domingo, 12 de mayo de 2013

Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático 2013 13 de Mayo. Lectura de la Biblia: Juan 5-7

13 de Mayo. Lectura de la Biblia: Juan 5-7
Núm. 1: Juan 6:22-40
Núm. 2: ¿Por qué fue necesario el rescate? (rs pág. 321 párrs. 2-4)
Núm. 3: ¿Cómo podemos aplicar el principio de Números 15:37-40?

Lectura de la Biblia: Juan 5-7

*** w08 4/15 pág. 31 párrs. 5-7 Puntos sobresalientes del libro de Juan ***
Respuestas a preguntas bíblicas:
5:24, 25. ¿Quiénes pasan "de la muerte a la vida"? Jesús está hablando de los que estaban muertos en sentido
espiritual, pero que, al escuchar sus palabras, ponen fe en él y abandonan su estilo de vida pecaminoso. Pasan
"de la muerte a la vida" en el sentido de que se les perdona la condena de muerte y reciben la esperanza de
vivir eternamente debido a su fe en Dios (1 Ped. 4:3-6).
5:26; 6:53. ¿Qué significa 'tener vida en sí mismo'? En el caso de Jesucristo, significa que Dios le otorga dos
facultades: la de hacer posible que los seres humanos obtengan una buena posición delante de Jehová y la de
impartir vida mediante la resurrección de los muertos. En el caso de los discípulos de Jesús, significa disfrutar
de la plenitud de vida. Los cristianos ungidos la reciben cuando son resucitados a la vida en los cielos. Los
siervos fieles de Dios con esperanza terrenal experimentarán la plenitud de vida cuando pasen la prueba final
que ocurrirá justo después de concluir el Reinado Milenario de Cristo (1 Cor. 15:52, 53; Rev. 20:5, 7-10).
6:64. Cuando Jesús escogió a Judas Iscariote, ¿ya sabía que lo iba a traicionar? Al parecer, no. Sin embargo, más
tarde, en el año 32, Jesús les dijo a los apóstoles: "Uno de ustedes es calumniador". Así, es posible que en ese
momento Jesús haya notado en Judas Iscariote un "principio" o comienzo de un mal proceder (Juan 6:66-71).
Lecciones para nosotros:
6:27. Trabajar "por el alimento que permanece para vida eterna" significa hacer el esfuerzo por cubrir nuestra
necesidad espiritual. Si lo hacemos, seremos felices (Mat. 5:3).
6:44. Jehová se interesa por cada uno de nosotros y lo demuestra al atraernos a su Hijo. ¿Cómo nos atrae?
Con la predicación, que oímos a nivel personal, y con su espíritu santo, que permite que comprendamos y
apliquemos en nuestra vida las verdades espirituales.

Núm. 1: Juan 6:22-40
Núm. 2: ¿Por qué fue necesario el rescate? (rs pág. 321 párrs. 2-4)

*** rs pág. 321 párrs. 2-4 Rescate ***
¿Por qué fue necesario que el rescate se proveyera como se proveyó para que podamos tener
vida eterna?
Rom. 5:12: "Por medio de un solo hombre [Adán] el pecado entró en el mundo y la muerte por medio del
pecado, y así la muerte se extendió a todos los hombres porque todos habían pecado." (Prescindiendo de lo
rectos que seamos en la vida, todos somos pecadores desde el nacimiento [Sal. 51:5]. De ninguna manera podemos
ganarnos por nuestros propios méritos el derecho de vivir para siempre.)
Rom. 6:23: "El salario que el pecado paga es muerte."
Sal. 49:6-9: "Los que están confiando en sus medios de mantenimiento, y que siguen jactándose acerca de
la abundancia de sus riquezas, ninguno de ellos puede de manera alguna redimir siquiera a un hermano, ni
dar a Dios un rescate por él; (y el precio de redención del alma de ellos es tan precioso que ha cesado hasta
tiempo indefinido) para que todavía viva para siempre y no vea el hoyo." (Ningún humano imperfecto puede
suministrar el medio de librar del pecado y la muerte a otra persona. Su dinero no puede comprar vida eterna,
y su alma dada en la muerte, que de todas maneras es el salario que ha de recibir debido al pecado, no tiene
valor para librar a nadie.)

