domingo, 24 de febrero de 2013

puntos sobresalientes marcos 5 a 8


CAPITULO 5
it-1 pág. 980 Gadarenos
Con relación al milagro antes mencionado, Mateo habla de dos hombres, mientras que Marcos (5:2) y Lucas
(8:27) centran la atención solo en uno, probablemente debido a que su caso fue más notable. Es probable que
fuera más violento y hubiera sufrido durante más tiempo el control demoniaco que el otro hombre. Sin embargo,
quizás solo él quiso más tarde acompañar al Hijo de Dios. Jesús no se lo permitió, pero a cambio le animó a
proclamar todo lo que Dios había hecho por él.
ol parte 3 pág. 11 párr. 22 ¿Quiénes habitan el mundo de los espíritus?
22. ¿Qué han hecho los demonios a los seres humanos?
22 Hay otros ángeles que apoyaron a Satanás en su rebelión contra Dios. Se les llama demonios y son
enemigos de los seres humanos. Actúan cruel y despiadadamente. En el pasado, hacían que algunas personas
se quedaran mudas y ciegas (Mateo 9:32, 33; 12:22). A otras les causaban enfermedades o hacían que actuaran
como locas (Mateo 17:15, 18; Marcos 5:2-5). Hasta atormentaban a los niños (Lucas 9:42).
w08 15/12 pág. 18 párr. 7 Decididos a dar testimonio cabal de las buenas nuevas
7. ¿De qué manera es posible que se haya extendido el mensaje que predicó Pablo?
7 Muchas personas escucharon el mensaje que Pablo difundió de casa en casa y en lugares públicos. Es muy
probable que después algunas de ellas se fueran de Éfeso por cuestiones de negocios, para visitar a parientes o
simplemente para escapar del ajetreo de la gran ciudad, tal como mucha gente hace hoy día. Además, en aquel
entonces había quienes visitaban Éfeso por negocios o por otras razones. Es posible que mientras estaban allí
hayan conocido a Pablo o lo hayan escuchado predicar. ¿Qué harían al regresar a casa? Quienes aceptaran la
verdad darían testimonio a otras personas, e incluso quienes no la aceptaran seguramente hablarían de lo que
habían escuchado en Éfeso. De ese modo, sus parientes, vecinos o clientes habrían tenido la oportunidad de
escuchar y aceptar la verdad (compárese con Marcos 5:14). ¿Qué nos enseña esto sobre el efecto que puede
tener nuestra predicación?
km 12/04 pág. 8 párr. 3 Cómo predicar a nuestros familiares
3. ¿Cómo podemos aprovechar el interés que sienten nuestros familiares por nosotros para predicarles?
3 Al hombre del que acababa de expulsar muchos demonios, Jesús mandó: “Vete a casa a tus parientes, e
infórmales acerca de todas las cosas que Jehová ha hecho por ti, y de la misericordia que te tuvo” (Mar. 5:19).
¿Se imagina cómo debió de impresionar esto a sus familiares? Seguramente usted no experimentará un suceso
tan espectacular, pero quizás sus parientes sientan interés por sus actividades o las de sus hijos. Hablarles de un
discurso que tuvo en la Escuela del Ministerio Teocrático, de una asamblea a la que asistió, de una visita a Betel
o de cierto logro personal puede abrir el camino para explicarles algo más acerca de Jehová y su organización.
ie págs. 27-28 párr. 16 Una esperanza segura
16-18. ¿Cuánto gozo reportará a las familias la resurrección?
16 La Biblia nos da atisbos del gozo que la resurrección reportará a las familias. Imaginémonos la felicidad de
la viuda de Naín cuando Jesús detuvo el cortejo fúnebre de su único hijo y lo resucitó (Lucas 7:11-17).
Posteriormente, Jesús devolvió la vida a una niña de 12 años cerca del mar de Galilea, y sus padres quedaron
“fuera de sí con gran éxtasis” (Marcos 5:21-24, 35-42; véase también 1 Reyes 17:17-24; 2 Reyes 4:32-37).
km 12/97 pág. 5 Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático
¿Cómo demostró Jairo que tenía fe en el poder de Jesús para curar? (Mar. 5:22-24) [it-2-S pág. 16 § 6]. Tomó la
iniciativa de buscar a Jesús; cuando lo encontró, cayó a sus pies, le rogó que fuera a su casa y lo llevó
allí personalmente.
t-2 pág. 16 Jaír
Séptimo juez de Israel. Ya que era un galaadita importante y a cada uno de sus 30 hijos se les vincula a las
ciudades de tiendas mencionadas antes, es probable que fuese un descendiente del núm. 1. Juzgó a Israel
durante veintidós años, después de lo cual murió y fue enterrado en Qamón. (Jue 10:3-5.)
3. Padre de Mardoqueo, de la tribu de Benjamín. (Est 2:5.)
4. Padre de Elhanán, quien dio muerte a Lahmí, el hermano de Goliat. (1Cr 20:5.) Por lo visto, el relato
correspondiente de 2 Samuel 21:19 contiene un error de transcripción. (Véase LAHMÍ.)
it-2 pág. 181 Lahmí
Hermano de Goliat el guitita. El relato de 1 Crónicas 20:5 dice en parte que “Elhanán hijo de Jaír logró derribar
a Lahmí el hermano de Goliat el guitita” durante una batalla contra los filisteos. Pero, por otra parte, el relato
paralelo de 2 Samuel 21:19 dice: “Elhanán hijo de Jaaré-oreguim el betlemita logró derribar a Goliat el guitita”. Al
parecer, en este último versículo el copista leyó equivocadamente behth hal·laj·mí (betlemita) en lugar de ʼethlaj
·mí (“Lahmí”; el término hebreo ʼeth tan solo indica que Lahmí es el complemento de un verbo). El texto original
probablemente dijera “logró derribar a Lahmí”, como lee el relato paralelo de 1 Crónicas 20:5. De este modo los
dos textos armonizarían en este punto e indicarían que Lahmí era el hermano del Goliat a quien David mató.
No obstante, también es posible que hubieran existido dos personajes de nombre Goliat. (Véase GOLIAT.)
lv cap. 16 págs. 190-191 párr. 17 Luchemos contra el Diablo y sus maquinaciones
17. ¿Cómo podría valerse Satanás astutamente del desánimo de un enfermo?
17 Satanás no solo intenta aprovecharse de nuestros deseos de divertirnos, sino también de nuestras
necesidades en materia de salud. Por ejemplo, un cristiano enfermo quizás se descorazone viendo que ningún
tratamiento lo ayuda a mejorar (Marcos 5:25, 26). ¿Cómo podrían valerse de su desánimo Satanás y sus
demonios? Ellos saben que la Palabra de Dios advierte que no se busque “el auxilio de los que practican lo que
es perjudicial” (Isaías 31:2). Por eso, pudieran tentar al enfermo a dejarse llevar por la desesperación, pasar por
alto la advertencia bíblica y aceptar tratamientos o técnicas que usan algún “poder mágico”, o espiritista. Caer en
esa trampa sería sin duda muy perjudicial para su relación con Dios. ¿En qué sentido?
w90 1/12 pág. 14 párr. 15 No hubo egoísmo en su respuesta al amor de Dios
15 Consideremos otra manera como Jesucristo respondió con disposición altruista, libre de egoísmo, al amor
de Dios. Lo hizo al sacrificarse a favor de otros hasta el punto de morir ignominiosa y dolorosamente en un
madero de tormento. (Filipenses 2:5-8.) Jesús atendió las necesidades físicas de la gente alimentando
milagrosamente a muchedumbres y ejecutando muchas curaciones. (Mateo 14:14-22; 15:32-39.) Siempre
antepuso los intereses de los demás a los suyos. Por eso pudo decir: “Las zorras tienen cuevas, y las aves del
cielo tienen donde posarse, pero el Hijo del hombre no tiene dónde recostar la cabeza”. (Mateo 8:20.) Jesús
estaba al tanto del funcionamiento del espíritu de Dios cuando este fluía de él en la ejecución de curaciones
milagrosas. Pero nunca trató de lucrarse materialmente por el uso de aquellos poderes sobrenaturales, como
cuando cierta mujer que había padecido de flujo de sangre por 12 años tocó con fe las prendas de vestir
exteriores de él y quedó sanada. (Marcos 5:25-34.) Además, Jesús nunca usó poderes sobrenaturales para su
propio provecho. (Compárese con Mateo 4:2-4.)
w94 15/10 pág. 18 párr. 7 ¿Enseña usted como Jesús?
7. ¿Qué ejemplos tenemos de la flexibilidad de Jesús?
7 En cierta ocasión, Jesús dijo: “A cualquiera que me repudie delante de los hombres, yo también lo repudiaré
delante de mi Padre que está en los cielos”. Sin embargo, no rechazó a Pedro cuando le negó tres veces. Es
obvio que tuvo en cuenta las atenuantes de la ocasión. (Mateo 10:33; Lucas 22:54-62.) En el caso de la mujer
que se hallaba inmunda porque padecía de flujo de sangre y que infringió la Ley mosaica al mezclarse con la
multitud, también hubo factores que restaron gravedad a su acción. Jesús no la condenó, pues comprendía que
estaba desesperada. (Marcos 1:40-42; 5:25-34; véase también Lucas 5:12, 13.) Por otra parte, aunque Jesús
había prohibido a sus apóstoles revelar que él era el Mesías, no se aferró a esta regla cuando se presentó como
tal a la samaritana con la que conversó junto al pozo. (Mateo 16:20; Juan 4:25, 26.) En todos estos casos, el
amor, la misericordia y la compasión invitaban a ser flexible. (Santiago 2:13.)
w91 15/9 pág. 18 párr. 15 “¡Ayúdame donde necesite fe!”
15. ¿Qué dijo Jesús en varias ocasiones a personas que curó, pero por qué no apoya eso las curaciones
por fe de hoy día?
15 Jesús no limitó sus obras de curación física a las personas que tenían fe. (Juan 5:5-9, 13.) Por eso su
actividad no apoya la doctrina antibíblica de la curación por fe. Es cierto que Jesús a veces dijo a personas a
quienes curó: “Tu fe te ha devuelto la salud”. (Mateo 9:22; Marcos 5:34; 10:52; Lucas 8:48; 17:19; 18:42.) Pero al
decir eso sencillamente señalaba una verdad obvia: Si los afligidos no hubieran tenido fe en que Jesús podía
ejecutar curaciones, ni siquiera habrían ido a él para que los curara.
w09 15/11 pág. 25 párr. 5 Los ministros de Dios debemos tener buenos modales
5. ¿Cómo mejorarán nuestras relaciones con los demás si imitamos la amabilidad de Jesús?
5 La amabilidad es una de las muchas cualidades que Jesucristo aprendió de su Padre. Aunque su ministerio
le exigía mucho tiempo y energías, siempre fue paciente y cortés. En todo momento estuvo dispuesto a ayudar a
los más desfavorecidos, como los leprosos, los ciegos y los mendigos. Aun cuando la ocasión no fuera la más
oportuna, no dejaba de atenderlos. Con frecuencia interrumpía lo que estaba haciendo para socorrer a los
afligidos. También mostró extraordinaria consideración a quienes pusieron su fe en él (Mar. 5:30-34; Luc. 18:35-
41). Si seguimos su ejemplo siendo amables y serviciales, nuestros familiares, vecinos y otras personas lo
notarán. Además, glorificaremos a Jehová con nuestra conducta y seremos más felices.
it-2 pág. 1083 Talithá kumi
Expresión semítica que empleó Jesucristo cuando resucitó a la hija de Jairo. Significa: “Jovencita, te digo:
¡Levántate!”. (Mr 5:41.) Las transliteraciones de esta expresión varían en los diferentes manuscritos griegos.
Aunque por lo general se cree que es una expresión aramea, el Diccionario Expositivo de Palabras del Nuevo
Testamento (de W. E. Vine, vol. 1, pág. 357) señala que por lo menos la última parte (“kumi”) también podría ser
hebrea. Según el lexicógrafo Gesenius, el término talithá se deriva de la palabra hebrea para cordero (ta·léh). (A
Hebrew and English Lexicon of the Old Testament, de Brown, Driver y Briggs, 1980, pág. 378.)
us pág. 21 párr. 34 Espíritus en invisibilidad... ¿nos ayudan, o nos perjudican?
34. ¿Qué otro milagro está registrado en Marcos 5:42, y cómo afectó a los padres de la niñita?
34 En otra ocasión Jesús resucitó de entre los muertos a una joven de 12 años de edad. ¡Imagínese el gozo
que sintieron los padres de ella cuando esto sucedió! El relato, en Marcos 5:42, dice que “estuvieron fuera de sí
con gran éxtasis.” El haber visto a su joven hija fría e inanimada un momento y entonces abrazarla viva y bien el
momento siguiente fue una maravillosa experiencia. De seguro esto fue muchísimo mejor que recibir un mensaje,
supuestamente de alguna persona amada que hubiera muerto, por medio de un médium espiritista o un
hechicero.
bh cap. 7 págs. 68-70 párrs. 9-10 Verdadera esperanza para los seres queridos que han muerto
9, 10. a) ¿Cómo identificó Jesús a Aquel que le dio el poder para resucitar a Lázaro? b) ¿Cuáles son
algunos beneficios de leer los relatos bíblicos de resurrecciones?
