sábado, 9 de marzo de 2013

puntos sobresalientes marcos 13 a 16


CAPITULO 13
km 12/95 págs. 5-6 Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático
¿En qué tres Evangelios, y en qué capítulos, se da información sobre la señal compuesta que identificaría “la
conclusión del sistema de cosas”? [11, uw-S pág. 178 §5]. Mateo 24, 25; Marcos 13, y Lucas 21.
uw cap. 23 pág. 178 párr. 5 Tenga muy presente el día de Jehová
5. a) ¿Hasta qué grado aplica al fin del sistema judío la respuesta que dio Jesús a la pregunta que se
registra en Mateo 24:3? b) ¿Qué porciones de la respuesta de Jesús enfocan atención en los
acontecimientos desde 1914 E.C. en adelante?
5 Especialmente en vista del tiempo en que vivimos, debemos estar bien familiarizados con los detalles de la
señal compuesta que identifica los “últimos días”, o la “conclusión del sistema de cosas”. Para leer correctamente
la señal, tenemos que tener presente que, cuando Jesús contestó la pregunta de sus discípulos que se registra
en Mateo 24:3, parte de lo que él dijo aplicó al fin que le vino al sistema judío en el primer siglo, pero la aplicación
principal se extendía a mucho más allá de eso. Lo que describió en los versículos 4 a 22 inclusive sí tuvo un
cumplimiento en pequeña escala entre 33 y 70 E.C. Pero la profecía tiene su cumplimiento principal en nuestro
día e identifica al período desde 1914 E.C. como el tiempo de la “presencia” de Cristo “y de la conclusión del
sistema de cosas” (también Marcos 13:5-20 y Lucas 21:8-24). Mateo 24:23-28 dice lo que acontecería desde 70
E.C. en adelante hasta el tiempo de la presencia de Cristo (también Marcos 13:21-23). En cuanto a los
desenvolvimientos que se describen desde Mateo 24:29 hasta el fin del capítulo 25, éstos señalan al período
desde 1914 E.C. (También Marcos 13:24-37 y Lucas 21:25-36.)
w08 15/3 pág. 12 párrs. 1-2 Jehová escucha nuestras súplicas
1, 2. a) ¿Cómo se sienten muchísimas personas hoy día? b) ¿Por qué no nos sorprende la situación
actual?
¿ESTÁ usted atravesando alguna situación angustiosa? Si así es, puede estar seguro de que no es el único.
Millones de personas tienen que enfrentar a diario terribles presiones en este mundo perverso. Para algunas de
ellas, el sufrimiento es casi insoportable. Se sienten tal como el salmista David, quien escribió: “Me he
entumecido y he quedado aplastado hasta grado extremo; he rugido por causa del gemido de mi corazón. Mi
propio corazón ha palpitado pesadamente, me ha dejado mi poder, y la luz de mis propios ojos tampoco está
conmigo” (Sal. 38:8, 10).
2 A los cristianos no nos sorprende el que haya tantas aflicciones hoy día, pues comprendemos que la
predicha señal de la presencia de Jesús incluye “dolores de angustia” (Mar. 13:8; Mat. 24:3). El término griego
que se traduce “dolores de angustia” se emplea para referirse al intenso dolor que la mujer experimenta durante
el parto. Esta imagen describe a la perfección la magnitud del sufrimiento que padece la humanidad en estos
tiempos “críticos, difíciles de manejar [o “fieros”]” (2 Tim. 3:1, nota).
dg cap. 11 pág. 30 párrs. 9-10 Se van formando los cimientos del nuevo mundo
9, 10. a) ¿Qué obra identificaría a los siervos de Dios en los últimos días? b) ¿Cómo han cumplido Mateo
24:14 los testigos de Jehová?
9 Hay otra manera de identificar a los siervos de Dios. En su profecía acerca del fin del mundo, Jesús
mencionó muchos sucesos que indicarían que estos tiempos son los últimos días. (Véase la Parte 9.) Un rasgo
fundamental de esta profecía se da en sus palabras registradas en Mateo 24:14: “Estas buenas nuevas del reino
se predicarán en toda la tierra habitada para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin”.
10 ¿Hemos visto cumplirse esa profecía? Sí. Desde el comienzo de los últimos días en 1914, los testigos de
Jehová han predicado las buenas nuevas del Reino de Dios por todo el mundo como ordenó Jesús, es decir, en
los hogares de la gente. (Mateo 10:7, 12; Hechos 20:20.) Millones de Testigos visitan a personas de toda nación
para hablarles acerca del nuevo mundo. Como resultado de esto usted ha recibido este folleto, pues la obra de
los testigos de Jehová incluye la impresión y distribución de miles de millones de piezas de literatura acerca del
Reino de Dios. ¿Sabe usted de otros que prediquen el Reino de Dios de casa en casa por todo el mundo? Y
Marcos 13:10 muestra que esta obra de predicar y enseñar tiene que hacerse “primero”, antes de que venga el
fin.
bt cap. 1 pág. 7 párr. 10 “Vayan [...] y hagan discípulos”
10. ¿A qué obra se entregó Jesús, y qué sabía acerca de ella?
10 El Fundador de la congregación cristiana se entregó a la difusión de las buenas nuevas por entero, sin
escatimar energías ni recursos. De hecho, señaló: “Tengo que declarar las buenas nuevas del reino de Dios,
porque para esto fui enviado” (Luc. 4:43). Pero Jesús sabía muy bien que él nunca acabaría la obra que estaba
iniciando, pues, como indicó poco antes de morir, el mensaje debía propagarse por “todas las naciones” (Mar.
13:10). Entonces, ¿quiénes se encargarían de hacerlo, y de qué manera?
ip-1 cap. 13 pág. 166 párr. 18 El reinado del Mesías, tiempo de salvación y regocijo
18. ¿Por qué puede decirse que Jesús ha constituido en nuestros días un punto de reunión?
18 En el cumplimiento moderno, “aquel día” al que se refirió Isaías comenzó en 1914, con la entronización del
Mesías como Rey del Reino celestial de Dios (Lucas 21:10; 2 Timoteo 3:1-5; Revelación 12:10). Desde entonces,
Jesucristo ha sido una señal clara, un punto de reunión, tanto para el Israel espiritual como para personas que
proceden de toda nación y anhelan un gobierno justo. Con la dirección del Mesías, las buenas nuevas del Reino
se han llevado a todas las naciones, tal como Jesús predijo (Mateo 24:14; Marcos 13:10). Estas buenas nuevas
tienen mucho impacto. “Una gran muchedumbre, que ningún hombre [puede] contar, de todas las naciones”, se
está uniendo al resto ungido en la adoración pura, sometiéndose así al Mesías (Revelación 7:9). La multitud de
nuevos discípulos, que continuamente se une al resto en la “casa de oración” espiritual de Jehová, realza la
gloria del “lugar de descanso” del Mesías, el gran templo espiritual de Dios (Isaías 56:7; Ageo 2:7).
wt cap. 19 págs. 172-174 párr. 11 Continuemos proclamando valerosamente la palabra de Dios
11. a) ¿Qué hacía Pablo a fin de evitar enfrentamientos constantes con los adversarios? b) ¿Cuándo
haríamos bien en imitar el ejemplo de Pablo, y cómo? c) ¿De dónde obtenemos las fuerzas para
seguir hablando con valor?
11 Cuando, debido a la oposición, parecía conveniente predicar en otra zona por una temporada, Pablo lo
hacía, y de este modo evitaba enfrentamientos constantes con los adversarios de la obra (Hechos 14:5-7; 18:5-7;
Romanos 12:18). No obstante, nunca se avergonzó de las buenas nuevas (Romanos 1:16). Si bien le
desagradaba el trato insolente —y hasta violento— de los opositores, ‘cobró denuedo por medio de su Dios’ para
seguir predicando. Dijo: “El Señor estuvo cerca de mí y me infundió poder, para que por medio de mí la
predicación se efectuara plenamente” (1 Tesalonicenses 2:2; 2 Timoteo 4:17). En la actualidad, el Cabeza de la
congregación cristiana, Jesús, continúa suministrándonos las fuerzas necesarias para efectuar la obra que
predijo para nuestros días (Marcos 13:10).
wt cap. 1 pág. 8 párr. 8 ¿Qué significa la unidad de adoración en nuestros días?
8. Tras aprender las enseñanzas básicas de la Biblia, ¿qué progresos deberíamos esforzarnos
sinceramente por hacer?
8 Ahora bien, no es el propósito de Jehová que lo adoren personas que afirmen creer en él pero sigan
dedicándose a sus propios intereses. Dios desea, por el contrario, que obtengamos “conocimiento exacto de su
voluntad” y lo reflejemos en nuestra vida (Colosenses 1:9, 10). Por consiguiente, quien aprende las enseñanzas
básicas de la Biblia y es agradecido se resuelve a progresar hasta alcanzar la madurez cristiana. Su deseo es
conocer a Jehová más íntimamente, aumentar y profundizar el entendimiento de Su Palabra y aplicarla más de
lleno. Procura manifestar las cualidades de nuestro Padre celestial y ver las cosas igual que él. Como
consecuencia, se siente impulsado a buscar formas de participar en la obra salvadora que se lleva a cabo hoy
día en la Tierra bajo Su dirección. ¿Es ese su deseo también? (Marcos 13:10; Hebreos 5:12–6:3.)
w00 15/11 pág. 19 párrs. 17-18 ¿Quiénes son los ministros de Dios hoy día?
17, 18. a) ¿En qué ministerio participan los cristianos? b) ¿Cuánta importancia concede el ministro cristiano a la
predicación?
17 Otro tanto ocurre con los ministros cristianos de hoy. Llevan a cabo un ministerio público, una labor
evangelizadora por la que explican al prójimo que la salvación se consigue en virtud del sacrificio de Jesús, y
también enseñan a los mansos a invocar el nombre de Jehová (Hechos 2:21; 4:10-12; Romanos 10:13).
Muestran con la Biblia que el Reino es la única esperanza para la atribulada humanidad y que, aun en la
actualidad, lo mejor es guiarse por los principios divinos (Salmo 15:1-5; Marcos 13:10). Pero el ministro cristiano
no predica un evangelio social. Más bien, enseña que “la devoción piadosa [...] encierra promesa de la vida de
ahora y de la que ha de venir” (1 Timoteo 4:8).
18 Es cierto que la mayoría de los ministros efectúan otros servicios, que varían de un cristiano a otro. Así, un
buen número tiene obligaciones familiares (Efesios 5:21–6:4). Los ancianos y siervos ministeriales realizan
diversas funciones en la congregación (1 Timoteo 3:1, 12, 13; Tito 1:5; Hebreos 13:7). Muchos cristianos
colaboran en la construcción de Salones del Reino, y otros disfrutan del magnífico privilegio de trabajar como
voluntarios en uno de los hogares Betel de la Sociedad Watch Tower. No obstante, todos ellos, sin excepciones,
predican las buenas nuevas, pues esa labor los distingue públicamente como auténticos ministros cristianos.
w02 15/7 pág. 22 párr. 11 Siguen andando en la verdad
11, 12. ¿Cómo han sostenido siempre su predicación quienes andan en la verdad?
11 Quienes conocen la verdad consideran un privilegio dedicar su tiempo, energía y otros recursos a la
predicación de las buenas nuevas (Marcos 13:10). La evangelización de los primeros cristianos se sostenía por
medio de donaciones voluntarias (2 Corintios 8:12; 9:7). Tertuliano dijo: “Aunque tenemos una especie de caja,
sus ingresos no provienen de cuotas fijas, como si con ello se pusiera un precio a la religión, sino que cada uno,
si quiere o si puede, aporta una pequeña cantidad el día señalado de cada mes o cuando quiere. En esto no hay
compulsión [u obligación] alguna, sino que las aportaciones son voluntarias” (El Apologético, cap. 39).
w02 1/1 pág. 10 párr. 8 Todos los cristianos verdaderos son evangelizadores
8. ¿Cómo imitan hoy los testigos de Jehová a los seguidores de Jesús del siglo I?
