domingo, 11 de noviembre de 2012

Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático 2012 .-12 de nov. Lectura de la Biblia: Amós 1 a 9

12 de nov. Lectura de la Biblia: Amós 1 a 9 
Núm. 1: Amos 3:1-15 
Núm. 2: ¿Se hace referencia a un futuro paraíso terrenal en el ―Nuevo Testamento‖, o únicamente en el ―Antiguo 
Testamento‖? (rs pág. 278 párr.1—pág. 279 párr.1) 
Núm. 3: * ¿Cómo nos puede ayudar Salmo 51:17? 
Lectura de la Biblia: Amós 1 a 9
*** w07 1/10 págs. 14-15 Puntos sobresalientes de los
libros de Joel y Amós ***
4:1. ¿A quiénes representan las "vacas de Basán"?
La elevada meseta de Basán, una región situada al este 
del mar de Galilea, era conocida por sus excelentes 
animales de raza, entre los que figuraban las vacas. Los 
fértiles pastos de la zona contribuían a su crianza. Amós 
comparó a las mujeres de Samaria  amantes del lujo con 
las vacas de Basán. A fin de satisfacer su amor al lujo, 
dichas mujeres sin duda presionaban a ―sus amos‖, o 
esposos, para que estafaran a los pobres.
4:6. ¿Qué quiere decir la expresión "limpieza de
dientes"? Puesto que se usa junto con la expresión ―falta 
de pan‖, podría referirse a una época de hambre en la que 
los dientes se mantendrían limpios por falta de alimento.
5:5. ¿En qué sentido no debía Israel „buscar a
Betel‟? Jeroboán I había instaurado la adoración de 
becerros en Betel. Desde entonces, aquella ciudad se 
había convertido en un centro de adoración falsa. 
Es probable que Guilgal y Beer-seba también fueran 
centros de adoración apóstata. Para escapar de la 
calamidad predicha, Israel tenía que dejar de hacer 
peregrinaciones a  estos lugares y comenzar a buscar a 
Jehová.
7:1. ¿A qué se refiere la expresión "la hierba
cortada del rey"? Probablemente se refiera al impuesto 
exigido por el rey para sufragar el mantenimiento de sus 
caballos y jinetes. Dicho impuesto debía pagarse ―al 
comienzo de la subida del sembrado tardío‖. Después, la 
gente podía recoger sus cosechas. Pero antes de que 
lograran hacerlo, se formó un enjambre de langostas que 
devoró sus cosechas junto con el resto de la vegetación.
8:1, 2. ¿Qué significaba la expresión "una cesta de
fruto del verano"? Daba a entender que el día de Jehová 
estaba cerca. El fruto del verano se recoge hacia el final 
de la temporada de la siega, es decir, al final del año 
agrícola. Jehová hizo que Amós viera ―una cesta de fruto 
del verano‖ para indicar que se acercaba el fin de Israel. 
Por lo tanto, Dios le dijo a Amós: ―El fin ha llegado a mi 
pueblo Israel. Ya no volveré a excusarlos‖.
1:3, 6, 9, 11, 13; 2:1, 4, 6. Respecto al furor que siente 
hacia Israel, Judá y las seis naciones que las rodean, 
Jehová asegura: ―No lo volveré atrás‖. Es imposible 
escapar a los castigos divinos (Amós 9:2-5).
2:12. No deberíamos desmoralizar a los diligentes 
precursores, superintendentes viajantes, misioneros o 
miembros de la familia Betel insistiendo en que dejen su 
servicio de tiempo completo a fin de llevar una vida 
supuestamente normal. Al contrario, debemos animarlos a 
seguir realizando su buena obra.
3:8. Tal como una persona siente miedo cuando oye 
rugir a un león, Amós se sintió impelido a predicar cuando 
escuchó que Jehová le decía: ―Ve, profetiza a mi pueblo‖ 
(Amós 7:15). El temor de Dios debería motivarnos a 
predicar con celo el mensaje del Reino.
3:13-15; 5:11. Con la ayuda de Jehová, el humilde 
guarda de ganado Amós pudo ―d[ar] testimonio‖ a 
personas que eran ricas y por consiguiente se sentían 
satisfechas de sí mismas. De igual modo, Jehová puede 
capacitarnos para declarar el mensaje del Reino sin 
importar lo difícil que sea un territorio.
