lunes, 22 de julio de 2013

22 de Jul. Lectura de la Biblia: Hechos 22-25

22 de Jul. Lectura de la Biblia: Hechos 22-25
Núm. 1: Hechos 22:17-30
Núm. 2: ¿En qué sentido estamos en el mundo pero no somos parte de él? (Juan 17:15,16)
Núm. 3: ¿Es posible que los cristianos sean llevados al cielo en cuerpo físico? (rs pág. 48 párrs. 2, 3)
Lectura de la Biblia: Hechos 22-25
*** w08 5/15 pág. 32 párr. 15 Puntos sobresalientes del libro de Hechos ***
Lecciones para nosotros:
25:8-12. Los cristianos de la actualidad pueden y deben valerse de las disposiciones jurídicas disponibles
para "defender y establecer legalmente las buenas nuevas" (Fili. 1:7).
*** w72 8/15 págs. 511-512 Preguntas de los lectores ***
• ¿Por qué indica Hechos 9:7 que los compañeros de viaje de Saulo oyeron una voz, mientras
que Hechos 22:9, al informar acerca del mismo suceso, declara que no la oyeron?—Argentina.
Después de su resurrección y ascensión al cielo, Jesucristo se apareció a Saulo de Tarso (más tarde el apóstol Pablo) y le
habló audiblemente. Pero "los compañeros de viaje de Saulo se quedaron sin habla, porque oyeron la voz pero no pudieron
ver a nadie." (Hech. 9:7, An American Translation) Citando a Pablo que habla en primera persona respecto al mismo suceso,
Hechos 22:9 dice: "Los hombres que estaban conmigo vieron la luz, pero no oyeron la voz de aquel que me hablaba."—AT.
Es útil considerar el significado de la palabra griega para "oír" a fin de resolver esta aparente discrepancia.
Puede denotar oír algo sin entender lo que se declara. Los que viajaban con Pablo evidentemente oyeron una
voz pero, debido a estar apagada o hecha indistinta, no entendieron el mensaje que se le transmitía a Pablo.—
Compare con 1 Corintios 14:2, donde la palabra griega para "oír" se traduce "escucha."
El hecho de que los compañeros de Pablo no comprendieron lo que se dijo queda comprobado también por
el modo en que se usa la palabra griega para "voz" en conexión con el verbo "oír" en Hechos 9:7 y 22:9. El
Expository Dictionary of New Testament Words de Vine dice esto: "En Hechos 9:7, 'oyendo la voz,' el sustantivo
'voz' está en el caso genitivo partitivo [i.e., oyendo (algo) de], mientras que en 22:9, 'no oyeron la voz,' la
construcción es con el acusativo. Esto remueve la idea de que haya contradicción. Lo primero indica el oír el
sonido; lo último indica el significado o mensaje de la voz (esto no lo oyeron)."
Los modos en que vierten esto varias traducciones modernas de la Biblia también muestran esta diferencia.
La New American Standard Bible vierte los textos envueltos como sigue: "Los hombres que viajaban con él
se quedaron sin habla, oyendo la voz, pero no viendo a nadie." "Los que estaban conmigo contemplaron la
luz, sin duda, pero no entendieron [margen: U, oyeron (con entendimiento)] la voz de Aquel que me hablaba."
La traducción en alemán por Leander van Ess dice: "Porque de veras oyeron el sonido, pero no vieron a
nadie." "Pero no entendieron la voz del que me hablaba." Richard Francis Weymouth usa modos de verter
que muestran que los hombres oyeron la voz pero no oyeron las "palabras de Aquel" que le habló a Pablo. De
manera parecida, la Traducción del Nuevo Mundo dice que los hombres oyeron "el sonido de una voz," pero
no "oyeron ["oyeron con entendimiento," margen] la voz del que . . . hablaba" con Pablo.—Hech. 9:7; 22:9.
*** w73 9/1 págs. 529-530 ¿Por qué se escribió así? ***
LO QUE OPINABAN DEL CRISTIANISMO EN EL PRIMER SIGLO
5 Remontémonos en las alas del tiempo hasta aproximadamente el año 61 E.C., a la ciudad de Jerusalén. Han
pasado unos veintiocho años desde la muerte de Jesús en un madero de tormento precisamente fuera de los muros
de Jerusalén. Jerusalén es una ciudad santa para los judíos. Juzgando por todas las apariencias exteriores, Jerusalén
capeó los días del despreciado Jesús de Nazaret. Se alega que la religión de los judíos es la religión de la antigüedad,
extendiéndose al pasado hasta su antecesor Abrahán. La gente tiene en alta estima a los líderes espirituales de los
judíos, los rabinos. Se les otorga prestigio y honra. Se han sentado en la cátedra de Moisés y tienen el lugar más prominente
en las cenas y los asientos delanteros en las sinagogas, y reciben los saludos en las plazas de mercado, y los
hombres los llaman "Rabí." Verdaderamente forman parte de la estructura del poder religioso del día.—Mat. 23:6, 7.