8 De modo similar, los testigos de Jehová predican en la actualidad por toda la Tierra. Colaboran con el ángel
que vio Juan y que “tenía buenas nuevas eternas que declarar como noticias gozosas a los que moran en la
tierra, y a toda nación y tribu y lengua y pueblo” (Revelación 14:6). En el año 2001 estaban activos en 235 países
y territorios, hasta en algunos que todo el mundo considera cristianos. ¿Está mal que prediquen en lugares
donde la cristiandad ya ha establecido sus iglesias? Algunos contestan que sí, e incluso quizá digan que
mediante esa evangelización les “roban las ovejas”. Sin embargo, los testigos de Jehová recuerdan lo que Jesús
sentía por los judíos humildes de su época. Aunque ya contaban con un sacerdocio, él no dudó en hablarles de
las buenas nuevas. “Se compadeció de ell[o]s, porque estaban desollad[o]s y desparramad[o]s como ovejas sin
pastor.” (Mateo 9:36.) Cuando los testigos de Jehová encuentran a personas de corazón humilde que no conocen
a Jehová y su Reino, ¿deben ocultarles las buenas noticias porque alguna religión diga tener autoridad sobre
ellas? Siguiendo el modelo de los apóstoles de Jesús, contestamos que no. Las buenas nuevas han de
predicarse “en todas las naciones” sin excepción (Marcos 13:10).
w04 15/3 pág. 11 párr. 6 “Haz la obra de evangelizador”
6. ¿Qué lograron los evangelizadores del siglo primero?
6 En la gran profecía con que Jesucristo se refirió a nuestros días y al tiempo del fin, afirmó: “En todas las
naciones primero tienen que predicarse las buenas nuevas” (Marcos 13:10). El fin vendría después de que se
predicaran las buenas nuevas “en toda la tierra habitada” (Mateo 24:14). A medida que Pablo y otros
evangelizadores del siglo primero las proclamaban, muchas personas se hacían creyentes. Se formaron
congregaciones en un lugar tras otro del Imperio romano, y los ancianos nombrados para servir en ellas
evangelizaban junto con sus hermanos, llevando la predicación a todas partes. La palabra de Jehová “siguió
creciendo y prevaleciendo” en aquellos tiempos, y lo mismo sucede en nuestros días, pues millones de testigos
de Jehová están efectuando la obra de evangelizador (Hechos 19:20). ¿Es usted uno de tales alabadores felices
de Jehová?
w07 1/6 págs. 22-23 párrs. 9-10 Prosperidad espiritual durante la vejez
9, 10. ¿Qué han hecho algunos hermanos para mantenerse mentalmente activos?
9 Al igual que Moisés y Daniel, mantengámonos mentalmente activos centrándonos en los asuntos espirituales
mientras nuestras facultades nos lo permitan. Eso es justo lo que hacen muchos hermanos. Worth, un
superintendente cristiano que tiene más de 80 años, procura estar al día con el alimento espiritual que dispensa
“el esclavo fiel y discreto” (Mateo 24:45). Él comenta: “Sencillamente, me fascina la verdad, y me emociona ver
cómo su luz se hace más y más brillante” (Proverbios 4:18). Fred, que lleva más de sesenta años en el ministerio
de tiempo completo, encuentra muy estimulante iniciar conversaciones bíblicas con otros cristianos. “Tengo que
mantener la Biblia viva en mi mente —señala—. Si uno logra hacer que la Biblia cobre vida, es decir, si le halla el
sentido y ve cómo lo que aprende encaja en ‘el modelo de palabras saludables’, entonces tiene algo más que
simples datos: tiene piedras preciosas que al juntarlas forman una hermosa joya.” (2 Timoteo 1:13.)
10 La edad avanzada no necesariamente impide que uno capte conceptos nuevos y difíciles. Hay personas
con más de 60, 70 y hasta 80 años que han aprendido a leer y escribir. Otros han aprendido un nuevo idioma,
como han hecho algunos testigos de Jehová con el propósito de transmitir las buenas nuevas a personas de
distintas nacionalidades (Marcos 13:10). Harry y su esposa tenían casi 70 años cuando decidieron ayudar en el
campo portugués. “Admitámoslo —dice él—: cualquier tarea se vuelve más difícil con la edad.” Aun así, con
esfuerzo y perseverancia, los dos llegaron a dirigir estudios bíblicos en portugués. Y Harry ya lleva muchos años
pronunciando discursos en ese idioma en las asambleas de distrito.
km 4/03 pág. 6 Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático
a) ¿Qué fue en el siglo primero “la cosa repugnante” mencionada en Marcos 13:14? b) ¿A qué se refería el
hecho de estar “parada donde no debe”? a) El ejército romano con sus distintivos estandartes. Estas
insignias eran como ídolos, lo que las hacía repugnantes a los judíos. (Basta con la sustancia.) b) Al
ataque perpetrado contra Jerusalén y el templo en 66 E.C.
w00 15/9 pág. 20 párr. 21 “La hora ha llegado”
21. ¿Cómo podemos imitar a Jesús?
21 ¿Cómo podemos ‘seguir los pasos de Jesús con sumo cuidado y atención’? (1 Pedro 2:21.) Esforzándonos
vigorosamente, como él lo hizo, en la obra de predicar el Reino y hacer discípulos, y hablando la Palabra de Dios
con valor y denuedo (Mateo 24:14; 28:19, 20; Hechos 4:29-31; Filipenses 1:14). Nunca perdamos de vista dónde
estamos en la corriente del tiempo ni dejemos de incitarnos unos a otros al amor y a las obras excelentes
(Marcos 13:28-33; Hebreos 10:24, 25). Que la voluntad de Jehová Dios y la conciencia de que estamos viviendo
en “el tiempo del fin” rijan todo lo que hagamos en la vida (Daniel 12:4).
kc cap. 14 pág. 139 párr. 31 ¡El Rey gobierna!
31. (a) ¿Qué consejo da Jesús para nuestro día, y por qué? (b) ¿Qué pregunta quizás nos sintamos
inclinados a hacer, y qué respuesta da Jehová?
31 ¿Cuánto durará esta espantosa situación? Puesto que Cristo Jesús ya está entronizado como Guerrero-
Rey, hay buena razón para creer que no pasará mucho tiempo antes de que él ejecute juicio sobre los enemigos
de Dios. “Respecto a aquel día o la hora, nadie sabe,” y por eso no ganamos nada con suposiciones. No
obstante, debemos prestar atención al consejo de Jesús: “Manténganse alerta.” (Marcos 13:32; Mateo 24:42)
Cuando observamos las condiciones en deterioro en la Tierra y experimentamos el hecho de que la gente en
general no responde a las buenas nuevas del Reino, quizás nos sintamos inclinados a preguntar acerca de
nuestra predicación, como lo hizo el profeta de Dios: “¿Hasta cuándo, oh Jehová?” A lo cual Jehová responde:
uw cap. 23 págs. 176-177 párr. 2 Tenga muy presente el día de Jehová
2. a) ¿Cuándo vendrá el “día de Jehová”? b) ¿Por qué ha resultado beneficioso el que Jehová no haya
revelado el ‘día ni la hora’?
2 Las Escrituras muestran claramente que la “generación” que vio el principio de la presencia de Cristo
también vería el “gran día de Jehová” en el cual él ejecuta juicio contra todos los que practican la injusticia (Mat.
24:34; Sof. 1:14–2:3). Esa “generación” ya está bien entrada en años. Pero la Biblia no señala con exactitud la
fecha en que Jesucristo vendrá como el ejecutor nombrado por Jehová contra el sistema de cosas terrestre de
Satanás. “Respecto a aquel día o la hora, nadie sabe, ni los ángeles en el cielo, ni el Hijo, sino el Padre”, dijo
Jesús (Mar. 13:32). Esto ha resultado muy beneficioso. ¿De qué manera? Ha ayudado a manifestar lo que está
en el corazón de la gente. Si las personas verdaderamente no aman a Jehová, entonces se inclinan a posponer
Su “día” en la mente y volverse a las actividades y fines seglares hacia los cuales se inclina su corazón. Jehová
aprueba como siervos suyos únicamente a los que en realidad lo aman y demuestran eso mediante servirle con
toda el alma, prescindiendo de cuándo llegue el fin del sistema inicuo. La aprobación de Dios y de su Hijo no se
da a los que son tibios o de mente doble. (Rev. 3:16; Sal. 37:4; 1 Juan 5:3.)
hp cap. 4 págs. 39-40 párrs. 22-23 Aprendiendo sobre lo que no se puede ver
¿Cuál es la relación entre el Padre y el Hijo? (22, 23)
22 Tanto la lógica como la Biblia indican que el Hijo primogénito que fue creado por Dios y también enviado a
la Tierra por él no podía ser igual a su Padre. Algunas personas que afirman creer en la Biblia enseñan que
Jesús y su Padre son partes iguales de una deidad compuesta. Esa no es una idea nueva, pues muchas
religiones antiguas adoraban a grupos de dioses. Pero contrario a esa idea, la Biblia dice claramente que Jesús,
como persona distinta, recibió poder de su Padre todopoderoso. Las Escrituras nos aseguran que el
Todopoderoso sabe cosas que Jesús no sabía, y que Jesucristo jamás fue igual a su Padre, ni cuando estuvo en
la Tierra ni después de ello.—Juan 5:30; 8:28; 14:10, 28; Marcos 13:32.
23 Por miles de años, el Hijo tuvo en el cielo una estrecha relación con el Dios Todopoderoso, de modo que
pudo aprender de Dios e imitar sus caminos. Así, cuando un discípulo preguntó: “Muéstranos al Padre,” Jesús
respondió: “El que me ha visto a mí ha visto al Padre también.” (Juan 14:8, 9; 1:18) Por medio de estudiar el
relato bíblico de la vida terrestre de Jesús podemos aprender mucho acerca del Padre, como, por ejemplo, por
qué hace Dios ciertas cosas y cómo espera él que seamos nosotros. En una ocasión Jesús dijo: “Yo soy el
camino y la verdad y la vida.” (Juan 14:6) Es vital que lleguemos a conocer a Jesús mejor, y de ese modo
también conozcamos al Padre. Leer el evangelio de Juan es una ayuda excelente. Al hacer eso, no se concentre
en simples datos o detalles, sino trate de captar el espíritu de cómo era Cristo. Él fue el ser humano más
importante acerca del cual usted puede aprender.
wt cap. 20 pág. 176 párr. 3 Tengamos muy presente el día de Jehová
3. a) ¿Cuándo vendrá el día de Jehová? b) ¿Por qué ha resultado beneficioso que Jehová no haya
revelado el “día o la hora”?
3 La Biblia no indica la fecha exacta en que Jesucristo, como Ejecutor nombrado por Jehová, vendrá para
destruir el sistema de cosas de Satanás. “Respecto a aquel día o la hora, nadie sabe, ni los ángeles en el cielo,
ni el Hijo, sino el Padre”, dijo Jesús (Marcos 13:32). Los que no aman realmente a Jehová se sentirán inclinados
a posponer Su día en la mente y entregarse a actividades seglares. Pero quienes lo aman de verdad le servirán
de todo corazón, sin importar cuándo venga el fin de este sistema impío (Salmo 37:4; 1 Juan 5:3).
w03 15/12 págs. 21-22 párr. 10 Demuestre estar listo para el día de Jehová
10. ¿Cómo nos ayuda la lectura diaria de la Biblia a permanecer alerta espiritualmente?
10 La Biblia recalca vez tras vez la necesidad de seguir despiertos y mantener nuestro juicio. Por ejemplo, los
Evangelios nos recuerdan: “Manténganse alerta” (Mateo 24:42; 25:13; Marcos 13:35, 37); “demuestren estar
listos” (Mateo 24:44); “sigan mirando, manténganse despiertos” (Marcos 13:33); “manténganse listos” (Lucas
12:40). Tras señalar que el día de Jehová va a sobrevenirle inesperadamente a este mundo, el apóstol Pablo
insta a sus hermanos en la fe: “No sigamos durmiendo como los demás, sino quedémonos despiertos y
mantengamos nuestro juicio” (1 Tesalonicenses 5:6). En el último libro de la Biblia, el glorificado Jesucristo
subraya el carácter repentino de su venida con estas palabras: “Vengo pronto” (Revelación 3:11; 22:7, 12, 20).
