sábado, 19 de octubre de 2013

puntos sobresalientes 1 y 2 de tesalonicenses

Lectura semanal de la Biblia:   1 y 2 Tesalonicenses
Semana del 21 Octubre 2013.

Piensa en esto:
¿Cuánta importancia tiene el consejo: “No sigamos durmiendo como los demás”?
(1 Tes. 5:6.) [21 de oct., w12 15/3 pág. 10 párr. 4.]

w12 15/3 págs. 10-11 párr. 4 Ayudemos a las personas para que “despierten del sueño”
4 (Léase 1 Tesalonicenses 5:4-8.) En estos versículos, el apóstol Pablo anima a los cristianos a no seguir durmiendo como los demás. Una manera en que esto nos podría suceder sería pasando por alto las normas morales de Jehová. Otra forma de dormirnos sería desoyendo las advertencias de que se aproxima la destrucción de las personas desobedientes de este mundo; de ahí que debamos evitar su influencia y procurar que no se nos contagie su conducta y actitud.



Introducción

si pág. 229 Libro bíblico número 52: 1 Tesalonicenses
Escritor: Pablo
Dónde se escribió: Corinto    
Cuándo se completó: c. 50 E.C.
ALREDEDOR del año 50 E.C., el apóstol Pablo, en su segunda gira de predicación, visitó la ciudad macedonia de Tesalónica y estableció allí una congregación cristiana. Dentro de un año, mientras estaba en Corinto acompañado por Silvano (el Silas del libro de Hechos) y Timoteo, Pablo se sintió impelido a escribir su primera carta a los tesalonicenses para consolarlos y edificarlos en la fe. Probablemente la escribió a fines del año 50 E.C. Parece que esta carta tiene la distinción de ser el primer escrito de Pablo que llegó a formar parte del canon de la Biblia y, con la probable excepción del Evangelio de Mateo, el primer libro que se escribió de las Escrituras Griegas Cristianas.
2 La prueba en apoyo de la autenticidad e integridad de la carta es arrolladora. Pablo se identifica por nombre como el escritor, y el contenido del libro está en armonía con el resto de la Palabra inspirada. (1 Tes. 1:1; 2:18.) En muchos de los catálogos más antiguos de las Escrituras inspiradas, entre ellos el Fragmento Muratoriano, se menciona por nombre la epístola. Muchos de los escritores eclesiásticos primitivos citan o hacen referencia a Primera a los Tesalonicenses, entre ellos Ireneo (siglo II E.C.), quien la menciona por nombre. El Papiro Chester Beatty núm. 2 (P46), de alrededor de 200 E.C., contiene Primera a los Tesalonicenses, y otro papiro del siglo III (P30), ahora en Gante, Bélgica, contiene fragmentos tanto de Primera como de Segunda a los Tesalonicenses.
3 Un vistazo a la breve historia de la congregación de Tesalónica antes de que se escribiera esta carta nos explica el profundo interés de Pablo en los hermanos de aquella ciudad. Desde el mismo principio la congregación experimentó severa persecución y oposición. En el capítulo 17 de Hechos, Lucas informa de la llegada de Pablo y Silas a Tesalónica, “donde había una sinagoga de los judíos”. Durante tres sábados Pablo les predicó, razonando con ellos a partir de las Escrituras, y parece que permaneció allí más tiempo aún, pues pudo establecerse en su oficio y, sobre todo, establecer y organizar allí una congregación. (Hech. 17:1; 1 Tes. 2:9; 1:6, 7.)
4 En Hechos 17:4-7 se relata gráficamente el efecto de que el apóstol predicara en Tesalónica. Con envidia por el éxito del ministerio cristiano de Pablo, los judíos organizaron una chusma y alborotaron la ciudad. Asaltaron la casa de Jasón y arrastraron a este y a otros hermanos ante los gobernantes de la ciudad, clamando: “Estos hombres que han trastornado la tierra habitada están presentes aquí también, y Jasón los ha recibido con hospitalidad. Y todos estos actúan en oposición a los decretos de César, diciendo que hay otro rey, Jesús”. Jasón y los demás tuvieron que depositar una fianza antes de que se les pusiera en libertad. A causa de los hermanos de la congregación, así como por su propia seguridad personal, Pablo y Silas fueron despachados de noche a Berea. Pero ya la congregación de Tesalónica estaba establecida.
5 La oposición ardiente de los judíos siguió a Pablo hasta Berea y amenazó poner fin a su predicación allí. Entonces él se trasladó a Atenas, en Grecia. Sin embargo, anhelaba saber cómo les iba a sus hermanos de Tesalónica bajo tribulación. Dos veces trató de regresar a ellos, pero en cada ocasión ‘Satanás le cortó el camino’. (1 Tes. 2:17, 18.) Con gran preocupación e interés por la joven congregación, y dolorosamente consciente de la tribulación que experimentaban, Pablo envió a Timoteo de vuelta a Tesalónica para que consolara a los hermanos y los hiciera más firmes en la fe. Cuando Timoteo regresó con su informe alentador, Pablo rebosó de gozo por las noticias de la firme integridad de ellos en medio de persecución violenta. El registro que se habían hecho para entonces había llegado a ser un ejemplo para los creyentes por toda Macedonia y Acaya (1:6-8; 3:1-7). Pablo agradecía a Jehová Dios el fiel aguante de ellos, pero también comprendía que a medida que continuaran adelantando hacia la madurez necesitarían más guía y consejo. Por eso, mientras Timoteo y Silvano estaban con él en Corinto, Pablo escribió su primera carta a los tesalonicenses.

Capítulo 1

w07 15/3 pág. 6 ¿Qué logrará la venida de Cristo?
El efecto de la venida de Cristo en la gente
En su carta a los Tesalonicenses, el apóstol Pablo escribió: “Incesantemente tenemos presentes su fiel obra y su amorosa labor y su aguante debido a su esperanza en nuestro Señor Jesucristo delante de nuestro Dios y Padre” (1 Tesalonicenses 1:3). Pablo relacionó la labor productiva y el aguante con la esperanza en Jesucristo. Esta esperanza, que abarca la fe en su venida y en la restauración que le seguirá, sostiene a los verdaderos cristianos en las situaciones más difíciles.

km 2/00 pág. 4 párrs. 10-11 Prediquemos las buenas nuevas con firme convicción
10 El amor a Dios y a la gente nos motiva. ¿Cómo podemos imitar a los tesalonicenses y mantener una fuerte convicción personal al predicar las buenas nuevas hoy día? Pablo escribió de ellos: “Incesantemente tenemos presentes su fiel obra y su vigoroso esfuerzo debido al amor” (1 Tes. 1:3, nota). Es obvio que sentían un amor profundo y sincero por Jehová Dios y por la gente a la que predicaban. Esa misma clase de amor motivó a Pablo y sus compañeros a impartir a los tesalonicenses “no solo las buenas nuevas de Dios, sino también [sus] propias almas” (1 Tes. 2:8).
11 Del mismo modo, el amor profundo que tenemos a Jehová y al prójimo nos impulsa a desear participar de lleno en la predicación, la obra que Dios nos ha encomendado. Ese amor nos lleva a reconocer que difundir las buenas nuevas constituye una responsabilidad personal procedente de Dios. Meditar con actitud positiva y aprecio en todo lo que Jehová ha hecho por nosotros a fin de encaminarnos a “la vida que realmente lo es”, nos motiva a hablar con la gente de las maravillosas verdades que creemos de todo corazón (1 Tim. 6:19).

be lección 32 pág. 194 párrs. 1-2 Expresarse con convicción
CUANDO alguien habla con convicción, los demás ven que cree firmemente en lo que dice. Pablo evidenció esa cualidad en su ministerio. A los que se hicieron creyentes en Tesalónica les escribió: “Las buenas nuevas que predicamos no resultaron estar entre ustedes con habla solamente, sino también con [...] fuerte convicción” (1 Tes. 1:5). El apóstol demostró tal convencimiento tanto por su manera de hablar como por su modo de vivir, y nosotros también debemos manifestarlo cuando enseñamos las verdades bíblicas.
Expresarse con seguridad no es lo mismo que ser obstinado, dogmático o arrogante. Por el contrario, la persona que habla con convicción acerca de la Palabra de Dios demuestra que posee una fe firme (Heb. 11:1).

