martes, 19 de marzo de 2013

puntos sobresalientes lucas 1 a 3


4º Punto del Repaso de la Escuela que se dará al final del mes de Abril.
¿Qué fuentes consultó Lucas al preparar el Evangelio que lleva su nombre? (Luc. 1.) (18 de Marzo, w09
15/3 pág. 32 párr. 4.)
w09 15/3 pág. 32 Preguntas de los lectores
En efecto, algunos escritores bíblicos mencionaron o consultaron registros o documentos disponibles en su
época, pero que no habían sido inspirados por Dios. Por citar otros casos, Ester 10:2 hace alusión al “Libro de los
asuntos de los tiempos de los reyes de Media y Persia”. Y Lucas dijo haber “investigado todas las cosas desde el
comienzo con exactitud” al preparar su Evangelio, lo que tal vez signifique que consultó los registros disponibles
para trazar la genealogía de Jesús (Luc. 1:3; 3:23-38). El Evangelio que Lucas escribió ciertamente fue inspirado
por Dios, y su valor para nosotros no disminuye por el hecho de que este discípulo consultara registros que
no eran inspirados.
CAPITULO 1
gm cap. 6 págs. 80-81 párrs. 22-23 Los milagros... ¿fueron realidad?
22, 23. ¿Quién fue el hombre educado del primer siglo que investigó la resurrección de Jesús, y qué
fuentes de información le fueron asequibles?
22 Un hombre muy educado del primer siglo que dio consideración cuidadosa a las pruebas fue Lucas, un
médico. (Colosenses 4:14.) Lucas escribió dos libros que ahora son parte de la Biblia: uno fue un Evangelio, o
historia del ministerio de Jesús, y el otro, llamado los Hechos de Apóstoles, fue una historia de la propagación del
cristianismo en los años posteriores a la muerte de Jesús.
23 En la introducción a su Evangelio Lucas alude a muchas pruebas que le estuvieron asequibles, pero que ya
no lo están a nosotros. Habla de los documentos escritos que consultó acerca de la vida de Jesús. También
indica que habló con testigos oculares de la vida, la muerte y la resurrección de Jesús. Entonces dice: “He
investigado todas las cosas desde el comienzo con exactitud”. (Lucas 1:1-3.) Es patente que la investigación de
Lucas fue minuciosa. ¿Era buen historiador?
po cap. 11 pág. 141 párr. 30 El Mesías del “propósito eterno” de Dios
30. Al rechazar estas auténticas “buenas nuevas de un gran gozo,” ¿cómo estaríamos afectándonos?
30 Así, este milagroso nacimiento virginal no es ningún mito. Ángeles celestiales han testificado de él, y ha sido
confirmado por testigos oculares humanos. El doctor en medicina Lucas hizo una investigación personal y
recogió esta información vital para nosotros. (Lucas 1:1-4; Colosenses 4:14) Simplemente nos estamos
causando daño a nosotros mismos si no aceptamos este testimonio auténtico. Solo estamos manteniéndonos en
infelicidad al rechazar altivamente estas “buenas nuevas de un gran gozo.”
gm cap. 5 págs. 58-59 párrs. 7-8 El “Nuevo Testamento”... ¿historia, o mito?
7, 8. a) ¿Quiénes estaban vivos todavía mientras se escribían y distribuían las Escrituras Griegas
Cristianas? b) ¿A qué conclusión llegamos de acuerdo con el comentario del profesor F. F. Bruce?
7 Hay confirmación especial de esto en el hecho de que muchos de los relatos mencionan el testimonio de
testigos oculares. El escritor del Evangelio de Juan dijo: “Este es el discípulo [el discípulo a quien Jesús amaba]
que da testimonio acerca de estas cosas”. (Juan 21:24.) El escritor del libro de Lucas dice: “Nos los entregaron
los que desde el principio llegaron a ser testigos oculares y servidores del mensaje”. (Lucas 1:2.) El apóstol
Pablo, refiriéndose a los que fueron testigos de la resurrección de Jesús, dijo: “La mayoría [de ellos] permanece
hasta ahora, pero algunos se han dormido en la muerte”. (1 Corintios 15:6.)
8 Sobre esto el profesor F. F. Bruce observa, con perspicacia: “Jamás pudiera haber sido tan fácil como
algunos escritores parecen pensar el inventar palabras y hechos de Jesús en aquellos primeros años, cuando
tantos de Sus discípulos estaban vivos, personas que podían recordar lo que había sucedido y lo que no había
sucedido. [...] Los discípulos no podrían arriesgarse a presentar inexactitudes (sin mencionar el alterar
deliberadamente los hechos), que al momento serían denunciadas por personas que se regocijarían mucho al
hacerlo. Por el contrario, un buen argumento a favor de la predicación original de los apóstoles es que ellos
reconocían con confianza que los que les escuchaban conocían los sucesos; no solo decían: ‘Somos testigos de
estas cosas’, sino también: ‘Como ustedes también lo saben’ (Hechos 2:22.)”7.
w99 15/6 pág. 17 párr. 16 El Creador puede dar más sentido a nuestra vida
16. ¿De qué es evidencia la aptitud del habla?
16 El habla es una de las aptitudes que tenemos gracias al cerebro. Aunque algunas personas hablan dos, tres
o más lenguas, en realidad, el que podamos hablar siquiera un idioma nos singulariza (Isaías 36:11; Hechos
21:37-40). Los profesores R. S. y D. H. Fouts preguntaron: “¿Solamente es capaz de comunicarse mediante el
lenguaje el hombre [...]? [...] Todos los animales superiores se comunican mediante [...] gestos, olores, llamadas,
gritos y cantos, e incluso la danza [, como en el caso] de las abejas. Sin embargo, los animales, a diferencia del
hombre, no parecen tener un lenguaje gramatical estructurado. Y los animales no dibujan imágenes con
capacidad de representación, lo cual puede ser muy significativo. En el mejor de los casos solamente hacen
garabatos”. Solo los seres humanos pueden utilizar el cerebro para hablar un idioma y dibujar con sentido
(compárese con Isaías 8:1; 30:8; Lucas 1:3).
w99 15/3 pág. 12 párr. 11 Prestemos constante atención a nuestra enseñanza
11. ¿Qué buenos hábitos de estudio debe cultivar el maestro?
11 ¿Somos ávidos lectores de la Palabra de Dios? Ahondando en ella podremos “[entender] el temor de
Jehová, y [hallar] el mismísimo conocimiento de Dios” (Proverbios 2:4, 5). De modo que desarrollemos buenos
hábitos de estudio. Intentemos leer una parte de la Palabra de Dios todos los días (Salmo 1:2). Convirtamos en
un hábito la lectura de todos los números de La Atalaya y ¡Despertad! tan pronto como los recibamos. Estemos
muy atentos en las reuniones de la congregación. Aprendamos a buscar información. Si nos acostumbramos a
‘investigar todas las cosas con exactitud’, evitaremos las exageraciones y las inexactitudes cuando enseñamos
(Lucas 1:3).
w09 15/3 pág. 32 Preguntas de los lectores
En efecto, algunos escritores bíblicos mencionaron o consultaron registros o documentos disponibles en su
época, pero que no habían sido inspirados por Dios. Por citar otros casos, Ester 10:2 hace alusión al “Libro de los
asuntos de los tiempos de los reyes de Media y Persia”. Y Lucas dijo haber “investigado todas las cosas desde el
comienzo con exactitud” al preparar su Evangelio, lo que tal vez signifique que consultó los registros disponibles
para trazar la genealogía de Jesús (Luc. 1:3; 3:23-38). El Evangelio que Lucas escribió ciertamente fue inspirado
por Dios, y su valor para nosotros no disminuye por el hecho de que este discípulo consultara registros que
no eran inspirados.
w12 15/6 págs. 26-27 párrs. 4-6 Fueron “llevados por espíritu santo”
4-6. ¿De qué maneras transmitió Jehová su mensaje a los escritores bíblicos? Ponga una comparación.
ideas para que las expresaran en sus propias palabras? Para entenderlo, pensemos en un empresario que
elabora una carta. Cuando es importante utilizar ciertos términos, la escribe él mismo o se la dicta a su
secretaria, y luego él la firma. Otras veces, el empresario solo le indica las ideas principales a la secretaria, quien
entonces prepara la carta empleando su propio estilo y vocabulario. Después, él tal vez la revise y le pida a ella
que haga los cambios necesarios. Al final, la carta también lleva la firma del empresario, y se considera que él es
su autor.
5 Correspondientemente, algunas secciones de la Biblia fueron escritas por “el dedo de Dios” (Éxo. 31:18).
Además, Jehová recurrió al dictado cuando era esencial emplear las palabras precisas. Por ejemplo, en Éxodo
34:27 leemos: “Jehová pasó a decir a Moisés: ‘Escríbete estas palabras, porque es en conformidad con estas
palabras como de veras celebro yo un pacto contigo y con Israel’”. Del mismo modo, le dijo al profeta Jeremías:
“Escribe para ti en un libro todas las palabras que yo ciertamente te hablaré” (Jer. 30:2).
6 Sin embargo, en la mayoría de los casos fueron las ideas, no las palabras específicas, lo que
milagrosamente se transmitió a la mente y el corazón de los escritores bíblicos. Entonces se les permitió
comunicarlas en sus propias palabras. Así, Eclesiastés 12:10 declara: “El congregador procuró hallar las palabras
deleitables y la escritura de palabras correctas de verdad”. De manera similar, Lucas explicó el método que siguió
para escribir su Evangelio: después de haber “investigado todas las cosas desde el comienzo con exactitud”, las
expuso “en orden lógico” (Luc. 1:3). Y, por supuesto, el espíritu de Dios impidió que la imperfección humana
corrompiera el mensaje divino.
w04 15/7 pág. 10 párr. 4 ¿Nos deleitamos en “la ley de Jehová”?
4. ¿Qué ejemplo nos dieron Zacarías y Elisabet?
4 Para ser verdaderamente felices, debemos amoldarnos a los justos preceptos de Dios. Zacarías y Elisabet,
que tuvieron el dichoso privilegio de ser los padres de Juan el Bautista, “eran justos delante de Dios porque
andaban exentos de culpa de acuerdo con todos los mandamientos y requisitos legales de Jehová” (Lucas
1:5, 6). Nuestra felicidad depende de imitar su conducta y resolvernos a no ‘andar en el consejo de los inicuos’,
es decir, no dejarnos influir por sus malvados consejos.
it-2 pág. 315 María
Si la tradición está en lo cierto, Ana fue esposa de Helí y madre de María. Una hermana de Ana tuvo una hija
llamada Elisabet, que fue la madre de Juan el Bautista. Según esa tradición, Elisabet era prima de María. Las
Escrituras dicen que María estaba emparentada con Elisabet, que era “de las hijas de Aarón”, de la tribu de Leví.
(Lu 1:5, 36.) Algunos piensan que Salomé, esposa de Zebedeo y madre de Juan y Santiago, dos de los
apóstoles de Jesús, era hermana de María. (Mt 27:55, 56; Mr 15:40; 16:1; Jn 19:25.)
w02 1/6 pág. 16 párr. 14 Deleitémonos en la justicia de Jehová
14. ¿Qué da a entender la Biblia cuando califica a un ser humano de justo?
14 Cuando la Biblia califica a un ser humano de justo, no da a entender que no cometa pecados o que sea
perfecto. Más bien, se refiere a que cumple sus obligaciones para con Dios y los hombres. Por ejemplo, se dice
que Noé era un “hombre justo” y “exento de falta entre sus contemporáneos” porque “procedió a hacer conforme
a todo lo que le había mandado Dios. Hizo precisamente así” (Génesis 6:9, 22; Malaquías 3:18). Zacarías y
Elisabet, los padres de Juan el Bautista, “eran justos delante de Dios porque andaban exentos de culpa de
acuerdo con todos los mandamientos y requisitos legales de Jehová” (Lucas 1:6). Y a Cornelio, un oficial italiano
del ejército, y por tanto un gentil, se le llamó ‘varón justo y temeroso de Dios’ (Hechos 10:22).
fm cap. 16 págs. 228-229 párr. 4 El toque de las primeras cuatro trompetas
4. ¿Por qué hubo silencio en el cielo como por media hora?
4 ¡Silencio en el cielo como por media hora! Pero, ¿por qué? Evidentemente era un tiempo en el cual se había
de oír oración desde la Tierra. ¿Las oraciones de quiénes? A los siete ángeles no se les permitió tocar sus
trompetas hasta que aquellas oraciones hubieron sido oídas por Dios en su trono. En el templo de la Jerusalén
terrestre el ofrecimiento de incienso por el sacerdote sobre el altar de incienso en el Santo del templo tomaba
como media hora. Durante este tiempo la gente que adoraba afuera en el patio del templo se mantenía en
silencio mientras participaba en oración mental a Dios, a quien ascendía el incienso. (Éxodo 30:1-8; Lucas 1:8-
10, 21) En concordancia con esto, Salmo 141:1, 2 dice: “Oh Jehová, yo te he invocado. De veras apresúrate a
mí. De veras presta oído a mi voz al clamar yo a ti. Que mi oración esté preparada como incienso delante de ti.”
El período de transición de 1918-1919 ciertamente fue un tiempo que demandó oración intensa y sincera a Dios
de parte del resto ungido en la Tierra. ¿Estaría el cielo en silencio para oír?
it-2 pág. 706 Presciencia, predeterminación
En los casos de Sansón, Jeremías y Juan el Bautista, Jehová hizo caso de su presciencia antes de que
nacieran. Sin embargo, Dios no especificó cuál iba a ser su destino final, pero sí predeterminó que Sansón viviría
conforme al voto de los nazareos e iniciaría la liberación de Israel de los filisteos, que Jeremías sería profeta y
que Juan el Bautista haría una obra preparatoria como precursor del Mesías. (Jue 13:3-5; Jer 1:5; Lu 1:13-17.)
Aunque se les favoreció mucho con dichos privilegios, este hecho no garantizaba que obtendrían salvación
eterna, ni siquiera que permanecerían fieles hasta la muerte (aunque los tres lo hicieron).
it-1 pág. 888 Exento de culpa
Aplicada a los seres humanos, la expresión “exento de culpa” siempre tiene un sentido relativo, nunca
absoluto. Cuando Job sufría, llegó a conclusiones equivocadas en cuanto a cómo veía Jehová a las personas sin
culpa (Job 9:20-22), y Zacarías, el padre de Juan el Bautista, manifestó falta de fe en la palabra de Jehová
mediante el ángel Gabriel. (Lu 1:18-20.) De todos modos, se dijo que Job era un hombre sin culpa y que
Zacarías andaba exento de culpa, pues ambos estuvieron a la altura de lo que Dios esperaba de seres humanos
que, aunque fieles, eran imperfectos. (Job 1:1; Lu 1:6.)
pm cap. 5 pág. 90 párr. 32 “Las cosas deseables de todas las naciones tienen que entrar”
32. ¿Qué sucedió en el caso de los patios exteriores de aquellos templos típicos hechos por hombres en
Jerusalén, y hasta cuándo?
32 En los días de aquellos templos típicos en Jerusalén sus patios o atrios, fuera del patio de los sacerdotes,
eran atestados de adoradores que venían de lejos y de cerca. (Salmo 84:1, 2, 10; Lucas 1:21) Desde el
año 70 E.C. los gentíos de adoradores ya no afluyen en subida a los patios de la casa de adoración de Jehová en
Jerusalén, porque el templo material típico para la adoración divina ha desaparecido para siempre. (Juan 4:20-
24; Hechos 21:26-28; Mateo 24:1, 2; Lucas 21:5-7, 20-24) La gloria de los templos típicos hechos con manos de
hombres se ha desvanecido para todo tiempo, porque ahora no vivimos más en el tiempo de la sombra de
buenas cosas venideras. Vivimos en los días de las gloriosas realidades que perduran. (Colosenses 2:16, 17;
Hebreos 10:1-4, 10) Pero, ¿qué hay de los patios del templo verdadero?
fm cap. 13 págs. 182-183 párrs. 6-7 Al ángel que está en Filadelfia
6, 7. (a) Explique de qué manera es Cristo Aquel “que tiene la llave de David.” (b) ¿Qué autoridad se
depositaba en el que tenía la llave de la casa del rey? (c) ¿Tuvo o usó alguna vez la simbólica “llave
de David” algún obispo de Roma o alguno que afirmara ser representante terrestre de Cristo?
6 El glorificado Jesucristo no podía ser santo y al mismo tiempo ser falso, ser un mentiroso como el Diablo, en
quien no hay santidad. De modo que al identificarse a la congregación de Filadelfia él dice la verdad en cuanto a
quién y qué es él. Hay buena base bíblica para que él diga que es Aquel “que tiene la llave de David, el que abre
de modo que nadie cierre, y cierra de modo que nadie abra.” (Revelación 3:7) El David que aquí se menciona por
primera vez en esta Revelación a Juan es aquel acerca de quien se dice que el glorificado Jesús es “la raíz de
David” y también “la raíz y la prole de David.” (Revelación 5:5; 22:16) Es el antiguo David, rey de Jerusalén, con
el cual Jehová Dios hizo un pacto para un reino eterno. (2 Samuel 7:4-29) De este David, Jesús llegó a ser
descendiente real al nacer como humano de la virgen María de la familia real de David. (Mateo 1:1-25; Lucas
1:26-38; 2:1-21; 3:21-31; Romanos 1:1-4) Siendo fiel a Dios hasta una muerte de mártir, Jesucristo probó que era
el Heredero Permanente de David para el reino eterno. De modo que tiene la “llave” que el rey David tenía y que
David confiaría a un siervo fiel.
7 No fue sin propósito, pues, que el glorificado Jesucristo citó de las palabras de Isaías 22:22, en las cuales
Jehová Dios se refiere a un siervo confiable del rey de Jerusalén, a saber, Eliaquín, diciendo: “Yo ciertamente
pondré la llave de la casa de David sobre su hombro, y él tendrá que abrir sin que nadie cierre, y tendrá que
cerrar sin que nadie abra.” Así este siervo que tenía la llave llevaba una gran responsabilidad para con la casa
del rey David, combinada con grandes poderes y autoridad. El rey le delegó la autoridad de abrir y cerrar. Aquí
debe notarse que al tiempo de dársele esta Revelación a Juan el glorificado Jesucristo no dijo que la “llave de
David” estaba en la mano de algún obispo de la ciudad pagana de Roma como sucesor apostólico del apóstol
Simón Pedro, a quien se dijeron las palabras de Mateo 16:18, 19. No es ninguno que afirme ser representante
terrestre de Cristo, sino el celestial Jesucristo mismo quien se afianza de la “llave de David” con los poderes
simbolizados por la “llave” de abrir y cerrar firmemente.
w02 15/1 pág. 14 párr. 16 Jehová, ejemplo supremo de bondad
16. ¿Por qué puede decirse que Jehová es benévolo?
16 La bondad de Dios también se manifiesta en su benevolencia. Benévolo es quien está “inclinado con buena
voluntad o afecto hacia algo o alguien sobre lo que tiene poder”. Jehová es el mejor modelo de benevolencia en
el trato con sus siervos fieles. Por ejemplo, mediante sus ángeles, de buena gana fortaleció al anciano profeta
Daniel e informó a la joven virgen María del privilegio que iba a tener de dar a luz a Jesús (Daniel 10:19; Lucas
1:26-38). Quienes formamos el pueblo de Jehová sin duda agradecemos la benevolencia con que él se dirige a
nosotros en las páginas de la Biblia. Lo alabamos por tal manifestación de su bondad y procuramos tratar con
benevolencia a los demás. Aquellos que poseen las debidas cualidades espirituales tratan de ser amables,
benévolos, cuando reajustan a un hermano “con espíritu de apacibilidad” (Gálatas 6:1).
w07 15/3 pág. 23 párr. 12 Los ángeles: su influencia en la humanidad
12. ¿Qué apoyo recibió María del ángel Gabriel?
12 Pensemos en el apoyo que recibió la virgen judía María cuando escuchó esta noticia: “Concebirás en tu
matriz y darás a luz un hijo, y has de ponerle por nombre Jesús”. Justo antes de transmitirle este asombroso
mensaje, el ángel Gabriel —enviado por Dios— le había dicho: “No temas, María, porque has hallado favor con
Dios” (Lucas 1:26, 27, 30, 31). ¡Cuánto ánimo y fortaleza debió de infundirle esta garantía de que contaba con el
favor divino!
rs pág. 228 María (Madre de Jesús)
¿Qué podemos aprender de lo que está registrado en la Biblia acerca de María?
1) Una lección sobre estar dispuestos a escuchar lo que Dios dice mediante sus mensajeros aunque lo que
oigamos quizás nos perturbe al principio, o parezca imposible. (Luc. 1:26-37.)
pe cap. 6 págs. 57-58 párr. 3 Jesucristo... ¿enviado por Dios?
