miércoles, 5 de junio de 2013

Referencias del texto diario


(Salmo 142:5)  Clamé a ti, oh Jehová, por socorro.Dije: "Tú eres mi refugio,la parte que me corresponde en la tierra de los vivientes".
(1 Samuel 22:1) De modo que David procedió a irse de allí y a escapar a la cueva de Adulam; y sus hermanos y toda la casa de su padre llegaron a oírlo y se pusieron a bajar allí a donde él.
(1 Samuel 22:4)  Por consiguiente, les fijó su residencia delante del rey de Moab, y continuaron morando con él todos los días que David se halló en el lugar inaccesible.
(Salmo 142:4)  Mira a la derecha y veque no hay quien muestre reconocerme de manera alguna.Mi lugar adonde huir ha perecido de mí;no hay quien pregunte por mi alma.
(Salmo 142:0-7) De David, cuando se hallaba en la cueva. Oración. 142 Con mi voz, a Jehová procedí a clamar por socorro;con mi voz, a Jehová empecé a implorar favor.  2 Delante de él seguí derramando mi preocupación;delante de él continué informando acerca de mi propia angustia, 3 cuando mi espíritu desmayó dentro de mí.Entonces tú mismo conociste mi vereda.En la senda en que andome han escondido una trampa.  4 Mira a la derecha y veque no hay quien muestre reconocerme de manera alguna.Mi lugar adonde huir ha perecido de mí;no hay quien pregunte por mi alma.  5 Clamé a ti, oh Jehová, por socorro.Dije: "Tú eres mi refugio,la parte que me corresponde en la tierra de los vivientes".  6 De veras presta atención a mi clamor rogativo,porque he quedado muy empobrecido.Líbrame de mis perseguidores,porque son más fuertes que yo.  7 Saca mi alma, sí, del calabozo mismo,para elogiar tu nombre.En derredor de mí reúnanse los justos,porque tú tratas apropiadamente conmigo.
(1 Samuel 22:11)  En seguida el rey mandó a llamar a Ahimélec hijo de Ahitub el sacerdote, y a toda la casa de su padre, los sacerdotes que estaban en Nob. De modo que todos vinieron al rey.
(1 Samuel 22:18, 19)  Por fin el rey dijo a Doeg: "¡Vuélvete tú y acomete a los sacerdotes!". Al instante Doeg el edomita se volvió, y él mismo acometió a los sacerdotes, y dio muerte en aquel día a ochenta y cinco hombres que llevaban efod de lino. 19 Hasta a Nob, la ciudad de los sacerdotes, él la hirió a filo de espada, así a hombre como a mujer, a niño como a lactante, y a toro y asno y oveja, a filo de espada.

w11 15/9 1:14-16 Jehová es nuestra herencia 

14 Ahora bien, ¿eran únicamente los levitas —como Asaf y Jeremías— quienes tendrían el privilegio de servir a Dios? ¡Claro que no! Un buen ejemplo de ello es David, quien antes de ser rey de Israel le dijo a Jehová: "Tú eres [...] la parte que me corresponde en la tierra de los vivientes" (léase Salmo 142:1, 5). Cuando compuso este salmo, David no se encontraba en un palacio ni una casa, sino en una cueva, donde se ocultaba de sus enemigos. Durante su vida, se escondió al menos dos veces en cuevas, una cerca de la ciudad de Adulam y otra en el desierto de En-guedí. Por tanto, es posible que fuera en una de ellas donde escribió el Salmo 142.

15 Recordemos que quien lo perseguía para matarlo era nada menos que el rey Saúl. Huyendo de él, David se introdujo en una cueva de difícil acceso (1 Sam. 22:1, 4). En aquel apartado lugar, viéndose solo y sin amigos que lo defendieran, acudió a Dios como su Protector (Sal. 142:4).

16 Para cuando compuso el Salmo 142, es fácil que David ya estuviera al tanto del trágico fin de Ahimélec. Sin saber que él era un fugitivo, este sumo sacerdote le había prestado ayuda, y por ello el furioso Saúl lo había mandado asesinar junto con su familia (1 Sam. 22:11, 18, 19). David se sentía culpable por la tragedia. Era como si hubiera matado a aquel servicial sacerdote con sus propias manos. ¿A quién no le ahogaría la culpa en una situación como esa? Para colmo de males, no le quedaba un momento de respiro, pues el rey venía pisándole los talones.

--
La hierba verde se ha secado,la flor se ha marchitado,pero en cuanto a la
palabra de nuestro Dios JEHOVÁ,Durara hasta tiempo indefinido.  ISAIAS 40;8
http://burgara-despertadatalaya.blogspot.com
http://groups.yahoo.com/group/gb_mp
burgara@gmail.com



Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.