miércoles, 22 de agosto de 2012

puntos sobresalientes ezequiel 32 a 34


CAPITULO 32
w94 15/2 pág. 18 párr. 9 “Dinos: ¿cuándo serán estas cosas?”
9. ¿Cómo proveen las Escrituras Hebreas antecedentes para las palabras de Jesús sobre
los fenómenos celestes?
9 Jesús profetizó el ‘oscurecimiento del sol y de la luna y la caída de las estrellas’ ante cuatro de
sus apóstoles. Siendo judíos, reconocerían aquel lenguaje como propio de las Escrituras Hebreas,
donde en Sofonías 1:15, por ejemplo, se llama al tiempo del juicio divino “día de tempestad y de
desolación, día de oscuridad y de tenebrosidad, día de nubes y de densas tinieblas”. Otros profetas
hebreos también dijeron que el Sol se oscurecería, la Luna dejaría de brillar y las estrellas se
apagarían. Este lenguaje lo encontramos en los mensajes divinos contra Babilonia, Edom, Egipto y
el reino septentrional de Israel. (Isaías 13:9, 10; 34:4, 5; Jeremías 4:28; Ezequiel 32:2, 6-8;
Amós 5:20; 8:2, 9.)
w88 15/10 pág. 17 párrs. 9-10 ¿Qué significará para usted el día del Señor?
9, 10. ¿Qué profetizó Ezequiel en el caso de Egipto, y cómo se cumplió esto?
9 En su advertencia sobre la venidera caída de Egipto, una gran nación al sur de Israel, Ezequiel
dijo: “‘Y cuando [tú, Faraón,] quedes extinguido, ciertamente cubriré los cielos y oscureceré sus
estrellas. En cuanto al sol, con nubes lo cubriré, y la luna misma no dejará brillar su luz. Todas las
lumbreras de luz de los cielos... las oscureceré por causa tuya, y ciertamente pondré oscuridad
sobre tu tierra’, es la expresión del Señor Soberano Jehová”. (Ezequiel 32:7, 8.)
10 Cuando Faraón y sus ejércitos cayeron, los cielos literales no se oscurecieron. Pero el futuro de
Egipto se hizo muy tenebroso. Como lo señala el escriturario C. F. Keil, “la oscuridad consecuente
[al caer Faraón] es una representación figurativa de circunstancias completamente
desesperanzadas”. ¡Privado para siempre de su papel de potencia mundial independiente, Egipto
fue dominado por una potencia mundial tras otra! Hoy la mayoría del territorio de la antigua
potencia mundial faraónica está bajo el gobierno de una nación árabe.
it-2 pág. 839 Resurrección
De igual manera, los cristianos no deben apesadumbrarse, como les ocurre a los que no tienen
esperanza, por aquellas personas fieles a Dios que han muerto con la esperanza de vivir en la
Tierra durante Su Reino mesiánico o por los que han muerto sin haber conocido a Dios. Cuando se
abra el Seol (Hades), saldrán todos los que estén allí. La Biblia menciona a muchos de los que allí
se encuentran, entre ellos gente de los antiguos Egipto, Asiria, Elam, Mesec, Tubal, Edom y Sidón.
(Eze 32:18-31.) Jesús indicó que al menos algunas personas impenitentes de Betsaida, Corazín y
Capernaum estarán presentes en el Día de Juicio. Aunque su actitud anterior hará muy difícil que
se arrepientan, se les dará la oportunidad de hacerlo. (Mt 11:20-24; Lu 10:13-15.)
it-1 pág. 484 Circuncisión
Uso figurado. El concepto “circuncisión” se usa también en sentido figurado. Por ejemplo, se
decía que después de plantar un árbol en la Tierra Prometida, ‘por tres años continuaría
incircunciso para ellos’; su fruto se consideraba como su “prepucio”, no debía comerse. (Le 19:23.)
En otra ocasión Moisés le dijo a Jehová: “¡Mira! Soy incircunciso de labios, de modo que ¿cómo es
posible que Faraón me escuche?”. (Éx 6:12, 30.) La expresión “los incircuncisos” es una manera
figurada de referirse con gran desprecio a las personas que solo merecen ser sepultadas en un
lugar común junto con los muertos a espada de la clase más baja. (Eze 32:18-32.)
it-1 págs. 668-669 Destrucción
La Biblia muestra que no toda destrucción es eterna, lo que se advierte por la equiparación que
se hace en dos ocasiones de la palabra hebrea ’avad—dóhn (destrucción) con “Seol”. (Job 26:6; Pr
15:11.) Mientras que el profeta Sofonías habló de la destrucción de Asiria, Ezequiel dijo que los
asirios bajarían al Seol. (Sof 2:13; Eze 32:21, 22.) Además, cuando Moisés refirió la destrucción
de los rebeldes Datán y Abiram, dijo que bajaron “vivos al Seol”. (Nú 16:31, 33.) Y ya que el
sentido bíblico de Seol es el sepulcro común de la humanidad del que habrá resurrección, es
evidente que no toda destrucción —ni siquiera cuando es Dios quien la causa— es necesariamente
eterna.
w88 1/6 pág. 30 Preguntas de los lectores
Aparte de lo que Jesús dijo sobre este punto, Ezequiel 32:21, 30 nos dice que la gente pagana
de las antiguas ciudades de Tiro y Sidón están en el Seol; de modo que les espera una
resurrección. Entonces, ¿qué hay de los habitantes de “la tierra de Sodoma en el Día del Juicio”? El
simple hecho de que Jesús comparara a Sidón con Sodoma no establece lo que les espera en
cuanto a vida en el futuro a aquellos inicuos a quienes Dios destruyó con azufre y fuego. Pero
veamos qué más dice la Biblia sobre esta cuestión.
it-2 pág. 831 Resurrección
La palabra griega a—ná—sta—sis, que significa literalmente “levantamiento; alzamiento”, se emplea
con frecuencia en las Escrituras Griegas Cristianas para referirse a la resurrección de los muertos.
El apóstol Pablo citó unas palabras de las Escrituras Hebreas —Oseas 13:14— que indican que se
abolirá la muerte y se dejará sin poder al Seol (heb. sche’óhl; gr. hái—dēs). (1Co 15:54, 55.)
Algunas versiones traducen el término sche’óhl por “sepultura” y “hoyo”. Las Escrituras dicen que
es el lugar adonde van los muertos. (Gé 37:35; 1Re 2:6; Ec 9:10.) Los usos de este término en las
Escrituras Hebreas y los de su equivalente hái—dēs en las Escrituras Griegas Cristianas muestran
que no se refiere a una sepultura individual, sino a la sepultura común de toda la humanidad. (Eze
32:21-32; Rev 20:13; véanse HADES; SEOL.) Dejar sin poder al Seol significaría liberar a los que
están en él, es decir, vaciar la sepultura común de la humanidad. Por supuesto, esto requeriría una
resurrección, es decir, que se levantara de su condición inanimada de muerte o de la sepultura a
los que están allí.
it-1 pág. 787 Elam
En la advertencia dada en Isaías 22:4-6 se predijo que los arqueros elamitas estarían entre
aquellos que atacarían Judá y Jerusalén. También se profetizó que los elamitas se unirían a Media
en saquear Babilonia (539 a. E.C.); Media estaría entonces bajo la gobernación del rey persa
Ciro II, “rey de Anshan”. (Isa 21:2.) Así pues, los elamitas contribuyeron a la liberación de Israel
del exilio; sin embargo, puesto que se habían alineado en varias ocasiones con los enemigos del
pueblo de Dios, tanto Elam como las otras naciones habrían de beber la copa de la cólera de Dios y
bajar al Seol a su debido tiempo. (Jer 25:17, 25-29; Eze 32:24.)
re cap. 40 pág. 294 párr. 31 Se le aplasta la cabeza a la Serpiente
31. ¿Cómo nos ayudan a entender el castigo que recibe Satanás el Diablo dos palabras
griegas que se relacionan con la que significa “tormento”?
31 Además, la palabra relacionada ba—sa—ni—stés, “atormentador”, se usa en la Biblia con el
significado de “carcelero”. (Mateo 18:34, Kingdom Interlinear.) En armonía con esto, Satanás será
aprisionado en el lago de fuego para siempre; nunca se le soltará. Finalmente, en la Septuaginta
griega, bien conocida para Juan, la palabra relacionada bá—sa—nos se usa para referirse a
humillación que lleva a muerte. (Ezequiel 32:24, 30.) Esto nos ayuda a ver que el castigo que
Satanás recibe es una humillante muerte eterna en el lago de fuego y azufre. Sus obras mueren
con él. (1 Juan 3:8.)
g77 22/11 pág. 28 “El lago de fuego”... ¿literal o simbólico?
En cuanto al tormento, no hay razón para entender esto literalmente como una experiencia
consciente de sufrimiento. La Versión griega de los Setenta de las Escrituras Hebreas usa la palabra
para tormento (básanos) varias veces al referirse a la muerte. Por ejemplo, leemos: “Y cuando el
justo se aparte de su justicia, y cometa una transgresión, y yo traiga castigo [básanos, literalmente
“tormento”] delante de él, él morirá.” (Eze. 3:20) Más tarde Dios le dijo a Ezequiel que “todos los
muertos que cayeron a espada . . . han recibido su castigo [básanos]” y que las personas “que
descienden muertas a Hades . . . han recibido su castigo [básanos].” (Eze. 32:24, 30, Versión de
los Setenta) En la traducción inglesa de los Setenta por Bagster se agrega una nota al pie de la
página en Ezequiel 3:20 que dice: “Básanos en el Antiguo Testamento parece significar castigo.” Y
se ve claramente que el castigo, o tormento, que se menciona en los textos bíblicos citados aquí de
Ezequiel es muerte.
it-1 pág. 398 Cama
En las Escrituras también se habla de las camas, los lechos y los canapés en un sentido figurado.
Por ejemplo, acostarse en una cama se relaciona con descansar en la muerte. (Job 17:13; Eze
32:25.) Los que son leales a Jehová ‘claman gozosamente sobre sus camas’, en contraste con los
que siguen aullando y tramando lo que es dañino mientras están en la cama. (Sl 149:5; Os 7:14;
Miq 2:1.) A diferencia de Rubén, que con precipitada licencia tuvo relaciones sexuales con la
concubina de Jacob y de este modo profanó el canapé de su padre (Gé 35:22; 49:4), los cristianos
no deben contaminar de ninguna manera la sagrada institución del matrimonio, “el lecho
conyugal”. (Heb 13:4.)
it-1 pág. 383 Cabeza
Exaltación, humillación, desprecio. En algunas naciones se enterraba a los soldados con las
espadas debajo de sus cabezas, es decir, con honores militares. (Eze 32:27.) El sabio “tiene los
ojos en la cabeza”, esto es, ve adónde va. (Ec 2:14.) El polvo, la tierra o las cenizas puestas sobre
la cabeza significaban angustia, duelo o humillación. (Jos 7:6; 1Sa 4:12; 2Sa 13:19.) Cuando el
salmista relata las pruebas y dificultades del pueblo de Dios, dice que los hombres cabalgaron
sobre la cabeza de Israel. Al parecer se refiere a la sujeción bajo la que llevaron al pueblo de Dios
simples hombres mundanos (la palabra hebrea usada es ’enóhsch, “hombre mortal”) que eran
poderosos, crueles y altivos. (Sl 66:12; compárese con Isa 51:23.) El inclinar la cabeza era una
señal de humildad o duelo (Isa 58:5), en tanto que el menear o sacudir la cabeza era un símbolo
de mofa, desprecio o asombro. (Sl 22:7; Jer 18:15, 16; Mt 27:39, 40; Mr 15:29, 30.)
