sábado, 1 de diciembre de 2012

Texto Diario Domingo 02-12-2012 .-Él golpeó tres veces, y se detuvo (2 Rey. 13:18).

Él golpeó tres veces, y se detuvo (2 Rey. 13:18).
Para entender mejor lo importante que es servir a Dios con fervor,
veamos un episodio de la vida del rey Jehoás de Israel. Cuando su
reino estaba en peligro de caer en manos de Siria, acudió a Eliseo y,
con lágrimas en los ojos, le rogó su ayuda. El profeta le mandó que
disparara una flecha por la ventana en dirección a Siria. Aquel acto
fue una indicación de la victoria que Jehová le daría. Esa garantía
debería haberlo llenado de ánimo. Pero ¿fue así? No. Cuando Eliseo le
pidió que tomara las flechas y golpeara con ellas el suelo, Jehoás lo
hizo solo tres veces. El profeta se indignó, ya que para derribar a
Siria "hasta el punto de acabar [con ella]" tendría que haber golpeado
la tierra cinco o seis veces. Por su falta de entusiasmo, el rey no
consiguió un triunfo absoluto, sino tan solo tres victorias parciales
(2 Rey. 13:14-19). Del mismo modo, si queremos que Jehová derrame su
bendición sobre nosotros, hemos de efectuar su obra con toda el alma.
w10 15/4 4:11


--
La hierba verde se ha secado,la flor se ha marchitado,pero en cuanto a la
palabra de nuestro Dios JEHOVÁ,Durara hasta tiempo indefinido. ISAIAS 40;8
http://burgara-despertadatalaya.blogspot.com
http://groups.yahoo.com/group/gb_mp
burgara@gmail.com

Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.