domingo, 14 de abril de 2013

Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático.-15 de Abr. Lectura de la Biblia: Lucas 13-17

15 de Abr. Lectura de la Biblia: Lucas 13-17
Núm. 1: Lucas 16:16-31
Núm. 2: ¿Carecemos de valor ante Dios porque somos imperfectos? (Sal. 103:8, 9,14; Gál. 6:9)
Núm. 3: ¿Son hijos de Dios todos los seres humanos? (rs pág. 294 párrs. 1-5)

Lectura de la Biblia: Lucas 13-17
*** w08 3/15 pág. 32 Puntos sobresalientes del libro de Lucas ***
Respuestas a preguntas bíblicas:
14:26. ¿En qué sentido deben los seguidores de Cristo "odiar" a sus parientes? En la Biblia, "odiar" puede referirse
a amar a una persona o cosa menos que a otra (Gén. 29:30, 31). Los cristianos deben "odiar" a sus parientes en
el sentido de amarlos menos que a Jesús (Mat. 10:37).
17:34-37. ¿Quiénes son "las águilas", y qué es "el cuerpo" junto al que estas se reúnen? A quienes son 'llevados' —es
decir, salvados— se les compara con águilas de vista poderosa. "El cuerpo" junto al que se reúnen es el Cristo
verdadero durante su presencia invisible y el alimento espiritual que Jehová les suministra (Mat. 24:28).
Lecciones para nosotros:
14:28, 29. Es prudente no vivir por encima de nuestras posibilidades.
Núm. 1: Lucas 16:16-31
Núm. 2: ¿Carecemos de valor ante Dios porque somos imperfectos? (Sal. 103:8, 9,14; Gál. 6:9)
*** g 2/08 pág. 10-11 ¿Perdona Dios los pecados graves? ***
EL PUNTO DE VISTA BÍBLICO
LA MISERICORDIA es una de las cualidades de Dios más sobresalientes (Salmo 86:15). ¿Hasta dónde llega?
Un salmista escribió: "Si errores fuera lo que tú vigilas, oh Jah, oh Jehová, ¿quién podría estar de pie? Porque
hay el verdadero perdón contigo, a fin de que se te tema" (Salmo 130:3, 4). Otro pasaje dice: "Tan lejos como
está el naciente del poniente, así de lejos ha puesto de nosotros nuestras transgresiones. Como un padre muestra
misericordia a sus hijos, Jehová ha mostrado misericordia a los que le temen. Pues él mismo conoce bien la
formación de nosotros, y se acuerda de que somos polvo" (Salmo 103:12-14).
Está claro que la misericordia de Jehová es inmensa, total, que toma en cuenta nuestras limitaciones e imperfecciones,
pues somos "polvo". Examinemos algunos ejemplos tomados de la Biblia que revelan el alcance de
este atributo divino.
El apóstol Pedro negó a Cristo tres veces (Marcos 14:66-72). Antes de su conversión, el apóstol Pablo combatió
a los cristianos. Cuando estos eran condenados a muerte, daba su voto contra ellos; hasta vio cómo asesinaban
a uno de ellos y le pareció muy bien (Hechos 8:1, 3; 9:1, 2, 11; 26:10, 11; Gálatas 1:13). Y algunos miembros
de la congregación de Corinto habían sido antes borrachos, extorsionistas y ladrones (1 Corintios 6:9-11). Sin
embargo, todos ellos fueron beneficiarios del favor divino. ¿Por qué los perdonó Dios?
TRES PASOS PARA OBTENER LA MISERICORDIA DIVINA
"Se me mostró misericordia, porque era ignorante y obré con falta de fe", escribió Pablo (1 Timoteo 1:13).
Estas francas palabras nos revelan el primer paso que hay que dar para conseguir el perdón divino, a saber,
descorrer el velo de la ignorancia conociendo con exactitud a Jehová y sus normas expuestas en la Biblia (2
Timoteo 3:16, 17). En efecto, es imposible agradar al Creador si no lo conocemos bien. "Esto significa vida
eterna —dijo Jesús en una oración a su Padre—, el que estén adquiriendo conocimiento de ti, el único Dios
verdadero, y de aquel a quien tú enviaste, Jesucristo." (Juan 17:3.)
