miércoles, 14 de noviembre de 2012

Texto Diario Jueves 15-11-2012.-No anden emborrachándose con vino, en lo cual hay disolución [o conducta desenfrenada], sino sigan llenándose de espíritu (Efe. 5:18).

No anden emborrachándose con vino, en lo cual hay disolución [o conducta desenfrenada], sino sigan llenándose de espíritu (Efe. 5:18).

El consumo inmoderado de alcohol puede conducir a otros graves pecados. De ahí que Pablo escribiera las palabras del texto de hoy. Además, exhortó a las hermanas de edad a que no estuvieran “esclavizadas a mucho vino” (Tito 2:3). Si nuestra conciencia nos permite consumir alcohol, deberíamos preguntarnos: “¿Tengo la misma actitud que Jesús hacia los excesos con la bebida?” (Luc. 21:34). “Si tuviera que aconsejar a un hermano sobre este asunto, ¿podría hacerlo con franqueza? ¿Bebo para olvidar los problemas y relajarme? ¿Cuánto alcohol consumo semanalmente? ¿Cómo reacciono cuando alguien da a entender que me estoy excediendo? ¿Me pongo a la defensiva o incluso me enojo?” Si dejamos que el vino nos esclavice, se verán afectadas las facultades que nos permiten razonar con claridad y tomar decisiones sabias. Y, como cristianos, no podemos permitirlo, pues siempre debemos proteger nuestra capacidad de pensar (Pro. 3:21, 22). w11 15/2 4:4, 5

 

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.