sábado, 14 de septiembre de 2013

Referencias del texto diario

Referencias del texto diario


(Lucas 21:3)  y dijo: "En verdad les digo: Esta viuda, aunque pobre, echó más que todos ellos.
(Lucas 7:37-50)  Y ¡mira!, una mujer que era conocida en la ciudad como pecadora se enteró de que él estaba reclinado a la mesa en casa del fariseo, y trajo una cajita de alabastro llena de aceite perfumado 38 y, tomando una posición detrás, junto a sus pies, lloró y comenzó a mojarle los pies con sus lágrimas, y se los enjugaba con los cabellos de su cabeza. También, le besaba los pies tiernamente y se los untaba con el aceite perfumado. 39 Al ver esto, el fariseo que lo había invitado dijo dentro de sí: "Este hombre, si fuera profeta, conocería quién y qué clase de mujer es la que le toca, que es pecadora". 40 Pero, respondiendo, Jesús le dijo: "Simón, tengo algo que decirte". Él dijo: "Maestro, ¡dilo!". 41 "Dos hombres eran deudores a cierto prestamista; el uno le debía quinientos denarios, pero el otro cincuenta. 42 Cuando no tuvieron con qué pagar, él sin reserva perdonó a ambos. Por lo tanto, ¿cuál de ellos le amará más?" 43 Contestando, Simón dijo: "Supongo que será aquel a quien sin reserva le perdonó más". Él le dijo: "Juzgaste correctamente". 44 Con eso, se volvió a la mujer y dijo a Simón: "¿Contemplas a esta mujer? Entré en tu casa; no me diste agua para los pies. Pero esta mujer me ha mojado los pies con sus lágrimas y los ha enjugado con sus cabellos. 45 No me diste beso; pero esta mujer, desde la hora que entré, no ha dejado de besarme los pies tiernamente. 46 No me untaste la cabeza con aceite; pero esta mujer me ha untado los pies con aceite perfumado. 47 En virtud de esto, te digo, los pecados de ella, por muchos que sean, son perdonados, porque amó mucho; mas al que se le perdona poco, poco ama". 48 Entonces le dijo a ella: "Tus pecados son perdonados". 49 Ante esto, los que estaban reclinados a la mesa con él comenzaron a decir dentro de sí: "¿Quién es este hombre que hasta perdona pecados?". 50 Pero él dijo a la mujer: "Tu fe te ha salvado; vete en paz".
(Lucas 21:1-4) Ahora bien, al levantar la vista, vio a los ricos que echaban sus dádivas en las arcas de la tesorería. 2 Entonces vio a cierta viuda necesitada echar allí dos monedas pequeñas de ínfimo valor, 3 y dijo: "En verdad les digo: Esta viuda, aunque pobre, echó más que todos ellos. 4 Porque todos estos echaron dádivas de lo que les sobra, mas esta echó, de su indigencia, todo el medio de vivir que tenía".
(Hechos 17:22, 23)  Pablo entonces se puso de pie en medio del Areópago y dijo:"Varones de Atenas, contemplo que en todas las cosas ustedes parecen estar más entregados que otros al temor a las deidades. 23 Por ejemplo, al ir pasando y observando cuidadosamente sus objetos de veneración, también hallé un altar sobre el cual se había inscrito: 'A un Dios Desconocido'. Por lo tanto, aquello a lo que ustedes sin conocerlo dan devoción piadosa, esto les estoy publicando.
(Hechos 17:34)  pero algunos varones se unieron a él y se hicieron creyentes, entre los cuales también estuvieron Dionisio, juez del tribunal del Areópago, y una mujer de nombre Dámaris, y otros además de ellos.
(1 Corintios 9:19-23)  Porque, aunque soy libre respecto de toda persona, me he hecho el esclavo de todos, para ganar el mayor número de personas. 20 Y por eso a los judíos me hice como judío, para ganar a judíos; a los que están bajo ley me hice como bajo ley, aunque yo mismo no estoy bajo ley, para ganar a los que están bajo ley. 21 A los que están sin ley me hice como sin ley, aunque yo no estoy sin ley para con Dios, sino bajo ley para con Cristo, para ganar a los que están sin ley. 22 A los débiles me hice débil, para ganar a los débiles. Me he hecho toda cosa a gente de toda clase, para que de todos modos salve a algunos. 23 Pero hago todas las cosas por causa de las buenas nuevas, para hacerme partícipe de ellas con [otros].

w12 15/3 1:10, 11 Ayudemos a las personas para que "despierten del sueño" 

10 El interés de la gente por las buenas nuevas puede despertarse de diversas formas. Por eso, los ministros cristianos deben ser buenos observadores. Jesús nos puso el modelo. Al ser perfecto, pudo percibir la callada indignación de un fariseo, el sincero arrepentimiento de una pecadora y la abnegada generosidad de una viuda (Luc. 7:37-50; 21:1-4). Así fue capaz de satisfacer las distintas necesidades espirituales de las personas. Ahora bien, los siervos de Dios no tienen que ser perfectos para ser buenos observadores. Un ejemplo de ello es el apóstol Pablo, quien adaptó su mensaje para que resultara atractivo a distintos grupos y a personas con diferentes actitudes (Hech. 17:22, 23, 34; 1 Cor. 9:19-23).

11 Si nos esforzamos por ser observadores como Jesús y Pablo, es probable que descubramos el mejor modo de despertar el interés de nuestros oyentes. Por ejemplo, al hablar con alguien, fijémonos en detalles que revelen cuál es su origen cultural, qué le interesa o cuáles son sus circunstancias familiares. Tal vez podamos observar lo que está haciendo en ese momento y comenzar la conversación con un comentario amable sobre ello.


--
La hierba verde se ha secado,la flor se ha marchitado,pero en cuanto a la
palabra de nuestro Dios JEHOVÁ,Durara hasta tiempo indefinido.  ISAIAS 40;8
http://burgara-despertadatalaya.blogspot.com
http://groups.yahoo.com/group/gb_mp
burgara@gmail.com



Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.