domingo, 12 de agosto de 2012

puntos sobresalientes ezequiel 28 a 31


CAPITULO 28
kj cap. 7 págs. 137-138 párrs. 59-60 La cristiandad sabrá... cuando le llegue el fin
59. ¿Por qué se llamó a los que Jehová usó para forjar la cadena para Judá “los peores de las naciones”?
59 ¿A quiénes, sin embargo, estaba por usar Jehová para que les aseguraran la cadena? La respuesta hace
que uno se estremezca, cuando Jehová continúa y dice: “Y ciertamente introduciré a los peores de las naciones,
y ciertamente tomarán posesión de sus casas.” ¡Ajá! “los peores de las naciones.” Los ejércitos babilonios
cuadraban con esa descripción, porque entonces Babilonia ocupaba la posición de la Tercera Potencia Mundial
de la historia bíblica. Ni siquiera Egipto pudo refrenar a los babilonios. Más tarde, al profetizar contra el rey de
Egipto, Ezequiel dice que los babilonios agresivos son “los tiranos de las naciones.” (Ezequiel 30:11) Al profetizar
contra el “caudillo” de Tiro de la antigüedad, Ezequiel dice: “Aquí estoy trayendo sobre ti extraños, los tiranos de
las naciones, y ciertamente sacarán sus espadas contra la hermosura de tu sabiduría y profanarán tu radiante
esplendor.”—Ezequiel 28:1, 2, 7.
w73 1/1 pág. 19 ¿Está justificado Dios al castigar a los transgresores?
Los “peores de las naciones” eran los babilonios. La simple mención de su nombre inculcaba temor en las
naciones. En ese tiempo Babilonia ocupaba la posición de la Tercera Potencia Mundial de la historia bíblica. Era
invencible, pues ni siquiera el gran poder de Egipto había podido refrenarla. Hablando al “caudillo” de la antigua
Tiro, Ezequiel llamó a los babilonios “los tiranos de las naciones.” (Eze. 28:1, 2, 7) Babilonia constituía una
amenaza muy grande para Jerusalén, más de lo que había sido cualquier otra nación.
hp cap. 13 págs. 125-126 párrs. 11-15 Comunicación con la región de los espíritus
¿Cómo podemos saber que Satanás existe? Y ¿qué origen tiene? (11-15)
11 La Biblia hace más que solo darnos seguridad de que Jehová, su Hijo y los ángeles existen en la región de
los espíritus, y de que podemos comunicarnos con Dios mediante la oración. Con la misma seguridad, las
Escrituras muestran que hay personas inteligentes de la región de los espíritus que ahora son muy inicuas,
específicamente Satanás y sus demonios.
12 Hay quienes creen que “el Diablo” no es más que el remanente de una vieja superstición o mito. Otras
personas opinan que cuando la Biblia menciona a “Satanás” simplemente se refiere a algún principio de maldad.
13 Sin embargo, Mateo 4:1-11 nos habla acerca de un tiempo en que el Diablo puso ante Jesús tres
tentaciones muy específicas. Ciertamente el Satanás al que se hace referencia aquí no era ningún principio de
maldad dentro de Jesús, porque el Hijo de Dios está libre del mal y el pecado. (Hebreos 7:26; 1:8, 9) No; Satanás
es una persona de la realidad. Corrobora esto también el relato de Job 1:6-12, que informa sobre una ocasión en
que Satanás se presentó ante Jehová.
14 Pero, ¿qué hay del origen de Satanás? Sabemos que Jehová es el Creador de todas las cosas y que
“perfecta es su actividad.” (Deuteronomio 32:4; Revelación 4:11) Por lo tanto, ¿no es lógico que en un tiempo
Satanás debe haber sido una persona recta de la región de los espíritus a quien Jehová creó como a los demás
ángeles? Entonces, ¿cómo se convirtió en una persona corrupta? Santiago 1:14, 15 nos suministra un indicio:
“Cada uno es probado por medio de ser provocado y atraído seductoramente por su propio deseo. Luego el
deseo, cuando se ha hecho fecundo, da a luz el pecado.”
15 Juzgando por lo que ha sucedido entre los hombres, sabemos que hasta una persona que ocupa una
posición de confianza pudiera ver cómo le sería posible abusar de cierta situación a fin de conseguir más poder.
Parece que eso fue lo que sucedió en el caso de uno de los ángeles de Dios. Esta criatura espiritual, dotada de
libre albedrío, optó por seguir un mal proceder, tal vez por creer que podría llegar a ser como Dios, con seres
humanos como seguidores de él. Evidentemente lo que sucedió puede compararse con la experiencia del rey de
Tiro, que se relata en Ezequiel 28:1-19. Aquel hombre había ocupado una posición favorecida respecto al Israel
antiguo, pero se hinchó de orgullo y eso lo llevó a la ruina. De modo similar, el orgullo resultó en la ruina del que
se hizo a sí mismo Satanás, un resistidor de Dios.
w08 1/6 pág. 27 ¿Lo sabía?
Hubo un tiempo en que los habitantes de Tiro mantuvieron relaciones amistosas con los israelitas. Pero más
tarde, Tiro llegó a ser próspera y se rebeló contra Dios hasta el extremo de robar el oro y la plata del templo de
Jehová y vender como esclavos a algunos israelitas (Joel 3:4-6). Esto le acarreó la condena divina. Así que,
mediante sus profetas, Jehová predijo que Tiro caería a manos del rey de Babilonia, Nabucodonosor, quien
condujo a sus ejércitos a Tiro tras destruir Jerusalén en el año 607 antes de nuestra era (Isaías 23:13, 14;
Jeremías 27:2-7; Ezequiel 28:1-19).
w88 15/9 pág. 22 párrs. 3-4 “Tendrán que saber que yo soy Jehová”
3. a) ¿Cómo reaccionaron otras naciones al sufrimiento de Judá? b) ¿Debido a qué espíritu fue removido
el “rey” de Tiro, y cómo debería afectarnos esto?
3 Después de la destrucción de Jerusalén, se condenó a Ammón por regocijarse por el sufrimiento de Judá, y
a Moab por adoptar una actitud de burla y desprecio para con Judá. A Edom se le consideró culpable de maldad,
y el espíritu vengativo de los filisteos se atraería “censuras furiosas” de Dios. (Ezequiel 25:1-17; Proverbios
24:17, 18.) Por regocijarse por la calamidad de Jerusalén, la ciudad de Tiro caería ante Nabucodonosor, o
Nabucodorosor (una grafía que se acerca más a la de los babilonios). (Ezequiel 26:1-21.) Tiro era como un barco
que se hundiría de seguro. (Ezequiel 27:1-36.) El “rey” de Tiro (aparentemente su línea de gobernantes) fue
removido por tener un espíritu orgulloso como el de Satanás. (Ezequiel 28:1-26.) De seguro, pues, debemos
evitar el orgullo pecaminoso que pudiera llevarnos a profanar el nombre de Jehová. (Salmo 138:6; Proverbios
21:4.)
it-2 pág. 885 Sabiduría
Los sacerdotes, profetas y sabios apóstatas de Israel con el transcurso del tiempo condujeron al pueblo a
oponerse al consejo y a los mandatos que Dios les transmitía por medio de sus siervos leales. (Jer 18:18.) Como
resultado, Jehová hizo que la ‘sabiduría de sus sabios pereciera y el entendimiento de los discretos se ocultara’
(Isa 29:13, 14; Jer 8:8, 9), al permitir que el reino de quinientos años de Judá fuese destruido (como haría
después con Babilonia, altivo verdugo de Jerusalén, y con la jactanciosa dinastía de Tiro). (Isa 47:10-15; Eze
28:2-17.) Prefirieron la sabiduría carnal en lugar de la espiritual.
si pág. 138 párrs. 2-3 Libro bíblico número 27: Daniel
2. ¿Qué confirma que Daniel fue una persona de la vida real, y durante qué período trascendental
profetizó?
2 El libro lleva el nombre de su escritor. “Daniel” (hebreo: Da·ni·yé’l) significa “Mi Juez Es Dios”. Ezequiel,
quien fue su contemporáneo, confirma que Daniel fue una persona de la vida real, pues lo menciona junto con
Noé y Job. (Eze. 14:14, 20; 28:3.) Daniel fecha el comienzo de su libro “en el año tercero de la gobernación real
de Jehoiaquim el rey de Judá”. Eso fue en 618 a.E.C., el tercer año de Jehoiaquim como rey tributario de
Nabucodonosor. Las visiones proféticas de Daniel continuaron hasta el tercer año de Ciro, alrededor de 536
a.E.C. (Dan. 1:1; 2:1; 10:1, 4.) ¡Cuán trascendentales fueron los años durante los cuales vivió Daniel! Pasó los
primeros años de su vida bajo el reino de Dios en Judá. Entonces, como príncipe adolescente, fue llevado junto
con sus compañeros nobles de Judá a Babilonia, donde vivió en los tiempos de la subida y la caída de aquella
tercera potencia mundial de la historia bíblica. Vivo todavía en los días de la cuarta potencia mundial,
Medopersia, Daniel fue funcionario gubernamental en ella. Tiene que haber vivido casi cien años.
dp cap. 2 pág. 27 Daniel: un libro sometido a juicio
27. ¿Cuál es la prueba más antigua de que Daniel vivió durante el destierro en Babilonia y era muy
conocido ya en aquella época?
27 No obstante, contamos con un testimonio mucho más antiguo y fidedigno. Ezequiel fue un contemporáneo
de Daniel y también profeta en la época del destierro en Babilonia. Su libro menciona a Daniel por nombre en
varias ocasiones (Ezequiel 14:14, 20; 28:3). Esas referencias demuestran que a Daniel ya se le conocía incluso
durante su propia vida (siglo VI a.E.C.) como alguien justo y sabio, digno de que se le mencionara junto a
hombres piadosos como Noé y Job.
w88 1/12 pág. 11 Las lecciones de Jehová a unos monarcas
5. ¿Mediante qué testimonio se puede refutar a los que dudan de la autenticidad del libro de Daniel?
5 Pero ¿no ponen en tela de juicio la autenticidad del libro de Daniel muchos críticos modernos? En
contestación a estos críticos, un escriturario declaró acertadamente: “El libro da a entender que Daniel —un
contemporáneo— registró los milagros, y afirma que él puso por escrito las profecías. Entonces, o tenemos
verdaderos milagros y verdaderas profecías, o solo tendríamos falsedad”. (Daniel the Prophet, por E. B. Pusey,
página 75.) Sí, ¡vez tras vez el escritor del libro se identifica a sí mismo, como al decir: “Yo mismo, Daniel”!
(Daniel 8:15; 9:2; 10:2.) ¿Fue todo esto falsificación? La realidad es que antes del principio del siglo XVIII ni
judíos ni cristianos dudaban que Daniel fuera el autor del libro que lleva su nombre. Sin embargo, algo que tiene
más peso que la opinión de un escriturario moderno es el testimonio de las Escrituras acerca del libro de Daniel.
Y hallamos que en el libro de Ezequiel hay tres menciones de Daniel. (Ezequiel 14:14, 20; 28:3.) La prueba más
concluyente son estas palabras de Jesús, el Hijo de Dios, registradas en Mateo 24:15, 16: “Cuando alcancen a
ver la cosa repugnante que causa desolación, como se habló de ella por medio de Daniel el profeta, de pie en un
lugar santo (use discernimiento el lector), entonces los que estén en Judea echen a huir a las montañas”.
it-2 pág. 883 Sabiduría
El entendimiento fortalece la sabiduría de otras maneras. Por ejemplo, una persona puede obedecer cierto
mandato de Dios debido a que reconoce lo correcto de tal obediencia, y ese es un proceder sabio. Pero si
verdaderamente entiende la razón de tal mandato, el buen fin que persigue y los beneficios que se derivan de él,
su firme determinación de continuar en ese proceder sabio se verá fortalecida en gran manera. (Pr 14:33.)
Proverbios 21:11 dice que “por dar uno perspicacia al sabio, este consigue conocimiento”. La persona sabia se
siente contenta de conseguir cualquier información que le otorgue una visión más clara de las circunstancias,
condiciones y causas subyacentes a los problemas. Así “consigue conocimiento” en cuanto a qué hacer respecto
al asunto, sabe qué conclusiones sacar y lo que se necesita para resolver el problema existente. (Compárese con
Pr 9:9; Ec 7:25; 8:1; Eze 28:3; véase PERSPICACIA
it-2 pág. 884 Sabiduría
La sabiduría humana es relativa, nunca absoluta. El hombre puede alcanzar un grado limitado de sabiduría
por medio de sus propios esfuerzos, aunque en todo caso tiene que usar la inteligencia con la que Dios (quien
hasta dio a los animales cierta sabiduría instintiva; Job 35:11; Pr 30:24-28) dotó inicialmente al hombre. El
hombre aprende observando los elementos de la creación de Dios y trabajando con ellos. Tal sabiduría puede
variar en tipo y alcance. La palabra griega so·fí·a se aplica a menudo a la destreza en cierto oficio o arte, a la
destreza y el buen juicio administrativo en el gobierno y los negocios o al extenso conocimiento en algún campo
particular de la ciencia o la investigación humana. Las palabras hebreas jokj·máh y ja·kjám se utilizan de manera
similar para designar la ‘destreza’ de los navegantes y calafateadores de naves (Eze 27:8, 9; compárese con Sl
107:23, 27) y de los que trabajan la piedra y la madera (1Cr 22:15), así como la sabiduría y destreza de otros
artesanos, algunos de los cuales tenían gran talento en una amplia variedad de oficios. (1Re 7:14; 2Cr 2:7,
13, 14.) Esos términos se utilizan hasta para designar al que talla imágenes o hace ídolos con destreza. (Isa
40:20; Jer 10:3-9.) Las prácticas sagaces del mundo de los negocios son una forma de sabiduría. (Eze 28:4, 5.)
it-1 pág. 107 Altivez
En cierta ocasión, el buen rey Ezequías dio lugar a la altivez en su corazón por un breve período de tiempo,
altivez que, por lo visto, contagió al pueblo que gobernaba. Como resultado de la bendición de Jehová, Ezequías
había sido ensalzado, pero no reconoció que todo el mérito correspondía a Dios. El cronista dice a este respecto:
“Pero Ezequías no correspondió según el beneficio que se le había hecho, porque su corazón se hizo altivo, y
vino a haber indignación contra él y contra Judá y Jerusalén”. Felizmente, el rey corrigió esa peligrosa actitud,
pues el cronista añade: “Sin embargo, Ezequías se humilló por la altivez de su corazón, él y los habitantes de
Jerusalén, y la indignación de Jehová no vino sobre ellos en los días de Ezequías”. (2Cr 32:25, 26; compárese
con Isa 3:16-24; Eze 28:2, 5, 17.)
si pág. 136 párrs. 22-23 Libro bíblico número 26: Ezequiel
22. ¿Qué mención especial recibe Tiro, y cómo se santificará Jehová con relación a Sidón?
22 Tiro recibe mención especial. Orgullosa de su comercio próspero, es como una nave hermosa en medio de
los mares, pero pronto descansará quebrada en las profundidades de las aguas. “Soy dios”, alardea su caudillo
(28:9). Jehová hace que su profeta pronuncie una endecha acerca del rey de Tiro: Como un hermoso querubín
ungido él ha estado en Edén, el jardín de Dios, pero Jehová lo sacará de Su montaña como profano, y será
devorado por un fuego desde dentro. Jehová dice que Él también será santificado cuando destruya a la
escarnecedora Sidón.
sl cap. 8 págs. 140-141 párrs. 26-27 Un paraíso espiritual en una Tierra contaminada
26. (a) Entonces, ¿qué tenía que acontecer antes que pudiera haber un paraíso espiritual? (b) ¿Cómo nos
ayuda a apreciar la condición de la heredad espiritual del resto restaurado de Jehová la promesa de
que “la gloria del Líbano mismo tendrá que serle dada”?
