sábado, 9 de noviembre de 2013

Quienes hacen la voluntad de jehova cap 5 y 7

Lección 5: ¿Qué experimentará en nuestras reuniones cristianas?
Muchas personas han dejado de asistir a sus servicios religiosos porque no les brindan guía espiritual ni consuelo. Entonces, ¿por qué debería usted asistir a las reuniones de los testigos de Jehová? ¿Qué tienen que ofrecerle?
El placer de estar en compañía de personas afectuosas y bondadosas. En el siglo primero, los cristianos estaban organizados en congregaciones y se juntaban para adorar a Dios, estudiar las Escrituras y animarse mutuamente (Hebreos 10:24, 25). Reunidos con sus hermanos espirituales en un clima de amor, se sentían entre amigos verdaderos (2 Tesalonicenses 1:3; 3 Juan 14). Nosotros seguimos el mismo modelo y experimentamos la misma alegría.
El beneficio de aprender a aplicar los principios de la Biblia. Siguiendo la costumbre de tiempos bíblicos, hombres, mujeres y niños nos reunimos para escuchar a maestros capacitados que nos ayudan a entender cómo aplicar los principios de la Biblia en el diario vivir (Deuteronomio 31:12; Nehemías 8:8). Todos los asistentes pueden intervenir en las sesiones de preguntas y respuestas y cantar los cánticos, lo que permite que cada cual exprese su esperanza cristiana (Hebreos 10:23).
La bendita oportunidad de fortalecer la fe en Dios. El apóstol Pablo escribió a una de las congregaciones de su día: “Anhelo verlos [...] para que haya un intercambio de estímulo entre ustedes, por cada uno mediante la fe del otro, tanto la de ustedes como la mía” (Romanos 1:11, 12). El contacto con los hermanos en las reuniones fortalece nuestra fe y nuestra determinación de vivir una vida cristiana.
¿Por qué no asiste a la próxima reunión y lo comprueba usted mismo? Le daremos una cálida bienvenida. Las reuniones son gratuitas y no se hacen colectas.
• ¿Qué modelo siguen nuestras reuniones?
• ¿Qué beneficios nos ofrecen las reuniones cristianas?
Lección 6: ¿Cómo nos beneficia relacionarnos con nuestros hermanos cristianos?
Aun si tenemos que caminar por una espesa jungla o hacerle frente al mal tiempo, los testigos de Jehová no dejamos de asistir a nuestras reuniones. ¿Por qué ponemos tanto empeño en reunirnos con nuestros hermanos a pesar de las dificultades de la vida y el cansancio de un día de trabajo?
Contribuye a nuestro bienestar. Hablando de la necesidad de asistir a las reuniones, el apóstol Pablo dijo: “Considerémonos unos a otros” (Hebreos 10:24). Considerar quiere decir “examinar con atención una cosa”. En otras palabras, el apóstol nos anima a conocernos mutuamente, a preocuparnos por los demás. Cuando conocemos a otros miembros de la congregación, descubrimos que algunos han superado dificultades parecidas a las nuestras y que pueden ayudarnos a salir también adelante.
Fomenta amistades duraderas. En las reuniones estamos rodeados, no de simples conocidos, sino de amigos íntimos. Además, hay otras ocasiones en que nos juntamos para participar en actividades recreativas sanas. ¿Qué influencia ejerce en nosotros esta convivencia? Nos enseña a valorarnos más, lo cual afianza el vínculo de amor que nos une. Y cuando nuestros compañeros se enfrentan a problemas, acudimos de inmediato en su ayuda porque hemos cimentado una amistad sólida (Proverbios 17:17). Al relacionarnos con todos en la congregación, demostramos que nos preocupamos “los unos [por] los otros” (1 Corintios 12:25, 26).
Lo animamos a elegir como amigos a personas que estén haciendo la voluntad de Dios. Encontrará ese tipo de amigos entre los testigos de Jehová. No permita que nada le impida reunirse con nosotros.
Lección 7: ¿En qué consisten nuestras reuniones?
En los primeros tiempos del cristianismo, las reuniones consistían principalmente en cánticos, oraciones, y lectura y análisis de las Escrituras, sin ningún tipo de ritual (1 Corintios 14:26). Cuando usted venga a nuestras reuniones, se encontrará con algo muy parecido.
Se imparten enseñanzas útiles basadas en la Biblia. Los fines de semana, todas las congregaciones se reúnen para escuchar undiscurso bíblico de treinta minutos que muestra cómo se relacionan las Escrituras con nuestra vida y con los tiempos en que vivimos. Se anima a los presentes a seguir la lectura de los pasajes en su propia Biblia. A continuación viene el Estudio de La Atalaya, de una hora, en el que se invita a los miembros de la congregación a participar en el análisis de un artículo de la edición de estudio de la revista La Atalaya. Este señala diversas maneras de aplicar en la vida los consejos de la Palabra de Dios. En cada una de las más de cien mil congregaciones que hay por toda la Tierra se estudia la misma información.
Mejoran nuestra habilidad para enseñar. También nos reunimos una noche entre semana para llevar a cabo un programa que se divide en tres partes. La primera, de treinta minutos, es el Estudio Bíblico de la Congregación, que profundiza nuestro entendimiento de los principios y las profecías de la Biblia por el método de preguntas y respuestas. Le sigue la Escuela del Ministerio Teocrático, que dura treinta minutos. Esta se abre con comentarios sobre una porción de la Biblia que la congregación ha leído de antemano. Luego, quienes están matriculados realizan breves intervenciones, y un consejero hace observaciones que nos ayudan a todos a mejorar la lectura y la oratoria (1 Timoteo 4:13). Por último, la Reunión de Servicio, de treinta minutos, nos capacita mediante discursos, demostraciones y entrevistas para enseñar la Biblia a otras personas.
Cuando asista a nuestras reuniones, quedará impresionado por la calidad de la educación bíblica que se imparte (Isaías 54:13).
• ¿Con qué se encontrará cuando asista a las reuniones de los testigos de Jehová?
• ¿Por cuál de nuestras reuniones semanales le gustaría empezar?
[Ilustración y recuadro de la página 10]
PARA SABER MÁS
Examine algunos de los temas que se tratarán en las siguientes reuniones. Fíjese en cuántas cosas útiles para la vida diaria podrá aprender de la Biblia.

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.