domingo, 16 de junio de 2013

Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático 2013.-17 de Jun. Lectura de la Biblia: Hechos 5-7

17 de Jun. Lectura de la Biblia: Hechos 5-7
Núm. 1: Hechos 5:17-32
Núm. 2: ¿Qué debemos hacer para que Jehová nos conozca? (2 Tim. 2:19)
Núm. 3: ¿Qué se requiere que hagamos para benefi ciarnos del sacrifi cio perfecto de Jesús? (rs
pág. 325 párrs. 2, 3)

Lectura de la Biblia: Hechos 5-7
*** w08 5/15 págs. 30-31 Puntos sobresalientes del libro de Hechos ***
Respuestas a preguntas bíblicas:
5:34-39. ¿Cómo es posible que Lucas supiera lo que Gamaliel dijo ante el Sanedrín en una sesión a puerta cerrada?
Hay al menos tres posibilidades: 1) Pablo, un antiguo alumno de Gamaliel, se lo contó a Lucas; 2) Lucas habló
con algún miembro del Sanedrín que simpatizaba con los cristianos, como Nicodemo, o 3) Lucas recibió la
información por inspiración divina.
7:59. ¿Oró Esteban a Jesús? No. Nuestra adoración y, por lo tanto, nuestras oraciones, solo deben dirigirse a
Jehová Dios (Luc. 4:8; 6:12). En circunstancias normales, Esteban se hubiera dirigido a Jehová en el nombre
de Jesús (Juan 15:16). Pero en esta ocasión contempló una visión del "Hijo del hombre de pie a la diestra de
Dios" (Hech. 7:56). Como sabía que Jesús había recibido el poder para resucitar a los muertos, Esteban le habló
directamente a Jesús pidiéndole que protegiera su espíritu, pero eso no fue una oración (Juan 5:27-29).
*** w06 9/15 págs. 8-9 'No podemos dejar de hablar de Jesús' ***
"TENEMOS QUE OBEDECER A DIOS COMO GOBERNANTE MÁS BIEN QUE A LOS HOMBRES"
NOS hallamos en el año 33 de nuestra era, en la majestuosa sala del tribunal nacional judío, en Jerusalén.
El Sanedrín está a punto de iniciar un juicio contra doce discípulos de Jesucristo. ¿Cuál es su delito? Hablar
públicamente de Jesús. Esta es la segunda vez que Pedro y Juan comparecen ante el tribunal, pero es la primera
para los demás apóstoles.
Dirigiéndose a los doce, el sumo sacerdote les recuerda la orden que ese mismo tribunal había dado durante el primer
juicio. En aquella ocasión, cuando les exigieron que dejaran de hablar de Jesús, la respuesta de Pedro y Juan fue
esta: "Si es justo a vista de Dios escucharles a ustedes más bien que a Dios, júzguenlo ustedes mismos. Pero en cuanto
a nosotros, no podemos dejar de hablar de las cosas que hemos visto y oído". En armonía con estas palabras, los discípulos
de Jesús pidieron a Jehová que les diera valor y siguieron proclamando las buenas nuevas (Hechos 4:18-31).
En vista de que sus anteriores amenazas no han surtido efecto, el sumo sacerdote les reprocha en este segundo
juicio: "Les ordenamos positivamente que no siguieran enseñando sobre la base de este nombre, y sin
embargo, ¡miren!, han llenado a Jerusalén con su enseñanza, y están resueltos a traer la sangre de este hombre
sobre nosotros" (Hechos 5:28).
UNA RESOLUCIÓN INQUEBRANTABLE
Con valor, Pedro y los otros apóstoles responden: "Tenemos que obedecer a Dios como gobernante más
bien que a los hombres" (Hechos 5:29). Así es, cuando los mandatos del hombre están en conflicto con los de
Jehová, debemos obedecer a Dios en vez de a simples seres humanos.
La declaración de los apóstoles de que se mantendrán leales a Dios debería tener mucho peso para los miembros
del Sanedrín. Si a estos líderes de la sociedad judía se les planteara el dilema de obedecer a Dios o a los
hombres, su respuesta unánime tendría que ser: "Obedecer a Dios". Al fin y al cabo, ¿no creen que Jehová es
el Señor Soberano del universo?
El apóstol Pedro toma la palabra —al parecer en nombre de los demás— para aclarar que con respecto a su
ministerio obedecen a Dios más bien que a los hombres. De este modo, echa por tierra la acusación sobre la
supuesta desobediencia de los apóstoles. Los miembros del Sanedrín saben bien que hay ocasiones en que se debe
obedecer a Dios y no a los hombres. En la historia de su propia nación tienen ejemplos de ello. Está el caso de las