Muchos profetas hebreos también describieron el gran día del juicio de Jehová y advirtieron de su llegada (Isaías
2:12, 17; Jeremías 30:7; Joel 2:11; Sofonías 3:8). La lectura diaria y meditativa de la Palabra de Dios, la Biblia,
nos será de gran ayuda para permanecer alerta espiritualmente.
w06 15/12 pág. 17 párr. 11 “El gran día de Jehová está cerca”
11. ¿Qué palabras debemos tener presentes?
11 A diferencia del mundo perverso que nos rodea, nosotros debemos tener presentes las palabras del profeta
Habacuc: “La visión es todavía para el tiempo señalado, y sigue jadeando hasta el fin, y no dirá mentira. Aun si
tardara, manténte en expectación de ella; porque sin falta se realizará. No llegará tarde” (Habacuc 2:3). Aun si
desde nuestra perspectiva imperfecta nos parece que ese día tarda en llegar, recordemos que Jehová no es
lento. Su día vendrá justamente a tiempo, a una hora que los seres humanos no esperen (Marcos 13:33; 2 Pedro
3:9, 10).
w11 15/3 págs. 27-28 párrs. 16-17 Demostremos que estamos listos
16, 17. ¿Por qué son tan importantes para usted las palabras de Marcos 13:35-37?
16 “Sigan mirando, manténganse despiertos, porque no saben cuándo es el tiempo señalado.” (Mar. 13:33.)
Jesús dio la anterior advertencia al presentar la señal de la conclusión del malvado sistema actual. Veamos las
palabras con las que culmina su gran profecía, tal como aparecen en el relato de Marcos: “Manténganse alerta,
porque no saben cuándo viene el amo de la casa, si tarde en el día o a medianoche o al canto del gallo o muy de
mañana; para que, cuando él llegue de súbito, no los halle durmiendo. Pero lo que les digo a ustedes, a todos lo
digo: Manténganse alerta” (Mar. 13:35-37).
17 Esta exhortación da en qué pensar. Jesús hizo alusión a las cuatro vigilias, o turnos de guardia, de la noche.
La última de ellas, que comenzaba hacia las tres de la madrugada y terminaba con la salida del Sol, era la más
difícil, pues al soldado le costaba mucho trabajo mantenerse despierto. De hecho, los estrategas militares
consideran que ese es el momento ideal para atacar, pues ofrece mayores posibilidades de sorprender al
enemigo durmiendo. Espiritualmente hablando, el mundo actual está sumido en un sueño profundo, por lo que
tenemos que esforzarnos más que nunca por no quedarnos dormidos. Jesús dijo: “Sigan mirando, manténganse
despiertos”. Y no cabe duda de que debemos conservar esa actitud hasta que lleguen el fin y nuestra liberación.
fy cap. 5 págs. 58-59 párr. 18 Eduquemos a los hijos desde la infancia
18. ¿Qué métodos docentes de Jesús se anima a los padres a imitar?
18 Jesús llegó al corazón de sus oyentes mediante el uso de ilustraciones. (Marcos 13:34; Lucas 10:29-37.)
Este método docente es especialmente efectivo en el caso de los niños. Enséñeles los principios bíblicos
utilizando historias interesantes e impactantes, como las que se hallan en la publicación Mi libro de historias
bíblicas. Envuelva a los niños en el relato. Permítales usar su creatividad dibujando o representando
acontecimientos bíblicos. Jesús también utilizó preguntas. (Mateo 17:24-27.) Siga este método durante el estudio
de familia. En vez de limitarse a expresar una ley de Dios, formule preguntas como: ¿Por qué nos dio Jehová
esta ley? ¿Qué nos sucederá si la observamos? ¿Qué nos sucederá si no la observamos? Estas preguntas
ayudan al niño a razonar y a ver que las leyes de Dios son prácticas y buenas. (Deuteronomio 10:13.)
w10 15/4 págs. 10-11 párrs. 13-14 El espíritu santo y el propósito de Jehová
13, 14. a) ¿Quiénes forman la “generación” que mencionó Jesús? b) Dé un ejemplo de las verdades que
está aclarando el espíritu (véase el recuadro “¿Nos mantenemos al día con la iluminación más
reciente?”).
13 En tercer lugar, el espíritu santo aclara progresivamente las verdades bíblicas (Pro. 4:18). Desde hace
muchas décadas, esta revista es el medio principal que utiliza “el esclavo fiel y discreto” para hacernos llegar la
luz espiritual (Mat. 24:45). Tomemos como ejemplo la explicación sobre la “generación” que mencionó Jesús
(léase Mateo 24:32-34). ¿Quiénes la componen? Como indicó el artículo “¿Qué significa para usted la presencia
de Cristo?”, él no hablaba de personas malvadas, sino de sus seguidores, que en breve recibirían la unción del
espíritu. Cuando la profecía se cumpliera —tanto en el siglo primero como en tiempos modernos—, serían los
discípulos ungidos de Jesús los que, además de ver la señal, comprenderían su significado: que Cristo “está
cerca, a las puertas”.
14 ¿Qué implica lo anterior? Aunque no se puede calcular cuánto dura “esta generación”, hay que tener
presente un hecho: la palabra generación suele referirse a personas de distintas edades cuyas vidas se traslapan
durante un período que no es demasiado largo y que tiene fin (Éxo. 1:6). Entonces, ¿cómo debemos entender el
comentario de Jesús sobre “esta generación”? Todo indica que la vida de los ungidos que estaban en la Tierra
en 1914 —cuando comenzó a manifestarse la señal de la presencia— se traslaparía con la de otros ungidos que
verían el inicio de la gran tribulación. Esta generación tuvo principio y también tendrá fin. El cumplimiento de los
rasgos de la señal muestra que la tribulación tiene que estar cerca. Es tiempo de permanecer alerta y actuar con
urgencia (Mar. 13:37). Si así lo hacemos, demostraremos que estamos al día con la iluminación más reciente y
que seguimos la guía del espíritu.
CAPITULO 14
it-2 págs. 460-461 Nardo
Este líquido aromático de color rojizo se conservaba en recipientes sellados de alabastro, piedra parecida al
mármol, suave y por lo general blanquecina, que recibe ese nombre de Alabastrón (Egipto), donde se fabricaban
vasijas de ese material. La libra de aceite perfumado, “nardo genuino”, que María, la hermana de Lázaro, vertió
de una cajita de alabastro sobre la cabeza y pies de Jesucristo ‘en vista de su entierro’, estaba valorada en 300
denarios, el equivalente a aproximadamente el salario de un año. Debido a su elevado precio, el nardo se
adulteraba con frecuencia y hasta se falsificaba; por eso, es digno de mención que tanto Marcos como Juan
emplearan la expresión “nardo genuino”. (Mr 14:3-9; Jn 12:3-8; Mt 20:2.) El que este aceite perfumado fuese tan
caro es un indicio de que posiblemente procedía de la lejana India.
it-1 págs. 658-659 Denario
Si el nardo costoso que María, la hermana de Lázaro, usó para perfumar a Jesucristo se hubiese vendido por
300 denarios (aproximadamente el salario de un año), es probable que esto hubiese supuesto el ingreso de una
cantidad considerable de dinero en la caja que guardaba Judas Iscariote. No es de extrañar que este hombre
poco honrado protestara, pues no podría apropiarse ni siquiera de una fracción de esta gran suma. (Jn 12:3-6;
13:29; Mr 14:3-11.)
km 7/12 pág. 1 párr. 3 ¿Cuál es su “causa para alborozarse”?
3. ¿Por qué no conviene hacer comparaciones?
3 “No en comparación con la otra persona.” No conviene compararnos con los demás o pensar en lo
mucho que hacíamos cuando teníamos más fuerzas. Las circunstancias cambian, y las habilidades varían.
A menudo, las comparaciones generan un espíritu de competencia en uno o provocan sentimientos de inutilidad
(Gál. 5:26; 6:4). En lugar de establecer comparaciones, Jesús felicitó a las personas por lo que lograban hacer
(Mar. 14:6-9).
w99 1/12 pág. 16 párr. 6 Seamos lectores felices del libro de Revelación
6. ¿Qué demuestra que los superintendentes no son los únicos que rinden cuentas a Cristo?
6 Pero nos engañaríamos si pensáramos que solo los superintendentes han de rendir cuentas de sus actos a
Cristo. En uno de sus mensajes, él dijo: “Todas las congregaciones sabrán que yo soy el que escudriña los
riñones y corazones, y a ustedes les daré individualmente según sus hechos” (Revelación 2:23). Estas palabras
constituyen al mismo tiempo una advertencia y un estímulo: una advertencia de que Cristo conoce nuestros
motivos más íntimos, y un estímulo, porque nos aseguran que Cristo está al tanto del empeño que ponemos y
nos bendecirá si hacemos todo lo que podemos (Marcos 14:6-9; Lucas 21:3, 4).
w90 15/8 págs. 18-19 párr. 12 Lealtad al trabajar con Jehová
12. ¿Cuál es la única solución a los problemas del mundo moderno?
12 El hambre es un problema apremiante. Sin embargo, ¿quiénes ven las tragedias actuales del hambre y la
guerra como cumplimiento de la profecía de Jesucristo que señala al fin del sistema de cosas actual? (Mateo
24:3, 7.) ¿Quiénes han publicado las pruebas que relacionan estos acontecimientos con el cabalgar de los cuatro
jinetes que se describen vívidamente en el capítulo 6 del libro bíblico de Revelación? Los testigos de Jehová han
hecho eso leal y consecuentemente en esta revista. ¿Por qué? Para mostrar que el hombre no puede forjar
ninguna solución duradera. Esto no significa que los cristianos miren con indiferencia los problemas mundiales.
¡De ninguna manera! Son compasivos y hacen todo cuanto pueden para aliviar el sufrimiento. Con todo,
reconocen la realidad de que los problemas mundiales nunca se solucionarán sin la intervención divina. Como los
pobres, estos problemas seguirán existiendo mientras se permita que Satanás siga siendo el gobernante de este
mundo. (Marcos 14:7; Juan 12:31.)
w03 15/2 pág. 14 párr. 13 ¿Por qué debemos observar la Cena del Señor?
13. ¿Qué tipo de pan usó Jesús al instituir la Cena del Señor?
13 Cuando Jesús instituyó la Conmemoración, “tomó un pan, y habiendo dicho una bendición, lo partió y se lo
dio a [los apóstoles]” (Marcos 14:22). El pan del que disponían en aquella ocasión era el mismo que acababan
de usar en la cena pascual (Éxodo 13:6-10). Cocido al horno y sin levadura, era plano y quebradizo, y había que
partirlo con el fin de distribuirlo. Cuando Jesús multiplicó milagrosamente los panes para alimentar a millares de
personas, estos también eran en forma de tortas delgadas y duras, pues él los partió para distribuirlos (Mateo
14:19; 15:36). Así pues, parece que el acto de partir el pan de la Conmemoración carece de significado espiritual.
w03 15/2 págs. 14-15 párr. 14 ¿Por qué debemos observar la Cena del Señor?
14. a) ¿Por qué es apropiado que el pan de la Conmemoración no contenga levadura? b) ¿Qué clase de
pan puede obtenerse o elaborarse para la Cena del Señor?
14 Con respecto al pan utilizado al instituir la Conmemoración, Jesús dijo: “Esto significa mi cuerpo a favor de
ustedes” (1 Corintios 11:24; Marcos 14:22). Era apropiado que el pan fuera ácimo, es decir, sin levadura, pues la
levadura puede simbolizar maldad, perversidad o pecado (1 Corintios 5:6-8). El pan representó el cuerpo humano
perfecto y sin pecado de Jesús, ofrecido como adecuado sacrificio redentor (Hebreos 7:26; 10:5-10). Los testigos
de Jehová tomamos en consideración este hecho y seguimos el precedente que sentó Jesús al utilizar pan sin
levadura en la Conmemoración. En ocasiones se han usado matzos (panes ácimos que se comen durante la
Pascua judía) sin sazonar y sin ingredientes añadidos, como cebollas o huevos. También se puede elaborar pan
sin levadura mezclando una pequeña cantidad de harina integral (si es posible, de trigo) con un poco de agua,
aplanando la masa con un rodillo y cociéndola sobre una plancha metálica ligeramente aceitada, hasta que el
pan quede seco y crujiente.
w06 15/2 págs. 22-23 párr. 9 Se reúnen las cosas en los cielos y las cosas en la Tierra
9. ¿El cuerpo de quién está representado por el pan de la Conmemoración?
