo. Según muchos textos, el corazón puede
estar alegre, triste, oscuro, iluminado, desesperado, lleno de confianza, desfallecido o ser duro. Puede
encenderse en cólera o derretirse por temor, puede ser orgulloso y altivo o apacible y humilde, puede amar
intensamente o estar lleno de odio, puede ser puro y limpio o culpable de adulterio. Tiene inclinación a lo malo,
pero puede impelernos a hacer lo bueno.
ip-1 cap. 19 pág. 244 párrs. 1-2 Jehová profana el orgullo de Tiro
1, 2. a) ¿Qué clase de ciudad era la antigua Tiro? b) ¿Qué profetizó Isaías respecto a Tiro?
ERA “de perfecta hermosura” y abundaba en “riquezas de todo género” (Ezequiel 27:4, 12, Martín Nieto,
1992). Su enorme flota surcaba el mar hacia lugares remotos. Llegó a ser “muy gloriosa en el corazón del alta
mar”, y con sus “cosas valiosas” hizo “ricos a los reyes de la tierra” (Ezequiel 27:25, 33). Tal era en el
siglo VII a.E.C. la importancia de Tiro, ciudad fenicia enclavada en el extremo oriental del Mediterráneo.
2 Sin embargo, le esperaba la destrucción. Unos cien años antes de que Ezequiel la describiera, Isaías había
predicho la caída de esta fortaleza fenicia y el lamento de quienes dependían de ella. También profetizó que,
transcurrido algún tiempo, Dios se interesaría en la ciudad y le permitiría recuperar su prosperidad. ¿Cómo se
cumplieron las palabras del profeta? ¿Y qué aprendemos de lo que le ocurrió a Tiro? Entender con claridad lo
que provocó su caída y las razones de tales sucesos fortalecerá nuestra fe en Jehová y sus promesas.
re cap. 25 pág. 164 párrs. 11-12 Se revivifica a los dos testigos
11. ¿Qué significó el que los fieles cristianos ungidos profetizaran “vestidos de saco”?
11 Estos cristianos ungidos fieles necesitaban la cualidad de aguante, porque tenían que profetizar “vestidos
de saco”. ¿Qué significó esto? En los tiempos bíblicos el saco frecuentemente simbolizaba duelo. El llevarlo
puesto indicaba que el usuario estaba abatido por el dolor o la angustia. (Génesis 37:34; Job 16:15, 16; Ezequiel
27:31.) El saco se asociaba con los mensajes dolorosos de condenación o aflicción que los profetas de Dios
tenían que proclamar. (Isaías 3:8, 24-26; Jeremías 48:37; 49:3.) El vestirse de saco podía indicar humildad o
arrepentimiento ante la advertencia divina. (Jonás 3:5.) El saco que llevaban los dos testigos parece indicar su
aguante con humildad mientras anunciaban los juicios de Jehová. Eran testigos que proclamaban Su día de
venganza que traería duelo también a las naciones. (Deuteronomio 32:41-43.)
w95 1/6 pág. 7 párr. 8 Aunque estemos de duelo, no estamos sin esperanza
8. ¿Cómo solían expresar su dolor los hebreos?
8 Teniendo en cuenta las costumbres modernas o locales, algunos pueden pensar que la reacción de Jacob
fue exagerada o melodramática. Sin embargo, él se crió en una época y en una cultura diferentes. Esta es la
primera ocasión en que la Biblia menciona la costumbre de vestirse de saco como manifestación de dolor. Según
las Escrituras Hebreas, el duelo también se expresaba mediante plañidos, endechas y sentándose en cenizas.
Por lo visto, los hebreos expresaban su dolor con sinceridad y sin inhibiciones. (Ezequiel 27:30-32; Amós 8:10.)

Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.