lunes, 29 de octubre de 2012

¿Qué es la KETUBAH?:

 ¿Qué es la KETUBAH?:
Es un contrato matrimonial que contiene, entre otras cosas, constancia del
pago a la esposa de cierto monto en caso de la muerte de su marido o de que
se divorcie de ella. Esta institución fue establecida por los Rabinos para poner
un freno a ejercer con demasiada a libertad el divorcio, para lo cual no es
requerido consentimiento de parte de la mujer. Algunos de los Rabinos
consideraron la KETUBAH de una virgen como de origen Mosaico (Yeb. 89a;
Ket. 10a; Tos. s.v. "Amar"; comp. Tobit vii. 14).
El monto mínimo pagable bajo una KETUBAH era de 200 zuz (a zuz = cerca de
15 cents) para vírgenes, y 100 zuz para mujeres que no eran vírgenes al llegar
al matrimonio, los sacerdotes y las familias nobles de Jerusalén, duplicaban
estas sumas (Ket. 12a). El monto podia ser incrementado por el marido y
mencionado, tanto en la KETUBAH o en un aparte especial (Tosafot Ketubah;
Ket. 54b; Shulḥan 'Aruk, Eben ha-'Ezer, 66, 7). Además de estos artículos, la
KETUBAH mencionaba también el monto de la dote y un adicional hecho por el
marido (la costumbre actual es añadir 100% al monto de la dote) como también
las obligaciones ordinarias de un marido para con su esposa.
La KETUBAH, como otro documento legal, fue escrito en lenguaje rabínico y se
muestra completa en Maimónides, "Yad," Yabam, iv. 33
Por lo tanto, para la disolución de este pacto debe, aparte de obtener el
permiso de las autoridades civiles, se requiere el permiso de la autoridad
religiosa que validó la Ketubah. A tal fin se estableció el GUET o “Carta de
Divorcio” que es el par contrario de la KETUBAH.
B) ¿QUÉ ES EL GUET?
En el Judaísmo tradicional está permitido el Repudio de la esposa por parte del
marido, quien se dirige al Tribunal Rabínico con una Carta de Divorcio emitida
contra su esposa repudiada, a fin de seguir un procedimiento ritual semejante
al de la boda, con un documento de divorcio y que debe ser leído ante la
repudiada al igual que se hizo con la Ketubah o pacto matrimonial..
GUET es la palabra en hebreo para el documento de divorcio, puesto que el
matrimonio judío se inicia por medio de la emisión de un contrato legal (la
KETUBAH) , el matrimonio se considera disuelto únicamente por un escrito
legal que anula el contrato original. Un GUET no puede ser emitido a menos
que un divorcio civil sea obtenido previamente, así como el matrimonio religioso
no puede cumplirse sin el previo matrimonio civil. DE ACUERDO A LA LEY
JUDÍA UN MATRIMONIO NO HA SIDO DISUELTO A MENOS QUE UN GUET
O CARTA DE DIVORCIO NO HA SIDO ENTREGADA A LA ESPOSA POR EL
MARIDO MEDIANTE UNA CEREMONIA ESPECIAL. La mayor parte de los
rabinos en USA e Israel no ofician un casamiento si alguna de los contrayentes
en recasamiento ha sido divorciado sin un GUET.
Las implicaciones de no seguir el procedimiento del GUET si el matrimonio se
efectuó mediante KETUBAH son especialmente delicadas, por sus
consecuencias de orden espiritual, con mayor énfasis para una persona
creyente que afirma haber nacido de nuevo y que supuestamente es guiada
por guiada por el Espíritu del Eterno.
Si alguna de las personas decide contraer nupcias nuevamente sin antes
producir GUET o Carta de Divorcio, aparte de las anteriores transgresiones
habrá incurrido en la transgresión no. 4: Shemot 20: 14 al contraer nupcias
estando previamente unido a su primera esposa u esposo y al consumar tal
matrimonio queda como adúltero ante los ojos del Eterno.
Transgresiones de la Torá Escrita, por no seguir el procedimiento de la
tradición religiosa judía en un recasamiento:
1. Devarim 24:1 y 24:3 de la Torá son transgredidos al no proceder con GUET;
Shemot 20:7 por tomar en vano (falsamente) el Nombre del Eterno en forma
pública y notoria al obviar la KETUBAH o Contrato Matrimonial ante el Eterno.
Yeshúa dijo: "Antes bien, sea el hablar de ustedes: 'Sí, sí' o 'No, no'; porque lo
que es más de esto, procede del mal (del maligno). (Mat 5:37)
2. Shemot 20:14 Al no existir GUET (divorcio ante el Eterno) la persona
continúa casada con su primera esposa ante los ojos del Eterno.