26 Este aguacero de bendiciones tendría que acontecer antes que pudiera haber transformación alguna en la
heredad del resto restaurado, cuya heredad había llegado a ser como un “desierto,” una “región árida,” una
“llanura desértica.” La grandeza o magnificencia de la heredad espiritual del resto restaurado de Jehová puede
apreciarse hoy por las comparaciones proféticas que se hacen. Por ejemplo: “La gloria del Líbano mismo tendrá
que serle dada, el esplendor del Carmelo y de Sarón.” (Isaías 35:1, 2) Uno solo tiene que pensar en las
montañas del Líbano que en aquel tiempo antiguo estaban revestidas de magníficos árboles siempreverdes,
acerca de los cuales Jehová hizo que su profeta dijera por inspiración: “A ti [Sión] vendrá la gloria misma del
Líbano, el enebro, el fresno y el ciprés a la vez, para hermosear el lugar de mi santuario; y yo glorificaré el mismo
lugar de mis pies.” (Isaías 60:13) El Líbano de la antigüedad era lugar tan hermoso que Jehová lo comparó con el
Jardín de Edén, al decir al rey de Tiro, ciudad ubicada en el Líbano: “En Edén, el jardín de Dios, resultaste
estar.”—Ezequiel 28:11-13.
w77 1/10 pág. 590 El “árbol” cuya caída sacude al mundo
8. ¿Dónde dijo Ezequiel 28:11-14 que estaba ubicado el rey del puerto marítimo libanés de Tiro, y por
qué?
8 En los días de la profecía de Ezequiel la tierra del Líbano con sus famosos cedros era tan hermosa que se
inspiró a Ezequiel para que le dijera al rey de Tiro (un puerto marítimo del Líbano): “En Edén, el jardín de Dios,
resultaste estar. . . . Tú eres el querubín ungido que cubre, y yo te he colocado. En la montaña santa de Dios
resultaste estar.” (Eze. 28:11-14) Muy apropiadamente se dice, pues, que en el siglo séptimo a. de la E.C. este
cedro especialmente “bello” del Líbano estaba en Edén, en “el jardín de Dios.” Por lo tanto estaba en una
ubicación altamente favorecida, con excelentes posibilidades.
hs cap. 3 págs. 42-43 párrs. 16-17 El espíritu tras el viejo orden actual
16. ¿Por qué obró solo el Diablo al engañar a Eva y hacerla pecar, y por qué creen algunos que
él había sido un querubín?
16 En el tiempo en que el Diablo engañó a Eva, la esposa de Adán, e hizo que se rebelara contra
Dios su Padre celestial, no había “descendencia” de la Gran Serpiente. El Diablo obró solo. No optó por
tener un asociado angelical que pudiera convertirse en su rival y reclamar el dominio de la prole de
Adán y Eva. Codiciaba el control exclusivo de toda la humanidad. Desconocemos precisamente qué
puesto ocupaba en la organización original de Dios. Muchos estudiantes de la Biblia han entendido que
la profecía de Ezequiel 28:11-19 acerca del rey de la antigua Tiro aplica también a Satanás el Diablo, y
por eso razonan que el que se hizo a sí mismo el Diablo era originalmente un “querubín” entre los “hijos
de Dios” de la región celestial. Si esto es así, entonces el grado del rebajamiento que experimentó
como la Gran Serpiente es proporcionalmente mayor.
w02 15/10 págs. 6-7 Satanás: ¿personaje mítico, o siniestra realidad?
En muchos aspectos, su actuación rebelde recuerda a la del “rey de Tiro”, de quien se dijo poéticamente que
era “perfecto en hermosura” y “exento de falta en [sus] caminos desde el día en que [fue] creado hasta que se
halló injusticia” en él (Ezequiel 28:11-19). El Diablo no puso en tela de juicio la supremacía de Jehová ni su
posición como Creador. ¿Cómo iba a hacerlo si él era una creación de Dios? Pero sí cuestionó el ejercicio de la
soberanía divina. En el jardín de Edén, insinuó que el Altísimo privaba a nuestros primeros padres de un derecho
imprescindible para su felicidad (Génesis 3:1-5). Logró que Adán y Eva se rebelaran contra la justa soberanía
divina y que se acarrearan el pecado y la muerte para sí y para sus descendientes (Génesis 3:6-19; Romanos
5:12). Así pues, la Biblia indica que Satanás es la causa del sufrimiento que padece la humanidad.
it-2 pág. 969 Satanás
Desde un comienzo justo y perfecto, esta persona celestial se desvió hacia el pecado y la degradación.
Santiago explica el proceso que lo llevó al pecado cuando dice: “Cada uno es probado al ser provocado y
cautivado por su propio deseo. Entonces el deseo, cuando se ha hecho fecundo, da a luz el pecado; a su vez, el
pecado, cuando se ha realizado, produce la muerte”. (Snt 1:14, 15.) El proceder emprendido por Satanás en
algunos respectos parece paralelo al del rey de Tiro descrito en Ezequiel 28:11-19. (Véase PERFECCIÓN [El
primer pecador y el rey de Tiro].)
it-2 pág. 773 Querubín
En este libro profético también se le dijo a Ezequiel que levantara “una endecha acerca del rey de Tiro”, en la
que le identifica con un glorioso querubín cubriente y que estuvo una vez “en Edén, el jardín de Dios”, pero que
fue despojado de su hermosura y reducido a cenizas sobre el suelo. “Esto es lo que ha dicho el Señor Soberano
Jehová: ‘[...] Tú eres el querubín ungido que cubre, y yo te he colocado a ti. En la montaña santa de Dios
resultaste estar. En medio de piedras de fuego te paseabas. Estuviste exento de falta en tus caminos desde el
día que fuiste creado hasta que se halló injusticia en ti. [...] Yo te pondré como profano fuera de la montaña de
Dios, y te destruiré, oh querubín que cubre [“oh querubín protector”, Vg]’.” (Eze 28:11-19.)
it-2 pág. 551 Ónice
Tiempo después David preparó personalmente muchas cosas valiosas —entre las que se hallaban piedras de
ónice— para la construcción del futuro templo de Jerusalén. (1Cr 29:2.) En la endecha que Ezequiel registró,
también se menciona el ónice entre las piedras preciosas que servían de “cobertura” figurativa para el “rey de
Tiro”. (Eze 28:12, 13.) Reconociendo el valor de la sabiduría, Job dijo que la sabiduría divina no podría
comprarse con “la rara piedra de ónice” ni con otras cosas preciosas, pues dicha sabiduría no tiene precio. (Job
28:12, 16.)
it-2 pág. 135 Joyas y piedras preciosas
Una joya puede ser una piedra preciosa en sí, una gema (piedra preciosa o semipreciosa cortada y pulida) o
un objeto de metal precioso (principalmente oro o plata) guarnecido, por lo general, con piedras finas o perlas,
que sirve principalmente de adorno. Desde los tiempos bíblicos antiguos, tanto hombres como mujeres han
usado joyas con propósitos ornamentales. Actualmente solo se consideran piedras preciosas el diamante, la
esmeralda, el rubí y el zafiro, mientras que otras piedras poco comunes y hermosas se consideran
semipreciosas. Sin embargo, el término hebreo que se vierte “piedra preciosa” tiene una aplicación más amplia,
como se muestra en Ezequiel 28:12, 13. Estas piedras preciosas se distinguen de otros minerales
principalmente porque son poco comunes, hermosas y duraderas.
La primera referencia bíblica a una piedra preciosa se encuentra en Génesis 2:11, 12, donde se dice que
Havilá es una tierra de buen oro, “bedelio y la piedra de ónice”.
La riqueza se medía en parte por la posesión de piedras preciosas, y parece ser que reyes como Salomón y
Ezequías tenían gran cantidad de ellas. (1Re 10:11; 2Cr 9:10; 32:27.) Eran un valioso regalo (1Re 10:2, 10; 2Cr
9:1, 9), podían constituir parte de un botín de guerra (2Sa 12:29, 30; 1Cr 20:2) y para los antiguos tirios, por
ejemplo, eran artículo de comercio. (Eze 27:16, 22.) En su endecha inspirada concerniente al “rey de Tiro”,
Ezequiel dijo: “Toda piedra preciosa fue tu cobertura: rubí, topacio y jaspe; crisólito, ónice y jade; zafiro, turquesa
y esmeralda; y de oro era la hechura de tus engastes y tus encajaduras en ti”. (Eze 28:12, 13.) A la simbólica
Babilonia la Grande se la representa adornada ricamente con piedras preciosas. (Rev 17:3-5; 18:11-17.)
it-2 pág. 18 Jardín
En Ezequiel 28:12-14 se dice que el “rey de Tiro” había estado en el jardín de Edén y sobre “la montaña santa
de Dios”. Por las laderas del monte Líbano, con sus famosos cedros, el rey, ataviado con hermosas vestiduras y
esplendor real, había estado como en un jardín de Edén y sobre una montaña de Dios.
w05 15/10 pág. 23 párrs. 10-11 Evitemos desarrollar un corazón altivo
10, 11. a) ¿Quién es semejante a los reyes de Tiro? b) ¿Por qué cambió la actitud de los tirios hacia
Israel?
10 Jehová inspiró al profeta Ezequiel para que denunciara y condenara a la dinastía real de Tiro. El mensaje
dirigido al “rey de Tiro” contiene expresiones aplicables tanto a la dinastía tiria como al primer traidor, Satanás,
quien “no permaneció firme en la verdad” (Ezequiel 28:12; Juan 8:44). Al principio, Satanás era un espíritu leal
que formaba parte de la organización de hijos celestiales de Jehová. Mediante Ezequiel, Jehová Dios indicó la
causa básica de la deslealtad de la dinastía tiria y de Satanás:
11 “En Edén, el jardín de Dios, resultaste estar. Toda piedra preciosa fue tu cobertura [...]. Tú eres el querubín
ungido que cubre [...]. Estuviste exento de falta en tus caminos desde el día en que fuiste creado hasta que se
halló injusticia en ti. Por la abundancia de tus artículos de venta llenaron el centro tuyo de violencia, y empezaste
a pecar. Y yo [...] te destruiré, oh querubín que cubre [...]. Tu corazón se hizo altivo debido a tu hermosura.
Arruinaste tu sabiduría por causa de tu radiante esplendor.” (Ezequiel 28:13-17.) En efecto, la altivez indujo a los
reyes tirios a tratar con violencia al pueblo de Jehová. Tiro acumuló grandes riquezas como centro del comercio y
fue famoso por la belleza de sus productos (Isaías 23:8, 9). Sus reyes se volvieron arrogantes y empezaron a
oprimir al pueblo de Dios.
mn pág. 15 párr. 27 “¡Mira! Estoy haciendo nuevas todas las cosas”
27. ¿Cómo entró la rebelión en el jardín de Dios?
27 La Biblia sugiere que cuando Jehová creó al hombre en la Tierra, puso a un hijo espíritu en Edén para que
llevara a cabo ciertos privilegios de servicio. Sin embargo, como sucedió mucho tiempo después en el caso de un
rey de la ciudad de Tiro, ‘se le engrió el corazón a causa de su hermosura,’ y llegó a adorarse a sí mismo, en vez
de a Jehová. (Ezequiel 28:12, 14, 15, 17) Formuló la decisión de alejar la adoración que el primer hombre y la
primera mujer le rendían a su Creador, Jehová, y hacer que se la rindieran a él. Mediante una serpiente, este
ángel le mintió a Eva, e indujo primero a Eva y luego a su esposo Adán a desobedecer al Dios Todopoderoso.—
Génesis 2:15-17; 3:1-6.
w77 1/3 pág. 131 El más grande estrellarse
Pero Satanás permitió que el orgullo se hiciera fuerza dominante en su vida. Obró de manera muy semejante
a como obró el “rey de Tiro.” Ese “rey” o dinastía tiria en un tiempo estuvo en las mejores relaciones con el reino
de Israel, en los días de David y su hijo Salomón. Pero más tarde los gobernantes de Tiro obraron como un
traidor. Un canto fúnebre que se registró en el libro de Ezequiel describe esto como sigue: “Estás sellando un
modelo, lleno de sabiduría y perfecto en hermosura. . . . Fuiste exento de tacha en tus caminos desde el día que
fuiste creado hasta que se halló injusticia en ti. . . . Tu corazón se hizo altivo debido a tu hermosura.”—Eze.
28:12-17.
gu pág. 9 párrs. 11-12 Cómo rechazó el hombre la guía de Dios
11. ¿Quién hizo que Adán y Eva desobedecieran a Dios, y cómo?
11 La rechazaron por la intervención de un ser espiritual que formaba parte de la creación celestial de Dios.
Como se había hecho altivo y codiciaba para sí la adoración que el hombre le rendía a Dios, se rebeló contra Él y
llegó a ser conocido como Satanás el Diablo (Ach-chaitan Iblis) (compárese con Ezequiel 28:12-19). Utilizando
como señuelo a una serpiente común, habló con Eva, la engañó y logró que desobedeciera a Dios comiendo del
árbol prohibido. Luego ella sedujo a su esposo, Adán, para que también se rebelara (Génesis 3:1-6; Revelación
[Apocalipsis] 12:9).
kl cap. 6 págs. 55-56 párrs. 6-7 ¿Por qué envejecemos y morimos?
6. ¿Por qué se rebeló Satanás contra Dios?
6 ¿Qué motivó a Satanás a rebelarse contra Dios? La codicia. Codició la adoración que Jehová recibía de los
seres humanos. El Diablo no rechazó este deseo, aun cuando el único que tiene el derecho de ser adorado es el
Creador. (Compárese con Ezequiel 28:12-19.) Al contrario, el ángel que llegó a ser Satanás siguió alimentando
ese deseo codicioso hasta que se hizo fecundo y dio a luz el pecado. (Santiago 1:14, 15.)
it-2 pág. 640 Perfección
El primer pecador y el rey de Tiro. Como muestran las palabras de Jesús en Juan 8:44 y lo que revela el
capítulo 3 de Génesis, el pecado y la imperfección en el ámbito humano fue antecedido por un proceso
semejante en el ámbito de las criaturas celestiales. Aunque la endecha que se halla en Ezequiel 28:12-19 se
dirige al “rey de Tiro”, debe ser un reflejo del comportamiento paralelo al del primer hijo celestial de Dios que
pecó. La vanidad del “rey de Tiro”, el que se erigiera a sí mismo en ‘dios’, el que se le llame “querubín” y la
referencia al “Edén, el jardín de Dios”, son datos que corresponden a lo que la Biblia dice en relación con
Satanás el Diablo: que se hinchó de orgullo, estuvo relacionado con la serpiente edénica y se le llama “el dios de
este sistema de cosas”. (1Ti 3:6; Gé 3:1-5, 14, 15; Rev 12:9; 2Co 4:4.)
El anónimo “rey de Tiro”, que residía en una ciudad sobre la que se afirmaba que era “perfecta en belleza”,
estaba él mismo “lleno de sabiduría y [era] perfecto [adjetivo derivado del heb. ka·lál] en hermosura” y estaba
“exento de falta [heb. ta·mím]” en sus caminos desde que se le creó hasta que la iniquidad se halló en él. (Eze
27:3; 28:12, 15.) Esta endecha puede que tenga su primer cumplimiento en la dinastía de reyes tirios, no en un
rey en concreto. (Compárese con la profecía pronunciada en Isa 14:4-20 en contra del anónimo “rey de
Babilonia”.) En ese caso, puede que la endecha haga alusión a las relaciones amistosas y de cooperación que la
dinastía de reyes tirios mantuvo con David y Salomón durante sus respectivos reinados, cuando incluso
contribuyeron a la edificación del templo de Jehová en el monte Moria. Por lo tanto, al principio no hubo nada que
reprochar a la postura oficial del gobierno tirio hacia Israel, el pueblo de Jehová. (1Re 5:1-18; 9:10, 11, 14; 2Cr
2:3-16.) Sin embargo, otros reyes posteriores abandonaron esa postura ‘intachable’, ‘exenta de falta’, y Tiro fue
condenada por Joel, Amós y Ezequiel, los profetas de Dios. (Joe 3:4-8; Am 1:9, 10.) Al margen de la evidente
similitud entre el comportamiento del “rey de Tiro” y el del principal Adversario de Dios, esta profecía es un
ejemplo más de cómo las expresiones “perfección” y “exento de tacha” pueden emplearse en sentido relativo.
fm cap. 8 págs. 124-125 párr. 27 Al ángel que está en Éfeso
27. (a) ¿Se refiere “el paraíso de Dios” del cual Jesús habla en Revelación 2:7 al jardín de Edén? ¿Por
qué? (b) ¿Se refiere, pues, a la Tierra restaurada a un paraíso durante el reinado de Cristo?