CAPITULO 33
w08 15/1 pág. 4 párrs. 1-2 “Sigue vigilando el ministerio que aceptaste en el Señor”
1, 2. ¿Qué responsabilidad tenemos los cristianos hacia nuestro prójimo?
LOS cristianos tenemos una enorme responsabilidad hacia las personas que nos rodean, pues las
decisiones que tomen ahora significarán vida o muerte para ellas cuando llegue “la gran
tribulación” (Rev. 7:14). El libro bíblico de Proverbios nos dice: “Libra a los que están siendo
llevados a la muerte; y a los que van trastabillando a la matanza, ¡oh, que los retengas!”. ¡Qué
palabras tan impactantes! Lo cierto es que si no cumplimos con la responsabilidad de informar a la
gente sobre la decisión que debe tomar, se nos podría considerar culpables de su muerte.
De hecho, ese pasaje bíblico añade: “En caso de que digas: ‘¡Mira! No sabíamos de esto’, aquel
mismo que está avaluando los corazones, ¿no lo discernirá?, y aquel mismo que está observando
tu alma, ¿no lo sabrá, y ciertamente pagará al hombre terrestre conforme a su actividad?”. Está
claro que los siervos de Jehová no podremos excusarnos diciendo que “no sabíamos” del peligro
con que se enfrenta hoy la humanidad (Pro. 24:11, 12).
2 Como Jehová valora la vida, insta a sus siervos a hacer todo lo que puedan por salvar al mayor
número posible de personas. Todos los ministros de Dios debemos dar a conocer el mensaje de
salvación que contiene la Biblia. Nuestra labor se parece a la del vigilante que da la alarma para
avisar de algún peligro inminente. No queremos que la sangre de quienes perezcan ‘esté sobre
nuestras cabezas’ (Eze. 33:1-7). Por lo tanto, es fundamental que sigamos esforzándonos por
“predica[r] la palabra” (léase 2 Timoteo 4:1, 2, 5).
si pág. 137 párr. 30 Libro bíblico número 26: Ezequiel
30. ¿Qué principios declarados en Ezequiel son valiosos para nosotros hoy?
30 Los principios declarados en Ezequiel también son inestimables para nosotros hoy. La
apostasía y la idolatría, junto con la rebelión, solo pueden conducir al disfavor de Jehová. (Eze.
6:1-7; 12:2-4, 11-16.) Cada uno responderá por su propio pecado, pero Jehová perdonará al que
se vuelva de su derrotero incorrecto. A ese se le concederá misericordia, y seguirá viviendo (18:20-
22). Los siervos de Dios deben ser atalayas fieles como Ezequiel, aun en asignaciones difíciles y
bajo burla y oprobio. No debemos dejar que el inicuo muera sin recibir advertencia, pues su sangre
estaría sobre nuestra cabeza (3:17; 33:1-9). Los pastores del pueblo de Dios llevan la pesada
responsabilidad de atender el rebaño (34:2-10).
km 12/02 pág. 5 Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático
En qué se asemeja nuestra responsabilidad de predicar a la responsabilidad de Ezequiel como
atalaya? (Eze. 33:1-11.) [Lectura semanal de la Biblia; véase w88-S 1/1 pág. 28 §13.]
Como Ezequiel, quien tenía la asignación de dar aviso a los israelitas de que les
vendría ejecución si no se apartaban de sus malos caminos, la clase del atalaya y
sus compañeros tienen la responsabilidad de advertir a la gente del venidero juicio
de Dios.
w88 1/1 pág. 28 párr. 13 Siga predicando el Reino
13 La responsabilidad de los Testigos dedicados de Jehová de advertir a la gente sobre el juicio
divino venidero se puede comparar con la de Ezequiel en su tiempo. Él fue designado atalaya para
la casa de Israel. Tenía la asignación de dar aviso a los israelitas de que les vendría ejecución si no
se apartaban de sus malos caminos. Si él como atalaya no daba la advertencia, todavía la ejecución
vendría sobre los inicuos, pero la sangre de ellos estaría sobre la cabeza del atalaya negligente. En
esto Jehová muestra su actitud respecto a la ejecución de juicio: “No me deleito en la muerte del
inicuo, sino en que alguien inicuo se vuelva de su camino y realmente siga viviendo. Vuélvanse,
vuélvanse de sus malos caminos, pues, ¿por qué deberían morir, oh casa de Israel?”. (Ezequiel
33:1-11.)
w78 15/5 pág. 13 ¿Por qué se persigue a los cristianos?
En todo esto los testigos de Jehová no están siendo santurrones o farisaicos. Tampoco están
buscando persecución o martirio. Aman la vida y disfrutan de ella y quieren seguir viviendo en paz.
Por lo tanto se dedican a aprender los principios bíblicos y a vivir en armonía con ellos. (1 Ped.
3:10, 11) Y también desean que otros disfruten de las cosas excelentes que ellos han encontrado,
y que tengan una esperanza y un propósito en la vida. De modo que visitan las casas de la gente
porque no quieren pasar por alto a nadie y así dejar de ofrecer a toda persona el mensaje
vivificante de las “buenas nuevas.” (Compare con Hechos 20:26, 27; Ezequiel 33:2-5.) Hacen
visitas vez tras vez, porque saben que las circunstancias cambian, y que una persona que
no presta atención hoy quizás experimente un cambio en su situación y en su modo de pensar
posteriormente.—Ecl. 11:6.
w75 15/9 pág. 571 párr. 18 ¿Cómo le afecta el no saber el “día y hora”?
18. ¿Cómo piensan los testigos cristianos de Jehová como cuerpo en nuestro día en
cuanto a la importancia de aplicar el consejo bíblico en su vida así como predicar las
“buenas nuevas” a otros?
18 Como cuerpo, hoy los testigos cristianos de Jehová se están esforzando por hacer la misma
cosa. Están convencidos de que el prestar atención al consejo de la Palabra de Dios es la mejor
manera de vivir. Hace que uno disfrute de la vida aun ahora y le suministra una esperanza sólida
para el futuro. (1 Tim. 6:17-19) También reconocen la importancia de poner sobre aviso a la gente
en todas partes en cuanto a la necesidad de entrar en una relación aprobada con el Creador antes
que estalle la “grande tribulación.” (Compare con Ezequiel 33:2-9; 1 Corintios 9:16.) Es por eso
que han estado dispuestos a hacer esfuerzos diligentes por ayudar a sus congéneres a conseguir
conocimiento exacto de la voluntad de Dios.
go cap. 9 págs. 156-157 párr. 18 La “señal” de la inminencia del gobierno mundial
18. ¿Es la advertencia que damos a la gente solo asustarla para que haga lo correcto?
18 Una catástrofe global que afectará a más personas e instituciones que las que fueron
afectadas por el diluvio del día de Noé está por estallar sobre este “mundo de gente impía.”
(2 Pedro 2:5) Hay que repetir esto para que penetre —y merece que se le repita— en los oídos de
los “escogidos” y de toda otra persona que esté interesada en un gobierno mundial perfecto y
justo. Este no es un caso de asustar a la gente con un susto falso como el de la doctrina
difamatoria para Dios de un “tormento eterno en un infierno de fuego y azufre literales” para
obligar a la gente a convertirse y a concurrir a alguna iglesia. Lo que está en peligro no es
solamente la vida, sino la vida eterna, de la gente que está bajo riesgo, y, como los ‘atalayas’
nombrados por Dios, nosotros tenemos la obligación de dar la advertencia a las personas de
corazón honrado y de buena disposición hacia lo justo. (Ezequiel 3:17-21; 33:6-20) No deseamos
dejar sin cumplir nuestras responsabilidades para con Dios. No estamos asustándonos para cumplir
nuestro deber cuando tomamos este asunto con seriedad. Nuestro objeto es desplegar amor a Dios
y a nuestros congéneres humanos, especialmente nuestros hermanos cristianos.
w71 1/9 págs. 538-539 Bendiciones de tomar en serio el ministerio
Hoy los siervos de Jehová Dios se encuentran en una posición semejante a la de Ezequiel,
profeta de Dios, hace unos 2.500 años. Ezequiel sirvió de atalaya para advertir a la gente en
cuanto a los juicios venideros de Jehová. Por lo tanto Dios le dijo: “Oh hijo del hombre, atalaya es
lo que te he hecho a la casa de Israel, y de mi boca tienes que oír la palabra y darles advertencia
de mí. Cuando yo diga a alguien inicuo: ‘¡Oh inicuo, tú positivamente morirás!’ pero tú realmente
no te expreses para advertir al inicuo en cuanto a su camino, él mismo como inicuo morirá en su
propio error, pero su sangre la reclamaré de tu propia mano.”—Eze. 33:7, 8.
Hoy los cristianos también tienen que efectuar una obra de dar advertencia. Dios los ha
comisionado para dar la advertencia acerca de la “tribulación grande” que se aproxima, la cual
aniquilará a este entero sistema de cosas y a los que sigan formando parte de él. Por consiguiente
hay vidas envueltas en el asunto. No solo está en juego la vida de los que reciben la advertencia,
sino también la vida de los propios siervos de Dios que están comisionados para dar la advertencia.
Por eso, debido a la seriedad del asunto, es necesario que los ministros cristianos sean cabales
en su ministerio. ¿Lo es usted? ¿Realmente toma usted en serio su ministerio?
km 1/76 pág. 4 párr. 5 Su participación en el servicio del campo
Sí, éste es el tiempo de tener una excelente participación en dejar que la gente oiga, ya sea que
pasen por alto la advertencia o respondan a ella y lleguen a ser discípulos. (Eze. 33:7-9) Esta obra
urgente y llena de propósito trae grandes bendiciones. (2 Cor. 9:6) Un apoyador firme del reino de
Dios verá que esta actividad fortalecerá espiritualmente tanto a él mismo como a su congregación
km 8/96 pág. 5 Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático
6. Santiago 4:17 y Ezequiel 33:7-9 concuerdan al mostrar que es el conocimiento de los
requisitos de Dios lo que nos hace responsables ante él [lectura semanal de la Biblia; véase
w93-S 1/4 pág. 7 §1]. Cierto.
w93 1/4 pág. 7 ¿Debe usted bautizarse?
Debe tenerse muy presente que es el conocimiento de los requisitos de Dios lo que nos hace
responsables. “Si uno sabe hacer lo que es correcto y, sin embargo, no lo hace, es para él un
pecado”, dice Santiago 4:17. Ezequiel 33:7-9 indica que la persona a la que se le explican los
mandamientos e instrucciones de Dios es responsable de cumplirlos. Por ello, la cuestión es si se
tiene verdadero amor a Dios y un auténtico deseo de complacerle. El que tiene de verdad este
amor y desea mantener una relación especial con Jehová Dios no se retiene de dedicarle
incondicionalmente la vida. El bautismo no es más que un símbolo externo de esa dedicación. Es un
paso necesario para alcanzar la salvación. Los verdaderos creyentes se bautizan. (Hechos 8:12.)
w89 15/1 págs. 14-15 párr. 23 ¿Qué le impide bautizarse?