9 Jesús no dijo que él hubiera realizado este milagro por sí solo. Justo antes de llamar a Lázaro, hizo una
oración en la que identificó a Jehová como Aquel que hace posible la resurrección (Juan 11:41, 42). De hecho,
esa no fue la única vez que Jehová empleó su poder de esta manera. La resurrección de Lázaro es tan solo una
de las nueve que se relatan en la Palabra de Dios. Es todo un placer leer y estudiar estos pasajes. Nos enseñan
que Dios no muestra favoritismo, pues devolvió la vida a jóvenes y ancianos, hombres y mujeres, israelitas y
extranjeros por igual. ¡Y qué alegría tan grande observamos en estos relatos! Por ejemplo, cuando Jesús hizo
que una niña volviera a vivir, sus padres se quedaron “fuera de sí con gran éxtasis” (Marcos 5:42). Desde luego,
Jehová les había dado un motivo de alegría que nunca olvidarían.
10 Claro, las personas a las que Jesús resucitó volvieron a morir con el tiempo. ¿Significa eso que no sirvió de
nada el que las hubiera resucitado? Todo lo contrario. Estos relatos bíblicos confirman importantes verdades y
nos dan esperanza.
w90 1/5 págs. 24-26 párrs. 7-8 Ejerzan fe para alcanzar vida eterna
7, 8. a) ¿En qué otras ocasiones resucitó a muertos Jesús? b) ¿Por qué efectuó Jesús los milagros de
devolver la vida a aquellas personas?
7 Cuando Jesús resucitó a una jovencita que había estado muerta, los padres de ella “estuvieron fuera de sí
con gran éxtasis”. (Marcos 5:42.) Sin embargo, con el tiempo aquella niña también murió de nuevo. Cuando
Jesús le devolvió la vida al hijo muerto de la viuda de Naín, “el temor se apoderó de todos, y se pusieron a
glorificar a Dios”. (Lucas 7:16.) Pero con el tiempo aquel hombre también murió. En cuanto a esos milagros, The
New International Dictionary of New Testament Theology (El nuevo diccionario internacional de teología del
Nuevo Testamento) afirma: “Las personas a quienes Cristo resucitó durante su ministerio terrestre tenían que
morir, pues aquellas resurrecciones no otorgaban inmortalidad”.
8 ¿Por qué resucitó Jesús a aquellas personas? No fue para otorgarles vida eterna en aquel tiempo, sino para
demostrar que él era el Mesías y para manifestar lo que por el poder de Dios estaba capacitado para hacer.
Aquello edificó fe en la esperanza de la resurrección y de la vida eterna bajo la gobernación futura del Reino
celestial de Dios en las manos de Cristo. (Mateo 6:9, 10; Juan 11:41, 42.)
CAPITULO 6
it-2 pág. 679 Poder, Obras poderosas
Ejercicio responsable del poder. Jesús siempre utilizó su poder de manera responsable, y nunca para hacer
una mera exhibición…………………………………………………………………………………………………………..
……………………………………………………………………………………………………………………………..
De manera similar, la falta de fe de los habitantes de Nazaret lo retuvo de efectuar muchas obras poderosas,
con toda seguridad no porque su fuente de poder fuese insuficiente, sino porque las circunstancias no las
justificaban ni daban pie para realizarlas. El poder divino no debía desperdiciarse con personas escépticas que
no eran receptivas. (Mr 6:1-6; compárese con Mt 10:14; Lu 16:29-31.) El hecho de que la fe de otros no era
absolutamente esencial para que Jesús efectuase obras milagrosas puede verse en que sanó milagrosamente la
oreja que le habían cortado al esclavo del sumo sacerdote que iba con la muchedumbre que le fue a detener. (Lu
22:50, 51.)
fl cap. 11 págs. 158-159 párr. 25 Cómo mantener abiertas las líneas de comunicación
25. ¿Cómo pueden los padres ayudar a sus hijos a desarrollar un sentido de dignidad personal?
25 Los padres pueden ayudar a su hijo o hija a desarrollar un sentido de dignidad por medio de educar a su
prole de modo que asuma las responsabilidades de la vida en todo aspecto. Han estado educando a sus hijos
desde la infancia, en honradez, veracidad y la manera correcta de tratar con otros; edifican sobre estos cimientos
anteriores por medio de mostrar cómo estas cualidades aplican en la sociedad humana. Se incluye en esto el
saber asumir la responsabilidad que impone un empleo, y ser cumplidor. Evidentemente Jesús, al seguir
“progresando en sabiduría” como jovencito, aprendió un oficio mientras trabajaba al lado de su padre adoptivo
José, porque aun cuando cumplió la edad de 30 años y empezó su obra pública del Reino, la gente se refería a él
como “el carpintero.” (Marcos 6:3) Especialmente en el caso de muchachos en su adolescencia, éstos deben
aprender lo que quiere decir trabajar y satisfacer a un patrono o a un cliente, aunque el trabajo sea de naturaleza
tan sencilla como el de hacer mandados. Se les puede enseñar que por medio de ser trabajadores diligentes,
serios y confiables pueden adquirir respeto de sí mismos o dignidad personal, además de ganarse el respeto y
aprecio de otros; que, así, no solo son motivo de orgullo para sus padres y familia, sino que también ‘adornan la
enseñanza de nuestro Salvador, Dios, en todas las cosas.’—Tito 2:6-10.
it-1 pág. 1135 Herodías
Juan el Bautista, por lo tanto, tenía sobrada razón para condenar el matrimonio de Herodías y Herodes
Antipas, pues era ilegal e inmoral según la ley judía. Por esta acción, Juan fue arrojado en prisión y, más tarde,
decapitado. Su justa y valerosa denuncia despertó el implacable odio de Herodías, quien buscó la primera
oportunidad para que se diera muerte al profeta. (Mt 14:1-11; Mr 6:16-28; Lu 3:19, 20; 9:9.)
w04 15/4 pág. 27 ¿Recuerda usted?
¿Qué indica que Jesús tenía hermanos y hermanas?
Así lo confirma la Biblia en Mateo 13:55, 56 y Marcos 6:3. La palabra griega ahí utilizada (adelfós) se emplea
para designar “algún tipo de relación física o legal [y] significa exclusivamente hermano o medio hermano” (The
Catholic Biblical Quarterly, enero de 1992).—15/12, página 3.
bh cap. 14 pág. 136 párr. 7 Cómo tener una vida familiar feliz
7. ¿Qué tuvo en cuenta Jesús, y por qué sirve eso de ejemplo a los esposos?
7 Los esposos también deben fijarse en que Jesús fue siempre considerado con sus discípulos. Tuvo en
cuenta sus limitaciones y sus necesidades físicas. Por ejemplo, en una ocasión en la que estaban cansados les
dijo: “Vengan, [...] en privado, a un lugar solitario, y descansen un poco” (Marcos 6:30-32). La esposa merece la
misma consideración. La Biblia se refiere a la mujer con la expresión “un vaso más débil” —lo que quiere decir
que es un ser más delicado— y manda al esposo que le dé “honra”. ¿Por qué? Porque tanto él como ella
recibirán por igual el “favor inmerecido de la vida” (1 Pedro 3:7). Los esposos deben recordar que lo que nos
hace valiosos a los ojos de Dios no es el hecho de que seamos hombres o mujeres, sino de que seamos fieles
(Salmo 101:6).
w93 1/9 pág. 19 párrs. 15-16 La familia cristiana participa junta en actividades
15, 16. a) ¿Qué cualidad debería distinguir a las familias cristianas? b) ¿Qué clase de personas producen
algunas religiones, y por qué?
15 Jehová es un Dios feliz, y la verdad es un mensaje de felicidad, un mensaje de esperanza para la
humanidad. Además, uno de los frutos del espíritu es el gozo. Este gozo es muy diferente de la euforia
momentánea que siente el deportista que triunfa en un encuentro deportivo. Es un profundo sentimiento de
satisfacción que rebosa en el corazón como resultado de haber cultivado una relación íntima con Jehová. Es un
gozo que se basa en valores espirituales y relaciones edificantes. (Gálatas 5:22; 1 Timoteo 1:11.)
16 Por lo tanto, los testigos cristianos de Jehová no tenemos razón para sentirnos melancólicos ni estar
malhumorados. Algunas religiones producen esa clase de personas porque su fe se concentra en factores
negativos. Sus enseñanzas resultan en una forma de adoración sombría y sin gozo, que no es ni bíblica ni
equilibrada. No producen familias felices en el servicio a Dios. Jesús vio la necesidad de recrearse y descansar.
Por ejemplo, en cierta ocasión invitó a sus discípulos a ir ‘en privado, a un lugar solitario, y descansar un poco’.
(Marcos 6:30-32; Salmo 126:1-3; Jeremías 30:18, 19.)
w02 1/12 pág. 19 párr. 3 El estudio personal nos prepara para ser maestros
3. ¿Qué condiciones se precisan para un estudio eficaz?
3 Para que el estudio sea eficaz, no debemos sentarnos en el sillón o sofá más cómodo, ya que así es difícil
mantenerse despierto. Nuestra mente debe sentirse estimulada durante las sesiones de estudio, y la comodidad
excesiva produce el efecto contrario. Para estudiar y meditar se precisa también un ambiente relativamente
tranquilo y sin distracciones. Si tratamos de hacerlo con la radio o la televisión encendidas, o si los hijos reclaman
nuestra atención de continuo, los resultados no serán los mejores. Cuando Jesús deseaba meditar, se retiraba a
un lugar solitario. Además, también señaló la importancia de tener un lugar privado para orar (Mateo 6:6; 14:13;
Marcos 6:30-32).
km 4/04 pág. 8 párr. 3 Imitemos la actitud mental de Jesús
3. ¿Cómo podemos imitar la buena disposición a enseñar que tenía Jesús?
3 En otra ocasión, Jesús y sus discípulos se dirigían a un lugar solitario para descansar un poco. Sin embargo,
una muchedumbre supo hacia dónde iban y se les adelantó para encontrarse con ellos. En vez de molestarse,
Jesús “se enterneció por ellos” y procedió a “enseñarles muchas cosas” (Mar. 6:30-34). Comenzar y dirigir
estudios bíblicos exige mostrar esa misma actitud. Hay que tener persistencia y amor sincero por la gente. Si en
la actualidad no dirigimos ningún estudio, no nos demos por vencidos en nuestro empeño por encontrar alguno.
w99 15/7 pág. 14 párr. 19 Ayudemos a la gente a acercarse a Jehová
19. ¿Cuál será el resultado de cultivar amor a Cristo en el corazón de nuestros estudiantes de la Biblia,
pero qué debemos enseñarles?
19 Si edificamos de tal modo que se desarrolle amor a Cristo en el corazón de nuestros estudiantes, estos, por
lógica, también llegarán a amar a Jehová Dios. El amor, sentimientos y compasión de Jesús son un fiel reflejo de
las cualidades de Jehová (Mateo 11:28-30; Marcos 6:30-34; Juan 15:13, 14; Colosenses 1:15; Hebreos 1:3). De
modo que cuando la gente llega a conocer y amar a Jesús, también conoce y ama a Jehová (1 Juan 4:14, 16,
19). Tenemos que enseñar a los estudiantes de la Biblia que Jehová está detrás de todo lo que Cristo ha hecho
por la humanidad y que, por lo tanto, debemos darle gracias, alabarle y adorarle como el “Dios verdadero de
nuestra salvación” (Salmo 68:19, 20; Isaías 12:2-5; Juan 3:16; 5:19).
w92 1/6 pág. 20 párrs. 21-22 Use sabiamente su libertad cristiana
21, 22. ¿Cómo se nos ha protegido de la recreación dañina, y cómo debemos considerar el consejo que
se nos da a este respecto?
21 Otro aspecto que ha recibido mucha atención es la recreación. Los seres humanos —particularmente los
jóvenes— necesitan recreación. No es un pecado ni una pérdida de tiempo fijar períodos de esparcimiento para
la familia. Hasta Jesús invitó a sus discípulos a ‘descansar un poco’. (Marcos 6:31.) Pero tenga cuidado para que
la recreación no abra la puerta a la contaminación espiritual. Vivimos en un mundo donde la recreación da
énfasis a la inmoralidad sexual, la violencia crasa, el horror y el espiritismo. (2 Timoteo 3:3; Revelación 22:15.) El
esclavo fiel y discreto está alerta a esos peligros y constantemente nos advierte contra ellos. ¿Cree usted que
esos recordatorios son violaciones de su libertad, o agradece que la organización de Jehová se interese tanto en
usted que le haga notar constantemente esos peligros? (Salmo 19:7; 119:95.)
22 Nunca olvidemos que, aunque nuestra libertad proviene de Jehová, nosotros somos responsables de cómo
la usamos. Si no hacemos caso del buen consejo y tomamos decisiones incorrectas, no podemos culpar a otra
persona. El apóstol Pablo dice: “Cada uno de nosotros rendirá cuenta de sí mismo a Dios”. (Romanos 14:12;
Hebreos 4:13.)
w92 1/5 pág. 20 párrs. 8-9 Manténgase despierto en “el tiempo del fin”
8, 9. a) ¿Cómo pueden distraernos y ponernos en peligro las ocupaciones cotidianas de la vida? b) ¿Qué
advertencias nos dieron Pablo y Jesús?
8 Tenga presente también que Jesús, al dar su advertencia en Lucas 21:34, 35, estaba considerando los
aspectos cotidianos de la vida, como el comer, el beber y las inquietudes por ganarse el sustento. Esas cosas
son comunes a todos los hombres, entre ellos los discípulos del Señor Jesús. (Compárese con Marcos 6:31.)
Quizás esas cosas de por sí sean inofensivas, pero si lo permitimos, pueden distraernos, absorber nuestra
atención, y así causarnos peligrosa soñolencia espiritual.
