lunes, 29 de julio de 2013

Referencias del texto diario

Referencias del texto diario


(Salmo 3:8)  La salvación pertenece a Jehová.Tu bendición está sobre tu pueblo. Sélah.
(Efesios 6:17-20)  También, acepten el yelmo de la salvación, y la espada del espíritu, es decir, la palabra de Dios, 18 mientras que, con toda forma de oración y ruego, se ocupan en orar en toda ocasión en espíritu. Y, con ese fin, manténganse despiertos con toda constancia y con ruego a favor de todos los santos, 19 también por mí, para que se me dé capacidad para hablar al abrir la boca, que con franqueza de expresión dé a conocer el secreto sagrado de las buenas nuevas, 20 para las cuales actúo como embajador en cadenas; para que hable con relación a ellas con denuedo, como debo hablar.
(2 Samuel 18:24-33)  Ahora bien, David estaba sentado entre las dos puertas. Entretanto, el atalaya se fue al techo de la puerta junto al muro. Por fin alzó los ojos y vio y, ¡mire!, había un hombre que corría solo. 25 Así que el atalaya gritó e informó al rey, a lo que dijo el rey: "Si está solo, hay noticias en su boca". Y seguía viniendo, acercándose constantemente. 26 El atalaya ahora vio a otro hombre que corría. El atalaya por lo tanto gritó al portero y dijo: "¡Mira! ¡Otro hombre que corre solo!", a lo que dijo el rey: "Este también es portador de noticias". 27 Y el atalaya pasó a decir: "Estoy viendo que el estilo de correr del primero es como el estilo de correr de Ahimáaz hijo de Sadoc", a lo que dijo el rey: "Este es un hombre bueno, y con buenas noticias debe venir". 28 Por fin Ahimáaz gritó y dijo al rey: "¡Bien va!". Con eso se inclinó ante el rey rostro a tierra. Y siguió diciendo: "¡Bendito sea Jehová tu Dios, que ha entregado a los hombres que alzaron la mano contra mi señor el rey!". 29 Sin embargo, el rey dijo: "¿Le va bien al joven Absalón?". A esto Ahimáaz dijo: "Vi la gran conmoción cuando Joab envió al siervo del rey y a tu siervo, y no supe qué era". 30 De modo que el rey dijo: "Ponte a un lado, toma tu posición aquí". En seguida él se puso a un lado y quedó de pie quieto. 31 Y aquí venía entrando el cusita, y el cusita empezó a decir: "Acepte noticias mi señor el rey, porque Jehová te ha juzgado hoy [para librarte] de la mano de todos los que se levantaron contra ti". 32 Pero el rey dijo al cusita: "¿Le va bien al joven Absalón?". A esto el cusita dijo: "Que los enemigos de mi señor el rey y todos los que se levantaron contra ti para mal lleguen a ser como el joven". 33 Entonces el rey se perturbó y subió a la cámara del techo sobre el paso de entrada y se puso a llorar; y esto decía al andar: "¡Hijo mío, Absalón, hijo mío, hijo mío, Absalón! ¡Oh, que yo pudiera haber muerto, yo mismo, en lugar de ti, Absalón, hijo mío, hijo mío!".
(2 Samuel 19:1-8) Más tarde, se informó a Joab: "¡Mira! El rey está llorando, y hace duelo por Absalón". 2 Así que la salvación de aquel día vino a ser ocasión de duelo de parte de toda la gente, porque la gente oyó decir aquel día: "El rey se ha sentido herido por su hijo". 3 Y la gente empezó a irse a hurtadillas aquel día para entrar en la ciudad, tal como suele irse a hurtadillas la gente cuando se siente avergonzada por haber huido en la batalla. 4 Y el rey mismo se cubrió el rostro, y el rey siguió clamando en alta voz: "¡Hijo mío, Absalón! ¡Absalón, hijo mío, hijo mío!". 5 Por fin Joab entró a donde el rey en la casa y dijo: "Tú has avergonzado hoy el rostro de todos tus siervos, los que proveyeron escape para tu alma hoy y para el alma de tus hijos y tus hijas y para el alma de tus esposas y para el alma de tus concubinas, 6 amando a los que te odian y odiando a los que te aman; porque hoy has dado informe de que jefes y siervos nada te son a ti, pues bien sé yo hoy que si solo estuviera vivo Absalón y todos nosotros hoy estuviéramos muertos, pues, en tal caso ello sería recto a tus ojos. 7 Y ahora levántate, sal fuera y habla directamente al corazón de tus siervos, porque, por Jehová, de veras juro que, en caso de que no salgas, no se alojará ni un hombre contigo esta noche; y esto ciertamente te será peor que todo el perjuicio que te ha sobrevenido desde tu juventud hasta ahora". 8 Por lo tanto, el rey se levantó y se sentó en la puerta, y a toda la gente se hizo el informe, diciendo: "Allí está el rey sentado en la puerta". Y toda la gente empezó a venir delante del rey. En cuanto a Israel, había huido cada cual a su hogar.
(Proverbios 12:21)  Nada perjudicial le acaecerá al justo, pero los inicuos son los que ciertamente estarán llenos de calamidad.
(Proverbios 24:21, 22)  Hijo mío, teme a Jehová y al rey. Con los que están a favor de un cambio, no te entremetas. 22 Porque su desastre se levantará tan repentinamente, que ¿quién se da cuenta de la extinción de los que están a favor de un cambio?

w11 15/5 5:11, La confianza plena en Jehová nos hace sentir seguros 

11 David comprende que Jehová es el único capaz de darle la liberación que tanto necesita. Pero no piensa solo en sí mismo, sino en todo el pueblo de Dios, y por ello concluye su cántico inspirado con las siguientes palabras: "La salvación pertenece a Jehová. Tu bendición está sobre tu pueblo" (Sal. 3:8). Es cierto que David se enfrenta a enormes problemas, pero aun así tiene presente a toda la nación y está seguro de que Jehová la bendecirá. ¿No deberíamos hacer nosotros lo mismo por nuestros hermanos en la fe? Debemos tenerlos siempre presentes en nuestras oraciones, y solicitarle a Jehová que les conceda su espíritu para que puedan proclamar las buenas nuevas con confianza y valentía (Efe. 6:17-20).


 13 La confianza plena en Jehová nos hace sentir seguros 

13 ¿Se alegra David al enterarse de su muerte? Ni mucho menos. Por el contrario, deambula de un lado a otro llorando y gritando: "¡Hijo mío, Absalón, hijo mío, hijo mío, Absalón! ¡Oh, que yo pudiera haber muerto, yo mismo, en lugar de ti, Absalón, hijo mío, hijo mío!" (2 Sam. 18:24-33). Tan solo Joab, con sus palabras, consigue calmar al angustiado monarca. ¡Qué final tan trágico! El propio Absalón se lo había buscado, pues, ciego por la ambición, tuvo el atrevimiento de luchar contra un rey que no solo era su propio padre, sino el ungido de Jehová (2 Sam. 19:1-8; Pro. 12:21; 24:21, 22).


--
La hierba verde se ha secado,la flor se ha marchitado,pero en cuanto a la
palabra de nuestro Dios JEHOVÁ,Durara hasta tiempo indefinido.  ISAIAS 40;8
http://burgara-despertadatalaya.blogspot.com
http://groups.yahoo.com/group/gb_mp
burgara@gmail.com



Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.