km 2/00 págs. 3-4 párrs. 6-9 Prediquemos las buenas nuevas con firme convicción
6 Imitemos a los tesalonicenses. Al recordar la ardua labor de los hermanos de Tesalónica, el apóstol Pablo les dijo: “Las buenas nuevas que predicamos no resultaron estar entre ustedes con habla solamente, sino también con poder y con espíritu santo y fuerte convicción, tal como ustedes saben qué clase de hombres llegamos a ser para con ustedes por su causa; y ustedes llegaron a ser imitadores de nosotros y del Señor, puesto que aceptaron la palabra bajo mucha tribulación con gozo de espíritu santo” (1 Tes. 1:5, 6). En efecto, Pablo encomió a la congregación de los tesalonicenses porque habían predicado con celo y fuerte convicción pese a muchas tribulaciones. ¿Qué les permitió hacerlo? En buena medida, el celo y la convicción que vieron en el apóstol Pablo y sus colaboradores tuvieron en ellos un efecto positivo. ¿De qué manera?
7 La vida misma de Pablo y sus compañeros de viaje testimoniaba que tenían el espíritu de Dios y que creían sinceramente en lo que predicaban. Antes de llegar a Tesalónica, Pablo y Silas habían sido maltratados en Filipos. Los habían golpeado, encarcelado y colocado en cepos sin someterlos a juicio. Sin embargo, esta dura experiencia no hizo que su celo por las buenas nuevas perdiera intensidad. La intervención divina provocó su liberación, llevó a la conversión del carcelero y su casa, y abrió el camino para que aquellos hermanos prosiguieran con su ministerio (Hech. 16:19-34).
8 Fortalecido por el espíritu de Dios, Pablo llegó a Tesalónica, donde trabajó para cubrir sus necesidades y luego se entregó por completo a enseñar la verdad a los tesalonicenses. No se retuvo de declarar las buenas nuevas en toda ocasión (1 Tes. 2:9). La firme convicción con que predicó tuvo un efecto tan impactante en los habitantes del lugar, que algunos abandonaron su anterior culto idólatra y se hicieron siervos del Dios verdadero, Jehová (1 Tes. 1:8-10).
9 La persecución no impidió que los nuevos creyentes predicaran las buenas nuevas. Impulsados por su fe recién adquirida y totalmente convencidos de las bendiciones eternas que les aguardaban, los tesalonicenses proclamaron la verdad que con tanto entusiasmo habían abrazado. Fue tal la actividad de la congregación, que las noticias de su fe y celo llegaron a otras zonas de Macedonia e incluso de Acaya. De ahí que cuando Pablo escribió su primera carta a los tesalonicenses, sus buenos hechos ya fueran conocidos de todos (1 Tes. 1:7). ¡Qué ejemplo tan sobresaliente!

w10 15/8 Cómo nos salva el rescate
 6, 7. ¿Qué obra encabezan los cristianos ungidos, y qué puerta sigue abierta para quienes aún son parte del mundo de Satanás?
6 Entonces, ¿será muy tarde para liberarse del dominio de Satanás y buscar el favor divino? No, pues Jehová aún tiene abierta de par en par la puerta a la reconciliación. Los ungidos, que son “embajadores en sustitución de Cristo”, encabezan un ministerio que beneficia a personas de todas las naciones. En efecto, mediante esta obra les hacen la siguiente invitación: “Reconcíliense con Dios” (2 Cor. 5:20, 21).
7 El apóstol Pablo señaló que “Jesús [...] nos libra de la ira que viene” (1 Tes. 1:10). Jehová realizará esa manifestación definitiva de su cólera destruyendo para siempre a los pecadores que se niegan a arrepentirse (2 Tes. 1:6-9). ¿Quién se salvará? La propia Biblia da la respuesta: “El que ejerce fe en el Hijo tiene vida eterna; el que desobedece al Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios permanece sobre él” (Juan 3:36). Como vemos, cuando llegue el día de la cólera de Jehová y este sistema termine, se salvarán todos los que demuestren fe en Jesús y su sacrificio redentor.

Capítulo 2

w09 15/7 Imite a Jesús: predique con valor
 4. ¿Por qué necesitó Pablo valor para predicar?
4 Si alguna vez se le ha hecho difícil salir a predicar o si se pone nervioso al participar en algún rasgo del ministerio, le tranquilizará saber que otros predicadores fieles se han sentido así. Por ejemplo, el apóstol Pablo era un evangelizador valeroso que entendía muy bien la verdad, pero hubo ocasiones en las que no le fue fácil predicar. A los cristianos de Tesalónica les escribió lo siguiente: “Después de primero haber sufrido y de haber sido tratados insolentemente (como ustedes lo saben) en Filipos, cobramos denuedo por medio de nuestro Dios para hablarles las buenas nuevas de Dios con mucho luchar” (1 Tes. 2:2). Así es, en Filipos, las autoridades golpearon con varas a Pablo y a Silas, su compañero; luego los echaron en prisión y les sujetaron los pies con un cepo (Hech. 16:16-24). Sin embargo, Pablo y Silas cobraron valor, o denuedo, para seguir predicando.

it-1 pág. 108 Amabilidad
En 1 Tesalonicenses 2:7, Pablo dice de sí mismo y de sus acompañantes: “Nos hicimos amables en medio de ustedes, como cuando una madre que cría acaricia a sus propios hijos”. Esta expresión es consecuencia del amor genuino que tuvieron a aquellos a quienes enseñaban, así como de su interés por su crecimiento espiritual. (1Te 2:8.) La palabra ·pi·oi (traducida “amables”) se halla en el “texto recibido”, en el de Tischendorf y en el de Merk, así como en algunos manuscritos. Sobre esta palabra, W. E. Vine dice que fue “frecuentemente usada por los escritores griegos para caracterizar a una nodriza con niños difíciles, o a un maestro con alumnos poco aplicados, o a padres hacia sus hijos. En 1 Ts 2:7, el apóstol la usa de su propia conducta y de la de sus compañeros de misión hacia los conversos en Tesalónica”. (Diccionario Expositivo de Palabras del Nuevo Testamento, 1984, vol. 1, pág. 86.)

w86 1/10 Consuelo procedente del Dios de paz
 2. a) ¿Qué clase de interés mostró Pablo para con la congregación? b) ¿Cómo pueden los ancianos cristianos hoy día seguir el ejemplo de Pablo?
2 Pablo y sus compañeros no se habían retraído de ‘laborar y afanarse’ entre los nuevos creyentes. Pablo dijo: “Nos hicimos amables en medio de ustedes, como cuando una madre que cría acaricia a sus propios hijos. Así, teniéndoles tierno cariño, nos fue de mucho agrado impartirles, no solo las buenas nuevas de Dios, sino también nuestras propias almas, porque ustedes llegaron a sernos amados”. ¿Podemos percibir en esas palabras el interés íntimo, y el amor genuino y profundo que Pablo sentía por aquella congregación? Esto ciertamente es un ejemplo de la clase de amor que los ancianos cristianos despliegan en las aproximadamente 50.000 congregaciones de los testigos de Jehová alrededor del mundo hoy día. (1 Tesalonicenses 2:7-9; Juan 13:34, 35; 15:12-14.)

it-1 pág. 560 Corona
El ministerio de Pablo y de sus compañeros viajantes resultó en la formación de una congregación cristiana en Tesalónica, a la que Pablo consideraba su “corona de alborozo”, una de sus mayores causas de gozo. (1Te 2:19, 20; compárese con Flp 4:1.)

Capítulo 3

w09 15/5 Joven, pon de manifiesto tu progreso
 5, 6. a) ¿Cuándo empezó a notarse el progreso de Timoteo? b) ¿Cómo pueden los jóvenes de hoy día imitar a Timoteo?

5 Cabe notar que cuando Pablo escribió este consejo —entre los años 61 y 64 de nuestra era—, Timoteo ya tenía experiencia como superintendente. Él había empezado a progresar espiritualmente desde mucho antes. En el año 49 ó 50, cuando tendría unos 20 años, los hermanos de Listra y de Iconio habían notado su progreso y “daban buenos informes acerca de él” (Hech. 16:1-5). Fue entonces cuando Pablo se lo llevó en un viaje misionero. Después de unos meses, al ver que Timoteo seguía progresando, lo envió a Tesalónica para consolar y fortalecer a los cristianos de aquella ciudad (léase 1 Tesalonicenses 3:1-3, 6). Como vemos, desde muy joven, Timoteo empezó a poner de manifiesto su progreso ante los demás.
6 Esfuérzate tú también por cultivar buenas cualidades. Así se verá claramente que te estás convirtiendo en un mejor cristiano y en un mejor maestro de la Biblia. A los 12 años, Jesús ya estaba “progresando en sabiduría” (Luc. 2:52). En este artículo examinaremos cómo puedes poner de manifiesto tu progreso en las siguientes tres situaciones: 1) al enfrentarte a los problemas, 2) al pensar en casarte, y 3) al trabajar para ser un “excelente ministro” (1 Tim. 4:6).

w86 1/10 Consuelo procedente del Dios de paz
 4, 5. a) ¿Qué petición hace Pablo aquí, y por qué debería ser de interés especialmente para nosotros hoy día? b) ¿Por qué es particularmente significativo nuestro día?
‘Al tiempo de Su presencia’
4 El apóstol Pablo concluye esta parte de su carta con la siguiente petición: “Que el Señor los haga aumentar, sí, que los haga abundar, en amor unos para con otros y para con todos, así como nosotros también lo hacemos para con ustedes; a fin de que él haga firmes sus corazones, inculpables en santidad delante de nuestro Dios y Padre al tiempo de la presencia de nuestro Señor Jesús con todos sus santos”. (1 Tesalonicenses 3:12, 13.)
5 Aquí Pablo estaba mirando hacia el futuro distante, al tiempo de la “presencia [de Jesús] y de la conclusión del sistema de cosas”, cuando “el Hijo del hombre llegue en su gloria, y todos los ángeles con él”. Nuestro Rey celestial llegó en 1914. Desde su glorioso trono invisible, Jesús está ahora juzgando a las naciones y los pueblos de la Tierra y está separando a las personas que son humildes y mansas como ovejas para preservarlas a través de la “gran tribulación”, a fin de que alcancen la vida eterna en una Tierra paradisíaca. (Mateo 24:3-21; 25:31-34, 41, 46.)