9 Por lo tanto, no descuidemos lo más importante: conseguir la aprobación divina. En vez de estar absortos en
las cosas cotidianas de la vida, usémoslas solo hasta el grado limitado necesario para sustentarnos. (Filipenses
3:8.) Esas cosas no deben desplazar los intereses del Reino. Como dice Romanos 14:17, “el reino de Dios no
significa comer y beber, sino que significa justicia y paz y gozo con espíritu santo”. Recuerde estas palabras de
Jesús: “Sigan, pues, buscando primero el reino y la justicia de Dios, y todas estas otras cosas les serán
añadidas”. (Mateo 6:33.) Además, en Lucas 9:62 Jesús declaró: “Nadie que ha puesto la mano en el arado y mira
a las cosas que deja atrás es muy apto para el reino de Dios”.
w02 15/3 pág. 17 párr. 16 Cristo dirige a su congregación
16. A pesar de su autoridad, ¿cómo trató Jesús a sus seguidores?
16 Jesús fue modesto en su relación con los discípulos aunque era superior a los seres humanos imperfectos
en todo y la autoridad que le había conferido su Padre era inigualable. No abrumó a sus oyentes con una
imponente demostración de conocimiento. Fue sensible y compasivo con sus seguidores, y tomó en
consideración sus necesidades (Mateo 15:32; 26:40, 41; Marcos 6:31). Nunca les exigió más de lo que podían
dar ni puso sobre ellos una carga superior a la que eran capaces de llevar (Juan 16:12). Jesús era “de genio
apacible y humilde de corazón”. No es de extrañar, por tanto, que muchos hallaran refrigerio en él (Mateo 11:28-
30).
w08 15/4 pág. 22 párr. 6 ¿Qué le da valor a la vida?
6. a) ¿Por qué no está mal disfrutar de las cosas buenas de la vida? b) ¿Cuál es el modo equilibrado de
ver el esparcimiento?
6 ¿Condena la Biblia que pasemos ratos agradables con nuestros amigos? Claro que no. Salomón reconoce,
por ejemplo, que disfrutar tranquilamente de una comida tras un día de duro trabajo es un don de Dios (léase
Eclesiastés 2:24; 3:12, 13). Además, el propio Jehová invita a los jóvenes a ‘regocijarse en su juventud’ con
sentido de responsabilidad (Ecl. 11:9). Todos necesitamos descanso y diversión sana (compárese con Marcos
6:31). Pero nuestra vida no debe girar en torno a tales cosas. El esparcimiento debe ser como el postre que se
sirve al final de la comida, no el plato principal. Por mucho que a uno le gusten los platos dulces, si no come otra
cosa, pronto se cansará, y además obtendrá poca nutrición. Del mismo modo, Salomón se dio cuenta de que
centrarse en los placeres es igual de insustancial, como “esforzarse tras [el] viento” (Ecl. 2:10, 11).
km 12/99 pág. 5 Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático
Marcos 6:31-34 muestra que fueron solo las enfermedades y la pobreza lo que hizo que Jesús se enterneciera
por la muchedumbre [w97-S 15/12 pág. 29 §1]. Falso. Lo que conmovió a Jesús fue su estado espiritual. Los
caudillos religiosos se habían aprovechado de las personas.
w97 15/12 págs. 28-29 Jehová gobierna con compasión
tenido tiempo ni para comer. La Biblia relata: “De modo que se fueron en la barca a un lugar solitario donde
estuvieran solos. Pero la gente los vio ir y muchos llegaron a saberlo, y de todas las ciudades concurrieron allá a
pie, y se adelantaron a ellos. Pues, al salir, él vio una muchedumbre grande, y se enterneció por ellos, porque
eran como ovejas sin pastor. Y comenzó a enseñarles muchas cosas”. (Marcos 6:31-34.)
No fueron solo las enfermedades y la pobreza del pueblo lo que conmovió a Jesús, sino su estado espiritual.
Los caudillos religiosos se habían aprovechado de los individuos, y por eso Jesús “se enterneció por ellos”. La
palabra griega traducida por “enterneció” significa “sentir que las entrañas anhelan vivamente”. Jesús fue
verdaderamente un hombre compasivo
kp pág. 31 párr. 17 “Ante todo, tengan amor intenso”
17 El amor nos impulsa a llevar a otros las buenas nuevas del Reino de Dios. Pensemos en el ejemplo de
Jesús. ¿Por qué predicaba y enseñaba? Había observado la pésima condición espiritual de las muchedumbres y
“se enterneció” (Marcos 6:34). Los guías religiosos falsos, que deberían haberles infundido esperanza y
enseñado verdades espirituales, las tenían descuidadas y engañadas. Por eso, movido por un sentimiento
profundo y sincero de amor y compasión, Jesús las consoló con “las buenas nuevas del reino de Dios” (Lucas
4:16-21, 43).
km 4/05 pág. 3 párrs. 4-5 Hombres de toda clase serán salvos
4, 5. ¿Qué lección nos enseñan los ejemplos de Jesús y Pablo?
4 Ejemplos del siglo primero. Jesucristo sacó tiempo para ayudar a individuos a quienes tal vez se les
considerara casos perdidos (Luc. 8:26-39). Aunque nunca aprobó las prácticas incorrectas, sabía que la gente
puede quedar atrapada en el mal camino (Luc. 7:37, 38, 44-48). Por eso se mostró comprensivo y “se enterneció
por ellos, porque eran como ovejas sin pastor” (Mar. 6:34). ¿Podemos imitar mejor su ejemplo?
5 Al apóstol Pablo lo apedrearon, lo golpearon y lo echaron en la cárcel (Hech. 14:19; 16:22, 23). ¿Se dejó
amargar por estas duras experiencias y llegó a la conclusión de que estaba perdiendo el tiempo con ciertas
naciones y grupos étnicos? Para nada. Él sabía que en toda etnia había personas de corazón sincero, y estaba
determinado a encontrarlas. ¿Es así como vemos a la gente de nuestro territorio que tiene diferentes culturas y
antecedentes?
km 7/11 pág. 1 párr. 3 Seamos “tiernamente compasivos”
3. ¿Cómo podríamos imitar a Jesús en su manera de ver a las personas?
3 Veamos a las personas como Jesús las vio. Aun al predicar ante grandes multitudes, Jesús valoraba
individualmente a las personas. Sabía que cada una tenía sus propias necesidades espirituales y se sentía
impulsado a enseñarles con paciencia, pues le conmovía que estuvieran como ovejas sin pastor (Mar. 6:34).
Si imitamos a Jesús a este respecto, nos sentiremos impulsados a mostrar verdadera compasión, lo cual se
reflejará en nuestro semblante y tono de voz. Además, daremos prioridad a la predicación y nos adaptaremos a
cada oyente (1 Cor. 9:19-23).
cf cap. 15 págs. 159-160 párr. 19 “Se enterneció”
19. ¿Cómo pudiéramos motivar a un estudiante de la Biblia para que reúna los requisitos y participe en el
ministerio?
19 ¿Cómo podemos estimular a otras personas a seguir el ejemplo de Jesús? Supongamos que queremos
animar a un estudiante de la Biblia para que reúna los requisitos y empiece a predicar, o que deseamos ayudar a
un cristiano inactivo para que vuelva a participar de lleno en el ministerio. ¿Cómo lo hacemos? Tenemos que
llegarles al corazón. Recordemos que Jesús primero “se enterneció” por la gente y luego le enseñó (Marcos
6:34). Por lo tanto, si los ayudamos a que sientan compasión por los demás, es posible que el corazón los motive
a predicar las buenas nuevas, como hizo Jesús. Podemos preguntarles: “¿Cómo mejoró su vida cuando aceptó
el mensaje del Reino? ¿No cree que las personas que no conocen las buenas nuevas también necesitan oírlas?
¿Qué puede hacer para ayudarlas?”. No nos olvidamos, claro está, de que el principal motivo para participar en
el ministerio es el amor a Dios y el deseo de servirle.
it-1 pág. 93 Alimento
El pescado se obtenía tanto del mar Mediterráneo como del mar de Galilea. Varios apóstoles de Jesucristo
fueron pescadores; del propio Jesús se dice que después de resucitar, al menos en una ocasión asó pescado al
carbón para sus discípulos. (Jn 21:9.) El pescado también se comía seco, lo que resultaba muy conveniente
cuando se estaba de viaje. Es posible que el pescado que Jesús multiplicó milagrosamente para alimentar a las
muchedumbres fuese seco. (Mt 15:34; Mr 6:38.) Por otra parte, parece probable que el que hubiese en Jerusalén
una puerta llamada del Pescado indicase que allí o cerca de allí había un mercado de ese género. (Ne 3:3.) En
los días de Nehemías los tirios vendían pescado en Jerusalén. (Ne 13:16.)
w08 15/2 págs. 28-29 Puntos sobresalientes del libro de Marcos
Respuestas a preguntas bíblicas:
6:51, 52. ¿Cuál era “el significado de los panes” que los discípulos no captaron? Apenas unas horas
antes, Jesús había alimentado con solo cinco panes y dos pescados a 5.000 hombres, además de mujeres y
niños. “El significado de los panes” que los discípulos deberían haber captado en aquella ocasión era que Jehová
Dios le había dado poder a Jesús para realizar milagros (Mar. 6:41-44). Si hubieran entendido la magnitud del
poder que Jesús había recibido, no se habrían sorprendido tanto cuando caminó milagrosamente sobre el agua.
it-1 pág. 469 Cesta
Una vez que Jesús multiplicó de manera milagrosa los panes y los pescados para alimentar a unos cinco mil
hombres, además de mujeres y niños, se recogieron doce cestas llenas de sobrantes. (Mt 14:20; Mr 6:43; Lu
9:17; Jn 6:13.) Los cuatro escritores de los evangelios emplean la palabra griega kó·fi·nos para referirse a las
cestas utilizadas a la hora de recoger los sobrantes. Este podía ser un tipo de cesta de mimbre relativamente
pequeña y de poca consistencia utilizada para llevar las provisiones en los viajes, posiblemente provista de una
cuerda a modo de asa para llevarla colgada a la espalda. Su capacidad normal puede deducirse del uso que
también se da a este término griego como medida beocia de unos 7,5 l.
CAPITULO 7
it-2 pág. 193 Lavarse las manos
Los escribas y fariseos del siglo I E.C. daban gran importancia al acto de lavarse las manos, y criticaron el que
los discípulos de Jesucristo traspasasen las tradiciones de los hombres de “otros tiempos” al no lavarse las
manos cuando iban a tomar una comida. No se trataba solo de lavarse las manos normalmente por higiene, sino
que era un ritual ceremonioso. “Los fariseos y todos los judíos no comen a menos que se laven las manos hasta
el codo.” (Mr 7:2-5; Mt 15:2.) El Talmud Babilonio (Sotá 4b) coloca al que come sin lavarse las manos al mismo
nivel que el que tiene relaciones con una prostituta, y dice que el que tome a la ligera el acto de lavarse las
manos será “desarraigado de este mundo”. (Véase BAÑAR, BAÑARSE.)
it-2 pág. 1149 Tradición
Tradiciones desaprobadas. Sin embargo, los líderes religiosos judíos añadieron a la Palabra escrita muchas
tradiciones verbales que consideraban indispensables para la adoración verdadera. Pablo (Saulo), como fariseo,
siguió con extraordinario celo las tradiciones del judaísmo antes de su conversión al cristianismo. Por supuesto,
entre esas tradiciones estaban tanto las no censurables como las reprobables. El seguir los “mandatos de
hombres como doctrinas” le llevó a ser un perseguidor de cristianos. (Mt 15:9.) Por ejemplo, los fariseos ‘no
comían a menos que se lavasen las manos hasta el codo, teniendo firmemente asida la tradición de los hombres
de otros tiempos’. (Mr 7:3.) Esos hombres no adoptaron dicha práctica por motivos de higiene, sino, más bien,
como un ritual ceremonial que supuestamente tenía mérito religioso. (Véase LAVARSE LAS MANOS.) Cristo
mostró que no había base para criticar a sus discípulos por no seguir ese y otros “mandatos de hombres”
superfluos. (Mt 15:1, 2, 7-11; Mr 7:4-8; Isa 29:13.) Además, debido a su tradición concerniente al “corbán” (un
don dedicado a Dios), los líderes religiosos habían invalidado la Palabra de Dios, y así traspasaron su mandato.
(Éx 20:12; 21:17; Mt 15:3-6; Mr 7:9-15; véase CORBÁN.)
w91 1/2 pág. 13 párr. 17 Honrar a Jehová... ¿por qué y cómo?
17. a) ¿Qué tiene que ver la conducta apropiada con el que honremos a Jehová? b) ¿Qué efecto tiene la
conducta incorrecta en esto?
17 Tal como es excelente honrar a Jehová Dios con los labios, también tenemos que honrarlo por nuestra
conducta. Jesús condenó a los que honraban a Dios con los labios, pero tenían su corazón muy alejado de Él.
(Marcos 7:6.) La conducta incorrecta de seguro trae deshonra a Jehová Dios. Por ejemplo, en Romanos 2:23, 24
leemos: “Tú, que te glorías en ley, ¿por tu transgresión de la Ley deshonras a Dios? Porque ‘el nombre de Dios
es blasfemado entre las naciones a causa de ustedes’”. En los últimos años se ha expulsado de las
congregaciones del pueblo de Jehová a muchos miles de personas. Probablemente, hasta muchos más que
participaron en conducta deshonrosa no fueron expulsados porque manifestaron arrepentimiento genuino. Todas
estas personas habían estado honrando a Jehová con los labios, pero no lo hicieron por su conducta.
it-1 pág. 1170 Honra
El mero formalismo religioso no supone honrar verdaderamente al Todopoderoso, pues debe haber un amor
real a los caminos de Jehová y un deseo de corazón de hacer su voluntad, algo que los líderes religiosos del
judaísmo del tiempo de Jesús no tenían. (Mr 7:6; Isa 29:13.)
w06 15/3 pág. 27 párr. 2 Mantengámonos alejados de la adoración falsa
2. ¿Qué han hecho los líderes religiosos, y con qué consecuencias?
