domingo, 9 de septiembre de 2012

Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático 2012 .-10 de sept. Lectura de la Biblia: Ezequiel 42 a 45

10 de sept. Lectura de la Biblia: Ezequiel 42 a 45 
Núm. 1: Ezequiel 43:13-27 
Núm. 2: ¿Por que se usa el nombre Jehová en la Traducción del Nuevo Mundo de las Escrituras Griegas Cristianas? 
(rs pág. 396 párrs.1-3) 
Núm. 3: ¿Qué debemos hacer para recibir espíritu santo?
Lectura de la Biblia: Ezequiel 42 a 45
*** w07 1/8 págs. 10-11 Puntos sobresalientes del libro
de Ezequiel (parte 2) ***
43:2-4, 7, 9. ¿Qué eran "los cadáveres de sus
reyes" que debían sacarse del templo? Según parece, 
dichos cadáveres eran ídolos. Tanto la clase gobernante 
de Jerusalén como el pueblo habían contaminado el 
templo de Dios con sus ídolos. Para todos los efectos, 
estos habían llegado a ser sus reyes.
43:13-20. ¿Qué representó el altar que Ezequiel
contempló en la visión? Representó el propósito de Dios 
de rescatar a la humanidad mediante el sacrificio de 
Jesucristo. Gracias a dicho sacrificio es posible que los 
ungidos sean declarados justos y que la ―gran 
muchedumbre‖ tenga una condición limpia ante Dios 
(Revelación 7:9-14; Romanos 5:1, 2). Esto explicaría por 
qué en la visión de Ezequiel no aparece ―el mar fundido‖ 
del templo de Salomón, aquel gran recipiente que los 
sacerdotes usaban para lavarse (1 Reyes 7:23-26).
44:10-16. ¿A quién prefiguró la clase sacerdotal?
Prefiguró al grupo de cristianos ungidos de nuestros días, 
al cual Jehová ‗refinó y limpió' cuando vino a su templo 
en 1918 (Malaquías 3:1-5). A los que estaban limpios o se 
habían arrepentido se les permitió seguir sirviendo a Dios. 
Pero tendrían que esforzarse por ―mantenerse sin mancha 
del mundo‖ y así dar el ejemplo a la ―gran muchedumbre‖, 
representada por las tribus no sacerdotales (Santiago 
1:27; Revelación 7:9, 10).
45:1; 47:13–48:29. ¿Qué representan "la tierra" y su
repartición? ―La tierra‖ representa el ámbito de acción del 
pueblo de Dios. Sin importar el país en el que viva, cada 
siervo de Jehová de nuestros días tiene un lugar en esa 
―tierra‖ restaurada, siempre y cuando mantenga pura su 
adoración. La repartición de ―la tierra‖ tendrá su 
cumplimiento final cuando llegue el nuevo mundo; allí 
todos los fieles heredarán un lugar en el cual vivir (Isaías 
65:17, 21).
45:7, 16. ¿Qué prefigura la contribución del pueblo
para el sacerdocio y el principal? En el templo espiritual 
de nuestros días, la contribución es principalmente de 
carácter espiritual e implica estar prestos a ayudar y ser 
cooperadores.
44:23. ¡Qué agradecidos podemos estar por todo lo 
que la clase sacerdotal de nuestros días hace a favor de 
nosotros! ―El esclavo fiel y discreto‖ ha asumido la tarea de 
darnos alimento espiritual oportuno de modo que podamos 
distinguir entre lo que es limpio y lo que es inmundo a los 
ojos de Jehová (Mateo 24:45).
Núm. 1: Ezequiel 43:13-27
Núm. 2: ¿Por que se usa el nombre Jehová en la Traducción del Nuevo Mundo de las Escrituras Griegas Cristianas? 
(rs pág. 396 párrs.1-3) 
*** rs pág. 396 Traducción del Nuevo Mundo ***
¿Por qué se usa el nombre Jehová en las Escrituras
Griegas Cristianas?