23. ¿Por qué se retraen otros de dedicarse a Jehová y simbolizarlo por inmersión en
agua?
23 Otros afirman que aman a Dios, pero se retraen de dedicarse porque creen que así evitan
responsabilidades y no tendrán que rendir cuentas. Quisieran vivir en el Paraíso, pero todavía
hacen poco en cuanto a ello, o no hacen nada. (Proverbios 13:4.) Esas personas no pueden evitar
el rendir cuentas, porque la responsabilidad recayó sobre ellos cuando oyeron la palabra de Jehová.
(Ezequiel 33:7-9.) Si se dedicaran, demostrarían que entienden la voluntad de Dios y quieren
hacerla. Tal obediencia, en vez de colocar una carga más pesada sobre ellas, redundaría en la
bendición de Jehová y causaría gozo, porque estarían viviendo a la altura de su alegación de que
aman a Dios.
Toda la información ha sido sacada de la Watchtower Library 2011
ESTE ARCHIVO, ES TAN SOLO ES UNA AYUDA PARA NUESTRA PREPARACIÓN, EL PROPÓSITO PRINCIPAL DE ESTO,
(KM 9-2006)ES QUE INVESTIGUEMOS MÁS NOSOTROS.
w93 1/4 págs. 6-7 ¿Debe usted bautizarse?
¿Se ha estado asociando con los testigos de Jehová por algún tiempo? Quizás ya haya hecho los
cambios necesarios en su vida en conformidad con los principios bíblicos, pero no ha dado los pasos
de la dedicación y el bautismo. Puede que desee hacer la voluntad de Dios, pero tenga miedo de
que el bautismo lo comprometa. Por tanto, quizás prefiera eludir esa responsabilidad por un
tiempo. Casi once millones y medio de personas asistieron a la celebración de la Cena del Señor el
año pasado. Sin embargo, la cantidad máxima de personas que predicaron ese año fue de cuatro
millones y medio. Las cifras indican que unos siete millones de asistentes aprecian hasta cierto
grado la verdad de Dios, aunque no son testigos de Jehová bautizados. Por supuesto, algunos son
niños y personas recién interesadas. Otros, sin embargo, participan en la predicación y tampoco
están bautizados. Hay muchos que han adquirido conocimiento exacto de la Biblia, pero no se han
beneficiado a plenitud de la provisión de Dios para la salvación al no haberse bautizado.
Debe tenerse muy presente que es el conocimiento de los requisitos de Dios lo que nos hace
responsables. “Si uno sabe hacer lo que es correcto y, sin embargo, no lo hace, es para él un
pecado”, dice Santiago 4:17. Ezequiel 33:7-9 indica que la persona a la que se le explican los
mandamientos e instrucciones de Dios es responsable de cumplirlos. Por ello, la cuestión es si se
tiene verdadero amor a Dios y un auténtico deseo de complacerle. El que tiene de verdad este
amor y desea mantener una relación especial con Jehová Dios no se retiene de dedicarle
incondicionalmente la vida. El bautismo no es más que un símbolo externo de esa dedicación. Es un
paso necesario para alcanzar la salvación. Los verdaderos creyentes se bautizan. (Hechos 8:12.)
Las maravillosas perspectivas que Dios brinda a los fieles dedicados en el nuevo mundo venidero
superan a cualquier ventaja que parezca ofrecer este sistema de cosas viejo e inicuo. El temor al
hombre se desvanece cuando tenemos en cuenta la poderosa mano de Dios. (1 Corintios 10:22;
1 Pedro 5:6, 7.) Ciertamente, hoy es tiempo de preguntarse, como el eunuco etíope le preguntó a
Felipe: “¿Qué impide que yo sea bautizado?”.
w02 1/4 pág. 14 párrs. 21-22 ¿Por qué bautizarse?
21, 22. ¿Por qué razones postergan su dedicación y bautismo algunas personas?
21 Algunos no se dedican y bautizan porque están tan centrados en los asuntos del mundo o en
tratar de conseguir riquezas, que apenas les queda tiempo para los aspectos espirituales (Mateo
13:22; 1 Juan 2:15-17). ¡Qué felices serían si cambiaran sus ideas y metas! Acercarse a Jehová los
enriquecería espiritualmente, mitigaría su ansiedad y les daría la paz y la satisfacción que
provienen de cumplir la voluntad divina (Salmo 16:11; 40:8; Proverbios 10:22; Filipenses 4:6, 7).
22 Otras personas dicen amar a Jehová, pero no se dedican ni bautizan porque creen que así
no tendrán que dar cuentas a Dios. Sin embargo, eso es algo que todos debemos hacer. Somos
responsables ante Jehová desde el momento en que escuchamos su palabra (Ezequiel 33:7-9;
Romanos 14:12). Los antiguos israelitas, un ‘pueblo escogido’, nacían dentro de una nación
dedicada a Jehová, por lo que estaban obligados a servirle fielmente de acuerdo con sus preceptos
(Deuteronomio 7:6, 11). Hoy nadie nace en el seno de una nación dedicada a Dios; no obstante, si
se nos ha enseñado la Biblia con exactitud, hemos de obrar con fe según lo aprendido.
w04 15/3 pág. 17 párr. 12 “Efectúa tu ministerio plenamente”
12. ¿Cómo está relacionada la oración con la labor de dirigir estudios bíblicos?
12 Un modo de demostrar que deseamos sinceramente dirigir estudios bíblicos es pedírselo a
Jehová en oración. Con ello también probamos que entendemos la importancia de ayudar al
prójimo a adquirir el conocimiento de Dios (Ezequiel 33:7-9). Jehová sin falta responderá a tales
oraciones y bendecirá nuestros esfuerzos concienzudos en el ministerio (1 Juan 5:14, 15). Pero
no le pidamos solamente que nos permita encontrar a alguien deseoso de iniciar un curso de la
Biblia. Una vez que este se haya establecido, orar y meditar sobre las necesidades concretas del
estudiante nos permitirá dirigir eficazmente cada sesión (Romanos 12:12).
w07 1/8 pág. 9 Puntos sobresalientes del libro de Ezequiel (parte 2)
33:7-9. La clase del atalaya de hoy día —el resto ungido— y sus compañeros no deben retraerse
nunca de predicar las buenas nuevas del Reino y de advertir a la gente sobre la venidera “gran
tribulación” (Mateo 24:21).
33:10-20. Nuestra salvación depende de que abandonemos el mal camino y obedezcamos a
Dios. Nadie puede negar que el camino que “está bien ajustado” es el de Jehová.
w90 1/2 pág. 23 párr. 12 Se desenmascara al “hombre del desafuero”
12. ¿Qué tienen que hacer a favor de otras personas los que obedecen la ley del amor?
12 En vista de que el amor cristiano incluye ‘amar al prójimo como a uno mismo’, los siervos de
Dios no pueden ser egoístas en cuanto a lo que saben. (Mateo 22:39.) Todavía hay muchas
personas que quisieran servir a Dios y vivir en Su nuevo mundo. Mientras quede tiempo, ellas
también tienen que aprender acerca de la ley del amor y las muchas otras verdades relacionadas
con el Soberano Universal, Jehová Dios. Es necesario enseñarles que solo Jehová es digno de
nuestra adoración y cómo se le ha de adorar. (Mateo 4:10; Revelación 4:11.) Los que ya han
aprendido estas cosas tienen la obligación de compartirlas con otros para que ellos también reciban
el favor de Jehová. (Ezequiel 33:7-9, 14-16.)
g89 8/11 pág. 22 Parte 21: 1900 en adelante — Faldas manchadas de sangre
Todo clérigo, sea cual sea su confesión religiosa, que no advierta de las consecuencias de
desobedecer las leyes de Dios sobre la moralidad y de rehusar someterse al Reino gobernante de
Dios, está, según Ezequiel 33:8, acumulando sobre sí mismo culpabilidad por derramamiento de
sangre. Su silencio equivale a nada menos que cruzarse de brazos, mientras millones de miembros
de su rebaño se hacen culpables de derramamiento de sangre.
w07 1/10 págs. 26-27 párr. 5 No caigamos en las trampas del “pajarero”
5. ¿Por qué es tan efectiva la trampa de “temblar ante los hombres”?
5 El “pajarero” sabe que los seres humanos tienen el deseo natural de ser aceptados por los
demás. Y los cristianos no son la excepción, pues a ellos también les importa la opinión de la gente.
El Diablo lo sabe y trata de aprovecharse de ese deseo para desequilibrarlos y hacerlos caer en la
trampa. Una manera de conseguirlo es haciéndolos “temblar ante los hombres” (Proverbios 29:25).
El siervo de Dios que, por temor al hombre, hace lo que Jehová prohíbe —o deja de hacer lo que él
manda— ya ha caído en la trampa del “pajarero” (Ezequiel 33:8; Santiago 4:17).
km 4/88 pág. 1 párrs. 3-4 No perdamos de vista el propósito de nuestro ministerio del
campo
3 Algún día haremos la última visita a las personas de nuestro territorio. Debemos pensar en
esto cada vez que participamos en el ministerio del campo. (2 Cor. 6:2; Isa. 55:6.) Hay que
advertir a las personas que “el día de la venganza” de Jehová está cerca y ayudarlas a hallar el
único camino que conduce a la supervivencia. (Isa. 61:1, 2; Eze. 33:8, 9.)
4 Al presentar la oferta actual, al trabajar con las revistas o al hacer revisitas, no se retraiga de
hablar la verdad con dignidad, tacto y buenos modales. Siempre muestre el debido respeto al amo
de casa, y a la vez haga todo lo que razonablemente pueda para ayudarlo a entender el propósito
de su visita.
tr cap. 11 págs. 96-97 Los últimos días de este inicuo sistema de cosas
6. (a) ¿Cómo se efectúa la obra de separación? (b) Entonces, ¿qué debemos hacer ahora
si queremos vida bajo el reino de Dios?
6 ¿Cómo hace Dios esto? ¿Cómo se efectúa la obra de separación? Bajo dirección angélica los
siervos fieles de Dios por toda la Tierra proclaman el mensaje del reino de Dios de modo que
personas de corazón honrado puedan oírlo y actuar de acuerdo con él. Esta es la obra que Jesús
predijo como parte de la “señal” que indicaría la proximidad del fin, diciendo: “También, en todas
las naciones primero tienen que predicarse las buenas nuevas.” (Marcos 13:10; vea también Mateo
24:14 y Revelación 14:6, 7.) Sobre la base de su respuesta a este mensaje, y de su actitud para
con aquellos a quienes Jehová usa como mensajeros suyos, se juzga a la gente en cuanto a si será
conservada viva o no. (Mateo 25:40, 45) Si usted desea vida bajo el reino de Dios, es vital que lo
muestre ahora respondiendo favorablemente al mensaje del Reino e instando a otros a hacer lo
mismo. En el futuro cercano esta predicación estará terminada. La puerta de la oportunidad será
cerrada. ¡Entonces será demasiado tarde!—Ezequiel 33:8, 9.
km 1/81 pág. 4 párrs. 6-7 “Sacudan el polvo de sus pies”
6 Debido a no tener esta actitud mental correcta, algunos se han desanimado y quizás se sientan
algo indecisos en lo que tiene que ver con participar en la obra de predicar de puerta en puerta.
Probablemente necesitan algunos ajustes en su manera de pensar y punto de vista. Sea positivo.
