sábado, 16 de noviembre de 2013

quienes hacen la voluntad de jehova cap 8 y 10

Lección 8: ¿Por qué vamos tan bien arreglados a las reuniones?
¿Ha visto en las fotografías de este folleto lo bien vestidos que los testigos de Jehová vamos a nuestras reuniones? ¿Por qué cuidamos tanto la indumentaria y el arreglo personal?
Por respeto a nuestro Dios. Es cierto que Dios no se deja llevar por las apariencias (1 Samuel 16:7). Sin embargo, cuando nos reunimos para adorarlo, nuestro deseo sincero es mostrar respeto por él y por nuestros hermanos. Si tuviéramos que comparecer ante un juez, de seguro prestaríamos especial atención a nuestro aspecto por el respeto que impone su cargo. Del mismo modo, nuestra apariencia en las reuniones demuestra que tenemos en gran estima tanto al “Juez de toda la tierra”, Jehová Dios, como el lugar donde lo adoramos (Génesis 18:25).
Para reflejar los valores por los que nos regimos. La Biblia exhorta a los cristianos a vestir “con modestia y buen juicio”, como se espera de las personas que “profesan reverenciar a Dios” (1 Timoteo 2:9, 10). Vestir “con modestia” significa llevar ropa que no llame la atención por ser ostentosa, provocativa o reveladora. Además, el “buen juicio” nos lleva a vestir de manera atractiva, no desaliñada o estrambótica. Dentro de estos principios, sin embargo, queda un amplio margen para la elección personal. Una imagen agradable y atractiva puede “[adornar] la enseñanza de nuestro Salvador, Dios”, y glorificarlo sin necesidad de decir una sola palabra (Tito 2:10; 1 Pedro 2:12). El que vayamos bien arreglados a las reuniones influye en la opinión que la gente se forme del pueblo de Jehová.
Para estar limpios y presentables no hace falta ropa cara o superelegante. Por eso, no deje que la cuestión del atuendo lo desanime de ir al Salón del Reino.

Lección 9: ¿Cuál es la mejor forma de prepararse para las reuniones?
Si usted estudia la Biblia con un testigo de Jehová, seguramente trata de preparar de antemano la lección. A fin de conseguir mayores beneficios, conviene hacer lo mismo para las reuniones. Obtendrá los mejores resultados si se ciñe a un programa.
Determine cuándo y dónde estudiar. ¿En qué momento del día puede concentrarse mejor? ¿Temprano en la mañana antes de empezar a trabajar, o tarde en la noche cuando los niños ya están acostados? Incluso si no dispone de mucho tiempo, determine cuánto va a dedicar al estudio y no deje que nada lo desvíe de su objetivo. Busque un lugar tranquilo y elimine las distracciones apagando la radio, la televisión y el teléfono. Orar antes de comenzar le ayudará a olvidar las inquietudes del día y concentrarse en la Palabra de Dios (Filipenses 4:6, 7).
Marque las palabras clave y esté listo para participar. Empiece por hacerse una idea general del tema. Fíjese en el título del artículo o capítulo, observe cómo cada subtítulo se relaciona con el tema, examine las láminas y lea las preguntas de repaso que resaltan las ideas centrales. Luego, lea cada párrafo y busque la respuesta a la pregunta correspondiente. Busque en la Biblia los textos que no están copiados y trate de ver cómo sustentan el tema (Hechos 17:11). Cuando encuentre la respuesta, subraye o resalte unas pocas palabras o frases clave que le ayuden a recordarla. Así, durante la reunión podrá levantar la mano si lo desea y hacer un breve comentario con sus propias palabras.
Examinando los distintos temas que se tratan cada semana en las reuniones, usted añadirá nuevas ideas a su “tesoro” de conocimiento bíblico (Mateo 13:51, 52).
• ¿Cómo puede planificar un programa de estudio para las reuniones?
• ¿Cómo puede prepararse para hacer un comentario en la reunión?
[Ilustración y recuadro de la página 12]
PARA SABER MÁS
Siguiendo el método expuesto arriba, prepárese para el Estudio de La Atalaya o el Estudio Bíblico de la Congregación. Con la ayuda de su maestro, prepare un comentario para la próxima reunión.

Lección 10: ¿Qué es la adoración en familia?
Desde la antigüedad, Jehová ha querido que los miembros de las familias pasen tiempo juntos a fin de fortalecer su espiritualidad y los lazos que los unen (Deuteronomio 6:6, 7). Por esta razón, los testigos de Jehová reservamos una porción de tiempo cada semana para adorar a Dios en familia analizando, en un ambiente informal, cuestiones espirituales que se adapten a las necesidades de cada cual. Incluso quienes viven solos pueden emplear bien ese momento que le dedican a Dios investigando algún tema bíblico de su elección.
Una oportunidad para acercarse más a Jehová. “Acérquense a Dios, y él se acercará a ustedes.” (Santiago 4:8.) Conocemos mejor a Jehová cuando aprendemos acerca de su personalidad y sus actos en las páginas de su Palabra. Una manera sencilla de iniciar su estudio en familia es leyendo la Biblia en voz alta, quizás siguiendo el programa semanal de la Escuela del Ministerio Teocrático. Cada uno puede leer una porción; luego todos comentan las cosas que han aprendido de las Escrituras.
Una oportunidad para estrechar el vínculo familiar. Los esposos y las esposas, así como los padres y los hijos, profundizan sus lazos cuando estudian la Biblia juntos. Esta ocasión debe ser de felicidad y sosiego, una que todos esperen. Tal vez los padres deseen analizar temas prácticos tomados de La Atalaya y ¡Despertad!, según las edades de los hijos; o quizás quieran abordar alguna dificultad a la que estos se enfrenten en la escuela y la manera de resolverla. También pueden practicar los cánticos que se entonarán en las reuniones y disfrutar de un refrigerio al final.
El tiempo especial que dedicamos cada semana a adorar a Jehová juntos contribuye a que su Palabra sea un deleite para toda la familia, y él recompensará con creces nuestros esfuerzos (Salmo 1:1-3).
• ¿Por qué reservamos un tiempo para adorar a Dios en familia?
• ¿Qué pueden hacer los padres para que esta ocasión sea del agrado de todos?
[Ilustración de la página 13]
PARA SABER MÁS
Pregunte a otros miembros de la congregación qué hacen para adorar a Jehová en familia. Averigüe qué publicaciones hay en el Salón del Reino que le sirvan para enseñarles a sus hijos sobre Jehová

Etiquetas

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.