lunes, 14 de octubre de 2013

Texto Diario Martes 15 de octubre Siempre regocíjense en el Señor. Una vez más diré: “¡Regocíjense!” (Fili. 4:4)

Martes 15 de octubre

Siempre regocíjense en el Señor. Una vez más diré: "¡Regocíjense!" (Fili. 4:4).

Todas las cualidades del fruto del espíritu son perdurables y se mantienen vivas a pesar de los problemas. Este interesante hecho se ve muy claro con la segunda cualidad: el gozo. En efecto, el gozo es como una planta resistente, que prospera hasta en los ambientes más hostiles. Recordemos que un número considerable de cristianos "aceptaron la palabra bajo mucha tribulación", pero aun así experimentaron el "gozo de espíritu santo" (1 Tes. 1:6). Otros se enfrentan ahora mismo a graves problemas y privaciones. Pero Jehová, valiéndose de su espíritu, les da fuerzas a todos "para que aguanten plenamente y sean sufridos con gozo" (Col. 1:11). Ahora bien, ¿de qué manera nos infunde Dios este gozo? A diferencia de "las riquezas inseguras" que nos ofrecen Satanás y su mundo, los tesoros espirituales que nos regala Jehová nunca pierden su valor (1 Tim. 6:17; Mat. 6:19, 20). Él nos llena de alegría al poner ante nosotros un futuro eterno. También nos infunde una dicha incomparable al hacernos parte de una hermandad mundial. Y, sobre todo, nos colma de gozo al concedernos su amistad. w11 15/4 3:9-11

Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.