9 Al instituir la Cena del Señor, Jesús dijo: “Esto significa mi cuerpo” (Marcos 14:22). Con estas palabras
aludió a su cuerpo literal, al que en breve sus enemigos golpearían y harían sangrar. El pan sin levadura era un
símbolo apropiado de dicho cuerpo. ¿Por qué? Porque en la Biblia, la levadura representa el pecado o la maldad
(Mateo 16:4, 11, 12; 1 Corintios 5:6-8). Jesús era perfecto, y su cuerpo humano, el cual daría como sacrificio
propiciatorio, no tenía pecado (Hebreos 7:26; 1 Juan 2:2). Con tal sacrificio beneficiaría a todos los cristianos
fieles, sea que aspiraran a la vida celestial o a la vida eterna en un paraíso terrestre (Juan 6:51).
w03 15/2 pág. 15 párr. 15 ¿Por qué debemos observar la Cena del Señor?
15. ¿Qué contenía la copa que utilizó Cristo al instituir la Conmemoración de su muerte?
15 Tras haber pasado el pan sin levadura, Jesús tomó en sus manos una copa, “ofreció gracias y se la dio a
[los apóstoles], y todos bebieron de ella”. Luego explicó: “Esto significa mi ‘sangre del pacto’, que ha de ser
derramada a favor de muchos” (Marcos 14:23, 24). ¿Qué contenía la copa? Vino fermentado, no jugo de uva sin
fermentar. Cuando las Escrituras hablan del vino, no se refieren al zumo de la uva antes de fermentar. Por
ejemplo, el vino fermentado, y no el jugo de uva, reventaría los “odres viejos”, como dijo Jesús. Asimismo, los
enemigos de Cristo lo acusaron de ser un hombre “dado a beber vino”, acusación que carecería de sentido si el
vino fuera simplemente jugo de uva (Mateo 9:17; 11:19). En el transcurso de la cena pascual se bebía vino, y
Cristo lo utilizó al instituir la Conmemoración de su muerte.
pm cap. 6 pág. 95 párr. 5 Se llama a una nación a volver a Jehová
43. ¿Cuál fue la actitud de Jesús en cuanto a ser vendido por el traidor que le era conocido, y cuándo se
consumó la venta?
5 El octavo mes lunar, de veintinueve días, se llamaba Hesván, y era un mes de otoño. El día del mes no se da
en la profecía. Patentemente era el primer día de Hesván, el día de la luna nueva, cuando muchos judíos
celebraban en Jerusalén. Si así fue, esto sería exactamente dos meses después que Ageo comenzó a profetizar.
La versión de la Biblia en inglés por S. Byington dice aquí: “En el octavo novilunio del año dos de Darío, la
palabra de Jehová le vino al profeta Zacarías hijo de Berequías hijo de ‘Iddo.’” (Zacarías 1:1, By) Poco sabía
entonces Zacarías que su libro de profecías sería tan importante que, centenares de años más tarde, escritores
inspirados cristianos lo citarían para probar que el Mesías esperado, el Cristo o Ungido, había venido y había
efectuado la primera parte de su misión a favor de toda la humanidad. (Mateo 21:5; 26:15, 28, 31; 27:9; Marcos
14:24, 27; Lucas 22:20; Juan 12:15; 19:37; Revelación 11:2, 4) Esto prueba, no solo que el libro de Zacarías es
un libro inspirado de profecía verdadera, sino también que es importante para nosotros hoy examinarlo en busca
de cumplimientos en la actualidad.
w08 15/2 pág. 30 Puntos sobresalientes del libro de Marcos
Respuestas a preguntas bíblicas:
Marcos 14:25. ¿Qué quiso dar a entender Jesús cuando dijo a sus apóstoles fieles: “De ningún modo
beberé yo más del producto de la vid hasta aquel día en que lo beba nuevo en el reino de Dios”? Jesús
no estaba diciendo que hubiera vino literal en los cielos. No obstante, puesto que el vino a veces es símbolo de
regocijo, Jesús se refería al gozo que iba a sentir cuando estuviera en el Reino con sus discípulos resucitados
(Sal. 104:15; Mat. 26:29).
w97 15/11 págs. 22-23 párr. 18 La fe nos hace pacientes y constantes en la oración
18. ¿En qué circunstancias debemos ‘ocuparnos en orar’ y ‘cantar salmos’?
18 Si queremos controlar el habla, tener paciencia y mantener una fe sana en Dios, la oración debe
desempeñar un papel importante en nuestra vida. (Santiago 5:13-20.) Debemos ‘ocuparnos en la oración’,
especialmente cuando nos hallemos bajo prueba. Si nos sentimos alegres, ‘cantemos salmos’, como hizo Jesús
con sus apóstoles cuando instituyó la Conmemoración de su muerte. (Marcos 14:26, nota.) A veces, la profunda
gratitud a Dios nos motiva a cantar alabanzas incluso en el corazón. (1 Corintios 14:15; Efesios 5:19.) Y cuánto
gozo produce ensalzar a Jehová cantando en las reuniones cristianas.
w91 15/9 págs. 15-16 párrs. 5-7 “¡Ayúdame donde necesite fe!”
5-7. a) ¿Qué palabras de advertencia dio Jesús cuando instituyó la Conmemoración? b) ¿Cómo, con la
ayuda de la fe, pudo Pedro fortalecer a sus hermanos?
5 En 33 E.C. Jesús celebró por última vez la Pascua con sus discípulos. Entonces, después de despedir a
Judas Iscariote, instituyó la Conmemoración y dijo: “Yo hago un pacto con ustedes, así como mi Padre ha hecho
un pacto conmigo, para un reino [...] Simón, Simón, ¡mira! Satanás ha demandado tenerlos para zarandearlos
como a trigo. Mas yo he hecho ruego a favor de ti para que tu fe no desfallezca; y tú, una vez que hayas vuelto,
fortalece a tus hermanos”. (Lucas 22:28-32.)
6 Jesús oró que la fe de Simón Pedro no desfalleciera. Aunque Pedro se jactó con confianza excesiva de que
nunca negaría a Jesús, poco después lo negó tres veces. (Lucas 22:33, 34, 54-62.) De hecho, al cumplirse la
profecía de que se le daría muerte al Pastor las ovejas fueron esparcidas. (Zacarías 13:7; Marcos 14:27.) Sin
embargo, cuando Pedro se recuperó de su caída en el lazo del temor, fortaleció a sus hermanos. Presentó el
asunto de escoger un reemplazo para el infiel Judas Iscariote. Como portavoz de los apóstoles en el Pentecostés
de 33 E.C., Pedro usó la primera de “las llaves” que Jesús le había dado y abrió el camino para que judíos
llegaran a ser miembros del Reino. (Mateo 16:19; Hechos 1:15–2:41.) Satanás había demandado tener a los
apóstoles para zarandearlos como a trigo, pero Dios se encargó de que la fe de ellos no decayera.
7 Piense en cómo se sintió Pedro cuando oyó a Jesús decir: “He hecho ruego a favor de ti para que tu fe no
desfallezca”. ¡Imagínese! Su Señor y Amo había orado para que la fe de Pedro no decayera. Y no decayó, no
desfalleció. De hecho, el día del Pentecostés, Pedro y otros fueron los primeros en ser ungidos por espíritu santo
para ser hijos espirituales de Dios con la perspectiva de ser coherederos de Cristo en gloria celestial. Con espíritu
santo funcionando en ellos en medida sin precedente, podrían manifestar como nunca antes el fruto de este,
incluso la fe. ¡Qué maravillosa contestación a su súplica: “Danos más fe”! (Lucas 17:5; Gálatas 3:2, 22-26;
5:22, 23.)
w12 15/8 págs. 22-23 párr. 12 ¡Cuidado con las trampas del Diablo!
12. ¿Qué lecciones aprendemos de los casos de Pilato y Pedro?
12 ¿Qué lecciones aprendemos de los casos de Pilato y Pedro? Pilato, por su parte, no sabía mucho sobre
Cristo, salvo que se trataba de un hombre fuera de lo común y que era inocente. Pero este gobernador ni era
humilde ni amaba al Dios verdadero, y por eso fue presa fácil para el Diablo. Por otro lado, Pedro sí tenía
conocimiento exacto y amaba a Dios. No obstante, a veces le faltó modestia y valor, y por eso no aguantó la
presión. Por ejemplo, antes del arresto de Jesús, afirmó confiado: “Aun si a todos los demás se les hace
tropezar, [...] a mí no se me hará” (Mar. 14:29). El apóstol habría estado mejor preparado para las pruebas de fe
si hubiera confiado en Dios tanto como el salmista que cantó: “Jehová está de mi parte; no temeré. ¿Qué puede
hacerme el hombre terrestre?” (Sal. 118:6). En la última noche de su vida como humano, Jesús se adentró con
Pedro y otros dos apóstoles en el jardín de Getsemaní. Pero en vez de quedarse vigilantes, los tres se
durmieron. Jesús los despertó y les dijo: “Manténganse alerta y orando, para que no entren en tentación” (Mar.
14:38). Con todo, Pedro volvió a dormirse y, más tarde, se dejó vencer por el miedo y la presión.
it-2 pág. 494 Noche
El “canto del gallo” abarcaba desde la medianoche hasta aproximadamente las 3.00 de la madrugada; debió
ser durante este tiempo cuando ocurrieron los cantos del gallo mencionados en Marcos 14:30. (Véase CANTO
DEL GALLO.)
it-1 págs. 422-423 Canto del gallo
Ha habido diversas opiniones sobre el significado del canto del gallo (gr. a·le·kto·ro·fō·ní·a) debido a que
Jesús lo mencionó cuando predijo que Pedro lo negaría tres veces. (Mt 26:34, 74, 75; Mr 14:30, 72; Lu 22:34; Jn
13:38.) Ciertas declaraciones de la Misná judía (Baba qamma 7:7) han llevado a algunos a pensar que no se
criaban gallos en Jerusalén, ya que su costumbre de escarbar la tierra ocasionaba inmundicia ceremonial. Dicen
que el canto del gallo al que se refirió Jesús era en realidad el gallicinium romano, una señal horaria que emitían
con una especie de clarines al final de la tercera vigilia de la noche los guardas romanos estacionados en las
escalinatas de la Fortaleza Antonia de Jerusalén.
Sin embargo, las referencias del Talmud judío indican que sí se criaban gallos en Jerusalén en aquellos
tiempos. (Como ejemplo, véase la Misná, Eduyot 6:1.) Otra prueba es que Jesús escogió el símil de una ‘gallina
que reúne a sus pollitos debajo de sus alas’ cuando se lamentó por la ciudad de Jerusalén (Mt 23:37), y sabido
es que el Gran Maestro escogía las ilustraciones que sus oyentes podían entender con facilidad. Por lo tanto,
parece ser que no hay buena razón para creer que las palabras que Jesús dirigió a Pedro se referían a algo
distinto del canto del gallo literal.
Otros señalan una aparente contradicción en los cuatro relatos, pues Mateo, Lucas y Juan solo mencionan un
canto del gallo, mientras que Marcos pone en boca de Jesús las palabras: “En verdad te digo: Hoy tú, sí, esta
noche, antes que un gallo cante dos veces, hasta tú me repudiarás tres veces”, y luego las repite al relatar lo que
sucedió. (Mr 14:30, 72.)
Es obvio que más bien que una contradicción, se trata de un caso en el que un escritor ofrece un relato más
detallado que los demás. El incidente tiene que ver con Pedro, y como Marcos pasó mucho tiempo con él y
también escribió su evangelio con su ayuda o basándose en su testimonio, es razonable que su relato sea el más
detallado. (En otras ocasiones Mateo ofrece más detalles, como se puede ver cuando se compara Mt 8:28 con
Mr 5:2 y Lu 8:27, y Mt 20:30 con Mr 10:46 y Lu 18:35.) De modo que Marcos especifica que Jesús habló de dos
cantos del gallo, mientras que los otros tres escritores solo mencionan el segundo y último, el que hizo que Pedro
cediera a las lágrimas, lo que no significa que no hubiera habido otro antes.