Cuando alguien sincero adquiere dicho conocimiento, le remuerde la conciencia por las ofensas que ha cometido
en el pasado y se siente inclinado a arrepentirse de todo corazón. He aquí el segundo paso para obtener el perdón
de Dios. Dice Hechos 3:19: "Arrepiéntanse, por lo tanto, y vuélvanse para que sean borrados sus pecados".
Este versículo menciona asimismo el tercer paso: volverse, lo cual significa abandonar las costumbres y
actitudes anteriores y adoptar las normas y el punto de vista de Dios (Hechos 26:20). Dicho llanamente, una
persona demuestra con su nueva forma de obrar que en realidad es sincera cuando le dice a Dios: "Lo siento".
LA PACIENCIA DE DIOS NO ES ILIMITADA
Hay pecados que Dios no perdona. Pablo explica: "Si voluntariosamente practicamos el pecado después de
haber recibido el conocimiento exacto de la verdad, no queda ya sacrificio alguno por los pecados, sino que,hay cierta horrenda expectación de juicio [condenatorio]" (Hebreos 10:26, 27). La frase "si voluntariosamente
practicamos el pecado" da a entender que la maldad se ha arraigado en lo más profundo del ser, que el corazón
se ha pervertido por completo.
Judas Iscariote desarrolló un corazón así. "Hubiera sido mejor para él el que tal hombre no hubiera nacido",
sentenció Jesús (Mateo 26:24, 25). También dijo a ciertos líderes eclesiásticos de su día: "Ustedes proceden de
su padre el Diablo [...]. Cuando habla la mentira, habla según su propia disposición, porque es mentiroso y
el padre de la mentira" (Juan 8:44). Al igual que Satanás, estos hombres estaban totalmente corrompidos. En
lugar de sentir remordimientos por sus acciones, se hicieron más firmes en sus malos caminos. Es cierto que
la imperfección y la debilidad hacen que hasta los verdaderos cristianos pequen, y a veces de manera grave;
pero sus fallos no son el producto de una mala tendencia fuertemente arraigada (Gálatas 6:1).
MISERICORDIOSO HASTA EL FINAL
Jehová no solo toma nota del pecado, sino también de la actitud del pecador (Isaías 1:16-19). Piense por un
momento en los dos malhechores que fueron colgados a ambos lados de Jesús. Era obvio que habían cometido
graves crímenes, pues uno de ellos reconoció lo siguiente: "Nosotros, en verdad, justamente, porque estamos
recibiendo de lleno lo que merecemos por las cosas que hicimos; pero este [hombre, Jesús,] no ha hecho nada
indebido". Las palabras de este malhechor indican que conocía un poco sobre Jesús, conocimiento que seguramente
lo impulsó a cambiar su actitud para bien. Así lo revela el ruego que enseguida le hizo: "Acuérdate de
mí cuando entres en tu reino". ¿Cómo respondió Cristo a esta súplica sincera? "Verdaderamente te digo hoy:
Estarás conmigo en el Paraíso." (Lucas 23:41-43.)
Reflexione en esto: las últimas palabras de Jesús como ser humano incluyeron una expresión de piedad
para con un hombre que admitió ser merecedor de la pena de muerte. ¡Qué alentador! Por ello podemos tener
la seguridad de que tanto Jesucristo como su Padre, Jehová, se compadecerán misericordiosamente de todo
aquel que se arrepienta de verdad, sin importar qué pecados haya cometido en el pasado (Romanos 4:7).
*** w05 6/1 págs. 29-30 No desistamos de hacer lo que es excelente ***
"MANTENGAN excelente su conducta entre las naciones", exhortó el apóstol Pedro (1 Pedro 2:12). El término
griego que se traduce "excelente" se refiere a algo que es "hermoso, noble, honesto, puro". En los días en
que vivimos quizá parezca totalmente irreal esperar que la gente tenga un comportamiento noble y honesto.