2 ¿Quién es el causante de esta gran oscuridad espiritual? Irónicamente, la religión, en particular las
organizaciones y los líderes religiosos que han enseñado ideas contrarias a los pensamientos de Dios (Marcos
7:7, 8). Como consecuencia, a muchas personas se les ha hecho creer que adoran al Dios verdadero, cuando lo
cierto es que lo ofenden. La religión falsa es la responsable directa de tan lamentable situación.
gh cap. 5 pág. 47 párr. 14 Cómo las buenas nuevas fueron preservadas
14. (a) ¿Qué muestra que los esfuerzos de Satanás por suprimir la Biblia han fracasado? (b) ¿Qué actitud
tienen las sectas de la cristiandad en cuanto a enseñar la Biblia?
14 Los esfuerzos de Satanás por suprimir la Biblia han fracasado. Recientemente, se han hecho traducciones
excelentes de la Biblia en muchos lenguajes, y las “buenas nuevas” han llegado a estar al alcance de toda la
humanidad. Se encuentran Biblias en muchos hogares. Pero, ¿han ayudado las sectas religiosas de la
cristiandad a la gente a entender la Biblia? No, porque hoy en día adoptan la misma posición que los guías
religiosos del tiempo de Jesús. Rechazan la palabra de Dios “para retener su tradición,” las enseñanzas falsas de
Babilonia que fueron adoptadas cuando Constantino fundó la “cristiandad.”—Marcos 7:9, 13.
it-1 pág. 552 Corbán
Como se explica en Marcos 7:11, “corbán” es “una dádiva dedicada a Dios”. La palabra hebrea original,
qor·bán, así como su equivalente en griego (kor·bán), significa “ofrenda”. El término hebreo, usado en Levítico y
Números, aplica tanto a ofrendas cruentas como incruentas. (Le 1:2, 3; 2:1; Nú 5:15; 6:14, 21.) Esta palabra
hebrea también se emplea en Ezequiel 20:28 y 40:43. Otra palabra griega afín a kor·bán es kor·ba·nás, que
aparece en Mateo 27:6, donde se informa que los sacerdotes principales dijeron que no era lícito echar en “la
tesorería [una forma de kor·ba·nás] sagrada” el dinero de la traición de Judas, porque era “el precio de sangre”.
Para el tiempo del ministerio de Cristo Jesús en la Tierra, se había adoptado una práctica censurable con
relación a las dádivas dedicadas a Dios. Jesús denunció la hipocresía de los fariseos a ese respecto, porque
anteponían su propia tradición a la ley divina. Profesaban salvaguardar para Dios lo que se había declarado
“corbán”, pero pasaban por alto el requisito divino de honrar a los padres. (Mt 15:3-6.) Los fariseos enseñaban
que con que una persona dijera con respecto a sus bienes o a parte de ellos “sea corbán” o “es corbán”, es decir,
una dádiva dedicada a Dios, no podía usarlos para satisfacer las necesidades de sus padres, por muy
necesitados que estuvieran, aunque ella misma podía hacer uso de esos bienes hasta su propia muerte si lo
deseaba. Así, aunque estos fariseos profesaban honrar a Dios, su corazón no estaba de acuerdo con los justos
requisitos divinos. (Mr 7:9-13.)
km 12/89 pág. 6 Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático
El hecho de que Marcos viera la necesidad de definir expresiones como “corbán” en Marcos 7:11 muestra que él
escribió teniendo presente principalmente a los lectores gentiles. 11, [Lectura semanal de la Biblia; véase w89-S
15/10 pág. 30]
w08 15/2 págs. 28-29 Puntos sobresalientes del libro de Marcos
Lecciones para nosotros:
Marcos 2:18; 7:11; 12:18; 13:3. Marcos habla de costumbres, expresiones, creencias y lugares tal vez poco
conocidos para los lectores que no fueran judíos. Aclara que los fariseos “practicaban el ayuno”, que corbán es
“una dádiva dedicada a Dios”, que los saduceos decían que “no hay resurrección”, y que el templo estaba “a la
vista” desde “el monte de los Olivos”. Puesto que la genealogía del Mesías posiblemente interesara solo a los
judíos, ni siquiera la menciona. Marcos nos pone así un ejemplo. Debemos tomar en consideración los
antecedentes de las personas cuando estemos predicando o pronunciando discursos en las reuniones de
congregación.
w00 1/1 pág. 7 párr. 7 Sirvamos con el atalaya
7. a) ¿Qué aprendieron los judíos de la disciplina de Jehová? b) ¿En qué trampas cayeron los judíos
después del exilio, y en qué resultó?
7 Los judíos que regresaron habían aprendido bien la lección, de modo que abandonaron la idolatría y la
religión espiritista. Sin embargo, con el paso de los años, cayeron en otras trampas. Algunos fueron víctimas de
la filosofía griega. Otros antepusieron la tradición humana a la Palabra de Dios. Y también hubo quienes se
dejaron seducir por el nacionalismo (Marcos 7:13; Hechos 5:37). Cuando Jesús nació, el pueblo se había
apartado de nuevo de la adoración pura. Aunque hubo judíos que respondieron individualmente a las buenas
nuevas que Jesús declaró, la nación en conjunto lo rechazó y, por lo tanto, ella misma fue rechazada por Dios
(Juan 1:9-12; Hechos 2:36). Israel ya no era el testigo de Dios, y en el año 70 E.C., Jerusalén y su templo fueron
devastados de nuevo, esta vez por el ejército romano (Mateo 21:43).
w96 15/6 págs. 19-20 párrs. 8-10 Bendiciones o maldiciones. Ejemplos para nosotros en la actualidad
8-10. a) ¿A qué ejemplo amonestador se alude en 1 Corintios 10:8? b) ¿Cómo pueden aplicarse con
provecho las palabras de Jesús recogidas en Mateo 5:27, 28?
8 En el siguiente ejemplo de Pablo se nos aconseja: “Ni practiquemos fornicación, como algunos de ellos
cometieron fornicación, de modo que cayeron, veintitrés mil de ellos en un día”. (1 Corintios 10:8.) El apóstol se
refiere a la ocasión en que los israelitas se postraron ante falsas deidades y tuvieron “relaciones inmorales con
las hijas de Moab”. (Números 25:1-9.) La inmoralidad sexual es mortífera. Dejar que los pensamientos y deseos
inmorales se desenfrenen es como permitir la “oxidación” del corazón. Jesús declaró: “Oyeron ustedes que se
dijo: ‘No debes cometer adulterio’. Pero yo les digo que todo el que sigue mirando a una mujer a fin de tener una
pasión por ella ya ha cometido adulterio con ella en su corazón”. (Mateo 5:27, 28.)
9 Una prueba testimonial de las consecuencias de ‘mirar a una mujer a fin de tener una pasión por ella’, es lo
que resultó del pensamiento degradado de los ángeles desobedientes antes del Diluvio, en tiempos de Noé.
(Génesis 6:1, 2.) Recuérdese, también, que uno de los episodios más trágicos de la vida del rey David comenzó
cuando se quedó mirando indebidamente a una mujer. (2 Samuel 11:1-4.) Por otro lado, el justo Job, que era
casado, ‘celebró un pacto con los ojos para no mostrarse atento a ninguna virgen’; así evitó la inmoralidad y se
mantuvo íntegro. (Job 31:1-3, 6-11.) Los ojos son como las ventanas del corazón, y de un corazón corrupto salen
muchas iniquidades. (Marcos 7:20-23.)
10 Si ponemos en práctica las palabras de Jesús, no daremos rienda suelta a los malos pensamientos
deleitándonos en la pornografía o acariciando pensamientos inmorales con respecto a un hermano cristiano, un
compañero de trabajo u otra persona. La herrumbre de un metal no se quita simplemente cepillándola. Por lo
tanto, no hagamos caso omiso de las ideas y tendencias inmorales como si fueran algo insignificante. Tomemos
medidas drásticas para deshacernos de las inclinaciones inmorales. (Compárese con Mateo 5:29, 30.) Pablo
exhorta a sus compañeros de creencia: “Amortigüen [...] los miembros de su cuerpo que están sobre la tierra en
cuanto a fornicación, inmundicia, apetito sexual, deseo perjudicial y codicia, que es idolatría. Por causa de esas
cosas viene la ira de Dios”. En efecto, a causa de cosas como la inmoralidad sexual, “viene la ira de Dios” en
señal de su maldición. Así pues, necesitamos ‘amortiguar’ nuestros miembros carnales. (Colosenses 3:5, 6.)
w99 1/3 pág. 15 párr. 11 “El templo” y “el principal” hoy
11. a) ¿Cómo se recalca la importancia de la limpieza de los sacerdotes en la visión de Ezequiel?
b) ¿Cómo se ha limpiado en los últimos días a los ungidos en sentido espiritual?
11 No obstante, los sacerdotes no deben limitarse a enseñar a los demás a estar limpios; han de estar limpios
ellos mismos. Por ello, Ezequiel previó un proceso de refinación del sacerdocio de Israel (Ezequiel 44:10-16). Del
mismo modo, la historia indica que en 1918 Jehová se sentó “como refinador” en su templo espiritual y examinó a
la clase sacerdotal ungida (Malaquías 3:1-5). A los que consideró limpios espiritualmente o arrepentidos de actos
anteriores de idolatría les permitió conservar el privilegio de servir en Su templo espiritual. Aun así, a nivel
individual los ungidos, como las demás personas, pueden hacerse impuros, espiritual y moralmente (Ezequiel
44:22, 25-27). Han tenido que luchar mucho por mantenerse “sin mancha del mundo” (Santiago 1:27; compárese
con Marcos 7:20-23).
w06 15/11 págs. 24-25 párr. 20 Mantengámonos en el amor de Dios
20. ¿Por qué debemos evitar la codicia?
20 No nos dejemos arrastrar por la codicia, es decir, el deseo intenso de poseer lo que pertenece a otros. Uno
de los Diez Mandamientos dice: “No debes desear [“no codicies”, según la Nueva Versión Internacional] la casa
de tu semejante. No debes desear la esposa de tu semejante, ni su esclavo, ni su esclava, ni su toro, ni su asno,
ni cosa alguna que pertenezca a tu semejante” (Éxodo 20:17). Esta ley protegía a la esposa, los siervos y los
animales del israelita, así como su casa y demás pertenencias. Pero la razón más importante para evitar la
codicia es que, como declaró Jesús, esta contamina al hombre (Marcos 7:20-23).
w94 15/6 pág. 14 párr. 12 La lucha contra el poder del pecado sobre la carne caída
12. ¿Qué debemos hacer para no ir “en la senda de Caín”?
12 ¿Qué puede decirse de los que vivimos en esta época? Sin duda, no queremos ir “en la senda de Caín”,
como aquellos cristianos del siglo primero que provocaron el lamento de Judas. (Judas 11.) Nunca debemos
justificarnos a nosotros mismos discurriendo que es inofensivo ceder levemente a nuestros deseos o tomarnos
pequeñas libertades en algún otro asunto. Por el contrario, debemos mantenernos vigilantes para detectar toda
influencia impía y corruptora que haya penetrado en nuestro corazón y mente, y eliminarla sin dilación antes de
que arraigue. La lucha contra el dominio que ejerce el pecado sobre la carne caída comienza en nuestro interior.
(Marcos 7:21.)
w00 1/11 pág. 8 párr. 5 Veamos la pureza moral como Dios la ve
5. ¿Qué prohibiciones ha impuesto Dios en materia sexual?