Capítulo 4

w86 1/10 págs. 11-12 Consuelo procedente del Dios de paz
Órdenes para nuestro bien
6 ¿Está usted esforzándose por alcanzar esa meta de vida eterna? Si así es, entonces es necesario que preste atención a lo que Pablo escribe aquí a los tesalonicenses: “Finalmente, hermanos, les solicitamos y exhortamos por el Señor Jesús, tal como ustedes recibieron de nosotros la instrucción acerca de cómo deben andar y agradar a Dios, tal como de hecho están andando: que sigan haciéndolo más plenamente. Porque ustedes saben las órdenes que les dimos por el Señor Jesús”. (1 Tesalonicenses 4:1, 2.) ¿Cuáles son algunas de “las órdenes” que Pablo enfatiza aquí?
7 La primera ‘orden’ está relacionada con la buena moralidad. Pablo declara francamente: “Esto es la voluntad de Dios: la santificación de ustedes, que se abstengan de la fornicación; que cada uno de ustedes sepa tomar posesión de su propio vaso en santificación y honra, no en codicioso apetito sexual tal como el que también tienen las naciones que no conocen a Dios”. Felizmente, nosotros hemos llegado a ‘conocer’ a Dios y a su Hijo, Jesucristo, y estamos esforzándonos por alcanzar la vida eterna. ¡Qué vergüenza sería si nos dejáramos descarriar al fango mundano de la inmoralidad! Es triste decir que algunos han sobrevivido años en campos de concentración y prisiones, o han dedicado celosamente muchos años al servicio misional, solo para luego dejar que el Tentador los agarre desprevenidos respecto a lo moral. Puesto que hemos recibido el espíritu santo de Dios, ¡que nunca lo ‘contristemos’ por medio de cometer inmoralidad sexual! (1 Tesalonicenses 4:3-8; Juan 17:3; 1 Corintios 10:12, 13; Efesios 4:30.)
8 La siguiente ‘orden’ que Pablo da es respecto a philadelphia, “amor fraternal”. (1 Tesalonicenses 4:9, 10.) Esta es una manifestación especial del amor basado en principios, agape, que Pablo también recomienda afectuosamente aquí en el versículo 9, así como en el capítulo 3, versículos 6 y 12. Philadelphia es un cariño muy íntimo, como el que evidentemente existió entre Jesús y Pedro, y entre David y Jonatán. (Juan 21:15-17; 1 Samuel 20:17; 2 Samuel 1:26.) Este puede añadirse a agape al cultivar un compañerismo íntimo, como se puede ver, por ejemplo, en el gozo mutuo del cual disfrutan muchos testigos de Jehová al asociarse unos con otros en el ministerio de precursor y en otras actividades teocráticas.
9 Pablo dijo lo siguiente: “Sigan haciéndolo en medida más plena”. Siempre podemos ensanchar nuestro amor fraternal. Esta excelente cualidad rebosa especialmente cuando los ancianos y siervos ministeriales celosamente toman la delantera en el servicio del Reino. Cuando todos en la congregación se ocupan en ‘buscar primero el Reino’, las diferencias que surgen debido a la imperfección humana, los choques de personalidad y problemas similares llegan a ser secundarios. ¡Que siempre mantengamos la vista fija en el premio! (Mateo 6:20, 21, 33; 2 Corintios 4:18.)
10 Pablo añade otra ‘orden’ ahora... que tengamos como mira el vivir en quietud y ocuparnos en nuestros propios negocios y trabajar con nuestras manos. Así, a medida que ‘andamos decentemente’ en nuestra vida diaria, desplegando tanto el amor basado en principios como el cariño fraternal, todas nuestras necesidades serán suministradas. (1 Tesalonicenses 4:11, 12; Juan 13:35; Romanos 12:10-12.)

g03 8/10 pág. 14 ¿Aprueba Dios los estilos de vida alternativos?
Cómo tomar posesión de nuestro propio vaso
El escritor bíblico Pablo se valió de un ejemplo parecido al anterior cuando orientó a los cristianos sobre la conducta sexual. Dijo: “Cada uno de ustedes sepa tomar posesión de su propio vaso en santificación y honra, no en codicioso apetito sexual” (1 Tesalonicenses 4:4, 5). En este pasaje, Pablo compara el cuerpo humano a un vaso. Tomar posesión del propio vaso significa hacer que los pensamientos y los deseos de uno armonicen con las leyes morales de Dios.
Claro, tal vez no sea fácil. Es comprensible que le resulte más problemático a la persona que sufrió abusos deshonestos en la infancia, recibió un ejemplo deformado de masculinidad o feminidad por parte de sus padres o tutores, o se vio expuesta a la pornografía a temprana edad. También existen factores genéticos, hormonales y psicológicos que pudieran contribuir a distorsionar los impulsos eróticos. No obstante, reconforta saber que nuestro Creador brinda ayuda y apoyo a quienes lo necesitan (Salmo 33:20; Hebreos 4:16).

w12 1/6 págs. 20-21 La lucha por difundir las buenas nuevas en Tesalónica
Las batallas de una congregación recién formada
Aunque finalmente se logró formar una congregación en Tesalónica, esta se enfrentaba a otros obstáculos además de la persecución. A Pablo le preocupaba el ambiente pagano e inmoral que la rodeaba. ¿Cómo les iría a sus hermanos cristianos? (1 Tesalonicenses 2:17; 3:1, 2, 5.)
Los cristianos tesalonicenses sabían que dejar las actividades sociales y religiosas de la ciudad tendría consecuencias, ya que sus anteriores amistades se iban a ofender (Juan 17:14). Además, en Tesalónica había muchos santuarios que estaban dedicados a dioses griegos —como Zeus, Ártemis y Apolo—, así como a ciertas deidades egipcias. El culto al emperador también era relevante, y ningún ciudadano debía mantenerse al margen, pues, de lo contrario, podría ser acusado de rebelarse contra Roma.
La idolatría propiciaba un clima muy promiscuo. Entre los dioses de Tesalónica estaban Cabiro (principal divinidad de la ciudad) y otras deidades como Dionisio, Afrodita e Isis (diosa egipcia). Su adoración tenía un marcado carácter sexual con abundantes ritos lascivos y borracheras. La prostitución y el concubinato estaban a la orden del día, y la fornicación no se consideraba un pecado. En definitiva, era una sociedad que reflejaba la cultura romana. La publicación Trinity Journal apunta: “Los ciudadanos tenían a su disposición una multitud de hombres y mujeres dedicados a satisfacer todos sus deseos carnales. Hasta los médicos recomendaban no reprimir dichos deseos”. Con razón Pablo aconsejó a los cristianos que evitaran la “fornicación”, el “codicioso apetito sexual” y la “inmundicia” (1 Tesalonicenses 4:3-8).