Debe notarse que la Traducción del Nuevo Mundo no 
es la única Biblia que hace esto. El nombre divino aparece 
en traducciones de las Escrituras Griegas Cristianas al 
hebreo, en pasajes donde se cita directamente de las 
Escrituras Hebreas inspiradas.  The Emphatic Diaglott
(1864) contiene el nombre Jehová 18 veces. Versiones de 
las Escrituras Griegas Cristianas en por lo menos otros 
38 idiomas también usan una forma vernácula del nombre 
divino.
El énfasis que Jesucristo dio al nombre de su Padre 
indica que él, personalmente, por lo general lo usaba (Mat. 
6:9; Juan 17:6, 26). Según Jerónimo, del siglo IV E.C., el 
apóstol Mateo escribió su Evangelio primero en hebreo, y 
en ese Evangelio se hacen numerosas citas de pasajes de 
las Escrituras Hebreas que contienen el nombre divino. 
Otros escritores de las Escrituras Griegas Cristianas 
citaron de la Septuaginta griega, o Versión de los Setenta
—una traducción de las Escrituras Hebreas al griego, 
iniciada alrededor de 280 a. de la E.C.—, cuyas primeras 
copias contenían el nombre divino en caracteres hebreos, 
como  lo muestran fragmentos de ella que se han 
conservado.
El profesor George Howard, de la Universidad de 
Georgia (E.U.A.), escribió: ―Puesto que el Tetragrámaton 
[cuatro letras hebreas para el nombre divino] todavía se 
escribía en las copias de la Biblia griega que componía las 
Escrituras de la iglesia primitiva, es razonable creer que 
los escritores del N[uevo] T[estamento], al citar de la 
Escritura, conservaron el Tetragrámaton en el texto 
bíblico‖. (Journal of Biblical Literature, marzo de 1977, 
pág. 77.)
Núm. 3: ¿Qué debemos hacer para recibir espíritu santo?
*** w10 15/2 págs. 6-8 Hablemos la palabra de Dios con
valentía ***
Cómo podemos cobrar valor
6
La forma más directa de recibir el espíritu santo es 
solicitarlo. Jesús dijo a sus oyentes: ―Si ustedes, aunque 
son inicuos, saben dar buenos regalos a sus hijos, ¡con 
cuánta más razón dará el Padre en el cielo espíritu santo a 
los que le piden!‖ (Luc. 11:13). Estas palabras nos animan 
a rogar constantemente a Jehová que nos conceda su 
fuerza activa. Podemos hacerlo, en particular, cuando 
necesitemos valor para emprender alguna faceta del 
ministerio que nos intimide, como la predicación en 
situaciones informales, en las calles o en locales de 
negocios (1 Tes. 5:17).
7
Así lo hizo una cristiana llamada Rosa. Un día, 
cuando se encontraba en el centro educativo donde 
trabaja, vio que una maestra estaba leyendo un informe de 
otra escuela sobre el maltrato infantil. La profesora se 
indignó tanto por lo que leyó que exclamó: ―¡Adónde 
iremos a parar!‖. La hermana no desperdició la ocasión de 
darle testimonio. ¿De dónde sacó el valor para hablarle? 
―Le pedí a Jehová que me ayudara con su espíritu‖, 
señaló. Consiguió darle una buena explicación y quedó en 
hablar con ella más adelante. Otro caso semejante es el 
de Milane, de cinco años, quien vive en la ciudad de 
Nueva York. ―Antes de ir a la escuela —cuenta la niña—, 
mi mamá y yo siempre hacemos una oración.‖ ¿Y qué le 
pide la madre a Jehová? Que le dé fuerzas a Milane para 
ser firme y hablar de su Dios. ―Gracias a esto  —dice la 
madre—, mi hija ha logrado explicar su postura sobre los 
cumpleaños y los días festivos, y ha podido negarse a 
participar en esas celebraciones.‖ ¡Qué ejemplos tan 
claros de lo útil que es orar para recibir valor!
8
Meditemos también sobre la ayuda que recibió 
Jeremías para vencer sus temores. Cuando Jehová lo 
comisionó como profeta de las naciones, se excusó así: 
―Mira que realmente no sé hablar, pues solo soy un 
muchacho‖ (Jer. 1:4-6). Pero con el tiempo llegó a 
anunciar los juicios de Jehová con tanta persistencia y 
energía que muchos lo consideraron un catastrofista, un 
pájaro de mal agüero (Jer. 38:4). Por más de sesenta y 
cinco años, cumplió resueltamente con su labor. 
