domingo, 9 de diciembre de 2012

10 de dic. Lectura de la Biblia: Sofonías 1 a Ageo 2

10 de dic. Lectura de la Biblia: Sofonías 1 a Ageo 2
Núm. 1: Ageo 1:1-13
Núm. 2: ¿Qué origen tienen las filosofías humanas? (rs pág.171 párr.
3—pág.172 párr. 2)
Núm. 3: Al entender la forma de pensar de Cristo, conoceremos mejor a
Jehová (Mat.11:27)

Lectura de la Biblia: Sofonías 1 a Ageo 2

*** w07 15/11 pág. 11 Puntos sobresalientes de los
libros de Nahúm, Habacuc y Sofonías ***
2:13, 14. ¿Qué es la "voz [que seguiría] cantando"
en Nínive cuando la ciudad quedara totalmente
desolada? Como Nínive iba a convertirse en morada de
animales salvajes y aves, la voz que seguiría cantando es
la de las aves, aunque posiblemente sea también el
sonido del viento al atravesar las ventanas de los edificios
en ruinas.
3:9. ¿Qué es el "lenguaje puro", y cómo lo
hablamos? Es la verdad que Dios nos revela mediante su
Palabra escrita, de modo que abarca todas las
enseñanzas bíblicas. Lo hablamos al aceptar la verdad, al
enseñarla correctamente y al vivir de acuerdo con la
voluntad divina.
1:8. Parece que en tiempos de Sofonías, algunos
judíos buscaban la aceptación de las naciones vecinas
llevando ―atavío extranjero‖. Hoy día sería muy insensato
que los cristianos tratáramos de imitar al mundo de esa
manera u otras semejantes.
1:12; 3:5, 16. Mediante los profetas, Jehová comunicó
a su pueblo sus decisiones judiciales. Lo hizo vez tras vez,
a pesar de la actitud de muchos judíos. Tal como las
heces (o el sedimento) del vino se asientan en el fondo del
barril, ellos se habían asentado en su modo de vida y eran
indiferentes al mensaje. En la actualidad, muchas
personas demuestran una apatía semejante. Pero el gran
día de Jehová está muy cerca. Por lo tanto, no permitamos
que la actitud de la gente nos lleve a rendirnos y ‗dejar
caer las manos'; más bien, sigamos predicando sin cesar
el mensaje del Reino.
2:3. Dios es el único que puede salvarnos del día de su
cólera. De ahí que debamos, en primer lugar, ‗buscar a
Jehová' y así conseguir su aprobación. Para buscarlo
tenemos que estudiar con atención su Palabra, rogarle
que nos guíe y estrechar nuestra relación con él.
En segundo lugar, debemos ‗buscar justicia' llevando una
vida moralmente limpia. Por último, hemos de ‗buscar
mansedumbre' cultivando una actitud apacible y sumisa.
2:4-15; 3:1-5. La cristiandad y todas las naciones han
oprimido al pueblo de Dios. Por lo tanto, cuando Jehová
ejecute su sentencia, les aplicará el mismo castigo que a
la antigua Jerusalén y las naciones vecinas (Revelación
[Apocalipsis] 16:14, 16; 18:4-8). Nosotros, por nuestra
parte, debemos seguir proclamando los juicios divinos sin
temor.
3:8, 9. Mientras esperamos el día de Jehová, nos
preparamos para sobrevivir. ¿Cómo? Aprendiendo el
―lenguaje puro‖ e ‗invocando el nombre de Dios' mediante
nuestra dedicación a él. Además, todos los cristianos le
servimos ―hombro a hombro‖, unidamente, y le ofrecemos
―sacrificio de alabanza‖ (Hebreos 13:15).
*** w07 1/12 pág. 9 Puntos sobresalientes de los libros
de Ageo y Zacarías ***
1:6. ¿Qué significa la expresión "hay beber, pero
no hasta el punto de embriagarse"? Estas palabras
sencillamente hacen referencia a la escasez de vino.
Como el pueblo carece de la bendición de Jehová, el vino
de que dispone es tan poco que no alcanza siquiera para
que alguien se emborrache.
2:6, 7, 21, 22. ¿Quién o qué causa el mecimiento, y
con qué efecto? Jehová está ‗meciendo todas las
naciones' mediante la predicación mundial del mensaje del
Reino. A raíz de esta predicación, ―las cosas deseables de
todas las naciones‖ están entrando en su casa y
llenándola de gloria. Con el tiempo, ―Jehová de los
ejércitos‖ mecerá ―los cielos y la tierra y el mar y el suelo
seco‖ destruyendo de una sacudida al entero sistema de
cosas malvado de la actualidad (Hebreos 12:26, 27).
2:9. ¿En qué aspectos sería mayor „la gloria de la
casa posterior que la de la anterior‟? Al menos en tres
aspectos: su duración, el personaje que allí enseñaría y
los que acudirían a ella para adorar a Jehová. Aunque el
magnífico templo de Salomón duró cuatrocientos veinte
años (1027-607 a.e.c.), la ―casa posterior‖ se mantuvo
durante más de quinientos ochenta años, desde su
terminación en 515 a.e.c. hasta su destrucción en 70 e.c.
Aparte de eso, en esta ―casa posterior‖ enseñó el Mesías,
Jesucristo, y a ella afluyeron para adorar a Dios
muchísimas más personas que a la anterior (Hechos 2:1-
11).
1:2-4. El hecho de que la gente oponga resistencia a
nuestra predicación no es motivo para dejar de ‗buscar
primero el reino' y dar preferencia a nuestros propios
asuntos (Mateo 6:33).
1:5, 7. Nos conviene ‗poner el corazón en nuestros
caminos', es decir, fijarnos en cómo repercute en nuestra
relación con Dios lo que estamos haciendo con nuestra
vida.
1:6, 9-11; 2:14-17. Aunque los contemporáneos de
Ageo estaban dedicados a atender sus propios intereses, no veían el
fruto de sus esfuerzos. Como se habían
despreocupado del templo, no contaban con la bendición
divina. En nuestro caso, debemos dar prioridad a las
cosas espirituales y servir a Dios con toda el alma.
Recordemos que sea que tengamos poco o mucho en
sentido material, ―la bendición de Jehová [...] es lo que
enriquece‖ (Proverbios 10:22).
2:15, 18. Jehová exhortó a los judíos a que desde ese
día en adelante ‗pusieran su corazón', no en la negligencia
que habían demostrado en el pasado, sino en la
reconstrucción del templo. De la misma manera, nosotros
debemos adorar a Jehová mirando siempre hacia
adelante.

