jueves, 15 de noviembre de 2012

Texto Diario Viernes 16-11-2012.-Sigan [...] amonestándose unos a otros con salmos, alabanzas a Dios [y] canciones espirituales con gracia (Col. 3:16).

Sigan [...] amonestándose unos a otros con salmos, alabanzas a Dios [y] canciones espirituales con gracia (Col. 3:16).

Cuando Pablo y Silas fueron encarcelados, estuvieron “orando y alabando a Dios con canción”, aunque, obviamente, no contaban con la ayuda de un cancionero (Hech. 16:25). Cada uno de nosotros haría bien en plantearse: “Si me metieran en prisión, ¿cuántos cánticos del Reino podría cantar de memoria?”. Dado que la música ocupa un lugar primordial en la religión verdadera, deberíamos preguntarnos: “¿Demuestro el debido aprecio por los cánticos? ¿Canto con ganas? ¿Cómo ve mi familia los cánticos que se entonan entre la Escuela del Ministerio Teocrático y la Reunión de Servicio, así como entre el discurso público y el Estudio de La Atalaya? ¿Les enseño a mis hijos que esos cánticos no son un intermedio ni una ocasión para dejar los asientos por razones triviales, como estirar las piernas?”. No olvidemos que el canto es parte de nuestra adoración. Todos tenemos la oportunidad y el deber de unir nuestras voces para alabar a Jehová. w10 15/12 4:11, 12

 

Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.