3. (a) Según las palabras del ángel, el niño que María daría a luz sería el hijo ¿de quién? (b) ¿Cómo fue
posible que una virgen, María, tuviera un hijo, Jesús?
3 A diferencia de todo otro ser humano, Jesús nació de una virgen. Esta se llamaba María. Un ángel dijo lo
siguiente acerca del hijo de ella: “Este será grande y será llamado Hijo del Altísimo.” (Lucas 1:28-33; Mateo 1:20-
25) Pero, ¿cómo pudo tener un hijo una mujer que nunca había tenido relaciones sexuales con un hombre? Fue
mediante espíritu santo de Dios. Jehová transfirió del cielo a la matriz de María la vida de Su poderoso Hijo, que
había estado existiendo como espíritu. ¡Fue un milagro! Ciertamente Aquel que hizo a la primera mujer con la
maravillosa facultad de dar a luz hijos podía hacer que una mujer tuviera un hijo sin padre humano. La Biblia
explica: “Cuando llegó el límite cabal del tiempo, Dios envió a su Hijo, que vino a ser procedente de una mujer.”—
Gálatas 4:4.
fg lección 4 pág. 8 ¿Quién es Jesucristo?
¿Por qué vino Jesús a la Tierra?
Dios envió a su Hijo a la Tierra. Para ello, transfirió su vida a la matriz de María, una joven virgen judía. Así
pues, Jesús no tuvo un padre humano (Lucas 1:30-35). Él vino a la Tierra con tres objetivos: 1) enseñar la
verdad acerca de Dios, 2) enseñarnos con su ejemplo a hacer la voluntad de Dios, incluso ante las dificultades, y
3) dar su vida perfecta como “rescate”.—Lea Mateo 20:28.
tp73 cap. 6 pág. 65 párr. 17 ¿Qué ha estado haciendo Dios?
17. Por medio de Jesús, ¿qué iba a hacer Dios que sucediera, y cómo se dio énfasis a esto al tiempo de
su nacimiento?
17 Aquí estaba aquel por medio de quien Dios otorgaría paz a la humanidad. Antes de su nacimiento un ángel
de Dios le había dicho a su madre María que a su hijo se le daría un reino eterno. Pastores cerca de Belén
recibieron notificación de su nacimiento, y entonces escucharon a una multitud de los ejércitos del cielo alabar a
Dios y decir: “Gloria en las supremas alturas a Dios, y sobre la tierra paz entre los hombres de buena
voluntad.”—Lucas 1:31-33; 2:10-14.
sl cap. 3 págs. 39-41 párr. 24 Un Mesías transformado con quien tienen que habérselas los políticos
24. ¿Cómo indica el derecho gubernamental que Jesús tenía cuando ascendió de regreso al cielo que su
ensalzamiento tendrá graves consecuencias para los gobernantes políticos?
24 Una actitud política de esa índole está absolutamente mal basada. La elevación y ensalzamiento del
“Siervo” de Jehová a posición muy alta tendrá las consecuencias más graves en cuanto a ellos y en cuanto a que
continúen en su puesto en la Tierra. Deben recordar que, cuando Jesucristo ascendió de regreso a Jehová Dios
en el cielo, lo hizo mientras todavía poseía el derecho y título al gobierno real del rey David sobre toda la tierra en
Palestina que había sido prometida a sus antepasados Abrahán, Isaac y Jacob.—Lucas 1:31-33; 2 Samuel 7:11-
16; 1 Crónicas 17:10-14; Lucas 22:29, 30; Salmo 89:27-37.
w08 15/3 págs. 30-31 Puntos sobresalientes del libro de Lucas
Lecciones para nosotros:
Lucas 1:32, 33; 2:19, 51. María conservó en su corazón los hechos y dichos que cumplían profecías.
¿Hacemos nosotros lo mismo respecto a lo que predijo Jesús sobre “la conclusión del sistema de cosas”,
comparando sus predicciones con lo que ocurre en la actualidad? (Mat. 24:3.)
ip-2 cap. 16 págs. 237-238 párr. 12 Mensaje de esperanza para los desalentados cautivos
12. ¿Qué paso dio Jehová hacia el cumplimiento de su pacto del Reino con David?
12 Más de quinientos años después de la liberación de Israel del cautiverio babilónico, Jehová dio un paso
importante hacia el cumplimiento del pacto del Reino: transfirió la vida de su Hijo primogénito, el principio de su
creación, de la gloria celestial a la matriz de una virgen judía llamada María (Colosenses 1:15-17). Cuando el
ángel de Jehová se lo anunció a María, le dijo: “Este será grande y será llamado Hijo del Altísimo; y Jehová Dios
le dará el trono de David su padre, y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y de su reino no habrá fin”
(Lucas 1:32, 33). Así pues, Jesús nació en la línea real de David y heredó el derecho a ser rey. Una vez
entronizado, gobernaría “hasta tiempo indefinido” (Isaías 9:7; Daniel 7:14). De este modo quedaron abiertas las
puertas para que se cumpliera la promesa centenaria que Jehová le hizo a David de darle un heredero
permanente
sl cap. 17 pág. 314 párr. 3 La creación de “nuevos cielos y una nueva tierra”
3. Explique las conexiones que existen entre este reino mesiánico y el rey David, y además cómo el reino
tomó un aspecto espiritual.
3 Este reino mesiánico tenía sus raíces en el reino terrestre de David, a quien Jehová hizo que se ungiera rey
sobre la nación de Israel. La sede de su gobierno llegó a ser, finalmente, Jerusalén o Sión. Con él Jehová Dios
hizo un pacto para que el reino mesiánico continuara en la línea de su familia y llegara a ser un reino eterno. Al
tiempo debido este reino tomó el aspecto de un reino espiritual cuando llegó a la escena terrestre el Heredero
Permanente de David. Esto fue porque el Hijo celestial de Dios nació milagrosamente como Jesús en la línea real
de David. Al tomar este vínculo natural, Jesús llegó a ser el heredero natural del título al trono del rey David.
(Mateo 1:1 a 2:6 inclusive) en armonía con esto, inmediatamente después que Jesús fue bautizado en agua a la
edad de treinta años Jehová Dios lo ungió con espíritu santo para que fuera el futuro Rey sobre Israel, “la casa
de Jacob.” Dios también lo engendró para que fuera Hijo espiritual de Dios y lo reconoció como tal.—Mateo 3:13-
17; Lucas 1:32, 33; 3:21-23; Hechos 10:38.
sl cap. 17 pág. 314 párr. 3 La creación de “nuevos cielos y una nueva tierra”
3. Explique las conexiones que existen entre este reino mesiánico y el rey David, y además cómo el reino
tomó un aspecto espiritual.
3 Este reino mesiánico tenía sus raíces en el reino terrestre de David, a quien Jehová hizo que se ungiera rey
sobre la nación de Israel. La sede de su gobierno llegó a ser, finalmente, Jerusalén o Sión. Con él Jehová Dios
hizo un pacto para que el reino mesiánico continuara en la línea de su familia y llegara a ser un reino eterno. Al
tiempo debido este reino tomó el aspecto de un reino espiritual cuando llegó a la escena terrestre el Heredero
Permanente de David. Esto fue porque el Hijo celestial de Dios nació milagrosamente como Jesús en la línea real
de David. Al tomar este vínculo natural, Jesús llegó a ser el heredero natural del título al trono del rey David.
(Mateo 1:1 a 2:6 inclusive) en armonía con esto, inmediatamente después que Jesús fue bautizado en agua a la
edad de treinta años Jehová Dios lo ungió con espíritu santo para que fuera el futuro Rey sobre Israel, “la casa
de Jacob.” Dios también lo engendró para que fuera Hijo espiritual de Dios y lo reconoció como tal.—Mateo 3:13-
17; Lucas 1:32, 33; 3:21-23; Hechos 10:38.
w06 1/5 pág. 27 párrs. 1-2 Sirvamos lealmente al Rey, Cristo
1, 2. ¿Cómo sabemos que Cristo no tomó pleno dominio del Reino en el año 33 de nuestra era?
¿QUÉ rey podría morir por sus súbditos y volver a la vida para ocupar su trono? ¿Qué monarca podría vivir en
la Tierra ganándose la confianza y lealtad de su pueblo y luego regir desde los cielos? Jesucristo, el único capaz
de hacer esto y mucho más (Lucas 1:32, 33). En el Pentecostés del año 33, después de la muerte, resurrección
y ascensión de Cristo a los cielos, Dios “lo hizo cabeza sobre todas las cosas en cuanto a la congregación”
(Efesios 1:20-22; Hechos 2:32-36). De modo que Cristo comenzó entonces a gobernar, si bien en un sentido
limitado. Sus primeros súbditos fueron cristianos ungidos por espíritu, que formaban parte del Israel espiritual, es
decir, “el Israel de Dios” (Gálatas 6:16; Colosenses 1:13).
2 Casi treinta años después de aquel Pentecostés, el apóstol Pablo confirmó que Cristo aún no había tomado
pleno dominio del Reino, sino que estaba “a la diestra de Dios, esperando desde entonces hasta que se
colo[cara] a sus enemigos como banquillo para sus pies” (Hebreos 10:12, 13). A finales del siglo primero, el
anciano apóstol Juan contempló en una visión profética como el Soberano Universal, Jehová, entronizaba a
Jesucristo en el Reino celestial recién nacido (Revelación 11:15; 12:1-5). A estas alturas de la historia contamos
con irrefutables pruebas que corroboran que Cristo comenzó su Reinado mesiánico en los cielos en 1914.
rs pág. 228 María (Madre de Jesús)
¿Qué podemos aprender de lo que está registrado en la Biblia acerca de María?
5) Aprecio a la pureza moral. (Luc. 1:34.)
w98 15/2 pág. 13 párrs. 6-7 Jehová lleva a la gloria a muchos hijos
6, 7. ¿Quiénes ‘nacen de Dios’, y qué significa esto para ellos?
6 Los cristianos a quienes Jehová engendra han “nacido de Dios”. El apóstol Juan escribió a estos: “Todo el
que ha nacido de Dios no se ocupa en el pecado, porque la semilla reproductiva de [Jehová] permanece en el tal,
y no puede practicar el pecado, porque ha nacido de Dios” (1 Juan 3:9). La “semilla reproductiva” es el espíritu
santo de Dios, el cual, junto con la palabra de Dios, ha dado a cada uno de los 144.000 “un nuevo nacimiento”
con una esperanza celestial (1 Pedro 1:3-5, 23).
7 Jesús fue Hijo de Dios desde su nacimiento humano, tal como Adán en perfección fue “hijo de Dios” (Lucas
1:35; 3:38). Ahora bien, fue significativo que Jehová declarara después del bautismo de Jesús: “Tú eres mi Hijo,
el amado; yo te he aprobado” (Marcos 1:11). Esta declaración que acompañó al derramamiento del espíritu santo
dejó claro que Dios había engendrado a Jesús como Hijo espiritual suyo. Por decirlo así, a Jesús se le dio
entonces un “nuevo nacimiento” con el derecho de recibir de nuevo la vida como Hijo espiritual de Dios en el
cielo. Sus 144.000 hermanos espirituales ‘nacen de nuevo’ del mismo modo que él (Juan 3:1-8; véase La Atalaya
del 15 de noviembre de 1992, págs. 3-6). Dios también los unge como a Jesús y los comisiona para proclamar
buenas nuevas (Isaías 61:1, 2; Lucas 4:16-21; 1 Juan 2:20).
w08 15/3 págs. 30-31 Puntos sobresalientes del libro de Lucas
Respuestas a preguntas bíblicas:
Lucas 1:35. ¿Utilizó Jehová un óvulo de María para la concepción de Jesús? A fin de que el hijo de María
fuera un verdadero descendiente de sus antepasados Abrahán, Judá y David —tal como Dios había prometido—,
fue preciso utilizar un óvulo de María (Gén. 22:15, 18; 49:10; 2 Sam. 7:8, 16). No obstante, Jehová se valió de su
espíritu santo para transferir la vida perfecta de su Hijo desde el cielo y originar la concepción (Mat. 1:18). Parece
que esto anuló toda imperfección existente en el óvulo de María y, desde el mismo principio, protegió de
cualquier defecto al embrión en desarrollo.
w10 1/9 pág. 15 ¿Lo sabía?
¿Cuál era el parentesco entre Jesús y Juan el Bautista?
▪ Hay quienes creen que Jesús era primo segundo de Juan el Bautista. Esto se debe a que algunas Biblias
traducen Lucas 1:36 de forma inexacta. Por ejemplo, según la Bartina-Roquer, la madre de Juan —llamada
Elisabet o Isabel— y María —la madre de Jesús— eran primas.
Lo cierto es que la palabra griega original empleada en dicho pasaje tiene un significado muy amplio. Este
vocablo da a entender que las dos mujeres estaban emparentadas de alguna manera, pero no necesariamente
que eran primas. Con respecto a este pasaje, el erudito Joseph A. Fitzmyer explica: “La afirmación es genérica,
sin entrar en una determinación explícita del grado de parentesco” (El Evangelio según Lucas). Siendo así, ¿de
dónde salió la idea de que Jesús y Juan eran primos? La Enciclopedia Católica admite: “Toda nuestra
información concerniente a [...] los padres de María [...] es derivada de literatura apócrifa”.
Por lo tanto, aunque sí podemos afirmar que Jesús y Juan eran parientes, no puede decirse que fueran primos
segundos.
es13 pág. 66
¡Mira! ¡La esclava de Jehová! Efectúese conmigo según tu declaración (Luc. 1:38).
¿Qué actitud demostró María, y cómo podemos imitarla?
Con esta respuesta, María evidenció algo que Dios ya conocía: su excelente actitud de corazón, que la llevaba
a aceptar de buena gana la voluntad divina. No preguntó qué pensarían los vecinos al notar su embarazo, ni
cómo se vería afectada la relación con su prometido. Se limitó a referirse a sí misma como la sierva más humilde,
demostrando así confianza absoluta en su Amo, Jehová. A veces, nosotros también nos enfrentamos a
responsabilidades y retos en el servicio de Dios que pudieran parecernos abrumadores. En tales casos, hacemos
bien en preguntarnos: “¿Confío sin reservas en que Jehová intervendrá para que todo salga como él desea?
¿Demuestro que estoy dispuesto a hacer lo que me pida?”. No nos quepa la menor duda: Jehová nos concederá
su espíritu si confiamos en él con toda el alma, lo reconocemos como nuestro soberano y acatamos su voluntad
(Hech. 5:32). w11 15/12 4:3, 4
rs pág. 228 María (Madre de Jesús)
¿Qué podemos aprender de lo que está registrado en la Biblia acerca de María?
2) Ánimo para obrar en armonía con lo que lleguemos a saber que es la voluntad de Dios, con plena confianza
en él. (Véase Lucas 1:38. Como se muestra en Deuteronomio 22:23, 24, pudiera haber graves consecuencias
para una joven judía si se descubría que estuviera encinta sin estar casada.)
w11 15/12 pág. 23 párrs. 3-4 Guiados por el espíritu de Dios en el siglo primero y en nuestros días
3, 4. ¿Qué actitud demostró María, y cómo podemos imitarla?
3 ¿Por qué se le concedió a María ese inigualable privilegio? Descubrimos la razón al fijarnos en lo que
exclamó cuando el ángel le indicó la misión que Dios le tenía reservada: “¡Mira! ¡La esclava de Jehová! Efectúese
conmigo según tu declaración” (Luc. 1:38). Con esta respuesta, ella evidenció algo que Dios ya conocía: su
excelente actitud de corazón, que la llevaba a aceptar de buena gana la voluntad divina. No preguntó qué
pensarían los vecinos al notar su embarazo, ni cómo se vería afectada la relación con su prometido. Se limitó a
referirse a sí misma como la sierva más humilde, demostrando así confianza absoluta en su Amo, Jehová.
4 A veces, nosotros también nos enfrentamos a responsabilidades y retos en el servicio de Dios que pudieran
parecernos abrumadores. En tales casos, hacemos bien en preguntarnos: “¿Confío sin reservas en que Jehová
intervendrá para que todo salga como él desea? ¿Demuestro que estoy dispuesto a hacer lo que me pida?”.
No nos quepa la menor duda: Jehová nos concederá su espíritu si confiamos en él con toda el alma, lo
reconocemos como nuestro soberano y acatamos su voluntad (Hech. 5:32).
w05 15/10 págs. 29-30 párr. 15 Cultivemos la verdadera humildad
15. a) ¿Qué podemos hacer para mantener la humildad mental? b) Mencione algunos ejemplos de
humildad.
15 Algo que ayudará al cristiano a mantener auténtica humildad mental es fijarse en los mejores dechados, que
son Jehová Dios y Jesucristo. Para ello hay que estudiar regularmente la Biblia y las publicaciones que con ese
fin proporciona “el esclavo fiel y discreto” (Mateo 24:45). Tal estudio es de suma importancia para los
superintendentes cristianos, “para que su corazón no se ensalce sobre sus hermanos” (Deuteronomio 17:19, 20;
1 Pedro 5:1-3). Reflexionemos sobre los muchos ejemplos de personas que recibieron bendiciones por su actitud
humilde, como Rut, Ana y Elisabet (Rut 1:16, 17; 1 Samuel 1:11, 20; Lucas 1:41-43). Pensemos también en los
numerosos hombres prominentes que siguieron siendo humildes en el servicio de Jehová, como David, Josías,
Juan el Bautista y el apóstol Pablo (2 Crónicas 34:1, 2, 19, 26-28; Salmo 131:1; Juan 1:26, 27; 3:26-30; Hechos
21:20-26; 1 Corintios 15:9). ¿Y qué decir de los innumerables modelos de humildad que hallamos en la
congregación cristiana hoy día? Meditar en ellos contribuirá a que los cristianos verdaderos tengamos “humildad
mental los unos para con los otros” (1 Pedro 5:5).
w91 15/12 pág. 9 párr. 5 ¡Regocíjense en la esperanza del Reino!
5. ¿Cuándo y cómo puede haber manifestaciones externas de gozo?
5 Aunque el gozo es una cualidad del corazón, sin embargo puede manifestarse externamente de vez en
cuando. ¿Cuáles son esas manifestaciones externas de gozo que hay a veces? Pudieran variar desde serenidad
facial hasta un verdadero salto de gozo. (1 Reyes 1:40; Lucas 1:44; Hechos 3:8; 6:15.) Entonces, ¿significa esto
que las personas que no hablan mucho o que no están siempre sonrientes no tienen gozo? ¡No! El gozo
verdadero no se manifiesta en charla, carcajadas, sonrisas ni muecas constantes. Las circunstancias hacen que
el gozo se manifieste de varias maneras. Lo que nos hace de trato agradable en el Salón del Reino no es solo el
gozo, sino más bien nuestro cariño fraternal y amor.
w09 15/11 págs. 10-11 párr. 20 El estudio de la Biblia enriquece nuestras oraciones
20. ¿Cómo expresó María su devoción a Dios?
20 Siempre debemos orar a Dios con reverencia. Poco después de enterarse de que sería la madre del
Mesías, María dijo lo siguiente: “Mi alma engrandece a Jehová, y mi espíritu no puede menos que llenarse de
gran gozo a causa de Dios mi Salvador” (Luc. 1:46, 47). Estas palabras, muy parecidas a las que pronunció Ana
cuando presentó al pequeño Samuel en el tabernáculo, demuestran la actitud reverente de María. ¡Con razón fue
escogida para ser la madre de Jesús! ¿Podría usted expresar en sus oraciones sentimientos similares a los de
ella?
w01 15/5 pág. 9 párr. 1 Alabemos a Jehová por sus grandes obras
1. ¿Por qué grandes obras alabamos con toda razón a Jehová?
JEHOVÁ merece la alabanza por sus grandes obras. Cuando el profeta Moisés narró la liberación de Israel de
Egipto, declaró: “Los ojos de ustedes fueron los que vieron todas las grandes hazañas de Jehová” (Deuteronomio
11:1-7). Del mismo modo, cuando el ángel Gabriel anunció que la joven virgen María daría a luz próximamente a
Jesús, ella dijo: “Mi alma engrandece a Jehová [...] porque grandes obras me ha hecho el Poderoso” (Lucas
1:46-49). Los testigos de Jehová lo elogiamos por sus grandes hazañas, como la liberación de Israel de la
esclavitud en Egipto y la concepción milagrosa de su querido Hijo.
ip-2 cap. 12 págs. 169-170 párr. 9 Consuelo para el pueblo de Dios
9. ¿Quiénes, además del pueblo del pacto divino, se beneficiarán de los actos de salvación de Jehová?
