sábado, 2 de marzo de 2013

ministerio del reino marzo 2013

 Reunión de Servicio

Cántico 7

Anuncios


10 min. Ideas para ofrecer las revistas en marzo. Análisis con el auditorio. Pida comentarios sobre las siguientes preguntas: Durante los fines de semana en que distribuiremos las invitaciones, ¿en qué casos podríamos ofrecer también las revistas? Tras ofrecer la invitación, ¿qué se puede decir para pasar a presentar las revistas? Aunque las presentaciones sugeridas para ofrecer las revistas incluyen una pregunta y un texto bíblico, ¿cómo pudiéramos abreviarlas al distribuir la invitación? Demuestre cómo se puede ofrecer cada número junto con la invitación.

Algunas presentaciones
Para la campaña de la Conmemoración
“Hola. Quiero entregarle esta invitación para que usted y su familia asistan a una importante celebración anual que tendrá lugar el 26 de marzo. En esa fecha se conmemorará por todo el mundo la muerte de Jesús. En nuestra comunidad tendremos una reunión en la que se explicará mediante un discurso bíblico cómo nos ayuda su muerte. La entrada es gratuita, y aquí se indica el lugar y la hora.”

LA ATALAYA 1 de marzo “Hay quienes se preguntan cómo puede uno estar seguro de que Jesús realmente resucitó. ¿Se lo ha preguntado usted? [Permita que la persona responda.] Saberlo es sumamente importante. Mire por qué [lea 1 Corintios 15:14]. Esta revista explica cómo podemos estar seguros de que la resurrección de Jesús no fue una farsa.”
¡Despertad! Marzo “¿No le parece a usted que la crianza de los hijos es más difícil en estos tiempos? [Permita que la persona responda.] Muchos padres han hallado consejos prácticos en la Biblia. Por ejemplo, este versículo les ayuda a los cabezas de familia a buscar oportunidades para elogiar a sus hijos y elevar su autoestima [lea Colosenses 3:21]. Este artículo presenta cinco principios básicos de gran utilidad para los padres.”

10 min. Sáquele provecho al folleto Examinando las Escrituras diariamente 2013. Análisis con el auditorio. Analice brevemente lainformación sobre el texto del año (páginas 3 y 4), así como la sección “Cómo usar este folleto” (página 5). Luego pida a los presentes que digan qué momento han apartado para analizar el texto diario y cómo les ha beneficiado hacerlo. Al final, anime a todos a leer y analizar el texto para cada día.


