sábado, 12 de enero de 2013

Texto Diario Domingo 13-01-2013 .-Quitémonos [...] el pecado que fácilmente nos enreda (Heb. 12:1).

Quitémonos [...] el pecado que fácilmente nos enreda (Heb. 12:1).
Cuando a un corredor se le enredan las piernas en la ropa, casi siempre sufre una caída. Y es más fácil que esto suceda si no hace caso de la recomendación de evitar ciertas prendas de vestir cuando corre. ¿Por qué pudiera actuar así? Porque es descuidado, confiado o distraído. Veamos, entonces, qué nos enseña el consejo de Pablo. En último término, ¿por qué pierde alguien la fe? Por las cosas que ha estado haciendo durante cierto tiempo. Hablando del “pecado que fácilmente nos enreda”, un biblista explica que es “el que tiene más fuerza sobre nosotros, sea por nuestras circunstancias, forma de ser o compañías”. En otras palabras, el ambiente, las debilidades personales y las amistades ejercen una poderosa influencia sobre nosotros. Tanto es así que pueden debilitar nuestra fe e incluso acabar con ella (Mat. 13:3-9). w11 15/9 4:2, 10, 11

Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.