9 Lo antedicho no solo es aplicable al pueblo del pacto divino, sino también a las personas de buen corazón de
todo lugar —hasta de las islas más remotas—, quienes no verán defraudada su confianza en Dios y en su
capacidad de intervenir a favor de sus siervos fieles y salvarlos. El brazo de Jehová, su poder, nunca flaquea;
nadie puede detenerlo (Isaías 40:10; Lucas 1:51, 52). Del mismo modo, la celosa predicación que realizan hoy
día los miembros restantes del Israel de Dios ha inducido a millones de seres humanos, muchos de ellos de
distantes territorios insulares, a volverse a Jehová y cifrar fe en él.
w08 15/3 págs. 30-31 Puntos sobresalientes del libro de Lucas
Respuestas a preguntas bíblicas:
Lucas 1:62. ¿Se quedó Zacarías sordo además de mudo? No, solo su habla se vio afectada. Aunque otras
personas le preguntaron a Zacarías “por señas” qué nombre quería darle a su hijo, esto no se debió a que
estuviera sordo. Es muy probable que hubiera oído lo que su esposa había dicho respecto al nombre del niño.
Quizás los demás, haciendo alguna señal o gesto, pidieron a Zacarías que lo confirmara. Además, el hecho de
que solo se le devolviera el habla indica que su oído no se había visto afectado (Luc. 1:13, 18-20, 60-64).
¿A qué tipo de tablilla se alude en Lucas 1:63?
▪ Según el Evangelio de Lucas, cuando los amigos de Zacarías le preguntaron cómo llamaría a su hijo, “él pidió
una tablilla y escribió: ‘Juan es su nombre’” (Lucas 1:63). Un manual de estudio bíblico indica que el término
griego aquí empleado se refiere a una “delgada tablilla de madera, recubierta de cera”. Las tablillas se unían por
un lateral y se enceraban para rellenar los surcos de la madera. Se escribía encima con un estilo (o punzón) y,
para utilizarlas de nuevo, solo había que volver a encerarlas.
El libro Reading and Writing in the Time of Jesus (La lectura y la escritura en tiempos de Jesús) dice: “Las
pinturas murales de Pompeya, las esculturas halladas en diferentes lugares del Imperio romano y los ejemplares
desenterrados en diversos yacimientos desde Egipto hasta el muro de Adriano [norte de Gran Bretaña] indican
que el uso de las tablillas estaba muy extendido”. Así pues, es probable que las utilizaran comerciantes,
funcionarios y, posiblemente, algunos cristianos del siglo I.
w03 15/5 pág. 13 párr. 16 Cristo habla a las congregaciones
16. ¿En qué cuestión debemos concentrarnos si nuestra congregación se parece a la que había en la
antigua Esmirna?
16 Sea que tengamos esperanza celestial o terrenal, ¿qué podemos hacer si nuestra congregación se parece a
la que había en la antigua Esmirna? Ayudemos a nuestros hermanos en la fe a concentrarse en la principal razón
por la que Dios permite la persecución: la cuestión de la soberanía universal. Cada testigo de Jehová que se
mantiene íntegro demuestra que Satanás es un mentiroso y que incluso un ser humano perseguido puede ser un
defensor inquebrantable del derecho de Dios a gobernar como Soberano Universal (Proverbios 27:11).
Animemos a otros cristianos a soportar la persecución y, como resultado, disfrutar del continuo “privilegio de
rendirle [a Jehová] servicio sagrado sin temor, con lealtad y justicia delante de él todos nuestros días”, sí, para
siempre (Lucas 1:68, 69, 74, 75).
w01 15/9 pág. 14 párr. 19 ¿Nos alcanzarán las bendiciones de Jehová?
19. ¿Cómo demostramos nuestra gratitud por los asuntos espirituales?
19 Los siervos de Jehová de estos tiempos no rendimos culto en un tabernáculo, pero podemos manifestar
nuestro agradecimiento por los asuntos espirituales igual que Ana. Por ejemplo, demostramos lo mucho que
estimamos las riquezas espirituales mediante nuestra presencia regular en las reuniones y las asambleas
cristianas. Veamos estas ocasiones como oportunidades de animarnos unos a otros a seguir en la adoración
pura de Jehová, quien nos ha concedido “el privilegio de rendirle servicio sagrado sin temor, con lealtad y justicia”
(Lucas 1:74, 75; Hebreos 10:24, 25).
si pág. 193 párr. 35 Libro bíblico número 42: Lucas
35. ¿Por qué podemos realmente agradecer a Jehová que proveyera el Evangelio de Lucas?
35 Tal como Jesús, el Hijo de Dios perfecto y obrador de milagros, manifestó interés amoroso en sus discípulos
y en todos los hombres de corazón recto y sincero, nosotros también debemos esforzarnos por efectuar nuestro
ministerio con amor, sí, “debido a la tierna compasión de nuestro Dios”. (Luc. 1:78.) Con este fin las buenas
nuevas “según Lucas” son en verdad sumamente provechosas y útiles. Podemos estar verdaderamente
agradecidos a Jehová por haber inspirado a Lucas, “el médico amado”, para que escribiera este relato exacto,
edificante y estimulador, que señala a la salvación que viene mediante el Reino por Jesucristo, “el medio de
salvar de Dios”. (Col. 4:4; Luc. 3:6.)
CAPITULO 2
w08 15/3 págs. 30-31 Puntos sobresalientes del libro de Lucas
Respuestas a preguntas bíblicas:
Lucas 2:1, 2. ¿Cómo ayuda a determinar la fecha del nacimiento de Jesús la referencia a “esta primera
inscripción”? Durante el gobierno de César Augusto se efectuó más de una inscripción: la primera tuvo lugar en
el año 2 antes de nuestra era (en cumplimiento de Daniel 11:20), y la segunda en el año 6 ó 7 de nuestra era
(Hech. 5:37). Quirinio era el gobernador de Siria cuando se realizaron ambas inscripciones, por lo que es obvio
que ocupó dicho puesto en dos ocasiones. La referencia que hace Lucas a la primera inscripción sitúa la fecha
del nacimiento de Jesús en el año 2 antes de nuestra era.
fg lección 9 pág. 18 ¿Cómo pueden ser felices las familias?
. ¿Por qué es importante casarse legalmente?
Jehová, el Dios feliz de quien provienen tantas buenas noticias, desea que las familias sean felices (1 Timoteo
1:11). Él fue quien instituyó el matrimonio. Casarse legalmente ofrece a las parejas un marco estable para la
crianza de los hijos y pone el fundamento para una familia feliz.
Dios considera el matrimonio como la unión permanente entre un hombre y una mujer. Los cristianos deben
obedecer las leyes establecidas para registrar los matrimonios (Lucas 2:1, 4, 5). Jehová quiere que el esposo y
la esposa sean fieles el uno al otro (Hebreos 13:4). Él odia el divorcio (Malaquías 2:16). No obstante, permite que
una persona se divorcie y se vuelva a casar si su cónyuge ha cometido adulterio.—Lea Mateo 19:3-6, 9.
w06 15/10 pág. 19 párrs. 6-7 Bodas honorables a la vista de Dios y los hombres
6, 7. ¿Por qué debemos interesarnos en los aspectos legales del casamiento, y cómo manifestamos tal
interés?
6 Aunque fue Jehová quien originó el matrimonio, es apropiado que los gobiernos humanos ejerzan cierto
control sobre la manera en que se lleva a cabo. A este respecto, Jesús dijo: “Paguen a César las cosas de César,
pero a Dios las cosas de Dios” (Marcos 12:17). Del mismo modo, el apóstol Pablo instó a los cristianos: “Toda
alma esté en sujeción a las autoridades superiores, porque no hay autoridad a no ser por Dios; las autoridades
que existen están colocadas por Dios en sus posiciones relativas” (Romanos 13:1; Tito 3:1).
7 En la mayoría de los países, el César —es decir, la autoridad civil— determina quiénes cumplen los
requisitos para contraer matrimonio. Por lo tanto, cuando dos cristianos que están bíblicamente libres para
casarse deciden dar ese paso, cumplen al pie de la letra las leyes locales. Hacerlo suele exigir que se obtenga
una licencia, que quien oficie la boda esté autorizado por el gobierno o que se registre debidamente la unión.
Cabe mencionar que, cuando César Augusto ordenó que se efectuara cierta “inscripción”, María y José
obedecieron aquel mandato y viajaron a Belén “para inscribirse” (Lucas 2:1-5).
wi págs. 27-28 párrs. 13-16 ¿Quién guiará a las naciones a la paz?
13-16. ¿Qué convenció a muchos judíos del siglo I de que Jesús era el Mesías?
13 Pero ¿no rechazaron a Jesús los guías religiosos de su tiempo? Sí, e influyeron en las masas. Ahora bien,
¿no hicieran lo mismo también los líderes religiosos con Jeremías y otros profetas de su época? (Jeremías
7:25, 26; 20:1-6; 2 Crónicas 36:15, 16.) A los contemporáneos de Jesús que le creyeron y que examinaron
directamente su enseñanza, sus obras y las profecías que hablaban de él, no les disuadió la oposición de los
guías que veían amenazado su monopolio religioso. Lo que habían presenciado aquellos judíos sinceros les
convenció de que en Jesús se cumplían las profecías mesiánicas. ¿Qué pruebas contundentes persuadieron a
estos judíos del siglo I a afrontarlo todo, hasta la muerte, por confesar que Jesús era el Mesías prometido? (Juan
9:22; 16:2.)
14 Primero, el tiempo era el indicado. La profecía del capítulo 9 de Daniel sobre el Mesías indicaba que
aparecería antes de la destrucción del segundo templo. (Daniel 9:24-27.)
15 Segundo, el hombre era el indicado. Jesús era de la tribu de Judá y descendía del rey David. (Génesis
49:10; 1 Crónicas 17:11-14; compárese con Mateo 1:1-16; Lucas 3:23-31.) Además, había nacido en Belén, que,
como entendían los judíos del siglo I, sería la cuna del Mesías. (Miqueas 5:1 [5:2, NM]; compárese con Mateo
2:4-6; Lucas 2:1-7; Juan 7:42.) Todas estas eran importantes credenciales que los judíos de tiempos de Jesús
esperaban ver en el Mesías para identificarlo.
16 Además, la enseñanza de este hombre era la indicada. No era política ni legalista, sino espiritual y ética. En
resumen, él iba al fondo de las cuestiones. Asimismo, se atrevió a apelar a las Escrituras como única autoridad
final, en vez de recurrir a los dichos de guías religiosos anteriores, como era costumbre. Este proceder dejó
atónitas a las muchedumbres, pues “les enseñaba como persona que tiene autoridad, y no como sus escribas”.
(Mateo 7:29, NM.) Tan enérgica es la personalidad y tan clara la enseñanza que revelan las biografías de Jesús,
que los historiadores se han visto impulsados a asegurar que no fue un personaje mítico.
bh cap. 14 pág. 141 párr. 17 Cómo tener una vida familiar feliz
17. ¿Por qué fue Jesús un ejemplo perfecto para los hijos?
17 ¿Pueden los hijos aprender algo de Jesús? Claro que sí. Él demostró con su ejemplo que los hijos deben
obedecer a sus padres. Dijo: “Hablo estas cosas así como el Padre me ha enseñado [...], porque yo siempre
hago las cosas que le agradan” (Juan 8:28, 29). Tal como Jesús fue obediente a su Padre celestial, también los
hijos deben hacer caso a sus padres. De hecho, así se lo manda la Biblia (Efesios 6:1-3). Aunque Jesús fue un
niño perfecto, obedeció a sus padres humanos, José y María, que eran imperfectos. Sin duda, eso contribuyó a
que toda la familia fuera feliz (Lucas 2:4, 5, 51, 52).
w91 15/4 pág. 28 ¿Recuerda usted?
¿Qué hechos son un argumento contra el dar veneración al lugar donde supuestamente nació Jesús?
La Biblia no dice con exactitud dónde nació Jesús. Los relatos evangélicos de Mateo y Lucas mencionan solo
lo esencial. (Mateo 2:1, 5; Lucas 2:4-7.) Una lectura de Juan 7:40-42 muestra que la gente en general no sabía
dónde había nacido Jesús, y que algunos creían que era natural de Galilea. Además, durante su propia vida en la
Tierra Jesús nunca anunció los detalles de su nacimiento.—15/12, página 5.
hp cap. 18 págs. 170-172 párrs. 8-11 ¿Hay algo bueno en todas las religiones?
¿Qué conflicto se ve entre algunas enseñanzas y prácticas comunes y la Biblia? (8-11)
8 Aunque la adoración que agrade a Dios tiene que estar de acuerdo con el “conocimiento exacto,” un examen
revela que la mayoría de las iglesias enseñan doctrinas que están en conflicto con la Biblia. (Romanos 10:2) Por
ejemplo, se adhieren a la doctrina antibíblica de que el hombre tiene un alma inmortal. (Ezequiel 18:4, 20; vea la
página 115.) ‘¿Es tan mala esa enseñanza?’ quizás se pregunten algunos. No olvide que la primera mentira de
Satanás fue que el pecado no traería muerte. (Génesis 3:1-4) Aunque en la actualidad la muerte es inevitable, el
enseñar que el hombre tiene un alma inmortal tiende a fomentar la mentira de Satanás. Ha llevado a millones de
personas a tratos terribles con demonios que se presentan como si fueran las almas de los muertos. Y esa
doctrina priva de significado a la verdad bíblica acerca de una venidera resurrección de los muertos.—Hechos
24:15.
9 El comportamiento también está envuelto en esto, porque muchas religiones aceptan o estimulan la
celebración de días festivos y costumbres que se basan en la creencia de la inmortalidad del alma. La víspera de
Todos los Santos, el Día de Difuntos y otros días especiales son festividades de esa clase, e incorporan en sí
prácticas sacadas de religiones no cristianas.
10 La mezcla de religión no cristiana y religión supuestamente cristiana se extiende a otros días de fiesta,
como las Navidades. Dios mandó a los cristianos que conmemoraran la muerte de Jesús, no su nacimiento. (1
Corintios 11:24-26) Y la Biblia muestra que Jesús no nació en diciembre, que es una temporada fría y lluviosa en
Israel. (Lucas 2:8-11) Usted puede consultar casi cualquier enciclopedia y ver que la fecha del 25 de diciembre
fue escogida porque ya era un día festivo romano. Sir James Frazer declara:
“Tomadas en conjunto, las coincidencias entre [las Navidades y la Pascua de Resurrección] y las
fiestas paganas son demasiado similares y demasiado numerosas para ser accidentales. . . . [Los
clérigos] percibieron que para que el cristianismo conquistara al mundo la única manera en que
podría hacerlo sería por medio de aflojar los principios demasiado rígidos de su Fundador, por medio
de ampliar un poco la puerta angosta que lleva a la salvación.”—The Golden Bough.
11 Después de haberse enterado de la realidad, ¿qué persona que sinceramente amara a Jehová continuaría
aceptando creencias y prácticas basadas en transigir con la adoración pagana? Para algunas personas estas
enseñanzas o prácticas quizás parezcan cosas de poca importancia. Pero la Biblia dice claramente: “Un poco de
levadura hace fermentar toda la masa.”—Gálatas 5:9.
lv cap. 13 págs. 145-146 párr. 5 Fiestas que desagradan a Dios
5. ¿Por qué estamos seguros de que Jesús no nació un 25 de diciembre?
5 La Biblia nunca menciona que se celebrara el nacimiento de Jesús. De hecho, no sabemos a ciencia cierta
cuándo tuvo lugar. De lo que sí podemos estar seguros es de que no fue el 25 de diciembre. ¿Por qué? Para
empezar, porque en Israel esa fecha cae en el frío invierno, mientras que, como indica Lucas 2:8-11, el día que
nació Jesús había “pastores que vivían a campo raso” con sus rebaños. (Es obvio que no se quedaban al aire
libre todo el año, pues de ser así no habría tenido sentido destacar este detalle.) Y en invierno suelen caer en
Belén frías lluvias e incluso nieve, razón por la que los pastores no se quedaban “a campo raso” cuidando las
ovejas, sino que las guardaban a cubierto. Tampoco hay que olvidar el motivo por el que habían ido José y María
a Belén: para cumplir con el censo ordenado por Augusto (Lucas 2:1-7). Es muy poco probable que, sabiendo la
antipatía que sentían los judíos por Roma, aquel emperador los obligara a viajar a las ciudades de sus
antepasados en pleno invierno.
rq lección 11 pág. 22 párr. 3 Creencias y costumbres que no agradan a Dios
3. Navidad y Pascua Florida: Jesús no nació el 25 de diciembre, sino alrededor del 1 de octubre, una época
del año en la que los pastores cuidaban sus rebaños al aire libre por la noche. (Lucas 2:8-12.) Jesús nunca
mandó a los cristianos que celebraran su nacimiento. Lo que sí les dijo que conmemoraran, o recordaran, fue su
muerte. (Lucas 22:19, 20.) La Navidad y sus costumbres provienen de religiones falsas de la antigüedad. Lo
mismo puede decirse de las costumbres de la Pascua Florida, como las que se relacionan con los huevos y
conejos de Pascua. Los primeros cristianos no celebraban la Navidad ni la Pascua Florida, ni tampoco lo hacen
los cristianos verdaderos de la actualidad.
tr cap. 16 pág. 148 párr. 20 Costumbres populares que no agradan a Dios
20. (a) ¿Cómo muestran los hechos que Jesús no pudo haber nacido en el invierno frío? (b) ¿Cuándo se
escogió la fecha de 25 de diciembre, y por qué esa fecha?
20 ¿Qué hay, pues, de la fecha del 25 de diciembre, que muchos celebran como el cumpleaños de Cristo?
No podría haber sido la fecha del nacimiento de Jesús. La Biblia muestra que en aquel tiempo había pastores
todavía en los campos de noche. Como reconoce la Encyclopædia Britannica (1907, tomo V, página 611),
no hubieran estado allí en la temporada fría y lluviosa del invierno. (Lucas 2:8-12) En cuanto al origen de la
fecha, The World Book Encyclopedia dice:
“En 354 d. de J.C., el obispo Liberio de Roma ordenó a la gente que celebrara el 25 de diciembre.
Probablemente escogió esta fecha porque la gente de Roma ya la observaba como la Fiesta de
Saturno, en celebración del cumpleaños del Sol.”
es13 pág. 14
Gloria en las alturas a Dios, y sobre la tierra paz entre los hombres de buena voluntad (Luc. 2:14).
¿Qué les anunció el ángel a los pastores?-¿Qué significa “Mesías”, y cómo se podría saber quién había
sido elegido para serlo?
Ha caído la noche. Los pastores se encuentran a campo raso, vigilando sus rebaños. De repente, se
sobresaltan al ver que aparece a su lado el ángel de Jehová y que los envuelve la luz de la gloria divina.
Escuchemos el emocionante anuncio que les hace este mensajero celestial: “No teman, porque, ¡miren!, les
declaro buenas nuevas de un gran gozo que todo el pueblo tendrá, porque les ha nacido hoy un Salvador, que es
Cristo el Señor” (Luc. 2:8-14). Efectivamente, había nacido un niño que llegaría a ser el Mesías. Y podían
encontrarlo en un establo de un pueblo cercano, acostado en un pesebre. De súbito se juntó con el ángel “una
multitud del ejército celestial” que alabaron a Dios con las palabras del texto de hoy. Ahora bien, ¿cómo podrían
los pastores aprender más sobre el Mesías y convencer a otras personas de que aquel niño era el elegido para
serlo, tal como señaló el ángel? Examinando las profecías de las Escrituras Hebreas que hablaban del Mesías y
observando cómo se cumplían durante la vida del niño. w11 15/8 1:1, 2
hs cap. 5 págs. 89-90 párr. 21 El primero que fue ungido con espíritu santo y poder
21. ¿A quiénes se hizo testigos oculares terrestres en la noche del nacimiento de Jesús, y cómo?
21 ¡El Mesías en perspectiva había venido! Esa fue la noticia emocionante que un glorioso ángel de Dios
anunció a unos pastores que guardaban vigilias sobre sus rebaños de noche afuera en los campos cercanos a
Belén. “El ángel les dijo: ‘No teman, porque, ¡miren! les declaro buenas nuevas de un gran gozo que todo el
pueblo tendrá, porque les nació hoy un Salvador, que es Cristo el Señor.’” Aunque el recién nacido Jesús en el
pesebre de Belén no estuvo al tanto de ello, “de súbito se juntó con el ángel una multitud del ejército celestial,
alabando a Dios y diciendo: ‘Gloria en las supremas alturas a Dios, y sobre la tierra paz entre los hombres de
buena voluntad.’” Entonces los pastores que habían recibido la información se pusieron a buscar al nene en el
pesebre y lo hallaron, y así fueron recompensados con ser testigos oculares del nacimiento de Jesús en aquella
importante noche.—Lucas 2:8-20.
sl cap. 6 págs. 91-92 párr. 4 La promesa de un paraíso espiritual
4. (a) ¿Cómo produjo al Mesías prometido la organización maternal de Jehová en el cielo? (b) ¿Qué efecto
ha de haber tenido en el cielo la ocasión del ungimiento de Jesús, y más tarde el que se le
resucitara de entre los muertos?