Núm. 1: Ageo 1:1-13

Núm. 2: ¿Qué origen tienen las filosofías humanas? (rs pág.171 párr.
3—pág.172 párr. 2)*** rs pág. 171 - pág. 172 Filosofía ***
¿Qué origen tienen las filosofías humanas?
Provienen de personas que tienen limitaciones: La
Biblia nos informa: ―No le pertenece al hombre que está
andando siquiera dirigir su paso‖ (Jer. 10:23). La historia
prueba que el tratar de pasar por alto dicha limitación no
ha producido buenos resultados. En cierta ocasión,
―Jehová procedió a responder a Job desde la tempestad
de viento y decir: ‗¿Quién es éste que está oscureciendo
el consejo con palabras sin conocimiento? Cíñete los
lomos, por favor, como hombre físicamente capacitado, y
déjame interrogarte, y tú dame informe. ¿Dónde te
hallabas tú cuando yo fundé la tierra? Infórmame, si de
veras conoces el entendimiento'‖ (Job 38:1-4). (Los
humanos, por naturaleza, tienen limitaciones. Además, su
experiencia en la vida es relativamente breve y
generalmente se limita a una sola cultura o a un solo
ambiente. Por lo tanto, el conocimiento que tienen es
limitado, y todo está tan íntimamente relacionado que
constantemente hallan aspectos que no habían
considerado adecuadamente. Cualquier filosofía a que den
origen refleja esas limitaciones.)
Las desarrollan seres humanos imperfectos: ―Todos
han pecado y no alcanzan a la gloria de Dios‖ (Rom. 3:23).
―Existe un camino que es recto ante el hombre, pero los
caminos de la muerte son su fin después‖ (Pro. 14:12).
(Debido a tales imperfecciones, las filosofías humanas a
menudo reflejan un egoísmo fundamental que quizás
resulte en placer momentáneo, pero que también produce
frustración y mucha infelicidad.)
Los espíritus demoníacos influyen en ellas: ―El mundo
entero está yaciendo en el poder del inicuo‖ (1 Juan 5:19).
―El que es llamado Diablo y Satanás [...] está extraviando
a toda la tierra habitada‖ (Rev. 12:9). ―Ustedes en un
tiempo anduvieron conforme al sistema de cosas de este
mundo, conforme al gobernante de la autoridad del aire, el
espíritu que ahora opera en los hijos de la desobediencia‖
(Efe. 2:2). (Las filosofías que instan a las personas a
desobedecer los requisitos sanos y rectos de Dios reflejan
dicha influencia. No es de extrañar que frecuentemente,
como lo muestra la historia, las filosofías y los planes
ideados por los humanos hayan ocasionado aflicción a
grandes partes de la humanidad.)