w97 15/7 ¿Sigue usted tras la virtud?
13, 14. a) ¿Por qué es de gran valor la meditación? b) ¿La meditación sobre qué textos puede ayudarnos a aborrecer la inmoralidad sexual?
13 La meditación es de gran valor, pues nos ayuda a retener lo que aprendemos. Más importante aún, puede promover en nosotros puntos de vista piadosos. Para ilustrarlo: una cosa es saber que Dios prohíbe la fornicación, y otra totalmente distinta es ‘aborrecer lo que es inicuo y adherirse a lo que es bueno’. (Romanos 12:9.) Podemos sentir lo mismo que Jehová en cuanto a la inmoralidad sexual si meditamos sobre determinados textos bíblicos, como Colosenses 3:5, que insta: “Amortigüen, por lo tanto, los miembros de su cuerpo que están sobre la tierra en cuanto a fornicación, inmundicia, apetito sexual, deseo perjudicial y codicia, que es idolatría”. Pregúntese: ‘¿Qué clase de apetitos sexuales debo amortiguar? ¿Qué debo evitar que pudiera despertar en mí deseos inmundos? ¿Tengo que hacer cambios en el modo de tratar a las personas del sexo contrario?’. (Compárese con 1 Timoteo 5:1, 2.)
14 Pablo insta a los cristianos a que se abstengan de la fornicación y tengan autodominio, de modo que “nadie llegue al punto de perjudicar y abuse de los derechos de su hermano”. (1 Tesalonicenses 4:3-7.) Pregúntese: ‘¿Por qué es perjudicial la fornicación? ¿Qué daño me ocasionaría a mí mismo o a otros si pecara de ese modo? ¿Cómo me afectaría espiritual, emocional y físicamente? ¿Qué puede decirse de los miembros de la congregación que han violado la ley de Dios y no se han arrepentido? ¿Cómo les ha ido?’. Tomar a pecho lo que dicen las Escrituras sobre este comportamiento puede profundizar nuestro odio a lo que es malo a los ojos de Dios. (Éxodo 20:14; 1 Corintios 5:11-13; 6:9, 10; Gálatas 5:19-21; Revelación 21:8.) Pablo dice que el fornicador “no está desatendiendo a hombre, sino a Dios”. (1 Tesalonicenses 4:8.) ¿Qué verdadero cristiano desatendería a su Padre celestial?

w86 1/10 Consuelo procedente del Dios de paz
 8, 9. a) ¿Qué es “amor fraternal”? b) ¿Cómo podemos cultivar este amor, y qué beneficios recibimos?

8 La siguiente ‘orden’ que Pablo da es respecto a philadelphia, “amor fraternal”. (1 Tesalonicenses 4:9, 10.) Esta es una manifestación especial del amor basado en principios, agape, que Pablo también recomienda afectuosamente aquí en el versículo 9, así como en el capítulo 3, versículos 6 y 12. Philadelphia es un cariño muy íntimo, como el que evidentemente existió entre Jesús y Pedro, y entre David y Jonatán. (Juan 21:15-17; 1 Samuel 20:17; 2 Samuel 1:26.) Este puede añadirse a agape al cultivar un compañerismo íntimo, como se puede ver, por ejemplo, en el gozo mutuo del cual disfrutan muchos testigos de Jehová al asociarse unos con otros en el ministerio de precursor y en otras actividades teocráticas.
9 Pablo dijo lo siguiente: “Sigan haciéndolo en medida más plena”. Siempre podemos ensanchar nuestro amor fraternal. Esta excelente cualidad rebosa especialmente cuando los ancianos y siervos ministeriales celosamente toman la delantera en el servicio del Reino. Cuando todos en la congregación se ocupan en ‘buscar primero el Reino’, las diferencias que surgen debido a la imperfección humana, los choques de personalidad y problemas similares llegan a ser secundarios. ¡Que siempre mantengamos la vista fija en el premio! (Mateo 6:20, 21, 33; 2 Corintios 4:18.)

w94 15/10 pág. 32 ‘No se apesadumbren como los demás’
Otra clave es la esperanza. Por ejemplo, cuando la muerte azota a un ser querido, la esperanza puede hacer la situación muy diferente para los supervivientes. El apóstol Pablo escribió a los cristianos de Tesalónica: “No queremos que estén en ignorancia respecto a los que están durmiendo en la muerte; para que no se apesadumbren ustedes como lo hacen también los demás que no tienen esperanza”. (1 Tesalonicenses 4:13.) Aunque a los cristianos les aflige la muerte, existe una diferencia. Tienen conocimiento exacto de la condición de los muertos y de la esperanza de la resurrección. (Juan 5:28, 29; Hechos 24:15.)
Este conocimiento les da esperanza, y esa esperanza mitiga gradualmente su aflicción. Los ayuda, entre otras cosas, a aguantar. Con el tiempo, pueden levantar la cabeza de la aflicción, como la flor después de la tormenta, y volver a hallar gozo y satisfacción en la vida.

w07 1/1 “La primera resurrección” ya ha empezado
13. ¿Cómo da a entender 1 Tesalonicenses 4:15-17 que la primera resurrección comenzó al principio de la presencia de Cristo?
13 Por ejemplo, Pablo escribió: “Nosotros los vivientes que sobrevivamos hasta la presencia del Señor [no hasta el final de su presencia] no precederemos de ninguna manera a los que se han dormido en la muerte; porque el Señor mismo descenderá del cielo con una llamada imperativa, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, y los que están muertos en unión con Cristo se levantarán primero. Después nosotros los vivientes que sobrevivamos seremos arrebatados, juntamente con ellos, en nubes al encuentro del Señor en el aire; y así siempre estaremos con el Señor” (1 Tesalonicenses 4:15-17). De modo que los cristianos ungidos que murieron antes de la presencia de Cristo recibieron la resurrección celestial primero que los que viven durante su presencia. En otras palabras, la primera resurrección debió de comenzar al principio de la presencia de Cristo, y continúa “durante su presencia” (1 Corintios 15:23). En vez de ocurrir de un solo golpe, la primera resurrección tiene lugar durante un espacio de tiempo.


w08 15/9 pág. 29 Puntos sobresalientes de las cartas a los Tesalonicenses y a Timoteo
4:15-17. ¿Quiénes son “arrebatados [...] en nubes al encuentro del Señor en el aire”, y cómo sucede esto? Son los cristianos ungidos que están vivos durante la presencia de Cristo en el poder del Reino. Ellos se encuentran con el Señor Jesús en la región celestial invisible. Pero para lograrlo, primero tienen que morir y ser resucitados como criaturas espirituales (Rom. 6:3-5; 1 Cor. 15:35, 44). Como la presencia de Cristo ya ha comenzado, los cristianos ungidos que mueren en la actualidad no permanecen en ese estado, sino que son “arrebatados”, es decir, resucitados al instante (1 Cor. 15:51, 52).

Capítulo 5

w86 1/10 págs. 16-18 Paz procedente de Dios, ¿cuándo?
El punto de vista de Dios sobre ‘los tiempos y las sazones’
5 El apóstol Pablo consoló a los cristianos de Tesalónica al explicarles cómo la resurrección está relacionada con “la presencia del Señor” Jesús. Y luego les dijo: “En cuanto a los tiempos y a las sazones, hermanos, no tienen necesidad de que se les escriba nada”. (1 Tesalonicenses 4:15; 5:1.)
6 ¿Indican estas palabras de Pablo que ‘los tiempos y las sazones’ no son importantes para Dios? ¡De ninguna manera! (Eclesiastés 3:1.) Fue “cuando llegó el límite cabal del tiempo”, al fin de las 69 semanas de años, que “Dios envió a su Hijo”. Y el ministerio de Jesús duró tres años y medio —desde 29 E.C. hasta 33 E.C.—, tal como se había profetizado. (Gálatas 4:4; Daniel 9:24-27.) Fue exactamente al fin de “los tiempos señalados de las naciones” en 1914 que Jesús fue instalado como Rey en la “Jerusalén celestial”. (Lucas 21:24; Hebreos 12:22; Ezequiel 21:27; Daniel 4:31, 32.) También la “gran tribulación” vendrá en el “día y hora” que Jehová ha fijado. “No llegará tarde.” (Mateo 24:21, 36; Habacuc 2:3.)
7 Sin embargo, hasta aquel entonces no había habido la necesidad de que Pablo escribiera en cuanto a ‘los tiempos y las sazones’. Aquellos cristianos tesalonicenses ya estaban convencidos de que era el ‘tiempo’ para la conclusión del sistema de cosas judío, el cual llegaría a su fin unos 20 años después, en 70 E.C. Su celo y “gozo de espíritu santo” resplandeció de manera ejemplar. (1 Tesalonicenses 1:4-7.) De igual manera, los testigos de Jehová hoy día son completamente conscientes de que las guerras mundiales y otros acontecimientos desconcertantes que han ocurrido desde 1914 constituyen “la señal” de la presencia invisible de Jesús en poder y dignidad real. (Mateo 24:3-8; 25:31.)
8 Luego el apóstol vuelve a fortalecer la confianza de sus compañeros cristianos, al decirles: “Porque ustedes mismos saben bastante bien que el día de Jehová viene exactamente como ladrón en la noche”. (1 Tesalonicenses 5:2.) Aunque no sabemos el tiempo exacto, el día de la ejecución del juicio está cada vez más cerca. Llegará de manera súbita, instantáneamente, a la hora que Dios ha fijado. Por lo tanto, tenemos que mantenernos despiertos y activos. (Lucas 21:34-36.)

w10 15/7 ¿Qué revelará el día de Jehová?
12. ¿Por qué se sentirá conmocionada la gente del mundo cuando llegue el día de Jehová?