27 La primera promesa que se da señala al “paraíso de Dios.” (Revelación 2:7) Esto, por supuesto, no es el
“jardín de Edén,” el ‘Paraíso de deleite,’ del cual fueron echados Adán y Eva después de desobedecer a Dios su
Creador. (Génesis 2:8; 3:24, NM; Scío) En una comparación con aquel paraíso terrestre original, del distrito del
río Jordán en los días de Abrahán se dijo que era como el “paraíso del Señor.” (Génesis 13:10, Scío) Debido a la
belleza de la ubicación del rey de la antigua Tiro en los días del profeta Ezequiel, se dijo que él estaba “en las
delicias del Paraíso de Dios.” (Ezequiel 28:13, Scío) Aquel ‘Paraíso de deleite’ original dejó de existir. De modo
que Revelación 2:7 no se refiere a él. Tampoco se refiere al paraíso restaurado a la Tierra durante el reinado de
mil años de Cristo. Jesucristo, cuando colgaba del madero en Calvario, se refirió a ese paraíso terrenal cuando le
dijo al malhechor condoliente que colgaba de un madero al lado de él: “Verdaderamente te digo hoy: Estarás
conmigo en el paraíso.”—Lucas 23:39-43.
g70 8/7 pág. 26 La más preciosa de las piedras preciosas
En la Biblia se menciona el jade en Ezequiel 28:13 como una de las piedras preciosas que decoraban la
“cobertura” del rey de Tiro. Y Éxodo 28:15, 20, 21 muestra que una hermosa piedra de jade con el nombre de
una de las doce tribus de Israel grabado en ella adornaba el “pectoral de juicio” que llevaba el sumo sacerdote de
Israel, Aarón. El libro de Éxodo fue escrito alrededor de 1512 a. de la E.C., de modo que por lo menos por
3.400 años el hombre ha conocido y estimado el jade, a veces supersticiosamente, pero siempre como una de
las deleitables producciones que Dios ha dado a sus criaturas humanas.
pe cap. 2 págs. 19-20 párrs. 11-12 Un enemigo de la vida eterna
11. (a) ¿Qué propósito de Dios conocía un ángel rebelde? (b) ¿Qué deseo tuvo este ángel, y a qué acción
lo condujo esto?
11 El ángel que llegó a ser el Diablo estuvo presente cuando Dios creó la Tierra y más tarde a la primera pareja
humana, Adán y Eva. (Job 38:4, 7) Por eso, habría oído a Dios decir a esta pareja que tuvieran hijos. (Génesis
1:27, 28) Sabía que con el tiempo la Tierra entera estaría llena de personas justas que adorarían a Dios. Ese era
el propósito de Dios. No obstante, este ángel pensó muchísimo en su propia belleza e inteligencia, y quiso recibir
para sí la adoración que habría de ser dada a Dios. (Ezequiel 28:13-15; Mateo 4:10) En vez de despedir de la
mente este deseo incorrecto, siguió pensando en él. Esto lo condujo a dar pasos para obtener el honor y la
importancia que deseaba. ¿Qué hizo?—Santiago 1:14, 15.
ip-1 cap. 19 pág. 255 párrs. 26-27 Jehová profana el orgullo de Tiro
26. ¿Por qué condenó Jehová a Tiro?
26 Jehová condenó a Tiro por su orgullo, una característica que él desprecia. Los “ojos altaneros” figuran entre
las siete cosas que Jehová odia (Proverbios 6:16-19). Pablo vinculó el orgullo con Satanás el Diablo, y en la
descripción que hace Ezequiel de la orgullosa Tiro vemos elementos que describen al propio Satanás (Ezequiel
28:13-15; 1 Timoteo 3:6). ¿Por qué se hizo orgullosa Tiro? Dirigiéndose a ella, Ezequiel dice: “Tu corazón
empezó a ser altivo debido a tu riqueza” (Ezequiel 28:5). La ciudad se dedicó al comercio y a acumular dinero.
Sus logros en el campo económico la hicieron insoportablemente altanera. Mediante Ezequiel, Jehová dijo “al
caudillo de Tiro”: “Tu corazón se ha hecho altivo, y sigues diciendo: ‘Yo soy un dios. En el asiento de dios me he
sentado’” (Ezequiel 28:2).
ct cap. 7 págs. 117-118 ¿Qué puede aprenderse del Creador en un libro?
En un capítulo anterior aprendimos que el Creador produjo criaturas inteligentes invisibles: criaturas
espirituales. La historia del principio del hombre revela que uno de estos espíritus se obsesionó con la idea de
usurpar a Dios su posición (compárese con Ezequiel 28:13-15). Abusó del libre albedrío que Dios concede a sus
criaturas y condujo a los primeros seres humanos a lo que podríamos llamar una rebelión manifiesta. La primera
pareja escogió la independencia de la gobernación divina mediante un acto desafiante de desobediencia directa:
comer del “árbol del conocimiento de lo bueno y lo malo”. Pero más que eso, su proceder puso de manifiesto que
aceptaron la idea de que el Creador retenía algo bueno de sus criaturas. Era como si Adán y Eva exigieran
decidir por sí mismos lo que era bueno y lo que era malo, sin importar lo que su Creador dijera al respecto.
w94 1/2 pág. 4 Agentes del mal
Posteriormente, cuando Dios ‘fundó la tierra’, estos hijos angélicos de Dios “gozosamente clamaron a una” y
“empezaron a gritar en aplauso”. (Job 38:4-7.) Pero uno de ellos concibió el deseo de recibir la adoración que
solo merecía el Creador. Al rebelarse contra Dios, este ángel se convirtió en un satanás (que significa “opositor”)
y en un diablo (que significa “calumniador”). (Compárese con Ezequiel 28:13-15.)
ip-2 cap. 5 págs. 68-69 El Dios verdadero predice liberación
16. ¿Cómo se originó la idolatría, y qué la hace posible?
16 La idolatría se originó realmente en los cielos, cuando el poderoso espíritu que se convirtió en Satanás
codició la adoración que se le debe solo a Jehová. Su deseo fue tan intenso que lo apartó de Dios. Así comenzó
la idolatría, pues el apóstol Pablo dijo que la codicia es idolatría (Isaías 14:12-14; Ezequiel 28:13-15, 17;
Colosenses 3:5). Satanás indujo a la primera pareja humana a abrigar pensamientos egoístas. Eva codició lo que
el Diablo le ofreció: “Tendrán que abrírseles los ojos y tendrán que ser como Dios, conociendo lo bueno y lo
malo”. Jesús afirmó que la codicia procede del corazón (Génesis 3:5; Marcos 7:20-23). La idolatría resulta posible
cuando los corazones están corrompidos. Por consiguiente, es de suma importancia que todos ‘salvaguardemos
el corazón’ y no permitamos que nada ni nadie ocupe en él el lugar que en justicia le corresponde a Jehová
(Proverbios 4:23; Santiago 1:14).
g99 8/7 pág. 20 ¿Es incorrecto tener orgullo?
Es posible que el orgulloso insista en que las cosas se hagan siempre a su manera. No es difícil percibir que
tal actitud a menudo resulta en conflictos personales de una clase u otra. El orgullo de raza o nacionalidad ha
desembocado en innumerables guerras y derramamiento de sangre. Según la Biblia, el orgullo fue lo que impulsó
a un hijo espiritual de Dios a rebelarse, convirtiéndose en Satanás el Diablo. Al enumerar los requisitos que
deben reunir los ancianos cristianos, Pablo aconsejó: “No un hombre recién convertido, por temor de que se
hinche de orgullo y caiga en el juicio pronunciado contra el Diablo” (1 Timoteo 3:6; compárese con Ezequiel
28:13-17). Si estas son las consecuencias del orgullo, no sorprende que Dios lo condene. Aun así, alguien
pudiera preguntar: “¿No hay ninguna situación en la que se justifique el orgullo?”.
w74 15/10 págs. 613-614 El verdadero poder tras el ocultismo
Pero hay testimonio de un testigo ocular de que existe. El Señor Jesucristo vino de la región de los espíritus, y
con una convicción nacida de conocimiento personal habló del “Diablo,” conocido también como “Satanás.” En
cuanto al origen de Satanás, Jesús explicó: “No permaneció firme en la verdad, porque la verdad no está en
él . . . es mentiroso y el padre de la mentira.” (Juan 8:44; Luc. 10:18) De modo que en un tiempo esta criatura
espíritu estuvo “en la verdad.” Pero irritado bajo la autoridad que Dios tiene para determinar qué es “la verdad” y
requerir sumisión a ella, el que se haría Satanás optó por dejar que el deseo de poder e independencia venciera
su sabiduría.—Sant. 1:13, 14; compare con Ezequiel 28:13-17.
it-2 pág. 94 Jesucristo
Aunque el Hijo no había pasado antes por ninguna prueba como esa, había demostrado su fidelidad y devoción
de otras maneras. Ya había tenido gran responsabilidad como el Vocero de Dios, la Palabra, pero nunca usó mal
su posición y autoridad, como hizo en una ocasión el vocero terrestre de Dios, Moisés. (Nú 20:9-13; Dt 32:48-51;
Jud 9.) Siendo aquel por medio de quien se hicieron todas las cosas, el Hijo era un dios, “el dios unigénito” (Jn
1:18), por lo que tuvo una posición de preeminencia y gloria entre todos los demás hijos celestiales de Dios. Sin
embargo, no se hizo altivo. (Contrástese con Eze 28:14-17.) De modo que no podía decirse que el Hijo no había
probado ya su lealtad, humildad y devoción de muchas maneras
rs pág. 142 Espíritu del mundo
El reaccionar a las situaciones por orgullo
Satanás fue el primero que permitió que una excesiva estimación de sí mismo le corrompiera el corazón.
(Compárese con Ezequiel 28:17; Proverbios 16:5.) El orgullo es una fuerza divisiva en el mundo del cual él es
gobernante, y lleva a unas personas a considerarse mejores que personas de otras razas, naciones, grupos
lingüísticos y niveles económicos. Hasta personas que sirven a Dios tal vez tengan que desarraigar de su corazón
vestigios de esa clase de sentimientos. También deben estar alerta para que el orgullo no las induzca a hacer de
un asunto de poca importancia un tema de controversia, ni les impida reconocer sus propias faltas y aceptar
consejo, para que puedan beneficiarse de la ayuda amorosa que Jehová suministra en abundancia mediante su
organización. (Rom. 12:3; 1 Ped. 5:5.)
it-1 pág. 461 Cenizas
Era costumbre en tiempos bíblicos quemar las ciudades conquistadas, de modo que ‘reducir un lugar a
cenizas’ hacía referencia a su destrucción completa, como se muestra en los casos de Tiro, Sodoma y Gomorra.
(Eze 28:18; 2Pe 2:6.)
it-2 pág. 1022 Sidón, sidonios
A los sidonios se les hizo beber de la cólera de Jehová, primero al oír las declaraciones formales de sus
profetas y, más tarde, debido a la destrucción que sufrieron a manos de los babilonios y otros pueblos. (Isa
23:4, 12; Jer 25:17, 22; 27:1-8; 47:4; Eze 28:20-24; 32:30; Joe 3:4-8; Zac 9:1-4.) Según la historia, los imperios
de Babilonia, Persia, Grecia y Roma dominaron sucesivamente Sidón.
pm cap. 16 pág. 265 párrs. 8-9 La presentación del Rey trae liberación a los prisioneros
8. ¿Qué Tiro fue la mencionada por Zacarías, y por qué fue así?
8 Esas palabras muestran que ciertamente la “palabra de Jehová” se pronunció también contra toda Fenicia
según la representaban sus ciudades de fama mundial de Tiro y Sidón. La ciudad de Tiro que se menciona aquí
es la ciudad insular, porque el rey Nabucodonosor de Babilonia destruyó la ciudad continental en su campaña de
Palestina. (Ezequiel 29:17-20) Los sobrevivientes tirios huyeron a su isla costanera y edificaron una poderosa
ciudad allí. Según Ezequiel 28:1-19, Tiro, diabólicamente, se había convertido en traidora para con su anterior
amiga, Israel, y Sidón se asoció con Tiro en este proceder. (Ezequiel 28:20-26) Después de la restauración de la
tierra de Judá en 537 a. de la E.C. tras setenta años de estar desolada, Tiro y Sidón no cambiaron la actitud de
su corazón para con Jerusalén con su segundo templo. ¡Qué imprudente eso!
si pág. 137 párrs. 29-30 Libro bíblico número 26: Ezequiel
29. ¿Qué provecho obtuvieron de la profecía de Ezequiel los judíos desterrados?
29 Las declaraciones formales, las visiones y las promesas que Jehová dio a Ezequiel fueron todas entregadas
fielmente a los judíos que se hallaban en el destierro. Aunque muchos se mofaron del profeta y lo ridiculizaron,
algunos sí creyeron. A estos les aprovechó mucho creer. Las promesas de restauración los fortalecieron.
Contrario a lo que ocurrió en el caso de otras naciones que fueron llevadas al cautiverio, estos conservaron su
identidad nacional, y en 537 a.E.C. Jehová restauró un resto, tal como había predicho. (Eze. 28:25, 26; 39:21-28;
Esd. 2:1; 3:1.) Ellos reconstruyeron la casa de Jehová y reanudaron la adoración verdadera allí.
CAPITULO 29
w88 15/9 pág. 22 párr. 4 “Tendrán que saber que yo soy Jehová”
4. ¿Qué les esperaba a Faraón y a Egipto?
4 Ezequiel predijo que Egipto sería desolado por 40 años. La riqueza de aquella nación sería el pago que
Nabucodorosor recibiría por el servicio militar rendido al ejecutar el juicio de Jehová contra Tiro. (Ezequiel 29:1-
21.) Cuando Dios se encargara de que los egipcios fueran dispersados, ‘sabrían que él es Jehová’. (Ezequiel
30:1-26.) El orgulloso Faraón, en representación de Egipto, fue comparado con un cedro majestuoso que sería
derribado. (Ezequiel 31:1-18.) Finalmente, Ezequiel levantó endechas acerca de Faraón y sobre el descenso de
Egipto al Seol. (Ezequiel 32:1-32.)
si pág. 136 párr. 23 Libro bíblico número 26: Ezequiel
23. ¿Qué tendrá que saber Egipto, y cómo sucederá esto?
23 Jehová le dice ahora a Ezequiel que ponga su rostro contra Egipto y su Faraón y que profetice contra ellos.
“Mi río Nilo me pertenece, y yo... yo lo he hecho para mí”, alardea Faraón (29:3). Faraón, y los egipcios que
creen en él, también tendrán que saber que Jehová es Dios, y la lección será administrada por una desolación de
40 años. Ezequiel inserta aquí alguna información que en realidad le fue revelada más tarde, en 591 a.E.C.
Jehová dará Egipto a Nabucodonosor como compensación por su servicio al desgastar a Tiro. (Nabucodonosor
tomó muy poco despojo en Tiro, pues la gente de Tiro escapó con la mayor parte de su riqueza a su ciudad
insular.) En una endecha, Ezequiel hace saber que Nabucodonosor despojará el orgullo de Egipto, y “entonces
tendrán que saber que yo soy Jehová” (32:15).
ip-2 cap. 12 págs. 172-173 párrs. 13-14 Consuelo para el pueblo de Dios
13, 14. ¿De qué son símbolo “Rahab” y el “monstruo marino”, y cómo se le ‘hace pedazos’ y ‘traspasa’?