4 Jehová seleccionó a su principal hijo celestial para que rindiera el servicio del Siervo Mesiánico en la Tierra.
(Isaías 52:13; 53:11) Así, pues, la organización maternal de Jehová en el cielo suministró a éste para que fuera el
principal vindicador de la soberanía universal de su Esposo. Después que Juan el Bautista bautizó en el río
Jordán a éste cuando estuvo en la Tierra, Jehová el Esposo de ella derramó Su espíritu santo sobre Jesús ya
bautizado y lo hizo el ungido, el Cristo. De esta manera fue producido el Mesías a Cristo prometido. ¡Qué gozo
inefable tiene que haber sido eso para la Madre celestial así como para su Esposo! Si los hijos angelicales de
Dios se regocijaron por el nacimiento del infante Jesús en Belén-Judá, tienen que haber sentido más gozo
todavía cuando de esta manera él llegó a ser el Cristo prometido, el Siervo Mesiánico del Dios de ellos, Jehová.
(Lucas 2:10, 13, 14; Mateo 3:13-17; Juan 16:21) Cuando le quitaron la vida en la Tierra y fue resucitado de entre
los muertos, la organización maternal en el cielo lo recibió de vuelta como el “primogénito de entre los muertos” y
se regocijó de tenerlo de nuevo entre sus hijos celestiales. (Colosenses 1:18; Revelación 1:5, 17, 18) ¡El gozo de
ella se predijo!
tp cap. 6 págs. 62-63 párr. 17 ¿Qué ha estado haciendo Dios?
17. Mediante Jesús, ¿qué iba a hacer Dios que sucediera, y cómo se dio énfasis a esto al tiempo de su
nacimiento?
17 Antes del nacimiento de Jesús, un ángel de Dios había dicho a su madre, María, que al hijo de ella se le
daría un reino eterno. Pastores que se hallaban cerca de Belén recibieron notificación del nacimiento del niño, y
entonces escucharon a una multitud de los ejércitos del cielo alabar a Dios y decir: “Gloria en las alturas a Dios, y
sobre la tierra paz entre los hombres de buena voluntad”. (Lucas 1:31-33; 2:10-14.)
w91 1/1 pág. 15 párr. 1 Estén llenos de gozo
1. a) ¿Qué clase de fruto es el gozo? b) ¿Por qué gozosa provisión debe ser glorificado Dios?
¡GOZO! Solo el amor viene antes que esta cualidad cristiana en la descripción que Pablo da del fruto del
espíritu. (Gálatas 5:22-25.) ¿Y qué fuente tiene este gozo? La fuente es las buenas nuevas que el ángel de Dios
anunció a unos pastores humildes hace más de 1.900 años: “¡Miren!, les declaro buenas nuevas de un gran gozo
que todo el pueblo tendrá, porque les ha nacido hoy un Salvador, que es Cristo el Señor, en la ciudad de David”.
Entonces apareció una hueste angelical que junto con aquel ángel alabó gozosamente a Dios y dijo: “Gloria en
las alturas a Dios, y sobre la tierra paz entre los hombres de buena voluntad”. (Lucas 2:10-14.)
hs cap. 5 pág. 86 párr. 13 El primero que fue ungido con espíritu santo y poder
13. ¿A quién envió Dios a Gabriel en un segundo mandado, y cómo se le hizo visible a ella Gabriel?
13 También era necesario que la mujer fuera descendiente del rey David el hijo de Jesé. Estando en tal
relación con el rey David, la mujer podría conferir a su hijo primogénito un derecho natural respecto al reino de
David sobre las doce tribus de la “casa de Jacob” (Israel). Apropiadamente, la mujer que fue escogida había
nacido en la “ciudad de David,” la ciudad de Belén, en la provincia de Judá. (Lucas 2:11) Pero cuando Dios le
hizo saber a la mujer que la iba a favorecer altamente, ella vivía en el pueblo galileo de Nazaret. Unos seis
meses antes de esto, Dios había enviado al ángel Gabriel para anunciarle al sacerdote Zacarías el venidero
nacimiento de un hijo al que se había de llamar Juan, y apropiadamente Dios ahora envió a Gabriel a la madre
futura del Mesías que había de ser presentado por Juan. La mujer era la virgen judía llamada María, hija de Helí
de la línea real de David. Gabriel se materializó en forma humana para aparecérsele a María. Su saludo hizo que
María se sobresaltara. ¿Por qué le dijo este visitante que se le presentó de súbito que Jehová estaba con ella?
¿Por qué con ella?
w92 1/5 pág. 14 párr. 2 ¿Quién escapará del “tiempo de angustia”?
2. ¿Cuál es el resultado de que pensemos en el nombre de Jehová?
2 El pensar en el nombre de Jehová conduce al conocimiento exacto acerca de él, su Cristo y todos sus
magníficos propósitos del Reino. Así su pueblo aprende a mostrarle reverencia, a entrar en una relación íntima
con él mediante la dedicación y a amarlo “con todo el corazón y con todo el entendimiento y con todas las
fuerzas”. (Marcos 12:33; Revelación 4:11.) Jehová ha hecho la bondadosa provisión —mediante el sacrificio de
Jesucristo— para que los mansos de la Tierra alcancen vida eterna. Por eso pueden expresar con confianza las
palabras del ejército celestial que alabó a Dios cuando nació Jesús, al decir: “Gloria en las alturas a Dios, y sobre
la tierra paz entre los hombres de buena voluntad”. (Lucas 2:14.)
w95 15/5 pág. 25 párr. 16 Destellos de luz: grandes y pequeños (parte 2
16. ¿Qué entendimiento correcto de Lucas 2:14 se fue revelando poco a poco?
16 También era necesario entender mejor Lucas 2:14. Según la versión Reina-Valera, 1909, este texto dice:
“Gloria en las alturas a Dios. Y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres”. Se observó que esta
traducción del versículo no comunica la idea correcta, pues Dios no expresa su buena voluntad para con los
inicuos. Los Testigos entendían que el texto se refería a la paz que reciben los hombres de buena voluntad para
con Dios. De modo que siguieron refiriéndose a los interesados en la Biblia como personas de buena voluntad.
No obstante, luego comprendieron que lo que estaba implicado no era la buena voluntad de parte de los
hombres, sino de parte de Dios. Por ello, la nota de Lucas 2:14 en la Traducción del Nuevo Mundo dice:
“Hombres a quienes él [Dios] aprueba”. Todos los cristianos que viven en conformidad con su voto de dedicación
gozan de la buena voluntad de Dios.
w10 15/6 págs. 22-23 párr. 14 Hablemos “con gracia” y nos llevaremos mejor con los demás
14. ¿Qué consejo da Pablo al esposo, y por qué?
14 Es fácil no darse cuenta de cómo afectan a los demás nuestros comentarios, expresiones faciales y
lenguaje corporal. Hay hombres, por ejemplo, que no comprenden el impacto que tienen sus palabras en las
mujeres. Una hermana llegó a decir: “Me asusto cuando mi esposo me levanta la voz enfadado”. Las palabras
duras suelen tener un mayor impacto en la mujer que en el hombre, y quedar en su memoria por mucho más
tiempo (Luc. 2:19). Y más aún si quien se las dice es una persona a la que ella ama y quiere respetar. De ahí
que Pablo diera este consejo a los maridos: “Sigan amando a sus esposas y no se encolericen amargamente con
ellas” (Col. 3:19).
rs pág. 228 María (Madre de Jesús)
¿Qué podemos aprender de lo que está registrado en la Biblia acerca de María?
3) Que Dios está dispuesto a utilizar a alguien sin importar la posición social que ocupe. (Compárese Lucas
2:22-24 con Levítico 12:1-8.)
w94 1/12 pág. 10 párrs. 10-11 El lugar legítimo de la adoración de Jehová en nuestra vida
10, 11. ¿Qué lugar ocupaba la adoración de Jehová en la vida de las personas fieles cuando Jesús estuvo
en la Tierra?
10 En el momento señalado de Jehová, se presentó el Mesías. Algunas personas fieles confiaban en que
Jehová proporcionara la salvación. (Lucas 2:25; 3:15.) El Evangelio de Lucas dice claramente que Ana, una
viuda de 84 años de edad, “nunca faltaba del templo, [y rendía] servicio sagrado noche y día con ayunos y
ruegos”. (Lucas 2:37.)
11 “Mi alimento —dijo Jesús— es hacer la voluntad del que me envió y terminar su obra.” (Juan 4:34.)
Recuerde la reacción de Jesús cuando se enfrentó a los cambistas del templo. Volcó sus mesas y los bancos de
los mercaderes que vendían palomas. Marcos relata: “[Jesús] no dejaba que nadie llevara utensilio alguno por el
templo, sino que siguió enseñando y diciendo: ‘¿No está escrito: “Mi casa será llamada casa de oración para
todas las naciones”? Pero ustedes la han hecho una cueva de salteadores’”. (Marcos 11:15-17.) Jesús ni siquiera
permitía que nadie usara el patio del templo como atajo para llevar utensilios a otras zonas de la ciudad. Sus
acciones reforzaron el consejo que ya había dado: “Sigan, pues, buscando primero el reino y la justicia de Dios”.
(Mateo 6:33.) Jesús nos puso un magnífico ejemplo de devoción exclusiva a Jehová. Sin duda practicó lo que
predicó. (1 Pedro 2:21.)
w99 15/11 pág. 14 párr. 6 Acordémonos de nuestro Magnífico Creador
6. ¿Qué demuestra que Simeón y Ana, ya de edad avanzada, se acordaron de su Magnífico Creador?
6 Nadie se deleita en “los días calamitosos” de la vejez. Sin embargo, las personas mayores que tienen
presente a Dios se sienten contentas. Por ejemplo, el anciano Simeón tomó en brazos al niño Jesús en el templo
y declaró con gozo: “Ahora, Señor Soberano, estás dejando que tu esclavo vaya libre en paz, según tu
declaración; porque mis ojos han visto tu medio de salvar que has alistado a la vista de todos los pueblos, una luz
para remover de las naciones el velo, y una gloria de tu pueblo Israel” (Lucas 2:25-32). Ana, que contaba
84 años de edad, también se acordaba de su Creador. Siempre estaba en el templo, y se hallaba presente
cuando se llevó allí al niño Jesús. “En aquella misma hora se acercó y empezó a dar gracias a Dios y a hablar
acerca del niño a todos los que esperaban la liberación de Jerusalén.” (Lucas 2:36-38.)
it-2 pág. 316 María
Cuando el anciano Simeón, un hombre justo, vio al niño, alabó a Jehová por haberle permitido contemplar al
Salvador antes de morir. Volviéndose a María, dijo: “Sí, a ti misma una espada larga te atravesará el alma”,
no queriendo decir que ella sería traspasada con una espada literal, sino que experimentaría dolor y sufrimiento a
causa de la predicha muerte de su hijo en un madero de tormento. (Lu 2:25-35.)
w08 15/2 págs. 6-7 párrs. 18-19 Tengamos siempre presente a Jehová
18, 19. a) ¿Qué actitud fomenta en nosotros el espíritu santo? b) ¿Qué ha aprendido usted del ejemplo de
Simeón y Ana?
18 La actitud reverente que el espíritu santo fomenta en nosotros nos impulsa a tener siempre presente a
Jehová. En la antigüedad, el pueblo de Dios recibió el siguiente mandato: “Al Señor de los ejércitos, a Él debéis
reverenciar” (Isa. 8:13, Universidad de Navarra). Simeón y Ana, dos siervos de Dios que vivían en Jerusalén para
el tiempo en que Jesús nació, demostraron precisamente esa actitud de respeto y devoción (léase Lucas 2:25-
38). A su avanzada edad, Simeón seguía “espera[ndo] la consolación de Israel”, pues tenía fe en las profecías
mesiánicas. Mediante su espíritu, Dios le había asegurado que viviría para ver al Mesías, y eso fue lo que
ocurrió. Cierto día del año 2 antes de nuestra era, Jesús fue presentado en el templo por María, su madre, y por
José, su padre adoptivo. Lleno de espíritu santo, Simeón empezó a profetizar acerca del Mesías y predijo el dolor
que iba a sufrir María al ver a Jesús clavado en un madero de tormento. Pero ¡imagínese la alegría de Simeón al
tomar en sus brazos al “Cristo de Jehová”! Este hombre reverente es sin duda un excelente ejemplo para los
siervos de Dios de la actualidad.
19 Ana, una reverente viuda de 84 años, “nunca faltaba [al] templo”. Día y noche rendía servicio sagrado a
Jehová “con ayunos y ruegos”. Como también estaba en el templo aquel día, tuvo la oportunidad de ver al bebé.
¡Y qué agradecida debió de sentirse al contemplar al futuro Mesías! De inmediato “empezó a dar gracias a Dios y
a hablar acerca del niño a todos los que esperaban la liberación de Jerusalén”. Ana no podía quedarse callada;
tenía que compartir la magnífica noticia. Tal como Simeón y Ana, los cristianos mayores se alegran de saber que
nunca se es demasiado viejo para servir a Jehová y ser su Testigo.
w93 15/1 pág. 10 párr. 6 Portadores de luz, ¿con qué propósito?
6. ¿Qué magníficas perspectivas nos ha dado Jehová mediante Jesucristo?
6 Aun antes de que se expulsara a Adán y Eva del Paraíso, Jehová predijo que vendría una “descendencia”
que libertaría a los que aman la justicia. (Génesis 3:15.) Cuando nació esa Descendencia prometida, Jehová hizo
que el anciano Simeón la identificara en el templo de Jerusalén como “una luz para remover de las naciones el
velo”. (Lucas 2:29-32.) Mediante la fe en el sacrificio de la vida humana perfecta de Jesús, los hombres podían
librarse de la condenación causada por el pecado heredado. (Juan 3:36.) En conformidad con la voluntad de
Jehová, ahora podían tener la esperanza de vivir para siempre en perfección en el Reino celestial o como
súbditos del Reino en un paraíso terrestre. ¡Qué maravillosa provisión!
w08 15/3 págs. 30-31 Puntos sobresalientes del libro de Lucas
Respuestas a preguntas bíblicas:
2:35. ¿En qué sentido atravesaría “una espada larga” el alma de María? Esta expresión alude a la
angustia que María iba a experimentar al ver que la mayor parte de la gente rechazaba a Jesús como el Mesías.
También hace referencia a la profunda tristeza que sentiría por la dolorosa muerte de su hijo (Juan 19:25).
w02 15/9 pág. 13 párr. 13 “Prestemos más de la acostumbrada atención”
13. ¿Qué puede ayudarnos a mantenernos concentrados en la información que se expone en las
reuniones?
13 Además de estar bien preparados, hay quienes han comprobado que atienden mejor en las reuniones
cuando se sientan en las primeras filas del Salón del Reino. Mantener el contacto visual con el orador, buscar en
la Biblia los textos que se leen y tomar notas son otros métodos para impedir que la mente divague. Sin embargo,
preparar el corazón es mucho más importante que cualquier técnica de concentración. Debemos comprender que
el objetivo primordial por el que nos congregamos con nuestros hermanos cristianos es adorar a Jehová (Salmo
26:12; Lucas 2:36, 37). Las reuniones son un medio importante de alimentarnos en sentido espiritual (Mateo
24:45-47). Asimismo nos brindan oportunidades de “incitarnos al amor y a las obras excelentes” (Hebreos
10:24, 25).
w07 15/7 págs. 28-29 párrs. 9-11 Esperemos con aguante el día de Jehová
9-11. a) ¿Qué nos permitirá sobrellevar el dolor de haber perdido a un ser amado? b) ¿Cómo nos ayuda el
ejemplo de Ana?
9 Cuando la muerte nos separa de algún familiar, esa enorme pérdida puede producir mucha angustia.
Abrahán lloró la muerte de su amada esposa, Sara (Génesis 23:2). Hasta Jesús, que era un hombre perfecto,
“cedió a las lágrimas” al morir su amigo Lázaro (Juan 11:35). De modo que es natural sentirse triste cuando la
muerte nos arrebata a un ser amado. No obstante, los cristianos sabemos que habrá una resurrección (Hechos
24:15). Por eso ‘no nos apesadumbramos como los que no tienen esperanza’ (1 Tesalonicenses 4:13).
10 ¿Cómo podemos sobrellevar la pérdida de un ser querido? Quizás una comparación resulte útil. Cuando un
amigo sale de viaje, por lo general no caemos en un estado prolongado de tristeza, porque esperamos verlo a su
regreso. Pues bien, tener un punto de vista similar sobre la muerte de un cristiano fiel puede aliviar nuestro dolor,
ya que sabemos que le espera la resurrección (Eclesiastés 7:1).
11 La confianza total en “el Dios de todo consuelo” nos permitirá asimismo sobrellevar la pérdida (2 Corintios
1:3, 4). También nos será de provecho reflexionar en el ejemplo de una viuda de tiempos bíblicos llamada Ana.
Ella había perdido a su esposo cuando apenas llevaba siete años casada. Sin embargo, a sus 84 años aún
acudía al templo para servir a Jehová (Lucas 2:36-38). El hecho de llevar una vida de plena devoción le ayudó
sin duda a sobreponerse al dolor y la soledad. De igual modo, nuestra participación regular en las actividades
cristianas, entre ellas la predicación del Reino, nos ayudará a soportar el dolor de haber perdido a un ser amado.
w95 1/2 pág. 18 párr. 13 Una gran muchedumbre que rinde servicio sagrado
13. ¿Cómo indican las Escrituras lo que significa servir “día y noche”?
13 Los componentes de la gran muchedumbre rinden servicio sagrado día y noche. ¿Quiere ello decir que todo
lo que hacen se considera servicio sagrado? Es cierto que aprenden a efectuar todas las cosas para la honra de
Jehová (1 Corintios 10:31; Colosenses 3:23), pero la expresión “servicio sagrado” es aplicable solo a lo que tiene
una relación directa con nuestra adoración a Dios. Participar “día y noche” en una actividad implica regularidad,
constancia y esfuerzo sincero. (Compárese con Josué 1:8; Lucas 2:37; Hechos 20:31; 2 Tesalonicenses 3:8.)
w08 15/3 págs. 30-31 Puntos sobresalientes del libro de Lucas
Lecciones para nosotros:
Lucas 2:37. El ejemplo de Ana nos enseña que debemos adorar a Jehová con constancia, “persever[ar] en la
oración” y no “abandonar el reunirnos” con la congregación cristiana (Rom. 12:12; Heb. 10:24, 25).
it-2 pág. 378 Mesías
Las fuentes judías concuerdan con Lucas 2:38 en que el pueblo estaba esperando que la liberación de
Jerusalén se produjera entonces. The Jewish Encyclopedia observa: “Anhelaban el libertador prometido de la
casa de David, que los libertaría del yugo del odiado usurpador extranjero, terminaría con el impío dominio
romano y establecería su propio reino de paz” (1976, vol. 8, pág. 508). Intentaron hacerle rey terrestre (Jn 6:15),
pero como se negó a cumplir sus aspiraciones, acabaron por rechazarlo.
cf cap. 3 págs. 29-30 párrs. 10-11 “Soy [...] humilde de corazón”
10, 11. a) ¿Por qué fue notable que el Hijo de Dios aceptara venir a la Tierra? b) ¿Cómo podemos imitar la
humildad de Jesús?
10 El Hijo de Dios también demostró humildad al aceptar la misión de venir a la Tierra. Basta con pensar en lo
que tuvo que dejar atrás. No solo era el arcángel, sino “la Palabra”, el propio Portavoz de Jehová (Juan 1:1-3).
Vivía en el cielo, la “excelsa morada de santidad y hermosura” de Jehová (Isaías 63:15). Sin reparar en lo que
habría de perder, “se despojó a sí mismo y tomó la forma de un esclavo y llegó a estar en la semejanza de los
hombres” (Filipenses 2:7). No olvidemos lo que implicaba su labor en la Tierra. Jehová trasladó la vida de su Hijo
a la matriz de una virgen judía, donde se desarrollaría durante nueve meses para nacer como bebé indefenso.
Crecería en la casa de un humilde carpintero, allí daría sus primeros pasos, pasaría su infancia y entraría en la
adolescencia. Pese a ser perfecto, pasaría la primera etapa de su vida sujeto a padres humanos imperfectos
(Lucas 2:40, 51, 52). ¡Qué humildad!
11 ¿Imitaremos la humildad de Jesús? Podemos hacerlo aceptando de buena gana asignaciones de servicio
que en ocasiones pudieran parecer humildes. Por ejemplo, cuando predicamos las buenas nuevas, la gente
quizás reaccione con desinterés, desprecio o incluso hostilidad (Mateo 28:19, 20). Pero si perseveramos en esta
obra, tal vez logremos salvar vidas. En todo caso, aprenderemos una buena lección de humildad y estaremos
siguiendo las huellas del Amo, Jesucristo.
rs pág. 228 María (Madre de Jesús)
¿Qué podemos aprender de lo que está registrado en la Biblia acerca de María?