Su valerosa predicación lo hizo tan conocido en Israel que 
seis siglos más tarde, al ver la intrepidez de Jesús, la 
gente creyó que era Jeremías resucitado (Mat. 16:13, 14). 
¿Cómo logró superar el profeta la indecisión y la timidez? 
Él mismo lo explica: ―[El mensaje divino que tenía] en mi 
corazón resultó ser como un fuego ardiente, encerrado en 
mis huesos; y me cansé de contener[lo]‖ (Jer. 20:9). 
La irresistible fuerza de la palabra de Jehová lo impulsó a 
hablar.
9
En su carta a los Hebreos, Pablo escribió: ―La palabra 
de Dios es viva, y ejerce poder, y es más aguda que toda 
espada de dos filos, y penetra hasta dividir entre alma y 
espíritu, y entre coyunturas y su tuétano, y puede discernir 
pensamientos e intenciones del corazón‖ (Heb. 4:12). 
La palabra de Dios —o sea, el mensaje divino— influye en 
nosotros del mismo modo que lo hizo en Jeremías. 
Recordemos que la Biblia no es fruto de la sabiduría 
humana. Aunque es cierto que la escribieron hombres, 
estos actuaron por inspiración divina. Es como leemos en 
2 Pedro 1:21: ―La profecía no fue traída en ningún tiempo 
por la voluntad del hombre, sino que hombres hablaron de 
parte de Dios al ser llevados por espíritu santo‖. Por eso, 
cuando estudiamos con interés las Escrituras, llenamos la 
mente con el mensaje que se transmitió mediante el 
espíritu santo (léase 1 Corintios 2:10). Y ese mensaje llega 
a ser ―como un fuego ardiente‖ en nuestro interior que 
no nos deja quedarnos callados.
10
Si queremos que el estudio personal influya 
significativamente en nosotros, el mensaje bíblico debe 
penetrar hondo en nuestro corazón y cambiarnos por 
dentro. Pensemos en Ezequiel. En una visión, Jehová le 
pidió que comiera un rollo que contenía una enérgica 
denuncia contra un pueblo insensible. El profeta tenía que 
asimilar aquel mensaje hasta hacerlo parte de su ser. 
De este modo, la tarea de proclamarlo le resultaría tan 
agradable como la miel (léase Ezequiel 2:8–3:4, 7-9).
11
Hoy nos encontramos en una situación semejante a 
la de Ezequiel. No es fácil proclamar el mensaje divino, 
pues muchos no quieren ni oír hablar de él. Para 
perseverar en nuestra labor, es esencial estudiar de un 
modo que nos permita absorber bien el mensaje de las 
Escrituras. Y no podemos dejarlo a la casualidad; tenemos 
que seguir fielmente un programa. Nuestro deseo debe ser 
imitar al salmista que cantó: ―Que los dichos de mi boca y 
la meditación de mi corazón lleguen a ser placenteros 
delante de ti, oh Jehová, mi Roca y mi Redentor‖ (Sal. 
19:14). Es fundamental meditar en la lectura de la Biblia, 
pues así se grabarán sus verdades en el corazón. Sin 
lugar a dudas, todos hemos de esforzarnos por mejorar 
nuestro estudio personal.
12
Otra forma de recibir espíritu santo es aplicar el 
siguiente consejo: ―Considerémonos unos a otros para 
incitarnos al amor y a las obras excelentes, sin abandonar 
el reunirnos‖ (Heb. 10:24, 25). La congregación es uno de 
los medios por los que nos dirige el espíritu; por eso, si 
queremos que este nos guíe, hemos de hacer todo lo 
posible por asistir a las reuniones, escuchar con atención y 
poner en práctica lo que aprendemos  (léase Revelación
3:6).


--
La hierba verde se ha secado,la flor se ha marchitado,pero en cuanto a la
palabra de nuestro Dios JEHOVÁ,Durara hasta tiempo indefinido.  ISAIAS 40;8
http://burgara-despertadatalaya.blogspot.com
http://groups.yahoo.com/group/gb_mp
burgara@gmail.com




Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.