Núm. 3: Al entender la forma de pensar de Cristo, conoceremos mejor a
Jehová (Mat.11:27) *** w10 15/10 págs. 3-5 párrs. 1-11 "¿Quién ha
llegado
a conocer la mente de Jehová[?]" ***
¿SE LE ha hecho difícil alguna vez comprender la
forma de pensar de alguien? A los recién casados les
sucede así en ocasiones y les parece que no alcanzan a
entender del todo a su pareja. Y es que los hombres y las
mujeres razonan y se comunican de manera muy
diferente. De hecho, hay regiones en las que hablan
distintos dialectos del mismo idioma. Otro factor que
dificulta la comprensión mutua, dentro y fuera del
matrimonio, son las diferencias culturales y lingüísticas,
que dan origen a patrones de pensamiento y conducta
muy diversos. A pesar de todo, es posible llegar a
entender a los demás, pero para ello hay que esforzarse
por conocerlos mejor.
2
Si los seres humanos tenemos mentalidades tan
diferentes, no debería sorprendernos que la forma de
pensar de Dios sea muy distinta a la nuestra. Mediante su
profeta Isaías, Jehová les dijo a los israelitas: ―Los
pensamientos de ustedes no son mis pensamientos,
ni son mis caminos los caminos de ustedes‖. Y para
ilustrar ese hecho, añadió: ―Porque como los cielos son
más altos que la tierra, así mis caminos son más altos que
los caminos de ustedes, y mis pensamientos que los
pensamientos de ustedes‖ (Isa. 55:8, 9).
3
¿Significa lo anterior que no vale la pena ni siquiera
intentar comprender cómo piensa Jehová? De ningún
modo. Aunque nunca alcanzaremos a entender por
completo sus pensamientos, podemos llegar a conocerlo
bien y, como indica su Palabra, cultivar una amistad íntima
con él (léanse Salmo 25:14 y Proverbios 3:32). Una
manera de hacerlo es meditando con interés y aprecio en
lo que enseñan las Escrituras sobre su forma de actuar
(Sal. 28:5). Otra es familiarizándonos con ―la mente
[o forma de pensar] de Cristo‖, pues él es ―la imagen del
Dios invisible‖ (1 Cor. 2:16; Col. 1:15). Si dedicamos
tiempo a estudiar los relatos bíblicos y a reflexionar en
ellos, comprenderemos mejor las cualidades y la
mentalidad de Jehová.
Una tendencia que debemos evitar,4
Cuando meditemos en las acciones de Jehová,
evitemos juzgarlas desde la óptica humana. Dios mismo
hizo referencia a esta tendencia en Salmo 50:21, donde
leemos: ―Te imaginaste que yo con seguridad llegaría a
ser como tú‖. Hace ciento setenta y cinco años, un biblista
lo expresó así: ―Los hombres tienden a juzgar a Dios
basándose en las leyes que ellos mismos han creado y
consideran adecuadas. Y creen que dichas leyes lo
gobiernan a él igual que a ellos‖.
5
Debemos tener cuidado para que nuestras normas y
expectativas no distorsionen el concepto que tenemos de
Dios. ¿Por qué es eso tan importante? Porque al estudiar
las Escrituras, podría parecernos que algunas de las
acciones de Jehová son un tanto inapropiadas desde
nuestro punto de vista limitado e imperfecto. Los israelitas
cayeron en ese error y llegaron a una conclusión
equivocada sobre la forma en que Jehová los trataba.
Observemos lo que él les dijo: ―Ustedes ciertamente dirán:
‗El camino de Jehová no está bien ajustado'. Oye, por
favor, oh casa de Israel. ¿No está bien ajustado mi propio
camino? ¿No son los caminos de ustedes los que no están
bien ajustados?‖ (Eze. 18:25).
6
Si no queremos caer en el error de juzgar a Jehová
según las normas humanas, debemos reconocer que
nuestra visión de las cosas es limitada y a veces incluso
errónea. Un hombre que aprendió esta lección fue Job.
Al atravesar una época muy angustiosa que lo sumió en el
abatimiento, se centró tanto en su dolor que no se dio