4) Dar prominencia a los intereses espirituales. (Véanse Lucas 2:41 y Hechos 1:14. No se requería que las
esposas judías acompañaran a sus esposos en el largo viaje todos los años a Jerusalén durante la época de la
Pascua, pero María lo hacía.)
w93 1/9 pág. 20 párr. 20 La familia cristiana participa junta en actividades
20. ¿Cómo pueden las asambleas ser ocasiones gozosas?
20 A todos nos alegra ver a las familias sentadas juntas en las asambleas. De esta manera los hijos mayores
pueden ayudar a cuidar de los menores. Esta costumbre también impide que los hijos se sienten en grupos en
las últimas filas y presten poca atención al programa de la asamblea, como algunos adolescentes hacen. El viaje
de ida y vuelta a la asamblea también puede ser una ocasión alegre cuando la familia se pone de acuerdo sobre
qué ruta tomará, qué lugares de interés verá y dónde se alojará. Imagínese lo emocionante que debe haber sido
para las familias en los días de Jesús cuando viajaban juntas a Jerusalén. (Lucas 2:41, 42.)
km 4/10 pág. 5 párr. 5 Las asambleas de distrito, ocasiones gozosas para adorar a Jehová
Una ocasión para aprender. Desde temprana edad, Jesús aprovechó las fiestas judías para aprender más
sobre su Padre celestial (Luc. 2:41-49). ¿Cómo podemos nosotros y nuestra familia beneficiarnos al máximo del
programa? Durante las sesiones, permanezca sentado y evite hablar sin necesidad. No deje que su teléfono,
localizador y demás aparatos similares lo distraigan a usted o a otros. Fije la mirada en el orador y tome notas
breves. La familia debe sentarse junta, de modo que los padres se aseguren de que sus hijos también estén
escuchando. Y por la noche, dediquen algún tiempo a hablar de los puntos que les hayan gustado.
w00 15/2 pág. 13 párr. 12 Conozcamos “la mente de Cristo”
12. ¿Qué indica que José debió morir antes que Jesús, y qué supuso esto para Jesús?
12 Como hijo mayor, Jesús probablemente ayudó a mantener a la familia, pues, al parecer, José murió antes
que él. La revista Zion’s Watch Tower del 1 de enero de 1900 dijo: “Según la tradición, José murió mientras Jesús
aún era joven, y este asumió entonces la responsabilidad de ganar el sustento para la familia mediante el oficio
de la carpintería. Esta idea se apoya en parte en el testimonio de las Escrituras, que dicen que a Jesús se le
llamó carpintero, y que mencionan a su madre y hermanos, pero no a José (Marcos 6:3). [...] Es muy posible,
pues, que el largo período de dieciocho años de la vida de nuestro Señor, desde el incidente [recogido en Lucas
2:41-49] hasta el tiempo de su bautismo, lo dedicara a los quehaceres cotidianos de la vida”. Es probable que
María y sus hijos, entre ellos Jesús, conocieran el dolor que ocasiona la muerte de un esposo y padre querido.
w08 15/3 págs. 30-31 Puntos sobresalientes del libro de Lucas
Lecciones para nosotros:
Lucas 2:41-50. José puso los intereses espirituales en primer lugar en su vida y se preocupó del bienestar
físico y espiritual de su familia. A este respecto, es un magnífico ejemplo para los cabezas de familia.
km 6/05 pág. 3 Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático
¿Qué pauta se encuentra en la Palabra de Dios acerca de la educación de los hijos? [w03-S 15/3 pág. 12 § 2;
pág. 14 § 4.] Jesús sabía leer y escribir, pues a la edad de 12 años ya era capaz de mantener
conversaciones profundas con adultos cultos (Luc. 2:42, 46, 47). También aprendió un oficio de su
padre adoptivo, José. Los padres tienen el deber de educar a sus hijos “en la disciplina y regulación
mental de Jehová” y ayudarlos a convertirse en personas que ‘amen el conocimiento’ (Efe. 6:4; Pro.
12:1).
w03 15/3 pág. 14 ¿Debería ir mi hijo a la escuela?
Dios ha encomendado a los padres cristianos la gran responsabilidad de criar a sus hijos de acuerdo con Su
Palabra y ayudarlos a convertirse en personas que ‘amen el conocimiento’ (Proverbios 12:1; 22:6; Efesios 6:4).
El apóstol Pablo escribió: “Ciertamente si alguno no provee para los que son suyos, y especialmente para los que
son miembros de su casa, ha repudiado la fe y es peor que una persona sin fe” (1 Timoteo 5:8). Así pues,
tenemos que proporcionar a nuestros hijos una formación adecuada.
rs pág. 228 María (Madre de Jesús)
¿Qué podemos aprender de lo que está registrado en la Biblia acerca de María?
6) Diligencia en cuanto a enseñar a los hijos la Palabra de Dios. (Esto se reflejó en lo que Jesús estuvo
haciendo a los 12 años de edad. Véase Lucas 2:42, 46-49.)
w12 15/9 pág. 31 párrs. 12-13 Jehová congrega a un pueblo feliz
12, 13. ¿Qué suponía para muchas familias israelitas asistir a las fiestas anuales?
12 Piense en lo que suponía para una familia israelita hacer ese viaje. José y María, por ejemplo, tenían que
recorrer unos 100 kilómetros (60 millas) de Nazaret a Jerusalén. ¿Cuánto cree que le tomaría a usted llegar si
fuera caminando con niños pequeños? El relato de la visita de Jesús a Jerusalén cuando era niño revela que los
parientes y conocidos quizá solían ir juntos. Debía de ser una experiencia singular viajar en grupo, cocinar para
tantos y encontrar alojamiento adecuado en lugares poco conocidos. Sin embargo, las condiciones eran lo
bastante seguras para que a un jovencito de 12 años se le concediera cierto margen de libertad. ¡Qué
inolvidables recuerdos les quedarían, sobre todo a los más jóvenes! (Luc. 2:44-46.)
13 Muchos israelitas habían sido dispersados más allá de las fronteras de su tierra natal. Por eso, un gran
número de los asistentes a las fiestas procedían de diversas naciones. En el Pentecostés del año 33 de nuestra
era, judíos y prosélitos devotos llegaron a Jerusalén de lugares tan distantes como Italia, Libia, Creta, Asia Menor
y Mesopotamia (Hech. 2:5-11; 20:16).
km 4/05 pág. 7 Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático
. ¿Por qué deben todos los cristianos interesarse en saber leer, y cómo puso Jesús el ejemplo a este respecto?
[w03-S 15/3 pág. 10 § 5; pág. 12 § 2.] Puesto que Dios ha dejado escrita su Palabra, espera que sus
siervos sepan leer y escribir lo mejor posible. Si entendemos las Escrituras y las publicaciones
bíblicas, nos resultará más fácil poner en práctica los consejos divinos y ‘manejar la palabra de la
verdad correctamente’ (2 Tim. 2:15). Jesús sabía leer y escribir, pues a la edad de 12 años ya era
capaz de mantener conversaciones profundas con hombres cultos en el templo (Luc. 2:46, 47).
w03 15/3 pág. 10 ¿Debería ir mi hijo a la escuela?
Todos los cristianos deben aumentar su conocimiento de la Biblia si desean agradar a Dios (Filipenses 1:9-11;
1 Tesalonicenses 4:1). El uso diligente de las Escrituras y las publicaciones bíblicas estimula el progreso
espiritual. Y dado que Dios ha dejado escrita su Palabra, espera que sus adoradores lean y escriban lo mejor
posible. Además, si entendemos lo que leemos en la Biblia, nos será más fácil poner en práctica sus consejos,
aunque, por supuesto, quizá tengamos que leer ciertos pasajes más de una vez a fin de captar los puntos y
meditar sobre ellos (Salmo 119:104; 143:5; Proverbios 4:7).
w03 15/3 pág. 12 ¿Debería ir mi hijo a la escuela?
Jesús de Nazaret era carpintero y, al parecer, recibió algún tipo de adiestramiento en este oficio de su padre
adoptivo, José (Mateo 13:55; Marcos 6:3). Sin embargo, también sabía leer y escribir, pues a la edad de 12 años,
ya era capaz de mantener conversaciones profundas con hombres cultos en el templo (Lucas 2:46, 47). En su
caso, aprender un oficio no le impidió acceder a otras clases de educación.
w94 15/10 págs. 18-19 párrs. 9-10 ¿Enseña usted como Jesús?
9, 10. Cuando los padres de Jesús regresaron a Jerusalén, ¿dónde lo hallaron, y qué da a entender el que
estuviera interrogando a los maestros?
9 Algunos lamentan que solo haya en las Escrituras un episodio de la niñez de Jesús. No obstante, suele
ignorarse la trascendencia que tiene. Se encuentra en Lucas 2:46, 47: “Después de tres días lo hallaron en el
templo, sentado en medio de los maestros, y escuchándoles e interrogándolos. Pero todos los que le escuchaban
quedaban asombrados de su entendimiento y de sus respuestas”. El diccionario de Kittel plantea la idea de que
la palabra griega que se traduce ‘interrogando’ no indica únicamente la curiosidad del niño. Este vocablo pudiera
referirse al interrogatorio de un examen judicial, la indagación, el contrainterrogatorio o repreguntas, e incluso a
las “preguntas escrutadoras y astutas de los fariseos y saduceos”, como las de Marcos 10:2 y 12:18-23.
(Theological Dictionary of the New Testament.)
10 El citado léxico prosigue: “A la luz de este uso, cabría preguntarse si [...] [Lucas] 2:46 se refiere, no tanto a
la curiosidad inquisitiva del muchacho como a su eficaz argumentación. El [versículo] 47 encajaría bien con esta
última opinión”. La lectura del versículo 47 que da la versión Reina-Valera de 1602 nos ofrece el cuadro de una
confrontación llena de dramatismo: “Todos los que lo oían estaban fuera de sí por su entendimiento y respuestas”
(ortografía actualizada). En la obra Imágenes verbales en el Nuevo Testamento (traducción de Santiago
Escuain), Robertson señala que el asombro continuo ha de entenderse en el sentido de que “quedaban fuera de
sí de asombro, como si los ojos se les salieran de las órbitas”.
w98 15/8 pág. 20 párr. 18 Fortalezcamos nuestra confianza en la justicia de Dios
18. ¿Por qué no debemos preocuparnos indebidamente por lo que no sabemos en la actualidad?
18 Si confiamos completamente en la justicia de Jehová no tenemos que preocuparnos por preguntas como:
“¿De qué manera se juzgará a los niños pequeños? ¿Es posible que cuando venga el Armagedón aún no hayan
llegado las buenas nuevas a muchas personas? ¿Y los enfermos mentales? ¿Y qué puede decirse de ...?”. Es
cierto que actualmente no se sabe cómo resolverá Jehová estos asuntos. Sin embargo, sabemos que lo hará con
justicia y misericordia. Nunca deberíamos dudarlo. De hecho, posiblemente nos sorprenda y complazca ver que
Dios los resuelve de maneras que ni siquiera podíamos haber imaginado (compárese con Job 42:3; Salmo 78:11-
16; 136:4-9; Mateo 15:31; Lucas 2:47).
w94 15/10 pág. 19 párr. 11 ¿Enseña usted como Jesús?
11. ¿Cómo reaccionaron María y José ante lo que vieron y oyeron, y qué indica un diccionario teológico?
11 Cuando los padres de Jesús entraron finalmente en la escena, “quedaron atónitos”. (Lucas 2:48.)
Robertson explica que el verbo griego traducido con esta frase significa “golpear afuera, echar afuera mediante
un golpe”. Agrega que José y María “quedaron ‘sacudidos fuera de sí’” por lo que vieron y oyeron. En un sentido,
Jesús ya era un maestro asombroso. En vista del incidente del templo, la obra de Kittel dice que “Jesús ya da
comienzo en la niñez al conflicto en el que sus oponentes acabarán teniendo que rendirse”.
w94 15/10 págs. 19-20 párr. 13 ¿Enseña usted como Jesús?
13. ¿Qué significación tuvo en la vida de Jesús el episodio del templo, y qué insinúa tocante a lo que
sabía de sí mismo?
13 ¿Por qué es este incidente de Jesús con los maestros del templo el único relato que se destacó de sus años
de muchacho? Porque supuso un cambio trascendental en la vida de Jesús. Con unos 12 años de edad, pasó a
ser, según la terminología judía, “hijo del mandamiento”, haciéndose responsable de observar todos los
preceptos. Cuando María se quejó a Jesús de que los había angustiado a ella y a José, recibió una respuesta de
su hijo que dio a entender que conocía el carácter milagroso de su nacimiento y el futuro mesiánico que le
esperaba. Así lo insinúa la observación de que Dios era su Padre en sentido muy directo: “¿Por qué tuvieron que
andar buscándome? ¿No sabían que tengo que estar en la casa de mi Padre?”. También es digno de mención
que estas son las primeras palabras de Jesús que se refieren en la Biblia, y muestran su conocimiento del
propósito que tenía Jehová al haberlo enviado a la Tierra. Por ello, todo este episodio reviste una gran
importancia. (Lucas 2:48, 49.)
pe cap. 29 pág. 242 párr. 14 Éxito en la vida de familia... ¿cómo?
14. (a) ¿Cuál es la posición apropiada de los hijos en la familia? (b) ¿Qué pueden aprender del ejemplo de
Jesús los hijos?
14 Jehová dio esta instrucción a la primera pareja humana: “Sean fructíferos y háganse muchos.” (Génesis
1:28) Sí, Dios les dijo que tuvieran hijos. Se entendía que los hijos habían de ser una bendición para la familia.
(Salmo 127:3-5) Puesto que vienen bajo la ley y el mandamiento de sus padres, la Biblia compara la posición del
niño con la de un esclavo. (Proverbios 1:8; 6:20-23; Gálatas 4:1) Hasta Jesús continuó sujeto a sus padres
cuando era niño. (Lucas 2:51) Esto significa que él les obedeció, que obró en armonía con la dirección de ellos.
Si todos los niños hicieran lo mismo, ello verdaderamente contribuiría a la felicidad de la familia.
sg estudio 15 págs. 75-76 párrs. 9-10 Llegando al corazón de los que le escuchan
9, 10. ¿Qué nos ayudará a llegar al corazón de un estudiante?
9 Llegando a los corazones. ¿Cómo, pues, podrá llegar el maestro cristiano al corazón de la gente? Una
manera de hacer esto es animar a los que aprenden a meditar con aprecio en las cosas que han aprendido.
Recuerde que de María, la madre carnal de Jesús, se dice que “guardaba cuidadosamente todos estos dichos en
su corazón.” (Luc. 2:51) El registro no dice “en su memoria,” aunque eso también estaba envuelto en ello. Fue en
su corazón, el asiento del afecto y los motivos, de modo que más tarde ella llegó a ser una fiel cristiana. Para
ayudar a los estudiantes hoy a adquirir la verdad en su corazón, dése suficiente tiempo para perfeccionar los
puntos claves de manera satisfaciente. No trate de abarcar demasiado material.
10 Las preguntas son muy útiles para determinar si las verdades bíblicas que se consideran están realmente
arraigándose en el corazón de los estudiantes. Después de considerar nuevas verdades usted pudiera preguntar:
“¿Qué cree usted de esto ahora? ¿Es lo que usted cree?” Practique hacer eso al pronunciar discursos
estudiantiles. Solo por determinar lo que está en el corazón de la persona podemos ayudarla a progresar en el
servicio de Jehová.
fy cap. 16 pág. 190 párr. 16 Garanticemos un futuro seguro para nuestra familia
16. ¿Qué preocupación filial demostró Jesús, pero cuál fue su objetivo principal?
16 Jesús se crió en una familia piadosa, y de adulto se preocupó, como era debido, por su madre. (Lucas
2:51, 52; Juan 19:26.) Sin embargo, el primer objetivo de Jesús fue cumplir la voluntad de Dios, lo que en su
caso implicó abrir el camino para que los seres humanos pudieran conseguir la vida eterna. Abrió esta
oportunidad cuando ofreció su vida humana perfecta como rescate por la humanidad pecadora. (Marcos 10:45;
Juan 5:28, 29.)
w92 15/10 pág. 12 párr. 17 La familia: una provisión amorosa de Jehová
17. a) ¿Cómo pueden contribuir los jóvenes al bienestar de la familia? b) ¿Qué ejemplo puso Jesús a este
respecto?
17 Los jóvenes cristianos pueden contribuir al bienestar de la familia obedeciendo el consejo de Efesios 6:1-3:
“Hijos, sean obedientes a sus padres en unión con el Señor, porque esto es justo: ‘Honra a tu padre y a tu
madre’; que es el primer mandato con promesa: ‘Para que te vaya bien y dures largo tiempo sobre la tierra’”. Al
cooperar con tus padres demuestras que respetas a Jehová. Jesucristo era perfecto y fácilmente pudo haber
razonado que el someterse a padres imperfectos rebajaba su dignidad. Sin embargo, “continuó sujeto a ellos. [...]
Y Jesús siguió progresando en sabiduría y en desarrollo físico y en favor ante Dios y los hombres”. (Lucas
2:51, 52.)
w94 15/10 pág. 20 párr. 14 ¿Enseña usted como Jesús?
14. ¿Qué puntos de interés para los jóvenes se destacan en el relato de Jesús en el templo?
14 Este pasaje debería emocionar en particular a los jóvenes. Revela lo aplicado que debió de ser Jesús en
sus estudios cuando se estaba haciendo hombre. Los rabíes del templo se quedaron estupefactos al constatar la
sabiduría de este “hijo del mandamiento” que tenía 12 años. No obstante, siguió trabajando con José en la
carpintería, “continuó sujeto” a él y a María, y progresó “en favor ante Dios y los hombres”. (Lucas 2:51, 52.)
w09 15/1 págs. 4-5 párrs. 9-10 “Ven, sé mi seguidor”
9, 10. ¿Cómo demostró Jesús que era humilde?
9 El segundo aspecto de la personalidad de Jesús que analizaremos es su humildad. Debido a nuestra
imperfección, los seres humanos tendemos a sentirnos superiores a los demás cuando recibimos autoridad.
¡Pero qué diferente es Jesús! Aunque desempeña un papel clave en el cumplimiento del propósito de Jehová,
nunca ha habido en él ni el más ligero rastro de altivez. La Biblia nos anima a imitar su humildad. El apóstol Pablo
escribió: “Mantengan en ustedes esta actitud mental que también hubo en Cristo Jesús, quien, aunque existía en
la forma de Dios, no dio consideración a una usurpación, a saber, que debiera ser igual a Dios. No; antes bien, se
despojó a sí mismo y tomó la forma de un esclavo y llegó a estar en la semejanza de los hombres” (Fili. 2:5-7).
¿Qué nos enseñan estas palabras sobre Jesús?
10 Pues bien, Jesús tenía el incomparable honor de morar en la presencia de su Padre celestial. No obstante,
voluntariamente “se despojó a sí mismo” de esa gloria. Dios transfirió su vida a la matriz de una virgen judía,
donde se desarrolló durante nueve meses hasta nacer como un indefenso bebé. Creció en el hogar de un
humilde carpintero; allí dio sus primeros pasos y pasó su infancia y su adolescencia. Durante toda esa etapa de
su vida estuvo sujeto a sus padres, quienes, a diferencia de él, eran imperfectos (Luc. 2:51, 52). ¡Qué humildad
tan extraordinaria!
w09 15/5 pág. 14 párrs. 5-6 Joven, pon de manifiesto tu progreso
5, 6. a) ¿Cuándo empezó a notarse el progreso de Timoteo? b) ¿Cómo pueden los jóvenes de hoy día
imitar a Timoteo?
5 Cabe notar que cuando Pablo escribió este consejo —entre los años 61 y 64 de nuestra era—, Timoteo ya
tenía experiencia como superintendente. Él había empezado a progresar espiritualmente desde mucho antes.
En el año 49 ó 50, cuando tendría unos 20 años, los hermanos de Listra y de Iconio habían notado su progreso y
“daban buenos informes acerca de él” (Hech. 16:1-5). Fue entonces cuando Pablo se lo llevó en un viaje
misionero. Después de unos meses, al ver que Timoteo seguía progresando, lo envió a Tesalónica para consolar
y fortalecer a los cristianos de aquella ciudad (léase 1 Tesalonicenses 3:1-3, 6). Como vemos, desde muy joven,
Timoteo empezó a poner de manifiesto su progreso ante los demás.
6 Esfuérzate tú también por cultivar buenas cualidades. Así se verá claramente que te estás convirtiendo en un
mejor cristiano y en un mejor maestro de la Biblia. A los 12 años, Jesús ya estaba “progresando en sabiduría”
(Luc. 2:52). En este artículo examinaremos cómo puedes poner de manifiesto tu progreso en las siguientes tres
situaciones: 1) al enfrentarte a los problemas, 2) al pensar en casarte, y 3) al trabajar para ser un “excelente
ministro” (1 Tim. 4:6).