13. ¿Cómo podemos evitar que nos engañe el mundo con su clamor de “¡Paz y seguridad!”?

Preparémonos para el gran día de Jehová
12 Pablo coincide con Pedro en señalar que el día de Jehová vendrá “como ladrón”, o sea, de modo sigiloso e inesperado (léase 1 Tesalonicenses 5:1, 2). Hasta los cristianos verdaderos, que están aguardándolo con expectación, se sorprenderán de que llegue tan súbitamente (Mat. 24:44). Pero, en el caso de los hombres alejados de Jehová, ese día hará mucho más que asombrarlos. Pablo escribió: “Cuando [...] estén diciendo: ‘¡Paz y seguridad!’, entonces destrucción repentina ha de sobrevenirles instantáneamente, como el dolor de angustia a la mujer encinta; y no escaparán de ninguna manera” (1 Tes. 5:3).
13 El clamor de “¡Paz y seguridad!” no será más que otra mentira inspirada por los demonios; pero no logrará engañar a los siervos de Jehová. El apóstol Pablo señaló: “Ustedes no están en oscuridad, para que aquel día los alcance como alcanzaría a ladrones, porque todos ustedes son hijos de la luz e hijos del día” (1 Tes. 5:4, 5). ¡Qué necesario es que nos mantengamos en la luz espiritual, lejos de la oscuridad del mundo de Satanás! Avisando a los cristianos de que surgirían falsos maestros dentro de la congregación, Pedro escribió: “Amados, teniendo este conocimiento de antemano, guárdense para que no vayan a ser llevados con ellos por el error de gente desafiadora de ley y caigan de su propia constancia” (2 Ped. 3:17).

w08 15/5 El Reino de Dios pronto nos liberará
17. ¿Qué dice la Biblia sobre el inicio de la gran tribulación?
17 La gran tribulación comenzará de súbito. En efecto, “el día de Jehová” vendrá inesperadamente, “cuando los hombres estén diciendo: ‘¡Paz y seguridad!’” (léase 1 Tesalonicenses 5:2, 3). La predicha tribulación empezará cuando las naciones crean que están a punto de resolver algunos de sus problemas más graves. “Babilonia la Grande”, el imperio mundial de la religión falsa, será destruida de forma repentina, lo cual tomará al planeta por sorpresa. Los reyes y otras personas quedarán pasmados al ver cómo se ejecuta juicio sobre este imperio (Rev. 17:1-6, 18; 18:9, 10, 15, 16, 19).

w12 15/3 Ayudemos a las personas para que “despierten del sueño”
 4. ¿Cuánta importancia tiene el consejo: “No sigamos durmiendo como los demás”?

4 (Léase 1 Tesalonicenses 5:4-8.) En estos versículos, el apóstol Pablo anima a los cristianos a no seguir durmiendo como los demás. Una manera en que esto nos podría suceder sería pasando por alto las normas morales de Jehová. Otra forma de dormirnos sería desoyendo las advertencias de que se aproxima la destrucción de las personas desobedientes de este mundo; de ahí que debamos evitar su influencia y procurar que no se nos contagie su conducta y actitud.

w08 15/12 págs. 6-7 párr. 16 ¿Por qué debemos ser cristianos íntegros?
16 Incluso hoy día la esperanza nos ayuda a ser felices. Puede darnos el gozo que necesitamos para afrontar las dificultades y también puede proteger nuestra mente. Recordemos que la Biblia compara la esperanza a un yelmo o casco (1 Tes. 5:8). Tal como el casco protege la cabeza del soldado, la esperanza protege nuestra mente de las ideas negativas y pesimistas que promueve Satanás mediante este viejo mundo. Sin esperanza, la vida pierde sentido. Así que hacemos bien en examinarnos honradamente para ver si somos personas íntegras y si nuestra esperanza está viva. Jamás olvidemos que al ser íntegros, apoyamos la soberanía de Jehová y protegemos nuestra maravillosa esperanza. ¡Seamos siempre personas íntegras y leales a Dios!

w99 1/6 Valoremos las “dádivas en hombres”
14, 15. a) ¿Por qué merecen consideración los ancianos según 1 Tesalonicenses 5:12, 13? b) ¿Por qué puede decirse que los ancianos ‘trabajan duro entre nosotros’?
‘Denles consideración más que extraordinaria’
14 También demostramos que apreciamos a las “dádivas en hombres” al tenerles consideración. Pablo aconsejó a los cristianos de la congregación de Tesalónica: “Respeten a los que trabajan duro entre ustedes y los presiden en el Señor y los amonestan; y [denles] consideración más que extraordinaria en amor por causa de su trabajo” (1 Tesalonicenses 5:12, 13). “Trabajan duro”, ¿no reflejan estas palabras la labor de los dedicados ancianos que altruistamente dan de sí mismos en favor nuestro? Pensemos por un momento en la pesada carga que estos queridos hermanos llevan.
15 En muchas ocasiones son hombres casados que trabajan seglarmente para mantener a su familia (1 Timoteo 5:8). Si el anciano tiene hijos, estos necesitan tiempo y atención del padre. Quizá tenga que ayudarles con las tareas escolares, así como programar algún tiempo para que consuman su energía juvenil en recreación sana (Eclesiastés 3:1, 4). Lo que es más importante, atiende las necesidades espirituales familiares, dirigiendo regularmente el estudio bíblico de familia, saliendo con ella al ministerio del campo y llevándola a las reuniones cristianas (Deuteronomio 6:4-7; Efesios 6:4). No olvidemos que además de estas responsabilidades comunes a muchos de nosotros, los ancianos tienen otras obligaciones: preparar partes de la reunión, hacer visitas de pastoreo, cuidar del bienestar espiritual de la congregación y, de ser necesario, atender casos judiciales. Algunos tienen además responsabilidades en las asambleas de circuito o de distrito, en la construcción de Salones del Reino y en los Comités de Enlace con los Hospitales. Sin lugar a dudas, estos hermanos “trabajan duro”.

w10 15/6 Sigamos edificándonos unos a otros
12. ¿De qué manera podemos consolar a los deprimidos?
12 Nosotros también debemos consolar a los hermanos que están desanimados o deprimidos. Seguramente encontraremos algo positivo que decirles sobre su servicio a Jehová. Quizás hayan hecho grandes cambios a fin de bautizarse o para emprender el ministerio de tiempo completo. Podemos recalcarles que tanto nosotros como Jehová valoramos mucho sus esfuerzos. Y aunque algunos cristianos ya no hagan tanto por culpa de la edad o la salud, siguen mereciendo todo nuestro respeto por sus años de servicio fiel. Sin importar cuál sea la situación implicada, todos debemos seguir siempre esta exhortación de Jehová: “Hablen confortadoramente a las almas abatidas, den su apoyo a los débiles, tengan gran paciencia para con todos” (1 Tes. 5:14).

w90 15/3 pág. 28 Cómo ayudar a los deprimidos a recobrar el gozo
Después de animar a la congregación a ayudar a “las almas abatidas”, Pablo dice: “Tengan gran paciencia para con todos. Vean que nadie pague daño por daño a ningún otro”. (1 Tesalonicenses 5:14, 15.) Es vital tener paciencia porque la angustia mental, los pensamientos negativos y el agotamiento por la falta de sueño pueden llevar al deprimido a responder con “habla desatinada”, como lo hizo Job. (Job 6:2, 3.) Rachelle, una cristiana cuya madre se deprimió gravemente, reveló: “Muchas veces mamá decía cosas muy desagradables. En la mayoría de aquellas ocasiones yo trataba de recordar la clase de persona que mamá era realmente... amorosa, bondadosa y generosa. Aprendí que los deprimidos dicen muchas cosas sin que su corazón esté en ellas. Lo peor que uno puede hacer es responder con malas acciones o palabras agrias”.
Especialmente algunas cristianas maduras pudieran aliviar a otras mujeres que sufren de angustia emocional. (Compárese con 1 Timoteo 5:9, 10.) Estas cristianas capacitadas pueden esmerarse en hablar confortadoramente con ellas en las ocasiones apropiadas. A veces es más apropiado que sean hermanas cristianas maduras quienes continúen ayudando a estas mujeres, en vez de hermanos. Al organizar y supervisar apropiadamente los asuntos, los ancianos cristianos pueden encargarse de que las almas abatidas reciban la ayuda necesaria.