En los países del Mediterráneo oriental el canto del gallo ha sido durante mucho tiempo, y todavía lo sigue
siendo, una señal horaria: hay un primer canto del gallo alrededor de medianoche y uno después, hacia el
amanecer; también se habla de otro entre estos dos. Respecto a Juan 13:38, la obra Commentary on the Bible,
de A. Clarke, dice: “Los judíos, y algunas otras naciones, dividían el canto del gallo en primera, segunda y tercera
vez”. Aunque en la actualidad no es posible asignar horas específicas a estos cantos periódicos del gallo, es
suficiente con saber que existían y que las tres negaciones de Pedro tuvieron lugar antes de dos de esos cantos.
cf cap. 13 págs. 133-134 párrs. 14-15 “Yo amo al Padre”
14, 15. a) ¿Por qué buscaba Jesús la soledad? b) ¿Cómo revelan intimidad y respeto las oraciones de
Jesús a su Padre?
14 Otra forma en que Jesús mantuvo fuerte su amor a Jehová fue orando de continuo. Aunque era un hombre
amigable y disfrutaba de estar con otras personas, es interesante notar lo mucho que valoraba la soledad. Por
ejemplo, Lucas 5:16 dice que “continuaba en retiro en los desiertos áridos [...] orando”. Asimismo, Mateo 14:23
relata: “Por fin, habiendo despedido a las muchedumbres, subió solo a la montaña a orar. Aunque se hizo tarde,
estaba allí solo”. Jesús buscó la soledad en estas y en otras ocasiones, no porque fuera un ermitaño ni porque
rehuyera la compañía de los demás, sino porque deseaba estar a solas con su Padre y hablar libremente con él
mediante la oración.
15 En sus oraciones, Jesús empleó a veces la expresión “Abba, Padre” (Marcos 14:36). En aquel entonces,
Abba era una palabra cariñosa para “padre”, muy común en el uso familiar; figuraba entre las primeras palabras
que aprendían los niños. Al mismo tiempo, era un término respetuoso. Si bien revelaba la intimidad del Hijo que
habla a su Padre amado, también indicaba profundo respeto por la autoridad paterna de Jehová. Tal combinación
de intimidad y respeto se percibe en todas las oraciones de Jesús registradas en la Biblia. Por ejemplo, en el
capítulo 17 de Juan, el apóstol puso por escrito la larga y sincera oración que Jesús hizo la última noche de su
vida humana. Cuando la estudiamos, nos sentimos profundamente conmovidos. Pero es fundamental que
hagamos algo más: que imitemos dicha oración. ¿Cómo podemos hacerlo? No repitiéndola, por supuesto, sino
buscando la forma de hablar desde el corazón con nuestro Padre celestial cuantas veces sea posible. Al hacerlo,
mantendremos vivo y fuerte nuestro amor por él.
sg estudio 15 págs. 77-78 párrs. 15-17 Llegando al corazón de los que le escuchan
15-17. ¿Cómo puede beneficiar al corazón el ejemplo de Jesús y consideraciones acerca de la oración?
15 Finalmente, es bueno mantener delante de los estudiantes el ejemplo perfecto que tenemos en el Señor
Jesús. Él fue leal a su Padre celestial. Fue porque ‘amó la justicia y odió la iniquidad que Jehová lo ungió con el
aceite de alborozo más que a todos los demás.’ (Sal. 45:7) ¿Cómo mantuvo él esa correcta condición de
corazón? Estudió no solo para conocer a Dios, sino también para agradar a Dios. Siempre tenía presente la
voluntad del Padre. Jesús con regularidad buscó a su Padre en oración. Por sus oraciones le pedía a Dios, en
efecto, que ‘lo examinara y lo pusiera a prueba, para refinar sus riñones y probar su corazón.’ (Sal. 26:2) No
quería apoyarse sobre meramente su propio razonamiento o las instancias de su propio corazón. “Padre, . . . no
lo que yo quiero, sino lo que tú quieres,” fue su decisión acompañada de oración mientras se acercaba su
predicha muerte en sacrificio.—Mar. 14:36.
16 ¿No es ése un excelente ejemplo para ponerlo ante los estudiantes? A ellos, también, se les puede ayudar
a buscar la dirección de Dios en su vida por medio de la oración... sincera, sentida oración por sabiduría para
seguir el proceder que Dios aprueba. Léales algunas de las oraciones de Jesús. Cuando Jesús vino a la Tierra
oró como Hijo de Dios a Él. Enseñando a sus seguidores a orar, Jesús comenzó la oración modelo con las
palabras: “Padre nuestro que estás en los cielos.” (Mat. 6:9) Por eso, el que ora debe ser como un hijo que va a
hablar a un padre. Quizás no haya otra cosa que muestre mejor la clase de relación que tenemos con Jehová
que nuestras oraciones. ¿Es esa relación una relación afectuosa, confiada, íntima como la de un hijo o una hija
con un padre a quien se respeta y ama con todo el corazón? ¿O es solo la de mera familiaridad con una persona
a quien se habla, como se hace con un vecino o un amigo bastante bueno? Esfuércese por llegar al corazón de
las personas a quienes habla y con quienes usted estudia por medio de considerar con ellas la oración, lo que
piensan en cuanto a ella y las cosas por las cuales oran.—Pro. 15:8, 29.
17 En vista de la importancia que Dios da a los corazones, nosotros también tenemos que dar consideración
cuidadosa al corazón cuando enseñamos su Palabra. Ya sea pronunciando un discurso público o un discurso
estudiantil o conduciendo un estudio bíblico de casa, no haga de abarcar grandes cantidades de material su
objetivo principal. Tómese el tiempo necesario para ayudar a otros a acercarse a Jehová y llegar a tener su
Palabra firmemente enclavada en su corazón.
kl cap. 4 págs. 40-41 párrs. 16-17 Jesucristo, la llave para conocer a Dios
16, 17. a) ¿De dónde obtuvo Jesús el poder para obrar milagros, y cuáles fueron algunos de ellos?
b) Mencione algunas de las cualidades que Jesús manifestó.
16 Con tan solo 12 años de edad, ya mostraba su profunda devoción a Jehová Dios. (Lucas 2:41-49.) Al llegar
a adulto y emprender su ministerio, a la edad de 30 años, Jesús también demostró su profundo amor al prójimo.
Cuando el espíritu santo de Dios lo facultó para obrar milagros, sanó compasivamente a cojos, tullidos, ciegos,
sordos, leprosos y otros enfermos. (Mateo 8:2-4; 15:30.) Alimentó a miles de personas hambrientas. (Mateo
15:35-38.) Calmó una tormenta que ponía en peligro la vida de sus amigos. (Marcos 4:37-39.) Hasta resucitó a
muertos. (Juan 11:43, 44.) Estos milagros son hechos históricos bien documentados. Incluso los enemigos de
Jesús reconocieron que ‘ejecutaba muchas señales’. (Juan 11:47, 48.)
17 Jesús viajó por toda su tierra natal, enseñando a la gente acerca del Reino de Dios. (Mateo 4:17.) También
puso un extraordinario ejemplo de paciencia y comprensión. Cuando sus mismos discípulos le fallaron, fue
comprensivo, y dijo: “El espíritu, por supuesto, está pronto, pero la carne es débil”. (Marcos 14:37, 38.)
No obstante, Jesús denunció con valor y energía a los que despreciaban la verdad y oprimían a los indefensos.
(Mateo 23:27-33.) Sobre todo, imitó a la perfección el ejemplo de amor de su Padre, y hasta estuvo dispuesto a
morir para que la humanidad imperfecta tuviese una esperanza en cuanto al futuro. Es lógico, pues, que nos
refiramos a Jesús como la llave que abre el conocimiento de Dios. En efecto, Jesús es la llave viviente. ¿Por qué
decimos viviente? Esta cuestión nos conduce a la tercera etapa de su vida.
w10 15/10 pág. 24 párr. 14 ¿Contribuye usted a que las reuniones cristianas sean edificantes?
14. a) ¿Qué sucesos precedieron a una reunión que convocó Jesús? b) ¿Por qué debieron sentirse
aliviados los apóstoles al ver que “Jesús se acercó y les habló”?
14 En primer lugar, fíjese en los sucesos que precedieron a esa reunión. Justo antes de que se diera muerte a
Jesús, los apóstoles “lo abandonaron y huyeron”, y tal como se había predicho, fueron “esparcidos cada uno a su
propia casa” (Mar. 14:50; Juan 16:32). Luego, tras su resurrección, Jesús invitó a sus desmoralizados apóstoles
a una reunión especial. En respuesta, “los once discípulos fueron a Galilea, a la montaña donde Jesús les había
ordenado”. Cuando llegaron, “Jesús se acercó y les habló” (Mat. 28:10, 16, 18). ¡Qué aliviados debieron sentirse
al ver que Jesús tomó la iniciativa! Y ¿de qué les habló el Maestro?
w08 15/2 pág. 30 Puntos sobresalientes del libro de Marcos
Respuestas a preguntas bíblicas:
Marcos 14:51, 52. ¿Quién era el joven que “se escapó desnudo”? Marcos es el único que menciona este
incidente, por lo que es razonable llegar a la conclusión de que hablaba de sí mismo.
it-1 pág. 1224 Indumentaria
Puede que hi·má·ti·on y kji·tṓn se hayan usado en ocasiones de manera intercambiable para significar
“prenda de vestir”, según se desprende de los relatos del juicio de Jesús que hacen Mateo y Marcos. El sumo
sacerdote, fingiendo piedad, rasgó sus vestiduras para demostrar enérgicamente su horror e indignación. Mateo
emplea la palabra hi·má·ti·on, en tanto que Marcos utiliza kji·tṓn. (Mt 26:65; Mr 14:63.) Es posible que, en su
excitación, rasgase una prenda de vestir y después la otra.
w95 15/3 págs. 19-20 párr. 14 Los beneficios de temer al Dios verdadero
14. ¿Por qué pueden salir victoriosos los siervos de Jehová incluso cuando su vida está en peligro?
14 Esa misma convicción fortalece a los cristianos verdaderos para mantenerse firmes en los caminos de
Jehová incluso cuando su vida está en peligro. Saben que deben esperar que el mundo los persiga. Son
conscientes de que hombres malvados azotaron a los apóstoles y golpearon y mataron a Jesucristo mismo.
(Marcos 14:65; 15:15-39; Hechos 5:40; compárese con Daniel 3:16-18.) Ahora bien, los siervos de Jehová
confían plenamente en que él puede fortalecerlos para aguantar; que con la ayuda divina pueden salir
victoriosos; que Jehová sin duda recompensará a los fieles, y si es necesario, hasta los resucitará para que vivan
en su nuevo mundo. Su amor a Dios y su temor piadoso les dan una fuerte motivación para no hacer nada que le
desagrade.
cf cap. 16 págs. 167-168 párrs. 12-13 “Los amó hasta el fin”
12, 13. a) ¿Cómo le falló Pedro a Jesús la noche en que fue arrestado? b) ¿Cómo demostró Jesús una vez
resucitado que él hizo más que solo enseñar de palabra a perdonar?
12 Jesús tenía una relación muy estrecha con el apóstol Pedro, un hombre de carácter afectuoso, aunque a
veces algo impulsivo. Conociendo sus virtudes, Jesús le concedió privilegios especiales. Por ejemplo, junto con
Santiago y Juan, Pedro fue testigo presencial de algunos milagros que el resto de los doce apóstoles no vieron
(Mateo 17:1, 2; Lucas 8:49-55). Y como mencionamos antes, estuvo entre los que se adentraron con el Maestro
en el jardín de Getsemaní la noche que lo apresaron. Sin embargo, esa misma noche, cuando Jesús fue
traicionado y arrestado, Pedro y los otros apóstoles lo abandonaron y huyeron. Más tarde, Pedro tuvo la valentía
de ir al lugar donde Jesús estaba siendo sometido a un juicio ilegal, y se quedó fuera. Pero el temor lo empujó a
cometer un grave error: ¡mintió tres veces cuando afirmó que ni siquiera lo conocía! (Mateo 26:69-75.) ¿Cómo
reaccionó Jesús? ¿Qué habría hecho usted si un amigo íntimo le hubiera fallado de esa forma?
13 Jesús estuvo dispuesto a perdonar a Pedro. Sabía que este se sentía profundamente abatido por el peso de
su pecado; de hecho, tan desconsolado estaba el arrepentido apóstol que “rompió a llorar” (Marcos 14:72).
