domingo, 17 de marzo de 2013

Texto Diario Lunes 18-03-2013.-Esaú fue corriendo a su encuentro, y empezó a abrazarlo y a caer sobre su cuello y besarlo (Gén. 33:4).

Esaú fue corriendo a su encuentro, y empezó a abrazarlo y a caer sobre su cuello y besarlo (Gén. 33:4).
Jacob había dado el paso más importante para ablandar el corazón de su hermano: pedir la ayuda de Dios. Y es obvio que Jehová contestó su ruego (Gén. 32:11-20; 33:1-3). ¿Qué aprendemos de este relato? Que cuando tengamos un problema con otro cristiano, debemos hacer todo lo que esté en nuestra mano para solucionarlo y no poner en peligro la paz de la congregación. Esto es cierto incluso si estamos convencidos de que no hemos hecho nada malo y no le debemos ninguna disculpa a nadie. Jacob tenía motivos para pensar así, pues era Esaú quien había menospreciado sus derechos como hijo mayor y se los había vendido por un plato de lentejas (Gén. 25:31-34; Heb. 12:16). Pero al igual que Jacob, debemos orar a Jehová y estar dispuestos a hacer grandes esfuerzos con tal de mantener la paz. No cabe duda de que Jehová bendecirá nuestro empeño. w11 15/8 3:2, 3

--
La hierba verde se ha secado,la flor se ha marchitado,pero en cuanto a la
palabra de nuestro Dios JEHOVÁ,Durara hasta tiempo indefinido.  ISAIAS 40;8
http://burgara-despertadatalaya.blogspot.com
http://groups.yahoo.com/group/gb_mp
burgara@gmail.com



Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.