w91 15/12 ¡Regocíjense en la esperanza del Reino!
 3, 4. a) ¿Qué significa el término “regocijarse”, y cuán a menudo deben regocijarse los cristianos? b) ¿Qué es el gozo verdadero, y de qué depende?
El gozo verdadero... cualidad del corazón
3 “Regocijarse” significa sentir y expresar gozo; no significa estar en un estado constante de euforia o agitación jubilosa. Los verbos que corresponden a las palabras hebreas y griegas que se usan en la Biblia para “gozo”, “júbilo” y “regocijo” expresan tanto la sensación interna como la manifestación externa del gozo. Se anima a los cristianos a ‘continuar regocijándose’, a ‘regocijarse siempre’. (2 Corintios 13:11; 1 Tesalonicenses 5:16.)
4 Pero ¿cómo puede uno regocijarse siempre? Esto es posible porque el gozo verdadero es una cualidad del corazón, una profunda cualidad interna, espiritual. (Deuteronomio 28:47; Proverbios 15:13; 17:22.) Es uno de los frutos del espíritu de Dios, que Pablo menciona precisamente después del amor. (Gálatas 5:22.) Por ser cualidad interna, no depende de lo externo, ni siquiera de nuestros hermanos. Pero sí depende del espíritu santo de Dios. Y se deriva de esa profunda satisfacción interior de saber que uno tiene la verdad, la esperanza del Reino, y que uno hace lo que agrada a Jehová. Por lo tanto, el gozo no es simplemente un rasgo de la personalidad con el cual nacemos; es parte de “la nueva personalidad”, el conjunto de cualidades que distinguió a Jesucristo. (Efesios 4:24; Colosenses 3:10.)

w90 15/5 “Enséñanos a orar”
 4. ¿Por qué debemos ‘orar incesantemente’, y qué quiere decir eso?
Lecciones para nosotros
4 Podemos aprender mucho de las palabras y el ejemplo de Jesús como hombre dado a la oración. Una de las lecciones es que si el Hijo perfecto de Dios tenía que orar con regularidad, mucho más tienen que buscar continuamente la guía, el consuelo y el apoyo espiritual de Dios sus discípulos imperfectos. Por eso, debemos ‘orar incesantemente’. (1 Tesalonicenses 5:17.) Desde luego, esto no significa que siempre tenemos que estar literalmente de rodillas. Más bien, nuestra actitud debe ser la del que constantemente ora por guía. Debemos buscar la guía de Dios en todo aspecto de la vida para obrar con perspicacia y siempre tener su aprobación. (Proverbios 15:24.)

w00 1/7 Declaremos con entusiasmo las buenas nuevas
 9. ¿Qué podría impedir que el espíritu santo actuara a favor nuestro?
“No apaguen el fuego del espíritu”
9 El apóstol Pablo dio este consejo a los tesalonicenses: “No apaguen el fuego del espíritu” (1 Tesalonicenses 5:19). En efecto, las acciones y actitudes contrarias a los principios piadosos podrían impedir que el espíritu santo actuara a favor nuestro (Efesios 4:30). Los cristianos tenemos hoy día la comisión de predicar las buenas nuevas, un privilegio que respetamos profundamente. No nos sorprende que desprecien nuestra predicación quienes no conocen a Dios, pero el que un cristiano descuidara deliberadamente su ministerio pudiera resultar en que se extinguiese el fuego del espíritu motivador de Dios.

w96 15/5 Leamos la Palabra de Dios y sirvámosle en verdad
 7. ¿Qué precisamos para ampliar el entendimiento de la Biblia, y por qué?
7 Para ampliar nuestro entendimiento de la Biblia precisamos la guía del espíritu, o fuerza activa, de Dios. “El espíritu escudriña todas las cosas, hasta las cosas profundas de Dios”, a fin de revelar su significado. (1 Corintios 2:10.) Los cristianos de Tesalónica debían ‘asegurarse de todas las cosas’ sobre cualquier profecía que oyeran. (1 Tesalonicenses 5:20, 21.) Cuando Pablo escribió a los tesalonicenses (cerca de 50 E.C.), la única porción existente de las Escrituras Griegas era el Evangelio de Mateo. Por lo tanto, para que ellos y los bereanos pudieran asegurarse de todas las cosas, probablemente tendrían que cotejar la versión griega de las Escrituras Hebreas, llamada Septuaginta. Tal como aquellos cristianos necesitaban leer y estudiar las Escrituras, nosotros necesitamos hacer lo mismo.

w08 15/9 pág. 29 Puntos sobresalientes de las cartas a los Tesalonicenses y a Timoteo
5:23. ¿Qué quiso decir Pablo cuando pidió a Dios que fueran “conservados el espíritu y el alma y el cuerpo de [...] los hermanos”? El apóstol se refería al espíritu, el alma y el cuerpo de toda la congregación cristiana, que incluía a los cristianos ungidos de Tesalónica. En vez de pedir simplemente que se conservara la congregación, oró para que se conservara su “espíritu”, o inclinación mental. También pidió por su “alma” —su vida o existencia— y por su “cuerpo”, es decir, el cuerpo compuesto de cristianos ungidos (1 Cor. 12:12, 13). Este ruego destaca el profundo interés que Pablo sentía por la congregación.

w08 15/9 pág. 30 Puntos sobresalientes de las cartas a los Tesalonicenses y a Timoteo
5:1-3, 8, 20, 21. Puesto que se acerca el día de Jehová, “mantengamos nuestro juicio y llevemos puesta la coraza de la fe y el amor, y como yelmo la esperanza de la salvación”. Además, prestemos cuidadosa atención a la Palabra profética de Dios, la Biblia.
it-1 pág. 317 Beso
El “beso santo”. Las Escrituras Griegas hablan del “beso santo” (Ro 16:16; 1Co 16:20; 2Co 13:12; 1Te 5:26) o “beso de amor” (1Pe 5:14), que posiblemente se daban individuos del mismo sexo. Esta forma de saludar de los primeros cristianos puede que corresponda con la antigua práctica hebrea de saludar a alguien con un beso. Aunque en las Escrituras no se dan detalles, es evidente que el “beso santo” o “beso de amor” reflejaba el amor sano y la unidad que existía en la congregación cristiana. (Jn 13:34, 35.)
2 Tesalonicenses

Introducción

si pág. 232 Libro bíblico número 53: 2 Tesalonicenses
Escritor: Pablo             Dónde se escribió: Corinto Cuándo se completó: c. 51 E.C.
LA SEGUNDA carta del apóstol Pablo a los tesalonicenses siguió de cerca a la primera. Sabemos que se escribió poco después de la primera carta, y también desde la misma ciudad de Corinto, pues los mismos hermanos, Silvano y Timoteo, nuevamente saludan junto con Pablo a la congregación de Tesalónica. Los tres eran siervos viajantes o itinerantes de la congregación cristiana primitiva, y no hay registro de que los tres estuvieran juntos de nuevo después de haberse asociado aquella vez en Corinto. (2 Tes. 1:1; Hech. 18:5, 18.) El asunto y la naturaleza de la consideración indican que Pablo creyó urgente el corregir sin pérdida de tiempo a la congregación respecto a un error en que esta había caído.
2 La autenticidad de la carta está tan bien atestiguada como la autenticidad de Primera a los Tesalonicenses. También la citan tanto Ireneo (siglo II E.C.) como otros escritores primitivos, entre ellos Justino Mártir (también del siglo II), quien parece referirse a 2 Tesalonicenses 2:3 cuando escribe del “hombre del desafuero [pecado]”. La carta aparece en los mismos catálogos antiguos que Primera a los Tesalonicenses. Aunque ahora falta en el Papiro Chester Beatty núm. 2 (P46), es casi seguro que estaba en las primeras dos de siete hojas que faltan después de Primera a los Tesalonicenses.
3 ¿Con qué propósito se escribió esta carta? Por el consejo que Pablo dio a los tesalonicenses nos enteramos de que en la congregación algunos afirmaban que la presencia del Señor era inminente, que estas personas dadas a suposiciones sin base predicaban activamente esta teoría suya, y que estaban causando considerable disturbio en la congregación. Parece que algunos hasta usaban esto como pretexto para no trabajar y obtener el sustento. (2 Tes. 3:11.) En su primera carta Pablo se había referido a la presencia del Señor, y probablemente cuando los que se guiaban por sus propias suposiciones oyeron la lectura de la carta se apresuraron a torcer las palabras de Pablo y leer en ellas significados que Pablo nunca se propuso comunicar. También es posible que se haya interpretado que una carta atribuida erróneamente a Pablo indicaba que ‘el día de Jehová está aquí’ (2:1, 2).
4 Parece que Pablo había recibido un informe sobre aquel estado de cosas, quizás de la persona que había llevado su primera carta a la congregación, y por eso estaría muy deseoso de corregir el pensar de sus hermanos, a quienes tenía gran afecto. De modo que en el año 51 E.C., Pablo, en asociación con sus dos compañeros, envió una carta desde Corinto a la congregación de Tesalónica. Además de corregir el punto de vista erróneo sobre la presencia de Cristo, Pablo da estímulo afectuoso para que estén firmes en la verdad.