4:6-11; 5:4, 6, 14. A pesar de que en repetidas 
ocasiones los israelitas ―no volvieron‖ a Jehová, se les 
aconsejó: ―Busquen a Jehová, y sigan viviendo‖. Mientras 
Jehová continúe permitiendo pacientemente la existencia 
de este malvado sistema de cosas, debemos instar a las 
personas a que busquen a Dios.
5:18, 19. ―Desea[r] con vehemencia el día de Jehová‖ 
sin estar verdaderamente preparado para él es una 
necedad. La situación del hombre que actúa así se 
asemeja a la de alguien que consigue huir de un león pero 
entonces se encuentra con un oso, y después logra 
escapar del oso pero lo muerde una serpiente. Haríamos 
bien en ―mant[enernos] despiertos‖ y alerta en sentido 
espiritual (Lucas 21:36).
7:12-17. Deberíamos ser intrépidos al declarar el 
mensaje divino.
9:7-10. Ser descendientes de los patriarcas fieles y de 
los que fueron liberados de Egipto como pueblo escogido 
de Dios no impidió que los israelitas infieles cayeran en 
una situación tan desaprobada como la de los cusitas. 
Lograr la aprobación del Dios imparcial no solo depende 
de proceder de cierto linaje, sino de ‗temerle y obrar 
justicia' (Hechos 10:34, 35).
Núm. 1: Amos 3:1-15 
Núm. 2: ¿Se hace referencia a un futuro paraíso terrenal en el ―Nuevo Testamento‖, o únicamente en el ―Antiguo 
Testamento‖? (rs pág. 278 párr.1—pág. 279 párr.1) 
*** rs pág. 278 - pág. 279 Paraíso ***
¿Se hace referencia a un paraíso terrestre futuro en el
"Nuevo Testamento", o solo se hace esto en el "Antiguo
Testamento"?
No es bíblico dividir las Escrituras en dos partes, ni 
justipreciar las declaraciones bíblicas sobre la base de si se 
encuentran en lo ―Antiguo‖ o en lo ―Nuevo‖. En 2 Timoteo 
3:16 se nos dice:  ―Toda Escritura es inspirada de Dios y 
provechosa para enseñar, para censurar, para rectificar las 
cosas‖. Romanos 15:4 se refiere a las Escrituras inspiradas 
precristianas cuando dice: ―Todas las cosas que fueron 
escritas en tiempo pasado fueron escritas para nuestra 
instrucción‖. Por eso, una respuesta sólida a esta pregunta 
debe tomar en cuenta lo que dice toda la Biblia.
Génesis 2:8 declara: ―Plantó Jehová Dios un jardín 
[―parque‖, NBE; ―paraíso‖, Scío; pa·ra′dei·son, LXX] en Edén, 
hacia el este, y allí puso al hombre que había formado.‖ 
Había una abundancia de vida vegetal y animal variada y 
extremadamente interesante. Jehová bendijo a la primera 
pareja humana y les dijo: ―Sean fructíferos y háganse muchos 
y llenen la tierra y sojúzguenla, y tengan en sujeción los 
peces del mar y las criaturas volátiles de los cielos y toda 
criatura viviente que se mueve sobre la tierra‖ (Gén. 1:28). No 
quedará sin cumplirse el propósito original de Dios de que 
toda la Tierra sea un paraíso poblado por los que obedecen 
con aprecio Sus leyes (Isa. 45:18; 55:10, 11). Por eso Jesús 
dijo: ―Felices son los de genio apacible, puesto que ellos 
herederán la tierra‖. Por eso también enseñó a sus discípulos 
a orar: ―Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea 
tu nombre. Venga tu reino. Efectúese tu voluntad, como en el 
cielo, también sobre la tierra‖ (Mat. 5:5; 6:9, 10). En armonía 
con eso, Efesios 1:9-11 explica que Dios tiene el propósito de 
―reunir todas las cosas de nuevo en el Cristo, las cosas que 
están en los cielos  y las cosas que están sobre la tierra‖.
Hebreos 2:5 hace referencia a ―la tierra habitada por venir‖.
Revelación 5:10 menciona a los que, como coherederos con 
Cristo, han de ―gobernar como reyes  sobre la tierra‖.
Revelación 21:1-5 y 22:1, 2 agrega descripciones deleitables 
de las condiciones que existirán en la ―nueva tierra‖, las 
cuales nos recuerdan el Paraíso original de Edén y su árbol 
de la vida. (Gén. 2:9.)