Quienes en el Judaísmo Mesiánico han querido sujetarse a la Torá, basta
recordarles lo que está escrito en ella:
"Así que cuiden de hacer tal como el ETERNO su ELOHIM les ha mandado; no
se desvíen a la derecha ni a la izquierda. "Anden en todo el camino que el
ETERNO su ELOHIM les ha mandado, a fin de que vivan y les vaya bien, y
prolonguen sus días en la tierra que van a poseer”. (Deu 5:32-33)
Y las enseñanzas de las Escrituras Mesiánicas:
Pues todos los que han pecado sin la Ley, sin la Ley también perecerán; y
todos los que han pecado bajo la Ley, por la Ley serán juzgados. Porque no
son los oidores de la Ley los justos ante Di-s, sino los que cumplen la Ley; ésos
serán justificados. (Rom 2:12-13)
Delicado problema es para quienes dicen conocer a Yeshúa HaMashíaj y
cometen abierta y conscientemente el pecado, por sus implicaciones
espirituales
Porque en el caso de los que fueron una vez iluminados, que probaron del don
celestial y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo, que gustaron la buena
palabra de D-os y los poderes del siglo venidero, pero después cayeron, es
imposible renovarlos otra vez para arrepentimiento, puesto que de nuevo
crucifican para sí mismos al Hijo de D-os y Lo exponen a la ignominia pública.
(Heb 6:4-6)
C) ¿DIVORCIO EN EL JUDAÍSMO MESIÁNICO?
Es posible el divorcio entre parejas que se proclaman Judíos Mesiánicos solo
en los siguientes casos:
1. ADULTERIO:
Se acercaron algunos Fariseos, y para poner a prueba a Yeshúa, Le
preguntaban si era lícito a un hombre divorciarse de su mujer. "¿Qué les
mandó Moisés?" les dijo Yeshúa. Ellos respondieron: "Moisés permitió al
hombre escribir CARTA DE DIVORCIO Y REPUDIARLA." Entonces Yeshúa les
dijo: "Por la dureza del corazón de ustedes, Moisés les escribió este
mandamiento. "Pero desde el principio de la creación, D-OS LOS HIZO
VARON Y HEMBRA. "POR ESTA RAZON EL HOMBRE DEJARA A SU
PADRE Y A SU MADRE, Y LOS DOS SERAN UNA SOLA CARNE; así que ya
no son dos, sino una sola carne. "POR TANTO, LO QUE D-OS HA UNIDO,
NINGÚN HOMBRE LO SEPARE." Ya en casa, los discípulos Le volvieron a
preguntar sobre esto. Y El les dijo: "CUALQUIERA QUE SE DIVORCIE DE SU
MUJER Y SE CASE CON OTRA, COMETE ADULTERIO CONTRA ELLA; Y SI
ELLA SE DIVORCIA DE SU MARIDO Y SE CASA CON OTRO, COMETE
ADULTERIO." (Mar 10:2-12)
2. SI CONYUGE NO CREYENTE SE SEPARA
Sin embargo, si el que no es creyente (YUGO DESIGUAL) se separa, que se
separe. En tales casos el hermano o la hermana no están obligados (sujetos a
servidumbre), sino que D-os nos ha llamado para vivir en paz.
(1Cor 7:15)
D) VALIDEZ DEL DIVORCIO ANTE ELOHIM:
1. Si alguna de estas causas se ha producido y el matrimonio no fue bajo
Ketubah y Jupá, el divorcio es válido ante los ojos de Elohim, por lo cual el
cónyuge abandonado por separación voluntaria del no creyente o adulterio del
otro cónyuge, quedaría libre.
2. Si una de las anteriores causas del punto “C” no se ha producido, los Judíos
Mesiánicos deben considerar únicamente las instrucciones del Mesías de
Israel, porque no hay otra autoridad sobre la tierra para dictaminar sobre este
caso y ella esta expuesta claramente en el Evangelio:
Lucas 16:18 "Todo el que se divorcia de su mujer y se casa con otra, comete
adulterio; y el que se casa con la que está divorciada del marido, comete
adulterio;
Marcos 10:11: Y El les dijo: "Cualquiera que se divorcie de su mujer y se case
con otra, comete adulterio contra ella;
E) CONSECUENCIAS EN LA CONGREGACIÓN
En el estado de cosas que está viviendo la humanidad la degradación y la
inmoralidad va creciendo e invadiendo todas las áreas y la confrontación
espiritual se agudiza, muchas personas que vienen a la fe y nacen de nuevo
por medio de Yeshúa deben ser regenerados por medio del Rúaj HaKodesh
/Espíritu Santo quien les lleva a toda verdad, es decir los mandamientos de la
Torá forman parte de su nuevo ser y las transgresiones son enfrentadas en su
ser interior, donde se efectúa la batalla espiritual.