dos parteras que, por temor de Dios, desobedecieron al faraón de Egipto y no les quitaron la vida a los hijos varones
de las mujeres hebreas (Éxodo 1:15-17). O el del rey Ezequías, quien escuchó a Jehová y no cedió a las presiones
del rey Senaquerib para que se rindiera (2 Reyes 19:14-37). En efecto, las Escrituras Hebreas —que los miembros
del Sanedrín conocen bien— enseñan claramente que Jehová espera obediencia de su pueblo (1 Samuel 15:22, 23).
SU OBEDIENCIA SE VE RECOMPENSADA
"Tenemos que obedecer a Dios como gobernante más bien que a los hombres." Todo parece indicar que
estas palabras de Pedro hacen mella en al menos un miembro del tribunal supremo: Gamaliel. En una sesión a,puerta cerrada, este respetado juez del Sanedrín convence a los demás de que sigan su consejo. Basándose en
casos ocurridos en el pasado, les muestra que no es prudente obstaculizar la obra de los apóstoles. Y concluye
con una sabia recomendación: "No se metan con estos hombres, sino déjenlos [...]; de otro modo, quizás se les
halle a ustedes luchadores realmente contra Dios" (Hechos 5:34-39).
Las sensatas palabras de Gamaliel logran que el tribunal libere a los apóstoles. Antes de dejarlos ir, los azotan,
pero ellos no se dejan intimidar. De hecho, el relato bíblico dice: "Todos los días en el templo, y de casa en
casa, continuaban sin cesar enseñando y declarando las buenas nuevas acerca del Cristo, Jesús" (Hechos 5:42).
Está claro que Jehová bendijo a los apóstoles por declarar que él es la autoridad suprema. Hoy día, los cristianos
verdaderos hacen lo mismo. Los testigos de Jehová reconocen a Dios como su Gobernante Supremo. Por
eso, si alguien quiere obligarlos a actuar en contra de los mandatos divinos, responden igual que los apóstoles:
"Tenemos que obedecer a Dios como gobernante más bien que a los hombres".
Núm. 1: Hechos 5:17-32
Núm. 2: ¿Qué debemos hacer para que Jehová nos conozca? (2 Tim. 2:19)
*** w04 7/15 págs. 14-15 ¿Nos deleitamos en "la ley de Jehová"? ***
EL BENDITO "CAMINO DE LOS JUSTOS"
21 El Salmo primero concluye así: "Jehová va conociendo el camino de los justos, pero el mismísimo camino
de los inicuos perecerá" (Salmo 1:6). ¿Cómo es que Dios 'va conociendo a los justos'? Pues bien, si llevamos un
derrotero recto, podemos estar seguros de que nuestro Padre celestial valora nuestros esfuerzos y nos considera
sus siervos aprobados. A la vez, podemos y debemos echar sobre él todas nuestras inquietudes convencidos
de que en verdad se interesa por nosotros (Ezequiel 34:11; 1 Pedro 5:6, 7).
22 "El camino de los justos" permanecerá para siempre, pero los inicuos incorregibles perecerán a causa del
juicio adverso de Jehová, y su "camino", o derrotero, terminará junto con ellos. Podemos confiar en el cumplimiento
de las palabras de David: "Solo un poco más de tiempo, y el inicuo ya no será; y ciertamente darás
atención a su lugar, y él no será. Pero los mansos mismos poseerán la tierra, y verdaderamente hallarán su
deleite exquisito en la abundancia de paz. Los justos mismos poseerán la tierra, y residirán para siempre sobre
ella" (Salmo 37:10, 11, 29).
Núm. 3: ¿Qué se requiere que hagamos para benefi ciarnos del sacrifi cio perfecto de Jesús? (rs
pág. 325 párrs. 2, 3)
*** rs pág. 325 párrs. 2, 3 Rescate ***
¿Qué se requiere que hagamos para que nos beneficiemos permanentemente del sacrificio
perfecto de Jesús?
Juan 3:36: "El que ejerce fe en el Hijo tiene vida eterna; el que desobedece al Hijo no verá la vida, sino que la
ira de Dios permanece sobre él."
Heb. 5:9: "Después de haber sido hecho perfecto [Jesucristo] vino a ser responsable por la salvación eterna
para todos los que le obedecen."
--
La hierba verde se ha secado,la flor se ha marchitado,pero en cuanto a la
palabra de nuestro Dios JEHOVÁ,Durara hasta tiempo indefinido.  ISAIAS 40;8
http://burgara-despertadatalaya.blogspot.com
http://groups.yahoo.com/group/gb_mp
burgara@gmail.com



Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.