CAPITULO 3
it-2 pág. 1148 Traconítide
(de una raíz griega que significa: “escabroso”, probablemente, terreno escabroso).
Tanto esta región como la de Iturea estaban bajo la administración de Filipo, gobernador romano de distrito
durante los ministerios de Juan el Bautista y Jesús. (Lu 3:1.) Los límites septentrionales de Traconítide estaban a
unos 40 Km. al SE. de Damasco en la parte NE. de Basán. La forma del territorio —de unos 900 Km.2— era
semejante a una pera.
it-2 pág. 244 Lisanias
(de una raíz que significa: “soltar; desatar”).
Gobernante del distrito, o tetrarca, de Abilene cuando Juan el Bautista empezó su ministerio (29 E.C.) en el
año decimoquinto del reinado de Tiberio César. (Lu 3:1.) Esta tetrarquía romana tenía su capital en Abila, cerca
de Damasco (Siria). Una inscripción del tiempo de Tiberio César que se encontró allí conmemora la dedicación
de un templo por un liberto de “Lisanias el tetrarca”. (Corpus Inscriptionum Graecarum, vol. 3, núm. 4521.)
No obstante, como Josefo menciona a un Lisanias ejecutado alrededor de 34 a. E.C. por Marco Antonio a
instigación de Cleopatra (Antigüedades Judías, libro XV, cap. IV, sec. 1), hay quienes suponen que la referencia
de Lucas es inexacta. Sin embargo, Lucas no se equivocó, pues el Lisanias al que hace referencia no es el
mismo mencionado por Josefo (el que fue hijo de Tolomeo). Este último Lisanias no gobernó en Abilene antes de
ser ejecutado, sino en la cercana Calcis, y no se le llama tetrarca.
km 4/90 pág. 5 Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático
. Lucas 3:1, 2 muestra que Lucas era un investigador cuidadoso y que consultó registros públicos. [1, Lectura
semanal de la Biblia; véase w89-S 15/11 pág. 24.] Cierto.
w89 15/11 pág. 24 Joyas del Evangelio de Lucas
JESUCRISTO, el Hijo de Jehová, es bien conocido por su compasión. Por eso, ¡cuán apropiado es que el
evangelista Lucas dé énfasis a la compasión, la misericordia y el compañerismo! Lucas escribió un relato
verdaderamente conmovedor sobre la vida terrestre de Jesús para beneficio de judíos y gentiles.
Ciertos aspectos de este Evangelio indican que fue escrito por un erudito. Por ejemplo, contiene una
introducción clásica y un vocabulario extenso. Esto se ajusta al hecho de que Lucas era un médico bien educado.
(Colosenses 4:14.) Aunque Lucas no se hizo creyente sino hasta después de la muerte de Jesús, acompañó a
Pablo a Jerusalén después del tercer viaje misional de ese apóstol. Por lo tanto, después que Pablo fue
arrestado allí y encarcelado en Cesarea, Lucas, investigador cuidadoso, pudo recoger datos mediante
entrevistarse con testigos oculares y consultar registros públicos (1:1-4; 3:1, 2). Es posible que haya escrito su
Evangelio en Cesarea durante los dos años que Pablo pasó en prisión allí, alrededor de 56-58 E.C.
km 8/97 pág. 5 Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático
. ¿Cómo fortalece nuestra confianza en la fidelidad de la Biblia la lectura de pasajes como el de Lucas 3:1, 2?
[si-S pág. 188 § 7]. A diferencia de los mitos y leyendas, que sitúan los acontecimientos en un tiempo
y lugar indefinidos, la Biblia establece con exactitud el tiempo y el lugar en que ocurrieron sucesos
importantes. (Con la idea es suficiente.)
si pág. 188 párr. 7 Libro bíblico número 42: Lucas
7. ¿Qué testimonio sólido hay de la autenticidad del Evangelio de Lucas?
7 Por todo su escrito Lucas muestra que es un narrador sobresaliente, y sus relatos manifiestan buen orden y
exactitud. Estas cualidades de exactitud y fidelidad en los escritos de Lucas son prueba convincente de su
autenticidad. En cierta ocasión, un escritor jurídico dijo: “Mientras que en los romances, las leyendas y el
testimonio falso se ejerce cuidado para situar en algún lugar distante y en algún tiempo indefinido lo que se
relata, violando así las primeras reglas que aprendemos los abogados para una buena defensa, que ‘la
declaración debe indicar el tiempo y el lugar’, las narraciones de la Biblia nos dan la fecha y el lugar de todo lo
relatado con la máxima precisión”. Como prueba citó Lucas 3:1, 2: “En el año decimoquinto del reinado de
Tiberio César, cuando Poncio Pilato era gobernador de Judea, y Herodes era gobernante de distrito de Galilea,
pero Filipo su hermano era gobernante de distrito del país de Iturea y de Traconítide, y Lisanias era gobernante
de distrito de Abilene, en los días del sacerdote principal Anás, y de Caifás, la declaración de Dios vino a Juan el
hijo de Zacarías en el desierto”. No hay nada indefinido aquí en cuanto a fecha ni lugar; Lucas menciona nada
menos que a siete funcionarios públicos para que podamos establecer la fecha del comienzo del ministerio de
Juan y el de Jesús.
pe cap. 16 pág. 138 párr. 13 El gobierno de Dios empieza a regir
13. ¿Cómo predijo la Biblia el mismísimo año en que el Mesías apareció en la Tierra?
13 Pero puede que alguien pregunte: ‘¿Dónde predice la Biblia el año mismo en que el Mesías apareció en la
Tierra?’ El libro bíblico de Daniel dice: “Desde la salida de la palabra de restaurar y reedificar a Jerusalén hasta
Mesías el Caudillo, habrá siete semanas, también sesenta y dos semanas,” o, en total, 69 semanas. (Daniel 9:25)
Sin embargo, éstas no son 69 semanas literales, lo cual solo llegaría a 483 días, o poco más de un año. Son
69 semanas de años, o 483 años. (Compare con Números 14:34.) El mandato de restaurar y reedificar los muros
de Jerusalén se dio en 455 a. de la E.C. (Nehemías 2:1-8) Por eso, estas 69 semanas de años terminaron
483 años después, en 29 E.C. ¡Y en ese mismo año fue cuando Jesús vino a Juan para ser bautizado! En
aquella ocasión Jesús fue ungido con espíritu santo y llegó a ser el Mesías, o Cristo.—Lucas 3:1, 2, 21-23.
km 12/04 pág. 5 Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático
¿Cómo puede determinarse la fecha de inicio del ministerio de Jesús, y qué base hay para creer que este solo
duró tres años y medio? [si-S pág. 291 § 16.] La fecha absoluta de 29 E.C. como punto de partida del
ministerio de Jesús se basa en Lucas 3:1-3, así como en las sólidas pruebas históricas de que
Tiberio César comenzó a reinar en 14 E.C. La mención de cuatro pascuas en el libro de Juan
confirma que el ministerio de Jesús duró tres años y medio (Juan 2:13; 5:1; 6:4; 12:1; 13:1).
si pág. 291 párr. 16 Estudio número 3: Sucesos fechados en la corriente del tiempo
16. a) ¿En qué orden se escribieron los cuatro Evangelios? b) ¿Cómo podemos fechar el comienzo del
ministerio de Jesús? c) ¿Qué orden siguen los sucesos en los diferentes Evangelios, y qué debe notarse
en cuanto al relato de Juan?
16 Parece que los cuatro relatos inspirados de la vida terrestre de Jesús se escribieron en este orden: Mateo
(c. 41 E.C.), Lucas (c. 56-58 E.C.), Marcos (c. 60-65 E.C.) y Juan (c. 98 E.C.). Como se explicó en el capítulo
anterior, mediante la información de Lucas 3:1-3 y la fecha de 14 E.C. para el comienzo del reinado de Tiberio
César llegamos a 29 E.C. como el punto de partida del extraordinario ministerio de Jesús en la Tierra. Aunque los
sucesos relatados en Mateo no siempre siguen un orden cronológico, en la mayoría de los casos los otros tres
libros parecen seguir el orden en que realmente tuvieron lugar aquellos sucesos trascendentales. Estos se
resumen en el cuadro que acompaña a esta consideración. Se observará que el relato de Juan, que fue escrito
más de 30 años después del último de los otros tres, llena en la historia lagunas esenciales que los otros no
abarcan. Es especialmente notable que Juan mencione claramente las cuatro Pascuas del ministerio terrestre de
Jesús, lo cual confirma un ministerio de tres años y medio, que terminó en 33 E.C.. (Juan 2:13; 5:1; 6:4; 12:1 y
13:1.)
w02 15/3 pág. 5 ¿Dónde hallaremos buen liderazgo?
Hace dos mil quinientos años, el ángel Gabriel se le apareció al profeta Daniel y le dijo: “Debes saber y tener
la perspicacia de que desde la salida de la palabra de restaurar y reedificar a Jerusalén hasta Mesías el Caudillo,
habrá siete semanas, también sesenta y dos semanas. Ella volverá y será realmente reedificada, con plaza
pública y foso, pero en los aprietos de los tiempos” (Daniel 9:25).
Evidentemente, el ángel estaba comunicando a Daniel el momento específico en que llegaría el Caudillo
escogido por Jehová. “Mesías el Caudillo” aparecería al final de 69 semanas (483 años) contadas a partir del
año 455 a.E.C., fecha en la que saldría la palabra de reconstruir Jerusalén (Nehemías 2:1-8). ¿Qué sucedió al
final de ese período? El evangelista Lucas lo cuenta: “En el año decimoquinto del reinado de Tiberio César,
cuando Poncio Pilato era gobernador de Judea, y Herodes era gobernante de distrito de Galilea [29 E.C.], [...] la
declaración de Dios vino a Juan el hijo de Zacarías en el desierto. De modo que él entró en toda la comarca del
Jordán, predicando bautismo en símbolo de arrepentimiento para perdón de pecados”. En aquel entonces, “el
pueblo [estaba] en expectación” de la llegada de Mesías el Caudillo (Lucas 3:1-3, 15). Aunque las
muchedumbres acudieron a Juan, él no resultó ser dicho Caudillo.
Hacia octubre del año 29 E.C., Jesús de Nazaret acudió a Juan para que lo bautizara. Este dio testimonio y
dijo: “Vi el espíritu bajar como paloma del cielo, y permaneció sobre él. Ni siquiera yo lo conocía, pero El Mismo
que me envió a bautizar en agua me dijo: ‘Sobre quienquiera que veas el espíritu descender y permanecer, este
es el que bautiza en espíritu santo’. Y yo lo he visto, y he dado testimonio de que este es el Hijo de Dios” (Juan
1:32-34). Cuando se bautizó, Jesús se convirtió en el Caudillo ungido, es decir, el Mesías o Cristo.
En efecto, el prometido “caudillo y comandante [para] los grupos nacionales” resultó ser Jesucristo. Y cuando
examinamos sus cualidades como caudillo, percibimos de inmediato que sobrepasan por mucho los requisitos
que se esperan hoy de un líder ideal.
km 2/06 pág. 7 Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático
. ¿Por qué es importante en la cronología bíblica “el año veinte de Artajerjes el rey”? (Neh. 2:1, 5, 6, 11, 17, 18.)
[si-S pág. 88 § 2, 5.] Esta fecha (455 a.e.c.), en la que se reconstruyó Jerusalén y su muro, sirve de
punto de referencia para calcular la venida del Mesías. Si contamos 69 semanas de años (es decir,
483 años) a partir de 455 antes de nuestra era, llegamos a 29 de nuestra era, el año en que Jesús fue
ungido (Dan. 9:24-27; Luc. 3:1-3, 23).
si pág. 88 párr. 2 Libro bíblico número 16: Nehemías
2. ¿Qué condición lamentable afligía a Nehemías, pero qué tiempo señalado se acercaba?
27.) Por consiguiente, Jehová dirigió los sucesos y utilizó al fiel y celoso Nehemías para efectuar la voluntad
divina.
2 En 456 a.E.C. no había prosperidad entre los ‘que habían quedado del cautiverio’, el resto judío que había
regresado a Jerusalén. Era lamentable su condición. (Neh. 1:3.) El muro de la ciudad estaba en escombros, y el
pueblo era un oprobio a los ojos de sus adversarios, que siempre estaban observándolos. Esto afligía a
Nehemías. Pero había llegado el tiempo señalado de Jehová para acción en cuanto al muro de Jerusalén.
Hubiera o no enemigos, Jerusalén tenía que ser edificada junto con su muro protector como marca en la corriente
del tiempo con relación a una profecía que Jehová había dado a Daniel sobre la venida del Mesías. (Dan. 9:24-
it-1 pág. 506 Colina
Antes de emprender un viaje, los gobernantes orientales enviaban a algunos hombres para preparar el camino
ante ellos, quitando piedras, rellenando depresiones, alisando irregularidades y, en ocasiones, incluso allanando
colinas. Se allanaron las colinas en un sentido figurado cuando se hizo posible el regreso sin estorbos de los
judíos desde Babilonia a Jerusalén en 537 a. E.C. Esto también representó proféticamente el trabajo preparatorio
que efectuó Juan el Bautista antes de la venida del Mesías. (Isa 40:4; Lu 3:1-6.)
km 2/07 pág. 7 Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático
. ¿Por qué podemos decir que Isaías habló tanto del Reino del Mesías como del precursor de este, Juan el
Bautizante? [si pág. 123 § 35.] Como se predijo en Isaías 7:14, Jesús nació de una virgen y se le llamó
“Emmanuel” (Mat. 1:22, 23). Isaías 9:6, 7 se cumplió cuando Jesús recibió el trono de David, tal
como le había anunciado a María un ángel (Luc. 1:32, 33). Los cuatro evangelistas citan de Isaías
40:3 para mostrar que Juan el Bautizante era quien ‘clamaba en el desierto’ (Mat. 3:1-3; Mar. 1:2-4;
Luc. 3:3-6; Juan 1:23). Cuando se bautizó, Jesús se convirtió en el Mesías (el Ungido de Jehová, la
ramita o raíz de Jesé) que habría de gobernar las naciones. Estas deben depositar su confianza en
él, en cumplimiento de Isaías 11:1, 10 (Rom. 15:8, 12).
si pág. 123 párr. 35 Libro bíblico número 23: Isaías
35. ¿Cómo enfoca Isaías la atención en el Reino mediante el Mesías, y en el precursor, Juan el
Bautizante?
35 La profecía enfoca particularmente el Reino de Dios mediante el Mesías. Jehová mismo es el Rey supremo,
y nos salva (33:22). Pero ¿qué hay del Mesías mismo? El anuncio del ángel a María acerca del niño que ella
daría a luz mostró que Isaías 9:6, 7 se cumpliría cuando él recibiera el trono de David; “y reinará sobre la casa de
Jacob para siempre, y de su reino no habrá fin”. (Luc. 1:32, 33.) Mateo 1:22, 23 muestra que el que Jesús naciera
de una virgen cumplió Isaías 7:14, y lo identifica como “Emmanuel”. Unos 30 años más tarde, Juan el Bautizante
vino predicando que ‘el reino de los cielos se había acercado’. Los cuatro evangelistas citan Isaías 40:3 para
mostrar que este Juan era el ‘que clamaba en el desierto’. (Mat. 3:1-3; Mar. 1:2-4; Luc. 3:3-6; Juan 1:23.) En la
ocasión de su bautismo Jesús llegó a ser el Mesías —el Ungido de Jehová, la ramita o raíz de Jesé— que habría
de gobernar las naciones. En él deben ellas poner su esperanza, en cumplimiento de Isaías 11:1, 10. (Rom.
15:8, 12.)
w99 15/4 pág. 30 ¿Recuerda usted?
¿Qué debemos hacer para recibir el perdón de Dios cuando cometemos algún mal?
Nuestra confesión a Dios debe ir acompañada de contrición y “frutos propios del arrepentimiento” (Lucas 3:8). El
espíritu arrepentido y el deseo de corregir el mal también nos motivarán a pedir ayuda espiritual a los ancianos
cristianos (Santiago 5:13-15).—15/1, página 19.
w03 15/2 págs. 18-19 párrs. 4-5 ¿Qué significa para usted la Cena del Señor?
4, 5. ¿Por qué es esencial que los que participan de los emblemas de la Conmemoración se hagan un
autoexamen?
4 Todos los años, al acercarse la Conmemoración, es esencial que quienes participan de los emblemas se
hagan un autoexamen. Para que puedan tener parte apropiadamente en esta comida de comunión, deben gozar
de una condición espiritual saludable. Cualquiera que trate el sacrificio de Jesús con falta de respeto, o hasta con
desdén, corre el riesgo de ser ‘cortado del pueblo de Dios’, como le ocurría al israelita que estando impuro comía
de un sacrificio de comunión (Levítico 7:20; Hebreos 10:28-31).
5 Pablo comparó la Conmemoración a una comida de comunión en el antiguo Israel. Tras explicar que los
comensales se hallaban en comunión con Cristo, agregó: “No pueden estar bebiendo la copa de Jehová y la
copa de demonios; no pueden estar participando de ‘la mesa de Jehová’ y de la mesa de demonios” (1 Corintios
10:16-21). Si alguien que participa de los emblemas de la Conmemoración comete un pecado grave, debe
confesarlo a Jehová y buscar la ayuda espiritual de los ancianos de la congregación (Proverbios 28:13; Santiago
5:13-16). Si de veras se arrepiente y produce fruto propio del arrepentimiento, no estaría participando
indignamente (Lucas 3:8).
w07 15/7 pág. 20 párr. 18 ¿Ha pecado usted contra el espíritu santo?
18. ¿Por qué no es necesariamente imperdonable el pecado de quienes son expulsados de la
congregación?
18 También puede suceder que alguien cometa un pecado y sea expulsado de la congregación por no haberse
arrepentido hasta ese momento. Pero ni siquiera en ese caso el pecado es necesariamente imperdonable.
El apóstol Pablo escribió con relación a un hermano ungido de Corinto que fue expulsado: “Esta reprensión dada
por la mayoría es suficiente para tal hombre, de modo que, al contrario ahora, deben perdonarlo
bondadosamente y consolarlo, para que de un modo u otro tal hombre no sea tragado por hallarse demasiado
triste” (2 Corintios 2:6-8; 1 Corintios 5:1-5). Sin embargo, para recuperarse en sentido espiritual, el pecador debe
aceptar la ayuda bíblica de los ancianos cristianos y demostrar que está arrepentido de verdad. Tiene que
producir “frutos propios del arrepentimiento” (Lucas 3:8).
km 10/04 pág. 7 Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático
. ¿Por qué merece destacarse el hecho de que los contemporáneos de Jesús no lo llamaron “Sanador”, sino
“Maestro”? (Luc. 3:12; 7:40.) [w02-S 1/5 pág. 4 § 3; pág. 6 § 6.] Al curar toda clase de enfermedades y
discapacidades, Jesús demostró que era el Mesías y suministró una base para cifrar fe en las
promesas de curación física en el futuro (Isa. 33:24). Sin embargo, la principal obra de Jesús fue
enseñar a la gente acerca de la solución permanente a los problemas de la humanidad: el Reino de
Dios (Luc. 4:43).
kc cap. 7 pág. 61 párr. 12 Identificando al Mesías, el Rey
12. (a) ¿Qué esperaban en aquel tiempo muchos judíos? (b) ¿Por qué no entendieron la profecía?
(c) Pero, ¿cómo podemos beneficiarnos nosotros?
12 En aquellos días, muchos judíos esperaban la venida del Mesías, y esto indudablemente se debía, en parte,
a que sabían acerca de las “setenta semanas.” (Lucas 3:15; Juan 1:19, 20) Pero debido a que tenían un corazón
duro, la mayoría no entendió la profecía. (Mateo 15:7-9) Sin embargo, el que nosotros prestemos atención a
todos esos rasgos de “la palabra profética” puede fortalecer nuestra fe hoy. (2 Pedro 1:19-21) Esa “palabra” no
solamente identifica con claridad al Mesías, como se muestra en la tabla de la página 67; también nos indica
maravillosas bendiciones de que se ha de disfrutar bajo el reino de “Mesías el Caudillo.”—Isaías 9:6, 7.
w97 1/10 pág. 13 párr. 11 La palabra de Dios permanece para siempre
11. a) ¿Cómo se conservó la Palabra de Dios a pesar de la falta de honradez de algunos traductores?
b) ¿Cuánta prueba de los manuscritos antiguos hay para constatar lo que la Biblia decía
originalmente? (Véase el recuadro.)
