jueves, 4 de abril de 2013

Mateo 19:3-9 Leemos lo que Jesús respondió cuando los fariseos le preguntaron si era lícito que un hombre se divorciara de su mujer por cualquier causa.

Mateo 19:3-9
Leemos lo que Jesús respondió cuando los fariseos le preguntaron si era lícito que un hombre se divorciara de su mujer por cualquier causa.
La pregunta que los fariseos hicieron a Jesús era asunto de debate entre los diferentes grupos de la fe judáica. El Señor permitía el divorcio en la ley de Moisés, lo cual algunos interpretaban u opinaban que quería decir que el hombre podía divorciarse de su mujer casi por cualquier razón. Los impuros de corazón se valían de esa interpretación de la ley para divorciarse y volver a casarse muchas veces con el fin de satisfacer sus lujuriosos deseos. Jesús condenó esa práctica en particular y la llamó adulterio (Mateo 5:31-32; 19:9)

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.