Presente el mensaje del Reino de manera bondadosa y amigable. Si la gente escucha y responde
favorablemente, es para el beneficio de ésta. Si no, uno ha dado una advertencia. (Eze. 33:9)
Procure la aprobación de Dios, no la del hombre.—Mat. 5:11, 12.
7 Viéndolo de manera realista, muchas de las personas que visitamos en el territorio no desean
servir a Jehová. Las que sean merecedoras del favor divino se darán a conocer. Por eso, continúe
desplegando bondad amorosa, apacibilidad, y hasta guarde silencio cuando sea necesario o
prudente. Según lo exija la ocasión ‘sacuda el polvo de sus pies,’ hablando simbólicamente,
sabiendo que Jehová Dios, Jesucristo y los santos ángeles son testigos de su obra fiel.—Mat. 24:14;
Eze. 33:33.
es13 pág. 12 Enero
Supongamos que queremos viajar a cierto lugar y le pedimos orientación a un amigo de
confianza que conoce el trayecto. Él no solo nos explica la ruta, sino que también nos advierte de
posibles peligros. Por ejemplo, nos dice que cierta señal de desvío engaña a muchos conductores,
quienes terminan perdidos por su culpa. ¡Cuánto agradecemos su preocupación! Sin duda,
seguiremos sus consejos. Pues bien, en cierto sentido, Jehová es igual. Él nos muestra cómo
alcanzar nuestro destino: la vida eterna. Pero también nos advierte de las influencias que pueden
sacarnos del buen camino (Deu. 5:32; Isa. 30:21). Y lo hace porque nos ama muchísimo y quiere
que lleguemos sanos y salvos a nuestro destino. Nada le dolería más que ver cómo nos perdemos
por culpa de estas malas influencias (Eze. 33:11). Un escritor bíblico dijo: “Toda senda falsa he
odiado”. Al igual que él, ¿rechazamos con firmeza la maldad? w11 15/7 1:1, 2
km 10/74 págs. 3-4 Una carta de personas que se interesan en usted
Si todos los humanos apreciaran lo que Dios ha hecho por ellos y se apegaran lealmente a su
Palabra, él no tendría que destruir a ninguno de ellos. (Jer. 18:7-10; Lam. 3:33; Eze. 33:11;
2 Ped. 3:9) Pero, tristemente, este no es el caso. Por lo tanto, debido a amor profundo por sus
siervos dedicados, Jehová Dios actuará, en toda justicia, en contra de los inicuos, poniendo fin a los
arruinadores de la Tierra. (Rev. 11:18; compare con Génesis 6:5-12.) De este modo él conservará
la vida de sus siervos a expensas de la vida de los inicuos.—Pro. 21:18.
km 11/76 pág. 3 Trabajando con una buena conciencia ante Dios y los hombres
Al no discriminar entre los justos y los inicuos en cuanto a que reciban el beneficio de sus
provisiones, ¿se hace Dios culpable de aprobar o excusar la idolatría, la fornicación, el latrocinio y
cosas parecidas que practican los inicuos? Obviamente no, como él ha mostrado en lo que ha hecho
en el Diluvio y en otras ocasiones de juicio divino. Tampoco los estimula por ello a seguir adelante
en prácticas desaforadas. No hay conexión clara ni enlace directo entre el hecho de que ellos se
beneficien del sol, la lluvia, el viento y otras provisiones y sus prácticas pecaminosas. En realidad,
por su bondad inmerecida para con los inicuos, Jehová Dios mantiene pacientemente una base
atractiva que le sirve para exhortar a los injustos a abandonar sus caminos erróneos y volverse a
él.—Rom. 2:4-6; Eze. 33:11.
km 7/79 pág. 3 párr. 9 Cómo propagar las buenas nuevas con gozo
Podemos hacerlo si tenemos amor e interés genuinos por el bienestar de la gente. ¿Lo tiene
usted? Jehová, el Dios a quien adoramos, lo tiene. Él no desea que nadie sea destruido, sino que
desea que todos respondan y obtengan la vida. (Eze. 33:11; 2 Ped. 3:9) Esa es una razón por la
cual él está haciendo que se prediquen las buenas nuevas. Fue tierno cariño por la gente lo que
movió al apóstol Pablo y a sus compañeros a impartir a otros, no solo las buenas nuevas, sino,
como él dijo “nuestras propias almas.” (1 Tes. 2:8) Un deseo semejante de ayudar a la gente
también puede sernos útil para mantener el gozo.
w75 1/1 pág. 15 párr. 7 ¿Abarca la misericordia de Dios todos nuestros pecados?
7. ¿Qué punto de vista apropiado debe adoptarse de la misericordia de Jehová, sin
embargo cómo la consideran algunos?
7 Esto no debe llevarnos a concluir que Jehová no es un Dios sufrido y de gran paciencia. Según
su propio testimonio, al tratar con la nación de Israel en tiempos pasados, dice: “No me deleito en
la muerte del inicuo, sino en que alguien inicuo se vuelva de su camino y realmente siga viviendo.”
(Eze. 33:11) Y, aunque algunos inicuos imprudentemente se aprovechan de su paciencia, hasta se
mofan de la advertencia de que algún día se acabará su gran paciencia, él continúa aguantándolo a
fin de que los que son de corazón honrado se vuelvan a él y sean salvados.—2 Ped. 3:3, 4, 9, 15;
Rom. 2:4.
su cap. 12 págs. 90-91 párrs. 4-6 ¿Identificados para destrucción, o para sobrevivir?
4, 5. a) ¿De qué manera hizo Jehú que se identificaran los adoradores de Baal? b) ¿Qué
acción tomó Jehú entonces, y dónde estaba Jonadab? c) ¿Qué reacción causa en
usted esa destrucción de adoradores de Baal?
4 Al llegar a Samaria, Jehú dio pasos que exigirían que todos los que adoraban a Baal se
identificaran. Los profetas, los sacerdotes y todos los adoradores de Baal fueron convocados a un
magnífico sacrificio en la casa de Baal. Se les notificó que el que no asistiera perdería la vida. Por
dirección de Jehú, a todo adorador de Baal se le dio una vestidura que debería usar, para que todos
quedaran claramente identificados. Así se hizo que cualquier persona que también alegara que
adoraba a Jehová mostrara a quién realmente servía. Parecía que aquélla era una hora gloriosa
para Baal y para Satanás el Diablo, el dios falso a quien Baal realmente representaba.
5 Aquél no era lugar para los verdaderos adoradores de Jehová. Se hizo una investigación para
que, de seguro, únicamente los adoradores de Baal estuvieran presentes. Entonces comenzó la
ceremonia. Mientras tanto, afuera, los hombres de Jehú se prepararon, y a una señal de él
entraron en acción. “[¡]Derríbenlos! No dejen salir ni uno solo”, mandó él. Todo adorador de Baal
fue destruido. La casa de Baal fue demolida. “Así exterminó Jehú a Baal de Israel.” Jonadab estuvo
al lado de Jehú y fue testigo de todos estos acontecimientos (2 Reyes 10:18-28). ¿Qué reacción
causa en usted personalmente lo que allí sucedió? Aunque ninguno de nosotros se deleita en la
muerte de otras personas, ni siquiera de inicuos, ¿comprendemos por qué fue necesario aquello, y
por qué está registrado en la Biblia para que lo leamos hoy? (Compárese con Ezequiel 33:11.)
w72 15/8 pág. 511 Preguntas de los lectores ¿Es correcto orar por una persona que ha
sido expulsada de la congregación cristiana?
Quizás el individuo expulsado sea pariente o amigo allegado de uno. También puede ser que,
desde su expulsión, parezca mostrar evidencia de arrepentimiento. ¿Sería correcto orar por él? En
lealtad a Jehová y sus arreglos el cristiano se abstendría de orar por éste. Al mismo tiempo, puede
obtener consuelo de esta declaración de Jehová: “No me deleito en la muerte del inicuo, sino en
que alguien inicuo se vuelva de su camino y realmente siga viviendo.”—Eze. 33:11.
w05 1/7 pág. 21 párrs. 20-21 Proclamemos las “buenas nuevas de algo mejor
20, 21. a) ¿Cómo podemos copiar el ejemplo de Pablo en lo que respecta a nuestro
ministerio? b) ¿Qué aspecto de nuestro ministerio se tratará en el siguiente
artículo?
20 Reparemos en dos cosas que destacó Pablo. Deseaba de corazón que algunos judíos hallaran
la salvación, y le suplicaba a Dios que así fuera. Nosotros copiamos su ejemplo. Deseamos
sinceramente encontrar a todos cuantos quieran aceptar las buenas nuevas, y le rogamos sin cesar
a Jehová que nos permita ayudarlos a seguir la senda que los conducirá a la salvación (Proverbios
11:30; Ezequiel 33:11; Juan 6:44).
21 Sin embargo, para llevar el mensaje del Reino a tantos como sea posible, debemos prestar
atención no solo a por qué y qué predicamos, sino también a cómo lo hacemos.
w09 1/4 pág. 16 Aprendió a ser misericordioso
Jehová no se parece en nada al Dios estricto y cruel que describen muchos líderes religiosos.
Al contrario, es razonable y misericordioso. Antes de ejecutar un castigo, envía advertencias por
medio de sus siervos humanos, pues desea que los malvados se arrepientan y cambien su
conducta, como hicieron los ninivitas (Ezequiel 33:11). En cierta ocasión le aseguró al profeta
Jeremías: “En cualquier momento que yo hable contra una nación [...] para desarraigarla y para
demolerla y para destruirla, y esa nación realmente se vuelva de su maldad contra la cual haya
hablado, yo también ciertamente sentiré pesar por la calamidad que haya pensado ejecutar en ella”
(Jeremías 18:7, 8).
w10 1/1 págs. 14-15 ¿Por qué mandó Dios exterminar a los cananeos?
5. ¿Cómo puede un Dios de amor quitarle la vida a alguien? La pregunta es comprensible,
pues la idea de matar a alguien no resulta agradable. Sin embargo, fue precisamente por amor que
Dios tomó medidas tan drásticas. Imagínese a una persona que sufre gangrena en una pierna.
De seguro al médico no le atrae la idea de amputársela, pero si no quiere que la infección se
extienda, no le queda otra alternativa. Por el bien del paciente, tiene que cortarle la pierna.
Algo parecido pasó con los cananeos. Jehová no deseaba destruirlos, pues él mismo reconoce:
“No me alegro con la muerte del malvado” (Ezequiel 33:11, Nueva Versión Internacional). Pero
Dios había dispuesto que el Mesías —de quien dependía la salvación de todo el que tuviera fe—
saliera de la nación de Israel (Juan 3:16). Y dado que no podía permitir que las repugnantes
prácticas de los cananeos “infectaran” a Israel, tuvo que “cortarlos” de la tierra. Él realizó esa
desagradable tarea por el bien de sus siervos fieles. ¡Qué gran muestra de amor!
w97 15/12 pág. 30 ¿Recuerda usted?
Por qué han durado los últimos días de este inicuo sistema más de lo que algunos
esperaban?
Jehová tiene en cuenta qué es lo mejor para toda la humanidad. Le preocupa la vida de la gente.
(Ezequiel 33:11.) Podemos tener la confianza de que el fin llegará en el momento debido para
cumplir el propósito de nuestro omnisapiente y amoroso Creador.—1/9, página 22.
lp cap. 10 págs. 111-112 párrs. 8-10 ¿Lo considera Dios a usted personalmente
importante?
