domingo, 2 de diciembre de 2012

3 de dic. Lectura de la Biblia: Nahúm 1 a Habacuc 3.

3 de dic. Lectura de la Biblia: Nahúm 1 a Habacuc 3 Núm. 1: Habacuc
2:1-14 Núm. 2: ¿Por qué debemos hablar acerca de la verdad con
convicción? (2 Tim.1:7, 8) Núm. 3: ¿Cómo puede cualquiera de nosotros
adquirir verdadero conocimiento y sabiduría? (rs pág.170 párr. 3—
pág.171 párr. 2)
Lectura de la Biblia: Nahúm 1 a Habacuc 3
*** w07 15/11 págs. 9-10 Puntos sobresalientes de los libros de Nahúm,
Habacuc y Sofonías *** 1:9. ¿Cómo se beneficiará Judá cuando Nínive
sufra "un exterminio consumado"? Quedará libre para siempre del acoso
de Asiria. ―La angustia no se levantará una segunda vez.‖ Como si
Nínive ya no existiera, Nahúm anuncia: ―¡Mira! Sobre las montañas los
pies de uno que trae buenas nuevas, uno que publica la paz. Oh Judá,
celebra tus fiestas‖ (Nahúm 1:15). 2:6. ¿En qué sentido se abrirían
"las puertas [...] de los ríos"? Tales puertas fueron los boquetes que
se abrieron en las murallas de Nínive por acción de las aguas del río
Tigris. En el año 632 antes de nuestra era, las fuerzas conjuntas de
los babilonios y los medos sitiaron la ciudad de Nínive, pero esta no
se sintió amenazada. Creía que, con sus altas murallas, nadie podría
conquistarla. No obstante, las lluvias torrenciales provocaron el
desbordamiento del Tigris. Según el historiador Diodoro de Sicilia, el
río ―inundó parte de la ciudad y derrumbó la muralla a lo largo de
[varios kilómetros]‖. De este modo, se abrieron ―las puertas [...] de
los ríos‖ y, tal como se había predicho, Nínive fue tomada con la
misma rapidez con la que el fuego devora el rastrojo seco (Nahúm
1:8-10). 3:4. ¿Por qué se compara a Nínive con una prostituta? Porque
esta ciudad engañó a varias naciones, pues les prometió su amistad y
ayuda, pero terminó sometiéndolas a su yugo. Por ejemplo, el monarca
asirio ayudó al rey Acaz de Judá a hacer frente a una conspiración de
Israel y Siria. Sin embargo, después ―vino contra él y le causó
angustia‖ (2 Crónicas 28:20). 1:2-6. Jehová se venga de quienes se
niegan a darle devoción exclusiva y así se convierten en sus enemigos.
Esto nos muestra que Dios exige que sus siervos lo adoremos solo a él
(Éxodo 20:5). 1:10. Las imponentes murallas de Nínive, con sus cientos
de torres, no pudieron evitar que se cumpliera la sentencia divina
contra la ciudad. Hoy día, los enemigos del pueblo de Jehová tampoco
podrán impedir que él los castigue (Proverbios 2:22; Daniel 2:44).
HABACUC:
1:5, 6. ¿Por qué se asombrarían los judíos de que Dios levantara a los
caldeos contra Jerusalén? Cuando Habacuc empezó a profetizar, Judá se
hallaba bajo el control de Egipto (2 Reyes 23:29, 30, 34). Aunque los
caldeos (o babilonios) iban creciendo en poderío, todavía no habían
logrado derrotar a los ejércitos del faraón Nekó (Jeremías 46:2).
Además, en Jerusalén estaban el templo de Jehová y la sede del
gobierno, que había ejercido de forma ininterrumpida la casa de David.