11 Jehová no impidió que se introdujeran estas interpolaciones en su Palabra, y estas tampoco cambiaron Su
propósito. ¿Qué efecto tuvieron? Añadir referencias al monte Guerizim no convirtió a la religión samaritana en el
medio de Dios para bendecir a la humanidad. Más bien, demostró que no se podía confiar en que esa religión
enseñara la verdad, aunque dijera creer en el Pentateuco. (Juan 4:20-24.) La distorsión de la fraseología en la
Septuaginta no impidió que el Mesías viniera cuando se había predicho por medio del profeta Daniel. Además,
aunque en el siglo primero se usaba la Septuaginta, los judíos estaban acostumbrados a oír las Escrituras leídas
en hebreo en sus sinagogas. Como consecuencia, ‘el pueblo estaba en expectación’ cuando se acercó el tiempo
del cumplimiento de la profecía. (Lucas 3:15.) En cuanto a las interpolaciones de 1 Juan 5:7 para apoyar la
Trinidad y de Hechos 13:2 para justificar la Misa, estas no cambiaron la verdad. Y con el tiempo estos fraudes se
pusieron al descubierto. El gran acopio de manuscritos en los idiomas originales de la Biblia permite comprobar la
validez de cualquier traducción.
km 12/94 pág. 6 Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático
. En conformidad con lo que explicó Juan el Bautista en Lucas 3:16, la primera ocasión en que fueron
bautizados con espíritu santo los discípulos de Jesús fue en el Pentecostés del año 33 E.C.; los judíos
impenitentes sufrieron el bautismo de fuego en 70 E.C. [13, uw-S pág. 96 §4.]
uw cap. 12 pág. 96 párr. 4 El significado de su bautismo
4. a) ¿Por qué tenían los judíos una necesidad apremiante de arrepentirse? b) ¿Qué se requería para que
evitaran ser ‘bautizados con fuego’?
4 Aquellos judíos tenían una necesidad apremiante de arrepentirse. En el año 1513 a. de la E.C., en el monte
Sinaí, sus antepasados habían entrado en un pacto nacional con Jehová Dios. Pero ellos no habían vivido en
armonía con sus responsabilidades bajo aquel pacto, y por eso éste los condenaba como pecadores. Su
situación era crítica. El “día de Jehová, grande e inspirador de temor”, predicho por Malaquías, se hallaba cerca,
y en 70 E.C. vino sobre Jerusalén en forma de destrucción repentina. Juan el Bautista, con un celo como el de
Elías por la adoración verdadera, fue enviado antes de que llegara aquella destrucción “para alistar para Jehová
un pueblo preparado”. Era necesario que ellos se arrepintieran de los pecados que habían cometido contra el
pacto de la Ley y estuvieran preparados en corazón y mente para aceptar al Hijo de Dios, quien estaba siendo
enviado por Jehová a ellos (Mal. 4:4-6; Luc. 1:17; Hech. 19:4). Como explicó Juan, el Hijo de Dios bautizaría con
espíritu santo (un bautismo que experimentaron originalmente sus discípulos fieles en el Pentecostés de 33 E.C.)
y con fuego (que en 70 E.C. vino como destrucción sobre los que no se arrepintieron [Luc. 3:16]). Para que
personalmente no experimentaran aquel ‘bautismo con fuego’, aquellos judíos del primer siglo tenían que
bautizarse en agua como símbolo de su arrepentimiento, y tenían que hacerse discípulos de Jesucristo cuando
se les presentara tal oportunidad.
uw cap. 12 pág. 96 párr. 4 El significado de su bautismo
4. a) ¿Por qué tenían los judíos una necesidad apremiante de arrepentirse? b) ¿Qué se requería para que
evitaran ser ‘bautizados con fuego’?
4 Aquellos judíos tenían una necesidad apremiante de arrepentirse. En el año 1513 a. de la E.C., en el monte
Sinaí, sus antepasados habían entrado en un pacto nacional con Jehová Dios. Pero ellos no habían vivido en
armonía con sus responsabilidades bajo aquel pacto, y por eso éste los condenaba como pecadores. Su
situación era crítica. El “día de Jehová, grande e inspirador de temor”, predicho por Malaquías, se hallaba cerca,
y en 70 E.C. vino sobre Jerusalén en forma de destrucción repentina. Juan el Bautista, con un celo como el de
Elías por la adoración verdadera, fue enviado antes de que llegara aquella destrucción “para alistar para Jehová
un pueblo preparado”. Era necesario que ellos se arrepintieran de los pecados que habían cometido contra el
pacto de la Ley y estuvieran preparados en corazón y mente para aceptar al Hijo de Dios, quien estaba siendo
enviado por Jehová a ellos (Mal. 4:4-6; Luc. 1:17; Hech. 19:4). Como explicó Juan, el Hijo de Dios bautizaría con
espíritu santo (un bautismo que experimentaron originalmente sus discípulos fieles en el Pentecostés de 33 E.C.)
y con fuego (que en 70 E.C. vino como destrucción sobre los que no se arrepintieron [Luc. 3:16]). Para que
personalmente no experimentaran aquel ‘bautismo con fuego’, aquellos judíos del primer siglo tenían que
bautizarse en agua como símbolo de su arrepentimiento, y tenían que hacerse discípulos de Jesucristo cuando
se les presentara tal oportunidad.
it-2 pág. 1086 Tamo
El tamo inservible solía recogerse y quemarse para evitar que el viento lo trajese de nuevo y se mezclase con
los montones de grano. De manera similar, Juan el Bautista predijo la venidera destrucción ardiente de los
inicuos religiosos falsos: el Trillador, Jesucristo, recogerá el trigo, “mas la paja la quemará con fuego que no se
puede apagar”. (Mt 3:7-12; Lu 3:17; véase TRILLAR.)
w03 1/2 pág. 22 párr. 14 “Sigan llevando mucho fruto”
14. a) ¿Qué doble objetivo tuvo la labor de Juan el Bautizante y de Jesús? b) ¿Cómo definiría la labor
cristiana que hoy se lleva a cabo?
14 El primer proclamador del Reino del que se habla en los Evangelios es Juan el Bautizante (Mateo 3:1, 2;
Lucas 3:18). Su principal objetivo fue “dar testimonio”, y lo hizo con fe firme y con la esperanza de que “gente de
toda clase creyera” (Juan 1:6, 7). De hecho, algunos de aquellos a quienes habló llegaron a ser discípulos de
Cristo (Juan 1:35-37). Vemos, pues, que no solo predicó, sino que además hizo discípulos. Asimismo, Jesús fue
tanto predicador como maestro (Mateo 4:23; 11:1). Por consiguiente, no sorprende que Jesús no solo mandara a
sus seguidores predicar el mensaje del Reino, sino también ayudar a quienes lo aceptaran a convertirse en
discípulos de él (Mateo 28:19, 20). En conformidad con este hecho, la obra que hoy llevamos a cabo combina la
predicación y la enseñanza.
uw cap. 22 págs. 171-172 párr. 7 Continúe hablando la Palabra de Dios con denuedo
7. a) ¿De qué otra manera demostramos que confiamos en Jehová? b) ¿Cómo puede ayudarnos esto a
seguir hablando con denuedo?
7 La confianza en Jehová también se muestra por volvernos a él en oración con regularidad... no como una
simple rutina formal, sino porque sinceramente reconocemos que necesitamos la ayuda de Dios. ¿Hace usted
eso? Jesús oró vez tras vez durante su ministerio terrestre (Luc. 3:21; 6:12, 13; 9:18, 28; 11:1; 22:39-44). Y la
noche antes de que fuera fijado en un madero instó así a sus discípulos: “Manténganse alerta y orando, para que
no entren en tentación” (Mar. 14:38). Si encontramos mucha indiferencia al mensaje del Reino, pudiéramos
sentirnos tentados a no hacer todo cuanto podemos en nuestro ministerio. Si la gente se burla de nosotros o hay
hasta más severa persecución, pudiéramos sentirnos tentados a mantenernos callados para evitarla. Pero si
oramos sincera y solícitamente a Dios para que su espíritu nos ayude a seguir hablando denodadamente, se nos
protege contra ceder a esa tentación. (Luc. 11:13; Efe. 6:18-20.)
la-S parte 8 págs. 26-27 párr. 4 El regreso a una vida llena de satisfacción
. Mencione algunas enseñanzas de Jesucristo y explique por qué son eficaces.
4 Jesús se bautizó en el río Jordán cuando contaba unos 30 años, y en aquella misma ocasión fue ungido con
espíritu santo, la fuerza activa de Dios. Así se convirtió en el Cristo, que significa “el Ungido” (Lucas 3:21, 22). Su
ministerio en la Tierra se extendió por tres años y medio, durante los cuales enseñó a sus discípulos diversos
aspectos del “reino de Dios”, el gobierno celestial bajo el que la humanidad volverá a disfrutar de una relación
pacífica con Jehová Dios (Lucas 4:43; Mateo 4:17). Jesús sabía lo que necesitan los seres humanos para ser
felices, y a sus seguidores les dio pautas específicas al respecto. ¿Por qué no abre su Biblia y lee algunas
enseñanzas de su Sermón del Monte en los capítulos 5 a 7 de Mateo?
w91 15/12 pág. 16 párr. 12 Manténgase cerca de Jehová
12. a) Al principio de su ministerio, ¿qué ejemplo dio Jesús respecto a la oración, y cómo puede esto
beneficiar a los cristianos? b) ¿Qué revela sobre el orar la oración modelo de Jesús?
12 Desde el mismo principio de su ministerio terrestre se vio que Jesús oraba. El hecho de que oró mientras se
bautizaba dio un excelente ejemplo a los que se bautizan en agua en nuestros días. (Lucas 3:21, 22.) Uno puede
orar por la ayuda de Dios para cumplir con lo que el bautismo en agua simboliza. Jesús también ayudó a otros a
acercarse a Jehová en oración. En una ocasión en que Jesús estuvo orando en cierto lugar, después uno de sus
discípulos le dijo: “Señor, enséñanos a orar”. Jesús pasó entonces a dar la oración modelo que se conoce
comúnmente como el padrenuestro, en la que el orden de los asuntos muestra que el nombre y el propósito de
Dios deben tener prioridad. (Lucas 11:1-4.) De modo que tenemos que considerar los asuntos en su justo valor y
mantener equilibrio en nuestras oraciones, y no descuidar “las cosas más importantes”. (Filipenses 1:9, 10.) Por
supuesto, a veces puede que surja alguna necesidad especial o que haya que atender algún problema
específico. Como Jesús, los cristianos pueden acudir a Dios en oración y pedirle fuerzas para cumplir con ciertas
asignaciones o encararse con ciertos peligros o pruebas. (Mateo 26:36-44.) De hecho, las oraciones personales
pueden abarcar casi todo aspecto de la vida.
w92 1/10 pág. 12 párr. 12 ¡“Hemos hallado al Mesías”!
12. ¿Cómo identificó Jehová a Jesús como el Mesías?
12 La tercera prueba de que Jesús era el Mesías es el testimonio de Dios mismo. Según Lucas 3:21, 22,
después que se bautizó Jesús, se le ungió con la fuerza más sagrada y poderosa del universo: el espíritu santo
de Jehová Dios. Y con su propia voz Jehová declaró que había aprobado a su Hijo, Jesús. Hubo otras dos
ocasiones en que Jehová habló directamente a Jesús desde el cielo, manifestando así Su aprobación: una
ocasión fue ante tres de los apóstoles de Jesús, y la otra fue ante una muchedumbre de espectadores. (Mateo
17:1-5; Juan 12:28, 29.) Además, se envió a ángeles desde el cielo para confirmar que Jesús era el Cristo, o
Mesías. (Lucas 2:10, 11.)
w92 15/3 pág. 17 párr. 18 ¡Firmes por la libertad que Dios nos da!
18. ¿Por qué es necesario dedicarse a Dios en oración, y por qué es significativo ese paso?
18 Es preciso dedicarse a Dios en oración antes del bautismo. (Compárese con Lucas 3:21, 22.) Dedicación
significa apartar algo para un propósito sagrado. Este paso es tan importante que debemos expresarle a Dios en
oración que hemos decidido darle devoción exclusiva y servirle para siempre. (Deuteronomio 5:8, 9; 1 Crónicas
29:10-13.) Por supuesto, no nos dedicamos a una obra, sino a Dios mismo. Este punto se expresó claramente en
el funeral del primer presidente de la Sociedad Watch Tower, Charles Taze Russell. En aquella ocasión, en 1916,
el secretario y tesorero de la Sociedad, W. E. Van Amburgh, dijo: “Esta gran obra mundial no es la obra de una
sola persona. Es demasiado grande para eso. Es la obra de Dios y no cambia. Dios ha utilizado a muchos
siervos en el pasado, e indudablemente utilizará a muchos en el futuro. No estamos consagrados [dedicados] a
un hombre, ni a la obra de un hombre, sino a hacer la voluntad de Dios, como Él nos la revelará por Su Palabra y
por su guía providencial. Dios todavía está al timón”. Pero ¿qué más hay que hacer respecto a la dedicación a
Dios?
w99 15/4 pág. 14 párr. 22 El único camino que lleva a la vida eterna
22. ¿Qué acciones implica seguir los pasos de Jesús?
22 Nunca olvidemos que solo podremos disfrutar de vida eterna ejerciendo fe en Jesús (Juan 6:40; 14:6).
Demostramos que ejercemos fe en él ‘siguiendo sus pasos con sumo cuidado y atención’ (1 Pedro 2:21). ¿Qué
implican estas palabras? Pues bien, en oración a Dios Jesús exclamó: “¡Mira! He venido [...] para hacer tu
voluntad, oh Dios” (Hebreos 10:7). Es vital que imitemos a Jesús estando dispuestos a hacer la voluntad de Dios
y luego dedicando nuestra vida a Jehová. Posteriormente, tenemos que simbolizar esa dedicación por bautismo
en agua, tal como Jesús se presentó para ser bautizado (Lucas 3:21, 22). Esos pasos son muy razonables. El
apóstol Pablo dijo que “el amor que el Cristo tiene nos obliga” (2 Corintios 5:14, 15). ¿De qué manera? Pues
bien, el amor motivó a Jesús a dar su vida en favor nuestro. ¿No debería eso obligarnos a corresponderle
ejerciendo fe en él? Sí, debería obligarnos a seguir su ejemplo de amor al dar de sí mismo para ayudar a los
demás. Cristo vivió para hacer la voluntad de Dios; nosotros debemos hacer lo mismo, y no vivir ya para nuestra
persona.
w00 15/2 pág. 13 párr. 13 Conozcamos “la mente de Cristo”
13. ¿Por qué empezó Jesús su ministerio con un conocimiento, una perspicacia y una intensidad de
sentimiento que ningún otro hombre podía tener?
13 Está claro que Jesús no nació para disfrutar de una vida cómoda. Por el contrario, experimentó
personalmente las vicisitudes de la gente común. Luego, en el año 29 E.C., llegó el tiempo para que Jesús
llevara a cabo la comisión divina que le esperaba. En el otoño de aquel año se bautizó en agua y fue engendrado
como Hijo espiritual de Dios. ‘Los cielos se le abrieron’, lo que probablemente indica que a partir de aquel
momento pudo recordar su vida prehumana en el cielo, con los pensamientos y sentimientos que esta
comportaba (Lucas 3:21, 22). De modo que Jesús empezó su ministerio con un conocimiento, una perspicacia y
una intensidad de sentimiento que ningún otro hombre podía tener. Con razón, los evangelistas dedicaron la
mayor parte de sus escritos a los acontecimientos del ministerio de Jesús. Aun así, no pudieron consignar todo lo
que él dijo e hizo (Juan 21:25). Pero lo que escribieron por inspiración nos permite conocer la mente del hombre
más grande de todos los tiempos.
w06 1/4 pág. 30 párr. 17 Cómo llenar los requisitos para el bautismo cristiano
17. ¿Cómo pueden contribuir tanto los candidatos al bautismo como los observadores a la dignidad de la
ocasión?
17 El bautismo es una ocasión seria y al mismo tiempo gozosa. La Biblia dice que Jesús estaba orando cuando
Juan lo sumergió en las aguas del río Jordán (Lucas 3:21, 22). En conformidad con este ejemplo, los candidatos
al bautismo deben comportarse con el decoro que exige la ocasión. Y puesto que la Biblia nos exhorta a vestir
siempre con modestia, ¡con cuánta más razón debemos seguir ese consejo el día de nuestro bautismo!
(1 Timoteo 2:9.) Los presentes también pueden mostrar el debido respeto escuchando el discurso con atención y
observando el bautismo de forma ordenada (1 Corintios 14:40).
w02 1/4 pág. 13 párr. 15 ¿Por qué bautizarse?
15. ¿Por qué son sumergidos en agua los que se bautizan?
15 Cuando nos dedicamos a Dios mediante Cristo, expresamos nuestra resolución de vivir para hacer la
voluntad divina expuesta en las Escrituras. En muestra de tal dedicación, nos sumergimos en agua, como hizo
Jesús en el río Jordán para simbolizar su presentación ante Dios (Mateo 3:13). Es digno de notar que Jesús
estaba orando en aquella importante ocasión (Lucas 3:21, 22).
w07 15/12 págs. 14-15 párrs. 21-22 ¿Está usted preparado para el día de Jehová?
21, 22. ¿Qué aprenderemos de los resucitados, y qué les enseñaremos?
21 En el Paraíso, los resucitados podrán darnos detalles que ahora desconocemos. Allí estará Enoc, que nos
explicará cómo reunió el valor para declarar el mensaje de Jehová a los impíos (Judas 14, 15). No hay duda de
que Noé nos contará todo lo que supuso construir el arca. Abrahán y Sara nos revelarán cómo se sintieron al
abandonar Ur y vivir en tiendas. Imagínese a Ester relatando con todo lujo de detalles cómo defendió a su pueblo
y frustró el complot de Hamán (Ester 7:1-6). Y a Jonás recordando los tres días que pasó en el vientre del gran
pez, o a Juan el Bautista diciéndonos lo que sintió cuando bautizó a Jesús (Lucas 3:21, 22; 7:28). ¡Cuántas
cosas interesantes descubriremos!
22 Durante el Reinado de Mil Años de Cristo, tal vez usted tenga la dicha de enseñar a algunos resucitados “el
mismísimo conocimiento de Dios” (Proverbios 2:1-6). Hoy nos emociona ver a personas que adquieren
conocimiento de Jehová Dios y actúan en consecuencia. Pues bien, imagínese la alegría que tendrá cuando
Jehová bendiga sus esfuerzos por enseñar a personas de épocas pasadas y estas respondan con un corazón
lleno de agradecimiento.
ka cap. 6 págs. 104-105 párrs. 54-55 Sacerdotes por diez siglos sin intrigas sacerdotales
54, 55. (a) ¿Cómo se le llamaba al sumo sacerdote ungido, y qué representó típicamente el que lo
ungieran? (b) ¿Ungió Juan el Bautista con espíritu santo a Jesús, o quién lo hizo?
54 No hay duda alguna de que el sumo sacerdote Aarón y los que le sucedieron en el puesto eran hombres
dedicados a Jehová debido a su instalación oficial. (Éxodo 29:30, 35) Puesto que se le ungía con el santo aceite
de la unción, al sumo sacerdote se le llamaba “el ungido,” o Mesías (Levítico 4:3, 5, 16; 6:22), lo mismo que más
tarde se hizo para los reyes ungidos de Israel. (1 Samuel 24:6, 10; 26:9-11; Lamentaciones 4:20) Por eso,
después que se nos dicen los nombres de los cuatro hijos y subsacerdotes del sumo sacerdote Aarón, leemos:
“Estos fueron los nombres de los hijos de Aarón, los sacerdotes ungidos cuyas manos habían sido llenadas de
poder para hacer el trabajo de sacerdote.” (Números 3:1-3) Cuando Moisés, el mediador entre Jehová Dios y la
nación de Israel, ungió a su hermano mayor Aarón para que fuera sumo sacerdote, aquello tuvo un significado
típico. Fue tipo de que Dios ungiría a su Hijo Jesús con el espíritu santo después que Jesús subiera de las aguas
del bautismo.
55 Juan el Bautista era hijo de un sacerdote levita, a saber, Zacarías de la división sacerdotal de Abías. Sin
embargo, Juan meramente bautizó a Jesús en el río Jordán; no ungió a Jesús para que fuera sumo sacerdote
espiritual. (Lucas 1:5-17; 3:21-23; Marcos 1:9-11) Solo Dios podía ungir a Jesús con el espíritu santo.
ka cap. 6 pág. 95 párrs. 30-31 Sacerdotes por diez siglos sin intrigas sacerdotales
30, 31. (a) ¿En qué ocasión y cómo llegó a existir el Sumo Sacerdote antitípico? (b) ¿Qué día antitípico
para quitar los pecados comenzó entonces, y qué comparación existe entre lo que Jesús ofreció y lo que
Aarón ofreció?
30 En aquel año de 29 E.C. llegó a existir el Sumo Sacerdote antitípico, y, como el sumo sacerdote levita
Aarón, él tenía que tener una tienda sagrada o templo en el cual atender a sus deberes. Este Sumo Sacerdote
sacrificador antitípico es el Señor Jesús, ungido con el espíritu santo de Dios para ser sumo sacerdote espiritual.