8-10. (a) Dé dos ejemplos que son consoladores a las personas que han cometido males
pero que desean volverse a Dios. (b) ¿Cómo muestran Ezequiel 33:14-16 y Colosenses 3:5-
8 que lo que cuenta ante Dios es lo que estamos haciendo ahora, no lo que hayamos hecho
en el pasado?
8 El apóstol Pablo fue un ejemplo de esto. Anteriormente éste había estado envuelto en el
asesinato mismo de cristianos. (Hechos 7:58, 59; 9:1, 2) Pablo mismo dice: “Fiel y merecedor de
plena aceptación es el dicho de que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a pecadores. De éstos
yo soy el más notable. No obstante, la razón por la cual se me mostró misericordia fue para que
por medio de mí como el caso más notable Cristo Jesús demostrase toda su gran paciencia como
muestra de los que van a cifrar su fe en él para vida eterna.”—1 Timoteo 1:15, 16.
9 El rey Manasés de Judá fue otro ejemplo de un hombre muy malo. Él condujo a la nación en
extrema idolatría y rebeldía contra Dios. La nación nunca se recobró. (2 Reyes 21:11, 16) Pero
Manasés mismo, en tiempos posteriores, se arrepintió y su oración fue aceptada por Dios.—
2 Crónicas 33:11-13, 16, 17.
10 Lo que cuenta ante Dios es lo que la persona está haciendo ahora y en el futuro, no lo que él o
ella haya hecho en el pasado.—Ezequiel 33:14-16; Colosenses 3:5-8.
g 2/06 pág. 13 “Peregrinos” y puritanos, ¿quiénes eran?
Al predicar el infierno de fuego, los puritanos contradijeron la Palabra de Dios. La Biblia enseña
que los muertos están inconscientes, por lo que son incapaces de sentir dolor o placer (Eclesiastés
9:5, 10). Además, el Dios verdadero jamás ha permitido que ‘suba a su corazón’ ninguna forma de
tortura (Jeremías 19:5; 1 Juan 4:8). Jehová le suplica a la gente que cambie su modo de vivir, y
trata con compasión al malhechor que no se arrepiente (Ezequiel 33:11). Contrario a estas
verdades bíblicas, los predicadores puritanos a menudo pintaron a Dios como alguien cruel y
vengativo. También fomentaron una actitud insensible hacia la vida, que incluía el uso de la fuerza
para silenciar a los opositores.
g95 8/6 pág. 10 ¿Es posible perdonar las ofensas y olvidarlas?
Por boca del profeta Ezequiel, Jehová explicó en qué sentido perdona las faltas y las olvida:
“Ahora bien, en lo que respecta a alguien inicuo, en caso de que él se vuelva de todos sus pecados
que haya cometido y realmente guarde todos mis estatutos y ejecute derecho y justicia,
positivamente seguirá viviendo. No morirá. Todas sus transgresiones que haya cometido...
no serán recordadas contra él. Por su justicia que ha hecho seguirá viviendo”. (Ezequiel
18:21, 22; 33:14-16.) Así, cuando Jehová perdona a un pecador arrepentido, hace borrón y
cuenta nueva y se olvida de sus pecados en el sentido de que no toma represalias contra él por
dichas faltas. (Romanos 4:7, 8.)
g97 8/11 pág. 19 ¿Constituye la pobreza una justificación del robo?
El argumento de que el indigente tiene derecho a robar es contrario a la lógica. Es como decir
que el atleta con peor constitución física tiene derecho a doparse para ganar. Aun si triunfase,
habría recurrido a medios deshonestos. Otras personas pensarían, con razón, que él les había
arrebatado ilícitamente la victoria. Ocurre igual con el ladrón. Se lleva las pertenencias ajenas de
forma nada honrada. Su posición desfavorecida no justifica los medios que emplea.
Es preciso que el ladrón que desee obtener la aprobación de Dios se arrepienta de su trayectoria.
La Biblia exhorta: “El que hurta, ya no hurte más, sino, más bien, que haga trabajo duro, haciendo
con las manos lo que sea buen trabajo”. (Efesios 4:28.) Los ex ladrones que están arrepentidos de
corazón pueden estar seguros de que Jehová los perdonará. (Ezequiel 33:14-16.)
w97 1/12 pág. 19 párr. 14 ‘Continúen perdonándose liberalmente unos a otros’
14. ¿En qué sentido debemos olvidar cuando perdonamos?
14 ¿Significa perdonar que debemos olvidar lo sucedido? Recuerde el ejemplo de Jehová, que
analizamos en el artículo anterior. Cuando la Biblia dice que Jehová olvida nuestros pecados,
no significa que no pueda recordarlos. (Isaías 43:25.) Los olvida en el sentido de que una vez que
nos perdona, no tiene en cuenta esos pecados en el futuro. (Ezequiel 33:14-16.) De igual modo,
perdonar a los demás no significa necesariamente que no podemos recordar lo que hicieron. Sin
embargo, olvidamos en el sentido de que no se lo tenemos en cuenta ni lo sacamos a relucir en el
futuro. Cuando zanjamos el asunto, no sería apropiado divulgarlo; tampoco sería amoroso evitar
completamente al ofensor, tratándolo como si estuviera expulsado. (Proverbios 17:9.) Es cierto,
restablecer la relación puede tomar algún tiempo y es posible que ya no exista la misma intimidad
que antes. Pero aún le amamos como nuestro hermano cristiano y estamos dispuestos a hacer todo
lo posible con el fin de mantener las buenas relaciones. (Compárese con Lucas 17:3.)
w76 15/10 págs. 634-635 párrs. 12-13 Espere con confianza en la justicia y rectitud de
Dios
12, 13. (a) ¿Hay razón para que nos preocupemos en cuanto a en qué consistirá el juicio
de Jehová en la conclusión del sistema de cosas? (b) ¿Cómo confirma esto lo que
leemos en Ezequiel 33:17?
12 Se relaciona con la pregunta sobre a qué grado habrán de predicarse todavía las buenas
nuevas del Reino cierta incertidumbre por parte de algunos en cuanto a en qué consistirá el juicio
de Jehová en la conclusión del sistema de cosas. Tienen alguna preocupación en cuanto a si el
juicio de Jehová ha de ser recto y justo o no.
13 Pero, en realidad, ¿hay razón alguna para esa preocupación, en vista del hecho de que Jehová
será responsable del resultado? Hace mucho el profeta Isaías escribió acerca de Jehová Dios: “¿Con
quién consultó para que se le hiciera entender, o quién le instruye en la senda de justicia, o le
enseña conocimiento, o le hace conocer el mismísimo camino del verdadero entendimiento?” (Isa.
40:14) ¿No es cierto que ninguna persona humana jamás ha tenido que enseñarle a Dios derecho y
justicia? Cuando unos israelitas dijeron: “El camino de Jehová no está ajustado bien,” ¿en quién
había falta? No en Jehová; la falta la cometían los hombres imperfectos con su punto de vista
imperfecto de lo que era correcto. Como registró Ezequiel: “En cuanto a ellos, es el camino de ellos
el que no está ajustado bien.” (Eze. 33:17) Podemos confiar con absoluta certeza en que el juicio
de Jehová en la conclusión del sistema de cosas será justo, recto, amoroso y misericordioso.
km 8/07 pág. 7 Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático
¿En qué sentido se quedó “mudo” Ezequiel durante el asedio y la destrucción de Jerusalén? (Eze.
24:27; 33:22.) [w03 1/12 pág. 29.] Ezequiel no se quedó mudo literalmente.
Sencillamente no tenía nada más que añadir al mensaje profético sobre Jerusalén.
Ahora bien, él sí proclamó mensajes de juicio dirigidos a los enemigos del pueblo de
Dios que se alegraron por la caída de Jerusalén (Eze., caps. 25-32). Posteriormente,
cuando llegó a Babilonia la noticia de la destrucción de Jerusalén, Ezequiel profetizó
sobre la restauración que tendría lugar.
w03 1/12 pág. 29 Preguntas de los lectores
En qué sentido quedó “mudo” Ezequiel durante el asedio y la destrucción de Jerusalén?
En pocas palabras, en el sentido de que no tenía nada más que añadir al mensaje profético que
había entregado de parte de Jehová.
El profeta Ezequiel comenzó a servir fielmente de atalaya para los israelitas exiliados en
Babilonia en “el año quinto del destierro del rey Joaquín”, o sea, en 613 a.E.C. (Ezequiel 1:2, 3).
El día 10 del décimo mes lunar del año 609 a.E.C. se le notificó por inspiración divina el comienzo
del sitio babilonio a Jerusalén (Ezequiel 24:1, 2). ¿Cómo acabaría? ¿Se salvarían Jerusalén y sus
infieles habitantes? En calidad de vigía, Ezequiel ya había entregado el inequívoco mensaje de
calamidad procedente de Jehová, y no hacía falta agregarle nada más, como si fuera necesario
hacerlo más convincente. Ezequiel enmudeció con respecto a cualquier información adicional acerca
del asedio a Jerusalén (Ezequiel 24:25-27).
Unos seis meses después de la destrucción de Jerusalén en 607 a.E.C., un hombre que había
logrado escapar fue a Babilonia y le llevó a Ezequiel la noticia de que la ciudad santa había sido
asolada. Ezequiel relata lo que ocurrió la noche antes de que llegara este hombre: “[Jehová]
procedió a abrirme la boca [...] y ya no resulté estar mudo” (Ezequiel 33:22). Así se puso fin al
silencio de Ezequiel.
¿Estuvo Ezequiel literalmente mudo en aquel tiempo? Es obvio que no, pues aun después de
“enmudecer”, proclamó profecías dirigidas sobre todo a las naciones vecinas que se alegraron por
la caída de Jerusalén (Ezequiel, capítulos 25-32). Poco después de que Ezequiel comenzara su labor
de profeta y atalaya, Jehová le había dicho: “Haré que tu misma lengua se te pegue al cielo de la
boca, y ciertamente llegarás a estar mudo, y no llegarás a ser para ellos un hombre que administre
censura, porque son casa rebelde. Y cuando yo hable contigo, abriré tu boca” (Ezequiel 3:26, 27).
Cuando Jehová no tuviera ningún mensaje para Israel, Ezequiel enmudecería con respecto a dicha
nación. Hablaría solo lo que Jehová quisiera y cuando Él se lo indicara. Ezequiel quedaría mudo en
el sentido de que no tendría nada de trascendencia profética que comunicar a los israelitas.
Hoy día, la clase del atalaya, el grupo de cristianos ungidos, ha estado proclamando lo que se
cierne sobre la cristiandad, la Jerusalén antitípica. Cuando comience la “gran tribulación” y quede
devastada “Babilonia la Grande”, el imperio mundial de la religión falsa, la clase Ezequiel ungida
no tendrá nada más que decir acerca del fin de la cristiandad, que constituye una parte muy
importante de dicho imperio (Mateo 24:21; Revelación [Apocalipsis] 17:1, 2, 5).