Por eso, a los judíos les resultaba inconcebible la ―actividad‖ que
Jehová iba a efectuar, a saber, permitir que los caldeos destruyeran
Jerusalén. Pero en el año 607 antes de nuestra era, la visión que
anunciaba la destrucción de la ciudad a manos de los babilonios ―sin
falta se realiz[ó]‖ (Habacuc 2:3). 2:5. ¿Qué representa el "hombre
físicamente capacitado" de este versículo, y por qué "no alcanzará su
meta"? Dicho hombre representa el Imperio babilónico, que con su
pericia militar había conquistado una nación tras otra. Tantas
victorias lo habían embriagado, como si de vino se tratara. Sin
embargo, no lograría su meta de ‗recoger todas las naciones' (es
decir, controlarlas), pues Jehová lo derrocaría valiéndose de los
medos y los persas. En nuestros días, el ―hombre físicamente
capacitado‖ constituye un conjunto de potencias políticas. Este
hombre, al igual que el de tiempos antiguos, está ebrio de arrogancia
y tiene una insaciable sed de conquista. Pero tampoco él alcanzará su
objetivo de ‗recoger todas las naciones'. Jehová es el único que
conseguirá reunir a la humanidad bajo un solo gobierno: el Reino de
Dios (Mateo 6:9, 10). 1:1-4; 1:12–2:1. Habacuc hizo preguntas
sinceras, y Jehová le respondió. El Dios verdadero escucha las
oraciones de sus siervos fieles. 2:1. Al igual que Habacuc, debemos
mantenernos siempre en guardia y activos espiritualmente. También
hemos de estar dispuestos a cambiar nuestro punto de vista si se nos
―censura‖ o corrige. 2:3; 3:16. Debemos esperar con fe la venida del
día de Jehová, sin perder el sentido de urgencia. 2:4. Para sobrevivir
al cercano día del juicio divino, tenemos que aguantar fielmente
(Hebreos 10:36-38). 2:6, 7, 9, 12, 15, 19. A los codiciosos, los que
buscan ganancias ilícitas, los violentos, los inmorales y los
idólatras les aguarda un futuro calamitoso. Debemos evitar a toda
costa comportarnos como ellos.
2:11. Si no denunciamos la maldad de este mundo, ―una piedra [...]
clamará lastimosamente‖. Por eso, es.,importante que prediquemos el
mensaje del Reino con valor y tesón. 3:6. Cuando Jehová ejecute su
juicio, nada se interpondrá en su camino, ni siquiera las
organizaciones humanas que parecen tan perdurables como colinas y
montañas. 3:13. Tenemos la seguridad de que Jehová no destruirá de
manera indiscriminada a las personas en Armagedón, pues salvará a las
que le sirvan fielmente.
3:17-19. Estamos seguros de que, a pesar de sufrir penalidades antes
de la guerra de Armagedón o durante esta, Jehová nos dará ―energía
vital‖ para que sigamos sirviéndole gozosamente.
Núm. 1: Habacuc 2:1-14
Núm. 2: ¿Por qué debemos hablar acerca de la verdad con convicción? (2
Tim.1:7, 8)*** w10 15/11 págs. 8-9 Joven, resiste la presión de grupo
*** "Sigan dando prueba de lo que ustedes mismos son" 6 ¿Estás
convencido de que tus creencias y las normas que sigues son las
correctas? Ese es el primer paso para resistir la presión de grupo
(léase 2 Corintios 13:5). ¿Por qué? Porque si estás seguro de lo que
crees, tendrás el valor de defenderlo, aunque seas tímido por
naturaleza (2 Tim. 1:7, 8). En cambio, si solo lo crees a medias, te
va a costar mucho trabajo, aunque sientas una gran confianza en ti
mismo. Así que, ¿por qué no compruebas si es cierto lo que te han
enseñado de la Biblia? Empieza por lo más básico. Por ejemplo, tú
crees en Dios y has oído las razones por las que otras personas
también creen en él. Pero ahora pregúntate: ―¿Qué me convence a mí de
que Dios existe?‖. Claro, el propósito al plantearte esta cuestión no
es llenarte de dudas, sino fortalecer tu fe. Así mismo, podrías
preguntarte: ―¿Cómo sé que Dios inspiró la Biblia?‖ (2 Tim. 3:16).
―¿Qué pruebas tengo de que vivimos en ‗los últimos días'?‖ (2 Tim.
3:1-5.) ―¿Qué motivos tengo para pensar que las normas de Jehová son
para mi bien?‖ (Isa. 48:17, 18.) 7 Tal vez dudes en hacerte esas
preguntas por miedo a no poder contestarlas. Pero eso sería tan
ilógico como negarte a ver el marcador de combustible del automóvil
por temor de que el tanque esté vacío. Si ese fuera el caso,
necesitarías saberlo para tomar medidas. Del mismo modo, deberías
averiguar si hay algún campo en el que tengas que fortalecer tu fe
(Hech. 17:11).
8 Pongamos un ejemplo. La Biblia advierte: ―Huyan de la fornicación‖.
Pregúntate: ―¿Por qué es sabio este consejo?‖. Piensa en por qué
tienen relaciones inmorales tus compañeros y en por qué dice la Biblia
que el que actúa así ―peca contra su propio cuerpo‖ (1 Cor. 6:18).
Luego compara las razones y plantéate lo siguiente: ―¿Qué es mejor?