6 También en la ciudad de Jerusalén hay comparativamente pocas personas que pertenecen a una secta odiada
que se llaman cristianos o 'El Camino.' (Hech. 9:2; 19:9; 22:4) Los líderes religiosos judíos y sus seguidores los
consideran con desdén. Son perseguidos y menospreciados. Lo que es más, la mayoría de ellos son de nacimiento
judío y por lo tanto son odiados doblemente por haber dejado la religión de los judíos para hacerse seguidores
de Jesús, el "llamado" Cristo. Tan grande es el odio a los cristianos que unos años antes cuando el apóstol Pablo
había estado en la ciudad su mera presencia en el templo había suscitado un motín, gritando los judíos religiosos
a voz en cuello: "¡Quita de la tierra a tal hombre, porque no debió vivir!" (Hech. 22:22) Más de cuarenta judíos se,En este ambiente de fanatismo religioso y odio a los cristianos la congregación tenía que vivir, predicar y mantenerse
firme en la fe. ¡Cómo necesitaban estímulo y conocimiento y entendimiento sanos de Cristo y de la manera
en que él cumplió la ley de Moisés a fin de que no retrocedieran al judaísmo y la observancia de la ley mosaica!
Ciertamente Pablo sabía lo que necesitaban. Él conocía personalmente las pruebas que ellos estaban sufriendo.
7 Piense por un momento en algunos de los argumentos y la oposición que tenían que afrontar aquellos cristianos
judíos primitivos. Ante todo, lejos estaba de los líderes religiosos judíos y sus seguidores dejar que aquellos cristianos
odiados pensaran que tenían el favor de Dios. ¿No eran los judíos quienes tenían la evidencia tangible de la bendición
de Dios? ¿No era cierto que Dios trató con los judíos por medio de ángeles? Ciertamente, pues dice el libro de Moisés:
"Se le apareció el ángel de Jehová [a Moisés] en una llama de fuego en medio de una zarza." Más tarde Jehová
dijo: "Aquí estoy enviando un ángel delante de ti para mantenerte en el camino y para introducirte en el lugar que
he preparado." (Éxo. 3:2; 23:20) Pues, los judíos quizás hasta hayan hecho alarde de que Moisés hasta habló con Dios
boca a boca. Además, considere el magnífico templo, con los compartimientos Santo y Santísimo. ¡Observe su notable
belleza, su fuerza, su fundamento firme! ¡Eso es lo que tenían los judíos! Y otra cosa: ¡piense en el sacerdocio judío!
Pues, se remontaba hasta Aarón y sus hijos, miembros de la tribu de Leví. El sumo sacerdote era descendiente de esta
línea especial. Los judíos tenían el pacto de la Ley, que Moisés recibió de Dios mismo. El reino divino era posesión de
los judíos; y Jerusalén, bueno, Jerusalén era la ciudad-trono desde la cual habría de proceder la gobernación de Dios.
8 Ahora considere a los cristianos en Jerusalén. ¿Qué tenían? Según el modo de ver las cosas los líderes judíos,
los cristianos no tenían nada en comparación. Su caudillo Jesús estaba muerto, y había muerto como un criminal
cualquiera. ¿Quién fue él? No tenía prominencia alguna en la opinión de los líderes judíos. Solo era hijo de un
carpintero de condición humilde, y, además de eso, de Nazaret. En cuanto a educación, no tenía nada del entrenamiento
formal de las escuelas rabínicas avanzadas. ¡Cómo carecía de conocimiento y educación desde el punto
de vista de los judíos cuando se le comparaba a lo que sus maestros e instructores sabían y se les había enseñado!
Y además de eso, entre sus seguidores había muy pocos eruditos. En su mayor parte sus seguidores se componían
de pescadores, recaudadores de impuestos, y hasta gentiles, y aquellos gentiles ciertamente no eran de la
descendencia natural de Abrahán a los ojos de los líderes judíos. ¿Cómo podrían pensar los cristianos por un
instante que tenían el favor de Dios y que Dios estaba tratando con ellos? A los judíos les parecía que ellos eran
los escogidos por Dios, porque ellos eran la prole de Abrahán. Agregado a eso, los cristianos se reunían en aposentos
de arriba u otros lugares apartados, mientras que los judíos tenían su hermoso templo en el cual reunirse.