Yeshúa hizo una oración por los que creen en él que está registrada en las
Besorot /Buenas Nuevas/ Evangelios:
"He manifestado Tu nombre a los hombres que del mundo Me diste; eran
Tuyos y Me los diste, y han guardado Tu palabra. "Ahora han conocido que
todo lo que Me has dado viene de Ti; porque Yo les he dado las palabras que
Me diste; y las recibieron, y entendieron que en verdad salí de Ti, y creyeron
que Tú Me enviaste. "Yo ruego por ellos; no ruego por el mundo, sino por los
que Me has dado; porque son Tuyos; y todo lo Mío es Tuyo, y lo Tuyo, Mío; y
he sido glorificado en ellos. "Ya no estoy en el mundo, pero ellos sí están en el
mundo, y Yo voy a Ti. Padre santo, guárdalos en Tu nombre, el nombre que Me
has dado, para que sean uno, así como Nosotros somos uno . (Yojanán 17:6-
11)
La palabra clave aquí es “guárdalos”, nos acordamos de la palabra hebrea
“guardar” SHAMOR y que Elohim es SHOMER ISRAEL. ¿De qué ha de
guardarnos? Sigamos leyendo lo que dijo en la oración Yeshúa:
"No Te ruego que los saques del mundo, sino que los guardes del (poder del)
maligno (del mal). (Yoj 17:15)
¡Oh almas adúlteras (infieles)! ¿No saben ustedes que la amistad del mundo es
enemistad hacia D-os? Por tanto, el que quiere ser amigo del mundo, se
constituye enemigo de D-os. (Jacobo/Santg 4:4)
CONSECUENCIAS PARA MINISTROS DE LA CONGREGACIÓN (EN
PROCESO)
Tanto los contrayentes como los testigos y todos quienes asisten a la boda con
Ketubah dan testimonio público de que están participando en el pacto de la
pareja delante del Eterno. Los asistentes a la boda adquieren un grado de
compromiso en ese pacto. Evidentemente, los contrayentes se obligan a
cumplir las especificaciones del contrato, pero los testigos e invitados deben
ser fieles colaboradores del Eterno por el éxito del pacto que presencian. La
tradicional pregunta en casi todas las confesiones acerca de que si alguien
tiene alguna objeción a la boda de la pareja, confirma que quienes hacen
silencio entre los presentes, convalidan el acto, ante los ojos del Eterno.
Por lo tanto cuando asistas a una boda bajo la Jupá y con Ketubah y tengas
conocimiento de algo que invalide tal pacto, antes de asistir evalúa la siguiente
Mtzvá /Precepto:
Y CUANDO alguna persona pecare, que hubiere oído la voz del que juró, y él
fuere testigo que vio, ó supo, si no lo denunciare, él llevará su pecado. (Lev
5:1)
Porque los creyentes hemos sido justificados por el Justo, el Mesías Yeshúa y
establecido está que “… no se levantarán los malos en el juicio, Ni los
pecadores en la congregación de los justos. Porque el Eterno conoce el camino
de los justos; Mas la senda de los malos perecerá”. (Salmos 1:5-6). Es mejor
no estar presente en un acto dudoso delante del Eterno. Por demás, no
debemos apresurarnos para complacer a los amigos por razones de naturaleza
carnal, porque esto aborrece el Eterno, como dice en Proverbios “… Los pies
presurosos para correr al mal, El testigo falso que habla mentiras…”(Pro 6:18-
19).
En cada una de estas cosas que estamos presenciando intensivamente en
estos tiempos, pero que son tan antiguas como el hombre, se manifiesta la
confrontación espiritual que caracteriza esta etapa previa al retorno del Mesías,
pero la enseñanza de Rab Shaul, llamado Pablo está muy presente: “No podéis
beber la copa del Señor, y la copa de los demonios: no podéis ser partícipes de
la mesa del Señor, y de la mesa de los demonios. ¿O provocaremos á celo al
Señor? ¿Somos más fuertes que él? Todo me es lícito, mas no todo conviene:
todo me es lícito, mas no todo edifica”. (1Co 10:21-23)
La boda con una Ketubáh (Pacto Matrimonial) no puede ser revocada en el
Judaísmo sino por medio de la Carta de Divorcio (Guet) de la que ya hemos
hablado, obtenerla dependerá, para quien se ha hecho partícipe de ese pacto,
como requerimiento imprescindible y que solo es posible obtener por medio de
la aprobación del Mesías Yeshúa, nuestro Cohén Gadol/ Sumo Sacerdote,
como lo especificó en las Escrituras Mesiánicas.

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.