Sin embargo, el pueblo de Jehová ha logrado seguir la exhortación del apóstol a tal grado que se le conoce en
todo el mundo por su excelente conducta.
Lo anterior es especialmente digno de nota cuando pensamos en las tensiones y presiones que afrontamos
en estos "tiempos críticos, difíciles de manejar" (2 Timoteo 3:1). Las pruebas son parte de nuestra vida cotidiana,
y la oposición al modo de vivir cristiano está a la orden del día. Además, aunque algunas pruebas pasan
pronto, otras persisten y hasta aumentan en intensidad. No obstante, el apóstol Pablo exhortó: "No desistamos
de hacer lo que es excelente, porque al debido tiempo segaremos si no nos cansamos" (Gálatas 6:9). ¿Cómo es
posible hacer —y seguir haciendo— lo que es excelente cuando afrontamos pruebas desgarradoras y hostilidades
incesantes?
AYUDA PARA HACER LO QUE ES EXCELENTE
Ser noble, honesto y puro es parte de la persona interior, pues emana del corazón. Por eso, comportarse de
manera excelente ante las pruebas y dificultades no es una reacción repentina, sino el resultado de obedecer
los principios bíblicos diariamente en todo aspecto de la vida. ¿Qué nos ayudará a lograrlo? Analicemos lo
siguiente.
Cultivemos la actitud mental de Cristo. Se requiere humildad para aguantar una situación que parece injusta.
La persona que tiene una opinión demasiado elevada de sí misma probablemente no tolere el maltrato.
Jesús, sin embargo, "se humilló y se hizo obediente hasta la muerte" (Filipenses 2:5, 8). Si lo imitamos a él,
no llegaremos a 'cansarnos y a desfallecer' en nuestro servicio sagrado (Hebreos 12:2, 3). Seamos obedientes
y humildes al cooperar de buena gana con los que llevan la delantera en la congregación (Hebreos 13:17).
Debemos aprender a ver a los demás como "superiores" a nosotros y poner los intereses de ellos antes que los
nuestros (Filipenses 2:3, 4).
Recordemos que Jehová nos ama. Tenemos que estar convencidos de que Jehová "existe y que llega a ser
remunerador de los que le buscan solícitamente" (Hebreos 11:6). Él de veras se interesa por nosotros y quiere
que alcancemos la vida eterna (1 Timoteo 2:4; 1 Pedro 5:7). Recordar que nada puede destruir el amor que Dios
nos tiene nos ayudará a no desistir de hacer lo que es excelente cuando atravesemos pruebas (Romanos 8:38,
39).
Cifremos toda nuestra confianza en Jehová. Confiar en Jehová es esencial, sobre todo cuando las pruebas
parecen ser interminables o cuando amenazan nuestra vida. Debemos tener plena confianza en que Jehová no,permitirá que seamos probados "más allá de lo que [podamos] soportar", y que siempre "dispondrá la salida"
(1 Corintios 10:13). Cuando ciframos nuestra confianza en Jehová, podemos afrontar con valentía incluso la
amenaza de muerte (2 Corintios 1:8, 9).
Perseveremos en la oración. La oración sincera es fundamental (Romanos 12:12). Es una manera de acercarnos
a Jehová (Santiago 4:8). Por experiencia personal sabemos que "no importa qué sea lo que pidamos [...],
él nos oye" (1 Juan 5:14). Cuando Jehová permita que situaciones prolongadas pongan a prueba nuestra integridad,
pidámosle fortaleza para aguantar (Lucas 22:41-43). La oración nos enseña que nunca estamos solos y
que siempre saldremos victoriosos si Jehová está de nuestro lado (Romanos 8:31, 37).