El día de su resurrección, el Maestro se le apareció, sin duda para consolarlo y tranquilizarlo (Lucas 24:34;
1 Corintios 15:5). Y menos de dos meses después lo honró permitiendo que fuera él quien saliera a dar un
testimonio a la multitud congregada en Jerusalén el día de Pentecostés (Hechos 2:14-40). Recordemos,
asimismo, que Jesús no guardó resentimiento contra los apóstoles por haberlo abandonado. Al contrario:
después que hubo resucitado, siguió llamándolos “mis hermanos” (Mateo 28:10). ¿No es obvio, pues, que Jesús
hizo más que solo enseñar de palabra a perdonar?
CAPITULO 15
sh cap. 3 págs. 66-67 párrs. 41-42 Hilos comunes en la mitología
41, 42. ¿Qué prueba hay en apoyo de la historicidad del cristianismo primitivo?
41 Sin embargo, este punto de vista escéptico va contra la evidencia histórica. Por ejemplo, el historiador judío
Josefo (c.37-c.100 E.C.) escribió: “Algunos judíos creyeron que el ejército de Herodes había perecido por la ira
de Dios, sufriendo el condigno castigo por haber muerto a Juan, llamado el Bautista. Herodes lo hizo matar, a
pesar de ser un hombre justo”. (Marcos 1:14; 6:14-29.)
42 Este mismo historiador también dio testimonio de la existencia histórica de Jesucristo, cuando escribió que
“existió un hombre sabio, llamado Jesús, si es lícito llamarlo hombre, porque realizó grandes milagros”. Dijo
también que “Pilatos lo condenó [...] Desde entonces hasta la actualidad existe la agrupación de los cristianos”.
(Marcos 15:1-5, 22-26; Hechos 11:26.)
w09 15/7 pág. 21 párrs. 9-10 Imite a Jesús: predique con valor
9, 10. ¿De qué manera demostró Jesús su valentía ante a) los líderes religiosos, b) un grupo de soldados,
c) el sumo sacerdote y d) Pilato?
9 Jesús, nuestro modelo en la vida, demostró su valentía de diversas maneras. Por ejemplo, aunque los
influyentes líderes religiosos lo detestaban, él nunca suavizó el mensaje que Dios tenía para ellos. Con valor
puso en evidencia su santurronería y sus mentiras. Jehová los había condenado, y Jesús se lo hizo saber de
manera directa y contundente. En cierta ocasión les dijo: “¡Ay de ustedes, escribas y fariseos, hipócritas!, porque
se asemejan a sepulcros blanqueados, que por fuera realmente parecen hermosos, pero por dentro están llenos
de huesos de muertos y de toda suerte de inmundicia. Así ustedes, también, por fuera realmente parecen justos
a los hombres, pero por dentro están llenos de hipocresía y de desafuero” (Mat. 23:27, 28).
10 Cuando tuvo que enfrentarse a un grupo de soldados en el jardín de Getsemaní, Jesús se identificó ante
ellos sin dudarlo (Juan 18:3-8). Más tarde fue llevado ante el Sanedrín para ser interrogado por el sumo
sacerdote. Y aunque sabía que estaban buscando justificación para matarlo, valerosamente declaró que él era el
Mesías y el Hijo de Dios. Luego añadió que lo verían “sentado a la diestra del poder y viniendo con las nubes del
cielo” (Mar. 14:53, 57-65). Poco después, Jesús estuvo frente a Pilato, quien tenía la autoridad para ponerlo en
libertad. Pero se quedó callado ante las acusaciones que se le hicieron (Mar. 15:1-5). Todo esto requirió enorme
valor de su parte.
w05 15/5 pág. 28 párrs. 10-11 ‘Mantengámonos reprimidos’ ante el mal ***
10, 11. a) Aunque los fariseos figuraban entre los opositores más críticos de Jesús, ¿por qué les predicó
a algunos de ellos? b) ¿Cómo respondía a veces Jesús a sus opositores, pero qué fue lo que nunca
hizo?
10 Durante su ministerio, Jesús habló con muchos fariseos. Aunque algunos trataron de entramparlo en su
habla, Jesús no concluyó que todos tenían malas intenciones. Simón, un fariseo con cierta tendencia a la crítica,
aparentemente quería conocer mejor a Jesús y lo invitó a comer. Pues bien, Jesús aceptó su invitación y predicó
a los presentes (Lucas 7:36-50). En otra ocasión, un prestigioso fariseo llamado Nicodemo visitó a Jesús al
amparo de la noche. Jesús no le reprochó que hubiera esperado hasta ese momento, sino que le dio testimonio
acerca del amor que Dios había mostrado al enviar a su Hijo para abrir el camino de la salvación a los que
ejercieran fe. También le señaló con bondad la importancia de someterse a lo que Dios había dispuesto (Juan
3:1-21). Posteriormente, Nicodemo defendió a Jesús cuando otros fariseos restaron importancia a un informe
favorable acerca de él (Juan 7:46-51).
11 Jesús podía ver la hipocresía de los que trataban de entramparlo y no permitió que sus opositores lo
condujeran a debates inútiles. Sin embargo, cuando lo consideró apropiado, sí dio breves y contundentes
respuestas enunciando principios, usando ilustraciones o citando pasajes de las Escrituras (Mateo 12:38-42;
15:1-9; 16:1-4). En otras ocasiones, cuando era obvio que hablar no serviría de nada, optó sencillamente por
quedarse callado (Marcos 15:2-5; Lucas 22:67-70).
bt cap. 4 pág. 29 párr. 5 “Hombres iletrados y del vulgo”
5. ¿Qué nos enseña la forma en que Pedro se dirigió a la multitud?
5 Los dos apóstoles hicieron frente a quienes los rodeaban, sabiendo que entre ellos podían estar algunos de
los que habían pedido a gritos la ejecución de Jesús en el madero (Mar. 15:8-15; Hech. 3:13-15). ¡Qué valor tuvo
Pedro al declararles que la curación del discapacitado se había hecho en el nombre de Jesús! Sin andarse con
paños tibios, les mostró claramente que eran cómplices en la muerte de Cristo. Pero actuó libre de animosidad,
consciente de que “obraron por ignorancia” (Hech. 3:17). Por eso, se dirigió a ellos llamándolos “hermanos” y se
centró en los aspectos más atrayentes del mensaje del Reino. Si se arrepentían y demostraban fe en Cristo,
Jehová les concedería “tiempos de refrigerio”, o de verdadero alivio (Hech. 3:19). Nosotros también tenemos que
ser intrépidos y directos al declarar el juicio venidero. Pero no debemos hacerlo de forma áspera y dura,
erigiéndonos en jueces de nuestros oyentes. Por el contrario, los tratamos como hermanos en potencia y, al igual
que Pedro, destacamos las notas más alegres del mensaje.
dp cap. 14 págs. 236-238 párr. 11 Los dos reyes cambian de identidad
11. ¿Cómo ‘se quebrantó al Caudillo del pacto’?
11 También se ‘quebrantó’ al “Caudillo del pacto”, pacto que Jehová Dios había establecido con Abrahán para
la bendición de todas las familias de la Tierra. Jesucristo fue la Descendencia de Abrahán prometida en dicho
pacto (Génesis 22:18; Gálatas 3:16). Jesús compareció ante Poncio Pilato el 14 de Nisán del año 33, en el
palacio de Jerusalén del gobernador romano. Los sacerdotes judíos lo habían acusado de traicionar al
emperador, pero él le dijo a Pilato: “Mi reino no es parte de este mundo. [...] Mi reino no es de esta fuente”. A fin
de que el gobernador romano no pudiera liberar a Jesús, pese a su inocencia, los judíos le gritaron: “Si pones en
libertad a este, no eres amigo de César. Todo el que se hace rey habla contra César”. Tras exigir la ejecución de
Jesús, dijeron: “No tenemos más rey que César”. De acuerdo con la ley que regulaba los delitos de lesa
majestad, la cual Tiberio había ampliado para que penalizase prácticamente cualquier insulto al César, Pilato
entregó a Jesús para que lo ‘quebrantaran’ clavándolo en un madero de tormento (Juan 18:36; 19:12-16; Marcos
15:14-20).
w03 1/10 pág. 9 párr. 2 Perseguidos por causa de la justicia
2. ¿Qué hizo Jesús, y con qué resultado?
2 Jesús sabía muy bien que Pilato tenía la autoridad para liberarlo o para darle muerte (Juan 19:10). Pero eso
no le impidió hablarle del Reino con valor. Aunque su vida corría peligro, aprovechó la oportunidad para dar
testimonio al funcionario más encumbrado de la región. Sin embargo, pese a tal testimonio, Jesús fue
sentenciado a la pena capital y murió como mártir, atrozmente ejecutado en un madero (Mateo 27:24-26; Marcos
15:15; Lucas 23:24, 25; Juan 19:13-16).
w92 15/7 pág. 6 ¿Se contradice la Biblia?
¿De qué color era la vestidura que llevaba Jesús el día de su muerte?
Según Marcos (15:17) y Juan (19:2), los soldados vistieron a Jesús con una prenda púrpura. Sin embargo,
Mateo (27:28) la llama “un manto escarlata”, con lo que destaca su rojez. Como el púrpura es un color que tiene
por componentes el rojo y el azul, Marcos y Juan concuerdan en que el manto tenía un tono rojo. El reflejo de la
luz y el fondo pudieron dar distintos matices a la prenda, de modo que los evangelistas indicaron el color que les
pareció más intenso a ellos o a los que les dieron la información. Esta ligera variación muestra el carácter
individual de cada autor y prueba que no estaban confabulados.
w92 15/7 pág. 6 ¿Se contradice la Biblia?
¿Quién cargó con el madero de tormento de Jesús?
Juan (19:17) dijo: “Cargando el madero de tormento para sí mismo, [Jesús] salió al llamado Lugar del Cráneo,
que en hebreo se llama Gólgota”. No obstante, Mateo (27:32), Marcos (15:21) y Lucas (23:26) dicen que,
‘cuando iban saliendo, obligaron a Simón de Cirene a rendir servicio para que cargara con el madero de
tormento’. Tal como declaró Juan, Jesús llevó su madero de tormento. Sin embargo, no añadió en su relato
resumido que luego obligaron a Simón a cargar con el madero. Por lo tanto, los relatos evangélicos concuerdan
en este punto.
w96 1/5 pág. 19 párr. 17 Paguemos al César las cosas del César
17. ¿Existe algún precedente bíblico del servicio civil no militar?
17 Parece ser que en tiempos bíblicos existía el servicio obligatorio. Un libro de historia dice: “Además de los
impuestos y gravámenes que pesaban sobre los habitantes de Judea, existía también la corvea [trabajo
no remunerado exigido por las autoridades públicas]. Se trata de una institución antigua en Oriente, perpetuada
por las autoridades helenísticas y romanas. [...] También el Nuevo Testamento cita ejemplos de corvea en Judea,
lo que demuestra su amplia difusión. En conformidad con esta costumbre, los soldados presionaron a Simón de
Cirene para que cargara la cruz [madero de tormento] de Jesús (Mateo 5:41; 27:32; Marcos 15:21; Lucas
23:26)”.
si pág. 186 párr. 29 Libro bíblico número 41: Marcos
29. ¿Qué relata Marcos respecto al juicio final y la ejecución de Jesús, y cómo se muestra que existe una
cuestión en cuanto al Reino?
29 Al amanecer, el Sanedrín consulta inmediatamente y envía a Jesús atado a Pilato. Este pronto reconoce
que Jesús no es un criminal, y trata de librarlo. Sin embargo, ante la insistencia de la chusma incitada por los
sacerdotes principales, finalmente entrega a Jesús para que sea fijado en un madero. Se lleva a Jesús a Gólgota
(que significa: “Lugar del Cráneo”) y se le fija en un madero, con esta acusación contra él escrita arriba: “El rey de
los judíos”. Los que pasan cerca lo injurian: “A otros salvó; ¡a sí mismo no se puede salvar!”. A mediodía (la hora
sexta) cae una oscuridad sobre todo el país hasta las tres de la tarde. Entonces Jesús clama con voz fuerte:
“Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?”, y fallece. Al ver estas cosas, un oficial del ejército
exclama: “Ciertamente este hombre era Hijo de Dios”. José de Arimatea, uno del Sanedrín pero quien creía en el
Reino de Dios, le pide a Pilato el cuerpo de Jesús y lo pone en una tumba labrada en la roca (Marcos 15:22, 26,
31, 34, 39).
ip-2 cap. 14 pág. 214 párr. 36 Jehová ensalza a su Siervo Mesiánico
36. ¿Sabía Jesús que estaba cumpliendo la profecía relativa al Siervo de Dios? Explique.