Capítulo 1

w04 15/11 Los malvados no escaparán al castigo de Jehová
22. ¿Qué aspectos de los castigos divinos pone de relieve 2 Tesalonicenses 1:6-8?

22 Los castigos divinos siempre son merecidos, ineludibles y selectivos, como se desprende de estas palabras del apóstol Pablo: “Es justo por parte de Dios pagar con tribulación a los que les causan tribulación, pero, a ustedes que sufren la tribulación, con alivio juntamente con nosotros al tiempo de la revelación del Señor Jesús desde el cielo con sus poderosos ángeles en fuego llameante, al traer él venganza sobre los que no conocen a Dios y sobre los que no obedecen las buenas nuevas acerca de nuestro Señor Jesús” (2 Tesalonicenses 1:6-8). “Es justo por parte de Dios” saldar cuentas con quienes merecen su condena por causar tribulación a sus ungidos. Los impíos no sobrevivirán a ‘la revelación de Jesús con sus poderosos ángeles en fuego llameante’, así que ese castigo será ineludible. También será selectivo, pues Jesús traerá “venganza sobre los que no conocen a Dios y sobre los que no obedecen las buenas nuevas”, pero con ello consolará a los fieles que sufren tribulación.

w89 1/5 Adore al Creador, no a la creación
 4. a) ¿Cómo identifica Pablo a los que serán destruidos permanentemente al fin de este mundo? b) ¿Qué actitud muestran los que alcanzarán la vida eterna?
4 El apóstol Pablo escribió acerca de “la revelación del Señor Jesús desde el cielo con sus poderosos ángeles en fuego llameante, al traer él venganza sobre los que no conocen a Dios y sobre los que no obedecen las buenas nuevas acerca de nuestro Señor Jesús. Estos mismos sufrirán el castigo judicial de destrucción eterna”. (2 Tesalonicenses 1:7-9.) Así, la destrucción eterna es el destino de las personas tercas, semejantes a cabras, que no desean conocer los propósitos de Dios o que rehúsan actuar cuando se les presenta la oportunidad de hacerlo. Pero la “vida eterna” es el destino de las personas humildes y semejantes a ovejas que desean adquirir conocimiento acerca de Jehová, que prestan atención a sus instrucciones y que entonces se someten a su voluntad. La Biblia dice: “El mundo va pasando, y también su deseo, pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre”. (1 Juan 2:17; véase también 2 Pedro 2:12.)


Capítulo 2

w90 1/2 Identificación del “hombre del desafuero”
13. ¿En qué consiste la apostasía que predijo Pablo?
14. ¿Cuándo empezó a desarrollarse vigorosamente la apostasía?
Rebelión contra la adoración verdadera
13 Pablo dijo que este hombre del desafuero se desarrollaría junto con la apostasía. De hecho, la primera pista que Pablo dio en cuanto a la identidad de esta clase desaforada fue que “el día de Jehová [cuando Jehová destruye a este inicuo sistema de cosas] [...] no vendrá a menos que primero venga la apostasía”. (2 Tesalonicenses 2:2, 3.) Pero ¿qué se quiere decir por “apostasía”? En este contexto no significa simplemente un desliz o un abandono por debilidad espiritual. La palabra griega que se usa aquí para “apostasía” significaba, entre otras cosas, una “defección” o “revuelta”. Se ha vertido también “rebelión”. La Versión Popular dice: “Antes de aquel día tiene que venir la rebelión contra Dios”. Por lo tanto, en el marco de lo que Pablo considera, “apostasía” significa una rebelión contra la adoración verdadera.
14 ¿Cómo se desarrolló esta apostasía, esta rebelión? En 2 Tesalonicenses 2:6 Pablo escribió, con relación a sus días, sobre ‘lo que obraba como restricción’ para el desaforado. ¿Qué era eso? Era la fuerza restrictiva de los apóstoles. Su presencia, apoyada por sus poderosos dones otorgados por espíritu santo, impedía que en aquel tiempo la apostasía se convirtiera en una epidemia. (Hechos 2:1-4; 1 Corintios 12:28.) Pero cuando los apóstoles habían muerto, para aproximadamente el fin del primer siglo, el freno que restringía fue quitado.

w90 1/2 págs. 10-11 párrs. 5-9 Identificación del “hombre del desafuero”
5 A los que siguen al hombre del desafuero les pasará lo mismo que a él... serán destruidos: “Será revelado el desaforado, a quien el Señor Jesús eliminará [...] y reducirá a nada por la manifestación de su presencia”. (2 Tesalonicenses 2:8.) Ese tiempo en que serán destruidos el hombre del desafuero y sus apoyadores (“los que están pereciendo”) vendrá dentro de poco, “al tiempo de la revelación del Señor Jesús desde el cielo con sus poderosos ángeles en fuego llameante, al traer él venganza sobre los que no conocen a Dios y sobre los que no obedecen las buenas nuevas acerca de nuestro Señor Jesús. Estos mismos sufrirán el castigo judicial de destrucción eterna”. (2 Tesalonicenses 1:6-9.)
6 Pablo añade esto a su descripción del desaforado: “Él está puesto en oposición y se alza a sí mismo sobre todo aquel a quien se llama ‘dios’ o todo objeto de reverencia, de modo que se sienta en el templo del Dios, y públicamente ostenta ser un dios”. (2 Tesalonicenses 2:4.) Como vemos, Pablo advierte que Satanás levantaría a un desaforado, un falso objeto de reverencia, que hasta se pondría por encima de la ley de Dios.
Identificación del desaforado
7 ¿Hablaba Pablo de un individuo, una sola persona? No, pues dice que en sus días este “hombre” ya se manifestaba y seguiría existiendo hasta que fuera destruido por Jehová al fin de este sistema. Esto quiere decir que ha existido por muchos siglos. Obviamente ningún hombre, en el sentido literal de esa palabra, ha vivido tanto tiempo. Por eso, la expresión “hombre del desafuero” tiene que representar a una agrupación, o una clase, de personas.
8 ¿A quiénes representa? La prueba muestra que es al cuerpo o grupo de los clérigos orgullosos y ambiciosos de la cristiandad, quienes a través de los siglos han dictado sus propias leyes a otros. Esto se puede ver por el hecho de que hay miles de diferentes religiones y sectas en la cristiandad, cada una con su clero, pero cada una en conflicto con las demás en algún aspecto de la doctrina o la práctica. Esta división es prueba clara de que no siguen la ley de Dios. No pueden haber venido de Dios. (Compárese con Miqueas 2:12; Marcos 3:24; Romanos 16:17; 1 Corintios 1:10.) Lo que todas estas religiones tienen en común es que no se adhieren a las enseñanzas bíblicas, pues han violado la regla: “No vayas más allá de las cosas que están escritas”. (1 Corintios 4:6; véase también Mateo 15:3, 9, 14.)
9 Se ve, pues, que este desaforado es una persona compuesta: el clero religioso de la cristiandad. Todos ellos, sean papas, sacerdotes, patriarcas o predicadores protestantes, comparten responsabilidad por los pecados religiosos de la cristiandad. Han cambiado las verdades de Dios por mentiras paganas, al enseñar doctrinas antibíblicas como las de la inmortalidad del alma humana, un infierno de fuego, el purgatorio y la Trinidad. Son como los líderes religiosos de quienes Jesús dijo: “Ustedes proceden de su padre el Diablo, y quieren hacer los deseos de su padre. Ese [...] es mentiroso y el padre de la mentira”. (Juan 8:44.) Sus prácticas también los denuncian como desaforados, por su participación en actividades que violan las leyes de Dios. A estos Jesús dice: “Apártense de mí, obradores del desafuero”. (Mateo 7:21-23.)

w10 15/9 Nuestro Líder sigue hoy muy activo
13. ¿Cómo manifestará Cristo su presencia durante la primera etapa de la “gran tribulación”?
13 Para la mayoría de las personas ha pasado inadvertida la “presencia” de Cristo, que comenzó en 1914 (2 Ped. 3:3, 4). Pero Jesús la pondrá de manifiesto dentro de poco. ¿Cómo? Al ejecutar los juicios divinos contra los diversos elementos de este mundo malvado. Una clara “manifestación de su presencia” será la aniquilación del “hombre del desafuero”, es decir, el clero de la cristiandad (léase 2 Tesalonicenses 2:3, 8). De este modo, demostrará que está actuando como el Juez designado por Jehová (léase 2 Timoteo 4:1). La destrucción de Babilonia la Grande comenzará por la cristiandad, la parte más reprensible, y luego seguirá con las demás religiones falsas de este imperio mundial. Jehová pondrá en los corazones de los políticos el deseo de eliminar a la prostituta simbólica (Rev. 17:15-18). Esta será la primera etapa de la “gran tribulación” (Mat. 24:21).


w90 1/2 Identificación del “hombre del desafuero”
 4. ¿Quién es el originador y apoyador del hombre del desafuero?