OBRAS EXCELENTES: 'CAUSA DE ALABANZA Y HONRA'
De vez en cuando, todos los cristianos nos sentimos "contristados por diversas pruebas". Sin embargo, no
debemos "[desistir] de hacer lo que es excelente". Cuando nos hallemos bajo tensión, cobraremos fuerzas si
recordamos que nuestra fidelidad será a la larga "causa de alabanza y gloria y honra" (1 Pedro 1:6, 7). Aprovechemos
al máximo todas las provisiones espirituales que Jehová nos da para fortalecernos. Si necesitamos
ayuda, hablemos con los que sirven de pastores, maestros y consejeros en la congregación cristiana (Hechos
20:28). Asistamos regularmente a todas las reuniones de congregación, las cuales nos "[incitan] al amor y a
las obras excelentes" (Hebreos 10:24). Seguir un programa diario de lectura de la Biblia y de estudio personal
y participar con regularidad en el ministerio cristiano nos ayudará a mantenernos alerta y espiritualmente
fuertes (Salmo 1:1-3; Mateo 24:14).
Cuanto más gustemos el amor y el cuidado de Jehová, mayor será el deseo de ser "celoso[s] de obras excelentes"
(Tito 2:14). Recordemos que "el que haya aguantado hasta el fin es el que será salvo" (Mateo 24:13). Por
lo tanto, "no desistamos de hacer lo que es excelente".
Núm. 3: ¿Son hijos de Dios todos los seres humanos? (rs pág. 294 párrs. 1-5)
*** rs pág. 294 párrs. 1-5 Razas de la humanidad ***
¿Son hijos de Dios todos los seres humanos?
El ser hijos de Dios no es algo a lo cual nosotros los humanos tengamos derecho por nacimiento. Pero todos
somos prole de Adán, quien, cuando fue creado en la perfección, fue "hijo de Dios". (Luc. 3:38.)
Hech. 10:34, 35: "Dios no es parcial, sino que en toda nación el que le teme y obra justicia le es acepto."
Juan 3:16: "Tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que ejerce fe en él no sea
destruido, sino que tenga vida eterna." (Para que cualquiera de nosotros llegue a tener la clase de relación con
Dios que Adán perdió tiene que ejercer fe genuina en el Hijo de Dios. Ese privilegio está disponible a personas
de toda raza.)
1 Juan 3:10: "Los hijos de Dios y los hijos del Diablo se hacen evidentes por este hecho: Todo el que no obra
justicia no se origina de Dios, tampoco el que no ama a su hermano." (Por eso Dios no considera hijos de él a
todos los seres humanos. Desde el punto de vista espiritual, los que practican deliberadamente las cosas que
Dios condena tienen al Diablo como padre suyo. Véase Juan 8:44. En cambio, los cristianos verdaderos reflejan
cualidades que manifiestan devoción piadosa. De entre estos, Dios ha seleccionado a una cantidad limitada
para que rijan como reyes con Cristo en el cielo. A estos Dios los llama sus "hijos". Para más detalles, véase la
sección de este manual titulada "Nacer otra vez".)
Rom. 8:19-21: "La expectativa ansiosa de la creación aguarda la revelación de los hijos de Dios [...] la creación
misma también será libertada de la esclavitud a la corrupción y tendrá la gloriosa libertad de los hijos de
Dios." (La humanidad experimentará liberación cuando los "hijos de Dios" —después de haber recibido vida
celestial— queden 'revelados' tomando medidas positivas a favor de la humanidad bajo la dirección de Cristo.
Después que los fieles de la Tierra [a quienes se llama "la creación" en este texto bíblico] hayan alcanzado la
perfección humana y hayan demostrado lealtad inquebrantable a Jehová como Soberano Universal, entonces
también disfrutarán de la excelente relación de hijos de Dios. Personas de todas las razas tendrán parte en
esto.)

--
La hierba verde se ha secado,la flor se ha marchitado,pero en cuanto a la
palabra de nuestro Dios JEHOVÁ,Durara hasta tiempo indefinido.  ISAIAS 40;8
http://burgara-despertadatalaya.blogspot.com
http://groups.yahoo.com/group/gb_mp
burgara@gmail.com



Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.