domingo, 1 de septiembre de 2013

puntos sobresalientes 1corintios 1 a 9

1
1 Corintios capítulos 1 a 9
Semana del 2 Septiembre
Introducción
*** si págs. 210-211 Libro bíblico número 46: 1
Corintios ***
Libro bíblico número 46: 1 Corintios
Escritor: Pablo
Dónde se escribió: Éfeso
Cuándo se completó: c. 55 E.C.
CORINTO era “una ciudad célebre y voluptuosa,
donde los vicios de Oriente y Occidente se
encontraban”. Situada en un istmo angosto entre el
Peloponeso y la Grecia continental, Corinto dominaba la
ruta terrestre al continente. En los días del apóstol Pablo
la ciudad tenía una población de unas
400.000 personas, superada solamente por las de
Roma, Alejandría y Antioquía de Siria. Al este de Corinto
estaba el mar Egeo, y al oeste el golfo de Corinto y el
mar Jónico. De modo que Corinto, la capital de la
provincia de Acaya, con sus dos puertos de Cencreas y
Lequeo, ocupaba una posición de estratégica
importancia comercial. Era también un centro de la
cultura griega. “Su riqueza —se ha dicho— era tan
renombrada como para ser proverbial; también lo eran el
vicio y el libertinaje de sus habitantes”. Entre sus
prácticas religiosas paganas estaba la adoración de
Afrodita (equivalente de la Venus romana). La
sensualidad era un producto de la adoración corintia.
2 Fue a esta metrópoli próspera, pero moralmente
decadente, del mundo romano adonde viajó Pablo
alrededor de 50 E.C. Durante su estadía de 18 meses
allí, se estableció en la ciudad una congregación
cristiana. (Hech. 18:1-11.) ¡Cuánto amaba Pablo a
aquellos creyentes que mediante él habían oído por
primera vez las buenas nuevas acerca de Cristo! Por
carta les recordó el lazo espiritual que existía entre ellos
y él, al decir: “Aunque ustedes tengan diez mil tutores en
Cristo, ciertamente no tienen muchos padres; porque en
Cristo Jesús yo he llegado a ser padre de ustedes
mediante las buenas nuevas”. (1 Cor. 4:15.)
3 El profundo interés de él en el bienestar espiritual
de ellos impulsó a Pablo a escribir su primera carta a los
cristianos corintios durante su tercera gira misional.
Habían pasado algunos años desde que había residido
en Corinto. Ahora era alrededor de 55 E.C., y Pablo se
hallaba en Éfeso. Parece que había recibido una carta
de la relativamente nueva congregación de Corinto, y
era preciso contestarla. Además, Pablo había recibido
informes perturbadores (7:1; 1:11; 5:1; 11:18). Tan
angustiosos le fueron estos que el apóstol ni siquiera se
refirió a la carta que los corintios le habían enviado con
preguntas sino hasta el primer versículo del capítulo 7
de su carta. Especialmente debido a aquellos informes,
Pablo se sintió impelido a escribir a sus compañeros
cristianos de Corinto.
4 Pero ¿cómo sabemos que Pablo escribió Primera
a los Corintios desde Éfeso? En primer lugar, al concluir
la carta con saludos el apóstol incluye los de Áquila y
Prisca (Priscila) (16:19). Hechos 18:18, 19 muestra que
estos se habían trasladado de Corinto a Éfeso. Puesto
que Áquila y Priscila residían entonces en esta última
ciudad y Pablo los incluyó en los saludos finales de
Primera a los Corintios, él debe haber estado en Éfeso
cuando escribió la carta. Sin embargo, un punto que
disipa toda duda en cuanto a ello es la declaración de
Pablo en 1 Corintios 16:8: “Mas voy a permanecer en
Éfeso hasta la fiesta del Pentecostés”. De modo que
Pablo escribió Primera a los Corintios en Éfeso,
aparentemente hacia el final de su estadía allí.
5 La autenticidad de Primera a los Corintios, y
también de Segunda a los Corintios, es incuestionable.
Los cristianos primitivos atribuyeron a Pablo estas
cartas, las aceptaron como canónicas y las incluyeron
en sus colecciones. De hecho, se dice que por lo menos
seis veces se alude a Primera a los Corintios y se cita
de ella en una carta enviada de Roma a Corinto,
fechada alrededor del año 95 E.C. y llamada Primera de
Clemente. Parece que el escritor hizo referencia a
Primera a los Corintios al instar a los que recibirían su
carta: “Consideren la epístola del bendito Pablo el
apóstol”. También citan directamente de Primera a los
Corintios Justino Mártir, Atenágoras, Ireneo y Tertuliano.
Hay prueba clara de que una recopilación o colección de
las cartas de Pablo, entre ellas Primera y Segunda a los
Corintios, “se hizo y publicó en la última década del
primer siglo”.
6 La primera carta de Pablo a los corintios nos da la
oportunidad de mirar dentro de la congregación corintia
misma. Estos cristianos tenían problemas que afrontar y
cuestiones que resolver. Había facciones dentro de la
congregación, pues algunos seguían a hombres. Había
surgido un caso escandaloso de inmoralidad sexual.
Algunos estaban experimentando dificultades en su
hogar debido a sus creencias. ¿Deberían permanecer
con sus cónyuges incrédulos, o separarse? ¿Y qué hay
de comer carne sacrificada a ídolos? ¿Deberían
hacerlo? Los corintios necesitaban consejo respecto a
cómo conducir sus reuniones, incluso la celebración de
la Cena del Señor. ¿Cuál debería ser la posición de las
mujeres en la congregación? Además, entre ellos había
personas que negaban la resurrección. Había muchos
problemas. No obstante, el apóstol estaba
particularmente interesado en restaurar a los corintios
en sentido espiritual.
7 Puesto que las circunstancias internas de la
congregación y el ambiente que reinaba en la antigua
Corinto, con su prosperidad y libertinaje, tienen paralelos
modernos, el excelente consejo que Pablo escribió bajo
inspiración divina capta nuestra atención. Lo que Pablo
dijo está tan lleno de significado para nuestros días que
el considerar con meditación su primera carta a los
amados hermanos y hermanas de Corinto resultará ser
verdaderamente provechoso. Tenga presente el espíritu
2
del tiempo y el lugar. Medite y escudriñe, tal como
deben haberlo hecho los cristianos corintios, mientras
repasamos las palabras penetrantes, conmovedoras e
inspiradas de Pablo a sus compañeros de creencia de la
antigua Corinto.
Capítulo 1
*** it-1 págs. 554-555 Corintios, Cartas a los ***
En la introducción de Primera a los Corintios Pablo
menciona a un compañero, Sóstenes, quien tal vez haya
escrito la carta dictada por el apóstol. Esta idea parece
verosímil en vista de las palabras de conclusión: “Aquí
está mi saludo, de Pablo, de mi propia mano”. (1Co 1:1;
16:21.)
*** w94 15/12 págs. 24-25 ¿Se debe orar a Jesús? ***
¿Cómo se ‘invoca’ el nombre de Jesús?
¿Persisten sus dudas y piensa que, pese a todo, es
correcto orar a Jesús? Cierta señora escribió lo
siguiente a una sucursal de la Sociedad Watch Tower:
“Desgraciadamente, todavía no estoy convencida de
que los primeros cristianos no oraran a Jesús”. Ella
pensaba en las palabras de Pablo en 1 Corintios 1:2,
donde él mencionó a “todos los que en todo lugar están
invocando el nombre de nuestro Señor, Jesucristo”.
Repárese, sin embargo, en que en el idioma original el
término “invocar” puede significar otras cosas,
no necesariamente orar.
¿Cómo se ‘invocó’ el nombre de Cristo en todo
lugar? Una manera de hacerlo fue cuando los
seguidores de Jesús de Nazaret lo reconocieron
abiertamente como el Mesías y el “Salvador del mundo”,
y efectuaron muchos milagros en su nombre. (1 Juan
4:14; Hechos 3:6; 19:5.) Por lo tanto, The Interpreter’s
Bible dice que la frase “invocar el nombre de nuestro
Señor [...] significa confesar su señorío en vez de
orarle”.
Aceptar a Cristo y ejercer fe en su sangre
derramada, que hace posible el perdón de los pecados,
también es ‘invocar el nombre de nuestro Señor,
Jesucristo’. (Compare Hechos 10:43 con 22:16.) Y
literalmente decimos el nombre de Jesús cuando
oramos a Dios mediante él. Así que aunque la Biblia
muestra que podemos invocar el nombre de Jesús,
no indica que debamos orarle. (Efesios 5:20;
Colosenses 3:17.)
*** jv cap. 15 pág. 232 Desarrollo estructural de la
organización ***
Los testigos de Jehová toman a pecho la
admonición de 1 Corintios 1:10: “Los exhorto,
hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, a
que todos hablen de acuerdo, y que no haya divisiones
entre ustedes, sino que estén aptamente unidos en la
misma mente y en la misma forma de pensar”. No se
trata de conformidad forzada; es el resultado de educar
en los caminos de Dios como se exponen en la Biblia.
Los testigos de Jehová se deleitan en los caminos y el
propósito de Dios. Si a alguno no le gusta vivir según las
normas bíblicas, tiene libertad para abandonar la
organización. Pero si alguien empieza a predicar otras
doctrinas o viola los principios morales de la Biblia,
entonces los superintendentes toman medidas para
proteger al rebaño. La organización aplica el siguiente
consejo bíblico: ‘Vigilen a los que causan divisiones y
ocasiones de tropiezo contrario a la enseñanza que
ustedes han aprendido, y evítenlos’. (Rom. 16:17; 1 Cor.
5:9-13.)
*** w97 15/8 pág. 29 ¿Por qué denunciar lo que es
malo? ***
Encontramos otro ejemplo en la primera carta de
Pablo a la congregación cristiana de Corinto. En esta
ocasión el apóstol da el nombre de los testigos que
habían denunciado el asunto. Escribió: “Se me hizo
saber acerca de ustedes, hermanos míos, por los de la
casa de Cloe, que existen disensiones entre ustedes”.
(1 Corintios 1:11.) Pablo sabía que esta disensión,
junto con que se diera honra indebida a ciertos hombres,
había originado una actitud sectaria que amenazaba con
romper la unidad de la congregación. Por tanto,
motivado por un profundo interés en el bienestar
espiritual de sus compañeros de creencia corintios,
Pablo obró con rapidez y escribió consejo correctivo a la
congregación.
Hoy día, la gran mayoría de los hermanos y las
hermanas de las congregaciones por toda la Tierra se
esfuerzan mucho por conservar la limpieza espiritual de
la congregación, manteniendo individualmente la
aprobación de Dios. Algunos sufren por ello; otros hasta
han muerto por guardar integridad. No cabe duda de
que tolerar u ocultar la maldad indicaría falta de aprecio
por ese empeño.
*** w96 1/10 págs. 21-22 Apolos: elocuente
proclamador de la verdad cristiana ***
Lamentablemente, aunque Apolos influyó mucho en
los corintios, su predicación produjo ciertos efectos
negativos inesperados. ¿En qué sentido? Tanto él como
Pablo habían logrado mucho bien plantando y regando
la semilla de la verdad del Reino en Corinto. Pablo había
predicado allí alrededor del año 50 E.C., unos dos años
antes de que llegara Apolos. No obstante, para cuando
Pablo escribió su primera carta a los corintios, alrededor
del año 55 E.C., se habían formado facciones. Algunos
consideraban a Apolos su líder, mientras que otros
favorecían a Pablo o a Pedro, o se adherían solo a
Cristo. (1 Corintios 1:10-12.) Algunos decían: ‘Yo
pertenezco a Apolos’. ¿Por qué?
3
El mensaje que predicaban Pablo y Apolos era el
mismo, pero sus personalidades diferían. Pablo mismo
admitió que era “inexperto en el habla”; Apolos, en
cambio, era “elocuente”. (2 Corintios 10:10; 11:6.) Tenía
aptitudes que le permitieron captar la atención de
algunos miembros de la comunidad judía de Corinto.
Logró ‘probar cabalmente que los judíos estaban
equivocados’, mientras que Pablo, no mucho tiempo
antes, se había marchado de la sinagoga. (Hechos 18:1,
4-6.)
¿Pudiera ser esta la razón por la que algunos
sintieran predilección por Apolos? Varios comentaristas
sostienen la teoría de que la pasión innata del pueblo
griego por la discusión filosófica pudo haber contribuido
a que algunos prefirieran el estilo más interesante de
Apolos. Giuseppe Ricciotti opina que “su hablar florido y
sus alegorías aladas le habían conquistado la simpatía
de muchos, que lo anteponían a Pablo, orador seco y
rudo”. Si, de hecho, hubo quienes permitieron
incorrectamente que tales preferencias personales
crearan divisiones entre los hermanos, resulta fácil
comprender por qué Pablo criticó duramente el
ensalzamiento de “la sabiduría de los sabios”.
(1 Corintios 1:17-25.)
No obstante, dicha crítica no quiere decir que
existiera fricción entre Pablo y Apolos. Aunque algunos
han imaginado que estos dos predicadores fueron
adversarios enconados que lucharon por ganarse las
simpatías de los corintios, las Escrituras no dicen
semejante cosa. En lugar de intentar liderar una facción,
Apolos se fue de Corinto, regresó a Éfeso y estaba con
Pablo cuando este escribió su primera carta a aquella
congregación dividida.
No existía rivalidad entre ellos; es obvio que los dos
estaban cooperando para solucionar los problemas de
Corinto con mutua confianza. Tal vez Pablo tuviera sus
dudas respecto a algunos corintios, pero, desde luego,
no dudaba de Apolos. La labor de ambos estaba en
completa armonía; sus enseñanzas se
complementaban. Citamos las propias palabras de
Pablo: “Yo planté, Apolos regó”, pues ambos eran
“colaboradores de Dios”. (1 Corintios 3:6, 9, 21-23.)
*** w92 15/9 Jehová utiliza “necedad” para salvar a
los que creen ***
11. Mencione la esencia de lo que dijo Pablo respecto a
su comisión de predicar y la sabiduría del
mundo.
12. ¿Qué está logrando Jehová mediante “la necedad
de lo que se predica”, y cómo responden los
que quieren “la sabiduría de arriba”?
11 Pablo dice lo siguiente respecto a su comisión de
predicar: “Me despachó Cristo [...] para ir declarando las
buenas nuevas, no con sabiduría de habla, para que no
se haga inútil el madero de tormento del Cristo. Pues el
habla acerca del madero de tormento [el sacrificio de
rescate de Jesús] es necedad para los que están
pereciendo, pero para nosotros, los que estamos siendo
salvados, es el poder de Dios. Porque está escrito: ‘Haré
perecer la sabiduría de los sabios, y echaré a un lado la
inteligencia de los intelectuales’. ¿Dónde está el sabio
[como el filósofo]? ¿Dónde el escriba? ¿Dónde el
disputador de este sistema de cosas? ¿No hizo Dios
necedad la sabiduría del mundo? Pues ya que, en la
sabiduría de Dios, el mundo mediante su sabiduría no
llegó a conocer a Dios, Dios tuvo a bien salvar mediante
la necedad de lo que se predica a los que creen”.
(1 Corintios 1:17-21.)
12 Aunque parezca increíble, las personas a
quienes el mundo denomina necias son las mismas que
Jehová utiliza como sus predicadores. En realidad,
mediante la necedad del ministerio de esos
predicadores, Dios salva a los que creen. Jehová se
encarga de que los predicadores de esa “necedad” no
puedan glorificarse a sí mismos, y no es apropiado que
otros seres humanos glorifiquen a aquellos mediante
quienes han oído las buenas nuevas. El propósito es
que “ninguna carne se jacte a vista de Dios”. (1 Corintios
1:28-31; 3:6, 7.) Es verdad que el predicador
desempeña un papel importante, pero el mensaje que
se le ha comisionado predicar es lo que obra a favor de
la salvación de la persona si lo cree. Los que quieren “la
sabiduría de arriba” no desprecian el mensaje del
predicador porque este parece ser necio y humilde, es
perseguido y va de casa en casa. Más bien, los mansos
respetan al proclamador del Reino como un predicador
comisionado por Jehová que viene en el nombre de
Dios. Atribuyen gran importancia al mensaje que trae
sea verbalmente o en página impresa. (Santiago 3:17;
1 Tesalonicenses 2:13.)
*** w08 15/7 págs. 26-27 Puntos sobresalientes de
las cartas a los Corintios ***
Respuestas a preguntas bíblicas:
1:21. ¿De verdad recurre Jehová a la “necedad”
para salvar a los creyentes? Por supuesto que no.