Así es, llegará el día en que el resto ungido y sus compañeros queden mudos, sin tener nada
más que comunicar a la cristiandad. Será cuando “los diez cuernos” y “la bestia salvaje” asolen y
despojen a Babilonia la Grande (Revelación 17:16). Por supuesto, esto no quiere decir que los
cristianos quedarán literalmente sin habla. Tal como lo hacen ahora, alabarán a Jehová y harán
mención de él todos los días y “durante todas las generaciones por venir” (Salmo 45:17; 145:2).
rs pág. 195 párr. 1 Iniquidad
A veces tal vez nos parezca que lo mejor sería sencillamente deshacernos de todo el que es
inicuo. Anhelamos ver el fin de la iniquidad y, sin embargo, la hemos experimentado por
relativamente unos cuantos años en comparación con el tiempo que la iniquidad ha existido. ¿Cómo
debe sentirse Jehová Dios? Por miles de años las personas lo han culpado, hasta lo han maldecido,
por las malas condiciones que han aguantado. No obstante, tales condiciones han sido causadas,
no por él, sino por Satanás y por hombres inicuos. Jehová tiene poder para destruir a los inicuos.
Ciertamente tiene que haber buenas razones por las cuales se haya contenido de hacer eso. Si la
manera como Jehová maneja la situación es diferente de la que nosotros recomendaríamos,
¿debería sorprendernos eso? Su experiencia es mucho mayor que la del hombre, y su enfoque es
mucho más amplio que el de cualquier humano. (Compárese con Isaías 55:8, 9; Ezequiel 33:17.)
w01 15/7 pág. 17 párr. 9 Perseveremos en la siega
9. ¿Cómo respondieron algunas personas a lo que dijo Ezequiel, y qué respuesta similar
obtenemos hoy?
9 Cuando el profeta Ezequiel proclamó con valor las palabras de Jehová a las “naciones
rebeldes”, los reinos de Israel y Judá, a algunas personas les complacía escuchar lo que hablaba
(Ezequiel 2:3). “¡Mira! —dijo Jehová—, tú eres para ellos como una canción de amores sensuales,
como uno con bella voz y que toca bien un instrumento de cuerdas.” (Ezequiel 33:32.) Aunque les
gustaba lo que decía Ezequiel, no actuaron en consecuencia. ¿Qué sucede hoy? Cuando el resto
ungido y sus compañeros proclaman con valentía los mensajes de Jehová, a algunas personas les
agrada escucharles hablar de las bendiciones del Reino, pero no responden con aprecio, no se
hacen discípulos ni toman parte en la siega.
km 6/88 pág. 4 párr. 3 Presentando las buenas nuevas... de casa en casa ***
3 Como se indica en Ezequiel 33:33 y 38:23, nuestra predicación de casa en casa desempeña
un papel importante en la santificación del nombre de Jehová. Las buenas nuevas del Reino se
presentan directamente a cada amo de casa, dándole así la oportunidad de mostrar de qué lado
está. (2 Tes. 1:8-10.) Esperamos que se sentirán impulsados a ponerse de parte de Jehová y
recibir vida. (Mat. 24:14; Juan 17:3.)
kj cap. 15 pág. 292 párr. 36 El atalaya vive para obtener el informe
36. ¿Qué mejor proceder, diferente del de esas personas, deberíamos emprender ahora,
y de qué valor será el conocimiento que a la fuerza penetre en la gente cuando la cosa de
que se ha hablado se realice?
36 ¡Ninguno de nosotros debería querer ser como estos indecisos que no responden! Es mejor
saber ahora, más bien que demasiado tarde, que hay una auténtica clase profética de cristianos
entre nosotros, y aceptar y obrar en armonía con el mensaje bíblico, “no como palabra de
hombres, sino, como lo que verdaderamente es, como palabra de Dios.” (1 Tesalonicenses 2:13)
Sobre el mensaje que fielmente entrega la clase de Ezequiel, Jehová positivamente declara que
“tiene que realizarse.” Asevera que los que aguardan indecisos hasta que “se realice” “también
tendrán que saber que un profeta mismo había resultado estar en medio de ellos.” (Ezequiel
33:33) No obstante, ese conocimiento demorado no significará salvación para ellos, porque cuando
llegue sus corazones y sus caminos no habrán cambiado.
CAPITULO 34
w93 15/9 pág. 20 Pastorean compasivamente a las ovejitas
En los días del profeta Ezequiel, la mayoría de los pastores encargados de cuidar al pueblo de
Jehová en Israel no cumplió con sus deberes. El rebaño de Dios sufrió mucho, y la mayoría dejó de
adorar a Dios conforme a la verdad. (Ezequiel 34:1-10.) Hoy día, los clérigos de la cristiandad se
han erigido en pastores de lo que llaman la congregación cristiana, pero su estado de enfermedad
espiritual prueba que el clero es como los infames impostores que en los días de Jesús maltrataban
al pueblo y lo desatendían. Los guías religiosos de la cristiandad son como “el asalariado” a quien
“no le importan las ovejas”. (Juan 10:12, 13.) No tienen ni el interés ni la capacidad ni las
cualidades necesarias para pastorear el rebaño de Dios.
w85 15/11 págs. 24-25 párr. 10 Ancianos, tomen en serio sus responsabilidades de
pastoreo
10. a) ¿Qué estaban haciendo algunos pastores del pueblo en los días de Ezequiel?
b) ¿De qué manera dan los superintendentes leales un excelente ejemplo a los del
rebaño?
10 A los pastores del día de Ezequiel, que servían sus propios intereses, Jehová dijo: “A las
enfermas no las han fortalecido, y a la doliente no la han sanado, y la quebrada no la han vendado,
y a la dispersada no la han traído de regreso, y a la perdida no han procurado hallarla, pero con
dureza las han tenido en sujeción, aun con tiranía”. Más adelante Dios dijo que estos pastores
severos habían ‘seguido dando empujones a todas las que estaban enfermas hasta que quedaron
esparcidas’. (Ezequiel 34:4, 20, 21.) Pero no es así como obran los pastores amorosos del
“rebaño de Dios” hoy día. Ellos no hacen alarde de su autoridad, y tienen cuidado de no hacer
tropezar a ninguna de las ovejas. (Compárese con Marcos 9:42.) Más bien, estos ancianos
amorosamente proporcionan ayuda y ánimo. Además, mediante la oración ponen su confianza en
Jehová y se esfuerzan diligentemente por ser ejemplos excelentes “en el hablar, en conducta, en
amor, en fe, en castidad”. (1 Timoteo 4:12.) En consecuencia, las ovejas están contentas y se
sienten seguras, puesto que saben que están cuidando de ellas pastores amorosos y temerosos de
Dios.
w83 15/1 pág. 14 párr. 11 “¡Miren! Jehová vino con sus santas miríadas”
11. a) ¿Qué clase de pastores eran los impíos maestros falsos? b) ¿Qué actitud deben
tener los cristianos leales para con falsos maestros de esa clase hoy día?
11 Los impíos maestros falsos también eran como pastores que esquilaban y sacrificaban el
rebaño para vestirse y alimentarse a sí mismos. Trataban de hacer que los inconstantes siguieran
un derrotero de descarrío y no les suministraban el alimento espiritual apropiado. (Compare con
Ezequiel 34:7-10.) ¡Qué vital es que hoy día los cristianos leales rechacen los puntos de vista de
cualesquier maestros falsos de esa clase
w73 1/10 pág. 587 ¿Qué pagaré de vuelta a Jehová?
Otras maneras importantes de esforzarnos de nuestra propia manera pequeña para pagar de
vuelta a Jehová todas sus bendiciones llegaron a nuestra atención al debido tiempo. Nos enteramos
de que es posible participar personalmente en la gran obra de predicación y enseñanza que logra el
propósito juramentado de Dios de hallar y cuidar de una multitud de hombres y mujeres
semejantes a ovejas descarriadas en estos días apremiantes antes que este viejo sistema de cosas
llegue a su fin en un tiempo de gran tribulación. (Eze. 34:11) Al asistir con regularidad a las
reuniones del Salón del Reino, se recibe entrenamiento para dicha participación así como gran
estímulo mediante la asociación con otros agradecidos. ¡Y qué deleite estar aprendiendo a hacer lo
que Cristo Jesús y sus discípulos estuvieron haciendo hace mil novecientos años! ¡Emocionante
también es saber que en esta fecha tardía todavía hay oportunidades para que personas deseosas
de seguir en los pasos del Señor Jesús lo hagan!
km 6/80 pág. 5 Servicio de Betel
Otra profecía que está cumpliéndose en nuestro día es la de Ezequiel 34:11-14. “Porque esto
es lo que ha dicho el Señor Soberano Jehová: ‘Aquí estoy, yo mismo, y ciertamente buscaré a mis
ovejas y las cuidaré. Según el cuidado de uno que apacienta su hato . . . Y ciertamente las sacaré
de los pueblos y las juntaré de las tierras y las traeré a su suelo y las apacentaré en las montañas
de Israel, junto a los cauces de los arroyos y junto a todos los lugares de morada de la tierra. En
buenos pastos las apacentaré.’” ¡Qué cierto es el hecho de que Jehová está proveyendo abundante
alimento espiritual a su pueblo por medio de las diversas publicaciones! ¡Ciertamente estamos
disfrutando de “buenos pastos”! Además, por esas mismas publicaciones es patente que muchos de
nosotros hemos sido dirigidos a Jehová, y lo mismo ha sucedido en el caso de muchos de nuestros
amigos, vecinos y miembros de nuestra familia.
w08 15/11 pág. 12 párr. 2 Ayúdelos para que regresen lo antes posible
2. ¿Qué debemos recordar sobre los asuntos judiciales?
2 Jehová se interesó por las ovejas perdidas de Israel (léase Ezequiel 34:15, 16). De igual
modo, los superintendentes cristianos quieren y deben ayudar a las ovejas que se han alejado del
rebaño. Por eso, a veces le piden a un publicador que visite a un hermano inactivo que ha pedido
ayuda para que estudien juntos alguna publicación. Ahora bien, ¿qué debe hacer el publicador si se
entera de que ese hermano ha cometido un pecado grave? En vez de tratar de ayudarlo por su
cuenta, el publicador debe animarlo a hablar con los ancianos. Si ve que no lo hace, entonces él
mismo informará a los ancianos, pues son ellos quienes se encargan de los asuntos judiciales (Lev.
5:1; Gál. 6:1).
w05 1/7 pág. 19 párr. 14 Proclamemos las “buenas nuevas de algo mejor”
14. a) ¿Qué indica sobre el mensaje del Reino la expresión “vendar a los quebrantados
de corazón”? b) ¿Cómo reflejamos el interés que Jehová tiene por los de corazón
quebrantado?
14 Según esta profecía, gracias a la predicación de las buenas nuevas, Jesús “vendar[ía] a los
quebrantados de corazón”. ¡Qué imagen más elocuente utilizó Isaías aquí! Según un diccionario
bíblico, la palabra hebrea traducida vendar “se emplea con frecuencia para referirse a la acción de
colocar una venda y, por tanto, medicar y curar a los heridos”. Una enfermera bondadosa le aplica
al paciente un vendaje alrededor de una parte lastimada del cuerpo para fortalecerla. Del mismo
modo, el mensaje del Reino que predican los publicadores bondadosos fortalece o sostiene a
quienes padecen por alguna causa. Apoyar así a los necesitados refleja el interés de Jehová
(Ezequiel 34:15, 16). El salmista afirma con respecto a Dios: “Está sanando a los quebrantados
de corazón, y está vendando sus partes doloridas” (Salmo 147:3)
w93 15/7 pág. 27 Pastoreen con ternura las preciosas ovejas de Jehová
Jehová Dios pone el ejemplo perfecto en cuanto a mostrar misericordia a las ovejas
descarriadas. Nuestro compasivo Pastor dice: “A la perdida buscaré, y a la dispersada traeré de
vuelta, y a la quebrada vendaré y a la doliente fortaleceré”. (Ezequiel 34:15, 16; Jeremías
31:10.) Para imitar este ejemplo sobresaliente se ha dispuesto amorosamente que los pastores de
tiempos modernos visiten a las personas expulsadas a fin de que estas puedan aceptar su ayuda.