13 Como si llamara a Jehová para que actúe a favor de Su pueblo cautivo, Isaías dice: “¡Despierta, despierta,
vístete de fuerza, oh brazo de Jehová! Despierta como en los días de mucho tiempo atrás, como durante
las generaciones de tiempos del pasado remoto. ¿No eres tú el que hizo pedazos a Rahab, el que
traspasó al monstruo marino? ¿No eres tú el que secó el mar, las aguas de la vasta profundidad? ¿El que
hizo de las profundidades del mar un camino para que pasaran los recomprados?” (Isaías 51:9, 10).
14 Los ejemplos históricos a que alude el profeta están bien escogidos. Todo israelita sabe que su nación fue
liberada del yugo egipcio y cruzó el mar Rojo (Éxodo 12:24-27; 14:26-31). Las expresiones “Rahab” y “monstruo
marino” se refieren al Faraón y sus súbditos, quienes se opusieron al éxodo de Israel (Salmo 74:13; 87:4; Isaías
30:7). Con la cabeza en el delta del Nilo y el cuerpo alargado extendiéndose cientos de kilómetros río arriba en
su fértil valle, el antiguo Egipto se asemejaba a una monstruosa serpiente (Ezequiel 29:3). Pero Jehová la cortó
en pedazos enviándole las diez plagas, y al destruir a su ejército en las aguas del mar Rojo, la dejó traspasada,
gravemente herida y debilitada. En efecto, Jehová demostró el poder de su brazo con aquella nación pagana.
¿Estará acaso menos dispuesto a luchar por su pueblo desterrado en Babilonia?
ip-1 cap. 15 pág. 201 párr. 26 El consejo de Jehová contra las naciones
26. En el cumplimiento mayor, ¿cómo reaccionarán los habitantes del “Egipto” moderno ante los actos
judiciales de Jehová?
26 Ahora bien, en la Biblia, Egipto a menudo simboliza el mundo de Satanás (Ezequiel 29:3; Joel 3:19;
Revelación 11:8). ¿Tiene un cumplimiento mayor, por tanto, “la declaración formal contra Egipto” que
pronuncia Isaías? Por supuesto que sí. Las palabras de apertura de la profecía deben impulsarnos a todos a
prestar atención: “¡Miren! Jehová va montado en una nube veloz y entra en Egipto. Y los dioses de Egipto,
que nada valen, ciertamente se estremecerán a causa de él, y el mismísimo corazón de Egipto se derretirá
en medio de él” (Isaías 19:1). Dentro de poco, Jehová tomará medidas contra la organización de Satanás.
Cuando eso ocurra, se hará patente que los dioses de este sistema de cosas no son de valor alguno (Salmo
96:5; 97:7). “El mismísimo corazón de Egipto se derretirá” de miedo. Será tal como Jesús predijo: “Habrá [...]
angustia de naciones, por no conocer la salida a causa del bramido del mar y de su agitación, mientras que los
hombres desmayan por el temor y la expectación de las cosas que vienen sobre la tierra habitada” (Lucas
21:25, 26).
w70 15/12 págs. 746-747 párrs. 16-17 El nombre de Jehová será declarado en toda la Tierra
16, 17. ¿Cómo aplica en escala más amplia la alegación de Faraón de ser creador y dueño del río Nilo?
16 Dios hizo que su profeta Ezequiel revelara la actitud del arrogante Faraón y que registrara la siguiente
expresión de aquel autócrata: “Mi río Nilo me pertenece, y yo... yo lo he hecho para mí.” (Eze. 29:3) Aun así, “el
gobernante de este mundo [inicuo],” Satanás el Diablo, desde que engañó a Eva y llevó a Adán a rebelarse
contra Dios, ha sostenido que la raza humana es su terreno reservado. (Juan 12:31) El representar así a la
humanidad caída bajo el símbolo de las aguas del Nilo está muy en armonía con el simbolismo bíblico, pues bajo
inspiración del espíritu de Dios el apóstol Juan fue impelido a transmitir la siguiente explicación angelical de una
de sus visiones: “Las aguas que viste . . . significan pueblos y muchedumbres y naciones y lenguas.”—Rev.
17:15.
17 Sí, Satanás reclama los reinos e imperios de la humanidad como suyos propios, y éstos ciertamente reflejan
su espíritu y actitud. Jesús, cuando fue tentado en el desierto, no presentó contradicción alguna cuando el Diablo
dio a entender que tenía el derecho para otorgar la gobernación entre los hombres pecaminosos a quienquiera
que cumpliera con sus requisitos. (Mat. 4:8, 9) Además, la Biblia indica que la fuente de poder y autoridad
gobernantes en los reinos de los hombres de hoy día es el gran Dragón... nada menos que Satanás mismo.—
Rev. 13:2.
w07 1/8 págs. 8-9 Puntos sobresalientes del libro de Ezequiel (parte 2)
29:8-12. ¿Cuándo estuvo desolada por cuarenta años la tierra de Egipto? Los sobrevivientes que
quedaron en Judá tras la destrucción de Jerusalén en el año 607 desoyeron la advertencia del profeta Jeremías y
huyeron a Egipto (Jeremías 24:1, 8-10; 42:7-22). Pero no lograron ponerse a salvo, pues Nabucodonosor atacó
la tierra de Egipto y la conquistó. Es probable que los cuarenta años de desolación empezaran después de esa
conquista. Aunque en la historia no encontramos pruebas de esta devastación, podemos estar seguros de que sí
ocurrió, pues Jehová siempre se encarga de que sus profecías se cumplan (Isaías 55:11).
29:18. ¿Cómo fue que “toda cabeza [...] quedó calva, y todo hombro [...] quedó pelado por frotación”?
El asedio de la ciudad costera de Tiro fue tan intenso y extenuante que los soldados de Nabucodonosor
quedaron calvos por el roce de los cascos. También se les pelaron los hombros debido a la fricción de los
materiales que cargaban para la construcción de torres y fortificaciones (Ezequiel 26:7-12).
Lecciones para nosotros:
29:19, 20. Como los habitantes de Tiro escaparon con muchas de sus riquezas a una parte de la ciudad
situada en una isla cercana, quedó muy poco despojo para el rey Nabucodonosor. A pesar de que él era un
gobernante pagano muy orgulloso y egocéntrico, Jehová le dio Egipto como “salario para su fuerza militar”,
w08 1/1 págs. 22-23 Lo que Jehová predice se cumple sin falta
Además, aunque Jehová predijo que Egipto dejaría de ser una potencia mundial, también prometió que
“después se residir[ía] en ella como en los días de la antigüedad”. Con el tiempo, esta antigua potencia llegaría a
ser “un reino de condición humilde” (Jeremías 46:25, 26; Ezequiel 29:14, 15). Y sabemos que también eso
resultó cierto. Asimismo, Jehová predijo la caída de Grecia como potencia mundial, pero jamás declaró que la
nación dejaría de existir. Evidentemente, los pueblos sobre los cuales Jehová predijo la destrucción definitiva
desaparecieron, pero aún sobreviven aquellos sobre los cuales no hizo tal predicción. ¿Qué nos enseña esto?
Que las profecías registradas en la Palabra de Dios son auténticas y dignas de confianza.
si pág. 133 párr. 2 Libro bíblico número 26: Ezequiel
2. a) ¿Qué tres profetas sobresalieron durante los años críticos que antecedieron a la destrucción de
Jerusalén? b) Significativamente, ¿cómo se llama a Ezequiel, y qué significa su nombre?
c) ¿Durante qué años profetizó Ezequiel, y qué se sabe de su vida y su muerte?
2 Durante aquellos años críticos que llevaron a la destrucción de Jerusalén, Jehová no se privó a sí mismo, ni
privó a los israelitas, de los servicios de un profeta. Jeremías fue apostado en Jerusalén misma, Daniel estuvo en
la corte en la ciudad de Babilonia, y Ezequiel fue el profeta a los desterrados judíos en la región de Babilonia.
Ezequiel era tanto sacerdote como profeta, una distinción de que igualmente disfrutó Jeremías y, más tarde,
Zacarías. (Eze. 1:3.) Por todo su libro se le llama más de 90 veces “hijo del hombre”, un punto importante cuando
se estudia su profecía porque a Jesús también se le llama “Hijo del hombre” casi 80 veces en las Escrituras
Griegas Cristianas. (Eze. 2:1; Mat. 8:20.) Su nombre Ezequiel (hebreo: Yejez·qé’l) significa “Dios Fortalece”. Fue
en el quinto año del destierro de Joaquín, en 613 a.E.C., cuando Jehová comisionó a Ezequiel como profeta. De
Ezequiel leemos que, en el vigésimo séptimo año del destierro, 22 años más tarde, todavía continúa en su obra.
(Eze. 1:1, 2; 29:17.) Era hombre casado, pero su esposa murió el día en que Nabucodonosor puso sitio final a
Jerusalén (24:2, 18). No se sabe cuándo ni cómo murió él.
kj cap. 2 pág. 34 párr. 33 Su propio pueblo tuvo que saber quién es Él
33. Desde la restauración judía en 537 a. de la E.C., ¿qué hubo acerca de alguna necesidad adicional de
que Dios se diera a conocer por nombre a todas las naciones y pueblos?
33 El profeta Ezequiel terminó el libro de su profecía en 591 a. de la E.C., cincuenta y cuatro años antes que
los judíos desterrados fueran restaurados a su patria, lo cual aconteció en 537 a. de la E.C. (Ezequiel 29:17)
Este acontecimiento asombroso causó alguna impresión en las naciones paganas de entonces. Después de eso,
¿no era ya importante o necesario que el Señor Soberano Dios obligara a las naciones y pueblos a saber que él
es Jehová? En nuestro día, el día de todos los días, ¿no existe como nunca antes una necesidad de que Él haga
que todas las naciones de la Tierra sepan que Él es Jehová? Ciertamente nuestro día es el día adecuado para
que el único Dios vivo y verdadero se adelante y se dé a conocer por su nombre a todas las naciones y pueblos.
Hay necesidad de que haga esto en vindicación de su mismísima existencia, su Divinidad, su calidad de Creador,
su veracidad y su soberanía universal. ¡Sí! “La mismísima expresión “Señor Soberano Jehová” aparece
215 veces en la profecía de Ezequiel.
gm cap. 9 págs. 121-122 párrs. 10-12 Profecías que se realizaron
10-12. ¿Cuándo se cumplió finalmente la profecía de Ezequiel, y cómo?
10 ¿De veras sucedió eso? Pues bien, pocos años después de haber pronunciado Ezequiel la profecía, Tiro
fue sitiada por el rey de Babilonia, Nabucodonosor. (Ezequiel 29:17, 18.) Sin embargo, no fue un asedio fácil. En
parte Tiro estaba situada en tierra continental (la parte llamada Tiro Antigua). Pero una porción de la ciudad
estaba en una isla como a ochocientos metros (media milla) de la costa. Nabucodonosor sitió la isla por 13 años
antes de que al fin esta capitulara.
11 Sin embargo, fue en 332 a.E.C. cuando la profecía de Ezequiel finalmente se cumplió en todo detalle. En
aquel tiempo un conquistador procedente de Macedonia, Alejandro Magno, invadía Asia. Tiro, segura en su
ubicación insular, le presentó resistencia. Alejandro no quería seguir adelante y dejar atrás a un posible enemigo,
pero tampoco quería sitiar a Tiro por años, como había hecho Nabucodonosor.
12 ¿Cómo resolvió este problema militar? Para llegar a la isla, construyó un puente de tierra al estilo de un
malecón, para que sus soldados pudieran marchar sobre él y atacar la ciudad insular. Sin embargo, note lo que
usó para construir el malecón. The Encyclopedia Americana informa: “En 332, con las ruinas de la porción de la
ciudad en tierra continental, que había demolido, construyó un enorme malecón que uniera isla y continente”.
Tras un sitio relativamente corto, la ciudad insular fue destruida. Además, todo detalle de la profecía de Ezequiel
se cumplió. Hasta las ‘piedras y el maderaje y el polvo’ de Tiro Antigua fueron ‘colocados en el medio mismo del
agua’.
pm cap. 16 pág. 265 párr. 8 La presentación del Rey trae liberación a los prisioneros
8. ¿Qué Tiro fue la mencionada por Zacarías, y por qué fue así?
8 Esas palabras muestran que ciertamente la “palabra de Jehová” se pronunció también contra toda Fenicia
según la representaban sus ciudades de fama mundial de Tiro y Sidón. La ciudad de Tiro que se menciona aquí
es la ciudad insular, porque el rey Nabucodonosor de Babilonia destruyó la ciudad continental en su campaña de
Palestina. (Ezequiel 29:17-20) Los sobrevivientes tirios huyeron a su isla costanera y edificaron una poderosa
ciudad allí. Según Ezequiel 28:1-19, Tiro, diabólicamente, se había convertido en traidora para con su anterior
amiga, Israel, y Sidón se asoció con Tiro en este proceder. (Ezequiel 28:20-26) Después de la restauración de la
tierra de Judá en 537 a. de la E.C. tras setenta años de estar desolada, Tiro y Sidón no cambiaron la actitud de
su corazón para con Jerusalén con su segundo templo. ¡Qué imprudente eso!
w77 1/10 págs. 601-602 párrs. 37-38 ¡Sálgase de debajo de ese “bello” árbol!
37, 38. ¿Qué ejemplo amonestador de esto tenemos en el resto de judíos que quedó atrás después de la
desolación de Jerusalén?
37 Tenemos un ejemplo amonestador contra el recurrir así a Egipto por ayuda a pesar de que esté destinado a
la destrucción. La profecía de Ezequiel se dio en el undécimo año del cautiverio de éste, el mes tercero, el día
primero. (Eze. 31:1) En el día nueve del cuarto mes (9 de Tamuz de 607 a. de la E.C.) el “déspota de las
naciones” babilónico capturó a Jerusalén. Al mes siguiente la destruyeron, y deportaron a Babilonia a la mayoría
de los sobrevivientes. En el séptimo mes (Tisri de 607 a. de la E.C.) el gobernador que había sido puesto sobre
estos que quedaron atrás fue asesinado.
38 Por temor de lo que los babilonios pudieran hacer ahora, este resto de judíos decidió abandonar la tierra de
Judá y bajar huyendo a Egipto para refugiarse bajo el simbólico “cedro del Líbano.” El profeta Jeremías aconsejó
contra esto. Advirtió que el rey de Babilonia vencería a Egipto y así los colocaría bajo su poder de todos modos.
Desatendiendo la advertencia de Jeremías, el resto judío huyó a Egipto, llevándose consigo al profeta de Jehová.
Pero Egipto les falló, pues unos años después el rey de Babilonia ciertamente anexó a su imperio la tierra de
Egipto. De nuevo, como en el pasado, Egipto les falló a los judíos sin fe, pero la Palabra de Dios no falló.—2 Rey.
25:1-26; Eze. 29:17-20; Jer. 40:7 a 43:13 inclusive.
kj cap. 11 pág. 210 Les espera desilusión a los demasiado confiados
40. Después de aquel movimiento del carro celestial de Jehová a la cúspide de la montaña, Ezequiel fue
puesto en posición de hacer ¿qué, y cuándo vio de nuevo el carro, y por cuánto tiempo profetizó?