Pero eso es lo que pudieran pensar quienes pertenecen
al “mundo [que] mediante su sabiduría no llegó a
conocer a Dios”. A sus ojos, los medios que Dios utiliza
para salvar a las personas son puras tonterías (Juan
17:25).
*** w92 15/9 Jehová utiliza “necedad” para salvar a
los que creen ***
13. a) ¿Qué opinaban los judíos y los griegos sobre la
predicación acerca de Cristo fijado en el
madero? b) ¿De qué grupos de personas no
hubo muchos llamados para ser seguidores de
Jesús, y por qué?
4
14. a) Cuando alguien pregunta sobre qué acredita a los
testigos de Jehová, ¿a qué se remiten ellos?
b) ¿Por qué rehusó Pablo valerse de la
sabiduría del mundo para agradar a los
griegos?
13 Pablo pasa a decir lo siguiente sobre los caminos
de Dios: “Tanto los judíos piden señales como los
griegos buscan sabiduría; pero nosotros predicamos a
Cristo fijado en el madero; para los judíos causa de
tropiezo, pero para las naciones necedad; no obstante,
para los que son los llamados, tanto judíos como
griegos, Cristo el poder de Dios y la sabiduría de Dios.
Porque una cosa necia de Dios es más sabia que los
hombres, y una cosa débil de Dios es más fuerte que los
hombres. Pues ustedes contemplan su llamamiento por
él, hermanos, que no muchos sabios según la carne
fueron llamados, no muchos poderosos, no muchos de
nacimiento noble; sino que Dios escogió las cosas
necias del mundo, para avergonzar a los sabios; y Dios
escogió las cosas débiles del mundo, para avergonzar
las cosas fuertes”. (1 Corintios 1:22-27; compárese con
Isaías 55:8, 9.)
14 Cuando Jesús estuvo en la Tierra, los judíos le
pidieron una señal del cielo. (Mateo 12:38, 39; 16:1.)
Pero Jesús rehusó darla. De igual manera, los testigos
de Jehová hoy día no ejecutan señales que los
acrediten. Más bien, se remiten a textos bíblicos como
Isaías 61:1, 2; Marcos 13:10 y Revelación 22:17, donde
se registra su comisión de predicar las buenas nuevas.
Los griegos de la antigüedad buscaban sabiduría,
educación superior en las cosas del mundo. Aunque
Pablo fue educado en la sabiduría de este mundo,
rehusó valerse de ella para agradar a los griegos.
(Hechos 22:3.) Habló y escribió en el griego de la gente
común, y no en el griego clásico. Pablo dijo a los
corintios: “Cuando fui a ustedes, hermanos, no fui con
extravagancia de habla o de sabiduría al declararles el
secreto sagrado de Dios. [...] Mi habla y lo que prediqué
no fueron con palabras persuasivas de sabiduría, sino
con una demostración de espíritu y poder, para que su
fe no estuviera en la sabiduría de los hombres, sino en
el poder de Dios”. (1 Corintios 2:1-5.)
*** w12 1/5 pág. 23 ¿Lo sabía? ***
¿Por qué el modo en que murió Jesús fue un
obstáculo para que algunos judíos se hicieran
cristianos?
▪ Refiriéndose a los primeros cristianos, el apóstol Pablo
declaró: “Nosotros predicamos a Cristo fijado en el
madero; para los judíos causa de tropiezo, pero para las
naciones necedad” (1 Corintios 1:23). ¿En qué sentido
fue el modo en que murió Jesús una causa de tropiezo,
u obstáculo, para algunos judíos?
Situándonos en el ámbito cultural de Oriente Medio
en el siglo primero, el comentarista bíblico Ben
Witherington III describe la ejecución de Jesús como “la
manera más vergonzosa de morir de su sociedad. No se
consideraba una muerte digna de un mártir”. Lo que es
más, explica: “La gente de aquel entonces creía que la
forma en que alguien moría revelaba la clase de
persona que había sido. De acuerdo con esto, Jesús era
un vil criminal, un hombre culpable de traición contra el
Estado, un hombre que merecía el castigo de los
esclavos rebeldes”. Puesto que este era el criterio
común en aquella sociedad, sería absurdo concluir que
los primeros cristianos se inventaron los relatos sobre la
muerte y resurrección de Jesucristo.
*** it-2 pág. 677 Poder, Obras poderosas ***
“Cristo el poder de Dios.” Desde el nacimiento
milagroso de Jesús en adelante, Dios manifestó su
poder hacia él y por medio de él como nunca antes.
Como el salmista, Jesús llegó a ser “justamente como
milagro para muchas personas”. (Sl 71:7.) Jesús y sus
discípulos, al igual que Isaías y sus hijos, fueron “como
señales y como milagros en Israel de parte de Jehová
de los ejércitos”, anunciando el futuro y revelando el
propósito de Dios. (Isa 8:18; Heb 2:13; compárese con
Lu 2:10-14.) Las obras poderosas de Dios realizadas
durante miles de años se cumplieron entonces en Jesús,
se realizaron en él. Con razón pudo el apóstol llamar a
Jesús “el poder de Dios y la sabiduría de Dios”. (1Co
1:24.)
*** rs pág. 173 Filosofía ***
¿Cómo considera Dios la “sabiduría” que ofrece la
filosofía humana?
1 Cor. 1:19-25: “Está escrito: ‘Haré perecer la
sabiduría de los sabios, y echaré a un lado la
inteligencia de los intelectuales.’ ¿Dónde está el sabio?
¿Dónde el escriba? ¿Dónde el disputador de este
sistema de cosas? ¿No hizo Dios necedad la sabiduría
del mundo? Pues ya que, en la sabiduría de Dios, el
mundo por medio de su sabiduría no llegó a conocer a
Dios, tuvo a bien Dios salvar por medio de la necedad
[según el parecer del mundo] de lo que se predica a los
que creen. [...] Porque una cosa necia de Dios [según ve
las cosas el mundo] es más sabia que los hombres, y
una cosa débil de Dios [como quizás le parezca al
mundo] es más fuerte que los hombres.” (Tal punto de
vista de parte de Dios ciertamente no es arbitrario ni
irrazonable. Él ha proporcionado en la Biblia —el libro de
más extensa publicación en el mundo— una declaración
clara de su propósito. Ha enviado a sus Testigos para
que la consideren con todos los que estén dispuestos a
escuchar. ¡Qué insensato es que criatura alguna crea
que posee mayor sabiduría que la que posee Dios!)
5
*** w94 15/8 Primero tienen que predicarse estas
buenas nuevas ***
10. ¿A quiénes ha escogido Dios para efectuar la
predicación?
11. ¿En qué son singulares los Testigos?
10 Es tal como dijo el apóstol Pablo en su carta a la
congregación de Corinto: “Ustedes contemplan su
llamamiento por él, hermanos, que no muchos sabios
según la carne fueron llamados, no muchos poderosos,
no muchos de nacimiento noble; sino que Dios escogió
las cosas necias del mundo, para avergonzar a los
sabios; y Dios escogió las cosas débiles del mundo,
para avergonzar las cosas fuertes; y Dios escogió las
cosas innobles del mundo, y las cosas menospreciadas,
las cosas que no son, para reducir a nada las cosas que
son, a fin de que ninguna carne se jacte a vista de Dios”.
(1 Corintios 1:26-29.)
11 Muy pocos testigos de Jehová son acaudalados,
y ninguno de ellos ostenta poder político. Su postura de
estricta neutralidad en el mundo de la política significa
que no pueden ejercer ninguna influencia en ella. Al
contrario, en muchas ocasiones se les ha perseguido
cruelmente por instigación de guías religiosos y
dirigentes políticos durante este siglo XX. Sin embargo,
pese a la violenta persecución que han instigado contra
ellos los seguidores del nazismo, el fascismo, el
comunismo, el nacionalismo y la religión falsa, los
Testigos no solo predican las buenas nuevas en todo el
mundo, sino que también están creciendo
extraordinariamente en número. (Isaías 60:22.)
*** w88 1/7 págs. 28-29 ¿Explotadores de ‘la pobreza
y la ignorancia’? ***
¿Estaba, entonces, Pablo ‘aprovechándose de la
ignorancia’ al tratar de atraer a los humildes y pobres
junto con los demás residentes de Corinto? De ninguna
manera. Pablo explicó a los cristianos de allí: “Pues
ustedes contemplan su llamamiento por él, hermanos,
que no muchos sabios según la carne fueron
llamados, [...] sino que Dios escogió las cosas necias del
mundo, para avergonzar a los sabios [...] a fin de que
ninguna carne se jacte a vista de Dios”. (1 Corintios
1:26-29.)
Desde el mismo principio el cristianismo fue una
religión que principalmente atrajo a la gente humilde y
de recursos limitados. Los 12 apóstoles de Jesús —el
fundamento de su iglesia— no provinieron de los
escribas y fariseos educados. (Efesios 2:20.) Más bien,
eran de la clase trabajadora, y cuatro eran pescadores.
(Mateo 4:18-22; 10:2, 3.) Los líderes religiosos los
consideraban “iletrados y del vulgo”, lo que significa que
su educación era elemental y no de las escuelas de
enseñanza superior. (Hechos 4:13.) Los escribas y
fariseos “eruditos” rebajaron ante otros al Mesías por
tanto tiempo esperado, burlándose de Sus enseñanzas
y de Sus seguidores. Adoptaron la actitud de que ‘nadie
importante sigue a Jesús’.
*** w05 15/2 Orgullosos de ser cristianos ***
5. ¿Qué significa ‘jactarse en Jehová’?
5 Tener una idea clara de nuestra identidad y nuestra
relación con el Soberano del universo nos da razón para
‘jactarnos en Jehová’ (1 Corintios 1:31). ¿En qué
sentido? Los verdaderos cristianos nos enorgullecemos
de que Jehová sea nuestro Dios. Y aceptamos la
exhortación: “El que se gloría, gloríese a causa de esta
misma cosa: de tener perspicacia y de tener
conocimiento de mí, que yo soy Jehová, Aquel que
ejerce bondad amorosa, derecho y justicia en la tierra”
(Jeremías 9:24). Nos jactamos, por decirlo así, porque
tenemos el privilegio de conocer a Dios y serle de
utilidad para ayudar al prójimo.
Capítulo 2
*** w08 15/7 pág. 27 Puntos sobresalientes de las
cartas a los Corintios ***
2:3-5. Cuando Pablo fue a predicar a Corinto,
quizás se preguntara si sería capaz de convencer a
alguien en aquel gran centro de la cultura y filosofía
griega. Pero no se dejó dominar por sus miedos y
debilidades, sino que llevó a cabo el ministerio que Dios
le había encomendado. Nosotros tampoco debemos
darnos por vencidos si hacemos frente a situaciones
poco comunes. Como Pablo, pedimos ayuda a Jehová y
seguimos anunciando las buenas nuevas del Reino de
Dios.
*** w97 1/6 Un secreto que los cristianos no se
atreven a ocultar ***
3. ¿En qué se distinguía la congregación cristiana del
siglo primero de ciertos grupos religiosos
mistéricos?
3 Esta explicación destaca una diferencia importante
entre los grupos religiosos mistéricos que florecieron en
el siglo primero y la congregación cristiana, que se
acababa de formar. Mientras que a los iniciados en los
cultos secretos, normalmente un voto de silencio los
obligaba a no divulgar las enseñanzas religiosas, a los
cristianos jamás se les impuso tal restricción. Es cierto
que el apóstol Pablo habló de “la sabiduría de Dios en
un secreto sagrado” y que la llamó “sabiduría
escondida”, es decir, escondida de “los gobernantes de
este sistema de cosas”. No estaba escondida de los
cristianos, a quienes se había dado a conocer mediante
el espíritu de Dios para que pudieran hacerla pública.
(1 Corintios 2:7-12; compárese con Proverbios 1:20.)
6
*** ip-2 cap. 25 pág. 366 Oración de arrepentimiento
[Recuadro de la página 366]
“Ojo no ha visto”
En su carta a los Corintios, el apóstol Pablo aludió al
libro de Isaías cuando dijo: “Así como está escrito: ‘Ojo
no ha visto, ni oído ha oído, ni se han concebido en el
corazón del hombre las cosas que Dios ha preparado
para los que lo aman’” (1 Corintios 2:9). Ni el apóstol
ni el profeta se referían a lo que Jehová tiene preparado
para su pueblo, sea en los cielos o en el futuro Paraíso
terrestre. Pablo aplicó las palabras de Isaías a las
bendiciones de las que ya estaban disfrutando los
cristianos del siglo primero, tales como el entendimiento
de las cosas más profundas de Dios y la iluminación
espiritual procedente de él.
Las cosas espirituales profundas solo pueden
entenderse cuando Jehová considera oportuno
revelarlas, y aun entonces, únicamente las captan
quienes son espirituales y disfrutan de una relación
estrecha con él. Las palabras de Pablo se refieren a los
que tienen poca o ninguna espiritualidad. Su ojo
no puede ver (percibir) las verdades espirituales ni su
oído oírlas (comprenderlas). Tales personas ni siquiera
pueden concebir en su corazón las cosas que Dios ha
preparado para los que lo aman. Pero a los que, como
Pablo, se han dedicado a Él, las ha revelado mediante
su espíritu (1 Corintios 2:1-16).
*** w07 1/11 Escudriñemos “las cosas profundas de
Dios” ***
5. ¿Quiénes pueden entender “las cosas profundas de
Dios”?
6. ¿En qué sentido escudriña el espíritu de Dios “todas
las cosas”?
7. ¿Por qué mucha gente no entiende “las cosas
profundas de Dios”?
*** w07 1/11 págs. 28-29 Escudriñemos “las cosas
profundas de Dios” ***
Jehová da entendimiento a los humildes
5 Nadie debe pensar que jamás entenderá “las
cosas profundas de Dios” solo porque nunca fue el
primero de la clase o no está acostumbrado a estudiar.
Cuando Jesús estuvo en la Tierra, ¿a quiénes reveló
Jehová su propósito? No fue a los sabios e intelectuales,
sino a “hombres iletrados y del vulgo” que con humildad
se dejaron enseñar por Su siervo, Jesús. Eran como
niños en comparación con quienes habían recibido una
educación superior (Mateo 11:25; Hechos 4:13).
Respecto a “las cosas que Dios ha preparado para los
que lo aman”, el apóstol Pablo dijo a sus hermanos
cristianos: “Es a nosotros a quienes Dios las ha revelado
mediante su espíritu, porque el espíritu escudriña todas
las cosas, hasta las cosas profundas de Dios”
(1 Corintios 2:9, 10).
6 ¿En qué sentido escudriña el espíritu de Dios
“todas las cosas, hasta las cosas profundas de Dios”?
En vez de revelar las verdades bíblicas a cada cristiano
por separado, Jehová utiliza su espíritu para dirigir a su
organización. Esta, a su vez, transmite el entendimiento
bíblico al pueblo de Dios, el cual sirve a Jehová en
unidad (Hechos 20:28; Efesios 4:3-6). Por todo el
mundo, las congregaciones siguen un programa similar
de estudio que les permite repasar el conjunto de
enseñanzas bíblicas cada pocos años. Así, mediante la
congregación, el espíritu santo ayuda a las personas a
desarrollar la actitud humilde que necesitan para
entender “las cosas profundas de Dios” (Hechos 5:32).
Qué abarcan “las cosas profundas de Dios”
7 No deberíamos concluir que “las cosas profundas”
tienen que ser cosas difíciles de entender. Es cierto que
este conocimiento está oculto para la mayoría de las
personas. Pero no se debe a que la sabiduría de Dios
sea muy difícil de adquirir, sino a que la gente —
engañada por Satanás— rechaza la ayuda que Jehová
suministra mediante su organización (2 Corintios 4:3, 4).
*** g98 8/2 págs. 14-15 ¿Admite variedad la unidad
cristiana? ***
Precisamente uno de los aspectos más
reconfortantes del cristianismo verdadero es el respeto
que en este se manifiesta por las libertades y
preferencias personales, dentro de los límites
establecidos en la Biblia. Esta enseña que Dios nos hizo
para que cada uno fuera distinto, único. En 1 Corintios
2:11 leemos: “¿Quién entre los hombres conoce las
cosas del hombre salvo el espíritu del hombre que está
en él?”. Tratamos de entender a los demás lo mejor
posible. Pero este versículo indica que cada uno
poseemos una individualidad que solo entendemos
nosotros y nuestro Creador. Tenemos una “persona
secreta del corazón” que exteriorizamos como queremos
(1 Pedro 3:4).
*** g 12/09 págs. 12-13 Satisfaga su necesidad
espiritual ***
En 1 Corintios 2:12-15, la Biblia da a conocer un
elemento clave para la espiritualidad al decir que la
persona espiritual es la que recibe el espíritu que
proviene de Dios, es decir, su fuerza activa. A fin de
conocer las cosas espirituales, es preciso contar con
dicho espíritu, pues es lo que permite que uno examine
y entienda los asuntos desde la perspectiva divina.