Núm. 1: Hechos 22:17-30
Núm. 2: ¿En qué sentido estamos en el mundo pero no somos parte de él? (Juan 17:15,16).-*** w04 8/15 pág. 17 párr. 2 Jehová, nuestra "plaza fuerte en el tiempo de angustia" ***
2 Jehová ha optado por no 'sacarnos del mundo'. Más bien, es su voluntad que vivamos entre las personas de este mundo
a fin de proclamarles Su mensaje de esperanza y consuelo (Romanos 10:13-15). Sin embargo, por vivir en el mundo
estamos expuestos a los ataques del "inicuo", como da a entender la oración de Jesús. La humanidad desobediente y las
fuerzas espirituales inicuas causan mucho dolor y angustia, y los cristianos no son inmunes a tal aflicción (1 Pedro 5:9).
*** g97 9/8 págs. 12-13 ¿Qué significa 'no ser parte del mundo'? ***
EL PUNTO DE VISTA BÍBLICO
EN EL siglo IV E.C., miles de supuestos cristianos abandonaron sus pertenencias, familiares y estilo de vida para
vivir aislados en los desiertos de Egipto. Se les llegó a conocer como anacoretas, del griego a·na·kjo·ré·o, que significa
"retirarse". Un historiador explica que los anacoretas guardaban las distancias con sus contemporáneos. Pensaban
que apartándose de la sociedad humana, obedecían el mandato cristiano de 'no ser parte del mundo'. (Juan 15:19.)
La Biblia exhorta a los cristianos a mantenerse "sin mancha del mundo". (Santiago 1:27.) Las Escrituras
advierten claramente: "Adúlteras, ¿no saben que la amistad con el mundo es enemistad con Dios? Cualquiera,
por lo tanto, que quiere ser amigo del mundo está constituyéndose enemigo de Dios". (Santiago 4:4.) Ahora
bien, ¿significan estas palabras que los cristianos deben hacerse anacoretas y alejarse de los demás en sentido
literal? ¿Deben guardar las distancias con los que no comparten sus creencias religiosas?
LOS CRISTIANOS NO SON INSOCIABLES
La idea de no ser parte del mundo está incluida en numerosos relatos bíblicos que destacan la necesidad de que los cristianos
se separen de la sociedad humana apartada de Dios. (Compárese con 2 Corintios 6:14-17; Efesios 4:18; 2 Pedro 2:20.)
Por lo tanto, los cristianos verdaderos evitan prudentemente las actitudes, el habla y la conducta de este mundo que están
en pugna con los caminos justos de Jehová, como la búsqueda codiciosa de riquezas y prominencia y la entrega a los placeres.
(1 Juan 2:15-17.) Otra manera de separarse del mundo es manteniéndose neutrales en cuestiones bélicas y políticas.
Jesucristo dijo que sus discípulos "no [serían] parte del mundo". Pero también pidió a Dios: "Te solicito,
no que los saques del mundo, sino que los vigiles a causa del inicuo". (Juan 17:14-16.) Obviamente, Jesús no
pretendía que sus discípulos se volvieran insociables, que evitaran todo trato con los no cristianos. De hecho,
el aislamiento impediría al cristiano cumplir con su comisión de predicar y enseñar "públicamente y de casa
en casa". (Hechos 20:20; Mateo 5:16; 1 Corintios 5:9, 10.)
El consejo de mantenerse sin mancha del mundo no da base a los cristianos para considerarse superiores a
los demás. Los que temen a Jehová odian "el propio ensalzamiento". (Proverbios 8:13.) Gálatas 6:3 afirma que
"si alguien piensa que es algo, no siendo nada, está engañando su propia mente". Los que se sienten superiores
se engañan a sí mismos porque "todos han pecado y no alcanzan a la gloria de Dios". (Romanos 3:23.)
"NO HABLEN PERJUDICIALMENTE DE NADIE"
En los días de Jesús había gente que despreciaba a todos los que no pertenecían a su grupo religioso selecto. Un
ejemplo son los fariseos. Estos eran muy versados en la Ley mosaica, así como en las minucias de la tradición judía.
(Mateo 15:1, 2; 23:2.) Los fariseos se enorgullecían de su cumplimiento meticuloso de muchos ritos religiosos. Se
creían superiores a los demás simplemente por sus logros intelectuales y su rango religioso. Expresaban su actitud
santurrona y despectiva diciendo: "Esta muchedumbre que no conoce la Ley son unos malditos". (Juan 7:49.)