cuenta de que había en juego cuestiones de mayor
importancia. Sin embargo, Jehová le ayudó con amor a ver
los asuntos con más claridad. Al plantearle más de setenta
preguntas que Job no supo contestar, le hizo ver lo
limitada que era su capacidad de comprensión.
El patriarca fue humilde y rectificó su forma de pensar
(léase Job 42:1-6).
Cómo tener "la mente de Cristo"
7
Jesús imitó a su Padre a la perfección en todo lo que
dijo e hizo (Juan 14:9). Por lo tanto, si examinamos las
actividades de Jesús, entenderemos mejor la mentalidad
de Jehová (Rom. 15:5; Fili. 2:5). Veamos dos pasajes de
los Evangelios que así lo demuestran.
8
Imaginemos la siguiente escena. Estaba a punto de
celebrarse la Pascua del año 32. Los apóstoles acababan
de realizar una extraordinaria gira de predicación por toda
Galilea. Como volvieron agotados, Jesús se los llevó a un
lugar apartado en la costa noreste del mar de Galilea. Sin
embargo, la gente se enteró, y miles fueron para allá.
Jesús les enseñó muchas cosas y curó a los enfermos,
pero entonces surgió un problema: la gente necesitaba
comida y no había dónde conseguirla en aquella remota
región. Al darse cuenta de ello, Jesús le preguntó a Felipe,
que era de la zona: ―¿Dónde compraremos panes para
que estos coman?‖ (Juan 6:1-5).
9
¿Por qué hizo Jesús esa pregunta? ¿Será porque
no sabía cómo resolver el problema? Claro que no.
Entonces, ¿cuál era su intención? El apóstol Juan, quien
también estaba allí, nos da la respuesta: ―Decía esto para
probarlo [a Felipe], porque él mismo sabía lo que iba a
hacer‖ (Juan 6:6). Así es, Jesús quería saber hasta qué
grado habían progresado espiritualmente sus discípulos.
Al hacer esta pregunta, los puso a pensar en el problema y
les dio la oportunidad de expresar su fe en el poder que
tenía. Pero en vez de aprovecharla, demostraron lo
limitada que era su compresión de los asuntos (léase Juan
6:7-9). Enseguida, Jesús pasó a mostrarles que era capaz
de hacer cosas que ni siquiera imaginaban. ¿Qué hizo?
Alimentó milagrosamente a aquella hambrienta multitud
(Juan 6:10-13).
10
Este relato nos ayuda a comprender lo que
seguramente pensó Jesús en una ocasión posterior. Poco
después de alimentar a toda aquella gente, él y sus
apóstoles cruzaron la frontera norte de Israel y llegaron a
la región de Tiro y Sidón. Allí se les acercó una mujer
griega para suplicarle a Jesús que curara a su hija.
Al principio, él la ignoró, pero como ella siguió insistiendo,
le dijo: ―Primero deja que los hijos se satisfagan, porque
no es correcto tomar el pan de los hijos y echarlo a los
perritos‖ (Mar. 7:24-27).
11
¿Por qué no ayudó Jesús de inmediato a esta mujer?
¿La estaba poniendo a prueba —tal como había hecho
con Felipe— para ver su reacción y darle la oportunidad
de expresar su fe? Aunque no sabemos cuál fue el tono
que usó, sí sabemos que no la hizo sentir rechazada.
En realidad, suavizó la comparación usando el diminutivo
―perritos‖. Es posible, entonces, que estuviera actuando
como un padre que, aunque tiene la intención de hacer lo
que su hijo le pide, no se lo demuestra a fin de comprobar
su determinación. Sea como sea, una vez que ella
demostró que tenía verdadera fe, Jesús le concedió con
gusto su petición (léase Marcos 7:28-30).
--
La hierba verde se ha secado,la flor se ha marchitado,pero en cuanto a la
palabra de nuestro Dios JEHOVÁ,Durara hasta tiempo indefinido. ISAIAS 40;8
http://burgara-despertadatalaya.blogspot.com
http://groups.yahoo.com/group/gb_mp
burgara@gmail.com

Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.