En cambio, a quien no tiene el espíritu de Dios se le
llama hombre físico. Para él, las cosas espirituales son
necedad, por lo que las conclusiones a las que llega se
limitan solamente a lo que revela la sabiduría humana.
Como se ve, nuestra capacidad espiritual radica en
el hecho de que fuimos creados a la imagen de Dios;
por lo tanto, la verdadera espiritualidad no se adquiere
7
mediante el conocimiento de uno mismo, la sabiduría
humana o la realización personal. Tenemos que dejar
que el espíritu santo de Dios influya en nosotros.
La persona que rechaza la influencia del espíritu de Dios
y opta por seguir sus propios deseos e ir tras lo malo
carece de espiritualidad, y es arrastrada por los
impulsos y apetitos de la carne (1 Corintios 2:14; Judas
18, 19).
*** w89 15/7 Lleve una vida equilibrada y sencilla ***
10. ¿Qué contraste existe entre el punto de vista del
“hombre físico” y el del “hombre espiritual”?
11. ¿Qué habría sido un proceder sin equilibrio para
Noé, y cómo llevamos una vida equilibrada hoy?
10 No obstante, alguien pudiera objetar así: ‘¿De
veras hay que ser tan abnegado? ¿Es un requisito el
que llevemos una vida equilibrada y sencilla?’. Pues
bien, Pablo habló sobre “las cosas del hombre” y “las
cosas de Dios” y dijo: “El hombre físico no recibe las
cosas del espíritu de Dios, porque para él son necedad;
y no las puede llegar a conocer, porque se examinan
espiritualmente. Sin embargo, el hombre espiritual
examina de hecho todas las cosas”. (1 Corintios 2:11,
14, 15.) Usted pudiera fácilmente convertirse en un
“hombre físico” por buscar y adquirir cosas innecesarias
de naturaleza material. En tal caso, la abnegación
parece excesiva, hasta ridícula. Pero ese es el punto de
vista del “hombre físico”, no el punto de vista del
“hombre espiritual”.
11 El hombre espiritual es uno que ve los asuntos
con los ojos de la fe. Ve las cosas desde el punto de
vista de Dios. Considere a Noé. ¿Habría sido equilibrado
el que, después de enterarse del propósito de Dios de
destruir a aquel mundo por un diluvio, hubiera pasado su
tiempo construyendo un hogar mayor y mejor y
obteniendo más posesiones materiales? ¡Por supuesto
que no! El arca era su verdadera seguridad. Para Noé,
el vivir una vida equilibrada y sencilla envolvía dedicar
toda la atención a construir el arca y ser “predicador de
justicia”, a pesar de la burla de ‘hombres físicos’ sin fe.
(2 Pedro 2:5; Mateo 24:37-39.) De manera similar,
puesto que se nos ha iluminado sobre lo inminente del
fin del mundo, el único modo de vivir equilibrado para
nosotros consiste en concentrar la atención en hacer la
voluntad de Dios y proclamar las buenas nuevas,
aunque eso envuelva lo que muchos consideran
sacrificar un modo de vivir que llaman normal. (1 Juan
2:17.)
*** w08 15/7 pág. 27 Puntos sobresalientes de las
cartas a los Corintios ***
2:16. Tener “la mente de Cristo” significa conocer
bien su forma de razonar, pensar como él, comprender
todos los rasgos de su personalidad e imitar su ejemplo
(1 Ped. 2:21; 4:1). Para lograrlo, es esencial estudiar a
fondo su vida y ministerio.
Capítulo 3
*** w96 1/1 pág. 29 ‘Manejemos la palabra de la
verdad correctamente’ ***
Cómo servir la leche de la Palabra de Dios
La leche es idónea para el recién nacido. Aunque
irá recibiendo comida sólida conforme crezca, en un
principio solo digiere leche. En muchos aspectos, la
persona con poco conocimiento de la Palabra de Dios
es como un niño pequeño. Sea que se haya interesado
en la Palabra de Dios recientemente o que la conozca
desde hace tiempo, si tiene tan solo una noción
rudimentaria de lo que dice la Biblia, se halla en la
infancia espiritual, de modo que precisa alimento fácil de
digerir: la “leche” espiritual. Aún no es capaz de asimilar
el “alimento sólido”, las enseñanzas profundas de la
Palabra de Dios. (Hebreos 5:12.)
Así se hallaban los cristianos de la joven
congregación de Corinto cuando Pablo les escribió: “Los
alimenté con leche, no con algo de comer, porque
todavía no estaban bastante fuertes”. (1 Corintios 3:2.)
Era preciso que aprendieran las “cosas elementales de
las sagradas declaraciones formales de Dios”. (Hebreos
5:12.) En aquella fase del desarrollo no podían digerir
“las cosas profundas de Dios”. (1 Corintios 2:10.)
Como Pablo, los ministros cristianos de la
actualidad demuestran que se preocupan de los niños
espirituales dándoles “leche”, o sea, ayudándolos a
estar bien cimentados en la doctrina cristiana elemental.
Instan a los nuevos e inmaduros a que “desarrollen el
anhelo por la leche no adulterada que pertenece a la
palabra”. (1 Pedro 2:2.) Consciente de que necesitan
atención individualizada, el apóstol Pablo escribió: “Todo
el que participa de leche no conoce la palabra de la
justicia, porque es pequeñuelo”. (Hebreos 5:13.) Los
ministros de Dios deben ser pacientes, considerados,
comprensivos y amables al compartir la leche pura de la
Palabra con los nuevos e inexpertos, tanto al estudiar la
Biblia con ellos como en la congregación.
*** w91 1/3 “Busque la paz y siga tras ella” ***
7. ¿Sobre qué manifestación del “tener la mente puesta
en la carne” advierte Pablo a los corintios?
8. a) ¿Qué pudiera ocurrirle a alguien que provoque
celos y contiendas en la congregación? b) ¿De
qué depende el que tengamos paz con Dios?
Paz con nuestros hermanos
7 El “tener la mente puesta en la carne” no solo
puede destruir nuestra paz con Dios, sino también
nuestra buena relación con otros cristianos. Pablo
escribió a los corintios: “Ustedes todavía son carnales.
Porque mientras haya entre ustedes celos y contiendas,
¿no son ustedes carnales, y no están andando como
8
andan los hombres?”. (1 Corintios 3:3.) Los celos y las
contiendas son todo lo contrario de la paz.
8 El perturbar la paz de la congregación al provocar
celos y contiendas es un asunto muy serio. El apóstol
Juan, hablando de una cualidad relacionada con la paz
como fruto del espíritu, advirtió: “Si alguno hace la
declaración: ‘Yo amo a Dios’, y sin embargo está
odiando a su hermano, es mentiroso. Porque el que no
ama a su hermano, a quien ha visto, no puede estar
amando a Dios, a quien no ha visto”. (1 Juan 4:20.) De
igual manera, si alguien provoca celos o contiendas
entre hermanos, ¿puede realmente estar en paz con
Dios? ¡Por supuesto que no! Se nos da esta
exhortación: “Continúen regocijándose, siendo
reajustados, siendo consolados, pensando de acuerdo,
viviendo pacíficamente; y el Dios de amor y paz estará
con ustedes”. (2 Corintios 13:11.) En efecto, si seguimos
viviendo pacíficamente unos con otros, entonces el Dios
de amor y paz estará con nosotros.
*** w99 15/7 Ayudemos a la gente a acercarse a
Jehová ***
13, 14. a) ¿Cómo nos convertimos en colaboradores de
Dios, según 1 Corintios 3:5-9? b) ¿A quién
debe atribuirse el mérito cuando se producen
aumentos, y por qué?
Colaboradores de Dios
13 Pablo ilustró la colaboración con Dios
refiriéndose al cultivo de un campo. Él escribió: “Pues,
¿qué es Apolos? Sí, ¿qué es Pablo? Ministros mediante
los cuales ustedes llegaron a ser creyentes, así como el
Señor se lo concedió a cada uno. Yo planté, Apolos
regó, pero Dios siguió haciéndolo crecer; de modo que
ni el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios que lo
hace crecer. Ahora bien, el que planta y el que riega uno
son, pero cada persona recibirá su propio galardón
según su propia labor. Porque somos colaboradores de
Dios. Ustedes son campo de Dios bajo cultivo, edificio
de Dios” (1 Corintios 3:5-9).
14 Como colaboradores de Dios debemos plantar
fielmente “la palabra del reino” en el corazón de la
gente, luego regar el interés que demuestran mediante
revisitas bien preparadas y estudios bíblicos. Si el
terreno —el corazón— es bueno, Jehová hará su parte
fomentando el crecimiento de la semilla de la verdad
bíblica hasta que esta se convierta en una planta
productiva (Mateo 13:19, 23). Atraerá a la persona hacia
sí y hacia su Hijo. En definitiva, los aumentos que se
producen en el número de proclamadores del Reino se
deben a la obra de Jehová en el corazón de las
personas, mediante la cual hace crecer la semilla de la
verdad y las atrae hacia sí y hacia su Hijo.
*** it-1 pág. 69 Agua ***
Nutrición de la palabra implantada. El apóstol
Pablo usó una figura diferente cuando escribió a la
congregación de Corinto, al comparar la obra del
ministro cristiano a la de un labrador, quien primero
planta la semilla, la riega y la cultiva, y luego espera que
Dios la haga crecer hasta alcanzar la madurez. Pablo
llevó las buenas nuevas del Reino a Corinto, plantando
así la semilla en el “campo” corintio. Después llegó
Apolos, quien con su enseñanza nutrió y cultivó la
semilla que se había sembrado, pero fue Dios quien
produjo el crecimiento con su espíritu. El apóstol utilizó
esta ilustración para recalcar el hecho de que ningún ser
humano en particular es importante en sí mismo, sino
que todos son ministros que trabajan juntos como
colaboradores de Dios. Él es el Único importante, y
bendice este trabajo altruista y unido. (1Co 3:5-9.)
*** w99 15/7 Ayudemos a la gente a acercarse a
Jehová ***
16. a) ¿Qué objetivos diferentes tienen las dos
ilustraciones que Pablo utilizó? b) ¿Qué haría
que nuestra edificación fuera insatisfactoria y
no resistiera el fuego?
16 En la ilustración de Pablo sobre el campo, el
crecimiento depende de sembrar bien, regar con
frecuencia y de la bendición de Dios. La otra ilustración
del apóstol destaca la responsabilidad del ministro
cristiano en lo que respecta al resultado de su
edificación. ¿Ha construido este sobre un fundamento
seguro con materiales de calidad? Pablo advierte: “Siga
vigilando cada uno cómo edifica” (1 Corintios 3:10).
Cuando despertamos el interés de una persona al
hablarle de la esperanza de la vida eterna en el Paraíso,
¿centramos nuestra enseñanza solo en el conocimiento
bíblico básico y luego destacamos principalmente lo que
debe hacer para conseguir la vida eterna? ¿Pudiera
resumirse nuestra enseñanza en algo como “si quiere
vivir para siempre en el Paraíso, debe estudiar, ir a las
reuniones y participar en la predicación”? Si así es,
no estamos edificando la fe de la persona sobre un
fundamento sólido, y es posible que la edificación
no resista el fuego de las pruebas ni el paso del tiempo.
Intentar que la gente se acerque a Jehová solo por la
esperanza de la vida en el Paraíso a cambio de unos
cuantos años de servicio a Dios es como edificar con
‘madera, heno y rastrojo’.
*** w98 1/11 ¿Aguantará el fuego su obra? ***
5. ¿Quién es el fundamento de la congregación
cristiana, y cómo se predijo?
6. ¿Cómo puso Pablo el fundamento apropiado para los
cristianos corintios?
5 Pablo escribió: “Nadie puede poner ningún otro
fundamento sino lo que está puesto, que es Jesucristo”
9
(1 Corintios 3:11). Esa no era la primera vez que se
comparaba a Jesucristo con un fundamento. De hecho,
en Isaías 28:16 se había profetizado: “Esto es lo que ha
dicho el Señor Soberano Jehová: ‘Aquí voy a colocar
como fundamento en Sión una piedra, una piedra
probada, el precioso ángulo de un fundamento seguro’”.
Jehová se había propuesto desde hacía mucho tiempo
que su Hijo llegara a ser el fundamento de la
congregación cristiana (Salmo 118:22; Efesios 2:19-22;
1 Pedro 2:4-6).
6 ¿Cuál es el fundamento de los cristianos como
individuos? Como Pablo dijo, para un cristiano
verdadero no hay otro que el indicado en la Palabra de
Dios: Jesucristo. Pablo puso, sin duda, tal fundamento.
En Corinto, donde se concedía tanta importancia a la
filosofía, no intentó impresionar a la gente con la
sabiduría mundana, sino que predicó a “Cristo fijado en
el madero”, lo cual las naciones rechazaban como una
“necedad” (1 Corintios 1:23). Pablo enseñó que Jesús
es la figura central en los propósitos de Jehová
(2 Corintios 1:20; Colosenses 2:2, 3).
*** w91 1/7 págs. 25-26 Cómo edificar una
personalidad cristiana en nuestros hijos ***
La edificación
No obstante, aunque Pablo había puesto aquel
excelente fundamento, la obra de edificar sufrió algunos
reveses después que él se fue. (1 Corintios 3:10.) El
problema no era muy diferente de lo que muchos padres
experimentan hoy día. Estos crían a sus hijos en la fe
cristiana y están seguros de que sus hijos comprenden
la verdad. Pero cuando los hijos crecen, se descarrían o
rechazan la fe. ¿Por qué sucede eso? A menudo se
debe a los materiales que se usaron para edificar.
Pablo dijo que la personalidad puede ser edificada
con materiales valiosos: oro, plata y piedras preciosas.
O puede ser edificada con materiales de calidad inferior:
madera, heno y rastrojo. (1 Corintios 3:12.) Ahora bien,
si el que edifica usa oro, plata y piedras preciosas, tiene
que estar erigiendo una estructura superior, de
sobresaliente valor. Pero el que usa madera, heno y
rastrojo solo está edificando algo temporal y de calidad
inferior.
Parece que en Corinto se estaban usando
materiales que en sentido espiritual eran débiles.
Algunos corintios que continuaron con la obra de edificar
cuyo fundamento había puesto Pablo estaban edificando
con materiales de calidad inferior, no estaban erigiendo
estructuras fuertes y perdurables. Los corintios habían
comenzado a confiar en hombres, y existían divisiones,
celos y contiendas entre ellos. (1 Corintios 1:10-12; 3:1-
4.) ¿Cómo se pudiera haber evitado aquello? Mediante
haber usado materiales de mejor calidad, durables.
Esos materiales representan las cualidades que
son parte esencial de la personalidad cristiana. ¿Qué
cualidades? El apóstol Pedro mencionó una cuando dijo:
“La cualidad probada de su fe, de mucho más valor que
el oro”. (1 Pedro 1:6, 7.) El rey Salomón mencionó otras
dos cualidades: la sabiduría y el discernimiento, las
cuales ‘son mejores que tener la plata como ganancia’.
(Proverbios 3:13-15.) Y el rey David nos recordó que el
temor a Jehová y el apreciar sus mandamientos son
cosas que ‘han de desearse más que el oro’. (Salmo
19:9, 10.)
Estos materiales valiosos, y otros, pueden ser
incorporados en la edificación de la personalidad
cristiana para ayudar a nuestros hijos a permanecer
fieles bajo las pruebas que les vengan. Pero ¿cómo
podemos estar seguros de que estamos edificando con
esa clase de materiales? Mediante prestar atención al
corazón, tanto el de nuestros hijos como el nuestro.
*** w98 1/11 ¿Aguantará el fuego su obra? ***
13. ¿Qué representa el fuego de la ilustración de Pablo,
y de qué deben ser conscientes todos los
cristianos?
14. a) ¿Cómo pueden ‘sufrir pérdida’ todos los que
hacen discípulos cristianos, pero en qué
sentido pueden salvarse como a través de
fuego? b) ¿Cómo podemos minimizar el riesgo
de sufrir pérdida?
15. ¿De qué maneras evitaremos que la edificación de
nuestros estudiantes de la Biblia sea descuidada?