36 Jesús sabía que estaba cumpliendo la profecía relativa al Siervo de Dios. La noche de su arresto citó las
palabras de Isaías 53:12 y las aplicó a sí mismo: “Les digo que esto que está escrito tiene que realizarse en mí, a
saber: ‘Y fue contado con los desaforados’. Porque lo que tiene que ver conmigo está realizándose” (Lucas
22:36, 37). Lamentablemente, a Jesús de veras lo trataron como a un desaforado. Lo ejecutaron como a un
delincuente, clavándolo a un madero entre dos salteadores (Marcos 15:27). Aun así soportó todo ese oprobio,
plenamente consciente de que con ello intercedía por nosotros. En realidad, se interpuso entre los pecadores y el
azote de la pena de muerte, de modo que fue él quien recibió el golpe.
km 12/89 pág. 5 Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático
9. Según Marcos 15:34 parece que Jesús vaciló en su fe, y creyó que Dios lo había abandonado. [15, Lectura
semanal de la Biblia; véase w87-S 15/6 pág. 31.] Falso. Jesús confiaba en que su Padre aún lo
aprobaba y lo amaba, a pesar de lo que Dios permitió que experimentara sobre el madero.
w87 15/6 pág. 31 Preguntas de los lectores Preguntas de los lectores
▪ Colgando del madero, Jesús clamó: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?”. ¿Desplegó
falta de fe, y creyó que Dios lo había abandonado?
Al leer estas palabras en Mateo 27:46 o Marcos 15:34, algunos han concluido que la confianza de Jesús en
Dios vaciló cuando Jesús se enfrentó a una muerte dolorosa. Otros han dicho que aquello fue simplemente la
reacción humana de Jesús, un grito de desesperación por un hombre de carne y sangre en su agonía, algo que
se puede comprender fácilmente. Pero hay buena razón para ir más allá de esas evaluaciones humanas basadas
en apariencias superficiales. Aunque hoy ninguno de nosotros puede saber con certeza todo lo que estuvo
implicado en el hecho de que Jesús clamara como lo hizo, podemos notar dos razones que probablemente
explican su clamor.
Jesús estaba muy al tanto de que tendría que “ir a Jerusalén y sufrir muchas cosas [...] y ser muerto, y al
tercer día ser levantado”. (Mateo 16:21.) Desde el cielo el Hijo de Dios había observado hasta a humanos
imperfectos experimentar muerte en tortura mientras mantenían su integridad. (Hebreos 11:36-38.) Por eso,
sencillamente no hay razón para creer que Jesús —un humano perfecto— se llenaría de temor ante lo que
afrontaba; tampoco pensaría que su Padre lo había rechazado porque muriera fijado a un madero. Jesús sabía
de antemano “qué clase de muerte estaba para morir”, es decir, muerte sobre un madero de tormento. (Juan
12:32, 33.) También estaba seguro de que al tercer día sería resucitado. Entonces, ¿cómo podía decir Jesús que
Dios lo había desamparado?
En primer lugar, pudo haberlo dicho en el sentido limitado de que Jehová había retirado de su Hijo su
protección con el fin de que la integridad de Jesús fuera probada hasta el límite, una muerte dolorosa y
vergonzosa. Pero el que Dios permitiera que Jesús experimentara la ira de enemigos dirigidos por Satanás no
indicaba abandono total. Jehová continuó mostrando cariño a Jesús, como se probó al tercer día, cuando
resucitó a su Hijo, lo que Jesús sabía que sucedería. (Hechos 2:31-36; 10:40; 17:31.)
Probablemente hay una segunda razón, relacionada con la anterior, por la cual Jesús se expresó como lo hizo
mientras colgaba del madero: que al decir aquellas palabras podía cumplir una indicación profética acerca del
Mesías. Horas antes Jesús había dicho a los apóstoles que los sucesos acontecerían “así como está escrito
respecto a él [Jesús] ”. (Mateo 26:24; Marcos 14:21.) Sí; él deseaba efectuar las cosas que estaban escritas,
incluso lo que estaba escrito en el Salmo 22. Le será revelador a usted comparar Salmo 22:7, 8 con Mateo
27:39, 43; Salmo 22:15 con Juan 19:28, 29; Salmo 22:16 con Marcos 15:25 y Juan 20:27; Salmo 22:18 con
Mateo 27:35. El Salmo 22, que dio muchísimas indicaciones proféticas acerca de las experiencias del Mesías,
comienza así: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has dejado?”. Por eso, cuando Jesús clamó como lo hizo,
añadió otra a la cantidad de profecías que había cumplido. (Lucas 24:44.)
El salmista no creía que su Dios sencillamente lo había rechazado o abandonado, porque David pasó a decir
que él ‘declararía el nombre de Dios a sus hermanos’, e instó a otros a alabar a Jehová. (Salmo 22:22, 23.) De
manera similar, Jesús, quien conocía bien el Salmo 22, también tenía razón para confiar en que su Padre todavía
lo aprobaba y lo amaba, a pesar de lo que Dios permitió que experimentara sobre el madero.
w01 1/9 págs. 14-15 párr. 4 ¿Cómo controla la paz del Cristo en nuestros corazones?
4. a) ¿Cómo llegó a conocer Jesús la injusticia? b) ¿Cuál ha sido la reacción de los cristianos al hecho de
ser víctimas de la injusticia?
4 El rey Salomón hizo esta observación: “El hombre ha dominado al hombre para perjuicio suyo” (Eclesiastés
8:9). Jesús sabía que estas palabras eran ciertas. Mientras estuvo en los cielos, vio las flagrantes injusticias que
cometían los seres humanos unos contra otros. Ya en la Tierra, sufrió en su carne el mayor de los atropellos
cuando lo acusaron de blasfemia a él, que no tenía pecado, y le dieron muerte como si fuera un delincuente
(Mateo 26:63-66; Marcos 15:27). Hoy siguen proliferando los actos injustos, y los cristianos verdaderos los han
padecido sobremanera, pues son “objeto de odio de parte de todas las naciones” (Mateo 24:9). Pues bien, a
pesar de sus horribles experiencias en los campos de la muerte nazis y en los gulag soviéticos, a pesar de ser
víctimas de las violentas agresiones de las turbas, de acusaciones falsas y de ataques mentirosos, se han
mantenido firmes gracias a la paz del Cristo. Han imitado a Jesús, sobre quien leemos: “Cuando lo estaban
injuriando, no se puso a injuriar en cambio. Cuando estaba sufriendo, no se puso a amenazar, sino que siguió
encomendándose al que juzga con justicia” (1 Pedro 2:23).
it-1 pág. 383 Cabeza
en tanto que el menear o sacudir la cabeza era un símbolo de mofa, desprecio o asombro. (Sl 22:7; Jer
18:15, 16; Mt 27:39, 40; Mr 15:29, 30.)
km 8/97 pág. 6 Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático
20. Puesto que sabemos que a Jesús nunca le faltó fe en Dios, ¿por qué exclamó: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué
me has desamparado?”? (Mar. 15:34) [Lectura semanal de la Biblia; véase w87-S 15/6 pág. 31]. Jesús pudo
haber dicho estas palabras en el sentido limitado de que Jehová le había retirado su protección para que
su integridad fuera probada hasta el límite; además, Jesús pronunció aquellas palabras en cumplimiento
de una profecía acerca del Mesías recogida en Salmo 22:7, 8. (Una de las dos; con la idea es suficiente.)
w07 15/2 pág. 27 párrs. 15-16 “Hijos, sean obedientes a sus padres”
15, 16. ¿Cómo aprendió Jesús la obediencia?
15 Con la guía divina, José y María protegieron a Jesús de todo daño cuando era pequeño (Mateo 2:7-23). Sin
embargo, con el tiempo, Dios le retiró la protección sobrenatural. El sufrimiento mental y físico que Jesús tuvo
que pasar fue tan grande que la Biblia dice que “ofreció ruegos y también peticiones [...] con fuertes clamores y
lágrimas” (Hebreos 5:7). ¿Cuándo sucedió eso?
16 En particular, durante las últimas horas de su vida en la Tierra, cuando Satanás intentó por todos los medios
quebrantar su integridad a Dios. Es evidente que a Jesús lo atormentaba la idea de que morir como un
malhechor pudiera manchar el buen nombre de su Padre. Tanto es así, que en el jardín de Getsemaní “continuó
orando más encarecidamente; y su sudor se hizo como gotas de sangre que caían al suelo”. Pocas horas
después, la muerte que sufrió en un madero de tormento fue tan dolorosa que elevó a Dios “fuertes clamores
[con] lágrimas” (Lucas 22:42-44; Marcos 15:34). De esta forma, Jesús “aprendió la obediencia por las cosas que
sufrió”, y así alegró el corazón de su Padre. Ahora que está en los cielos, Jesús puede comprender el dolor que
sentimos cuando luchamos por ser obedientes (Proverbios 27:11; Hebreos 2:18; 4:15).
w08 15/2 pág. 30 Puntos sobresalientes del libro de Marcos
Respuestas a preguntas bíblicas:
Marcos 15:34. ¿Mostró Jesús falta de fe cuando dijo: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has
desamparado?”? De ninguna manera. Aunque no sabemos con certeza cuáles fueron los motivos de Jesús
para decir esto, sus palabras indican que comprendía que Jehová había retirado su protección a fin de que se
pusiera a prueba por completo la integridad de su Hijo. También es posible que lo dijera porque quería cumplir
con lo que Salmo 22:1 predijo respecto a él (Mat. 27:46).
w11 15/8 págs. 15-16 párr. 16 Hallaron al Mesías
16. ¿De qué manera se cumplió Salmo 22:1?
16 Parecería que Dios lo había abandonado (léase Salmo 22:1). Marcos muestra cómo se hizo realidad la
profecía de Salmos: “A la hora nona [o sea, hacia las tres de la tarde] Jesús clamó con voz fuerte: ‘Éli, Éli, ¿láma
sabajtháni?’, que, traducido, significa: ‘Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?’” (Mar. 15:34). No es
que él hubiera perdido la fe en su Padre celestial. Entonces, ¿en qué sentido lo abandonó Jehová en manos de
sus enemigos? Lo hizo al retirarle su protección para que pudiera ser puesto a prueba hasta el límite.
Ciertamente, las palabras que exclamó Cristo cumplieron Salmo 22:1.
it-1 pág. 1158 Hisopo
Hay quien cree que el hisopo mencionado en relación con la ejecución de Jesús en un madero (Jn 19:29) se
refiere a la durra, una variedad del sorgo común (Sorghum vulgare), una planta alta, de grano pequeño, con
hojas largas y anchas. Puesto que en Palestina esta planta suele alcanzar una altura de casi 2 m., podría haber
proporcionado un tallo o “caña” de suficiente longitud como para acercar la esponja empapada en vino agrio a la
boca de Jesús. (Mt 27:48; Mr 15:36.) Otros opinan que incluso en este caso se podría tratar de la mejorana, y
dicen que quizás se ató un manojo de mejorana a la “caña” que mencionan Mateo y Marcos. Un tercer punto de
vista es que Juan 19:29 decía originalmente hys·sōi (pica; venablo), no hys·sṓ·pōi (hisopo); de ahí que en
algunas versiones se traduzca “azagaya” (Ga), “lanza” (BR), “palo puntiagudo” (Sd) o “venablo” (NC).
w07 15/2 pág. 20 párr. 12 Esposas, respeten profundamente a sus esposos
12. ¿Qué beneficios produjo la actitud sumisa de Jesús?
