jueves, 7 de marzo de 2013

Texto Diario Viernes 08-03-2013.-No se priven de ello el uno al otro (1 Cor. 7:5).

No se priven de ello el uno al otro (1 Cor. 7:5).
El matrimonio no es una protección automática contra la inmoralidad sexual. Los esposos solo estarán resguardados contra la inmoralidad mientras se mantengan dentro de los límites que ha establecido Jehová, el Creador del matrimonio (1 Cor. 7:2-4). La esposa es la única persona que posee el derecho a disfrutar de relaciones íntimas con su cónyuge, y lo mismo puede decirse del esposo. Se espera que cada uno le proporcione al otro "lo que le es debido" en el ámbito sexual. Por desgracia, hay quienes descuidan a su pareja en este asunto porque pasan extensos períodos alejados el uno del otro, sea por cuestiones de trabajo o por tomar vacaciones por separado. ¡Qué triste sería que, en esta situación, alguien cediera a la tentación del Diablo y cometiera adulterio "por su falta de regulación"! Jehová bendecirá a todos los cabezas de familia que se esfuercen por dar lo necesario a los suyos sin poner en peligro su matrimonio (Sal. 37:25). w11 15/10 2:19, 20

--
La hierba verde se ha secado,la flor se ha marchitado,pero en cuanto a la
palabra de nuestro Dios JEHOVÁ,Durara hasta tiempo indefinido.  ISAIAS 40;8
http://burgara-despertadatalaya.blogspot.com
http://groups.yahoo.com/group/gb_mp
burgara@gmail.com



Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.