*** w98 1/11 págs. 11-12 párrs. 13-15 ¿Aguantará el
fuego su obra? ***
13 Hay un fuego al que todos nos enfrentamos en la
vida: las pruebas de nuestra fe (Juan 15:20; Santiago
1:2, 3). Los cristianos de Corinto tenían que saber, como
también nosotros hoy, que se probará a todos aquellos a
quienes enseñamos la verdad. Si no les enseñamos
bien, las consecuencias pueden ser desastrosas. Pablo
advirtió: “Si la obra de alguien, obra que él ha edificado
encima, permanece, él recibirá galardón; si la obra de
alguien es quemada por completo, él sufrirá pérdida,
pero él mismo será salvado; sin embargo, si así es, será
como a través de fuego” (1 Corintios 3:14, 15).
14 Estas son palabras que ciertamente dan en qué
pensar. Puede ser muy doloroso trabajar arduamente
para ayudar a alguien a hacerse discípulo, y luego verlo
sucumbir a la tentación o a la persecución y, con el
tiempo, abandonar el camino de la verdad. Pablo
reconoce este hecho al decir que en tales casos
sufrimos una pérdida. La experiencia puede ser tan
dolorosa que se dice que nuestra salvación es “como a
través de fuego”, como el hombre que pierde todo en un
incendio y él a duras penas logra salvarse. ¿Qué
podemos hacer nosotros, entonces, para minimizar el
riesgo de sufrir pérdida? Edificar con materiales
10
duraderos. Si enseñamos a los estudiantes de manera
que les lleguemos al corazón, motivándolos a valorar las
preciadas cualidades cristianas, como la sabiduría, el
discernimiento, el temor de Jehová y la fe verdadera,
construiremos con materiales duraderos e
incombustibles (Salmo 19:9, 10; Proverbios 3:13-15;
1 Pedro 1:6, 7). Los que adquieran tales cualidades
no dejarán de hacer la voluntad de Dios; tendrán la
esperanza segura de permanecer vivos para siempre
(1 Juan 2:17). Ahora bien, ¿cómo podemos llevar a la
práctica la ilustración de Pablo? Veamos algunos
ejemplos.
15 Cuando enseñamos a los estudiantes de la
Biblia, nunca debemos promover a los seres humanos
por encima de Jehová Dios. Nuestro objetivo no es que
nos vean a nosotros como la principal fuente de
sabiduría. Queremos que busquen la guía en Jehová, su
Palabra y su organización. Por ello, no respondemos a
sus preguntas con nuestros propios puntos de vista, sino
que les enseñamos a hallar las respuestas usando la
Biblia y las publicaciones que provee “el esclavo fiel y
discreto” (Mateo 24:45-47). Por la misma razón, nos
guardamos de ser posesivos con nuestros estudiantes
de la Biblia. No debe molestarnos el que los demás se
interesen por ellos; antes bien, debemos animarlos a
que ‘se ensanchen’ en sus afectos, y conozcan y
aprecien a tantos miembros de la congregación como
sea posible (2 Corintios 6:12, 13).
*** w08 15/7 pág. 27 Puntos sobresalientes de las
cartas a los Corintios ***
3:10-15; 4:17. Debemos analizar nuestro modo de
enseñar y hacer discípulos, y esforzarnos por mejorar
(Mat. 28:19, 20). Si somos negligentes, el estudiante tal
vez no sobreviva a las pruebas de fe. Y aunque nosotros
nos salvemos, será “como a través de fuego”: con el
dolor de haberlo perdido.
*** w98 1/11 ¿Aguantará el fuego su obra? ***
18. Cuando un discípulo rechaza la enseñanza sana,
¿por qué no es necesariamente culpa de quien
se esfuerza por enseñarle y prepararlo?
¿Quién es responsable?
18 Este examen plantea una importante pregunta. Si
la persona a la que estamos ayudando se aparta de la
verdad, ¿quiere decir que hemos fallado como
maestros, que hemos edificado con materiales de poca
calidad? No necesariamente. Las palabras de Pablo nos
recuerdan que la edificación de los discípulos conlleva,
sin lugar a dudas, una gran responsabilidad. Queremos
hacer todo lo que esté a nuestro alcance para edificarlos
bien. Pero la Palabra de Dios no nos dice que debemos
cargar con toda la responsabilidad ni que debemos
sentirnos culpables cuando aquellos a quienes
ayudamos se desvían de la verdad. Hay otros factores
en juego aparte de nuestro papel de constructores. Por
ejemplo, veamos lo que el apóstol Pablo expresa con
respecto al maestro que no ha edificado bien: “Él sufrirá
pérdida, pero él mismo será salvado” (1 Corintios 3:15).
¿A qué conclusión nos lleva el hecho de que se diga
que el maestro al fin se salva, mientras que la
personalidad cristiana que ha procurado edificar en su
estudiante “es quemada” en una prueba ardiente? Pues
que para Jehová el estudiante es el primer responsable
de sus decisiones en cuanto a si seguirá un proceder fiel
o no.
*** it-2 pág. 941 Santidad ***
Las cosas santas deben tratarse con respeto. Si
un miembro de la clase del templo usara su cuerpo de
manera inmunda, no solo se contaminaría y dañaría a sí
mismo, sino también al templo de Dios, y, como se dijo,
“si alguien destruye el templo de Dios, Dios lo destruirá
a él; porque el templo de Dios es santo, el cual son
ustedes”. (1Co 3:17.) Se ha de tener presente que esa
persona ha sido redimida mediante la sangre del Santo
de Dios. (1Pe 1:18, 19.) Sufrirá el castigo divino
cualquiera que use indebidamente lo que Jehová
determina que es santo, sea su propio cuerpo u otra
cosa dedicada a Él, o que haga daño o cometa un delito
contra otra persona que para Dios es santa. (2Te 1:6-9.)
*** it-2 pág. 887 Sabiduría ***
Por consiguiente, sin importar cuánta sabiduría del
mundo pudiera tener alguien en el sentido de destreza
en ciertos oficios, sagacidad en el comercio, habilidad
administrativa o conocimientos científicos o filosóficos, la
regla era: “Si alguno entre ustedes piensa que es sabio
en este sistema de cosas, hágase necio, para que se
haga sabio”. (1Co 3:18.) Solo debería jactarse de ‘tener
perspicacia y conocimiento de Jehová, Aquel que ejerce
bondad amorosa, derecho y justicia en la tierra’, pues es
en esto en lo que Jehová se deleita. (Jer 9:23, 24; 1Co
1:31; 3:19-23.)
*** it-2 pág. 885 Sabiduría ***
No siempre se ha usado para bien. La sabiduría
humana se puede utilizar para bien o para mal. Si se
emplease para un mal fin, se delataría a sí misma como
sabiduría carnal, no espiritual o divina. Por ejemplo,
Jehonadab era “un hombre muy sabio”, pero el consejo
que dio a Amnón, el hijo de David, estuvo basado en
una artimaña de dudoso éxito, que implicó la
manipulación de otras personas con engaño, y tuvo
unas consecuencias desastrosas. (2Sa 13:1-31.)
Absalón llevó a cabo una astuta campaña con el fin de
destronar a David su padre (2Sa 14:28-33; 15:1-6), y
cuando ocupó Jerusalén, pidió a dos de los consejeros
de su padre, Ahitofel y Husai, que le dijesen qué otros
ardides podría poner en práctica. La sabiduría que solía
respaldar el consejo de Ahitofel era tan coherente y
11
exacta, que parecía provenir de Dios. No obstante,
como había traicionado al ungido de Jehová, Dios hizo
que se rechazase su maquiavélico plan y se adoptase el
del fiel Husai, que habilidosamente halagó la vanidad de
Absalón y se aprovechó de su debilidad humana para
conseguir su caída. (2Sa 16:15-23; 17:1-14.) Pablo dijo
con respecto a Dios: “‘Prende a los sabios en su propia
astucia’. Y otra vez: ‘Jehová sabe que los razonamientos
de los sabios son vanos’”. (1Co 3:19, 20; compárese
con Éx 1:9, 10, 20, 21; Lu 20:19-26.)
Capítulo 4
*** w00 1/8 “La sabiduría está con los modestos” ***
6. ¿Cómo trató Pablo a los corintios con modestia?
6 La modestia de Pablo se hizo particularmente evidente
en su modo de tratar a los corintios. Al parecer, algunos
de ellos admiraban a los que consideraban
superintendentes destacados, entre ellos Apolos, Cefas
y el mismo Pablo (1 Corintios 1:11-15). Pero Pablo
ni solicitó la alabanza de los corintios ni se aprovechó de
su admiración. Cuando los visitó, no se presentó “con
extravagancia de habla o de sabiduría”. Por el contrario,
dijo de sí mismo y de sus compañeros: “Valórenos el
hombre como quienes son subordinados de Cristo y
mayordomos de los secretos sagrados de Dios”
*(1 Corintios 2:1-5; 4:1).
*[Notas]
La palabra griega que se traduce por “subordinados”
puede referirse al esclavo que remaba en la hilera más
baja de una gran embarcación. Los “mayordomos”
tenían más responsabilidades, como la de encargarse
de una propiedad. Sin embargo, a los ojos de la mayoría
de los amos, tan servidor era el mayordomo como el
esclavo que remaba en las galeras.
*** w88 1/12 pág. 22 Graduación de la clase número
85 de Galaad... una ocasión de gozo ***
El último orador de la mañana fue A. D. Schroeder,
del Cuerpo Gobernante, y mientras hablaba era patente
su afecto por la Escuela de Galaad. Y hay buena razón
para eso... fue el secretario general de la escuela en su
inauguración en 1943. El hermano Schroeder habló
sobre “Que se les halle fieles”, basándose en
1 Corintios 4:2. ¿Qué envuelve el ser fiel? ‘Se describe
así al que pone fe completa en las declaraciones y
promesas preciosas de Jehová Dios —explicó
Schroeder—. También significa que uno es confiable,
constante, leal a Jehová.’ ¿Hay ejemplos de personas a
quienes ya se haya hallado fieles? Tenemos a los
hombres y las mujeres de antes del cristianismo
mencionados en el capítulo 11 de Hebreos; a Jesucristo;
a los apóstoles y a otros discípulos ungidos del primer
siglo E.C. Después de mencionar unos ejemplos de la
actualidad, el hermano Schroeder preguntó: ‘¿Qué se
puede decir de nosotros?’. Y añadió: ‘O somos fieles o
somos infieles. Seamos de los ungidos o de la gran
muchedumbre, todos, ambas clases, debemos igual
fidelidad a nuestra vocación’.
*** w08 15/4 Rechacemos las “cosas que nada
valen” ***
19. ¿Cómo se aseguran los ancianos de que sus
palabras tengan valor?
19 También los ancianos tienen presente la advertencia
contra las palabras sin valor. Cuando es necesario dar
consejo, recuerdan que tienen limitaciones, por lo que
no se atreven a basarse en sus propios conocimientos.
Saben que deben recurrir siempre a la Biblia, pues
Pablo dio esta regla: “No [hay que ir] más allá de las
cosas que están escritas” (1 Cor. 4:6). De modo que los
ancianos no van más allá de lo que está escrito en la
Biblia ni, por extensión, de lo que está escrito en las
publicaciones bíblicas preparadas por el esclavo fiel y
discreto.
*** w08 15/1 Considerados dignos de recibir un reino
12. ¿Qué tuvo que recordar Pablo a los cristianos
ungidos?
12 A los cristianos del siglo primero se les declaró justos
y se les ungió con espíritu santo a fin de que en un
futuro pudieran recibir la herencia celestial; su
ungimiento no los convertía en reyes mientras aún
estaban en la Tierra. Pero parece que algunos de ellos
no lo entendían de ese modo, pues empezaron a buscar
protagonismo entre sus hermanos ungidos, a
comportarse como si fueran reyes sobre ellos. Por eso
Pablo les dijo: “Ustedes ya están hartos, ¿verdad? Ya
son ricos, ¿verdad? Han empezado a reinar sin
nosotros, ¿verdad? Y verdaderamente desearía yo que
hubieran empezado a reinar, para que nosotros también
reináramos con ustedes” (1 Cor. 4:8). El apóstol les
recordó a los ungidos de su día: “No que seamos
nosotros amos sobre la fe de ustedes, sino que somos
colaboradores para su gozo” (2 Cor. 1:24).
*** w09 15/5 Los ángeles: “espíritus para servicio
público” ***
16. ¿Cómo influye nuestra conducta en los ángeles?
16 Las Escrituras señalan que, en cierto sentido, los
cristianos que se hallan en dificultades son un
“espectáculo teatral” para los ángeles (1 Cor. 4:9). Ellos
observan nuestra conducta y se alegran mucho cuando
nos ven comportarnos con fidelidad. También se sienten
muy complacidos cuando se arrepiente un pecador (Luc.
15:10). Y hay un aspecto particular de la conducta de las
cristianas que no pasa desapercibido a la vista de los
ángeles. La Biblia indica que “la mujer debe tener una
señal de autoridad sobre la cabeza, debido a los
12
ángeles” (1 Cor. 11:3, 10). Así es, a los ángeles les
agrada ver que las cristianas, así como los demás
siervos de Dios, se someten a la autoridad teocrática.
Nuestra obediencia les sirve de modelo a estos hijos
espirituales de Jehová.
*** it-2 pág. 576 Padre ***
Jesús prohibió que se aplicara el término “padre” a
los hombres como un título formal o religioso. (Mt 23:9.)
Pablo fue como un padre para algunos cristianos debido
a que les había llevado las buenas nuevas y los había
nutrido espiritualmente, pero en ningún texto se le aplica
el término “padre” como un título religioso. (1Co
4:14, 15.) Pablo se comparó a sí mismo a un padre y a
una madre en relación con los cristianos tesalonicenses.
(1Te 2:7, 11.) La expresión “Padre Abrahán”, que
aparece en Lucas 16:24, 30, se usa básicamente en el
sentido de antepasado carnal.
*** w87 15/8 Jóvenes, ¿qué van a hacer con su vida?
18. ¿Por qué quería Pablo enviar a Timoteo a los
corintios?
18 Cinco años después de la asignación de Timoteo para
fortalecer a los hermanos de Tesalónica, Pablo escribió
a los corintios desde Éfeso: “Háganse imitadores de mí.
Por eso les envío a Timoteo, [...] y él les recordará mis
métodos relacionados con Cristo Jesús, así como yo
estoy enseñando en todas partes en toda
congregación”. (1 Corintios 4:16, 17.) El joven Timoteo,
que ya había trabajado por cinco años con Pablo,
estaba bien familiarizado con los métodos de enseñanza
de Pablo. Sabía cómo Pablo había presentado el
mensaje a los efesios, incluso que les había enseñado
“públicamente y de casa en casa”. (Hechos 20:20, 21.)
Puesto que había recibido buen entrenamiento en
aquellos métodos de predicar, ¡qué excelente ayuda
podía ser Timoteo para las congregaciones!
Capítulo 5
*** w97 15/8 pág. 28 ¿Por qué denunciar lo que es
malo? ***
Las cartas del apóstol Pablo a la congregación
cristiana de Corinto indican que la denuncia de un
pecado sirvió para que el pueblo de Dios de esa ciudad
se limpiara. En la primera carta Pablo escribió: “De
hecho, se informa que hay fornicación entre ustedes, y
tal fornicación como ni siquiera la hay entre las
naciones: que cierto hombre tiene la esposa de su
padre”. (1 Corintios 5:1.)
La Biblia no nos dice quién dio el informe al apóstol.
Puede ser que Pablo se enterara de la situación por
Estéfanas, Fortunato y Acaico, que habían viajado de
Corinto a Éfeso, donde se encontraba Pablo. Este
también había recibido una carta de la congregación
cristiana de Corinto, en la que le pedían información.
Fuera cual fuese la fuente del informe, una vez que un
testigo confiable denunció la situación a Pablo, él podía
dar la dirección necesaria. “Remuevan al hombre inicuo
de entre ustedes”, escribió. El hombre fue expulsado de
la congregación. (1 Corintios 5:13; 16:17, 18.)
*** w12 15/2 Cómo mantener un buen espíritu en la
congregación ***
16. ¿Por qué es importante que informemos de los
pecados graves para conservar el buen
espíritu de la congregación?
16 La congregación cristiana es un refugio espiritual, y
debemos protegerlo informando de los pecados graves.
Si el pecador recapacita, se arrepiente y acepta la
censura y la disciplina, dejará de ser un peligro para el
buen espíritu de la congregación. Pero si no sigue los
amorosos consejos de los ancianos y se niega a
corregirse, será expulsado. Así se logrará “la
destrucción”, o eliminación, del elemento que
amenazaba con corromper a la congregación (léase
1 Corintios 5:5). En definitiva, para conservar un buen
espíritu en la congregación, debemos actuar cuando sea
necesario, colaborar con el cuerpo de ancianos y buscar
el bienestar de nuestros hermanos.