Estos esfuerzos misericordiosos por recuperar a las ovejas perdidas han producido muy buenos
resultados. Una hermana restablecida dijo: “La visita de los ancianos fue el acicate que necesitaba
para volver”.
w06 15/11 págs. 28-29 párrs. 15-16 Aceptemos siempre la disciplina de Jehová
15, 16. ¿Cómo imitan los ancianos cristianos el ejemplo de Jehová expuesto en Ezequiel
34:15, 16?
15 A este respecto, podemos aprender mucho de nuestro amoroso Pastor, Jehová. Él nos puso el
mejor ejemplo al liberar a los judíos del cautiverio babilónico en el 537 antes de nuestra era y al
Israel espiritual de “Babilonia la Grande” en 1919 (Revelación 17:3-5; Gálatas 6:16). Así cumplió lo
que había prometido: “Yo mismo apacentaré a mis ovejas, y yo mismo haré que se recuesten [...].
A la perdida buscaré, y a la dispersada traeré de vuelta, y a la quebrada vendaré y a la doliente
fortaleceré” (Ezequiel 34:15, 16).
16 Jehová alimentó a sus “ovejas”, las recostó en un lugar seguro y buscó a las que estaban
perdidas. Imitando su ejemplo, los pastores cristianos se aseguran de que el rebaño de Dios esté
bien alimentado y protegido. También se preocupan de buscar a las ovejas que se alejan de la
congregación. Tal como Dios ‘vendó a la quebrada’, estos superintendentes “vendan” a las ovejas
que han sido heridas, ya sea por las palabras de otras personas o por sus propias acciones. Y al
igual que Jehová ‘fortaleció a la doliente’, los ancianos ayudan a los que están enfermos en sentido
espiritual, quizás a causa de los errores que ellos mismos han cometido
w08 15/4 pág. 28 Aislados, pero no olvidados
En realidad, toda la congregación se beneficia del apoyo que les brindamos a los mayores. ¿De
qué manera? Los que son físicamente más débiles dependen a mayor grado del cariño fraternal, y
con ello proporcionan a la congregación oportunidades de mostrar más compasión. Por lo tanto,
todos debemos ver el cuidado de los mayores, aun cuando sea por largos períodos de tiempo,
como una forma de servirnos unos a otros (1 Ped. 4:10, 11). Si los superintendentes son
ejemplares a este respecto, ayudarán al resto de la congregación a comprender que este aspecto
de nuestra vida cristiana nunca se debe pasar por alto (Eze. 34:15, 16). Nuestro apoyo servicial y
amoroso les confirmará a nuestros hermanos de edad avanzada que no los hemos olvidado
km 1/83 pág. 3 párr. 2 Haciendo el bien a los que tienen necesidades particulares
2 En la congregación cristiana tenemos huérfanos, personas de mayor edad, viudas, personas
enfermizas, deprimidas, impedidas y otras que tienen necesidades particulares. Los miembros de la
familia inmediata y otros parientes deben ser los primeros en interesarse en prestar ayuda a éstos.
A semejanza de Jehová, y de su hijo, Jesucristo, todos nosotros también debemos interesarnos en
los necesitados.—1 Tim. 5:4, 8; Eze. 34:16; Mat. 9:36.
w11 15/6 pág. 22 párrs. 9-10 “Pastoreen el rebaño de Dios bajo su custodia”
9, 10. ¿Cómo deben atender los ancianos a los enfermos espirituales?
9 Cuando estamos enfermos, ¿qué médico preferimos? ¿Uno que apenas nos escucha y nos
receta los medicamentos a toda prisa para poder pasar al siguiente paciente? ¿O uno que nos
dedica toda su atención y nos explica qué enfermedad padecemos y cómo tratarla? La respuesta es
obvia.
10 Este ejemplo encierra una lección para los ancianos. Cuando atienden a un cristiano débil,
deben escucharlo con atención y ayudarlo a recobrar la salud espiritual aplicándole “aceite en el
nombre de Jehová” (léase Santiago 5:14, 15). Así, los sanos consejos de la Palabra de Dios
ejercerán en él un efecto calmante, como el bálsamo de Galaad (Jer. 8:22; Eze. 34:16). Al poner
en práctica los principios bíblicos, el enfermo recuperará las fuerzas. ¡Qué bueno es que los
superintendentes escuchen a las ovejas heridas y oren con ellas!
g97 22/3 pág. 19 ¿Qué hay de malo en intimidar a otros?
Si te ves tentado a recurrir a la intimidación, recuerda que los nefilim lo hicieron, y Dios los
destruyó. (Génesis 6:4-7; 7:11, 12, 22.) Siglos después, en los días del profeta Ezequiel, Dios
manifestó su indignación con los que seguían “empujando” y “dando empujones” a los indefensos.
(Ezequiel 34:21.) Saber que Jehová detesta los abusos puede ser un gran incentivo para hacer
los cambios necesarios.
po cap. 10 págs. 124-125 párr. 13 Se hace con David un pacto para un reino
13. ¿Cómo fue David realmente un “ungido”, y de quién fue hecho tipo profético?
13 Debido a que recibió tres ungimientos para ser rey, el rey David realmente pudiera ser
llamado un “ungido” o “mesías” (hebreo: mashíahh), como en 2 Samuel 19:21, 22; 22:51; 23:1.
De manera sobresaliente, David fue usado como tipo profético del preeminente Mesías, la
“descendencia” de la “mujer” celestial de Dios. (Vea Ezequiel 34:23.) De hecho, Dios se complació
en escoger a David para que estuviera en la línea de descendencia que culminó en el Mesías del
“propósito eterno” de Dios. ¿Cómo aconteció esto?
km 8/96 pág. 6 Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático
La expresión “mi siervo David” de Ezequiel 34:23 se escribió mucho tiempo después de la muerte
del rey David; es una declaración profética que alude a Jesucristo [si-S pág. 137 §31].
si pág. 137 párr. 31 Libro bíblico número 26: Ezequiel
31 Sobresalen en el libro de Ezequiel las profecías acerca del Mesías. Se dice que es “aquel que
tiene el derecho legal” al trono de David y a quien se le debe dar. En dos pasajes se le llama “mi
siervo David”; también se le llama “pastor”, “rey” y “principal” (21:27; 34:23, 24; 37:24, 25).
Dado que David había muerto mucho tiempo atrás, Ezequiel hablaba de Aquel que habría de ser
tanto el Hijo como el Señor de David. (Sal. 110:1; Mat. 22:42-45.) Ezequiel, como Isaías,
menciona que se plantará una ramita tierna que será puesta en alto por Jehová. (Eze. 17:22-24;
Isa. 11:1-3.)
pm cap. 18 págs. 327-328 párr. 51 Consecuencias de rechazar al Gobernante Pastoral de
Dios
51. (a) El rechazamiento del Pastor Mesiánico por la cristiandad deja a la gente al
acaudillamiento ¿de quiénes? (b) En vez de aceptar al Pastor Mesiánico que Jehová
proveyó, la cristiandad ha escogido ¿qué organización?
51 Cuando Jesucristo, el Pastor Excelente de Jehová, y sus verdaderos subpastores son
rechazados por gente que afirma que adora al Dios de la Santa Biblia, lo único que les queda a esas
personas es llegar a estar bajo el acaudillamiento de pastores egoístas de mente mundana.
(1 Pedro 5:1-4) Jehová denunció a los pastores gubernamentales egoístas y tranquilizó a las
personas semejantes a ovejas diciendo: “Levantaré sobre ellas un solo pastor, y él tiene que
apacentarlas, aun mi siervo David. Él mismo las apacentará, y él mismo llegará a ser su pastor. Y
yo mismo, Jehová, ciertamente llegaré a ser el Dios de ellas, y mi siervo David un principal en
medio de ellas. Yo mismo, Jehová, he hablado.” (Ezequiel 34:23, 24) Jesucristo, el hijo del
antiguo rey David, es ese Pastor prometido. En el año 1919 E.C. la cristiandad descontó el valor de
Su cuidado pastoral y lo rechazó a él y Su reino. En vez de eso, escogió una organización
internacional de hechura humana para la paz y seguridad mundial, la Liga o Sociedad de Naciones,
cuya sucesora, las Naciones Unidas, tiene 135 naciones miembros en 1974. Ha segado las
consecuencias de esto.
kj cap. 19 págs. 356-357 párr. 19 Derrota le aguarda al ataque de las naciones bajo Gog
19. ¿Reinó el que es llamado “David mi siervo” sobre los judíos restaurados a su país de
origen en 537 a. de la E.C.? Con respecto a esto ¿qué hay que decir acerca del resto
restaurado del Israel espiritual hoy día?
19 No se menciona aquí que aquel a quien Jehová llama “David mi siervo” está reinando como
Rey-Pastor sobre el resto. Pero eso ha de sobrentenderse, puesto que Jehová prometió que,
cuando Él los trajera de vuelta de Babilonia a su heredad adecuada, tendrían a este descendiente
mesiánico de David como su Rey y Pastor. (Ezequiel 34:23, 24; 37:22-25) En el caso del Israel
de la antigüedad, cuando el resto judío salió de Babilonia y regresó a la tierra de Judá no tuvo allí
un descendiente de la línea real de David que gobernara como rey sobre él. Pero en el caso de los
del resto del Israel espiritual, han tenido al descendiente mesiánico del rey David, a saber, a
Jesucristo, gobernando como Rey sobre ellos desde la “Jerusalén celestial” desde que terminaron
los Tiempos de los Gentiles en 1914 E.C. Él ha sido su Pastor Gubernamental para mantenerlos “en
seguridad” espiritualmente.
su cap. 9 págs. 70-71 párr. 6 ¿Quién dirige hacia la liberación?
6. a) ¿Cómo era la nación de Israel como ovejas en un aprisco? b) ¿Qué promesa hizo
Jehová acerca de un pastor para aquellas “ovejas”, y cómo se cumplió?
6 La nación de Israel era como un rebaño de ovejas que pertenecía a Jehová. Él suministró el
pacto de la Ley, que sirvió como los muros protectores de un aprisco y los protegió del modo de
vivir de naciones gentiles impías. Aquel pacto también dirigió hacia el Mesías a los que
respondieron bien a ella (Efesios 2:14-16; Gálatas 3:24). En cuanto a aquel Pastor-Rey mesiánico,
Jehová predijo: “Levantaré sobre ellas [mis ovejas] un solo pastor, y él tiene que apacentarlas, aun
mi siervo David” (Ezequiel 34:23, 31). Esto no significó que David, quien entonces estaba
muerto, hubiera de gobernar de nuevo personalmente como rey sobre el pueblo de Dios. Más bien,
Jehová levantaría de la línea real de David a un pastor-rey mediante el cual Dios proveería
seguridad (Jeremías 23:5, 6). En diversas ocasiones ciertos hombres presentaron la falsa alegación
de que eran el libertador mesiánico, pero en el año 29 E.C. Jehová utilizó a Juan el Bautizante para
que presentara a Jesucristo a las “ovejas” de Israel como aquel a quien Dios verdaderamente
enviaba, el Mesías con credenciales auténticas. Éste era el Hijo celestial de Dios, cuyo principio vital
había sido transferido al vientre de una virgen judía para que él naciera en la línea real de David. El
nombre David significa “amado”, y por eso, apropiadamente, después que Jesús hubo sido
bautizado en agua, Jehová declaró audiblemente desde el cielo: “Tú eres mi Hijo, el amado; yo te
he aprobado”. (Marcos 1:11.)
ka cap. 8 págs. 144-145 párrs. 12-13 Qué esperar para el fin del Día de Juicio milenario
12, 13. (a) Allá en el Paraíso original, ¿cuál era la actitud del hombre y la mujer en
cuanto a las criaturas terrestres inferiores? (b) ¿Qué clase de relación habrá entre las
criaturas terrestres inferiores mismas, más que de modo figurativo?