40 Después que el carro celestial de Jehová ocupó su posición sobre el monte de los Olivos, a Ezequiel mismo
se le puso en posición de declarar las visiones proféticas que tenían que ver con la Jerusalén de su día. No fue
sino hasta dieciocho años y medio después, lo cual fue trece años y medio después de la destrucción de
Jerusalén, que Ezequiel vio otra vez el “carro” simbólico de Jehová. (Ezequiel 40:1-6; 43:1-17) En este tiempo
posterior recibió un mensaje profético de otra clase del Conductor Divino del carro celestial. Ezequiel continuó
siendo profeta de Jehová hasta el principio del año vigésimo séptimo de su destierro en Babilonia. (Ezequiel
29:17-21) De modo que durante veintiún años y nueve meses sirvió de testigo profético de Jehová.—Ezequiel
1:1-3.
g98 8/11 pág. 11 Puentes: ¿qué haríamos sin ellos?
Los estudiantes de la Biblia tal vez recuerden la ocasión en la que la ausencia de un puente afectó al curso de
la historia. Fue cuando el rey Nabucodonosor de Babilonia sitió la ciudad insular de Tiro. Durante trece años
intentó conquistarla, pero no lo logró, en parte porque no había un puente que uniera la isla a tierra firme
(Ezequiel 29:17-20). La ciudad insular no sería tomada hasta trescientos años después, cuando Alejandro
Magno construyó un terraplén desde la costa hasta la isla.
w77 1/10 pág. 596 párr. 10 ¡Sálgase de debajo de ese “bello” árbol!
10. ¿Quién fue el “déspota de las naciones” usado por Jehová como su hacha ejecutora, y finalmente qué
amenaza cesó de ofrecer el “cedro”?
10 Dios Todopoderoso, que no miente, cumplió en aquel cedro simbólico de tiempos antiguos su profecía. Envió
contra “Faraón el rey de Egipto y . . . su muchedumbre” a la potencia mundial que acababa de surgir, el Imperio
Babilónico. Este “déspota de las naciones” no era amigo de Faraón ni de su muchedumbre, sino que se
componía de “extraños” para ellos. Estos individuos hostiles tomaron medidas contra el “cedro” egipcio como “los
tiranos de las naciones.” Aspiraban a dominar al mundo, de modo tiránico, y Jehová los utilizó como el hacha
ejecutora en Su mano. Cuando Faraón el rey de Egipto y su muchedumbre militar trataron de acudir en auxilio de
la Jerusalén sitiada por petición del rey Sedequías, fueron rechazados por los tiránicos babilonios. De modo que
en el año 607 a. de la E.C. Faraón y sus fuerzas presenciaron la destrucción de Jerusalén y su templo sagrado.
Unos dieciséis años después Jehová dio al rey Nabucodonosor la tierra de Egipto como compensación por su
servicio de ejecutor en las manos divinas. (Eze. 29:17-20) Entonces en realidad fueron quebrados
irreparablemente los fuertes brazos de Faraón y nunca jamás ofrecieron la amenaza de dominación mundial.—
Eze. 30:20-
w80 1/12 págs. 9-10 párrs. 3-4 “Sálganse de ella, pueblo mío”
3, 4. (a) Según Jeremías 50:8–10, el “escape” de ellos sería ¿de dónde? (b) Para cuando llegó el tiempo
en que había de cumplirse esta última profecía, ¿tenía Babilonia con Jehová la misma relación que
tenía durante el régimen de Nabucodonosor? ¿Por qué?
3 ¿“Escape” de dónde? Jeremías 50:8-10 responde claramente con las siguientes palabras: “‘Emprendan su
huida de en medio de Babilonia, y salgan aun de la tierra de los caldeos, y háganse como los animales que
sirven de guías delante del rebaño. Porque aquí estoy suscitando y haciendo subir contra Babilonia una
congregación de grandes naciones desde la tierra del norte, y ciertamente se dispondrán en orden contra ella.
Desde allí será tomada. . . . Y Caldea tiene que llegar a ser un despojo. Todos los que la despojen se satisfarán,’
es la expresión de Jehová.”
4 Para el tiempo en que se cumplieran aquellas palabras proféticas, el rey Nabucodonosor de Babilonia habría
muerto. Uno de sus sucesores reales, a saber, Belsasar, hijo de Nabonido, estaría rigiendo en el Imperio
Babilonio, en 539 a. de la E.C. Así, para aquel entonces lo que Babilonia había simbolizado proféticamente desde
el principio del régimen de Nabucodonosor en 625 a. de la E.C. habría cambiado. Jehová había llamado a
Nabucodonosor “mi siervo.” (Jer. 27:6) Además, durante el tiempo en que el profeta judío Daniel había estado
desterrado en Babilonia, Jehová había tenido tratos con el emperador Nabucodonosor respecto a dos
importantes sueños proféticos. (Dan., caps. 2 y 4) Las hazañas del rey Nabucodonosor fueron predichas en las
profecías hasta el año 592 a. de la E.C. (Eze. 29:17-20) Así, por lo menos durante aquellos años el Imperio
Babilonio bajo Nabucodonosor fue el instrumento que Jehová utilizó para imponer Su venganza sobre el reino
desleal de Judá y las naciones vecinas. El trabajo que Nabucodonosor hizo en armonía con la voluntad de
Jehová prefiguró el trabajo que Jesucristo realiza durante este “tiempo del fin,” en el cual nos hallamos
actualmente.
kj cap. 2 págs. 32-33 párrs. 30-31 Su propio pueblo tuvo que saber quién es Él
30. ¿Quiénes, según dice la última expresión de la profecía de Ezequiel, ‘conocerán que yo soy Jehová’?
30 “Y enviaré fuego sobre Magog, y sobre los que habitan descuidados en las islas; y conocerán que yo soy
Jehová. Así haré conocer mi santo Nombre en medio de mi pueblo Israel, y no dejaré profanar más mi santo
Nombre; y conocerán las naciones que yo, Jehová, el Santo, estoy en medio de Israel.”—Versión Moderna de la
Biblia. Note también Ezequiel 29:17, 21.
ip-1 cap. 19 pág. 252 párrs. 19-20 Jehová profana el orgullo de Tiro
19, 20. ¿Quién conquistará Tiro según la profecía, y cómo se cumple esta?
19 ¿Qué potencia política ejecutará la sentencia de Jehová contra Tiro? Isaías proclama: “¡Miren! La tierra de
los caldeos. Este es el pueblo —Asiria no resultó ser dicho pueblo— la fundaron para los frecuentadores
del desierto árido. Han erigido sus torres de asedio; han desnudado las torres de habitación de ella; uno
la ha puesto como ruina desmoronadiza. Aúllen, naves de Tarsis, porque su fortaleza ha sido despojada
violentamente” (Isaías 23:13, 14). Serán los caldeos quienes conquisten Tiro, no los asirios. Levantarán sus
torres de asedio, arrasarán las casas y convertirán la fortaleza de las naves de Tarsis en un montón de ruinas.
20 Tal como estaba profetizado, Tiro se rebela contra Babilonia no mucho después de la caída de Jerusalén, y
Nabucodonosor pone sitio a la ciudad. Creyéndose inexpugnable, Tiro resiste. Las cabezas de los soldados
babilónicos ‘quedan calvas’ durante el asedio por el rozamiento de sus yelmos, y sus hombros ‘se pelan por la
frotación’ de cargar los materiales utilizados en la construcción de las obras de asedio (Ezequiel 29:18). El sitio
resulta costoso para Nabucodonosor, pues aunque destruye la ciudad que está en el continente, el despojo se le
escapa de las manos. La mayor parte de las riquezas de Tiro han sido trasladadas a una pequeña isla situada a
unos 800 metros de la orilla. Al carecer de una flota de barcos, el rey caldeo no puede tomar la isla. Tiro se rinde
después de trece años, pero sobrevivirá para ver el cumplimiento de otras profecías.
dp cap. 4 pág. 65 El ascenso y la caída de una imagen inmensa Posteriormente, Sedequías también se
rebeló y se alió con Egipto, por lo que Nabucodonosor sitió de nuevo Jerusalén, y en 607 a.E.C. abrió una brecha
en el muro, incendió el templo y asoló la ciudad. Tras masacrar a todos los hijos de Sedequías, cegó a este y lo
ató para llevárselo preso a Babilonia. También hizo cautivos a la mayoría de los habitantes y se llevó a su capital
los utensilios que quedaban en el templo. “Así Judá se fue al destierro de sobre su suelo.” (2 Reyes 24:18–
25:21.)
Nabucodonosor también conquistó la ciudad de Tiro tras un sitio que duró trece años. Durante este, las cabezas
de sus soldados ‘quedaron calvas’ por el roce de los cascos, y los hombros, ‘pelados por frotación’, de cargar los
materiales que se emplearon en las construcciones para el asedio (Ezequiel 29:18). Por fin, Tiro capituló ante las
fuerzas babilónicas.
ce cap. 18 pág. 217 párrs. 4-5 La Biblia... ¿ha sido realmente inspirada por Dios?
4. a) ¿Cómo se cumplió la profecía acerca de la conquista de Tiro por Babilonia? b) ¿Por qué no tomaron
despojo los babilonios?
4 Como se predijo, Nabucodorosor [Nabucodonosor] sí derribó posteriormente a la Tiro continental, y The
Encyclopædia Britannica informa “un sitio de 13 años [...] por Nabucodorosor”1. Después del sitio se dio el
informe de que él no se llevó despojos: “En cuanto a salario, no resultó haber ninguno [...] para él” (Ezequiel
29:18). ¿Por qué no? Porque parte de Tiro se hallaba en una isla al otro lado de un canal estrecho2. La mayoría
de los tesoros de Tiro habían sido transferidos de la tierra continental a aquella parte insular de la ciudad, que no
fue destruida.
g81 8/3 pág. 18 El fin de Tiro... ¿fue casualidad?
*** También, los soldados de Nabucodonosor estaban bajo gran presión. Tenían toda la cabeza “hecha calva”
debido al roce de los yelmos, y los hombros ‘pelados por frotación’ a causa de los materiales que llevaban para
usarlos en la construcción de mecanismos de sitio. No obstante, las riquezas de Tiro no cayeron en las manos de
los sitiadores. El profeta Ezequiel, contemporáneo de Nabucodonosor, escribió: “En cuanto a salario, no resultó
haber ninguno de Tiro para [Nabucodonosor] y su fuerza militar por el servicio que había ejecutado contra ella.”
(Eze. 29:18) ¿Por qué no?
w76 1/11 pág. 669 Tiro... una ciudad traicionera
El rey babilónico Nabucodonosor empezó el sitio de Tiro algún tiempo después de destruir a Jerusalén y su
glorioso templo. Según Josefo, historiador judío del primer siglo, el sitio se prolongó por trece años. Durante el
largo y agotador sitio, las cabezas de los soldados ‘se pusieron calvas’ a causa de la rozadura de sus yelmos, y
sus hombros ‘se les pelaron’ de transportar materiales que se usaban para construir obras de sitio. Sin embargo,
a pesar de todo este esfuerzo, Ezequiel 29:18 informa: “Pero en cuanto a salario, no resultó haber ninguno de
Tiro para [Nabucodonosor] y su fuerza militar por el servicio que había ejecutado contra ella.”
g86 8/11 pág. 27 ¿Es necesario pagar todos los impuestos?
Para contestar a esto pudiéramos trazar un paralelo entre esta situación y el proceder del Creador mismo en
pago de una deuda a un gobierno seglar que le había rendido ciertos servicios. La justa indignación de Jehová lo
incitó a decretar la destrucción de la antigua ciudad de Tiro. Para ejecutar esto Dios usó la fuerza militar de
Babilonia bajo su emperador Nabucodonosor. Aunque Babilonia triunfó, el encuentro le resultó costoso. Por eso,
Jehová pensó que les debía pagar por los servicios que le habían rendido. Sus palabras aparecen en Ezequiel
29:18, 19: “Hijo del hombre, Nabucodorosor mismo, el rey de Babilonia, hizo que su fuerza militar ejecutara un
gran servicio contra Tiro. [...] Pero en cuanto a salario, no resultó haber ninguno de Tiro para él y su fuerza militar
por el servicio que él había ejecutado contra ella. Por lo tanto, esto es lo que ha dicho el Señor Soberano Jehová:
‘Aquí estoy dando a Nabucodorosor el rey de Babilonia la tierra de Egipto, y él tendrá que llevarse su riqueza y
hacer un gran despojo de ella y hacer muchísimo saqueo de ella; y esto tendrá que llegar a ser salario para su
fuerza militar’”.
w76 1/6 págs. 329-330 Jehová, un Dios que aprecia
Notable, también, es el hecho de que Jehová no limita los galardones a los que lo reconocen como Dios. Por
ejemplo, el rey babilonio Nabucodonosor prestó un servicio contra la ciudad de Tiro. Aquella ciudad merecía
castigo por haber tratado traicioneramente a los israelitas. Había habido un tiempo en que Tiro había estado en
relaciones muy amigables con ellos, pero en años posteriores se alió con los enemigos de los israelitas.
El sitio de Tiro resultó largo y difícil. Evidentemente los despojos que se tomaron estuvieron muy lejos de lo
que se esperaba. Fue como si Nabucodonosor y sus fuerzas no hubieran recibido salario. Aunque solo fue sin
saberlo que Nabucodonosor sirvió de ejecutor de la venganza divina contra Tiro, Jehová Dios no pasó por alto lo
que éste hizo. Por medio de su profeta Ezequiel, Jehová declaró: “Nabucodorosor mismo, el rey de Babilonia,
hizo que su fuerza militar ejecutara un gran servicio contra Tiro. . . . Pero en cuanto a salario, no resultó haber
ninguno de Tiro para él y su fuerza militar por el servicio que había ejecutado contra ella. Por lo tanto esto es lo
que ha dicho el Señor Soberano Jehová: ‘Aquí estoy dando a Nabucodorosor el rey de Babilonia la tierra de
Egipto, y él tendrá que llevarse su riqueza y hacer un gran despojo de ella y hacer muchísimo saqueo de ella; y
esto tendrá que llegar a ser salario para su fuerza militar.’”—Eze. 29:18, 19.
¡Imagínese! Nabucodonosor ni siquiera sabía que había efectuado un servicio que encuadraba con el
propósito de Dios! Sin embargo Jehová Dios pagó sin falta los servicios que éste le había prestado. Se encargó
de que Nabucodonosor y sus fuerzas recibieran amplia compensación. ¡Cuánto más, entonces, mostrará aprecio
el Altísimo por lo que sus siervos leales hacen a sabiendas!
w71 1/9 págs. 543-544 Preguntas de los lectores
● Ezequiel 29:1-16 indica que Egipto sería desolado por cuarenta años. ¿Aconteció realmente eso?—
EE. UU.
Esta desolación de Egipto pudo haber venido después de la conquista de Egipto por Nabucodonosor. La caída
de Egipto ya había sido pronunciada por Jeremías el profeta de Jehová. (Jer. 25:17-19) Comenzó con la derrota
decisiva de Egipto en Carquemis junto al río Éufrates por los babilonios bajo Nabucodonosor a principios de
625 a. de la E.C. Este acontecimiento se describe en Jeremías 46:2-10 así como en las crónicas babilónicas.
Enseguida Nabucodonosor se apoderó de Siria y Palestina, y Judá llegó a ser un estado vasallo de Babilonia.
(2 Rey. 24:1) Egipto hizo un último esfuerzo por seguir siendo una potencia en Asia. El Faraón gobernante (que
se cree que fue Hofra) vino a Canaán en respuesta a la petición del rey judío Sedequías para darle apoyo militar
en su revuelta contra Babilonia en 609 a 607 a. de la E.C. Las tropas de Egipto, produciendo solo un
levantamiento temporal del sitio babilónico, fueron obligadas a retirarse y Jerusalén fue dejada a su
destrucción.—Jer. 37:5-7; Eze. 17:15-18.
A pesar de la vigorosa advertencia que dio Jeremías (Jer. 42:7-22), el resto de la población de Judá huyó más
tarde a Egipto como asilo. (Jer. 24:1, 8-10) Pero el cumplimiento de las profecías de Jehová alcanzó a los
refugiados israelitas cuando Nabucodonosor marchó contra Egipto y conquistó el país.