*** w08 15/7 págs. 26-27 Puntos sobresalientes de
las cartas a los Corintios ***
Respuestas a preguntas bíblicas:
5:5. ¿Qué significa entregar al pecador “a
Satanás para la destrucción de la carne, a fin de que
el espíritu sea salvado”? Cuando alguien peca
gravemente y no se arrepiente, es expulsado de la
congregación. Como en ese momento vuelve a formar
parte del mundo malvado de Satanás, puede decirse
que ha sido entregado al Diablo (1 Juan 5:19). Además,
con la expulsión se destruye, o elimina, una influencia
carnal, o corruptora, y se protege el espíritu, o actitud
reinante, de la congregación (2 Tim. 4:22).
*** it-2 pág. 212 Levadura ***
El apóstol Pablo utilizó el mismo simbolismo
cuando mandó a la congregación cristiana de Corinto
que expulsase a un hombre inmoral de la congregación.
Dijo: “¿No saben que un poco de levadura hace
fermentar toda la masa? Quiten la levadura vieja, para
que sean una masa nueva, según estén libres de
fermento. Porque, en realidad, Cristo nuestra pascua ha
sido sacrificado”. A continuación indicó claramente a qué
se refería con la palabra “levadura”: “Por consiguiente,
guardemos la fiesta, no con levadura vieja, ni con
levadura de maldad e iniquidad, sino con tortas
no fermentadas de sinceridad y verdad”. (1Co 5:6-8.)
Pablo recurrió en este texto al significado alegórico de la
13
fiesta judía de las tortas no fermentadas, que venía
inmediatamente después de la celebración de la
Pascua. Así como un poco de levadura hace fermentar
pronto toda la masa de pan, toda la congregación
llegaría a estar inmunda a los ojos de Jehová si
no eliminaba la influencia corrupta de aquel hombre
inmoral. Tal como los israelitas no podían tener levadura
en sus casas durante la fiesta, ellos tenían que quitar la
“levadura” de en medio de la congregación.
*** g96 8/9 pág. 27 ¿Por qué es una medida amorosa
la expulsión? ***
Salvaguarda a la congregación
La Biblia ordena a los cristianos: “Cesen de
mezclarse en la compañía de cualquiera que,
llamándose hermano, sea fornicador, o persona
dominada por la avidez, o idólatra, o injuriador, o
borracho, o que practique extorsión, y ni siquiera coman
con tal hombre”. (1 Corintios 5:11.)
¿Es cruel y degradante esta ley bíblica? Piense en
lo siguiente: cuando se envía a prisión a un criminal
endurecido porque ha quebrantado la ley, ¿se considera
cruel y despiadada tal medida? No, pues la gente tiene
el derecho de ver que se salvaguarden la paz y
seguridad de la comunidad. Lo que en efecto se hace es
expulsar al delincuente de la sociedad observante de la
ley por el tiempo que dura su condena.
Del mismo modo, la congregación cristiana tiene el
derecho de expulsar de su seno a los pecadores
impenitentes. ¿Por qué? Porque la congregación debe
ser un refugio que proteja de la depredación de
personas inmorales y otros practicantes deliberados del
pecado.
Por cuanto comprendía que “un solo pecador puede
destruir mucho bien”, el apóstol Pablo indicó a los
creyentes: “Remuevan al hombre inicuo de entre
ustedes”. (Eclesiastés 9:18; 1 Corintios 5:13.) Esta
disposición impide que un pecador corrompa a la
congregación, salvaguardando así su buen nombre.
(Compárese con 1 Timoteo 3:15.)
*** it-2 pág. 1159 Tribunal judicial ***
La congregación cristiana. Aunque la autoridad
seglar no ha conferido a la congregación cristiana
poderes para actuar como tribunal, puede tomar
medidas contra los miembros cuya conducta requiera
disciplina espiritual, y hasta puede expulsarlos de la
congregación. Por lo tanto, el apóstol Pablo dice a la
congregación, es decir, a sus representantes, a los que
tienen la superintendencia, que deben juzgar a los que
forman parte de la congregación. (1Co 5:12, 13.)
Capítulo 6
*** w95 1/5 pág. 30 ¿Qué le costará su negocio? ***
Ahora bien, ¿qué puede hacer si piensa que un
hermano cristiano no ha sido honrado con usted en los
negocios? ¿Debería llevarlo a los tribunales? La Biblia
no deja lugar a dudas a este respecto. “¿Se atreve
cualquiera de ustedes que tenga un pleito contra el otro
a ir al tribunal ante hombres injustos, y no ante los
santos?”, preguntó el apóstol Pablo. Pero, ¿qué hacer si
el problema no se soluciona satisfactoriamente
enseguida? Pablo añadió: “Significa del todo derrota
para ustedes el que estén teniendo litigios unos con
otros. ¿Por qué no dejan más bien que les hagan
injusticias? ¿Por qué no dejan más bien que los
defrauden?”. Piense en el desprestigio que supondría
para la organización cristiana el que la gente de afuera
oyera que los cristianos verdaderos litigan sus disputas
en los tribunales. ¿Podría ser que en esos casos el
amor al dinero se hubiera hecho más fuerte que el amor
al hermano? ¿O podría ser que se hubiera manchado
nuestra reputación y quisiéramos ante todo vengarnos?
El consejo de Pablo muestra que en tales casos sería
mejor aceptar la pérdida que ir a los tribunales.
(1 Corintios 6:1, 7; Romanos 12:17-21.)
*** w08 1/5 págs. 21-22 Cómo escoger una buena
traducción de la Biblia ***
¿Por qué hay que tener cautela?
Algunas traducciones libres oscurecen las normas
morales expresadas en el texto original. Por ejemplo,
cierta versión dice en 1 Corintios 6:9, 10:
“¿No comprenden que esa no es forma de vivir? Los
injustos que no se preocupan por Dios no tendrán parte
en su reino. Quienes son culpables de uso y abuso del
prójimo, uso y abuso del sexo, uso y abuso de la tierra y
de todo lo que hay en ella, no pueden ser ciudadanos en
el reino de Dios” (The Message: The Bible in
Contemporary Language).
Compare esas palabras con la versión más exacta
que presenta la Traducción del Nuevo Mundo:
“¿No saben que los injustos no heredarán el reino de
Dios? No se extravíen. Ni fornicadores, ni idólatras,
ni adúlteros, ni hombres que se tienen para propósitos
contranaturales, ni hombres que se acuestan con
hombres, ni ladrones, ni personas dominadas por la
avidez, ni borrachos, ni injuriadores, ni los que practican
extorsión heredarán el reino de Dios”. Note que la
traducción libre ni siquiera menciona las conductas
específicas que Pablo nos dice que debemos evitar.
14
*** g86 22/3 págs. 15-16 La vida homosexual... ¿cuán
remuneradora es? ***
“No se extravíen —también escribió Pablo—. Ni
fornicadores, ni idólatras, ni adúlteros, ni hombres que
se tienen para propósitos contranaturales, ni hombres
que se acuestan con hombres, ni ladrones, ni personas
dominadas por la avidez, ni borrachos, ni injuriadores, ni
los que practican extorsión heredarán el reino de Dios.”
(1 Corintios 6:9, 10.) Otras traducciones de la Biblia
vierten la expresión “hombres que se acuestan con
hombres” de varias maneras, como por ejemplo:
sodomitas, pervertidos, hombres que tienen trato sexual
con otros hombres, varones que se echan con varones,
varones que cohabitan con varones y, sencillamente,
homosexuales.
*** w10 15/6 El pueblo de Jehová nos ofrece
protección ***
16. ¿Qué dijo el apóstol Pablo sobre algunos cristianos
corintios?
17. ¿Cómo han cambiado los principios bíblicos la vida
de muchas personas?
“Ustedes han sido lavados”
16 La congregación ha ayudado a muchas personas
a abandonar hábitos inmundos. En la primera carta que
escribió a los cristianos de Corinto, Pablo les habló de
los cambios que habían efectuado a fin de cumplir las
normas divinas. Algunos habían participado en prácticas
como la fornicación, la idolatría, el adulterio, la
homosexualidad, el robo o la borrachera. Pero el apóstol
les dijo: “Ustedes han sido lavados” (léase 1 Corintios
6:9-11).
17 Las personas sin fe carecen de principios
confiables para guiar su vida. O bien eligen ellas mismas
el rumbo que seguirán, o bien se dejan arrastrar por la
decadencia moral que las rodea, tal como hacían los
corintios del siglo primero antes de ser cristianos (Efe.
4:14). No obstante, el conocimiento exacto de la Palabra
y el propósito de Dios tiene un poder extraordinario.
Transforma por completo la vida de quienes lo ponen en
práctica (Col. 3:5-10; Heb. 4:12). Antes de aceptar las
justas normas de Jehová, muchos de nuestros
hermanos daban rienda suelta a sus deseos. Pero
reconocen que se sentían insatisfechos e infelices, y
que solo encontraron verdadera tranquilidad cuando
entraron en el pueblo de Dios y comenzaron a vivir
conforme a los principios bíblicos
*** gm cap. 12 Fuente de sabiduría sobrehumana ***
9-11. ¿Cómo nos ayudan los principios bíblicos a tomar
una decisión sabia sobre el uso del tabaco, y
cómo nos beneficia seguir esos principios?
9 Aunque se dice que el fumar tabaco resulta
placentero, en realidad envuelve introducir en los
pulmones sustancias contaminadoras en concentración.
El fumador contamina su cuerpo, así como su ropa y el
aire en torno suyo. Además, el fumar es una adicción. A
menudo a los que fuman se les hace muy difícil dejar
ese hábito. Teniendo presente esto, podemos acudir a la
Biblia por ayuda para llegar a una conclusión sabia
respecto a fumar tabaco.
10 Primero, considere el problema de la adicción.
Pablo, hablando sobre alimentos, dijo: “No me dejaré
poner bajo autoridad por cosa alguna”. (1 Corintios
6:12.) Pablo tenía libertad para comer cualquier clase de
alimento, pero sabía que allá en su tiempo algunas
personas tenían conciencias delicadas. Por eso dijo que
no estaba tan “adicto” a ciertos alimentos que no pudiera
prescindir de ellos para evitar tropiezo a otros. Si alguien
no puede dejar de fumar —o de mascar— tabaco,
ciertamente está ‘bajo su autoridad’. Por eso, la
declaración de Pablo sobre el asunto de los alimentos
es buena guía en cuanto al uso del tabaco. No
deberíamos permitir que un hábito nos esclavizara.
11 Segundo, considere el asunto de la
contaminación. La Biblia dice: “Limpiémonos de toda
contaminación de la carne y del espíritu”. (2 Corintios
7:1.) No hay duda de que el fumar contamina la carne.
Lo serio de esta contaminación se ve por el hecho de
que, según la Organización Mundial de la Salud, causa
la muerte prematura de más de un millón de personas
cada año. Si seguimos el principio bíblico de
mantenernos limpios de las cosas que contaminan la
carne, eso nos protegerá de las graves amenazas que
representan para la salud el fumar, las drogas y el uso
de otros contaminantes.
*** it-1 pág. 715 Divorcio ***
La persona soltera que cometiese fornicación con
una prostituta llegaría a ser “un solo cuerpo” con ella. De
igual manera, el adúltero se constituiría “un solo cuerpo”,
no con su esposa, con quien ya lo era, sino con aquella
con la que tuviese relaciones inmorales. En
consecuencia, no solo pecaría contra sí mismo, su
propio cuerpo, sino contra el “solo cuerpo” que hasta
ese momento formaba con su esposa. (1Co 6:16-18.)
Esa es la razón por la que el adulterio proporciona una
base válida para desatar el vínculo conyugal con el
respaldo de los principios bíblicos, y cuando esas
condiciones se dan, el divorcio da fin al matrimonio legal
y deja en libertad al cónyuge inocente para casarse de
nuevo con toda dignidad. (Heb 13:4.)
*** w08 15/7 pág. 27 Puntos sobresalientes de las
cartas a los Corintios ***
6:18. Para “[huir] de la fornicación”, no basta con
evitar los actos sexuales englobados por el término
griego pornéia. Hay que rechazar todo lo que podría
15
llevarnos a caer en ella, como la pornografía, la
inmundicia moral, las fantasías eróticas y el coqueteo
(Mat. 5:28; Sant. 3:17).
*** g 10/09 pág. 29 ¿Está mal vivir juntos antes de
casarse? ***
[Recuadro de la página 29]
“PECA CONTRA SU PROPIO CUERPO”
La Biblia señala: “El que practica la fornicación peca
contra su propio cuerpo” (1 Corintios 6:18). En las
últimas décadas ha quedado demostrada la veracidad
de esas palabras con los miles de muertes a causa del
sida y otras enfermedades de transmisión sexual. Y eso
no es todo: los estudios indican que la depresión y los
intentos de suicidio son más comunes entre los jóvenes
sexualmente activos. La promiscuidad también ocasiona
embarazos no deseados, y en algunos casos se llega a
pensar que el aborto es la mejor solución. Así que, a la
luz de los hechos, es evidente que las normas morales
de la Palabra de Dios no están anticuadas.
*** it-1 pág. 610 Cuerpo ***
El miembro ungido de la congregación cristiana, el
cuerpo de Cristo, que comete fornicación, está quitando
un miembro del cuerpo de Cristo y convirtiéndolo en
miembro de una ramera. Cualquier cristiano que comete
fornicación causa una contaminación moral y también
peca “contra su propio cuerpo [carnal]”. Se pone en
peligro de ser excluido del cuerpo de Cristo, la
organización del templo, y además se expone al peligro
de contraer enfermedades asquerosas. (1Co 6:13, 15-
20; Pr 7:1-27.) Puede ser que ‘la congregación lo
entregue a Satanás para la destrucción de la carne’.
(1Co 5:5.)
*** w05 15/3 “Comprados por precio” ***
4. ¿Cómo llegamos a ser esclavos de Dios y de Cristo?
‘Hagamos todas las cosas para la gloria de Dios’
4 Se puede definir un esclavo como la persona que
pertenece legalmente a otra y está siempre bajo las
órdenes y deseos de su propietario. Nosotros llegamos
a ser propiedad de Jehová cuando nos dedicamos a él y
nos bautizamos. El apóstol Pablo recalca tocante a los
cristianos: “No se pertenecen a sí mismos, porque
fueron comprados por precio” (1 Corintios 6:19, 20).
El precio, por supuesto, es el sacrificio redentor de
Jesucristo, en virtud del cual Jehová nos acepta como
siervos suyos, tanto si somos cristianos ungidos como si
abrigamos la esperanza terrenal (Efesios 1:7; 2:13;
Revelación [Apocalipsis] 5:9). Por lo tanto, desde el
momento de nuestro bautismo, “pertenecemos a
Jehová” (Romanos 14:8). En vista de que hemos sido
comprados con la sangre preciosa de Jesucristo,
también somos sus esclavos y estamos obligados a
guardar sus mandamientos (1 Pedro 1:18, 19).
Capítulo 7
*** w96 15/10 La soltería. Una puerta a la actividad
sin distracción ***
4. ¿Qué quiso decir Pablo con las palabras “es bueno
que el hombre no toque mujer”?
5, 6. a) ¿Por qué es evidente que Pablo no estaba
recomendando un estilo de vida monástico?
b) ¿Por qué recomendó Pablo la soltería?
Recomendación de la soltería
4 Pablo comenzó por decir: “Ahora bien, respecto a
las cosas de que escribieron ustedes, es bueno que el
hombre no toque mujer”. (1 Corintios 7:1.) Aquí, la
expresión “no toque mujer” tiene el sentido de evitar el
contacto físico con una mujer para obtener placer
sexual. Dado que Pablo ya había condenado la
fornicación, se refería a las relaciones sexuales dentro
del matrimonio; por consiguiente, estaba recomendando
la soltería. (1 Corintios 6:9, 16, 18; compárese con
Génesis 20:6; Proverbios 6:29.) Un poco más adelante,
escribió: “Ahora bien, digo a los no casados y a las
viudas: les es bueno permanecer así como yo”.
(1 Corintios 7:8.) Pablo no estaba casado; puede que
fuera viudo. (1 Corintios 9:5.)
5 Es probable que los cristianos de Corinto hubieran
tenido contacto con la filosofía griega, de la que ciertas
escuelas alababan el ascetismo extremo, es decir, la
renuncia del propio ser. ¿Fue esa, acaso, la razón por la
que preguntaron a Pablo si era “bueno” que los
cristianos evitaran toda relación sexual? La respuesta de
Pablo no reflejó la filosofía griega. (Colosenses 2:8.) A
diferencia de los teólogos católicos, en ninguna parte
recomendó llevar una vida ascética y célibe en un
monasterio o convento, como si los solteros gozaran de
santidad especial y contribuyeran a su propia salvación
por sus oraciones y forma de vida.