5 Aunque la sexualidad es un don de Dios, no debe expresarse sin restricción alguna. Tal principio es aplicable
incluso dentro del matrimonio (Efesios 5:28-30; 1 Pedro 3:1, 7). Fuera de este, las relaciones sexuales están
prohibidas. La Biblia es muy explícita al respecto. La Ley que Dios entregó a la nación de Israel estipulaba: “No
debes cometer adulterio” (Éxodo 20:14). Jesús señaló posteriormente que entre los “razonamientos perjudiciales”
que se originan en el corazón y contaminan al ser humano, figuran “fornicaciones” y “adulterios” (Marcos
7:21, 22). El apóstol Pablo dirigió esta exhortación inspirada a los cristianos de Corinto: “Huyan de la fornicación”
(1 Corintios 6:18). Y en su carta a los Hebreos escribió: “Que el matrimonio sea honorable entre todos, y el lecho
conyugal sea sin contaminación, porque Dios juzgará a los fornicadores y a los adúlteros” (Hebreos 13:4).
it-1 págs. 106-107 Altivez
Condición del corazón. La altivez es un defecto serio, una característica mala que va más allá de ser tan
solo un punto de vista erróneo. Jesucristo la clasificó junto con el asesinato, el hurto, la blasfemia y otras cosas
malas que, como él mismo dijo, salen “de dentro, del corazón de los hombres”. (Mr 7:21, 22.) María, la madre de
Jesús, dijo de Jehová: “Ha esparcido a los que son altivos en la intención de su corazón” (Lu 1:51), y David apeló
a Jehová, diciendo: “Mi corazón no ha sido altivo”. (Sl 131:1; Isa 9:9; Da 5:20.)
it-2 pág. 1038 Sirofenicia
Designación que en Marcos 7:26 se aplica a una mujer no israelita de las regiones de Tiro y Sidón. El adjetivo
“sirofenicia”, que combina “siria” y “fenicia”, probablemente se originó por haber sido Fenicia parte de la provincia
romana de Siria. A la mujer sirofenicia también se la llama una kja·na·nái·a (literalmente, “cananea”; traducido
“fenicia” en NM), pues los primeros habitantes de Fenicia descendían de Canaán y con el tiempo el término
“Canaán” llegó a referirse principalmente a Fenicia. (Mt 15:22, nota.) El que se la llamase “griega” probablemente
indica que era de ascendencia griega. (Mr 7:26.)
it-1 pág. 844 Escupir
Por otra parte, el registro bíblico recoge tres ocasiones en las que Jesucristo utilizó su saliva para hacer
curaciones milagrosas. (Mr 7:31-37; 8:22-26; Jn 9:1-7.) Como los resultados fueron milagrosos y los milagros de
Jesús se ejecutaban por el poder del espíritu de Dios, en estos casos Cristo no usó su propia saliva en calidad de
agente curativo natural.
it-1 pág. 762 Éffatha
Expresión semítica que significa “sé abierto”. Jesús la usó cuando curó a un sordo que además tenía un
impedimento en el habla. (Mr 7:32-34.)
km 2/04 pág. 7 Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático
. ¿Qué es la empatía, y cómo ha manifestado Jesús esta cualidad? [w02-S 15/4 pág. 25 § 4, 5.] La empatía
implica sentir el dolor de los demás. Cuando Jesús sanó a un sordo que tenía un impedimento del habla,
lo hizo en privado, probablemente para no avergonzarlo ni sobresaltarlo (Mar. 7:32-35). Cuando sintió el
dolor de una viuda que estaba a punto de enterrar a su único hijo, utilizó su poder en armonía con la
voluntad divina y lo resucitó (Luc. 7:11-16). Hoy día, en calidad de Sumo Sacerdote, Jesús ‘se conduele
de nuestras debilidades’ (Heb. 4:15).
w08 15/2 págs. 28-29 Puntos sobresalientes del libro de Marcos
Respuestas a preguntas bíblicas:
Marcos 3:5; 7:34; 8:12. ¿Cómo pudo Marcos conocer detalles relativos a los sentimientos de Jesús?
Marcos no era uno de los doce apóstoles ni tampoco un amigo íntimo de Jesús. Según la tradición antigua,
obtuvo buena parte de la información de su gran amigo, el apóstol Pedro (1 Ped. 5:13).
w08 15/2 págs. 28-29 Puntos sobresalientes del libro de Marcos
Respuestas a preguntas bíblicas:
Marcos 1:44; 3:12; 7:36. ¿Por qué no quería Jesús que se dieran a conocer sus milagros? Él no quería
que las personas llegaran a conclusiones basadas en informes sensacionalistas o posiblemente distorsionados.
Más bien, quería que comprobaran por sí mismas que él era el Cristo y que tomaran su decisión en consecuencia
(Isa. 42:1-4; Mat. 8:4; 9:30; 12:15-21; 16:20; Luc. 5:14). Hizo una excepción en el caso del hombre del país de los
gerasenos que había estado endemoniado, a quien curó y ordenó que fuera a contárselo a sus parientes. A
Jesús le habían pedido que abandonara aquella región, por eso tuvo muy poco contacto, si acaso alguno, con
sus habitantes. La presencia y el testimonio de un hombre al que Jesús había curado podrían servir para
contrarrestar cualquier comentario negativo sobre la pérdida de la piara de cerdos (Mar. 5:1-20; Luc. 8:26-39).
w00 1/3 pág. 15 párr. 6 ‘Hallemos a Jehová y su fuerza’
6. ¿Por qué debemos “hallar a Jehová y su fuerza”?
6 Jehová puede dar poder a sus siervos y también protegerlos. La Biblia nos exhorta a “hallar a Jehová y su
fuerza” (Salmo 105:4). ¿Por qué? Porque cuando hacemos las cosas con la fuerza de Jehová, usamos nuestro
poder para beneficio y no para perjuicio de los demás. No hallamos otro ejemplo mejor al respecto que el de
Jesucristo, quien ejecutó muchos milagros con “el poder de Jehová” (Lucas 5:17). Jesús pudo haberse dedicado
a hacerse rico, famoso o incluso un rey omnipotente (Lucas 4:5-7). Sin embargo, utilizó el poder de Dios para
preparar, enseñar, ayudar y curar al prójimo (Marcos 7:37; Juan 7:46). Qué buen ejemplo para nosotros.
CAPITULO 7
it-2 pág. 193 Lavarse las manos
Los escribas y fariseos del siglo I E.C. daban gran importancia al acto de lavarse las manos, y criticaron el que
los discípulos de Jesucristo traspasasen las tradiciones de los hombres de “otros tiempos” al no lavarse las
manos cuando iban a tomar una comida. No se trataba solo de lavarse las manos normalmente por higiene, sino
que era un ritual ceremonioso. “Los fariseos y todos los judíos no comen a menos que se laven las manos hasta
el codo.” (Mr 7:2-5; Mt 15:2.) El Talmud Babilonio (Sotá 4b) coloca al que come sin lavarse las manos al mismo
nivel que el que tiene relaciones con una prostituta, y dice que el que tome a la ligera el acto de lavarse las
manos será “desarraigado de este mundo”. (Véase BAÑAR, BAÑARSE.)
it-2 pág. 1149 Tradición
Tradiciones desaprobadas. Sin embargo, los líderes religiosos judíos añadieron a la Palabra escrita muchas
tradiciones verbales que consideraban indispensables para la adoración verdadera. Pablo (Saulo), como fariseo,
siguió con extraordinario celo las tradiciones del judaísmo antes de su conversión al cristianismo. Por supuesto,
entre esas tradiciones estaban tanto las no censurables como las reprobables. El seguir los “mandatos de
hombres como doctrinas” le llevó a ser un perseguidor de cristianos. (Mt 15:9.) Por ejemplo, los fariseos ‘no
comían a menos que se lavasen las manos hasta el codo, teniendo firmemente asida la tradición de los hombres
de otros tiempos’. (Mr 7:3.) Esos hombres no adoptaron dicha práctica por motivos de higiene, sino, más bien,
como un ritual ceremonial que supuestamente tenía mérito religioso. (Véase LAVARSE LAS MANOS.) Cristo
mostró que no había base para criticar a sus discípulos por no seguir ese y otros “mandatos de hombres”
superfluos. (Mt 15:1, 2, 7-11; Mr 7:4-8; Isa 29:13.) Además, debido a su tradición concerniente al “corbán” (un
don dedicado a Dios), los líderes religiosos habían invalidado la Palabra de Dios, y así traspasaron su mandato.
(Éx 20:12; 21:17; Mt 15:3-6; Mr 7:9-15; véase CORBÁN.)
w91 1/2 pág. 13 párr. 17 Honrar a Jehová... ¿por qué y cómo?
17. a) ¿Qué tiene que ver la conducta apropiada con el que honremos a Jehová? b) ¿Qué efecto tiene la
conducta incorrecta en esto?
17 Tal como es excelente honrar a Jehová Dios con los labios, también tenemos que honrarlo por nuestra
conducta. Jesús condenó a los que honraban a Dios con los labios, pero tenían su corazón muy alejado de Él.
(Marcos 7:6.) La conducta incorrecta de seguro trae deshonra a Jehová Dios. Por ejemplo, en Romanos 2:23, 24
leemos: “Tú, que te glorías en ley, ¿por tu transgresión de la Ley deshonras a Dios? Porque ‘el nombre de Dios
es blasfemado entre las naciones a causa de ustedes’”. En los últimos años se ha expulsado de las
congregaciones del pueblo de Jehová a muchos miles de personas. Probablemente, hasta muchos más que
participaron en conducta deshonrosa no fueron expulsados porque manifestaron arrepentimiento genuino. Todas
estas personas habían estado honrando a Jehová con los labios, pero no lo hicieron por su conducta.
it-1 pág. 1170 Honra
El mero formalismo religioso no supone honrar verdaderamente al Todopoderoso, pues debe haber un amor
real a los caminos de Jehová y un deseo de corazón de hacer su voluntad, algo que los líderes religiosos del
judaísmo del tiempo de Jesús no tenían. (Mr 7:6; Isa 29:13.)
w06 15/3 pág. 27 párr. 2 Mantengámonos alejados de la adoración falsa
2. ¿Qué han hecho los líderes religiosos, y con qué consecuencias?
2 ¿Quién es el causante de esta gran oscuridad espiritual? Irónicamente, la religión, en particular las
organizaciones y los líderes religiosos que han enseñado ideas contrarias a los pensamientos de Dios (Marcos
7:7, 8). Como consecuencia, a muchas personas se les ha hecho creer que adoran al Dios verdadero, cuando lo
cierto es que lo ofenden. La religión falsa es la responsable directa de tan lamentable situación.
gh cap. 5 pág. 47 párr. 14 Cómo las buenas nuevas fueron preservadas
14. (a) ¿Qué muestra que los esfuerzos de Satanás por suprimir la Biblia han fracasado? (b) ¿Qué actitud
tienen las sectas de la cristiandad en cuanto a enseñar la Biblia?
14 Los esfuerzos de Satanás por suprimir la Biblia han fracasado. Recientemente, se han hecho traducciones
excelentes de la Biblia en muchos lenguajes, y las “buenas nuevas” han llegado a estar al alcance de toda la
humanidad. Se encuentran Biblias en muchos hogares. Pero, ¿han ayudado las sectas religiosas de la
cristiandad a la gente a entender la Biblia? No, porque hoy en día adoptan la misma posición que los guías
religiosos del tiempo de Jesús. Rechazan la palabra de Dios “para retener su tradición,” las enseñanzas falsas de
Babilonia que fueron adoptadas cuando Constantino fundó la “cristiandad.”—Marcos 7:9, 13.
it-1 pág. 552 Corbán
Como se explica en Marcos 7:11, “corbán” es “una dádiva dedicada a Dios”. La palabra hebrea original,
qor·bán, así como su equivalente en griego (kor·bán), significa “ofrenda”. El término hebreo, usado en Levítico y
Números, aplica tanto a ofrendas cruentas como incruentas. (Le 1:2, 3; 2:1; Nú 5:15; 6:14, 21.) Esta palabra
hebrea también se emplea en Ezequiel 20:28 y 40:43. Otra palabra griega afín a kor·bán es kor·ba·nás, que
aparece en Mateo 27:6, donde se informa que los sacerdotes principales dijeron que no era lícito echar en “la
tesorería [una forma de kor·ba·nás] sagrada” el dinero de la traición de Judas, porque era “el precio de sangre”.
Para el tiempo del ministerio de Cristo Jesús en la Tierra, se había adoptado una práctica censurable con
relación a las dádivas dedicadas a Dios. Jesús denunció la hipocresía de los fariseos a ese respecto, porque
anteponían su propia tradición a la ley divina. Profesaban salvaguardar para Dios lo que se había declarado
“corbán”, pero pasaban por alto el requisito divino de honrar a los padres. (Mt 15:3-6.) Los fariseos enseñaban
que con que una persona dijera con respecto a sus bienes o a parte de ellos “sea corbán” o “es corbán”, es decir,
una dádiva dedicada a Dios, no podía usarlos para satisfacer las necesidades de sus padres, por muy
necesitados que estuvieran, aunque ella misma podía hacer uso de esos bienes hasta su propia muerte si lo
deseaba. Así, aunque estos fariseos profesaban honrar a Dios, su corazón no estaba de acuerdo con los justos
requisitos divinos. (Mr 7:9-13.)
km 12/89 pág. 6 Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático
El hecho de que Marcos viera la necesidad de definir expresiones como “corbán” en Marcos 7:11 muestra que él
escribió teniendo presente principalmente a los lectores gentiles. 11, [Lectura semanal de la Biblia; véase w89-S
15/10 pág. 30]
w08 15/2 págs. 28-29 Puntos sobresalientes del libro de Marcos
Lecciones para nosotros:
Marcos 2:18; 7:11; 12:18; 13:3. Marcos habla de costumbres, expresiones, creencias y lugares tal vez poco
conocidos para los lectores que no fueran judíos. Aclara que los fariseos “practicaban el ayuno”, que corbán es
“una dádiva dedicada a Dios”, que los saduceos decían que “no hay resurrección”, y que el templo estaba “a la
vista” desde “el monte de los Olivos”. Puesto que la genealogía del Mesías posiblemente interesara solo a los
judíos, ni siquiera la menciona. Marcos nos pone así un ejemplo. Debemos tomar en consideración los
antecedentes de las personas cuando estemos predicando o pronunciando discursos en las reuniones de
congregación.
w00 1/1 pág. 7 párr. 7 Sirvamos con el atalaya
7. a) ¿Qué aprendieron los judíos de la disciplina de Jehová? b) ¿En qué trampas cayeron los judíos
después del exilio, y en qué resultó?