Núm. 3: ¿Cómo podemos aplicar el principio de Números 15:37-40?
*** w11 7/15 págs. 12-14 ¿Seguiremos la amorosa guía de Jehová? ***
"NO DEBEN ANDAR SIGUIENDO SUS CORAZONES Y SUS OJOS"
9 La segunda influencia peligrosa es interna. Volvamos a la comparación del viaje. ¿Qué ocurrirá si dejamos
a un lado los mapas y actuamos por impulso, quizás eligiendo cierto camino porque nos gusta más el paisaje?
Muy probablemente no lleguemos a nuestro destino. Este ejemplo nos ayuda a entender otro principio divino.Se encuentra en un mandamiento que Jehová les dio a los israelitas: su ropa tenía que llevar flecos y un cordón
azul (léase Números 15:37-39). Hoy esta ley pudiera parecer un tanto extraña, pero cumplía un importante
objetivo. Les recordaba a los israelitas que eran diferentes de las naciones paganas que los rodeaban, algo
imprescindible para disfrutar de la aprobación de Dios (Lev. 18:24, 25). Por otro lado, ese mandato nos muestra
que dentro de nosotros tenemos una peligrosa influencia que puede sacarnos del camino de la vida. ¿A
qué nos referimos?
10 Fijémonos ahora en el mandato: "No deben andar siguiendo sus corazones y sus ojos". Jehová lo dio
porque conoce muy bien cómo somos los seres humanos. Sabe que el corazón —nuestro interior— se deja
arrastrar por lo que ven los ojos. Por eso nos hace esta advertencia: "El corazón es más traicionero que cualquier
otra cosa, y es desesperado. ¿Quién puede conocerlo?" (Jer. 17:9). ¿Comprendemos entonces por qué les
pidió Jehová a los israelitas que no siguieran sus ojos y su corazón? Sin duda, porque sabía que los pueblos
vecinos iban a parecerles fascinantes. Si caían en la trampa de fijarse en ellos, terminarían adoptando primero
sus modas y luego sus ideas y costumbres paganas (Pro. 13:20).
11 Hoy es aún más fácil que nuestro corazón se deje engañar por los sentidos. Vivimos en un mundo que se
aprovecha de las malas inclinaciones de la gente. Entonces, ¿cómo podemos aplicar el principio de Números
15:39? Quizás hayamos notado que en la escuela, en el trabajo o en la comunidad en general la gente se viste
de forma cada vez más provocativa. ¿Cómo influye esto en nosotros? Al fijarnos en sus modas, ¿dejamos que
nos entren por los ojos? ¿Nos sentimos tentados a copiarlas y rebajar así nuestras normas? (Rom. 12:1, 2.)
12 Es importantísimo que sepamos controlarnos. Si tendemos a fijar la mirada en lo que no debemos, necesitamos
actuar con la misma resolución que Job, quien, por así decirlo, hizo un acuerdo con sus ojos para que
no miraran nunca con deseo a ninguna mujer salvo a su esposa (Job 31:1). Igualmente, el rey David tomó esta
decisión: "No pondré enfrente de mis ojos ninguna cosa que no sirva para nada" (Sal. 101:3). Sin duda, todo lo
que pueda dañar nuestra conciencia y nuestra amistad con Jehová es una cosa que no sirve para nada bueno.
Por eso, no deberíamos fijar la mirada en nada que siembre malos deseos en nuestro corazón y nos tiente a
pecar.
13 ¿Pudiera darse el caso de que, sin querer, nos convirtiéramos nosotros mismos en una "cosa que no sirva
para nada"? En cierto sentido, sí. ¿Cómo? Si lleváramos a otras personas a contemplar algo que les despierte
malos deseos. Por ejemplo, caeríamos en este error si pasáramos por alto el consejo bíblico de vestir de modo
"bien arreglado" y "con modestia", o decencia (1 Tim. 2:9). Para saber si cierta ropa es modesta, no basta con
nuestra propia opinión. Tenemos que examinar si pudiera herir la conciencia y la sensibilidad de quienes nos
rodean. La paz y el bienestar de nuestros semejantes deben ser más importantes que nuestros gustos y preferencias
(Rom. 15:1, 2). Afortunadamente, en las congregaciones hay miles de jóvenes que se arreglan de forma
ejemplar. ¡Qué orgullosos estamos de ellos! Demuestran que no están "siguiendo sus corazones y sus ojos",