Respecto a esto, las palabras proféticas de Jehová declaran: “Y él [Nabucodonosor] tendrá que entrar y herir
la tierra de Egipto. Quien esté para plaga mortífera será para plaga mortífera, y quien esté para cautiverio será
para cautiverio, y quien esté para la espada será para la espada. Y ciertamente encenderé un fuego en las casas
de los dioses de Egipto; y él ciertamente los quemará y los conducirá cautivos.” “Haz para ti mero equipaje para
el destierro, oh moradora, la hija de Egipto. Porque Nof misma llegará a ser un mero objeto de pasmo y
realmente será encendida, de modo que quede sin habitante. . . . Porque el mismísimo día de su desastre les ha
sobrevenido.”—Jer. 43:11, 12; 46:19, 21.
Así, Jehová predijo la segura devastación de Egipto por las fuerzas de Babilonia bajo Nabucodonosor. Y
Nabucodonosor recibió la riqueza de Egipto como su ‘pago’ por el servicio militar que rindió en ejecución del
juicio de Jehová contra Tiro, la opositora del pueblo de Dios.—Eze. 29:18-20; 30:10-12.
Aunque algunos comentarios dicen que el reinado de Amasis (Ahmés) II, el sucesor de Hofra, fue próspero, lo
hacen considerando el testimonio de Herodoto, que visitó a Egipto más de cien años después. Pero la
Encyclopædia Britannica (1959, tomo 8, pág. 62) comenta sobre la historia que da Herodoto de este período
diciendo: “Sus declaraciones no resultan enteramente confiables cuando se les puede confrontar con la escasa
evidencia nativa.”
También, el comentario bíblico de F. C. Cook hace notar que Herodoto “estaba endeudado por su información
sobre la historia pasada a los sacerdotes egipcios, cuyas narraciones adoptó con credulidad ciega. . . . La entera
historia [por Herodoto] de Apries [Hofra] y Amasis está mezclada con tanto que es inconsecuente y legendario
que muy bien podemos vacilar en adoptarla como historia auténtica. De ninguna manera es raro que los
sacerdotes se esfuercen por disfrazar la deshonra nacional de haber sido sometidos a un yugo extranjero.”
Por consiguiente, aunque la historia seglar de Egipto no proporciona evidencia positiva del cumplimiento de la
profecía, podemos confiar en la exactitud del registro bíblico. Realmente hubo un período de cuarenta años de
desolación como Jehová había predicho claramente. Este pudo haber venido cuando Nabucodonosor conquistó
a Egipto después de desolar a Judá y Jerusalén.
CAPITULO 30
it-2 pág. 255 Lud, ludim
1. Uno de los hijos de Sem. (Gé 10:22; 1Cr 1:17.) Josefo, entre otras autoridades, identifica a sus
descendientes con los lidos o lidios, al SO. de Asia Menor. (Antigüedades Judías, libro I, cap. VI, sec. 4.) Los
lidios reciben el nombre luddu en ciertas inscripciones asirias del siglo VII a. E.C.
2. Descendiente de Cam por medio de Mizraim. (Gé 10:6, 13; 1Cr 1:8, 11.) Parece ser que los descendientes
de este Lud camita fueron “los ludim”, que se destacaron por su habilidad en el manejo del arco y que formaron
parte del ejército egipcio junto con los camitas Put y Cus. (Jer 46:8, 9; compárese con Eze 30:4, 5.) Una alusión
similar al Lud que estira el arco en Isaías 66:19 parece señalar al Lud camita en lugar de al descendiente de
Sem, pues se le incluye entre naciones alejadas de Israel. Más difíciles de identificar son los ludim que
efectuaron servicio militar para Tiro. (Eze 27:3, 10.) No obstante, el que en ese texto se les relacione con Put
pudiera indicar de nuevo que se refiere a los ludim camitas.
Si bien los versículos citados parecen situar a los ludim camitas en el N. de África, no es posible señalar su
ubicación con más exactitud. Hay eruditos que los sitúan en las inmediaciones de Libia, pero su conclusión se
basa en la alteración arbitraria de sus letras para formar la voz Lub en lugar de Lud.
it-1 pág. 604 Cub
Pueblo no identificado que era aliado de Egipto. Se le menciona junto con Etiopía, Put, Lud y “los hijos de la
tierra del pacto” (una expresión que tal vez se refiera a los israelitas que huyeron a Egipto después del asesinato
de Guedalías, en 607 a. E.C.), todos ellos destinados a caer “por la espada misma”. (Eze 30:4, 5.) Algunos
piensan que con Cub se hace referencia a Libia, como lo muestran varias versiones (LXX; BAS; EMN, 1988; LT;
NBE; SA; Val, 1960).
it-1 pág. 882 Etiopía
Etiopía fue el nombre que los antiguos griegos dieron a la región de África que se encuentra al S. de Egipto.
Correspondía más o menos con “Cus”, término hebreo que abarcaba básicamente el Sudán actual y la parte
septentrional de la Etiopía moderna. En los textos egipcios esta región también es conocida por el nombre de
“Keesh”. Cuando se produjo la Versión de los Setenta, los traductores usaron la palabra griega “Etiopía” para
traducir el término hebreo “Cus” en todos los pasajes, salvo en tres. (Gé 10:6-8; 1Cr 1:8-10; Eze 30:5.) En líneas
generales, las revisiones de 1909 y 1960 de la Versión Valera siguen esta traducción. Otras versiones (NM, BJ)
prefieren utilizar el nombre “Cus” (Kuš) en aquellos casos en que no es posible determinar por el contexto que el
término hebreo se refiera a Etiopía. El nombre Cus puede también aplicar a pueblos de Arabia. (Véase CUS
núm. 2; CUSITA.)
it-2 págs. 1034-1035 Sinim, País de
País desde el que, según se predijo, regresarían los israelitas esparcidos cuando llegara el tiempo para que
restauraran su tierra de origen y moraran en ella. (Isa 49:12.) La referencia al N. y el O. que se hace en el mismo
versículo permite suponer que se encontraba al S. o al E. de la tierra de Israel. En lugar de “Sinim”, la
Septuaginta griega dice “la tierra de los persas”, lo que incluiría Elam, llamado Si-nim en acadio antiguo.
(Compárese con Isa 11:11.) Por otra parte, los targumes y la Vulgata latina leen “la tierra austral”. Algunos
eruditos han propuesto identificarlo con “Siene” (Eze 30:6), en la parte más meridional de Egipto, pero su
ubicación permanece incierta.
it-2 pág. 1030 Sin
2. Una de las ciudades de Egipto que tuvieron que sufrir los efectos de la espada que el rey babilonio
Nabucodonosor llevó a esa tierra. (Eze 30:6, 10, 15, 16.) Se le llamaba “la plaza fuerte de Egipto”. En la
actualidad, algunas autoridades creen que puede ser la Pelusio que aparece en la Vulgata latina, antigua ciudad
fortificada que se encontraba en una posición clave de defensa contra las invasiones procedentes del continente
asiático. Por lo general se acepta que su ubicación coincide con el actual Tel el Farame, lugar situado a unos
32 Km. al SE. de Port Said en la costa mediterránea. Por lo tanto, las caravanas y los ejércitos que bajaban por la
costa de Filistea encontraban esta fortaleza que guardaba la entrada a Egipto. El rey asirio Asurbanipal la
menciona en sus anales. En la actualidad este lugar se halla rodeado de arena y marismas.
it-2 pág. 364 Menfis
Cuando Asiria inició su decadencia en la última parte del siglo VII a. E.C., Menfis volvió a estar totalmente bajo
control egipcio. Después que el rey babilonio Nabucodonosor desoló Judá en 607 a. E.C., los refugiados judíos
huyeron a Egipto y fijaron su residencia en Menfis y otras ciudades. (Jer 44:1.) Mediante sus profetas Jeremías y
Ezequiel, Jehová los condenó al fracaso y predijo que Nabucodonosor asestaría un golpe devastador a Egipto, y
que el impacto pleno del ataque recaería en Menfis (Nof). (Jer 44:11-14; 46:13, 14, 19; Eze 30:10-13.) Los
babilonios, seguros de su victoria, atacarían Menfis a plena luz del día. (Eze 30:16.)
En 525 a. E.C. Menfis volvió a sufrir una severa derrota, esta vez a manos del rey persa Cambises, y se
convirtió en sede de una satrapía persa. La ciudad nunca llegó a recuperarse de los efectos de esta conquista.
Con la importancia que adquirió Alejandría bajo los tolomeos, Menfis decayó gradualmente, y para el siglo VII
E.C. se había convertido en una ruina total.
Menfis era una de las principales ciudades sagradas del antiguo Egipto, junto con la cercana On (Heliópolis).
(Gé 41:50.) Los santuarios dedicados al dios Ptah y al buey sagrado Apis fueron especialmente importantes.
Según la “teología menfita” elaborada por los sacerdotes de Menfis, el dios Ptah era el creador (compartía esta
prerrogativa con otros dioses, como Thot, Ra y Osiris), y al parecer su mitología estaba inspirada en las
funciones del Faraón. Los historiadores clásicos informaron sobre las ampliaciones y mejoras periódicas del
templo de Ptah en Menfis, que estaba adornado con enormes estatuas.
Menfis era sede del culto al buey Apis, un buey vivo con unos rasgos físicos especiales, al que se adoraba
como la encarnación del dios Osiris, aunque en ciertas leyendas también se le relaciona con el dios Ptah. Su
muerte era motivo de duelo popular y se celebraba un funeral impresionante cerca de Saqqara. (Cuando los
investigadores abrieron la tumba el siglo pasado, hallaron los cuerpos embalsamados de más de 60 toros y
vacas.) La selección de un nuevo buey Apis y su entronización en Menfis era también una ceremonia muy
compleja. Esta adoración pudo haber influido en los israelitas rebeldes que quisieron adorar a Jehová mediante
un becerro de oro. (Éx 32:4, 5.) La adoración de la diosa extranjera Astarté también fue importante en Menfis,
donde hubo además templos dedicados a dioses y diosas egipcios, como Hator, Amón, Imhotep, Isis, Osiris-
Sokaris, Anubis y otros. El juicio divino condenó a la destrucción a todo este elenco de deidades e ídolos
antiguos. (Eze 30:13.)
Sepulcros reales. Los extensos terrenos sepulcrales cercanos a la antigua ubicación de Menfis, en los que
hay unas veinte pirámides o tumbas reales monumentales, demuestran la relevancia de esta ciudad en tiempos
pasados. La profecía de Oseas contra el Israel infiel del siglo VIII a. E.C. muestra que Menfis debió ser un
importante lugar de sepulcros reales. Dice la profecía: “Egipto mismo los juntará; Menfis, por su parte, los
enterrará”. (Os 9:6.) Entre las pirámides halladas en Saqqara, cerca de Menfis, está la pirámide escalonada
edificada por el rey Zoser (“III dinastía”), a la que se considera la estructura pétrea más antigua que se ha
conservado sobre sus cimientos hasta la actualidad. Mucho más impresionantes son la gran esfinge y las
pirámides de Giza, situadas al ONO. de Menfis. En la actualidad estas tumbas y otros monumentos parecidos
son los únicos restos de la gloria religiosa que tuvo Menfis. Como se predijo, la ciudad es “un simple objeto de
pasmo”. (Jer 46:19.)
it-2 pág. 493 No, No-amón
Arruinada. Sin embargo, hacia el final del siglo VII o la primera parte del siglo VI a. E.C., No-amón había
recuperado una posición de cierta importancia. Jeremías y Ezequiel predijeron juicio de parte de Jehová Dios
sobre Amón de No, el principal dios de Egipto, así como sobre Faraón y todos los dioses egipcios, juicio que
llegaría por mano del rey babilonio Nabucodonosor. (Jer 46:25, 26; Eze 30:10, 14, 15.) El gobernante persa
Cambises asestó otro severo golpe a No-amón en el año 525 a. E.C., que produjo la decadencia gradual de la
ciudad. Finalmente, los romanos, acaudillados por Cayo Cornelio Galo, asolaron la ciudad debido a su
participación en una rebelión contra la gobernación romana (30-29 a. E.C.). En la actualidad solo pueden hallarse
pequeños pueblos alrededor de las impresionantes ruinas de los templos de los impotentes dioses de No.
it-2 pág. 550 On
La profecía de Ezequiel contiene una advertencia similar. (Eze 30:10, 17.) En este caso, la puntuación
vocálica hebrea del nombre es distinta de la de Génesis, de manera que el nombre es literalmente “Aven” (heb.
’á·wen). Algunos eruditos opinan que era una especie de juego de palabras, pues Aven significa “Nocividad; Algo
Nocivo” y On era un centro de idolatría.
kj cap. 7 págs. 137-138 párr. 59 La cristiandad sabrá... cuando le llegue el fin
59. ¿Por qué se llamó a los que Jehová usó para forjar la cadena para Judá “los peores de las naciones”?
59 ¿A quiénes, sin embargo, estaba por usar Jehová para que les aseguraran la cadena? La respuesta hace
que uno se estremezca, cuando Jehová continúa y dice: “Y ciertamente introduciré a los peores de las naciones,
y ciertamente tomarán posesión de sus casas.” ¡Ajá! “los peores de las naciones.” Los ejércitos babilonios
cuadraban con esa descripción, porque entonces Babilonia ocupaba la posición de la Tercera Potencia Mundial
de la historia bíblica. Ni siquiera Egipto pudo refrenar a los babilonios. Más tarde, al profetizar contra el rey de
Egipto, Ezequiel dice que los babilonios agresivos son “los tiranos de las naciones.” (Ezequiel 30:11) Al
profetizar contra el “caudillo” de Tiro de la antigüedad, Ezequiel dice: “Aquí estoy trayendo sobre ti extraños, los
tiranos de las naciones, y ciertamente sacarán sus espadas contra la hermosura de tu sabiduría y profanarán tu
radiante esplendor.”—Ezequiel 28:1, 2, 7.
w03 1/7 pág. 32 ¿Qué les sucedió?
¿Qué predijo la Biblia acerca de Menfis y Tebas? Emitió un juicio condenatorio contra el Faraón de Egipto y
sus dioses, en particular contra su deidad principal, “Amón de No” (Jeremías 46:25, 26). La multitud de
adoradores que allí acudían sería ‘cortada’ (Ezequiel 30:14, 15). Y así fue. Todo lo que queda del culto a Amón
son templos derruidos. La moderna Luxor, ciudad situada sobre parte del emplazamiento de la antigua Tebas, se
yergue entre las ruinas, junto con otros pequeños pueblos.
it-1 pág. 771 Egipto, egipcio
El legado mejor conocido de la arquitectura egipcia son las pirámides que construyeron en Giza los faraones
Khufu (Kéops), Khafra y Menkaura, pertenecientes a la IV dinastía. La mayor, la de Khufu, tiene una base que
ocupa 5,3 Ha. y una altura de 137 m. (el equivalente a un edificio moderno de 40 pisos). Se calcula que se
usaron 2.300.000 bloques de piedra, con un peso medio de 2,3 Tm. cada uno. Los bloques estaban tan bien
cortados que encajaban casi al milímetro. También se construyeron templos colosales; el de Karnak, en Tebas
(la No bíblica; Jer 46:25; Eze 30:14-16), es la mayor edificación con columnas jamás construida.
it-2 pág. 659 Pibéset
Ciudad mencionada junto con On (Heliópolis) en una profecía dirigida contra Egipto registrada en Ezequiel
30:17. La lectura de la Septuaginta identifica a Pibéset con Bubastis, una ciudad antigua de la región del Delta
cuyos restos están en Tell Basta, a unos 70 Km. al NNE. de El Cairo y cerca de la moderna ciudad de Zagazig. El
nombre de la ciudad antigua, según aparece en las inscripciones egipcias, muestra una clara similitud con el
Pibéset hebreo.