7 Los judíos que regresaron habían aprendido bien la lección, de modo que abandonaron la idolatría y la
religión espiritista. Sin embargo, con el paso de los años, cayeron en otras trampas. Algunos fueron víctimas de
la filosofía griega. Otros antepusieron la tradición humana a la Palabra de Dios. Y también hubo quienes se
dejaron seducir por el nacionalismo (Marcos 7:13; Hechos 5:37). Cuando Jesús nació, el pueblo se había
apartado de nuevo de la adoración pura. Aunque hubo judíos que respondieron individualmente a las buenas
nuevas que Jesús declaró, la nación en conjunto lo rechazó y, por lo tanto, ella misma fue rechazada por Dios
(Juan 1:9-12; Hechos 2:36). Israel ya no era el testigo de Dios, y en el año 70 E.C., Jerusalén y su templo fueron
devastados de nuevo, esta vez por el ejército romano (Mateo 21:43).
w96 15/6 págs. 19-20 párrs. 8-10 Bendiciones o maldiciones. Ejemplos para nosotros en la actualidad
8-10. a) ¿A qué ejemplo amonestador se alude en 1 Corintios 10:8? b) ¿Cómo pueden aplicarse con
provecho las palabras de Jesús recogidas en Mateo 5:27, 28?
8 En el siguiente ejemplo de Pablo se nos aconseja: “Ni practiquemos fornicación, como algunos de ellos
cometieron fornicación, de modo que cayeron, veintitrés mil de ellos en un día”. (1 Corintios 10:8.) El apóstol se
refiere a la ocasión en que los israelitas se postraron ante falsas deidades y tuvieron “relaciones inmorales con
las hijas de Moab”. (Números 25:1-9.) La inmoralidad sexual es mortífera. Dejar que los pensamientos y deseos
inmorales se desenfrenen es como permitir la “oxidación” del corazón. Jesús declaró: “Oyeron ustedes que se
dijo: ‘No debes cometer adulterio’. Pero yo les digo que todo el que sigue mirando a una mujer a fin de tener una
pasión por ella ya ha cometido adulterio con ella en su corazón”. (Mateo 5:27, 28.)
9 Una prueba testimonial de las consecuencias de ‘mirar a una mujer a fin de tener una pasión por ella’, es lo
que resultó del pensamiento degradado de los ángeles desobedientes antes del Diluvio, en tiempos de Noé.
(Génesis 6:1, 2.) Recuérdese, también, que uno de los episodios más trágicos de la vida del rey David comenzó
cuando se quedó mirando indebidamente a una mujer. (2 Samuel 11:1-4.) Por otro lado, el justo Job, que era
casado, ‘celebró un pacto con los ojos para no mostrarse atento a ninguna virgen’; así evitó la inmoralidad y se
mantuvo íntegro. (Job 31:1-3, 6-11.) Los ojos son como las ventanas del corazón, y de un corazón corrupto salen
muchas iniquidades. (Marcos 7:20-23.)
10 Si ponemos en práctica las palabras de Jesús, no daremos rienda suelta a los malos pensamientos
deleitándonos en la pornografía o acariciando pensamientos inmorales con respecto a un hermano cristiano, un
compañero de trabajo u otra persona. La herrumbre de un metal no se quita simplemente cepillándola. Por lo
tanto, no hagamos caso omiso de las ideas y tendencias inmorales como si fueran algo insignificante. Tomemos
medidas drásticas para deshacernos de las inclinaciones inmorales. (Compárese con Mateo 5:29, 30.) Pablo
exhorta a sus compañeros de creencia: “Amortigüen [...] los miembros de su cuerpo que están sobre la tierra en
cuanto a fornicación, inmundicia, apetito sexual, deseo perjudicial y codicia, que es idolatría. Por causa de esas
cosas viene la ira de Dios”. En efecto, a causa de cosas como la inmoralidad sexual, “viene la ira de Dios” en
señal de su maldición. Así pues, necesitamos ‘amortiguar’ nuestros miembros carnales. (Colosenses 3:5, 6.)
w99 1/3 pág. 15 párr. 11 “El templo” y “el principal” hoy
11. a) ¿Cómo se recalca la importancia de la limpieza de los sacerdotes en la visión de Ezequiel?
b) ¿Cómo se ha limpiado en los últimos días a los ungidos en sentido espiritual?
11 No obstante, los sacerdotes no deben limitarse a enseñar a los demás a estar limpios; han de estar limpios
ellos mismos. Por ello, Ezequiel previó un proceso de refinación del sacerdocio de Israel (Ezequiel 44:10-16). Del
mismo modo, la historia indica que en 1918 Jehová se sentó “como refinador” en su templo espiritual y examinó a
la clase sacerdotal ungida (Malaquías 3:1-5). A los que consideró limpios espiritualmente o arrepentidos de actos
anteriores de idolatría les permitió conservar el privilegio de servir en Su templo espiritual. Aun así, a nivel
individual los ungidos, como las demás personas, pueden hacerse impuros, espiritual y moralmente (Ezequiel
44:22, 25-27). Han tenido que luchar mucho por mantenerse “sin mancha del mundo” (Santiago 1:27; compárese
con Marcos 7:20-23).
w06 15/11 págs. 24-25 párr. 20 Mantengámonos en el amor de Dios
20. ¿Por qué debemos evitar la codicia?
20 No nos dejemos arrastrar por la codicia, es decir, el deseo intenso de poseer lo que pertenece a otros. Uno
de los Diez Mandamientos dice: “No debes desear [“no codicies”, según la Nueva Versión Internacional] la casa
de tu semejante. No debes desear la esposa de tu semejante, ni su esclavo, ni su esclava, ni su toro, ni su asno,
ni cosa alguna que pertenezca a tu semejante” (Éxodo 20:17). Esta ley protegía a la esposa, los siervos y los
animales del israelita, así como su casa y demás pertenencias. Pero la razón más importante para evitar la
codicia es que, como declaró Jesús, esta contamina al hombre (Marcos 7:20-23).
w94 15/6 pág. 14 párr. 12 La lucha contra el poder del pecado sobre la carne caída
12. ¿Qué debemos hacer para no ir “en la senda de Caín”?
12 ¿Qué puede decirse de los que vivimos en esta época? Sin duda, no queremos ir “en la senda de Caín”,
como aquellos cristianos del siglo primero que provocaron el lamento de Judas. (Judas 11.) Nunca debemos
justificarnos a nosotros mismos discurriendo que es inofensivo ceder levemente a nuestros deseos o tomarnos
pequeñas libertades en algún otro asunto. Por el contrario, debemos mantenernos vigilantes para detectar toda
influencia impía y corruptora que haya penetrado en nuestro corazón y mente, y eliminarla sin dilación antes de
que arraigue. La lucha contra el dominio que ejerce el pecado sobre la carne caída comienza en nuestro interior.
(Marcos 7:21.)
w00 1/11 pág. 8 párr. 5 Veamos la pureza moral como Dios la ve
5. ¿Qué prohibiciones ha impuesto Dios en materia sexual?
5 Aunque la sexualidad es un don de Dios, no debe expresarse sin restricción alguna. Tal principio es aplicable
incluso dentro del matrimonio (Efesios 5:28-30; 1 Pedro 3:1, 7). Fuera de este, las relaciones sexuales están
prohibidas. La Biblia es muy explícita al respecto. La Ley que Dios entregó a la nación de Israel estipulaba: “No
debes cometer adulterio” (Éxodo 20:14). Jesús señaló posteriormente que entre los “razonamientos perjudiciales”
que se originan en el corazón y contaminan al ser humano, figuran “fornicaciones” y “adulterios” (Marcos
7:21, 22). El apóstol Pablo dirigió esta exhortación inspirada a los cristianos de Corinto: “Huyan de la fornicación”
(1 Corintios 6:18). Y en su carta a los Hebreos escribió: “Que el matrimonio sea honorable entre todos, y el lecho
conyugal sea sin contaminación, porque Dios juzgará a los fornicadores y a los adúlteros” (Hebreos 13:4).
it-1 págs. 106-107 Altivez
Condición del corazón. La altivez es un defecto serio, una característica mala que va más allá de ser tan
solo un punto de vista erróneo. Jesucristo la clasificó junto con el asesinato, el hurto, la blasfemia y otras cosas
malas que, como él mismo dijo, salen “de dentro, del corazón de los hombres”. (Mr 7:21, 22.) María, la madre de
Jesús, dijo de Jehová: “Ha esparcido a los que son altivos en la intención de su corazón” (Lu 1:51), y David apeló
a Jehová, diciendo: “Mi corazón no ha sido altivo”. (Sl 131:1; Isa 9:9; Da 5:20.)
it-2 pág. 1038 Sirofenicia
Designación que en Marcos 7:26 se aplica a una mujer no israelita de las regiones de Tiro y Sidón. El adjetivo
“sirofenicia”, que combina “siria” y “fenicia”, probablemente se originó por haber sido Fenicia parte de la provincia
romana de Siria. A la mujer sirofenicia también se la llama una kja·na·nái·a (literalmente, “cananea”; traducido
“fenicia” en NM), pues los primeros habitantes de Fenicia descendían de Canaán y con el tiempo el término
“Canaán” llegó a referirse principalmente a Fenicia. (Mt 15:22, nota.) El que se la llamase “griega” probablemente
indica que era de ascendencia griega. (Mr 7:26.)
it-1 pág. 844 Escupir
Por otra parte, el registro bíblico recoge tres ocasiones en las que Jesucristo utilizó su saliva para hacer
curaciones milagrosas. (Mr 7:31-37; 8:22-26; Jn 9:1-7.) Como los resultados fueron milagrosos y los milagros de
Jesús se ejecutaban por el poder del espíritu de Dios, en estos casos Cristo no usó su propia saliva en calidad de
agente curativo natural.
it-1 pág. 762 Éffatha
Expresión semítica que significa “sé abierto”. Jesús la usó cuando curó a un sordo que además tenía un
impedimento en el habla. (Mr 7:32-34.)
km 2/04 pág. 7 Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático
. ¿Qué es la empatía, y cómo ha manifestado Jesús esta cualidad? [w02-S 15/4 pág. 25 § 4, 5.] La empatía
implica sentir el dolor de los demás. Cuando Jesús sanó a un sordo que tenía un impedimento del habla,
lo hizo en privado, probablemente para no avergonzarlo ni sobresaltarlo (Mar. 7:32-35). Cuando sintió el
dolor de una viuda que estaba a punto de enterrar a su único hijo, utilizó su poder en armonía con la
voluntad divina y lo resucitó (Luc. 7:11-16). Hoy día, en calidad de Sumo Sacerdote, Jesús ‘se conduele
de nuestras debilidades’ (Heb. 4:15).
w08 15/2 págs. 28-29 Puntos sobresalientes del libro de Marcos
Respuestas a preguntas bíblicas:
Marcos 3:5; 7:34; 8:12. ¿Cómo pudo Marcos conocer detalles relativos a los sentimientos de Jesús?
Marcos no era uno de los doce apóstoles ni tampoco un amigo íntimo de Jesús. Según la tradición antigua,
obtuvo buena parte de la información de su gran amigo, el apóstol Pedro (1 Ped. 5:13).
w08 15/2 págs. 28-29 Puntos sobresalientes del libro de Marcos
Respuestas a preguntas bíblicas:
Marcos 1:44; 3:12; 7:36. ¿Por qué no quería Jesús que se dieran a conocer sus milagros? Él no quería
que las personas llegaran a conclusiones basadas en informes sensacionalistas o posiblemente distorsionados.
Más bien, quería que comprobaran por sí mismas que él era el Cristo y que tomaran su decisión en consecuencia
(Isa. 42:1-4; Mat. 8:4; 9:30; 12:15-21; 16:20; Luc. 5:14). Hizo una excepción en el caso del hombre del país de los
gerasenos que había estado endemoniado, a quien curó y ordenó que fuera a contárselo a sus parientes. A
Jesús le habían pedido que abandonara aquella región, por eso tuvo muy poco contacto, si acaso alguno, con
sus habitantes. La presencia y el testimonio de un hombre al que Jesús había curado podrían servir para
contrarrestar cualquier comentario negativo sobre la pérdida de la piara de cerdos (Mar. 5:1-20; Luc. 8:26-39).
w00 1/3 pág. 15 párr. 6 ‘Hallemos a Jehová y su fuerza’
6. ¿Por qué debemos “hallar a Jehová y su fuerza”?
6 Jehová puede dar poder a sus siervos y también protegerlos. La Biblia nos exhorta a “hallar a Jehová y su
fuerza” (Salmo 105:4). ¿Por qué? Porque cuando hacemos las cosas con la fuerza de Jehová, usamos nuestro
poder para beneficio y no para perjuicio de los demás. No hallamos otro ejemplo mejor al respecto que el de
Jesucristo, quien ejecutó muchos milagros con “el poder de Jehová” (Lucas 5:17). Jesús pudo haberse dedicado
a hacerse rico, famoso o incluso un rey omnipotente (Lucas 4:5-7). Sin embargo, utilizó el poder de Dios para
preparar, enseñar, ayudar y curar al prójimo (Marcos 7:37; Juan 7:46). Qué buen ejemplo para nosotros.
CAPITULO 8
hp cap. 13 págs. 122-124 párrs. 6-8 Comunicación con la región de los espíritus
¿Qué podemos aprender de la Biblia acerca de la naturaleza de nuestras oraciones? (6-8)
6 Individualmente, podemos acercarnos a Jehová en oración en cualquier momento. Sin embargo, él también
acepta con gusto las oraciones colectivas, como las que le dirige una congregación de cristianos. Por escuchar
las oraciones que se hacen en las reuniones de congregación, personas que nunca antes oraban han aprendido
a emplear esta comunicación vital. Además, los grupos familiares pueden orar juntos, y deben hacerlo. Se
presenta una oportunidad de hacer eso al tiempo de las comidas, y así se sigue el ejemplo de Jesús, que dio
gracias a Dios por el alimento que Dios hizo disponible.—Marcos 8:6.