6 Pablo recomendó la soltería “en vista de la
necesidad entre nosotros aquí”. (1 Corintios 7:26.)
Quizás se refería a los tiempos difíciles por los que
atravesaban los cristianos y que el matrimonio podría
agravar. (1 Corintios 7:28.) Su consejo a los cristianos
solteros fue: “Les es bueno permanecer así como yo”. A
los viudos exhortó: “¿Estás desatado de una esposa?
Deja de buscar esposa”. De la viuda cristiana escribió:
“Es más feliz si permanece como está, según mi
opinión. Ciertamente pienso que yo también tengo el
espíritu de Dios”. (1 Corintios 7:8, 27, 40.)
*** fy cap. 13 Si el matrimonio está al borde de la
ruptura ***
10. ¿Qué protección que recomendó Pablo a los
cristianos corintios puede ser aplicable al
cristiano actual?
16
11, 12. a) ¿Qué se deben mutuamente los cónyuges, y
con qué espíritu debe rendirse? b) ¿Cómo
debe tratarse la situación si es necesario
suspender temporalmente el débito conyugal?
EL DÉBITO CONYUGAL
10 Cuando el apóstol Pablo escribió a los corintios,
recomendó el matrimonio “a causa de la ocurrencia
común de la fornicación”. (1 Corintios 7:2.) El mundo
hoy es tan malo como la antigua Corinto, si no peor. Los
temas inmorales de los que habla abiertamente la gente
del mundo, su modo de vestir inmodesto y las historias
sensuales de las revistas, los libros, la televisión y las
películas se combinan para excitar los apetitos sexuales
ilícitos. Pablo dijo a los corintios, que vivían en un
ambiente similar: “Mejor es casarse que estar
encendidos de pasión”. (1 Corintios 7:9.)
11 Por este motivo, la Biblia manda a los cristianos
casados: “Que el esposo dé a su esposa lo que le es
debido; pero que la esposa haga lo mismo también a su
esposo”. (1 Corintios 7:3.) Estas palabras ponen el
acento en dar, no en exigir. La intimidad física en el
matrimonio solo es verdaderamente satisfactoria si cada
parte se interesa por el bien de su pareja. Por ejemplo,
la Biblia manda a los esposos que traten a sus esposas
“de acuerdo con conocimiento”. (1 Pedro 3:7.) Esto es
particularmente cierto en lo que respecta a dar y recibir
el débito conyugal. Si no se trata a la esposa con
ternura, es posible que este aspecto de la vida
matrimonial no le resulte placentero.
12 Hay momentos en los que la pareja quizá tenga
que privarse del débito conyugal. Por ejemplo, en el
caso de la esposa, durante ciertos días del mes o
cuando se encuentra muy cansada. (Compárese con
Levítico 18:19.) O en el caso del esposo, cuando afronta
un problema serio en el trabajo y se siente
emocionalmente agotado. Si es necesario suspender
temporalmente el débito conyugal por una determinada
razón, es mejor que ambos hablen de ello con franqueza
y lleguen a un “común acuerdo”. (1 Corintios 7:5.) De
este modo, ninguno de los dos componentes de la
pareja llegará a conclusiones equivocadas. Por el
contrario, si la esposa niega voluntariamente el débito a
su esposo o este lo rinde sin cariño deliberadamente, la
pareja puede exponerse a la tentación. Esta situación es
un caldo de cultivo para los problemas conyugales.
*** w11 15/10 Consejos sabios sobre la soltería y el
matrimonio ***
19, 20. a) ¿Por qué no es el matrimonio una protección
automática contra la inmoralidad sexual? b) ¿A
qué peligro se exponen las parejas que pasan
largos períodos separadas?
Jehová nos exige pureza moral
19 Todos los siervos de Jehová comprenden que es
esencial huir de la inmoralidad sexual. Hay quienes se
casan para evitar problemas en este sentido.
No obstante, conviene tener claro que el matrimonio
no es una protección automática. En tiempos bíblicos,
las ciudades amuralladas solo defendían a quienes se
quedaban dentro. Si salían al exterior, se exponían a ser
asaltados, o incluso asesinados, por las bandas de
maleantes. Del mismo modo, los esposos solo estarán
resguardados contra la inmoralidad mientras se
mantengan dentro de los límites que ha establecido
Jehová, el Creador del matrimonio.
20 ¿Cuáles son esos límites? Pablo los definió
claramente en 1 Corintios 7:2-5. La esposa es la única
persona que posee el derecho a disfrutar de relaciones
íntimas con su cónyuge, y lo mismo puede decirse del
esposo. Se espera que cada uno le proporcione al otro
“lo que le es debido” en el ámbito sexual. Por desgracia,
hay quienes descuidan a su pareja en este asunto
porque pasan extensos períodos alejados el uno del
otro, sea por cuestiones de trabajo o por tomar
vacaciones por separado. ¡Qué triste sería que, en esta
situación, alguien cediera a la tentación del Diablo y
cometiera adulterio “por su falta de regulación”! Jehová
bendecirá a todos los cabezas de familia que se
esfuercen por dar lo necesario a los suyos sin poner en
peligro su matrimonio (Sal. 37:25).
*** w96 15/10 Cómo equilibrar los deberes de esposo
y anciano ***
6, 7. a) ¿Cuál es una manera como el hombre casado
está “dividido”? b) ¿Qué aconseja Pablo a los
cristianos casados? c) ¿Cómo debe influir este
consejo en la decisión de un hombre al aceptar
cierto trabajo?
6 Para empezar, el hombre casado renuncia a la
potestad sobre su propio cuerpo. Pablo lo dejó bien
claro al decir: “La esposa no ejerce autoridad sobre su
propio cuerpo, sino su esposo; así mismo, también, el
esposo no ejerce autoridad sobre su propio cuerpo, sino
su esposa”. (1 Corintios 7:4.) Quizás algunos que están
contemplando la posibilidad de casarse minimicen el
asunto pensando que la sexualidad no tendrá gran
importancia en su matrimonio. No obstante, dado que la
Biblia exige que los solteros sean castos, los cristianos
no saben, en realidad, cuáles serán las necesidades
íntimas de su futuro cónyuge.
7 Pablo muestra que incluso la pareja que ‘fija la
mente en las cosas del espíritu’ debe interesarse en las
necesidades sexuales de cada uno de sus integrantes.
Su consejo a los cristianos de Corinto fue: “Que el
esposo dé a su esposa lo que le es debido; pero que la
esposa haga lo mismo también a su esposo. No se
priven de ello el uno al otro, a no ser de común acuerdo
por un tiempo señalado, para que dediquen tiempo a la
17
oración y vuelvan a juntarse, para que no siga
tentándolos Satanás por su falta de regulación en sí
mismos”. (Romanos 8:5; 1 Corintios 7:3, 5.)
Tristemente, la desatención a este consejo ha llevado en
ocasiones al adulterio. Por eso, el cristiano casado debe
sopesar bien los asuntos antes de aceptar un trabajo
que lo separe de su mujer por un tiempo prolongado. Ya
no goza de la misma libertad de movimiento que tenía
de soltero.
*** w96 15/10 La soltería. Una puerta a la actividad
sin distracción ***
9. Según Jesús y Pablo, ¿de qué manera constituyen
dones de Dios tanto el matrimonio como la
soltería?
9 Pablo señaló que tanto el matrimonio como la soltería
son dones de Dios. “Quisiera yo que todos los hombres
fueran como yo mismo soy. No obstante, cada uno tiene
de Dios su propio don, uno de esta manera, otro de
aquella manera.” (1 Corintios 7:7.) Seguramente en su
pensamiento estaba lo que Jesús había dicho. Después
de establecer el origen divino del matrimonio, Jesús
mostró que la soltería voluntaria encaminada a servir a
los intereses del Reino constituye un don particular:
“No todos hacen lugar para el dicho, sino únicamente los
que tienen el don. Porque hay eunucos que nacieron así
de la matriz de su madre, y hay eunucos que fueron
hechos eunucos por los hombres, y hay eunucos que a
sí mismos se han hecho eunucos por causa del reino de
los cielos. Quien pueda hacer lugar para ello, haga lugar
para ello”. (Mateo 19:4-6, 11, 12.)
*** w89 1/11 La limpieza moral es la hermosura de
los jóvenes ***
14. Respecto a la alegación de que el casarse durante la
adolescencia es una protección, explica cómo
debemos considerar las palabras de Pablo en
1 Corintios 7:9 y 7:36.
14 Es cierto que no es fácil adherirse a las leyes
estrictas de Dios sobre la moralidad. Por eso, algunos
jóvenes han concluido que la mejor protección es
casarse durante la adolescencia. ‘Después de todo —
razonan—, ¿no dice 1 Corintios 7:9: “Si no tienen
autodominio, cásense, porque mejor es casarse que
estar encendidos de pasión”?’ No obstante, tal punto de
vista refleja falta de perspicacia. Las palabras de Pablo
no se dirigen a adolescentes, sino a los que han
“pasado la flor de la juventud”. (1 Corintios 7:36.) En la
mayoría de los casos, los que aún están en la flor de la
juventud no se han desarrollado suficientemente en
sentido emocional ni espiritual para poder afrontar las
presiones y responsabilidades que vienen con el
matrimonio. La publicación Journal of Marriage and the
Family informa: “Los que se casan a edad temprana
experimentan menos satisfacción marital porque no
están preparados para desempeñar su papel en el
matrimonio. Cuando los cónyuges no desempeñan bien
su papel, disminuye la satisfacción, y eso a su vez
causa inestabilidad marital”. De modo que la solución no
es casarte mientras eres joven, sino mantener la
castidad mientras seas soltero hasta que hayas
cultivado todas las cualidades necesarias para un
matrimonio de éxito.
*** w00 15/12 pág. 28 Preguntas de los lectores ***
¿Hasta qué grado debe la esposa cristiana fiel
resistirse a aceptar el divorcio que solicite su
cónyuge?
Cuando Dios instituyó el matrimonio, señaló que el
marido y la mujer debían “adherirse” el uno al otro
(Génesis 2:18-24). Aunque la humanidad se hizo
imperfecta y surgieron muchos problemas
matrimoniales, Dios aún desea que los cónyuges se
mantengan unidos. El apóstol Pablo escribió: “A los
casados doy instrucciones —sin embargo, no yo, sino el
Señor— de que la esposa no debe irse de su esposo;
pero si de hecho se fuera, que permanezca sin casarse,
o, si no, que se reconcilie con su esposo; y el esposo
no debe dejar a su esposa” (1 Corintios 7:10, 11).
Estas palabras reflejan el hecho de que entre las
personas imperfectas hay ocasiones en que uno de los
cónyuges decide dejar al otro. Por ejemplo, Pablo dijo
que si uno de ellos se iba, ambos tenían que
‘permanecer sin casarse’. ¿Por qué? Pues bien, aunque
uno se fuera, los dos siguen vinculados entre sí a los
ojos de Dios. Pablo podía hacer esta indicación porque
Jesús había fijado la norma para el matrimonio cristiano:
“Cualquiera que se divorcie de su esposa, a no ser por
motivo de fornicación [griego, por·néi·a], y se case con
otra, comete adulterio” (Mateo 19:9). De modo que la
única base para el divorcio que, de acuerdo con las
Escrituras, pone fin al matrimonio es la “fornicación”, es
decir, la inmoralidad sexual. Parece ser que en el caso
que menciona Pablo, ninguno de los cónyuges era
culpable de actos inmorales, de modo que, aunque uno
de ellos se fuera, el matrimonio no terminaría a la vista
de Dios.
*** w96 15/10 Padre y anciano. Cómo cumplir con
ambos papeles ***
8. ¿Cómo debe proceder un anciano con su esposa
no creyente?
Casado con una “esposa incrédula”
8 De los cristianos casados con mujeres
no creyentes, Pablo escribió: “Si algún hermano tiene
esposa incrédula, y sin embargo ella está de acuerdo en
morar con él, no la deje [...]. Porque [...] la esposa
incrédula es santificada con relación al hermano; de otra
18
manera, sus hijos verdaderamente serían inmundos,
pero ahora son santos. Pues, [...] esposo, ¿cómo sabes
que no salvarás a tu esposa?”. (1 Corintios 7:12-
14, 16.) La palabra “incrédula” no se refiere aquí a una
mujer irreligiosa, sino a una mujer que no está dedicada
a Jehová, quizás una judía o una adoradora de dioses
paganos. Hoy, un anciano podría estar casado con una
mujer que profese una religión distinta de la suya, que
sea agnóstica o hasta atea. Si ella consiente en morar
con él, no debe dejarla sencillamente porque sus
creencias discrepan, sino que ha de seguir ‘morando
con ella de acuerdo con conocimiento, asignándole
honra como a un vaso más débil, el femenino’, viviendo
con la esperanza de salvarla. (1 Pedro 3:7; Colosenses
3:19.)
*** w06 1/7 Joven, escoge servir a Jehová ***
3, 4. ¿Qué puede ayudar a los hijos de padres
dedicados a dedicarse ellos mismos a Jehová
por propia voluntad?
La dedicación no es automática hoy día
3 Según las Escrituras, Dios considera santos a los
niños aunque solo uno de sus padres sea un cristiano
fiel (1 Corintios 7:14). Ahora bien, ¿significa eso que
los niños ya son siervos dedicados de Jehová? No,
no es así. Sin embargo, gracias a la educación que
imparten los padres que están dedicados a Jehová, sus
hijos están preparados para llegar a dedicarse por
propia voluntad. El sabio rey Salomón escribió:
“Observa, oh hijo mío, el mandamiento de tu padre, y
no abandones la ley de tu madre. [...] Cuando andes,
ello te guiará; cuando te acuestes, vigilará sobre ti; y
cuando hayas despertado, hará de ti el objeto de su
intenso interés. Porque el mandamiento es una lámpara,
y una luz es la ley, y las censuras de la disciplina son el
camino de la vida” (Proverbios 6:20-23).
4 La guía de los padres cristianos sirve de
protección a los jóvenes... siempre y cuando estén
dispuestos a seguirla. Salomón también dijo: “El hijo
sabio es el que regocija a un padre, y el hijo estúpido es
el desconsuelo de su madre”. “Tú, oh hijo mío, oye y
hazte sabio, y guía tu corazón por el camino.”
(Proverbios 10:1; 23:19.) Así es, joven, si quieres
beneficiarte de la educación de tus padres, debes
aceptar de buena gana sus consejos y su disciplina.
No has nacido sabio, pero puedes ‘hacerte sabio’ y
seguir voluntariamente “el camino de la vida”.
*** w00 15/12 pág. 28 Preguntas de los lectores ***
Pablo pasó a hablar de la situación en la que el
cristiano verdadero tiene cónyuge incrédulo.
Observemos las instrucciones que da el apóstol: “Si el
incrédulo procede a irse, que se vaya; el hermano o la
hermana no está en servidumbre en tales
circunstancias; antes bien, Dios los ha llamado a
ustedes a la paz” (1 Corintios 7:12-16). ¿Qué opciones
tiene la esposa fiel si su marido incrédulo la deja, y
hasta quiere divorciarse de ella?
Tal vez prefiera que él permanezca a su lado.
Es posible que aún lo ame, sea consciente de las
necesidades emocionales y sexuales de ambos, y
reconozca que ella y los hijos menores —de haberlos—
necesitan apoyo económico. También pudiera abrigar la
esperanza de que algún día se haga creyente y se
salve. Sin embargo, si el esposo toma medidas (sin
base bíblica) para poner fin al matrimonio, la esposa
puede dejar “que se vaya”, como escribió Pablo. Lo
mismo sería aplicable si un marido creyente pasara por
alto la norma de Dios sobre el matrimonio e insistiera en
irse.
*** w95 1/10 ¿Ocupa Dios el primer lugar en su
familia? ***
10. ¿Cómo puede ayudar el cristiano a su cónyuge
incrédulo?
10 Las Escrituras ponen de manifiesto que el esposo o la
esposa que apoya firmemente las verdades bíblicas
puede contribuir a la salvación de su cónyuge
no cristiano ayudándole a hacerse creyente. El apóstol
Pablo escribió: “Si algún hermano tiene esposa
incrédula, y sin embargo ella está de acuerdo en morar
con él, no la deje; y la mujer que tiene esposo incrédulo,
y sin embargo él está de acuerdo en morar con ella,
no deje a su esposo. Pues, esposa, ¿cómo sabes que
no salvarás a tu esposo? O, esposo, ¿cómo sabes que
no salvarás a tu esposa?”. (1 Corintios 7:12, 13, 16.) El
apóstol Pedro explicó cómo puede la esposa salvar a su
esposo, al exhortar: “Estén en sujeción a sus propios
esposos, a fin de que, si algunos no son obedientes a la
palabra, sean ganados sin una palabra por la conducta
de sus esposas”. (1 Pedro 3:1.)