Pibéset, o Bubastis, era el centro de adoración de la diosa Bastet o Bast, una diosa felina a la que solía
representarse con cabeza de gato. Un gran cementerio para gatos cerca de la ciudad testifica de la importancia
de su culto en esta ciudad. Se celebraba una fiesta anual en honor a Bastet que atraía a miles de adherentes de
todas partes del país.
Pibéset fue la capital del nomo o distrito decimoctavo del Bajo Egipto, y alcanzó su máxima importancia
política con la dinastía de gobernantes libios, que comenzó con el faraón Sisaq, contemporáneo de Salomón y
Rehoboam. (1Re 11:40; 14:25, 26.) Pibéset fue la ciudad real de Sisaq. La profecía de Ezequiel alude a la
conquista de Egipto por parte de Babilonia, momento en que se invadiría Pibéset. Más tarde, los persas
destruyeron la ciudad, y en la actualidad en su lugar solo quedan ruinas.
it-1 págs. 814-815 Enfermedades y su tratamiento
En Egipto se solían emplear técnicas quirúrgicas de cauterización para controlar las hemorragias, y en casos
de fractura de cráneo, también se elevaban los fragmentos de hueso que pudieran estar presionando el cerebro.
Los huesos rotos se entablillaban, e incluso se han encontrado algunas momias con tablillas hechas de corteza
de árbol atadas con vendas. (Compárese con Eze 30:20, 21.) El código de Hammurabi muestra que los
babilonios primitivos tenían algunos cirujanos, pues fija ciertos honorarios para los médicos y hace referencia a
una “lanceta de bronce”.
it-2 pág. 929 Sanar, curar
Curación espiritual. Jehová sana espiritualmente a los que se arrepienten. En un sentido figurado, significa
volver a tener su favor y disfrutar nuevamente de sus bendiciones. (Isa 19:22; 57:17-19; Jer 33:6.) Esa curación
resulta en fortalecer las manos débiles y las rodillas que tambalean, abrir los ojos de los ciegos y restablecer el
oído a los sordos, sanar a los cojos y dar habla a los mudos, en un sentido espiritual. (Isa 35:3-6.) Por el
contrario, los que son apóstatas incorregibles nunca experimentan una curación o restablecimiento de su buena
salud y prosperidad espiritual. (2Cr 36:15-17; Isa 6:10; Jer 30:12, 13; Hch 28:24-28.) De manera similar,
no habría ninguna curación para Egipto ni para su Faraón ni para el “rey de Asiria”. (Jer 46:11; Eze 30:21; Na
3:18, 19.)
Las Escrituras prescriben el remedio para las personas que están enfermas espiritualmente. (Heb 12:12, 13;
Snt 5:14-16; Rev 3:18.)
CAPITULO 31
w77 1/10 págs. 601-602 párrs. 37-38 ¡Sálgase de debajo de ese “bello” árbol!
37, 38. ¿Qué ejemplo amonestador de esto tenemos en el resto de judíos que quedó atrás después de la
desolación de Jerusalén?
37 Tenemos un ejemplo amonestador contra el recurrir así a Egipto por ayuda a pesar de que esté destinado a
la destrucción. La profecía de Ezequiel se dio en el undécimo año del cautiverio de éste, el mes tercero, el día
primero. (Eze. 31:1) En el día nueve del cuarto mes (9 de Tamuz de 607 a. de la E.C.) el “déspota de las
naciones” babilónico capturó a Jerusalén. Al mes siguiente la destruyeron, y deportaron a Babilonia a la mayoría
de los sobrevivientes. En el séptimo mes (Tisri de 607 a. de la E.C.) el gobernador que había sido puesto sobre
estos que quedaron atrás fue asesinado.
38 Por temor de lo que los babilonios pudieran hacer ahora, este resto de judíos decidió abandonar la tierra de
Judá y bajar huyendo a Egipto para refugiarse bajo el simbólico “cedro del Líbano.” El profeta Jeremías aconsejó
contra esto. Advirtió que el rey de Babilonia vencería a Egipto y así los colocaría bajo su poder de todos modos.
Desatendiendo la advertencia de Jeremías, el resto judío huyó a Egipto, llevándose consigo al profeta de Jehová.
Pero Egipto les falló, pues unos años después el rey de Babilonia ciertamente anexó a su imperio la tierra de
Egipto. De nuevo, como en el pasado, Egipto les falló a los judíos sin fe, pero la Palabra de Dios no falló.—2 Rey.
25:1-26; Eze. 29:17-20; Jer. 40:7 a 43:13 inclusive.
w77 1/10 pág. 591 párr. 10 El “árbol” cuya caída sacude al mundo
10. En armonía con su significado político, ¿a quién se dirige la profecía acerca del “cedro del Líbano”?
10 Hasta la antigua aplicación de la profecía de Ezequiel asegura que el “cedro del Líbano” representa algo
político. En aquel tiempo, ¿a quiénes se dirigió la profecía? Ezequiel nos lo dice, en estas palabras: “Y ocurrió
además que en el año undécimo [607 a. de la E.C.], en el mes tercero [el mes primaveral de Siván], en el día
primero del mes [cinco días antes de la fiesta del Pentecostés], la palabra de Jehová me ocurrió, diciendo: ‘Hijo
del hombre, di a Faraón el rey de Egipto y a su muchedumbre: “¿A quién te has llegado a parecer en tu
grandeza? ¡Mira! A un asirio, un cedro del Líbano, bello en rama mayor, con espesura arbolada que ofrecía
sombra, y alto en estatura, de modo que entre las nubes resultaba estar su punta.”’”—Eze. 31:1-3.
pm cap. 18 págs. 304-305 párr. 2 Consecuencias de rechazar al Gobernante Pastoral de Dios
2. ¿A qué plantas asemeja Jehová a gobernantes mundanos sobresalientes, y, similarmente, a qué
asemeja al resto librado de Babilonia?
2 También asemejó a gobernantes sobresalientes con árboles de alta estatura. Al Faraón real del antiguo
Egipto se le compara así con un árbol imponente. (Ezequiel 31:1-18) Hasta el resto desterrado a quienes Jehová
por medio de su Mesías o Ungido saca de la Babilonia simbólica y conduce de regreso a su tierra de origen dada
por Dios son comparados por él con árboles. Él hace esto cuando habla de la asignación de trabajo que da a su
Mesías, a saber: “Para consolar a todos los que están de duelo; para hacer la asignación a los que están de
duelo por Sión, para darles una prenda de adorno para la cabeza en vez de cenizas, el aceite de alborozo en vez
de duelo, el manto de alabanza en vez del espíritu desalentado; y se les tiene que llamar árboles grandes de
justicia, el plantío de Jehová, para que él sea hermoseado.”—Isaías 61:1-3.
w93 15/11 pág. 32 Como un árbol
En la Biblia a veces se utilizan los árboles en sentido figurado para representar reinos, gobernantes y
personajes. (Ezequiel 31:1-18; Daniel 4:10-26.) Se hace referencia a los árboles en relación con las condiciones
gozosas, pacíficas y fructíferas que resultan del reinado de Jehová y la restauración de su pueblo. (1 Crónicas
16:33; Isaías 55:12; Ezequiel 34:27; 36:30.) Las Escrituras también prometen que los días del pueblo de Dios
serán como los de un árbol. (Isaías 65:22.) Esta promesa es significativa cuando pensamos que la vida de
algunos árboles se extiende por siglos.
w88 1/2 pág. 27 El Egipto antiguo... la primera de las grandes potencias mundiales
Sí, Egipto y los egipcios se han destacado en la historia bíblica, y muchos descubrimientos arqueológicos
confirman lo que las Escrituras dicen de aquel país antiguo. En verdad Egipto fue tan prominente que en algunos
pasajes proféticos simboliza a todo el mundo dominado por Satanás. (Ezequiel 31:2; Revelación 11:8.) Pero el
Egipto antiguo, a pesar de su poderío de potencia mundial, nunca pudo impedir el cumplimiento de los propósitos
de Jehová. Y lo mismo se puede decir de la segunda potencia mundial de la historia bíblica, Asiria, como
veremos en el próximo número de la revista La Atalaya.
w76 15/1 pág. 62 Los majestuosos cedros del Líbano
De interés particular para los cristianos es el uso figurativo de los cedros del Líbano en la Biblia. Por su altura,
a estos cedros se les usa como símbolos de los arrogantes, elevados y poderosos de este mundo que habrán de
ser derribados por Jehová Dios. (Isa. 2:13; Jer. 22:23; Eze. 31:2, 3; Amós 2:9; Zac. 11:1, 2) Se subraya la fuerza
de los cedros del Líbano cuando se les usa para mostrar lo poderosa que es la voz de Jehová: “La voz de Jehová
es poderosa; la voz de Jehová es espléndida. La voz de Jehová está quebrando los cedros; sí, Jehová hace
pedazos los cedros del Líbano, y los hace brincar como un becerro.”—Sal. 29:4-6.
bh pág. 217 1914: año importante en las profecías bíblicas
En la Biblia, los árboles en ocasiones representan gobiernos (Ezequiel 17:22-24; 31:2-5). Por lo tanto, el
hecho de que se cortara el árbol simbólico significa que quedaría interrumpido el gobierno de Dios, el cual estaba
representado por los reyes de Jerusalén. Sin embargo, la visión también anunció que “Jerusalén” sería “hollada”
temporalmente: durante “siete tiempos”. ¿Cuánto duraría en realidad ese período?
it-2 pág. 1186 Vegetación
En las Escrituras, los árboles a veces representan a los que son prominentes y altivos (compárese con Eze
31:2-14), mientras que la modesta vegetación, como el cambrón, la hierba o los juncos, pueden representar a la
gente en general. (Compárese con Jue 9:8-15; 2Re 14:8-10; Isa 19:15; 40:6, 7.) Esto ayuda a entender el
significado de Revelación 8:7, que dice que la “tercera parte de los árboles” y “toda la vegetación verde” se
quemó.
w77 1/10 págs. 589-590 párrs. 4-5 El “árbol” cuya caída sacude al mundo
4, 5. Según Ezequiel 31:3-9, ¿qué contribuye a la belleza sin par de este “árbol”?
4 “Un cedro del Líbano, bello en rama mayor, con espesura arbolada que ofrecía sombra, y alto en estatura, de
modo que entre las nubes resultaba estar su punta. Fueron aguas lo que lo hicieron crecer; la profundidad
acuosa hizo que se hiciera alto. Con sus arroyos iba [la profundidad acuosa] todo alrededor de su lugar en que
estaba plantado; y sus canales enviaba [la profundidad acuosa] a todos los árboles del campo. Es por eso que
creció a más alta estatura que todos los otros árboles del campo.
5 “Y sus ramas mayores siguieron multiplicándose, y sus ramas continuaron alargándose debido a la mucha
agua en sus conductos de agua. En sus ramas mayores todas las criaturas volátiles de los cielos hicieron sus
nidos, y bajo sus ramas todas las bestias del campo parieron, y en su sombra todas las naciones populosas
moraban. Y llegó a ser bello en su grandeza, en la largura de su follaje, porque su sistema de raíces resultó estar
sobre muchas aguas. Otros cedros no lo igualaban en el jardín de Dios. En cuanto a los enebros, no se le
parecían respecto a sus ramas mayores. Y los plátanos mismos no resultaban como él en ramas. Ningún otro
árbol del jardín de Dios se le parecía en su belleza. Bello es como lo hice en la abundancia de su follaje, y todos
los otros árboles de Edén que estaban en el jardín del Dios verdadero seguían envidiándolo.”—Eze. 31:3-9.
go cap. 5 págs. 75-76 párr. 12 Prediciendo el tiempo para la gobernación mundial
12. ¿Qué preguntas surgen en cuanto al derribo de aquel árbol?
12 Según esta descripción del sueño como se la dio el rey Nabucodonosor a Daniel, el árbol sobresalía entre
todos los demás árboles. Era visible a todos los habitantes de la Tierra, de modo que nadie podía pasarlo por
alto. Era un buen árbol. Aunque no se le llamó “el árbol de la vida,” era un árbol que sostenía la vida, porque
llevaba fruto en abundancia, suficiente para alimentar a toda carne en la Tierra. ¿Por qué, pues, había de ser
como el árbol prominente que se describe en la profecía de Ezequiel, 31:3-14, por el hecho de que se le
cortaría? ¿Cómo podría el tronco del árbol cortado haber tenido el “corazón” de la humanidad y esto haber sido
cambiado al “corazón de una bestia”? ¿Cómo podría probar el que se cortara el árbol y se dejara que su tronco
caído yaciera por “siete tiempos” sobre la tierra herbosa que “el Altísimo es Gobernante en el reino de la
humanidad y que a quien él quiere dárselo se lo da, y coloca sobre él aun al de más humilde condición de la
humanidad”? Según el “vigilante” o centinela o guardián angélico, ése era el propósito de la acción que se pintó
en el sueño del rey.
w78 1/2 pág. 31 ¿Recuerda usted?
● En Ezequiel 31:4, ¿qué se representa por ‘las aguas que hacen que el cedro simbólico en el Líbano
crezca y se haga grande’?
En las Escrituras, las aguas representan ‘pueblos, muchedumbres y naciones.’ (Rev. 17:1, 15) Por lo tanto, las
aguas representan a los pueblos o recursos humanos de los cuales el cedro simbólico saca lo que lo sostiene.—
Págs. 593, 598
w77 1/10 pág. 593 párr. 21 El “árbol” cuya caída sacude al mundo
21. ¿Qué derrotero popular han emprendido las naciones del mundo para con el “cedro del Líbano”?
21 Sirviéndose de los recursos humanos que están a su disposición como si fueran una profundidad acuosa,
ha tratado de ensalzarse por encima de Jehová Dios, por decirlo así, introduciendo su copa en las nubes. Ha
multiplicado sus ramas mayores y ha extendido sus ramas para ejercer dominio sobre todo el “escabel” de Dios,
la Tierra. (Isa. 66:1; Mat. 5:35) Bajo su estructura robusta todos los gobiernos hechos por el hombre, hasta “todas
las naciones populosas,” se han puesto a morar hasta este día. (Eze. 31:4-6) Con el tiempo, hasta la nación de
Israel, que fue plantada por Jehová Dios en la Tierra Prometida de Palestina, se vio tentada a seguir el derrotero
de estas naciones mundanas, para gran daño suyo. Pero en cuanto a emprender este derrotero popular ha
habido una excepción. ¿Cuál es esta excepción? ¿Queremos pertenecer a ella, y conseguir beneficio eterno, o
imitar el derrotero de “todas las naciones populosas”? ¡Ahora necesitamos ayuda para hacer la selección
correcta!
w77 1/10 pág. 590 párr. 9 El “árbol” cuya caída sacude al mundo
9. Según lo que se dice que mora a la sombra de ese “bello” cedro del Líbano, ¿de qué índole es lo que
representa?
9 Nosotros los de los tiempos modernos no nos interesamos tanto en las cosas de hace más de 2.500 años,
sino especialmente en las de nuestro día, cosas que tienen relación con nosotros y que nos afectan. Por eso,
¿representa algo de la escena moderna este “bello” árbol, este “cedro del Líbano”? ¿Cómo vamos a determinar
esto correctamente? Bueno, entre otras cosas, la profecía dice que, no solo las aves se albergaban en sus ramas
de mucho alcance y las bestias salvajes parían debajo de él, sino que “en su sombra todas las naciones
populosas moraban.” También: “Al sonido de su caída [yo Jehová] ciertamente haré que se mezan naciones.”
(Eze. 31:6, 16) Esas palabras traslucen connotaciones políticas. Son indicio de que este erguido “cedro del
Líbano” representa algo político. ¡Y así es!
kc cap. 18 pág. 176 párr. 8 ¡El Reino triunfante!
8. (a) ¿Qué se necesitará entonces para llevar a cabo la obra de Dios? (b) ¿Cómo se habrá preparado al
pueblo de Dios?