sino, más bien, esforzándose por agradar a Jehová en todo.
"NO DEBEN DESVIARSE PARA SEGUIR LAS COSAS IRREALES"
14 Continuemos con el ejemplo del viaje. ¿Qué sucedería si, al atravesar un gran desierto, nos saliéramos de
la ruta porque viéramos un espejismo? Si fuéramos detrás de esa imagen engañosa, hasta podríamos perder
la vida. Pues bien, Jehová conoce muy bien el peligro de confiar en algo irreal. Por eso dio una advertencia a
los israelitas que pidieron un rey de carne y hueso, como tenían las naciones vecinas. Ese deseo era un pecado
muy grave, pues indicaba que estaban rechazando a Jehová como su Soberano. Aunque él les permitió tener
ese gobernante, les avisó a través del profeta Samuel de que corrían el grave peligro de "desviarse para seguir
las cosas irreales" (léase 1 Samuel 12:21).
15 ¿Se imaginaban los israelitas que un rey visible sería más real que Jehová y que podría ayudarlos mejor?
En ese caso, habían caído en el error de ir detrás de "cosas irreales". Y ahora era más fácil que fueran detrás
de muchas otras de las fantasías promovidas por Satanás. Por ejemplo, sus reyes podrían llevarlos a adorar
ídolos. Los idólatras cometen la terrible insensatez de creer que los dioses de madera o piedra son más reales
y más dignos de confianza que el Dios verdadero. Pero él es el Creador de todas las cosas, mientras que, como
bien dijo Pablo, "un ídolo no es nada" (1 Cor. 8:4). Sin lugar a dudas, los ídolos son imágenes inútiles. ¿De qué
vale poder verlos y tocarlos, si ellos mismos no ven, no oyen, no hablan ni pueden ayudar a nadie? Adorarlos
sería ir detrás de algo irreal, de una fantasía que solo conduce al desastre (Sal. 115:4-8).
16 Satanás no ha perdido la habilidad de convencer a la gente para que vaya en busca de "cosas irreales". Por
ejemplo, consigue que muchos crean que en este mundo su seguridad depende de los bienes materiales. Y no
hay que negar que las riquezas, las posesiones y los trabajos bien pagados les ofrecen ciertas ventajas. Pero, a
la hora de la verdad, cuando les llega una enfermedad grave, una crisis económica o un desastre natural, ¿les
valdrán de tanto como creen? Lo que es más, ¿impide el dinero que se sientan vacíos y desorientados en la
actualidad? ¿Les ayuda a contestar las grandes preguntas de la vida? ¿Les infunde tranquilidad cuando se ven
ante la muerte? Si tratáramos de saciar el hambre espiritual con bienes materiales, nos quedaríamos insatisfe-chos. No hay duda: son "cosas irreales". A la larga, ni siquiera dan seguridad física, pues la vida no se puede
prolongar indefinidamente, y la enfermedad y la muerte no perdonan a nadie (Pro. 23:4, 5). ¡Qué diferente es
nuestro Dios! Jehová es mucho más real y nos ofrece verdadera seguridad. Pero solo la recibiremos si somos
sus amigos. ¡Qué bendición tan grande es disfrutar de esa estrecha relación con él! Nunca la echemos a perder
buscando "cosas irreales".
17 ¡Qué maravilloso es tener a Jehová como nuestro amigo y nuestro guía en el viaje de la vida! Si hacemos
caso de sus bondadosos consejos, no caeremos en ninguno de los tres peligros que hemos analizado: seguir a
la mayoría, hacerle caso al corazón y perseguir "cosas irreales". Así podremos alcanzar nuestro destino final:
la vida eterna. En el próximo artículo analizaremos otras tres trampas en las que han caído muchos. Si prestamos
atención a las advertencias que hace Jehová contra estos caminos falsos, llegaremos a odiarlos y nos
esforzaremos al máximo por evitarlos (Sal. 119:128).
--
La hierba verde se ha secado,la flor se ha marchitado,pero en cuanto a la
palabra de nuestro Dios JEHOVÁ,Durara hasta tiempo indefinido.  ISAIAS 40;8
http://burgara-despertadatalaya.blogspot.com
http://groups.yahoo.com/group/gb_mp
burgara@gmail.com



Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.