7 Tal vez usted sepa de personas que han orado pero que se quejan de no haber recibido respuesta. ¿Por
qué? Cristo dijo a sus seguidores: “Si le piden alguna cosa al Padre se la dará en mi nombre.” La manera de
acercarse a Dios es por medio de Jesucristo, y no de otra persona. ¿Pudiera estribar el problema en el hecho de
que no se haya comprendido eso? (Juan 16:23; 14:6) Además, ¿qué quiso decir Jesús con “alguna cosa”? El
apóstol Juan muestra que es cualquier cosa que esté ‘en conformidad con la voluntad de Jehová.’ Difícilmente
esperaríamos que un Dios justo aceptara oraciones que tuviesen fines malos, inmorales o que reflejaran avaricia.
(1 Juan 5:14) Sin embargo, muchas personas piden en oración riquezas instantáneas o poder sobre otros. No es
de extrañar, pues, que Dios no responda a esas oraciones. Las peticiones que hagamos respecto a necesidades
personales válidas deben presentarse después de tales asuntos como el de que se haga la voluntad de Dios en
la Tierra.—Mateo 6:9-11.
8 La oración nos proporciona oportunidades de hablar con Dios como con un padre amoroso, de expresar
nuestros gozos, nuestros problemas y necesidades. Si usted no ha estado haciendo eso con regularidad, no lo
aplace. El que usted tenga una relación con Dios y confíe en él y pueda comunicarse con él en cualquier
momento le dará gran paz mental y le traerá felicidad. Usted puede desahogarse con él, y estar seguro de que él
se interesa en usted.—Salmo 86:1-6; Filipenses 4:6, 7.
sl cap. 12 págs. 208-209 párr. 11 La cristiandad y el judaísmo se encaran ahora a la desolación
11. (a) En los tiempos de la Biblia, ¿qué era la levadura, y qué efecto tiene? (b) En las Escrituras, ¿cómo
se usa figurativamente la levadura? Ilustre.
11 La levadura, en los tiempos de la Biblia, era una porción de masa de pan agria, o fermentada, que había
sido conservada y que se añadía a una nueva masa para hacerla fermentar y formar burbujas de gas que
leudarían o aligerarían la masa entera. La fermentación es en realidad un proceso de desintegración, una
corrupción, y por eso a menudo hace que las cosas se dañen o pudran. Por esta razón en la Santas Escrituras
por lo general se le usa en mal sentido figurativamente. Por ejemplo, los fariseos y saduceos incrédulos eran
portadores de levadura espiritual, acerca de la cual Jesús dijo a sus discípulos: “Guárdense de la levadura de los
fariseos y saduceos.” Los discípulos captaron que esto significaba las “enseñanzas de los fariseos y saduceos.”
(Mateo 16:6-12) Según Lucas 12:1, Jesús dijo a sus discípulos: “Guárdense de la levadura de los fariseos, que
es la hipocresía.” Esta levadura doctrinal y de ritos también podía tener un matiz político, según lo representaban
los seguidores judíos del partido del rey Herodes; por eso Jesús dijo: “Mantengan los ojos abiertos, cuídense de
la levadura de los fariseos y de la levadura de Herodes.”—Marcos 8:15.
cf cap. 15 pág. 154 párrs. 8-9 “Se enterneció”
8, 9. ¿Cómo mostró Jesús consideración por los sentimientos de los demás?
8 Jesús era considerado con la gente y siempre tomaba en cuenta sus sentimientos. Recordemos la ocasión
en que le llevaron un hombre sordo y que apenas podía hablar. Es posible que Jesús percibiera el nerviosismo
del hombre, de modo que hizo algo que por lo general no hacía en sus curaciones: “lo llevó aparte de la
muchedumbre”. Allí, en privado y lejos de la mirada de la gente, lo sanó (Marcos 7:31-35).
9 Igual consideración le mostró a un ciego que le trajeron para que le devolviera la vista. “Tomando al ciego de
la mano, lo sacó fuera de la aldea” y lo curó poco a poco. Lo hizo así tal vez para permitir que su cerebro y sus
ojos se adaptaran gradualmente al complejo mundo, lleno de luz y color, que lo rodeaba (Marcos 8:22-26). ¡Qué
considerado fue Jesús!
¿A qué podía deberse que en el relato de Marcos 8:22-25 Jesús haya hecho un milagro en dos partes
para curar a un ciego, y que aprendemos de esto
w00 15/2 pág. 17 párr. 7 ¿Tenemos “la mente de Cristo”?
7. a) ¿Cómo demostró Jesús consideración por los demás? b) ¿Por qué es posible que Jesús devolviera
la vista a un ciego gradualmente?
7 Jesús era considerado con los demás. Era sensible a los sentimientos ajenos. Le conmovía tanto ver a los
afligidos que deseaba aliviar su sufrimiento (Mateo 14:14). También era considerado con las limitaciones y
necesidades ajenas (Juan 16:12). En una ocasión, la gente le llevó un hombre ciego y le pidió que lo curara.
Jesús le devolvió la vista, pero lo hizo gradualmente. Al principio, el hombre vio a la gente solo en contornos
nebulosos, “lo que parece árboles, pero están andando”. Luego, Jesús le devolvió la visión completamente. ¿Por
qué curó a ese hombre de manera gradual? Puede que lo hiciera para que se adaptara al impacto que suponía
ver de repente un mundo iluminado y complejo, acostumbrado como estaba a la oscuridad (Marcos 8:22-26).
w08 15/4 pág. 29 ¿Recuerda usted?
¿Por qué curó Jesús a un ciego gradualmente? (Mar. 8:22-26.)
La Biblia no lo explica. Pero, al hacerlo de este modo, es posible que Jesús estuviera permitiéndole tiempo para
que se adaptara a la nueva sensación de ver. Jesús demostró así que se interesaba sinceramente por él.—1/4,
página 30.
w08 1/4 pág. 30 ¿Lo sabía? ¿Por qué curó Jesús al ciego de forma gradual?
En Marcos 8:22-26 encontramos el relato de cómo Jesús curó a un ciego en Betsaida. Leemos que primero le
puso saliva sobre los ojos y después le preguntó qué veía. La respuesta del hombre indicó que se hallaba un
tanto confundido: “Veo hombres, porque observo lo que parece árboles, pero están andando”. Entonces Jesús
volvió a tocarle los ojos y este fue el resultado: “El hombre vio con claridad, y quedó restaurado, y veía todo
distintamente”. Según parece, Jesús curó al ciego de forma gradual, es decir, por etapas. ¿Por qué?
La Biblia no menciona todos los detalles, pero podríamos tomar en cuenta una posible explicación para este
caso en particular. La persona que ve por primera vez tras haber estado ciega durante años, o incluso toda la
vida, experimenta un cambio enorme. Pongamos un ejemplo: hubo un tiempo en que se utilizaban ponis para
trabajar en las minas. Estos animales se acostumbraban tanto a la oscuridad que cuando salían a la superficie
necesitaban todo un día para adaptarse a la luz solar. En el caso de aquel ciego, el cambio tuvo que haber sido
mayor. En tiempos modernos, los cirujanos han logrado en unas cuantas ocasiones ayudar a algunas personas
ciegas a recuperar la visión. No obstante, dichos pacientes suelen sentirse abrumados por la enorme cantidad de
información que les llega al cerebro a través de los ojos. Desconcertados por la gran variedad de colores, formas
y perspectivas, muchas veces se sienten confundidos y ni siquiera reconocen objetos comunes. Con el tiempo, el
cerebro aprende a interpretar lo que ven los ojos.
Jesús tal vez curó al ciego por etapas como muestra de amor y consideración. Al final, el hombre “veía todo
distintamente” y lo podía comprender.
w02 1/3 pág. 10 párrs. 10-11 La luz de Dios elimina la oscuridad
10, 11. a) ¿Qué consideración mostró Jesús a un hombre al que le devolvió la vista? b) ¿Por qué hay
muchas personas que no escogen la luz?
10 Cuando alguien sale de un lugar muy oscuro y pasa a donde hay luz, sus ojos necesitan un poco de tiempo
para adaptarse. En Betsaida, Jesús curó a un ciego; pero, por consideración, lo hizo en etapas. “Tomando al
ciego de la mano, lo sacó fuera de la aldea, y, habiendo escupido sobre los ojos de este, puso las manos sobre él
y se puso a preguntarle: ‘¿Ves algo?’. Y el hombre miró hacia arriba, y decía: ‘Veo hombres, porque observo lo
que parece árboles, pero están andando’. Entonces él volvió a poner las manos sobre los ojos del hombre, y el
hombre vio con claridad, y quedó restaurado, y veía todo distintamente.” (Marcos 8:23-25.) Al parecer, Jesús le
devolvió la vista de forma gradual para que se adaptara a la brillante luz solar. Podemos imaginarnos la alegría
que sintió al ser capaz de ver.
11 Pues bien, su alegría no tiene comparación con la de aquellos a los que se ayuda a salir poco a poco de la
oscuridad espiritual y pasar a la luz de la verdad. Cuando observamos su gozo, tal vez nos preguntemos por qué
no se sienten atraídas a la luz muchas más personas. Jesús da la razón: “Esta es la base para el juicio, que la luz
ha venido al mundo, pero los hombres han amado la oscuridad más bien que la luz, porque sus obras eran
inicuas. Porque el que practica cosas viles odia la luz y no viene a la luz, para que sus obras
no sean censuradas” (Juan 3:19, 20). En efecto, a mucha gente le gusta practicar “cosas viles” —como la
inmoralidad, la opresión, la mentira, el fraude y el robo—, y la oscuridad espiritual de Satanás constituye un
entorno perfecto para que hagan lo que desean.
¿Qué aprendemos de la reacción de Jesús cuando Pedro le reprendió? (Mar. 8:32-34.)
w08 15/2 págs. 29-30 Puntos sobresalientes del libro de Marcos
Marcos 8:32-34. Deberíamos reconocer y rechazar rápidamente cualquier muestra de bondad
equivocada por parte de otros. El discípulo de Cristo tiene que estar preparado para “repud[iarse] a sí
mismo”, es decir, negarse a sí mismo rechazando sus deseos y ambiciones egoístas. Ha de estar
dispuesto a “tom[ar] su madero de tormento”, es decir, a sufrir si fuera necesario, pasar vergüenza, ser
perseguido e incluso asesinado, por ser cristiano. Y debe seguir “de continuo” a Jesús viviendo tal
como él lo hizo. Si queremos ser discípulos de Cristo, hemos de desarrollar y mantener un espíritu de
sacrificio semejante al suyo (Mat. 16:21-25; Luc. 9:22, 23).
bh cap. 18 pág. 179 párrs. 15-16 El bautismo y nuestra relación con Dios
15, 16. ¿Qué significa dedicarse a Dios, y qué nos impulsará a hacerlo?
15 La dedicación consiste en una oración sincera en la que uno le promete a Jehová que siempre le dará
devoción solo a él (Deuteronomio 6:15). Pero ¿por qué querría alguien hacer un compromiso de esa clase? Pues
bien, supongamos que un hombre le dice a una mujer que quiere conocerla mejor. Cuanto más la trata y más
observa sus buenas cualidades, más atraído se siente hacia ella. Lo normal es que llegue un momento en que le
proponga matrimonio. Claro, al casarse tendrá más responsabilidades. Pero el amor que siente por ella lo
impulsará a dar ese paso tan importante.
16 Cuando llegamos a conocer y amar a Jehová, nos sentimos impulsados a servirle sin reservas, sin poner
límites a nuestra adoración. La persona que desee seguir al Hijo de Dios, Jesucristo, tiene que ‘repudiarse a sí
misma’ (Marcos 8:34). Nos repudiamos cuando nunca dejamos que nuestros propios deseos y metas nos
impidan obedecer a Dios. Así pues, antes de bautizarse, usted debe haberse puesto como principal objetivo en
su vida hacer la voluntad de Jehová (1 Pedro 4:2).
w91 15/11 pág. 16 párr. 12 Cultivemos el fruto de autodominio
12. ¿Cuál es una manera de mostrar nuestro aprecio por todo lo que Jehová Dios y Jesucristo han hecho
por nosotros?
12 Si de veras amamos a nuestro Padre celestial y apreciamos sus maravillosas cualidades y todo lo que ha
hecho por nosotros, desearemos agradarle mediante el saber dominarnos en todo momento. Además, si
realmente amamos a nuestro Señor y Amo, Jesucristo, y estimamos todo lo que ha hecho por nosotros, haremos
caso de su mandato de ‘tomar nuestro madero de tormento y seguirle de continuo’. (Marcos 8:34.) Eso
ciertamente requiere que nos sepamos gobernar. El amar a nuestros hermanos y hermanas cristianos también
impide que les hagamos daño siguiendo un derrotero egoísta.
w92 1/8 pág. 17 párrs. 14-15 ¿Cómo está corriendo usted la carrera de la vida?
14, 15. ¿Por qué debe el participante en la carrera de la vida ejercer autodominio de continuo?
14 “Si alguien quiere venir en pos de mí —dijo Jesucristo a un grupo de discípulos y otras personas—,
repúdiese a sí mismo (o, “que se niegue a sí mismo”, La Nueva Biblia, Latinoamérica) y tome su madero de
tormento y sígame de continuo.” (Marcos 8:34.) Cuando aceptamos esta invitación, debemos estar preparados
para cumplir con ella “de continuo”, no porque haya ningún mérito especial en la abnegación, sino porque una
indiscreción momentánea, un error de buen juicio, puede malograr todo lo que se ha conseguido, incluso poner
en peligro nuestro bienestar eterno. El progreso espiritual por lo general se logra lentamente, ¡pero con cuánta
rapidez puede perderse si no estamos siempre en guardia!