Los fariseos incluso tenían una expresión peyorativa para referirse a los no fariseos. La expresión hebrea 'am
ha·'á·rets se usaba originalmente con un sentido positivo para designar a los miembros normales y corrientes
de la sociedad. Pero con el tiempo, los arrogantes líderes religiosos de Judá le dieron un sentido despectivo.
Otros grupos, incluidos los llamados cristianos, han utilizado términos como "pagano" de forma peyorativa
para referirse a las personas de distinta creencia religiosa.
¿Cómo veían los cristianos del siglo primero, en cambio, a los que no habían abrazado el cristianismo? A los
discípulos de Jesús se les aconsejó que trataran a los incrédulos "con apacibilidad" y "profundo respeto". (2
Timoteo 2:25; 1 Pedro 3:15.) El apóstol Pablo dio un buen ejemplo al respecto. Fue una persona accesible, no arrogante.
En vez de considerarse superior a los demás, fue humilde y edificante. (1 Corintios 9:22, 23.) En su carta
inspirada a Tito, Pablo exhorta a los cristianos a "que no hablen perjudicialmente de nadie, que no sean belicosos,
que sean razonables, y desplieguen toda apacibilidad para con todos los hombres". (Tito 3:2.)
En la Biblia se emplea de vez en cuando el término "incrédulo" para referirse a los no cristianos. Sin embargo,
no hay pruebas de que fuera una designación o apelativo oficial. Y, desde luego, no se utilizaba para
menospreciar o denigrar a los no cristianos, lo cual habría ido en contra de los principios bíblicos. (Proverbios
24:9.) En la actualidad, los testigos de Jehová evitan ser ásperos o arrogantes con los incrédulos. Consideran
que es de mala educación referirse a sus familiares o vecinos no Testigos con términos peyorativos. Siguen este
consejo bíblico: "El esclavo del Señor [...] tiene necesidad de [...] ser amable para con todos". (2 Timoteo 2:24.)
"OBREMOS LO QUE ES BUENO PARA CON TODOS"
Es fundamental reconocer el peligro de relacionarse estrechamente con el mundo, sobre todo con los que desprecian
las normas piadosas. (Compárese con 1 Corintios 15:33.) No obstante, cuando la Biblia aconseja 'obrar lo que es bueno
para con todos', la palabra "todos" incluye a los que no comparten la fe cristiana. (Gálatas 6:10.) Al parecer, los cristianos
del siglo primero comían junto con los incrédulos en determinadas circunstancias. (1 Corintios 10:27.) Por consiguiente,
los cristianos del día actual tratan a los incrédulos con equilibrio y los consideran su prójimo. (Mateo 22:39.)
Sería incorrecto dar por sentado que alguien es indecente o inmoral simplemente porque no conoce las verdades
bíblicas. No todo el mundo es igual, y sus circunstancias tampoco lo son. Por lo tanto, cada cristiano
debe decidir hasta qué grado restringirá su trato con los incrédulos. No obstante, sería innecesario y antibíblico
que se aislara físicamente, como los anacoretas, o que se considerara superior, como los fariseos.
Núm. 3: ¿Es posible que los cristianos sean llevados al cielo en cuerpo físico? (rs pág. 48 párrs. 2, 3).-*** rs pág. 48 párrs. 2, 3 Arrebatamiento (Rapto) ***
¿Es posible que los cristianos sean llevados al cielo en cuerpo físico?
1 Cor. 15:50, VV (1977): "Esto digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios,
ni la corrupción hereda la incorrupción."
¿Contradice esta declaración lo que le sucedió al profeta Elías? ¡De ningún modo! Este suceso tiene que entenderse
a la luz de la declaración clara que hizo Jesús siglos después: "Nadie ha subido al cielo, sino el que descendió
del cielo; el Hijo del Hombre" (Juan 3:13, VV [1977]). Aunque se vio a Elías cuando "subió al cielo en un
torbellino", esto no quiere decir que fuera a la región espiritual. ¿Por qué no? Porque posteriormente se dice que
él envió una carta de censura al rey de Judá. (2 Rey. 2:11, VV; 2 Cró. 21:1, 12-15). Antes que los humanos inventaran
los aviones, Jehová usó en aquella ocasión sus propios medios (un carro de fuego y un torbellino) para elevar
a Elías al cielo donde vuelan las aves y transportarlo a otro lugar. (Compárese con Génesis 1:6-8, 20.)

--
La hierba verde se ha secado,la flor se ha marchitado,pero en cuanto a la
palabra de nuestro Dios JEHOVÁ,Durara hasta tiempo indefinido.  ISAIAS 40;8
http://burgara-despertadatalaya.blogspot.com
http://groups.yahoo.com/group/gb_mp
burgara@gmail.com



Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.