*** w89 15/2 pág. 20 ¿Es su opinión personal la única
que cuenta? ***
Corinto, Grecia, c. 55 E.C. Las riñas en cuanto a la
circuncisión estaban dividiendo a la congregación. Pablo
sabía que la circuncisión en sí misma no era
pecaminosa. Había sido parte de la Ley perfecta de
Dios. (Salmo 19:7; Romanos 7:12.) Pablo mismo hasta
se había encargado de que su joven compañero
Timoteo (cuya madre era judía) fuera circuncidado.
Pablo hizo esto, no porque fuera obligatorio, sino porque
no quería dar a los judíos ninguna causa de tropiezo con
relación a las buenas nuevas. (Hechos 16:3.) Instó a los
cristianos a evitar envolverse en riñas que causaban
perturbación. “¿Fue llamado algún hombre en estado de
circuncisión? —preguntó—. No se haga incircunciso.
¿Ha sido llamado algún hombre en incircuncisión? No
se circuncide [pensando que aquello fuera vital para la
salvación].” Lo importante era obedecer los mandatos
claros de Dios, entre ellos los que venían mediante la
19
congregación cristiana. (1 Corintios 7:18-20; Hebreos
13:17.)
*** w96 15/10 La soltería. Una puerta a la actividad
sin distracción ***
5, 6. a) ¿Por qué es evidente que Pablo no estaba
recomendando un estilo de vida monástico?
b) ¿Por qué recomendó Pablo la soltería?
5 Es probable que los cristianos de Corinto hubieran
tenido contacto con la filosofía griega, de la que ciertas
escuelas alababan el ascetismo extremo, es decir, la
renuncia del propio ser. ¿Fue esa, acaso, la razón por la
que preguntaron a Pablo si era “bueno” que los
cristianos evitaran toda relación sexual? La respuesta de
Pablo no reflejó la filosofía griega. (Colosenses 2:8.) A
diferencia de los teólogos católicos, en ninguna parte
recomendó llevar una vida ascética y célibe en un
monasterio o convento, como si los solteros gozaran de
santidad especial y contribuyeran a su propia salvación
por sus oraciones y forma de vida.
6 Pablo recomendó la soltería “en vista de la
necesidad entre nosotros aquí”. (1 Corintios 7:26.)
Quizás se refería a los tiempos difíciles por los que
atravesaban los cristianos y que el matrimonio podría
agravar. (1 Corintios 7:28.) Su consejo a los cristianos
solteros fue: “Les es bueno permanecer así como yo”. A
los viudos exhortó: “¿Estás desatado de una esposa?
Deja de buscar esposa”. De la viuda cristiana escribió:
“Es más feliz si permanece como está, según mi
opinión. Ciertamente pienso que yo también tengo el
espíritu de Dios”. (1 Corintios 7:8, 27, 40.)
*** w11 15/10 Consejos sabios sobre la soltería y el
matrimonio ***
13-15. ¿Qué posibles problemas deben tratarse durante
el noviazgo?
Cómo prepararse para la vida de casado
13 Como vimos antes, Pablo destacó los beneficios
de la soltería, pero jamás menospreció a los siervos de
Jehová que optaron por casarse. Todo lo contrario.
Guiado por el espíritu santo, escribió consejos que
ayudan a las parejas a comprender mejor los retos de la
vida matrimonial y la manera de lograr una unión sólida.
14 A decir verdad, algunas parejas necesitan
replantearse sus expectativas. Durante el noviazgo, tal
vez crean que su amor es único y extraordinario, y que
eso les garantiza el éxito. Llegan a la boda como si
fueran los protagonistas de un cuento de hadas,
pensando que nada en el mundo podrá empañar su
alegría. Si fueran más realistas, comprenderían que
forzosamente surgirán problemas en el matrimonio y
que el romanticismo, por maravilloso que sea,
no bastará para hacerles frente (léase 1 Corintios
7:28).
15 Muchos recién casados se sorprenden —
e incluso se llevan una decepción— al descubrir que
no siempre coinciden en temas importantes. Tal vez
choquen al hablar del dinero, las actividades del tiempo
libre, el lugar de residencia o las visitas a sus familias.
Y quizás vean que los defectos y manías del otro, que
antes de la boda les parecían insignificancias, ahora los
exasperan y les dificultan la convivencia. Por eso, lo
mejor es que ambos traten todos estos asuntos mientras
aún son novios.
*** w08 15/7 pág. 27 Puntos sobresalientes de las
cartas a los Corintios ***
7:29. Los cónyuges no deben estar tan pendientes
el uno del otro que dejen los intereses del Reino en
segundo plano.
*** w07 1/10 La búsqueda del verdadero propósito de
la vida ***
15. ¿Qué buenos resultados obtuvo cierta familia al ‘no
usar el mundo a plenitud’?
15 Pablo anima a “los que hacen uso del mundo” a “que
no lo [usen] a plenitud” (1 Corintios 7:31). Keith y
Bonnie siguieron ese consejo. Él explica: “Me hice
testigo de Jehová cuando estaba terminando mis
estudios de odontología. Tenía la posibilidad de obtener
elevados ingresos si atendía a muchos pacientes, pero
como eso reduciría mi tiempo para las actividades
espirituales, opté por atender a una cantidad limitada de
personas. Eso me permitió dedicar más tiempo al
bienestar espiritual y emocional de mi esposa y de las
cinco hijas que llegamos a tener. Aunque raras veces
nos sobraba el dinero, aprendimos a ahorrar, y nunca
nos faltó lo necesario. Éramos una familia unida,
cariñosa y llena de alegría. Con el paso de los años,
todos emprendimos el ministerio de tiempo completo.
Nuestras hijas ya se han casado (tres de ellas incluso
tienen hijos), y sus familias también son felices gracias a
que siempre ponen el propósito de Jehová en primer
lugar en su vida”.
*** w96 15/10 La soltería. Una puerta a la actividad
sin distracción ***
13, 14. a) ¿Qué comparación estableció el apóstol Pablo
entre los cristianos solteros y los casados?
b) ¿De qué única manera “hará mejor” el
cristiano soltero que el casado?
Soltería con propósito
13 La soltería no es de por sí meritoria. Entonces,
¿en qué sentido puede ser “mejor”? Todo depende del
uso que la persona dé a la libertad que tal estado
conlleva. Pablo escribió: “En realidad, quiero que estén
libres de inquietud. El hombre no casado se inquieta por
las cosas del Señor, en cuanto a cómo ganar la
20
aprobación del Señor. Pero el hombre casado se
inquieta por las cosas del mundo, en cuanto a cómo
ganar la aprobación de su esposa, y está dividido.
Además, la mujer no casada —y la virgen— se inquieta
por las cosas del Señor, para ser santa tanto en su
cuerpo como en su espíritu. Sin embargo, la mujer
casada se inquieta por las cosas del mundo, en cuanto a
cómo ganar la aprobación de su esposo. Pero esto lo
digo para la ventaja personal de ustedes, no para
echarles un lazo, sino para moverlos a lo que es
decoroso y a lo que resulta en atender constantemente
al Señor sin distracción”. (1 Corintios 7:32-35.)
14 El cristiano soltero que se vale de su condición
para ir en pos de metas egoístas no hace “mejor” que el
casado, ya que su soltería no es “por causa del reino”,
sino por motivos personales. (Mateo 19:12.) El hombre o
la mujer no casados deben ‘inquietarse por las cosas del
Señor’, estar ansiosos por “ganar la aprobación del
Señor” y “atender constantemente al Señor sin
distracción”. Esto implica dar atención indivisa al servicio
de Jehová y Jesucristo. Solo así, los cristianos solteros
harán “mejor” que los casados.
*** w08 15/7 pág. 27 Puntos sobresalientes de las
cartas a los Corintios ***
7:33, 34. ¿Qué son “las cosas del mundo” por
las que se inquietan los cristianos casados? Son los
asuntos del diario vivir de los que deben ocuparse —
como la comida, la ropa y la vivienda—, y no las cosas
malas del mundo, que todos debemos evitar (1 Juan
2:15-17).
*** w92 15/5 Verdadera felicidad al servir a Jehová ***
14, 15. a) Según el apóstol Pablo, ¿qué se requiere para
permanecer soltero? b) ¿Por qué dice Pablo
que la persona soltera hace “mejor” y “es más
feliz”?
14 Note esa palabra: “decisión”. Pablo escribió: “Si
alguno está resuelto en su corazón, y no tiene
necesidad alguna, sino que tiene autoridad sobre su
propia voluntad y ha tomado esta decisión en su propio
corazón, de guardar su propia virginidad, hará bien. Por
consiguiente, también el que da su virginidad en
matrimonio hace bien, pero el que no la da en
matrimonio hará mejor”. (1 Corintios 7:37, 38.) ¿Por qué
hará “mejor”? Pablo explicó: “Quiero que estén libres de
inquietud. El hombre no casado se inquieta por las
cosas del Señor, en cuanto a cómo ganar la aprobación
del Señor. [...] Además, la mujer no casada —y la
virgen— se inquieta por las cosas del Señor [...] Pero
esto lo digo para la ventaja personal de ustedes, [...]
para moverlos a lo que es decoroso y a lo que resulta en
atender constantemente al Señor sin distracción”.
(1 Corintios 7:32-35.)
15 ¿Se relaciona con la felicidad este “atender
constantemente al Señor sin distracción” para “ganar la
aprobación del Señor”? Parece que Pablo opinaba así.
Al hablar de la cristiana que enviuda, dijo: “Está libre
para casarse con quien quiera, pero solo en el Señor.
Pero es más feliz si permanece como está, según mi
opinión. Ciertamente pienso que yo también tengo el
espíritu de Dios”. (1 Corintios 7:39, 40.)
*** w99 15/2 págs. 5-6 ¿Qué se requiere para tener
éxito en el matrimonio? ***
• Si pienso casarme, ¿he pasado ya los años de la
juventud en que los impulsos sexuales se intensifican y
pueden afectar el buen juicio? (1 Corintios 7:36.)
“Es muy arriesgado casarse demasiado joven”, dice
Nikki, que contrajo matrimonio a los 22 años. Ella
advierte: “Los sentimientos, las metas y los gustos
seguirán cambiando desde los últimos años de la
adolescencia hasta cerca de los treinta”. Claro está, la
edad por sí sola no determina si uno está preparado
para casarse o no. No obstante, contraer matrimonio
cuando el joven no ha pasado la etapa en que los
impulsos sexuales son nuevos y particularmente
intensos, puede afectar su modo de pensar e impedirle
ver posibles problemas.
*** w87 15/11 Persona no casada, pero completa
para servir a Dios ***
15. a) ¿Qué cualidad deben cultivar los cristianos no
casados? b) ¿Qué punto básico sobre el
matrimonio y la soltería señaló Pablo en
1 Corintios 7:36, 37?
16. a) ¿Qué quiere decir haber “pasado la flor de la
juventud”? b) ¿De qué debe estar convencido
el cristiano que permanece sin casarse?
No casados que dan adelanto al Reino
15 Mientras que los siervos casados de Jehová
deben cumplir con sus obligaciones conyugales, los
cristianos solteros deben cultivar contentamiento en su
condición de completos sin estar casados. Como dijo
Pablo: “Ahora bien, digo a los no casados y a las viudas:
les es bueno permanecer así como yo [sin casarse].
¿Estás atado a una esposa? Deja de procurar
liberación. ¿Estás desatado de una esposa? Deja de
buscar esposa”. (1 Corintios 7:8, 27.) Con la ayuda de
Jehová, como persona soltera cultive la condición
estable que Dios hace posible. No debe darse por
supuesto que tiene que ocurrir un cambio de estado, ni
debe uno casarse porque sea lo acostumbrado ni por
reacción a la influencia de otros. Más bien, cualquier
cambio de estado debe surgir de una necesidad con
base bíblica, porque Pablo dijo: “Si alguno piensa que se
está portando impropiamente para con su virginidad, si
esta ha pasado la flor de la juventud, y esa es la manera
21
como debe efectuarse, que haga lo que quiera; no peca.
Que se casen. Pero si alguno está resuelto en su
corazón, y no tiene necesidad alguna, sino que tiene
autoridad sobre su propia voluntad y ha tomado esta
decisión en su propio corazón, de guardar su propia
virginidad, hará bien”. (1 Corintios 7:36, 37.)
16 Así Pablo mostró que no sería incorrecto el que
alguien se casara si se estuviera comportando de
alguna manera indecorosa respecto a su virginidad,
aunque, sin duda, el apóstol no estaba aludiendo a
pecado craso. Como dijo antes: “Mejor es casarse que
estar encendidos de pasión”. (1 Corintios 7:9.) Por
supuesto, se refería a casarse en esas circunstancias si
la persona ‘había pasado la flor de la juventud’, si había
pasado del tiempo de la intensificación original del
interés sexual. Si un individuo maduro tenía “autoridad
sobre su propia voluntad” y en su corazón había
decidido firmemente hacer lugar para la soltería, haría
bien. La soltería de éxito no significa suprimir un deseo
constante y casi irresistible de casarse y de llevar una
vida de familia. Más bien, el cristiano que optara por
permanecer sin casarse debería estar plenamente
convencido en su corazón de que en su caso el
mantenerse soltero sería lo correcto, y debería estar
dispuesto a hacer todo esfuerzo necesario para
mantenerse en ese estado en castidad. El cristiano que
así actuara tendría menos distracciones y mayor libertad
para servir al Señor.
*** w08 15/3 Cómo tener un matrimonio feliz ***
4. a) ¿Qué instrucciones dio Pablo con respecto al
matrimonio? b) ¿Qué proceder siguen los
cristianos obedientes?
Sometámonos a las normas de Jehová
4 Por inspiración, el apóstol cristiano Pablo mandó
que las viudas que quisieran volver a casarse lo hicieran
“solo en el Señor” (1 Cor. 7:39). Este no era un
concepto nuevo para los cristianos que habían
pertenecido al judaísmo. La Ley que Jehová dio a Israel
estipulaba claramente que no debían “formar ninguna
alianza matrimonial” con los habitantes de las naciones
vecinas, que eran paganas. Jehová les advirtió del
peligro que corrían si desobedecían esta norma divina:
“Porque [el que no es israelita] apartará a tu hijo de
seguirme, y ellos ciertamente servirán a otros dioses; y
la cólera de Jehová realmente se encenderá contra
ustedes, y él ciertamente te aniquilará de prisa” (Deu.
7:3, 4). ¿Qué espera Dios de sus siervos de tiempos
modernos? Simple y llanamente, que se casen solo con
quienes estén “en el Señor”, o sea, con cristianos
dedicados y bautizados. Someterse a las normas de
Dios en este aspecto es el proceder más sensato.
Capítulo 8
*** g 11/08 pág. 8 Seis consejos para alcanzar el
éxito personal ***
“El amor edifica.” (1 Corintios 8:1.) ¿Concibe la
vida sin amor? ¿No sería una existencia vacía? “Si [...]
no tengo amor, nada soy [...], de nada absolutamente
me aprovecha”, afirmó el apóstol Pablo por inspiración
divina (1 Corintios 13:2, 3).
Este amor no es el amor erótico, que, por supuesto,
tiene su lugar. Se trata de un amor más abarcador, más
duradero, regulado por los principios divinos (Mateo
22:37-39). No es pasivo, sino activo, pues se manifiesta
al prójimo. Pablo también dijo que es paciente y
bondadoso; no es celoso, ni se vanagloria ni se hincha
de orgullo; altruistamente antepone los intereses ajenos
a los suyos y no se ofende enseguida, sino que es
indulgente. Esta clase de amor edifica y contribuye al
éxito en nuestras relaciones humanas, en especial con
la familia (1 Corintios 13:4-8).
*** w01 1/1 Edificados por el amor ***
6. ¿Cómo puede el amor equilibrar distintos aspectos
de nuestra vida?
6 El amor es importante por una tercera razón: nos
ayuda a equilibrar distintos aspectos de la vida y aporta
un buen motivo a lo que hacemos. Pongamos un
ejemplo: es fundamental adquirir conocimiento de la
Palabra de Dios constantemente. Para los cristianos es
como alimento. Los ayuda a alcanzar la madurez y a
conducirse en armonía con la voluntad divina (Salmo
119:105; Mateo 4:4; 2 Timoteo 3:15, 16). No obstante,
Pablo advirtió que “el conocimiento hincha, pero el amor
edifica” (1 Corintios 8:1). Por supuesto, el conocimiento
exacto no tiene nada de malo. El problema radica en
nosotros y en nuestras inclinaciones pecaminosas
(Génesis 8:21). Sin el contrapeso del amor, el
conocimiento puede hinchar a las personas, hacer que
se crean mejores que los demás. Sin embargo, ese
no será el caso si su motivación es, fundamentalmente,
el amor. “El amor [...] no se vanagloria, no se hincha.”