12 De acuerdo con esto, podemos esperar que la encantadora descripción de la vida animal que
se da en Isaías 11:6-9 tenga un cumplimiento literal con relación a las aves, los peces y las
criaturas terrestres de la Tierra durante el reinado milenario del Príncipe de Paz, el Hijo del Jesé
Mayor, Jehová Dios. Allá en el pasado remoto en el original Paraíso de placer o Jardín de Edén, la
mujer Eva no le tenía ningún miedo a la serpiente, pues no huyó de ella cuando se hizo que le
hablara. (Génesis 3:1-4) Antes de esto, a Adán se le habían traído los animales salvajes y las
criaturas volátiles y él les dio nombres, sin manifestarles temor. (Génesis 2:19, 20) Esa condición
edénica de libertad del temor a las criaturas inferiores de la Tierra y de seguridad contra recibir
daño de ellas será introducida de nuevo en el Paraíso restaurado.
13 Además, estos animales terrestres, criaturas volátiles y peces estarán en paz entre sí mismos
así como con el hombre. Sería inconsistente el que Dios inspirara una profecía como la de Isaías
11:6-9, y Ezequiel 34:25 y Oseas 2:18 de modo que tuviera solo un significado figurativo o
espiritual y no tuviera una copia verdadera de esas cosas en la vida real, como si el cumplimiento
literal fuera un ideal imposible.
ce cap. 19 págs. 242-243 párrs. 21-22 Se aproxima un paraíso terrestre
21, 22. ¿Qué relación será restaurada entre los humanos y los animales?
21 Para completar la paz global del Paraíso, se restaurará también la armonía que existía entre
los humanos y los animales en Edén (Génesis 1:26-31). Hoy día el hombre teme a muchos
animales y, a la vez, es una amenaza para ellos. Pero así no sucederá en el Paraíso. Como fuera
que Dios mantuvo la armonía entre el hombre y la bestia en Edén, así también la mantendrá en el
Paraíso. De este modo, de nuevo será una realidad el dominio amoroso de los animales por el
hombre.
22 A este respecto el Creador declara: “Para ellos ciertamente celebraré un pacto en aquel día en
conexión con la bestia salvaje del campo y con la criatura volátil de los cielos y la cosa que se
arrastra del suelo” (Oseas 2:18). ¿Y qué resultado tendrá esto? “Ciertamente celebraré con ellas un
pacto de paz, y de veras haré que la bestia salvaje dañina cese de la tierra, y realmente morarán
en el desierto en seguridad y dormirán en los bosques.” (Ezequiel 34:25.)
kj cap. 16 pág. 308 párrs. 38-39 Un Pastor-Rey para toda la humanidad
38, 39. Por eso, según la promesa de Jehová en Ezequiel 34:24-28, ¿de qué condiciones
disfruta la “grande muchedumbre” con el resto ungido?
38 Por lo tanto, en compañerismo y cooperación con el resto del Israel espiritual, la “grande
muchedumbre” disfruta de la paz y protección que Jehová ha prometido a su resto restaurado,
diciendo:
39 “Y ciertamente celebraré con ellas un pacto de paz, y de veras haré que la bestia salvaje
dañina cese de la tierra, y realmente morarán en el desierto en seguridad y dormirán en los
bosques. Y ciertamente haré de ellas y los alrededores de mi colina una bendición, y de veras haré
que la lluvia fuerte descienda a su tiempo. Lluvias fuertes de bendición resultará haber. Y el árbol
del campo tendrá que dar su fruto, y la tierra misma dará su producto, y realmente resultarán
estar en su suelo en seguridad. Y tendrán que saber que yo soy Jehová cuando quiebre las varas
de su yugo y las haya librado de la mano de los que las habían estado usando como esclavos. Y ya
no serán algo para saqueo para las naciones; y en lo que respecta a la bestia salvaje de la tierra,
no las devorará, y realmente morarán en seguridad, sin nadie que las haga temblar.”—Ezequiel
34:25-28.
dg cap. 10 págs. 26-27 párr. 20 El maravilloso nuevo mundo hecho por Dios
20. ¿Por qué no será afligida nunca más por el hambre la humanidad?
20 Bajo el Reino de Dios el hambre no volverá jamás a afligir a millones de personas. “Llegará a
haber abundancia de grano en la tierra; en la cima de las montañas habrá sobreabundancia.” “El
árbol del campo tendrá que dar su fruto, y la tierra misma dará su producto, y realmente
resultarán estar en su suelo en seguridad.” (Salmo 72:16; Ezequiel 34:27.)
ce cap. 19 págs. 238-239 párrs. 10-11 Se aproxima un paraíso terrestre
10, 11. ¿Cómo eliminará Jehová el hambre?
10 La transformación de enormes desiertos y de zonas afectadas por sequías significará un
enorme aumento en la cantidad de tierra productiva. Con la superintendencia del Creador, los
esfuerzos del hombre tendrán buen éxito en hacer que el terreno sea más fructífero que nunca:
“Jehová, por su parte, dará lo que es bueno, y nuestra propia tierra dará su fruto” (Salmo 85:12).
Ese ‘dar fruto’ traerá “abundancia de grano en la tierra; en la cima de las montañas habrá
sobreabundancia” (Salmo 72:16). Nunca más morirán de hambre millones de personas. (Isaías
25:6.)
11 Además, el desempleo será cosa del pasado; habrá sido eliminado para siempre. Y toda
persona disfrutará del fruto de su propia labor: “Ciertamente plantarán viñas y comerán su
fruto. [...] no plantarán y otro lo comerá” (Isaías 65:21, 22). Todo esto traerá la clase de seguridad
económica que se describe en Ezequiel 34:27: “El árbol del campo tendrá que dar su fruto, y la
tierra misma dará su producto, y realmente resultarán estar en su suelo en seguridad”.
g97 8/4 pág. 10 De regreso al Paraíso
En ese Paraíso en expansión, el hambre, la pobreza, los barrios insalubres, las personas sin
hogar y las zonas infestadas de delincuencia habrán desaparecido por completo. “Llegará a haber
abundancia de grano en la tierra.” (Salmo 72:16.) “El árbol del campo tendrá que dar su fruto, y la
tierra misma dará su producto.” (Ezequiel 34:27.) “Ciertamente edificarán casas, y las ocuparán;
y ciertamente plantarán viñas y comerán su fruto. No edificarán y otro lo ocupará; no plantarán y
otro lo comerá.” (Isaías 65:21, 22.) “Realmente se sentarán, cada uno debajo de su vid y debajo
de su higuera, y no habrá nadie que los haga temblar.” (Miqueas 4:4.)
tr cap. 12 págs. 105-106 Régimen justo hace de la Tierra un paraíso
10. En contraste con la inseguridad y el temor que son tan comunes hoy día, ¿qué
condiciones habrá bajo el justo régimen de Cristo?
10 Habiéndose limpiado la Tierra de todos los malhechores, no se permitirá que el crimen eche
raíces de nuevo. (Salmo 37:9-11 [36:9-11, TA]) Nunca más se necesitarán policías, cárceles,
manillas, alarmas contra los ladrones, cajas fuertes, candados y llaves. Bajo el régimen justo del
Reino, usted sabrá que cualquiera que toque a su puerta es un amigo. Habrá completa libertad del
temor de recibir daño. Nunca más estará alguien temeroso de pasear de noche por un parque para
levantar la vista a las estrellas que testifican de la obra del Creador. Aun como es cierto de la
congregación de Dios hoy de manera espiritual, así será entonces de manera literal, “realmente
morarán en seguridad, sin nadie que las haga temblar.”—Ezequiel 34:28.
g93 8/2 pág. 14 El fin de la violencia doméstica
Los testigos de Jehová han aprendido que la violencia doméstica es característica de la situación
que la Biblia predijo para estos últimos días, en los que muchos serían “maldicientes”,
“desnaturalizados” e “inhumanos”. (2 Timoteo 3:2, 3, Nácar-Colunga.) Dios promete que después
de estos últimos días, él introducirá un pacífico nuevo mundo en el que las personas “realmente
morarán en seguridad, sin nadie que las haga temblar”. (Ezequiel 34:28.)
En ese maravilloso nuevo mundo, la violencia doméstica habrá quedado reducida para siempre a
una situación del pasado. “Los mansos mismos poseerán la tierra, y verdaderamente hallarán su
deleite exquisito en la abundancia de paz.” (Salmo 37:11.)
w04 1/10 págs. 5-6 “Los mansos heredarán la tierra”: ¿cómo se cumplirá?
¿Cómo podemos estar seguros entonces de que Jehová no ha cambiado su propósito original con
relación a la Tierra? Podemos tener dicha seguridad porque en la Palabra inspirada de Dios, la
Biblia, se menciona el propósito divino de dar la Tierra a la humanidad obediente (Salmo 25:13;
37:9, 22, 29, 34). Además, las Escrituras describen a quienes son bendecidos por
Jehová como personas que moran en seguridad, cada una de las cuales se sienta “debajo de su vid
y debajo de su higuera”, y no hay “nadie que las haga temblar” (Miqueas 4:4; Ezequiel 34:28).
Aquellos elegidos por Jehová “ciertamente edificarán casas, y las ocuparán; y ciertamente
plantarán viñas y comerán su fruto”. Disfrutarán de paz incluso con las bestias del campo (Isaías
11:6-9; 65:21, 25).
kj cap. 16 pág. 309 párr. 41 Un Pastor-Rey para toda la humanidad
41. En armonía con Ezequiel 34:29, 30, ¿por cuánto tiempo está plantada en la Tierra la
organización de testigos cristianos de Jehová, en contraste con la cristiandad?
41 La cristiandad será desarraigada y destruida en la venidera “tribulación grande,” pero la
organización de los testigos cristianos de Jehová está plantada en la Tierra para permanecer a
través de los tiempos turbulentos de la actualidad y a través de la “tribulación grande” en la cual
termina el sistema de cosas mundial actual. Esto es lo que significan las palabras de Jehová,
cuando dice lo siguiente sobre el Israel espiritual restaurado: “Y ciertamente levantaré para ellos
un plantío para un nombre, y ya no llegarán a ser los que son quitados por el hambre en el país, y
ya no llevarán la humillación impuesta por las naciones. ‘Y tendrán que saber que yo, Jehová su
Dios, estoy con ellos y que ellos son mi pueblo, la casa de Israel,’ es la expresión del Señor
Soberano Jehová.”—Ezequiel 34:29, 30.

Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.