8 El pueblo de Dios necesitará mantenerse organizado bajo el gobierno del Reino para llevar a cabo la obra
monumental de hermosear la Tierra ya limpiada, por medio de transformar nuestro globo terráqueo en un
verdadero “jardín de Dios.” (Compare con Ezequiel 31:8.) ¿Desea usted también participar en esa obra? Un
espíritu dispuesto y energía dada por Dios se necesitarán para ejecutar esa tarea... la misma clase de celo que
los testigos de Jehová despliegan ahora al ‘predicar estas buenas nuevas del reino en toda la tierra.’ Todos
tendrán que ser verdaderos trabajadores según el ejemplo del Rey, quien dijo: “Mi Padre ha seguido trabajando
hasta ahora, y yo sigo trabajando.”—Juan 5:17; 4:34.
w77 1/10 pág. 594 párr. 1 ¡Sálgase de debajo de ese “bello” árbol!
1. ¿De qué manera han envidiado las naciones semejantes a árboles al “cedro del Líbano”?
A SEMEJANZA del “cedro del Líbano” que Jehová describió en la profecía del capítulo treinta y uno de
Ezequiel, la estructura política de este sistema de cosas de hechura humana parece más bella que toda otra
cosa. Como Jehová dijo, en Ezequiel 31:8, 9, “ningún otro árbol del jardín de Dios se le parecía en su belleza.
Bello es como lo hice [al cedro literal que se usó como ilustración] en la abundancia de su follaje, y todos los
otros árboles de Edén que estaban en el jardín del Dios verdadero seguían envidiándolo.” Este sistema de cosas
político mundial ha producido muchas ramas mayores para cargar su abundancia de follaje que suministra
sombra, para cubrir y proteger las necesidades políticas de todas las naciones mundanas. A cada nación
semejante a árbol le gustaría ser potencia mundial para dominar todo lo demás, llegando a ser así una
organización envidiable.
w77 1/10 pág. 595 párrs. 7-8 ¡Sálgase de debajo de ese “bello” árbol!
7, 8. Es necesario que tomemos acción urgentemente debido a ¿qué determinación de Jehová tocante al
“cedro del Líbano”?
7 Hay verdadera urgencia en cuanto a tomar la decisión correcta en este asunto. La caída estrepitosa del
“cedro” simbólico (lo que hoy corresponde a Faraón y su muchedumbre) es segura. Es la determinación divina el
que este acontecimiento de importancia mundial haya de tener lugar. Después de describir la envidiable “belleza”
del simbólico “cedro del Líbano,” la profecía dada por medio de Ezequiel pasa a decir:
8 “Esto es lo que ha dicho el Señor Soberano Jehová: ‘Debido a que te elevaste en estatura, de modo que
colocó su punta aun entre las nubes y su corazón llegó a estar ensalzado debido a su altura, yo también lo daré
en mano del déspota de las naciones. Sin falta actuará contra él. Según su iniquidad ciertamente lo expulsaré. Y
extraños, los tiranos de las naciones, lo cortarán, y la gente lo abandonará sobre las montañas; y en todos los
valles su follaje ciertamente caerá, y sus ramas serán quebradas entre todos los cauces de los arroyos de la
tierra. Y de su sombra todos los pueblos de la tierra bajarán [de la montaña] y lo abandonarán. Sobre su tronco
caído todas las criaturas volátiles de los cielos residirán, y sobre sus ramas ciertamente llegarán a estar todas las
bestias salvajes del campo; para que ninguno de los árboles regados se haga alto en su estatura, o ponga su
punta aun entre las nubes, y para que ninguno que bebe agua se ponga de pie contra ellos en su altura, porque
ciertamente todos ellos serán dados a la muerte, a la tierra allá abajo, en medio de los hijos de la humanidad, a
los que van bajando al hoyo.’”—Eze. 31:10-14.
w77 1/10 pág. 600 párr. 32 ¡Sálgase de debajo de ese “bello” árbol!
32. ¿Cómo tendrá este “bello” sistema de cosas una experiencia semejante a la de “Faraón y toda su
muchedumbre,” y por qué?
32 Jehová el Señor Soberano decretó que “Faraón y toda su muchedumbre” deberían ser ejecutados por el
instrumento o agencia que él usa y deberían ocupar su lugar con todos los demás muertos humanos inmundos.
Su organización política era mala, y, dijo Jehová, “según su iniquidad ciertamente lo expulsaré.” (Eze. 31:11)
Sucede igualmente con los que son “Faraón y toda su muchedumbre” en tiempos modernos. El sistema de cosas
que representaban Faraón y su muchedumbre tenía la desaprobación de Jehová Dios. Él detecta la iniquidad que
hay en éste prescindiendo de lo “bello” que le parezca al mundo de la humanidad que lo considera adorable.
Merecía que se le tratara como al “cedro del Líbano” sobresalientemente bello, a saber, que se le cortara por la
“espada” de la “guerra del gran día de Dios el Todopoderoso” en Har-Magedón. (Rev. 16:13-16) Al tiempo de su
caída todas las naciones de la Tierra se mecerán, sabiendo que no pueden existir más de lo que puede existir
todo el “sistema de cosas” mundial. Por estorbar obstinadamente al reino mesiánico de Dios será cortado.
w77 1/10 pág. 595 párr. 6 ¡Sálgase de debajo de ese “bello” árbol!
6. ¿Cómo considera Dios al “cedro del Líbano” y, por lo tanto, entre qué derroteros tenemos que escoger
sin demora?
6 La reprensión de Jesús a Satanás demostró que a Jesús el simbólico “cedro del Líbano” no le parecía
“bello.” Tampoco les ha parecido tentadoramente ‘bella’ ni digna de adoración a los discípulos verdaderos de
Cristo hasta este día esa estructura política de hechura humana de este sistema de cosas. Cierto, Jehová Dios
describe la “belleza” del simbólico “cedro del Líbano” desde el punto de vista del mundo, pero a Él lo que fue
simbolizado por aquel “cedro del Líbano” (Faraón el rey de Egipto y su muchedumbre) no le parece “bello.” Es
inicuo; y por esa razón él dice: “Según su iniquidad ciertamente lo expulsaré.” (Eze. 31:11) ¿Vemos hoy día al
“cedro” simbólico como lo considera Jehová Dios, y creemos que infaliblemente acontecerá dentro de poco el
cumplimiento final de Sus palabras? Nuestra convicción en este asunto decidirá para nosotros la cuestión:
¿Vamos a acompañar a las naciones en su manera de pensar y a morar bajo el “cedro” simbólico, o vamos a
salir de debajo de él sin demora?
w77 1/10 pág. 600 párr. 33 ¡Sálgase de debajo de ese “bello” árbol!
33. ¿En qué sentido está ahora el hacha ‘yaciendo a la raíz’ del bello “cedro del Líbano”?
33 Tal como Juan el Bautista dijo sobre el sistema de cosas judío de su día: “Ya el hacha yace a la raíz de los
árboles; todo árbol, pues, que no produce fruto excelente ha de ser cortado,” así sucede con el simbólico “cedro
del Líbano.” (Mat. 3:10) Se ha acercado el tiempo de Jehová en el cual los “extraños, los tiranos de las naciones,”
han de usar el hacha sobre el “presente inicuo sistema de cosas.” La caída de éste se acerca cada vez más. A
pesar de toda la “belleza” que tiene a los ojos de este mundo de la humanidad, no fue plantado por Jehová y
no forma parte de la organización de Jehová. Es la parte visible de la organización de Satanás el Diablo. “Según
su iniquidad ciertamente lo expulsaré,” dice Jehová.—Eze. 31:11, 12.
w77 1/10 págs. 598-599 párr. 24 ¡Sálgase de debajo de ese “bello” árbol!
24. ¿Qué significará respecto a las naciones la mecedura que experimentarán cuando el “cedro del
Líbano” caiga?
24 Teniendo presente que el “cedro del Líbano” representa a “Faraón el rey de Egipto y . . . su muchedumbre,”
Jehová pasa a decir: “Al sonido de su caída ciertamente haré que se mezan naciones cuando lo haga bajar al
Seol con los que van bajando al hoyo.” (Eze. 31:16) Por decirlo así, la caída del simbólico “cedro del Líbano”
produce tan grande retumbo que la Tierra se estremece y las ondas del impacto llegan a todas las naciones. La
mecedura de las naciones que han preferido la soberanía del “presente inicuo sistema de cosas” significará su
caída también, el que se les derribe hasta quedar en ruinas y se les remueva. Así serían eliminadas las
reclamaciones territoriales. Desaparecerían las soberanías nacionales. (Heb. 12:26, 27; Ageo 2:6, 7) De este
modo se abandonará por la fuerza al pretencioso “cedro del Líbano.”—Eze. 31:12.
w77 1/10 pág. 597 párr. 16 ¡Sálgase de debajo de ese “bello” árbol!
16. ¿En las manos de quiénes ha dado Dios al “cedro” y a todos los que se abrigan debajo de él, y qué
tenemos que hacer para no perecer con él?
16 Jehová ha dado en manos de su Hijo, Jesucristo, el “Señor de señores y Rey de reyes,” el entero “sistema
de cosas,” junto con todas las naciones mundanas que se han refugiado debajo de él. Él, con sus ángeles
celestiales, cortará el “cedro del Líbano” de bella apariencia. (Rev. 11:15; 17:14; 19:11-16) Como recordatorio de
su victoria en Har-Magedón en la “guerra del gran día de Dios el Todopoderoso,” en el suelo yacerá el “tronco
caído” del simbólico “cedro del Líbano,” las correspondencias modernas de “Faraón el rey de Egipto y . . . su
muchedumbre.” (Rev. 16:13-16) Éstos serán como los que descienden en la muerte a “la tierra allá abajo,” sí, “al
hoyo” de entierro (Eze. 31:14) La pregunta es: ¿Queremos nosotros, los que vivimos en medio de este “sistema
de cosas,” descender allá abajo con ellos? Ciertamente si no queremos que eso suceda, ¡tendremos que salir de
todo lugar de abrigo y refugio debajo de ese “árbol” destinado a la destrucción! ¡Que su caída no signifique
también nuestra destrucción!
w77 1/10 pág. 598 párr. 23 ¡Sálgase de debajo de ese “bello” árbol!
23. ¿Por qué causará consternación a todas las estructuras menores construidas como parte del sistema
de cosas el que Jehová corte al “cedro”?
23 La caída estrepitosa de este “presente inicuo sistema de cosas” porque lo corta o derriba el instrumento que
Jehová usa producirá consternación mundial, porque todas las naciones, pueblos y tribus y lenguas estarán
envueltos en el asunto. ¿Y por qué no? Cuando el entero sistema descienda bajo el golpe mortal que le aseste
Dios, ¿cómo podría esperar continuar, subsistir, alguna estructura menor que haya sido construida como parte
del sistema mundial? (Gál. 1:4) Si al árbol más grande y más bello de todos no se le permite subsistir y dominar
toda la tierra, ¿cómo podrían todos los demás árboles contar con subsistir, sin la protección del sistema
semejante a cedro? “Desfallecerán,” perderán el juicio, sufrirán de insuficiencia cardíaca. Lo que se puede
esperar de ellos lo describen muy bien estas palabras de Jehová: “Por causa de él todos los árboles del campo
desfallecerán.”—Eze. 31:15.
w77 1/10 pág. 598 párr. 21 ¡Sálgase de debajo de ese “bello” árbol!
21. ¿Cómo detendrá Jehová las corrientes simbólicas y restringirá del “cedro” simbólico las muchas
aguas?
21 ¿Podrá la población más grande de la Tierra mantener en marcha al “sistema de cosas” semejante a cedro
por la pura fuerza de los números? ¿Por llamada gobernación “proletaria,” por gobernación por las masas?
Jehová, cuya soberanía está sobre todo el cielo y la Tierra, dice: ¡No! Dice que ‘detendrá sus arroyos’ y que las
“muchas aguas” serán “restringidas.” (Eze. 31:15) ¿Cómo será eso? Por medio de hacer él que el simbólico
“cedro del Líbano” sea cortado a pesar de toda la protesta popular.
w77 1/10 pág. 597 párrs. 17-18 ¡Sálgase de debajo de ese “bello” árbol!
17, 18. Según Ezequiel 31:15-17, ¿por qué habrá duelo mundial en breve?
17 En breve va a haber un día de duelo mundial. El duelo se deberá a la caída de algo más significativo que un
bello “cedro del Líbano” que se hubiera ganado la admiración de un mundo de turistas. Se deberá a la caída del
sistema de cosas mundial y sus operadores, “Faraón el rey de Egipto y . . . su muchedumbre” del día actual.
No debe haber incertidumbre de parte nuestra acerca de esto, pues la profecía divina pasa a decir:
18 “Esto es lo que ha dicho el Señor Soberano Jehová: ‘En el día de bajar él al Seol ciertamente haré que haya
duelo. Por causa de él ciertamente cubriré la profundidad acuosa [el abismo, LXX], para detener sus arroyos y
para que las muchas aguas sean restringidas; y por causa de él oscureceré al Líbano, y por causa de él todos los
árboles del campo desfallecerán. Al sonido de su caída ciertamente haré que se mezan naciones cuando lo haga
bajar al Seol con los que van bajando al hoyo, y en la tierra allá abajo todos los árboles de Edén, los más
selectos y mejores del Líbano, todos los [árboles] que beben agua, serán consolados. Con él ellos mismos
también han bajado al Seol, a los que fueron muertos violentamente a espada, y los que como su descendencia
han morado en su sombra en medio de naciones.’”—Eze. 31:15-17.
w77 1/10 pág. 599 párr. 25 ¡Sálgase de debajo de ese “bello” árbol!
25. ¿Cuándo sucederá este abandono del “cedro del Líbano” por las naciones?
25 ¿Cuándo sucederá esto? Durante un tiempo de guerra, no una tercera guerra mundial con armas nucleares
entre grupos políticos de naciones militarizadas rivales, sino “la guerra del gran día de Dios el Todopoderoso” en
el campo de batalla de Har-Magedón. La “espada” simboliza guerra. Al simbólico “cedro del Líbano” se le hará
compartir el mismo lecho con las naciones y potencias mundiales que han perecido por la espada. La siguiente
declaración de Jehová llama esto a nuestra atención: “Y en la tierra allá abajo todos los árboles de Edén, los más
selectos y mejores del Líbano, todos los [árboles] que beben agua, serán consolados. Con él [el cedro simbólico]
ellos mismos también han bajado al Seol, a los que fueron muertos violentamente a espada, y los que como su
descendencia han morado en su sombra en medio de naciones.”—Eze. 31:16, 17, NM; versión de los Setenta
(LXX) griega; versión Siríaca; Rotherham.
w77 1/10 págs. 599-600 párrs. 29-31 ¡Sálgase de debajo de ese “bello” árbol!
29, 30. ¿Dónde informa Jehová que estará al fin este “inicuo sistema de cosas,” aunque se asemeja al
cedro más bello del Líbano?
29 Los seres humanos tienden a idolatrar criaturas. Han cedido a la adoración del “bello” árbol simbólico, el
figurativo “cedro del Líbano.” A sus propios ojos este sistema de cosas mundano parece más bello y más
deseable que el reino de Dios en las manos de su Mesías, Jesús el Hijo de Dios. Ah sí, a los ojos humanos, este
“presente inicuo sistema de cosas” se asemeja en belleza al descollante “cedro del Líbano.” Sin embargo, ¿qué
le importa esto al Plantador de los cedros literales del Líbano? Dice él a este sistema de cosas de extensión
mundial:
30 “‘¿A quién te has llegado a parecer así en gloria y grandeza entre los árboles de Edén? [A pesar de eso,
¿qué?] Pero a ti ciertamente se te hará bajar con los árboles de Edén a la tierra allá abajo. En medio de los
incircuncisos yacerás con los que fueron muertos violentamente a espada. Este es Faraón y toda su
muchedumbre,’ es la expresión del Señor Soberano Jehová.”—Eze. 31:18.

Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.