12 Tal vez haya quien crea que mantener una actitud sumisa frente a las burlas y los insultos es una muestra
de debilidad. Sin embargo, Jesús no lo veía así. “Cuando lo estaban injuriando —escribió Pedro—, no se puso a
injuriar en cambio. Cuando estaba sufriendo, no se puso a amenazar.” (1 Pedro 2:23.) Al ver los sufrimientos de
Jesús, algunas personas pusieron fe en él, al menos hasta cierto grado. Ese fue el caso del ladrón colgado en el
madero junto a él y del oficial del ejército que presenció su ejecución (Mateo 27:38-44, 54; Marcos 15:39; Lucas
23:39-43). De igual modo, Pedro indicó que algunos esposos no creyentes —incluso los maltratadores—
llegarían a ser cristianos debido a la conducta sumisa de sus esposas. Sin duda, todos conocemos casos que
prueban esto.
w91 15/8 pág. 29 ¿Recuerda usted?
¿En qué sentido resultó ser una gran bendición para las mujeres el ministerio terrestre de Jesús?
Jesús empezó una obra que trajo consuelo, esperanza y nueva dignidad a mujeres de toda raza. Enseñó
verdades espirituales profundas a mujeres. (Juan 4:7, 24-26.) Durante su ministerio aceptó que algunas mujeres
le ministraran mientras viajaba por el país. (Marcos 15:40, 41.)—1/7, páginas 14, 15.
w91 1/7 págs. 17-18 párrs. 15-16 ‘Mujeres que trabajan con ahínco en el Señor’
15, 16. ¿Qué grupo de cristianas merece especialmente nuestro encomio afectuoso, y por qué?
15 Las esposas de los superintendentes viajantes componen otro grupo de cristianas que merecen encomio
afectuoso y estímulo. Estas queridas hermanas están dispuestas a seguir a sus esposos mientras ellos van de
congregación en congregación, o de circuito en circuito, para edificar a sus hermanos en sentido espiritual. La
mayoría de ellas han renunciado a las comodidades de un hogar; duermen en una cama diferente cada semana,
y no siempre una cama cómoda. Pero aceptan con gusto lo que sus hermanos puedan ofrecerles. Son un
ejemplo excelente para sus hermanas espirituales.
16 Estas cristianas también prestan apoyo inestimable a sus esposos, de modo muy parecido a como lo
hicieron las mujeres piadosas que seguían a Jesús para “acompañarlo y ministrarle”. (Marcos 15:41.) No pueden
pasar mucho tiempo a solas con sus respectivos esposos, quienes siempre ‘tienen mucho que hacer en la obra
del Señor’. (1 Corintios 15:58.) Algunas —como en Francia lo hace Rosa Szumiga, quien emprendió el servicio
de tiempo completo en 1948— han estado haciendo las maletas para sus esposos y viajando con ellos por 30 o
40 años. Están dispuestas a sacrificarse por Jehová y por sus hermanos y hermanas. Merecen nuestro aprecio,
nuestro amor y nuestras oraciones.
it-2 págs. 700-701 Preparación
Nombre que designaba el día que precedía al sábado semanal, durante el cual los judíos se preparaban para
el sábado.
Cuando Jehová empezó a proveer maná en el desierto, dijo que el sexto día habría de recogerse una porción
doble, puesto que el pueblo no debía recoger maná durante el día de sábado, el séptimo día. Por lo tanto, como
preparación para el sábado semanal, los judíos recogían y cocían o hervían una cantidad adicional de maná. (Éx
16:5, 22-27.) Con el tiempo, “la víspera del sábado” recibió el nombre de “Preparación”, como indica Marcos. (Mr
15:42.) (De manera algo similar, en alemán, Samstag [sábado] también recibe el nombre de Sonnabend
[literalmente, “tarde del Sol”], o “la tarde antes del domingo [Sonntag]”.) El día judío de la Preparación terminaba
con la puesta del Sol de lo que actualmente es el viernes, que era cuando empezaba el sábado, pues el día judío
iba de atardecer a atardecer.
Durante la Preparación, el pueblo hacía las comidas del día siguiente, o sea, el sábado, y terminaba cualquier
otro trabajo urgente que no pudiera esperar hasta después del sábado. (Éx 20:10.) La Ley estipulaba que el
cuerpo de un hombre que hubiera sido ejecutado y fijado en un madero “no debería quedarse toda la noche en el
madero”. (Dt 21:22, 23; compárese con Jos 8:29; 10:26, 27.) Puesto que Jesús y los que habían sido fijados con
él aún estaban en el madero la tarde de la Preparación, era importante para los judíos apresurar su muerte con el
fin de que pudiera enterrárseles antes de la puesta del Sol, máxime cuando el nuevo día que empezaba después
de la puesta del Sol no solo era un sábado normal (el séptimo día de la semana), sino un sábado “grande”, por
coincidir con el 15 de Nisán. (Le 23:5-7; Jn 19:31, 42; Mr 15:42, 43; Lu 23:54.)
CAPITULO 16
w00 15/9 pág. 20 párr. 20 “La hora ha llegado”
20. a) ¿Qué atrocidades sufre Jesús después de su arresto? b) ¿Por qué exclama Jesús unos momentos
antes de morir: “Se ha realizado”?
20 Después de su arresto, Jesús es acusado por falsos testigos, condenado por jueces predispuestos,
sentenciado por Poncio Pilato, escarnecido por los sacerdotes y la turba, y ridiculizado y torturado por los
soldados (Marcos 14:53-65; 15:1, 15; Juan 19:1-3). El viernes al mediodía ya lo han fijado en un madero de
tormento donde sufre un dolor terrible cuando el peso de su cuerpo rasga las heridas de los clavos en las manos
y los pies (Juan 19:17, 18). Cerca de las tres de la tarde Jesús exclama: “¡Se ha realizado!”. En efecto, ha
terminado todo lo que tenía que efectuar en la Tierra. Encomienda su espíritu a Dios, inclina la cabeza y expira
(Juan 19:28, 30; Mateo 27:45, 46; Lucas 23:46). Al tercer día, Jehová resucita a su Hijo (Marcos 16:1-6).
Cuarenta días después de su resurrección, Jesús asciende a los cielos y es glorificado (Juan 17:5; Hechos 1:3,
9-12; Filipenses 2:8-11).
it-2 pág. 624 Pedro
Después de la muerte y resurrección de Jesús, el ángel les dijo a las mujeres que fueron a la tumba que
llevaran un mensaje a “sus discípulos y a Pedro”. (Mr 16:1-7; Mt 28:1-10.) Cuando María Magdalena comunicó el
mensaje a Pedro y a Juan, los dos salieron corriendo hacia la tumba y Juan llegó primero. Mientras que este se
detuvo frente a la tumba y tan solo miró al interior, Pedro entró hasta dentro, seguido luego por Juan. (Jn 20:1-8.)
El que Jesús se le apareciera antes que al grupo de discípulos y el que el ángel le hubiese nombrado
específicamente a él, debió confirmar al arrepentido Pedro que su triple negación no había cortado para siempre
su relación con el Señor. (Lu 24:34; 1Co 15:5.)
pe cap. 17 págs. 143-144 párr. 6 La vuelta de Cristo... ¿cómo se ve?
6. ¿Por qué creen muchas personas que Cristo llevó su cuerpo carnal al cielo?
6 Sin embargo, muchas personas creen que Cristo llevó al cielo su cuerpo carnal. Señalan al hecho de que
cuando Cristo fue levantado de entre los muertos su cuerpo carnal ya no estaba en la tumba. (Marcos 16:5-7)
Además, después de su muerte Jesús se presentó ante sus discípulos en un cuerpo carnal para mostrarles que
estaba vivo. En una ocasión hasta hizo que el apóstol Tomás metiera la mano en el hueco que tenía en el
costado para que Tomás creyera que El realmente había sido resucitado. (Juan 20:24-27) ¿No prueba esto que
Cristo fue resucitado en el mismo cuerpo en que se le dio muerte?
w11 15/8 pág. 16 párr. 19 Hallaron al Mesías
19. ¿Qué sucesos cumplieron las palabras de Salmo 16:10?
19 Sería resucitado. El Mesías haría suyas estas palabras que David le dirigió a Jehová: “No dejarás mi alma
en el Seol” (Sal. 16:10). ¡Qué sorpresa se llevaron las mujeres que fueron a la tumba donde se había depositado
su cuerpo! Un ángel que había adoptado forma humana les dijo: “Dejen de aturdirse. Ustedes buscan a Jesús el
Nazareno, que fue fijado en un madero. Fue levantado; no está aquí. ¡Miren! El lugar donde lo pusieron” (Mar.
16:6). Más tarde, Pedro pronunció un discurso ante la multitud que había acudido a Jerusalén en el año 33 para
celebrar la fiesta del Pentecostés. El apóstol les dijo: “David [...] vio de antemano y habló respecto a la
resurrección del Cristo, que ni fue abandonado en el Hades ni su carne vio corrupción” (Hech. 2:29-31).
En conformidad con esta profecía, Dios no permitió que el cuerpo de Jesús se corrompiera. Lo que es más, hizo
que su Hijo amado resucitara milagrosamente como espíritu (1 Ped. 3:18).
w98 15/8 pág. 16 párrs. 4-5 Fortalezcamos nuestra confianza en la justicia de Dios
4, 5. ¿Por qué no tienen los cristianos razón para perder la confianza en la justicia de Jehová?
4 Cuando un cristiano pierde a su cónyuge, el dolor y el sentimiento de pérdida son muy fuertes. Quizá hayan
servido juntos a Jehová por muchos años, o incluso por varias décadas. El cónyuge sobreviviente sabe que la
muerte rompe el vínculo matrimonial (1 Corintios 7:39). Para que la confianza no se debilite en esos momentos,
es necesario controlar las emociones (compárese con Marcos 16:8).
5 La muerte del cónyuge, de uno de los padres, de un hijo o de un querido hermano cristiano constituye una
buena oportunidad para demostrar nuestra confianza en la justicia de Jehová. Aunque suframos una grave
pérdida personal, podemos tener la confianza de que Jehová no es injusto. Podemos confiar en que todo el que
consiga la vida eterna, ya sea como superviviente o mediante la resurrección, será feliz. El salmista dice en
cuanto a Dios: “Estás abriendo tu mano y satisfaciendo el deseo de toda cosa viviente. Jehová es justo en todos
sus caminos, y leal en todas sus obras. Jehová está cerca de todos los que lo invocan, de todos los que lo
invocan en apego a la verdad. Ejecutará el deseo de los que le temen, y oirá su clamor por ayuda, y los salvará”
(Salmo 145:16-19).
g91 8/4 pág. 23 ¿Aprueba la Biblia la manipulación de serpientes como rito religioso?
¿Qué manda la Biblia?
Los que pertenecen a grupos que manipulan serpientes como rito religioso afirman que la Palabra de Dios
manda realizar esta práctica, y para probarlo citan las palabras de Marcos 16:17, 18, que dicen: “Y estas señales
seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios: hablarán nuevas lenguas; tomarán en las
manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y
sanarán”.
En primer lugar, debería tenerse en cuenta que casi todos los doctos bíblicos concuerdan en que
originalmente estos versículos no formaban parte del Evangelio de Marcos. “La dudosa autenticidad de los
versículos 9-20 hace poco aconsejable edificar una doctrina sobre ellos o basar en ellos una experiencia (en
especial los vss. 16-18)”, señala el afamado comentarista Charles Ryrie.
Sin embargo, a los que manipulan serpientes como parte de sus ritos religiosos no siempre les impresiona lo
que piensan los doctos de la Biblia respecto a la autenticidad de Marcos 16:9-20. Como esos versículos
aparecen en la versión King James, y esa es la única Biblia en la que la mayoría de ellos confían, para ellos ya
no hay más que hablar.
Por otra parte, aunque estos versículos fueran auténticos, no mandan que se manipulen serpientes o que se
beba veneno ni tampoco mencionan el fuego. De modo que no se pueden interpretar como un requisito religioso.
De hecho, el apóstol Pablo se topó con una serpiente en la isla de Malta (Melita, en la versión Reina-Valera de
1909 y King James), pero solo de forma fortuita, pues se encontraba entre unos sarmientos que echaba al fuego.
Aunque Pablo fue mordido y Dios le protegió de sufrir daño, él no pasó la víbora a otros para que la sostuvieran
sino que por el contrario, “[sacudió] la víbora en el fuego”. Y lejos de sentir una dolorosa quemazón como los
manipuladores de serpientes de nuestros días, al apóstol Pablo “ningún mal le venía”. (Hechos 28:3-6.)

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.