El origen del hombre del desafuero
4 ¿Quién dio origen a este hombre del desafuero y lo apoya? Pablo contesta: “La presencia del desaforado es según la operación de Satanás con toda obra poderosa y señales y portentos presagiosos mentirosos, y con todo engaño injusto para los que están pereciendo, como retribución porque no aceptaron el amor de la verdad para que fueran salvos”. (2 Tesalonicenses 2:9, 10.) De modo que Satanás es el padre y apoyador del hombre del desafuero. Y tal como Satanás se opone a Jehová, Sus propósitos y Su pueblo, lo mismo hace el hombre del desafuero, sea que se dé cuenta de ello o no.

it-2 pág. 368 Mentira
Jehová permite que se produzca una “operación de error” en aquellas personas que prefieren la falsedad, a fin de que “lleguen a creer la mentira” y no las buenas nuevas acerca de Jesucristo. (2Te 2:9-12.) Un ejemplo de este principio es lo que sucedió hace siglos en el caso del rey israelita Acab. Unos profetas mentirosos le aseguraron a Acab que vencería en la batalla contra Ramot-galaad, mientras que Micaya, el profeta de Jehová, predijo calamidad. Como se le reveló en visión a Micaya, Jehová permitió que una criatura celestial actuara como un ‘espíritu engañoso en la boca de los profetas’ de Acab, es decir: esta criatura celestial influyó sobre ellos para que no hablaran la verdad, sino lo que ellos mismos deseaban decir y Acab deseaba oír. Aunque recibió advertencia, Acab prefirió que le engañaran, y eso le costó la vida. (1Re 22:1-38; 2Cr 18.)

w08 15/9 pág. 30 Puntos sobresalientes de las cartas a los Tesalonicenses y a Timoteo
2:13, 14. ¿Cómo se “seleccionó desde el principio para salvación” a los cristianos ungidos? Los ungidos fueron predeterminados como grupo cuando Jehová se propuso que la descendencia de la mujer magullara a Satanás en la cabeza (Gén. 3:15). Jehová también estableció los requisitos que debían satisfacer, el trabajo que harían y dijo de antemano que serían sometidos a pruebas. De esa forma los llamó para ‘este destino’.

w95 1/4 Cómo incitarnos al amor y a las obras excelentes
13, 14. a) ¿De qué verdad fundamental tenemos que convencer a nuestros hermanos y hermanas a fin de consolarlos? b) ¿Cómo fortaleció un ángel a Daniel?

13 En 2 Tesalonicenses 2:16, 17 aparece una forma del verbo pa·ra·ka·léo, que se traduce “consuelen”, y también un caso del sustantivo de la misma familia, que se vierte “consuelo”: “Además, que nuestro Señor Jesucristo mismo y Dios nuestro Padre, que nos amó y dio consuelo eterno y buena esperanza por medio de bondad inmerecida, consuelen sus corazones y los hagan firmes en todo buen hecho y buena palabra”. Observe que Pablo conecta la idea de consolar el corazón con la verdad fundamental de que Jehová nos ama. De modo que podemos animarnos y consolarnos unos a otros confirmando esa importante verdad.
14 En una ocasión el profeta Daniel se perturbó tanto después de una espantosa visión que dijo: “Mi propia dignidad llegó a cambiarse sobre mí hasta arruinamiento, y no retuve ningún poder”. Jehová envió a un ángel que recordó a Daniel repetidas veces que era “muy deseable” a los ojos de Dios. ¿Cuál fue el resultado? Daniel dijo al ángel: “Me has fortalecido”. (Daniel 10:8, 11, 19.)

Capítulo 3


w91 15/1 pág. 23 “No desistan de hacer lo correcto”
La palabra de Jehová se mueve rápidamente: “Ocúpense en orar por nosotros —escribió Pablo— para que la palabra de Jehová siga moviéndose rápidamente [o “corriendo”] y siendo glorificada, así como lo es de hecho entre ustedes”. (2 Tesalonicenses 3:1; Kingdom Interlinear.) Algunos eruditos han sugerido que el apóstol aludía a corredores que se movieran velozmente en una carrera. Aunque eso no es seguro, Pablo pidió a los cristianos tesalonicenses que oraran para que tanto él como sus colaboradores pudieran esparcir la palabra de la verdad con urgencia y sin estorbo. Debido a que Dios contesta oraciones como aquella, su palabra ‘se mueve rápidamente’ mientras las buenas nuevas se predican con urgencia en estos últimos días. Como en el caso de los tesalonicenses que la aceptaron, la palabra de Jehová también está “siendo glorificada” hoy, muy estimada por los creyentes como “el poder de Dios para salvación”. (Romanos 1:16; 1 Tesalonicenses 2:13.) ¡Cuánto nos alegra que Dios esté bendiciendo a los proclamadores del Reino y esté acelerando el aumento de las filas de sus adoradores! (Isaías 60:22.)

w09 1/5 pág. 8 4 Aclare sus dudas
¿POR QUÉ PUEDE RESULTAR DIFÍCIL? Incluso algunos discípulos de Jesús tuvieron dudas en ocasiones (Mateo 14:30; Lucas 24:36-39; Juan 20:24, 25). De hecho, la Biblia dice que la falta de fe es “el pecado que fácilmente nos enreda” (Hebreos 12:1). Y el apóstol Pablo declaró: “La fe no es posesión de todos” (2 Tesalonicenses 3:2). Claro, eso no significa que haya personas incapaces de cultivarla. Lo que ocurre es que muchas no hacen nada por conseguirlo. Pero cuando alguien se esfuerza por tener fe, Dios le ayuda a lograrlo.

it-2 pág. 1149 Tradición
Tradiciones cristianas. Vista la tradición como información transmitida oralmente o mediante ejemplo, la información que el apóstol Pablo recibió directamente de Jesús pudo transmitirse apropiadamente a las congregaciones cristianas como tradición cristiana aceptable. Ese fue el caso, por ejemplo, de la celebración de la Cena del Señor. (1Co 11:2, 23.) Las enseñanzas y el ejemplo que pusieron los apóstoles constituyeron una tradición válida. Por lo tanto, Pablo, que había trabajado arduamente con sus manos a fin de no ser una carga económica para sus hermanos (Hch 18:3; 20:34; 1Co 9:15; 1Te 2:9), podía instar a los cristianos tesalonicenses ‘a que se apartasen de todo hermano que anduviese desordenadamente y no según la tradición [pa·rá·do·sin]’ que habían recibido. Aquel que no quisiera trabajar no estaba siguiendo el excelente ejemplo o tradición de los apóstoles. (2Te 3:6-11.)
Las “tradiciones” necesarias para la adoración limpia e incontaminada con el tiempo se incluyeron en las Escrituras inspiradas. Por lo tanto, las tradiciones —o preceptos— que transmitieron Jesús y sus apóstoles, y que eran esenciales para la vida, no se dejaron en forma oral para que se distorsionasen con el paso del tiempo, sino que se registraron con exactitud en la Biblia para el beneficio de los cristianos que viviesen en períodos posteriores. (Jn 20:30, 31; Rev 22:18.)

km 2/94 pág. 7 Guárdese de mostrar bondad equivocada
1 Al pueblo de Jehová se le conoce por su bondad y generosidad. Estas cualidades se manifiestan frecuentemente en sentido material cuando imitamos al buen samaritano que Jesús mencionó en su conmovedora parábola. (Luc. 10:29-37.) Sin embargo, es posible que algunas personas que no merecen ayuda económica traten de aprovecharse de nuestra bondad. De aquí que nuestro amor a los demás deba ser equilibrado con “conocimiento exacto y pleno discernimiento”. (Fili. 1:9.)
2 En la congregación: Pongamos por caso que alguien pide ayuda aduciendo que no tiene trabajo o presentando otras razones. A veces se trata de personas que no buscan trabajo con empeño, sino que sencillamente quieren que los demás les den lo que necesitan para vivir. Refiriéndose a tales personas, Pablo indicó: “Si alguien no quiere trabajar, que tampoco coma”. (2 Tes. 3:10.)

w81 1/11 pág. 23 Felices son aquellos a quienes Dios corrige
TENGAN A ÉSTE SEÑALADO”
16 Siguiendo con el consejo a los tesalonicenses acerca de los perezosos y desordenados, Pablo escribió: “Si alguno no es obediente a nuestra palabra por medio de esta carta, tengan a éste señalado, dejen de asociarse con él, para que se avergüence. Y no obstante, no estén considerándolo como enemigo, sino continúen amonestándolo como a hermano.” (2 Tes. 3:14, 15) Se ve, pues, que los cristianos pueden ‘señalar’ a alguien que persista en pasar por alto los principios de Dios.


Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.