lunes, 17 de diciembre de 2012

Texto Diario Martes 18-12-2012 -En esto todos conocerán que ustedes son mis discípulos, si tienen amor entre sí (Juan 13:35).

En esto todos conocerán que ustedes son mis discípulos, si tienen amor entre sí (Juan 13:35).

Con estas palabras, Jesús les estaba mandando a sus discípulos que se demostraran amor abnegado, un amor que los identificaría como sus verdaderos seguidores (Juan 13:34). Y en otra ocasión los exhortó: “Continúen amando a sus enemigos y orando por los que los persiguen” (Mat. 5:44). Pero Jesús no solo les enseñó lo que debían amar, sino también lo que tenían que odiar. Una profecía dijo sobre Cristo: “Amaste la justicia, y odiaste el desafuero”, o, lo que es lo mismo, “la iniquidad” o maldad (Heb. 1:9; Sal. 45:7). Su ejemplo nos muestra que, además de cultivar amor por la justicia, tenemos que cobrarle odio al pecado, a todo lo que está en contra de la ley de Jehová. El apóstol Juan dijo claramente: “Todo el que peca viola la ley de Dios, porque todo pecado va en contra de la ley de Dios” (1 Juan 3:4, Nueva Traducción Viviente). Cada cristiano debe preguntarse: “¿Odio las cosas que prohíbe la ley de Dios?”. w11 15/2 4:1-3

 

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.