¿Realmente vale la pena caer en la tentación?‖. Ve más allá y
reflexiona en qué pasaría si lo hicieras. Puede que algunos compañeros
te felicitaran, pero ¿cómo te sentirías después, cuando estuvieras con
tus padres o con los hermanos en el Salón del Reino? ¿Y cómo te
sentirías al tratar de orar a Dios? ¿De verdad estarías dispuesto a
echar a perder tu relación con él por ganar la aceptación de tus
compañeros? 9 Si eres adolescente, estás en una etapa de la vida en la
que tu ―facultad de raciocinio‖ —tu capacidad de analizar las cosas—
se está desarrollando como nunca antes (léase Romanos 12:1, 2). Este
es el momento de pensar seriamente en lo que significa para ti ser
testigo de Jehová. Eso te permitirá fortalecer tus convicciones.
Entonces, cuando tus compañeros te presionen, sabrás responder de
inmediato y con más confianza. Te sentirás como una joven cristiana
que dijo: ―Cuando me mantengo firme ante mis compañeros, les estoy
mostrando quién soy yo. Mi religión no es una simple etiqueta. Es lo
que da forma a mis opiniones, mis metas, mis principios. Es mi vida
entera‖.
10 No es fácil mantenerse firme y defender los principios justos (Luc.
13:24). Y probablemente te preguntes si vale la pena tanto esfuerzo.
Pero recuerda: si das la impresión de que te estás disculpando o de
que te avergüenzas de tus creencias, tus compañeros lo notarán y
quizás hasta se pongan más pesados. En cambio, si te expresas con
convicción, tal vez te sorprenda lo rápido que se dan por vencidos
(compárese con Lucas 4:12, 13).
Núm. 3: ¿Cómo puede cualquiera de nosotros adquirir verdadero
conocimiento y sabiduría? (rs pág.170 párr. 3— pág.171 párr. 2)*** rs
pág. 170 - pág. 171 Filosofía *** ¿Cómo puede cualquiera de nosotros
adquirir verdadero conocimiento y sabiduría?
Pro. 1:7; Sal. 111:10: ―El temor de Jehová es el principio del
conocimiento [...] [y de] la sabiduría.‖ (Si el universo no fuera el
producto de un Creador inteligente, sino solo de alguna fuerza ciega e
irracional, entonces no sería posible tener una visión unificada del
universo, ¿verdad? Nada que pudiera calificarse de sabiduría podría
resultar de un estudio de algo que fuera en sí irracional, ¿no es
cierto? Los que intentan comprender el universo —o la vida misma— al
mismo tiempo que procuran excluir del asunto a Dios y sus propósitos,
experimentan frustraciones constantes. Interpretan mal lo que aprenden
y dan mal uso a los hechos que recogen. El no tomar en cuenta que Dios
existe destruye lo que es la clave para.,adquirir conocimiento exacto
y hace imposible una estructura de pensamiento verdaderamente
coherente.) Pro. 2:4-7: ―Si sigues buscando esto como a la plata, y
como a tesoros escondidos sigues en busca de ello, en tal caso
entenderás el temor de Jehová, y hallarás el mismísimo conocimiento de
Dios. Porque Jehová mismo da la sabiduría; procedentes de su boca hay
conocimiento y discernimiento. Y para los rectos atesorará sabiduría
práctica.‖ (Jehová proporciona la ayuda necesaria mediante su Palabra
escrita y su organización visible. También es preciso tener un deseo
sincero y hacer un esfuerzo personal, lo cual incluye el usar de
manera constructiva la propia habilidad de pensar de uno.)
¿Es realista la expectativa de hallar la verdad absoluta de esta Fuente?
2 Tim. 3:16; Juan 17:17: ―Toda Escritura es inspirada de Dios.‖
―[Jesús dijo a su Padre celestial:] Tu palabra es la verdad.‖ (¿No es
razonable que el Creador del universo tuviera pleno entendimiento de
tal creación? En la Biblia él no nos dice todo lo que se pudiera saber
acerca del universo, pero lo que él sí ha hecho que se escriba en ella
no es teorizar ni razonamiento somero; es verdad. También, él ha
declarado en la Biblia cuál es su propósito para la Tierra y para la
humanidad, y cómo lo cumplirá. Su omnipotencia, sabiduría superlativa,
justicia perfecta y gran amor garantizan que este propósito se
cumplirá plenamente, y de la mejor manera posible. Así, pues, sus
cualidades nos aseguran que la declaración de su propósito es
completamente fidedigna; es la verdad.)

--
La hierba verde se ha secado,la flor se ha marchitado,pero en cuanto a la
palabra de nuestro Dios JEHOVÁ,Durara hasta tiempo indefinido. ISAIAS 40;8
http://burgara-despertadatalaya.blogspot.com
http://groups.yahoo.com/group/gb_mp
burgara@gmail.com

Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.