(1 Corintios 13:4.) Los cristianos que actúan por amor
no se vuelven orgullosos ni siquiera cuando poseen un
conocimiento profundo. El amor los mantiene humildes e
impide que deseen adquirir prestigio para sí (Salmo
138:6; Santiago 4:6).
*** it-2 pág. 38 Jehová ***
Las palabras de Pablo en 1 Corintios 8:4-6
presentan la verdadera situación: “Porque aunque hay
aquellos que son llamados ‘dioses’, sea en el cielo o en
la tierra, así como hay muchos ‘dioses’ y muchos
‘señores’, realmente para nosotros hay un solo Dios el
Padre, procedente de quien son todas las cosas, y
nosotros para él”. La creencia en numerosos dioses, que
22
hace necesario que el Dios verdadero se distinga de los
falsos, ha continuado hasta nuestro siglo XX.
La referencia de Pablo a “Dios el Padre” no significa
que el nombre del Dios verdadero sea “Padre”, pues
esta designación aplica asimismo a todo varón humano
que sea progenitor y también se refiere a hombres que
son padres en otros sentidos. (Ro 4:11, 16; 1Co 4:15.)
*** w89 15/11 Háganlo todo por causa de las buenas
nuevas ***
18. ¿Qué pueden aprender de Pablo los misioneros y
otros predicadores?
Un ejemplo para los misioneros
18 Entre los que lo hacen todo por causa de las
buenas nuevas están los misioneros que reciben
adiestramiento en la Escuela Bíblica de Galaad de la
Watchtower. Pueden aprender de Pablo, quien tenía
excelente espíritu misional. Por ejemplo, él no quería ser
responsable de obstáculos que impidieran que judíos y
gentiles aceptaran la verdad. Por eso el apóstol tenía
cuidado respecto a lo que comía, y en una
amonestación a los cristianos de Corinto les pidió que
vigilaran que su derecho de comer ciertos alimentos no
causara tropiezo a otros. (1 Corintios 8:8, 9.) En la New
Century Bible (Biblia del nuevo siglo), el profesor F. F.
Bruce dijo: “En todas las cosas insignificantes (como el
alimento, que era la cuestión del capítulo 8 [de
1 Corintios]), [Pablo] se amolda a las costumbres de las
personas con quienes está en el momento, para no
crearse obstáculos en sus esfuerzos por ‘ganarlas’ para
el evangelio”. (Romanos 14:21.) De igual manera, los
misioneros entre los testigos de Jehová no tratan de
cambiar las costumbres de la gente de su asignación
misional, aunque ayudan espiritualmente a los nuevos a
hacer los ajustes necesarios para agradar a Dios.
(Romanos 12:1, 2.)
*** it-1 pág. 1198 Ídolos, Carne ofrecida a ***
Bajo inspiración, Pablo les proporcionó a los
cristianos de Corinto la información oportuna para
ayudarles a tomar decisiones correctas. Aunque un
“ídolo no es nada”, no sería aconsejable que un cristiano
entrase en el templo de un ídolo para comer carne
(aunque el acto de comer no formaba parte de la
ceremonia religiosa), puesto que podría dar una
impresión equivocada a los que estuviesen débiles
espiritualmente. Estos podrían llegar a la conclusión de
que el cristiano estaba adorando al ídolo, lo que podría
hacerles tropezar o inducirlos a comer en el transcurso
de una ceremonia religiosa carne sacrificada a los
ídolos, lo que constituiría una clara violación del decreto
del cuerpo gobernante. También existía el peligro de
que el cristiano que comiese violara su propia
conciencia y cediese a la adoración del ídolo. (1Co 8:1-
13.)
Capítulo 9
*** it-2 pág. 1144 Toro ***
El apóstol Pablo aplicó a los siervos cristianos de
Dios el principio contenido en la Ley con respecto a
no poner bozal a un toro mientras trillaba, con lo que
indicó que al igual que el toro que hacía su trabajo tenía
derecho a alimentarse del grano que trillaba, de la
misma manera el que comparte cosas espirituales con
otros es digno de recibir provisiones materiales. (Éx
23:4, 12; Dt 25:4; 1Co 9:7-10.)
*** it-1 pág. 173 Arar ***
Al igual que Jesús, quien dijo que sus discípulos
deberían aceptar alimento, bebida y alojamiento de
aquellos a los que servían, puesto que el “obrero es
digno de su salario”, el apóstol Pablo también defendió
el derecho de los que trabajaban en el ministerio
cristiano a recibir apoyo material de otros, y lo ilustró con
el hombre que ara con la esperanza legítima de
participar de la cosecha a la que su trabajo ha
contribuido. Sin embargo, Pablo prefirió prescindir del
derecho a no trabajar seglarmente, a fin de así proveer
“las buenas nuevas sin costo” a aquellos a quienes
ministraba. (Lu 10:7; 1Co 9:3-10, 15, 17, 18.)
*** w89 1/12 pág. 27 ‘Lo genuino de su amor
sometido a prueba’ ***
Pero no tenemos que esperar un desastre para
demostrar nuestro amor fraternal. Si un compañero
cristiano se encuentra en dificultades económicas,
podemos responder a sus necesidades y hacer más que
decir: ‘Manténte caliente y bien alimentado’. (Santiago
2:15, 16.) ¿Y qué hay de los que sirven de tiempo
completo y ‘viven de las buenas nuevas’? Como Pablo,
estos ni exigen ni esperan ayuda económica de las
personas a quienes sirven. Sin embargo, muchas
personas se han sentido impelidas a desplegar
generosidad para con los que se afanan por ‘sembrar
cosas espirituales’ a favor de ellas. (1 Corintios
9:11, 14.)
*** w96 15/9 Que Jehová le impute el bien a su
cuenta ***
8. ¿Por qué puede decirse que Pablo se consideraba
responsable de su ministerio ante Dios?
9. ¿Qué importante deuda tenemos que saldar los
cristianos?
8 El apóstol Pablo sabía que aceptar y obedecer de
toda alma las buenas nuevas resulta en salvación,
mientras que rechazarlas lleva a destrucción.
(2 Tesalonicenses 1:6-8.) Por consiguiente, se
consideraba responsable de su ministerio ante Jehová.
De hecho, él y sus compañeros tenían en tanta estima el
23
ministerio, que se cuidaban mucho de ni siquiera dar la
impresión de que sacaban provecho económico de él.
Es más, el corazón de Pablo lo impulsó a decir: “Ahora
bien, si declaro las buenas nuevas, eso no es motivo
para que me jacte, porque necesidad me está impuesta.
Realmente, ¡ay de mí si no declarara las buenas
nuevas!”. (1 Corintios 9:11-16.)
9 Dado que somos siervos dedicados de Jehová,
‘nos está impuesta la necesidad de declarar las buenas
nuevas’. Nuestra misión es predicar el mensaje del
Reino. Esta es una responsabilidad que asumimos
cuando nos dedicamos a Dios. (Compárese con Lucas
9:23, 24.) Por otra parte, tenemos una deuda que pagar.
Pablo dijo: “Tanto a griegos como a bárbaros, tanto a
sabios como a insensatos, soy deudor: de modo que por
mi parte tengo vivo interés en declararles las buenas
nuevas también a ustedes, allí en Roma”. (Romanos
1:14, 15.) Pablo estaba en deuda porque sabía que era
su deber predicar las buenas nuevas para que la gente
las oyera y se salvara. (1 Timoteo 1:12-16; 2:3, 4.) Por
esa razón, se empeñó en cumplir su comisión y saldar la
deuda con sus semejantes. Como cristianos, nosotros
también tenemos que liquidar la misma deuda. Predicar
el Reino es, al mismo tiempo, la principal forma de
demostrar que amamos a Dios, a su Hijo y al prójimo.
(Lucas 10:25-28.)
*** it-1 pág. 1181 Hospitalidad ***
Aunque el apóstol Pablo viajó mucho y recibió
hospitalidad de muchos de sus hermanos cristianos,
no se convirtió en una carga financiera para ninguno de
ellos. Pasó mucho tiempo trabajando en una ocupación
seglar, y sentó la norma: “Si alguien no quiere trabajar,
que tampoco coma”. (2Te 3:7-12; 1Te 2:6.) Debido a
eso, pudo responder a las acusaciones de los llamados
“apóstoles superfinos” de Corinto, quienes le acusaron
de aprovecharse de los cristianos de aquella
congregación. (2Co 11:5, 7-10.) Él podía jactarse del
hecho de que les había impartido las buenas nuevas sin
costo alguno, sin tomar siquiera las cosas a las que
tenía derecho como apóstol y ministro de Dios. (1Co
9:11-18.)
*** it-1 pág. 1188 Humildad ***
En esta misma línea Pablo dice a los cristianos de
la ciudad de Corinto: “Porque, aunque soy libre respecto
de toda persona, me he hecho el esclavo de todos, para
ganar el mayor número de personas. Y por eso a los
judíos me hice como judío, para ganar a judíos; a los
que están bajo ley me hice como bajo ley, aunque yo
mismo no estoy bajo ley, para ganar a los que están
bajo ley. A los que están sin ley me hice como sin ley,
aunque yo no estoy sin ley para con Dios, sino bajo ley
para con Cristo, para ganar a los que están sin ley. A los
débiles me hice débil, para ganar a los débiles. Me he
hecho toda cosa a gente de toda clase, para que de
todos modos salve a algunos”. (1Co 9:19-22.) Se
necesita verdadera humildad para hacer esto.
*** w11 15/9 “Corramos con aguante la carrera” ***
1, 2. ¿Qué imagen usó Pablo para representar la vida
cristiana?
3. ¿Qué quería destacar Pablo al decir que solo gana
un corredor?
TODOS los años se celebran maratones en
muchos países. Unos pocos corredores —los de élite—
participan con el claro objetivo de ganar, pero la mayoría
lo hace con una expectativa mucho menos ambiciosa:
poder decir con orgullo que consiguieron llegar a la línea
de meta.
2 En varios pasajes, la Biblia usa este tipo de
competiciones deportivas para representar la vida
cristiana. Así, cuando Pablo dirigió a los corintios su
primera carta, les dijo: “¿No saben ustedes que [...] en
una carrera todos corren, pero solo uno recibe el
premio? Corran de tal modo que lo alcancen” (1 Cor.
9:24).
3 Por supuesto, Pablo no estaba indicando que solo
uno de aquellos cristianos conseguiría la recompensa de
la vida eterna. ¡Eso significaría que el esfuerzo de los
demás habría sido completamente inútil! Entonces, ¿qué
punto quería destacar? La necesidad de imitar a los
atletas. Cada uno de ellos se preparaba a fondo y corría
con empeño a fin de ser el ganador. Ese es el
entusiasmo con el que el apóstol animaba a sus
hermanos a correr la carrera cristiana. ¡Solo así podrían
alcanzar el galardón de la vida eterna! Claro está, en
esta carrera reciben ese premio todos los que la
completan.
*** w02 1/10 pág. 30 “Ve entrenándote” ***
“Autodominio en todas las cosas”
Claro, el triunfo no dependía solo de que el
preparador fuera bueno. Un factor determinante eran las
características del atleta y la entrega con que realizara
el duro entrenamiento. El régimen de vida era estricto,
pues requería una rigurosa abstinencia sexual y
alimentaria. Horacio, poeta del siglo I a.E.C., señaló que,
para alcanzar “la ansiada meta”, los contendientes “se
abst[enían] de las mujeres y del vino”. Y según el biblista
F. C. Cook, debían someterse “a una dieta moderada y
frugal [...] durante diez meses”.
Pablo se valió de esta analogía al escribir a los
cristianos de Corinto, ciudad que conocía muy bien los
cercanos Juegos Ístmicos: “Todo hombre que toma
parte en una competencia ejerce autodominio en todas
las cosas” (1 Corintios 9:25). El cristiano verdadero
huye del materialismo, la inmoralidad y la impureza del
mundo (Efesios 5:3-5; 1 Juan 2:15-17). También debe
24
eliminar las características impías o contrarias a los
preceptos bíblicos y sustituirlas por cualidades cristianas
(Colosenses 3:9, 10, 12).
¿Cómo logra este objetivo? Veamos la respuesta
que da Pablo recurriendo a una imagen impactante:
“Aporreo mi cuerpo y lo conduzco como a esclavo, para
que, después de haber predicado a otros, yo mismo
no llegue a ser desaprobado de algún modo”
(1 Corintios 9:27)
*** w02 1/10 pág. 31 “Ve entrenándote” ***
Encaminemos bien nuestros esfuerzos
Pablo ilustró su determinación y claridad de
objetivos espirituales al decir: “La manera como estoy
dirigiendo mis golpes es como para no estar hiriendo el
aire” (1 Corintios 9:26). ¿Cómo dirigía un contendiente
sus golpes y empujones? El libro Los griegos. Su vida y
costumbres da la respuesta: “No sólo se requería fuerza
bruta, sino también un ojo firme para descubrir los
puntos débiles del antagonista. No menos útiles eran
ciertos empujones diestros aprendidos en las escuelas
de lucha y la rapidez en burlar al antagonista”.
Uno de nuestros oponentes es nuestra naturaleza
imperfecta. ¿Hemos descubierto los “puntos débiles”
que tenemos cada uno? ¿Estamos dispuestos a vernos
como nos ven los demás, y particularmente Satanás?
Para ello es preciso realizar una autocrítica sincera, un
auténtico examen de conciencia, y tener la voluntad de
hacer cambios. No es difícil engañarse a uno mismo
(Santiago 1:22). ¡Qué fácil es justificar la conducta
imprudente! (1 Samuel 15:13-15, 20, 21.) Sin embargo,
sería lo mismo que “estar hiriendo el aire”.
*** w92 1/8 ¿Cómo está corriendo usted la carrera de
la vida? ***
19. ¿Cómo podemos asegurarnos de no ser
desaprobados de algún modo?
19 Finalmente Pablo nos revela su secreto del éxito:
“Aporreo mi cuerpo y lo conduzco como a esclavo, para
que, después de haber predicado a otros, yo mismo no
llegue a ser desaprobado de algún modo”. (1 Corintios
9:27.) Al igual que Pablo, nosotros también tenemos que
dominar nuestra carne imperfecta y no permitir que esta
nos domine a nosotros. Debemos desarraigar las
tendencias, apetencias y deseos carnales. (Romanos
8:5-8; Santiago 1:14, 15.) Esto puede ser doloroso, pues
el significado literal de la palabra que se traduce
“aporreo” es ‘golpear bajo el ojo’ (Kingdom Interlinear).
¿No es mejor, de todos modos, sufrir físicamente y vivir
que ceder a los deseos de la carne caída y morir?
(Compárese con Mateo 5:28, 29; 18:9; 1 Juan 2:15-17.)
.
1. ¿Qué significa tener “la mente de
Cristo”? (1 Cor. 2:16.)
[2 de sept., w08 15/7 pág. 27 párr. 7.]
*** w08 15/7 pág. 27 Puntos sobresalientes
de las cartas a los Corintios ***
2:16. Tener “la mente de Cristo” significa
conocer bien su forma de razonar, pensar
como él, comprender todos los rasgos de su
personalidad e imitar su ejemplo (1 Ped. 2:21;
4:1). Para lograrlo, es esencial estudiar a
fondo su vida y ministerio.
2. ¿Cómo se huye de la fornicación? (1
Cor. 6:18.)
[2 de sept., w08 15/7 pág. 27 párr. 9; w04
15/2 pág. 12 párr. 9.]
*** w08 15/7 pág. 27 Puntos sobresalientes
de las cartas a los Corintios ***
6:18. Para “[huir] de la fornicación”,
no basta con evitar los actos sexuales
englobados por el término griego pornéia. Hay
que rechazar todo lo que podría llevarnos a
caer en ella, como la pornografía, la
inmundicia moral, las fantasías eróticas y el
coqueteo (Mat. 5:28; Sant. 3:17).
*** w04 15/2 pág. 12 Mantengámonos
castos salvaguardando el corazón ***
Huyamos de la fornicación
9 El apóstol Pablo escribió bajo inspiración
divina este útil consejo para salvaguardar el
corazón y mantenerse castos: “Huyan de la
fornicación” (1 Corintios 6:18). Observemos
que no solo dijo: “Eviten la fornicación”. Los
cristianos tenemos que ir más allá. Debemos
huir de tales actos inmorales como huiríamos
de un peligro mortal. Si pasamos por alto este
consejo, será más probable que incurramos
en inmoralidad grave y perdamos el favor de
Dios.

Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.