15 Además, Pablo nos instó a ejercer autodominio “en todas las cosas”, es decir, coherentemente en todos los
aspectos de la vida. Eso tiene sentido, porque si el que se entrena es demasiado indulgente o vive
licenciosamente, ¿de qué le valdrá todo el dolor y la fatiga físicos que tiene que soportar? De igual manera, en
nuestra carrera de la vida tenemos que ejercer autodominio en todas las cosas. Una persona puede controlarse
en cuestiones como la borrachera y la fornicación, pero el valor de ello disminuye si por otra parte es altivo y
contencioso. ¿Y de qué vale que tenga gran paciencia y sea bondadoso con otros si encubre algún pecado
secreto en su vida privada? Para que el autodominio sea completamente provechoso, tiene que ejercerse “en
todas las cosas”. (Compárese con Santiago 2:10, 11.)
w96 1/11 pág. 13 párr. 4 Participemos del consuelo que Jehová suministra
4. ¿De qué diferentes maneras reaccionan las personas recién interesadas ante la tribulación?
4 Lamentablemente, como Jesús predijo, la tribulación hace que algunos tropiecen y dejen de relacionarse con
la congregación cristiana. (Mateo 13:5, 6, 20, 21.) Otros aguantan la tribulación manteniendo la mente fija en las
consoladoras promesas que están aprendiendo. Con el tiempo, dedican su vida a Jehová y se bautizan como
discípulos de su Hijo, Jesucristo. (Mateo 28:19, 20; Marcos 8:34.) Por supuesto, la tribulación no termina una vez
que el cristiano se bautiza. Por ejemplo, es posible que a la persona que ha llevado una vida inmoral le resulte
muy difícil mantenerse casta. Otros tienen que luchar contra la constante oposición de familiares no creyentes.
Sea cual sea la tribulación, todos los que viven vidas dedicadas a Dios pueden estar seguros de algo: van a
experimentar de manera muy personal el consuelo y la ayuda de Dios.
w97 15/9 pág. 17 párr. 4 ¿Quién sobrevivirá al “día de Jehová”?
4. ¿Qué papel desempeña el celo en el servicio a Jehová?
4 El celo por el servicio de Dios es esencial para sobrevivir al “día de Jehová”. Elías y Eliseo sirvieron con celo
a Jehová. El resto de los cristianos ungidos rinde hoy servicio sagrado a Jehová y lleva la delantera en la
predicación de las buenas nuevas con un celo similar. Desde mediados de los años treinta, a todos los que han
aceptado el mensaje del Reino y esperan vivir para siempre en la Tierra los han animado a dedicarse a Jehová y
bautizarse. (Marcos 8:34; 1 Pedro 3:21.) Millones de personas han respondido favorablemente a esta invitación.
Estas se hallaban en un tiempo en oscuridad espiritual y muertas en sus pecados, pero aprendieron la verdad de
Dios, abrazaron la esperanza de la vida eterna en un paraíso terrestre y ahora sirven celosamente a Jehová.
(Salmo 37:29; Revelación 21:3-5.) Su celo, cooperación, hospitalidad y otras buenas obras son muy refrescantes
para los hermanos espirituales de Cristo que todavía quedan en la Tierra. (Mateo 25:31-46.)
w00 1/7 pág. 8 párr. 3 Declaremos con entusiasmo las buenas nuevas
3. ¿Qué necesitamos para triunfar como ministros de las buenas nuevas?
3 Cierto: puede ser difícil mantener esa actitud positiva. Además de nuestro ministerio, tenemos otras muchas
obligaciones, algunas de las cuales nos someten a tensión física y emocional. En general, logramos ocuparnos
de esos deberes y al mismo tiempo dar la debida atención al ministerio. De todos modos, la lucha es constante
(Marcos 8:34). Jesús puso de relieve que es necesario esforzarse vigorosamente para triunfar como cristianos
(Lucas 13:24).
w07 1/12 pág. 30 párr. 16 ¿Apoya usted la soberanía de Jehová?
16. ¿Cuál debería ser nuestro principal objetivo en el ministerio?
16 En el ministerio tratamos de mostrar a las personas la solución que dan las Escrituras a sus problemas, y
sin duda esta es una buena manera de despertar su interés en el estudio de la Biblia. Sin embargo, nuestro
objetivo no es únicamente que la gente llegue a conocer el mensaje bíblico o las bendiciones del Reino de Dios.
Ante todo, queremos que comprendan la cuestión de la soberanía de Jehová. ¿Están dispuestos a ser cristianos
verdaderos, a tomar su “madero de tormento” y sufrir por causa del Reino? (Marcos 8:34.) ¿Están listos para
unirse a los que apoyan la soberanía de Jehová y demostrar así que Satanás es un mentiroso? (Proverbios
27:11.) ¡Qué gran privilegio tenemos! No solo podemos apoyar la soberanía divina, sino que también podemos
ayudar a otros a hacer lo mismo (1 Timoteo 4:16).
hp cap. 17 págs. 164-165 párr. 12 ¿Las leyes de quién pondrá usted primero?
¿Por qué debemos obedecer a Dios aunque nuestra vida esté bajo amenaza? (12)
12 En defensa de su creencia en la libertad de palabra o de adoración, o algún ideal político, muchos hombres
se han arriesgado a morir. Han obedecido a un gobernante o comandante militar prescindiendo del peligro. ¿No
tenemos nosotros razones de mucho más peso para obedecer al Soberano del universo? ‘Por supuesto que sí,’
contesta el registro de integridad que dejaron muchos hombres de fe. (Daniel 3:8-18; Hebreos 11:35-38) Ellos
sabían, como debemos saber nosotros, que Jehová es el Dador de Vida y recordará y recompensará a los que le
obedezcan... devolviéndolos a la vida por una resurrección a su debido tiempo, si es necesario. (Hebreos 5:9;
6:10; Juan 11:25) Podemos estar seguros de que, bajo cualquier circunstancia, el obedecer a Jehová es el
proceder correcto y perdurablemente mejor.—Marcos 8:35.
it-1 págs. 94-95 Alma
La traducción católica romana The New American Bible, en su “Glosario de términos de la teología bíblica”
(págs. 27, 28), dice: “En el Nuevo Testamento, ‘salvar uno su alma’ (Mr 8:35) no significa salvar alguna parte
‘espiritual’ del hombre, como algo en oposición a su ‘cuerpo’ (en el sentido platónico), sino a la persona completa,
destacando el hecho de que la persona vive, desea, ama y ejerce su voluntad, etc., además de ser algo concreto
y físico” (publicada por P. J. Kenedy & Sons, Nueva York, 1970).
fl cap. 12 pág. 162 párr. 2 Cómo regocijar el corazón de tus padres
2. ¿Por qué debemos sentirnos endeudados con nuestros padres?
2 Aunque principalmente estamos endeudados con nuestro Creador como la verdadera Fuente de toda vida,
debemos sentir profundamente la deuda que tenemos para con nuestros padres. ¿Qué podemos darles a cambio
de lo que ellos nos han dado? El Hijo de Dios dijo que todas las posesiones del mundo no bastan para comprar la
vida, pues sencillamente no se le puede poner precio a la vida. (Marcos 8:36, 37; Salmo 49:6-8) La Palabra de
Dios nos dice: “No deban a nadie ni una sola cosa, salvo el amarse los unos a los otros.” (Romanos 13:8) De un
modo especial debemos sentir el impulso de seguir dando amor a nuestros padres como algo que les debemos
mientras ellos y nosotros estemos vivos. Aunque no podemos darles vida como ellos nos la dieron, sí podemos
contribuir algo para hacer que la vida valga la pena para ellos. Podemos contribuir a su gozo y a su sentido de
profunda satisfacción. Podemos hacer esto de una manera especial que posiblemente le está vedada a toda otra
persona, porque nosotros somos sus hijos.
w90 1/1 pág. 13 párr. 17 ‘No nos avergonzamos de las buenas nuevas’
17. a) ¿De qué no se avergüenzan los adoradores verdaderos? b) ¿Qué regla enunció Jesús en Marcos
8:38, y cuán importante es?
17 El Dios Altísimo no titubeó en darse un nombre: Jehová; tampoco deben avergonzarse de ese nombre sus
adoradores fieles. Los adoradores verdaderos se alegran de que se les identifique y reconozca como los que le
dan a Él toda su adoración y obediencia. Respecto a sí mismo, Jesús enunció la regla o el principio que se halla
en Marcos 8:38: “El que se avergüence de mí y de mis palabras en esta generación adúltera y pecadora, el Hijo
del hombre también se avergonzará de él cuando llegue en la gloria de su Padre con los santos ángeles”. De
igual manera, Jehová, el Dios y Padre del Señor Jesucristo, tendría razón para avergonzarse de cualquiera que
se avergonzara de Él. Además, cualquier criatura de quien Jehová llegara a avergonzarse porque le fuera infiel a
él no merecería vivir en ninguna parte del dominio de Dios, ni en el cielo ni en la Tierra. (Lucas 9:26.)
w97 15/12 pág. 19 párr. 10 Haga declaración pública para salvación
10. ¿Qué debemos hacer con la “‘palabra’ de fe”, según Romanos 10:10, 11?
10 No hay salvación para nadie que no acepte y ponga por obra esta “‘palabra’ de fe”, como Pablo dice a
continuación: “Con el corazón se ejerce fe para justicia, pero con la boca se presenta declaración pública para
salvación. Pues dice la Escritura: ‘Ninguno que cifre su fe en él será desilusionado’”. (Romanos 10:10, 11.)
Debemos conseguir conocimiento exacto de la “‘palabra’ de fe” y seguir alimentándola en nuestro corazón de
modo que nos motive a declararla al prójimo. Jesús mismo nos recuerda: “El que se avergüence de mí y de mis
palabras en esta generación adúltera y pecadora, el Hijo del hombre también se avergonzará de él cuando llegue
en la gloria de su Padre con los santos ángeles”. (Marcos 8:38.)
w97 15/5 pág. 11 párr. 8 Cuando Jesús llegue en la gloria del Reino
8. ¿Qué acontecimientos señalarán la culminación del cumplimiento de la visión de la transfiguración?
8 No obstante, dentro de poco Jesús llegará “en su gloria, y todos los ángeles con él”, para juzgar a toda la
humanidad. (Mateo 25:31.) En ese tiempo se revelará en toda su espléndida gloria y dará a “cada uno” la justa
recompensa por su comportamiento. Las personas mansas como ovejas heredarán la vida eterna en el Reino
preparado para ellos, y las de cualidades como cabras partirán al “cortamiento eterno”. Esta será una espléndida
conclusión del cumplimiento de la visión de la transfiguración. (Mateo 25:34, 41, 46; Marcos 8:38;
2 Tesalonicenses 1:6-10.)
w03 1/3 págs. 9-10 párr. 7 ‘Seamos animosos y fuertes’
7 Pablo escribió a Timoteo: “Dios no nos dio un espíritu de cobardía, sino de poder [...]. Por lo tanto, no te
avergüences del testimonio acerca de nuestro Señor” (2 Timoteo 1:7, 8; Marcos 8:38). Al leer estas palabras,
conviene preguntarse: “¿Me avergüenzo de mis convicciones religiosas, o tengo valor? ¿Les digo a mis
compañeros de trabajo o de clase que soy testigo de Jehová, o trato de ocultarlo? ¿Me siento incómodo por ser
diferente de los demás, o considero un honor distinguirme por mi relación con Dios?”. Si alguien abriga cierto
temor a predicar las buenas nuevas o a adoptar una postura impopular, que recuerde el consejo que Jehová le
dio a Josué: “Sé animoso y fuerte”. Nunca olvidemos que no es la opinión de nuestros compañeros de trabajo o
de clase la que cuenta, sino la de Jehová y Jesucristo (Gálatas 1:10).
w08 15/11 pág. 30 párrs. 13-14 “Opónganse al Diablo” como hizo Jesús
13, 14. a) Cuando el Diablo le mostró a Jesús todos los reinos del mundo, ¿qué le estaba ofreciendo en
realidad? b) ¿Cómo trata de corrompernos Satanás hoy día?
13 Al mostrarle a Jesús todos los reinos del mundo, el Diablo le estaba ofreciendo un poder sin precedentes en
la historia humana. Él esperaba que, al verlos, Jesús quedara fascinado ante la posibilidad de convertirse en el
gobernante más poderoso de la Tierra. Hoy día el Diablo no nos ofrece ningún reino, pero sí trata de
corrompernos el corazón influyendo en lo que vemos, oímos y pensamos.
14 El Diablo tiene al mundo bajo su control, por lo que puede decirse que también controla los medios de
comunicación. No sorprende, pues, que lo que el mundo lee, ve y escucha esté saturado de inmoralidad y
violencia. La industria de la publicidad se esfuerza por crear en nosotros el deseo de consumir bienes que
no necesitamos. De esa manera, el Diablo trata de seducir nuestros sentidos con tentaciones materialistas. Sin
embargo, cuando nos negamos a leer, ver o escuchar cosas que son inaceptables para un cristiano, estamos
diciendo “¡Vete, Satanás!”. Al rechazar con firmeza lo que nos ofrece este mundo, demostramos que imitamos a
Jesús. También demostramos que no somos parte del mundo de Satanás cuando no tenemos temor de decirles
a nuestros compañeros de trabajo o de estudios, así como a vecinos y parientes, que somos testigos de Jehová
y discípulos de Jesucristo (léase Marcos 8:38).

Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.