Examinando 2013
“Sé animoso y fuerte. [...] Jehová tu Dios está contigo.” (Jos. 1:9)
El entusiasmo se notaba en el ambiente. Por fin, después de cuarenta años vagando por un desierto tras otro, los israelitas se estaban preparando para entrar en la tierra que Jehová le había prometido a su antepasado Abrahán. El lugar era Canaán, “una tierra buena y espaciosa, [...] una tierra que mana leche y miel”. Y al pueblo se le prometió: “No te faltará nada” (Éx. 3:8; Deut. 8:7-9).
Es muy probable que también hubiera cierto grado de temor y ansiedad. ¿Por qué? Porque cuarenta años antes, cuando estaba bajo el liderazgo de Moisés, la generación anterior de israelitas se había encontrado en la misma situación, pero se había negado a entrar en la Tierra Prometida. Sus espías habían informado: “La gente que mora en la tierra es fuerte, y las ciudades fortificadas son muy grandes; [...] toda la gente que vimos en medio de ella son hombres de tamaño extraordinario”. Al compararse con esos hombres, los israelitas se habían sentido “como saltamontes”. Llenos de temor, pensaron que sería “mejor” volverse a la opresión de Egipto y estuvieron a punto de lapidar a los dos espías fieles, Josué y Caleb (Núm. 13:28, 31-33;14:3, 4, 10).
¿Estaban justificados sus temores? Desde un punto de vista humano, parecería que sí. Se habían confirmado los informes sobre ciudades grandes y fortificadas y hombres de tamaño extraordinario. También es posible que el viaje de Israel a través del desierto y su intención de invadir la tierra fueran conocidos por las naciones que poblaban Canaán, que en algunos casos superaban por mucho a los israelitas en número (Núm. 14:13-16; Deut.7:1, 7). Tampoco debe pasarse por alto que los israelitas, que en Egipto habían sido esclavos, no estaban entrenados para la guerra ni sabían nada de estrategia militar. Ahora se enfrentarían a grandes ejércitos de guerreros entrenados y curtidos en la lucha. Además, después de tantos años, la liberación milagrosa de Egipto era un recuerdo lejano, algo que la generación más joven no había vivido.
Jehová estaba al tanto de la situación. Por eso le dijo a Josué: “Moisés mi siervo está muerto; y ahora levántate, cruza este Jordán, tú y todo este pueblo, a la tierra que les voy a dar a ellos, a los hijos de Israel. [...] Nadie se plantará con firmeza delante de ti en todos los días de tu vida. [...] Sé animoso y fuerte, porque tú eres el que hará que este pueblo herede la tierra que juré a sus antepasados que les daría”. Dos veces más, Jehová le instó: “Sé animoso y fuerte” (Jos. 1:2-7, 9). Siguiendo las instrucciones de Dios, Josué ordenó a los guerreros israelitas que se prepararan para cruzar el río Jordán tres días después. ¿Cómo reaccionaron ellos? Confirmaron su apoyo al liderazgo de Josué y le repitieron las palabras: “Sé animoso y fuerte”. (Jos. 1:10-18).
¿Vemos algún paralelo entre la situación de los israelitas en aquel entonces y la del pueblo de Jehová en la actualidad? Nosotros también estamos a punto de entrar en la tierra que Jehová nos ha prometido: un nuevo mundo en el que “la justicia habrá de morar” (2 Ped. 3:13). También nos enfrentamos a enemigos temibles —“las fuerzas espirituales inicuas en los lugares celestiales” y sus huestes en la Tierra —, que están decididos a impedir que el pueblo de Jehová alcance su objetivo (Efes. 6:12). Aún falta que lleguen la “gran tribulación como la cual no ha sucedido una desde el principio del mundo hasta ahora” y el día de Jehová, “grande y muy inspirador de temor” (Mat. 24:21; Joel 2:11, 31). Aunque no hemos presenciado personalmente ninguno de los milagrosos “hechos salvadores” de Jehová, tenemos plena confianza en que él es capaz de proteger a su pueblo e introducirlo en el prometido nuevo mundo de justicia (Sal. 68:20; 2 Ped. 2:9; Rev. 7:14-17).
Por lo tanto, resultan muy apropiadas las palabras del texto bíblico para el año 2013: “Sé animoso y fuerte. [...] Jehová tu Dios está contigo” (Jos. 1:9). Tengamos siempre presentes estas palabras mientras predicamos las “buenas nuevas del reino” y cumplimos con el mandato de Jesús de hacer “discípulos de gente de todas las naciones” (Mat. 24:14; 28:19, 20). En realidad, “si Dios está por nosotros, ¿quién estará contra nosotros?” (Rom. 8:31; Heb. 13:6).
Cómo usar este folleto
En las páginas siguientes encontrará un texto bíblico para cada día y comentarios sobre ese texto. Aunque el texto y el comentario pueden leerse en cualquier momento, a muchos les resulta práctico hacerlo a primera hora de la mañana. De ese modo pueden meditar sobre la información durante el resto del día. Analizar el texto en familia es realmente útil. Las familias Betel de todo el mundo lo hacen antes del desayuno.
Los comentarios se han tomado de los números de La Atalaya (w) correspondientes a los meses de abril de 2011 a marzo de 2012. Las cifras que aparecen junto a la fecha del número de La Atalaya indican el artículo de estudio del que se tomó el comentario (por orden: 1, 2, 3, 4 o 5). Después se indica el párrafo en el que aparece la información (véase la ilustración abajo). Se puede hallar más información sobre el tema en el resto del artículo. En la portada de La Atalaya de la referencia encontrará la página de inicio de cada artículo.


10 min. Necesidades locales.

Cántico 119 y oración

Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.