lunes, 21 de octubre de 2013

Quiénes hacen la voluntad de Jehová cap.1 y 2

Lección 1: ¿Qué clase de personas somos los testigos de Jehová?
¿Cuántos testigos de Jehová conoce? Tal vez algunos de nosotros seamos vecinos suyos, o compañeros de trabajo o de escuela; quizás hayamos conversado con usted sobre la Biblia. ¿Quiénes somos realmente, y por qué hablamos con la gente acerca de nuestras creencias?
Somos personas comunes y corrientes. Entre nosotros hay hombres y mujeres de todos los orígenes y estratos sociales. Algunos teníamos una religión, otros no creíamos en Dios; sin embargo, antes de llegar a ser testigos de Jehová, todos nos tomamos el tiempo para analizar detenidamente las doctrinas bíblicas (Hechos 17:11). Aceptamos lo que aprendimos y luego tomamos una decisión personal: adorar a Jehová Dios.
Le sacamos provecho al estudio de la Biblia. Como todo el mundo, tenemos problemas y debilidades; pero gracias a que nos esforzamos por poner en práctica los principios bíblicos en el diario vivir, nuestra calidad de vida ha mejorado muchísimo (Salmo 128:1, 2). Esa es una de las razones por las cuales hablamos a la gente de las cosas buenas que hemos aprendido en la Biblia.
Nos regimos por valores divinos. Estos valores, que se enseñan en la Biblia, producen en nosotros una sensación de bienestar. Además, nos motivan a respetar al prójimo y a ser honrados y bondadosos. Nos ayudan a ser miembros sanos y productivos de la sociedad, y promueven la unidad familiar y la moralidad. Estamos convencidos de que “Dios no es parcial”. Por eso, nuestra hermandad es verdaderamente internacional, libre de barreras raciales y políticas. Aunque somos personas comunes, formamos un pueblo único en su género (Hechos 4:13; 10:34, 35).
• ¿Qué tenemos en común los testigos de Jehová con el resto de la gente?
• ¿Qué valores nos ha inculcado la Biblia?
Lección 2: ¿Por qué adoptamos el nombre de testigos de Jehová?
Muchas personas creen que los testigos de Jehová somos una religión nueva. Sin embargo, hace más de dos mil setecientos años, a los siervos del único Dios verdadero se los llamó “testigos” suyos (Isaías 43:10-12). Antes de 1931 se nos conocía como Estudiantes de la Biblia. ¿Por qué decidimos entonces adoptar el nombre de testigos de Jehová?
Porque da a saber quién es nuestro Dios. El nombre de Dios, Jehová, aparece miles de veces en la Biblia, como lo demuestran diversos manuscritos antiguos. En muchas traducciones, este nombre ha sido sustituido por títulos como Señor o Dios. Pero el Dios verdadero se presentó a sí mismo ante Moisés como Jehová y le dijo: “Este es mi nombre hasta tiempo indefinido” (Éxodo 3:15). Así se distinguió de los dioses falsos. A nosotros nos enorgullece portar el santo nombre de Dios.
Porque subraya nuestra misión. Comenzando con el justo Abel, una larga sucesión de personas dieron testimonio de su fe en Jehová. A lo largo de los siglos, otros, como Noé, Abrahán, Sara, Moisés y David, se sumaron a esta gran “nube de testigos” (Hebreos 11:4–12:1). Tal como un individuo atestigua a favor de una persona inocente en un tribunal, así nosotros estamos decididos a dar a conocer la verdad acerca de nuestro Dios.
Porque imitamos a Jesús. La Biblia llama a Jesús “el testigo fiel y verdadero” (Revelación [Apocalipsis] 3:14). Él mismo dijo que había dado a conocer el nombre de su Padre y que había venido a dar “testimonio acerca de la verdad” sobre Dios (Juan 17:26; 18:37). Por eso, sus verdaderos discípulos deben portar el nombre de Jehová y proclamarlo. Eso es lo que los testigos de Jehová nos esforzamos por hacer.
• ¿Por qué decidimos cambiarnos el nombre de Estudiantes de la Biblia a testigos de Jehová?
• ¿Desde cuándo ha tenido Jehová testigos en la Tierra?
• ¿Quién es el mayor testigo de Jehová de la historia?
[Ilustración y recuadro de la página 5]
PARA SABER MÁS
Cuando conozca a los miembros de nuestra congregación, trate de familiarizarse con ellos. Pregúnteles por qué se hicieron testigos de Jehová.

Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.