Este ungimiento con espíritu santo le vino después que fue bautizado en el río Jordán por Juan el Bautista. El
que llegara a ser así el Mesías o Ungido a la edad de treinta años aconteció tres años y medio antes de su
muerte de sacrificio por los pecados de la humanidad. (Daniel 9:24, 25, 27; Lucas 3:21-23) En este tiempo
comenzó el gran Día de Expiación antitípico, y Jesucristo tenía algo que era mejor que lo que tuvo el sumo
sacerdote Aarón en el día típico de expiación allá en el año 1512 a. de la E.C., después de haber sido levantada
la tienda sagrada o tabernáculo sagrado. ¿Qué era esto? En Hebreos 8:3-6 y 9:11-14 se nos dice:
31 “Todo sumo sacerdote es nombrado para ofrecer tanto dones como sacrificios; por lo cual fue necesario que
éste también tuviese algo que ofrecer. Si, pues, estuviera sobre la tierra, no sería sacerdote, puesto que hay
hombres que ofrecen los dones según la Ley, pero los cuales hombres están rindiendo servicio sagrado en una
representación típica y sombra de las cosas celestiales; así como Moisés, cuando estaba para hacer la tienda en
su entereza, recibió el mandato divino: Porque dice él: ‘Ve que hagas todas las cosas conforme a su modelo que
te fue mostrado en la montaña.’ Pero ahora Jesús ha obtenido un servicio público más admirable, de modo que
también es mediador de un pacto correspondientemente mejor, que ha sido establecido legalmente sobre
mejores promesas.”
w02 1/10 págs. 17-18 párr. 2 Cultivemos la obediencia mientras se acerca el fin
2. ¿Qué significa el término Siló, y sobre quiénes reinará Siló?
2 El término hebreo Siló significa “Aquel de Quien Es”, o “Aquel a Quien Pertenece”. En efecto, Siló heredaría
nada menos que el derecho a la gobernación y el poder de mando, como lo simbolizan el cetro y el bastón de
comandante, respectivamente. Además, no solo reinaría sobre los descendientes de Jacob, sino sobre todos “los
pueblos”, en armonía con la promesa de Jehová a Abrahán: “Tu descendencia tomará posesión de la puerta de
sus enemigos. Y mediante tu descendencia ciertamente se bendecirán todas las naciones de la tierra” (Génesis
22:17, 18). Jehová confirmó la identidad de esta “descendencia” en el año 29 E.C., cuando ungió con espíritu
santo a Jesús de Nazaret (Lucas 3:21-23, 34; Gálatas 3:16).
kl cap. 15 pág. 146 párr. 18 Cómo formar una familia que honre a Dios
18. ¿Qué magnífico ejemplo ha dado Jehová a los padres en lo que respecta a expresar amor?
18 Confírmenles su amor. Cuando Jesús se bautizó, Jehová dijo: “Tú eres mi Hijo, el amado; yo te he
aprobado”. (Lucas 3:22.) Con esas palabras Jehová reconoció a su Hijo, expresando abiertamente que lo
aprobaba y confirmándole su amor. Más adelante, Jesús dijo a su Padre: “Me amaste antes de la fundación del
mundo”. (Juan 17:24.) Por consiguiente, como padres piadosos, confirmen a sus hijos el amor que les tienen
mediante expresiones verbales y físicas, y háganlo con frecuencia. Nunca olviden que “el amor edifica”.
(1 Corintios 8:1.)
re cap. 25 págs. 161-162 párr. 4 Se revivifica a los dos testigos ***
4. ¿Qué simbolizaron a) el Lugar Santo y b) el patio interior?
4 De esa información inspirada por Dios podemos concluir que el Lugar Santo del tabernáculo simboliza una
condición santa de que disfrutan, primero Cristo, y luego los miembros ungidos del sacerdocio real de los
144.000 mientras todavía están en la Tierra, antes de entrar por “la cortina”. (Hebreos 6:19, 20; 1 Pedro 2:9.)
Bien representa el que se les haya adoptado como hijos espirituales de Dios, tal como Dios reconoció que Jesús
era su Hijo después del bautismo de Jesús en el Jordán en 29 E.C. (Lucas 3:22; Romanos 8:15.) ¿Y qué hay del
patio interior, la única parte del tabernáculo que era visible a los israelitas no sacerdotales y el lugar donde se
hacían los sacrificios? Este representa la perfección del hombre Jesús ante Dios que lo calificaba para ofrecer su
vida por la humanidad. También representa la posición o condición de justos —que se les cuenta sobre la base
del sacrificio de Jesús— de que disfrutan sus seguidores ungidos mientras sirven aquí en la Tierra. (Romanos
1:7; 5:1.)
ka cap. 4 pág. 58 párrs. 30-31 Reyes por mil años sin sucesores
30, 31. (a) ¿Qué línea de descendencia desde el rey David vigiló Jehová? (b) ¿A la hija de quién en la
línea de descendencia notó Jehová, y con quién llegó a estar comprometida ella para casarse?
30 El Dios que no olvida, el Hacedor divino del pacto del Reino, se tuvo en obligación de cumplir su promesa
pactada a David. Siguió vigilando a los descendientes varones del rey David para quien había prometido edificar
una casa real. Vio una de las líneas de descendencia de David que pasaba, no por el rey Salomón, sino por otro
de los hijos de David, Natán. Esta línea en particular sigue bajando por otros veinte y produce a Zorobabel, que
llegó a ser gobernador de Jerusalén en los días del profeta Zacarías. Zorobabel tuvo un hijo llamado Resá,
después del cual hubo una línea de descendencia ininterrumpida que pasó por otros dieciséis individuos,
después de lo cual nació Helí como hijo de Matat. (Lucas 3:23-31) Entonces Dios se fijó, no en un descendiente
varón, sino en una hija de Helí. Ésta nació en la ciudad de Belén en la provincia romana de Judea durante la
mitad postrera del primer siglo a. de la E.C. Se llamaba María.
31 Con el transcurso del tiempo María fue llevada al norte a la ciudad de Nazaret en la provincia romana de
Galilea. Allí alcanzó edad casadera, y fue puesta en compromiso para casarse con un carpintero llamado José
hijo de Jacob, residente de Nazaret.
km 4/01 pág. 5 Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático
. Las genealogías que se hallan en Primero de las Crónicas no fueron de mucho provecho para la congregación
cristiana primitiva [si-S pág. 78 §23]. Falso. Mateo y Lucas pudieron usar esas genealogías para
establecer claramente que Jesucristo era el “hijo de David” y el Mesías con derecho legal (Mat. 1:1-
16; Luc. 3:23-38).
si pág. 78 párr. 23 Libro bíblico número 13: 1 Crónicas
23. ¿Cómo dieron buen uso Mateo, Lucas y Esteban a Primero de las Crónicas?
23 Primero de las Crónicas fue también de gran provecho para la congregación cristiana primitiva. Mateo y
Lucas pudieron usar sus genealogías para establecer claramente que Jesucristo era el “hijo de David” y el
Mesías con derecho legal. (Mat. 1:1-16; Luc. 3:23-38.) Esteban, al concluir su testimonio final, mencionó la
petición de David de edificar una casa para Jehová, y el hecho de que Salomón la edificó. Luego señaló que “el
Altísimo no mora en casas hechas de mano”, lo cual indicaba que el templo de los días de Salomón era una
representación de cosas celestiales mucho más gloriosas. (Hech. 7:45-50.)
km 4/03 pág. 6 Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático
¿Cómo establece el Evangelio de Lucas que Jesús era el heredero natural del trono de David? (Luc. 3:23-38.)
[w92-S 1/10 pág. 9 § 3.] Lucas traza el linaje de Jesús hasta David por medio de su madre, María. El
relato de Mateo, en cambio, lo hace por medio de su padre adoptivo, José, con lo que demuestra
que Jesús era el heredero legal del trono de David. (Basta con la sustancia.)
w92 1/10 págs. 9-10 párr. 3 ¡“Hemos hallado al Mesías”!
3. ¿Qué dicen los Evangelios de Mateo y Lucas respecto al linaje de Jesús?
3 El linaje de Jesús es la primera prueba que presentan las Escrituras Griegas Cristianas para apoyar que era
el Mesías. La Biblia predijo que el Mesías sería descendiente del rey David. (Salmo 132:11, 12; Isaías 11:1, 10.)
El Evangelio de Mateo empieza así: “El libro de la historia de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abrahán”. Mateo
apoya esa vigorosa afirmación trazando la ascendencia de Jesús por medio de la línea de su padre adoptivo,
José. (Mateo 1:1-16.) El Evangelio de Lucas traza el linaje de Jesús por medio de su madre, María, y pasa por
David y Abrahán hasta llegar a Adán. (Lucas 3:23-38.) Como se ve, los evangelistas documentaron
concienzudamente su afirmación de que Jesús era heredero legal y natural de David.
tp73 cap. 5 pág. 46 párr. 2 Una cuestión que tiene que ver con usted
2. (a) ¿Dónde en la Biblia averiguamos por qué Dios ha permitido condiciones malas por tanto tiempo?
(b) ¿Qué muestra claramente que lo que la Biblia narra acerca de Adán y Eva es hecho histórico?
2 La respuesta se halla en el primer libro de la Biblia, en lo que dice acerca de Adán y Eva. Este relato no es
pura alegoría. Es realidad histórica. La Biblia suministra un registro de genealogía completo y documentado que
va desde el primer siglo de la era común hasta el mismo primer hombre. (Lucas 3:23-38; Génesis 5:1-32; 11:10-
32) Siendo nuestro antepasado, Adán tuvo influencia en nosotros. Y lo que la Biblia dice acerca de él nos ayuda
a entender las circunstancias que afectan nuestra vida hoy.
ka cap. 5 pág. 71 párr. 6 Cómo se pone en su puesto a los reyes asociados
6. (a) Después de su resurrección, ¿qué reconocimiento tendrá que hacer David en cuanto a Jesús?
(b) ¿Qué clase de registro genealógico tiene Jesús como hombre?
6 En su venidera resurrección de entre los muertos bajo el reino mesiánico, David tendrá que reconocer al
glorificado Jesucristo como su “Señor.” David entonces lo llamará “mi Señor.” (Salmo 110:1) Tendrá que
reconocer al Señor Jesucristo, exaltado de la Tierra al cielo, como el más importante de sus descendientes, “la
raíz y la prole de David,” “El León que es de la tribu de Judá, la raíz de David.” (Revelación 22:16; 5:5) Por eso la
genealogía de los descendientes de David en dos líneas de descendencia termina con Jesús el hijo de María la
virgen judía. De hecho, la genealogía de Jesucristo se remonta, no solo hasta el rey David, no solo hasta el
patriarca Abrahán, sino hasta el mismo primer Adán, quien, en el día en que fue creado en el Jardín de Edén, fue
llamado “hijo de Dios.” (Mateo 1:1-18; Lucas 3:23-38) Jesucristo es el único individuo cuya genealogía hasta el
primer “hijo de Dios” humano fue conservada sin laguna o brecha en la larga línea.
w92 15/12 pág. 30 ¿Recuerda usted?
¿Qué tres pruebas se dan en las Escrituras Griegas Cristianas en apoyo del hecho de que Jesús era el
Mesías? El linaje de Jesús es la primera de estas pruebas. (Mateo 1:1-16; Lucas 3:23-38.) Otra prueba es el
cumplimiento de profecías. Hay literalmente veintenas de profecías, como la que se halla en Daniel 9:25, que
identifican a Jesús como el Mesías. La tercera prueba es el propio testimonio de Dios, que dio en tres ocasiones
con su propia voz. (Mateo 17:5; Lucas 3:21, 22; Juan 12:28.)—1/10, páginas 10, 12.
pe cap. 7 págs. 71-72 párr. 7 La razón de nuestra existencia
7. (a) ¿Cómo mostró Jesús que creía que había habido creación? (b) ¿Qué otra evidencia hay de que
Adán fue una persona de la vida real?
7 Del primer hombre y la primera mujer, Jesucristo mismo dijo: “El que los creó desde el principio los hizo
macho y hembra y dijo: ‘Por esto el hombre dejará a su padre y a su madre y se adherirá a su esposa, y los dos
serán una sola carne.’” (Mateo 19:4, 5) Aquí Jesús citó de Génesis 1:27 y 2:24 respecto a la creación de Adán y
Eva. Así, señaló que este relato bíblico era verídico. (Juan 17:17) Además, la Biblia llama a Enoc “el séptimo en
línea desde Adán.” (Judas 14) Si Adán no hubiese sido una persona de la vida real, la Biblia no lo habría
identificado de ese modo específico.—Lucas 3:37, 38.
it-2 pág. 771 Quenán
Hijo de Enós, nieto de Set y bisnieto de Adán; fue el padre de Mahalalel, y vivió novecientos diez años. (Gé
5:3-14; 1Cr 1:1, 2.) En la lista de la genealogía de Jesús del evangelio de Lucas se llama a Quenán “Cainán, hijo
de Enós”. (Lu 3:37, 38.)
sm pág. 45 párrs. 3-4 ¿Qué dice la Biblia acerca de Dios?
3, 4. ¿Por qué llama la Biblia a Dios “el Padre”?
3 Usted quizá se pregunte por qué el apóstol Pablo llama a Dios “el Padre”. ¿Significa eso que Dios tiene una
esposa, tal como un hombre tiene que tener una esposa para llegar a ser padre? No; Dios no necesita tal clase
de esposa para llegar a ser padre. Cuando la Biblia llama a Dios un Padre, dice que él es la fuente de la
existencia de todas las cosas. En otras palabras, él las creó. Por ejemplo, a Adán se le llama el “hijo de Dios”
(Lucas 3:38). Sin embargo, si usted lee el relato de la creación de Adán, verá que él fue hecho del polvo. No
nació de una mujer. (Génesis 2:7.)
4 Por tanto, cuando la Biblia dice que Dios es un padre, esto difiere algo de decir que un hombre es un padre.
Pero es lo mismo a este respecto: Un padre da vida a sus hijos. Dios da vida y existencia a todas las cosas, pero
no mediante relaciones sexuales con una esposa. Dios crea todas las cosas.
gu pág. 20 La guía de Dios en el Evangelio (Inchil)
¿Puede decirse que Cristo sea el Hijo de Dios?
ES INCONCEBIBLE que Dios tuviera un hijo como fruto de sus relaciones con una mujer, o que se casara y
engendrara hijos. Dios no tiene igual. No debería pensarse jamás que él procrea a la manera de los seres
humanos. Esto es precisamente lo que enseñan y recalcan las Santas Escrituras.
Entonces, ¿por qué aparece en ellas tantas veces la expresión “hijo de Dios”? Por ejemplo, leemos que Adán
era “hijo de Dios” (Lucas 3:38). ¿Cómo pudo ser? La Torá explica: “Y Jehová Dios procedió a formar al hombre
[Adán] del polvo del suelo y a soplar en sus narices el aliento de vida, y el hombre vino a ser alma viviente”
(Génesis 2:7). De modo que a Adán se le llamó hijo de Dios porque su vida procedía de Él, no de unos padres
humanos. Asimismo, a Jesucristo se le llama el hijo de Dios porque recibió su vida directamente de Dios. En el
Corán leemos: “Para Dios, Jesús es semejante a Adán, a quien creó de la tierra y a quien dijo: ‘¡Sé!’ y fue” (La
familia de Imrán [Ali ’Imrán, La familia de Amrán] 3:59, JC).
La palabra hijo también admite un uso figurado. En árabe, por ejemplo, se utiliza la expresión hijo de la aldea
para referirse al natural de ese lugar, y la expresión el hijo del idioma, para el hablante de una lengua.
Obviamente, con dichas expresiones no se quiere decir que la aldea o el idioma hayan engendrado literalmente
hijos mediante una unión matrimonial. De modo parecido, en Al-bacarah, La vaca, 2:177, el término ‘viandante’
es una traducción de la expresión árabe hijo del camino. En este caso tampoco puede decirse que el camino se
haya casado y por ello haya tenido un hijo. De la misma manera, cuando el Corán emplea expresiones como “el
rostro de Dios”, “la mano de Dios” y “Dios [...] tomó asiento en su trono”, estas no deben entenderse de modo
literal (Al-bacarah, La vaca, 2:115; Al-fath, La victoria, 48:10; La línea divisoria 7:52, SH [Al-a’raf, Los murallones,
7:54, AC]). Por último, no todos los eruditos musulmanes ponen objeciones al uso de la expresión hijo de Dios en
el Evangelio. Tanto Imām Abū Ḥāmid Al-Ghazālī como Ibn Qutaybah la aceptan como figura retórica.
lp cap. 5 pág. 48 párr. 3 ¿Por qué ha permitido Dios el sufrimiento en la Tierra?
3. ¿Qué comparación existía entre Adán y los ángeles cuando Adán fue creado?
3 Adán era un hijo de Dios, miembro en sentido completo de la familia de Dios, hecho solo un poco inferior a
los ángeles. (Lucas 3:38) Los ángeles son criaturas de espíritu que tienen mayor poder y habilidad que las
criaturas humanas. (2 Pedro 2:11) Pero en ningún lugar declara la Biblia que los ángeles tengan mayor
capacidad moral. Cuando Jesucristo estuvo en la Tierra como hombre, nacido de una mujer, su integridad moral
era igual a la de cualquiera en la familia universal de Dios en el cielo y en la Tierra.—Salmo 8:4, 5; Hebreos 2:6-
9; 7:26.
uw cap. 24 pág. 184 párrs. 1-2 El propósito de Jehová alcanza glorioso éxito
1, 2. a) ¿Qué propósito tiene Jehová respecto a sus criaturas inteligentes? b) ¿De quiénes se componía
la familia unida de adoradores de Jehová? c) A este respecto, ¿qué pregunta personal merece
consideración?
TODA la creación inteligente unida en la adoración verdadera, y toda disfrutando de la gloriosa libertad de los
que son prole de Dios... ése es el propósito sabio y amoroso de Jehová. Eso también es lo que sincera e
intensamente desean todos los que aman la justicia.
2 Jehová empezó a cumplir este magnífico propósito cuando comenzó sus obras de creación. Su primera
creación fue un Hijo, uno que resultó ser “el reflejo de su gloria y la representación exacta de su mismo ser” (Heb.
1:1-3). Éste fue singular, puesto que fue creado por Dios a solas. Mediante él se dio existencia a otros hijos...
primero, a ángeles en los cielos; después, al hombre en la Tierra (Job 38:7; Luc. 3:38). Todos estos hijos
componían una sola familia universal. Para todos ellos Jehová era Dios, el único que había de ser adorado. Era
el Soberano Universal. Era también el Padre amoroso de ellos. ¿Es él también el Padre suyo, y está usted entre
los que son prole de él? ¡Qué preciosa relación puede ser ésa!
tr cap. 6 págs. 50-51 párr. 12 Jesucristo, el medio que Dios usa para bendecir a la humanidad
12. ¿Quién solamente podía suministrar el precio del rescate por lo que Adán perdió? ¿Por qué,
entonces, tenía que nacer Jesús como humano?
12 El “alma viviente” Adán, quien hizo que la humanidad perdiera la vida, era un humano perfecto. En cambio
por lo que él perdió, se necesitaba otra alma humana, igual a Adán, una que ofreciera su propia vida perfecta
como sacrificio a favor de la humanidad. (1 Corintios 15:45) Ningún descendiente de Adán llenaba los requisitos
para esto, porque todos nacían imperfectos. Como resultado de esto, todos mueren porque son pecadores, y
no tienen ningún derecho a la vida humana que puedan sacrificar a favor de otros. (Salmo 49:7 [48:8, TA]) Por
eso, Dios envió a su propio Hijo a la Tierra. Jesús nació como humano, porque era una vida humana lo que se
exigía. Pero nació sin la ayuda de un padre humano, para ser perfecto como Adán lo fue. Solo Dios fue el Padre
del humano Jesús, como había sido también el Padre de Adán. (Lucas 3:38) Así, Jesús llenaba todos los
requisitos necesarios para ofrecer su vida como “rescate correspondiente.”—1 Timoteo 2:6; Efesios 1:7.
it-1 pág. 1007 Genealogía
Debido a que conocemos el origen de la humanidad, que Adán fue en un principio “hijo de Dios” y que todos
descendemos de Adán (Lu 3:38), podemos entender bien la declaración: “Así como por medio de un solo
hombre el pecado entró en el mundo, y la muerte mediante el pecado, y así la muerte se extendió a todos los
hombres porque todos habían pecado”. (Ro 5:12.) Ese conocimiento también explica cómo puede ser Jesucristo
“el último Adán” y el “Padre Eterno”, y cómo es posible que “así como en Adán todos están muriendo, así también
en el Cristo todos serán vivificados”. (Isa 9:6; 1Co 15:22, 45.) Podemos entender mejor el propósito de Dios de
hacer que los hombres obedientes entren en una relación de “hijos de Dios”. (Ro 8:20, 21.)

Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.