Además, Jesús utilizó la expresión griega pa·ra′dei·sos al 
referirse al futuro Paraíso terrestre. ―Y él le dijo [a un 
malhechor que estaba siendo fijado a un madero al lado de 
Jesús, y que expresó fe en el reinado venidero de Jesús]: 
‗Verdaderamente te digo hoy: Estarás conmigo en el 
Paraíso'‖. (Luc. 23:43.)
Núm. 3: * ¿Cómo nos puede ayudar Salmo 51:17? 

*** w10 1/5 pág. 30 Él perdona a quienes le oran con "un
corazón quebrantado" ***
TODOS pecamos muchas veces. Son tantas que en 
ocasiones, por muy arrepentidos que estemos, quizá 
dudemos de que Dios escuche nuestras oraciones y nos 
perdone. Pero la Biblia enseña otra cosa: aunque él no tolera 
el pecado, siempre está dispuesto a perdonar al pecador 
arrepentido. ¿Le cuesta creerlo? Repasemos un episodio de 
la vida de David, rey del antiguo Israel. Se encuentra en el 
capítulo 12 del libro de Segundo de Samuel.
Pongámonos en situación. David había cometido graves 
pecados. Primero, había tenido relaciones sexuales con una 
mujer casada llamada Bat-seba y luego, al fallar sus intentos 
de encubrir lo sucedido, había hecho que mataran a su 
esposo. Aunque consiguió mantener su pecado en secreto 
durante varios meses, Jehová Dios estaba mirando y sabía lo 
que había hecho. Sin embargo, también veía el corazón de 
David y sabía que podía arrepentirse (Proverbios 17:3). ¿Qué 
hace Jehová entonces?
Envía al profeta Natán para que hable con David 
(versículo 1). Con la ayuda del espíritu santo, Natán escoge 
bien las palabras con las que abordará al rey. A fin de 
cuentas, debe quitarle la venda de los ojos y hacerle entender 
la gravedad de sus pecados.
Para que el rey no se ponga a la defensiva, le cuenta una 
historia que conmovería a cualquiera que, como David, haya 
sido pastor. Cierto hombre rico que tiene ―muchísimas ovejas 
y ganado vacuno‖ decide prepararle una comida a un 
visitante. Pero en vez de utilizar una de sus ovejas, toma la 
de un hombre pobre que ―no tenía más que una cordera‖. 
Creyendo que la historia es cierta, David se enfurece y grita: 
―[¡]El hombre que hizo esto merece morir!‖. Pero ¿por qué? 
―Porque no tuvo compasión‖, dice David (versículos 2 a 6).
La historia del profeta Natán ha surtido efecto. El propio 
David se ha juzgado y condenado. Natán solo tiene que 
decirle: ―¡Tú mismo eres el hombre!‖ (versículo 7). Por boca 
del profeta, Dios indica que está muy ofendido por lo que hizo 
David: al desobedecer las leyes divinas, le ha demostrado 
una gran falta de respeto. ―Me despreciaste‖, asegura Jehová 
(versículo 10). Abrumado por la culpa, David confiesa: ―He 
pecado contra Jehová‖. De inmediato, Natán le explica que, 
aunque tendrá que sufrir las consecuencias de sus actos, 
Jehová lo perdona (versículos 13 y 14).
¿Qué sintió David entonces? En el Salmo 51  —que 
escribió cuando su pecado ya había salido a  la luz— se 
observa lo arrepentido que estaba. Se había dado cuenta de 
que al despreciar las normas de Jehová, también lo había 
despreciado a Él. Pero sabía que Jehová lo había perdonado 
y, por eso, pudo decir: ―Un corazón quebrantado y aplastado, 
oh Dios, no lo despreciarás‖ (Salmo 51:17). ¡Qué hermosas y 
consoladoras palabras para quienes se arrepienten de sus 
pecados y piden perdón a Jehová!
--
La hierba verde se ha secado,la flor se ha marchitado,pero en cuanto a la
palabra de nuestro Dios JEHOVÁ,Durara hasta tiempo indefinido.  ISAIAS 40;8
http://burgara-despertadatalaya.blogspot.com
http://groups.yahoo.com/group/gb_mp
burgara@gmail.com




Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.