sábado, 2 de noviembre de 2013

Quiénes hacen la voluntad de Jehová cap.3 y 4

Lección 3: ¿Cómo se desenterró la verdad de la Biblia?
La Biblia predijo que después de la muerte de Cristo surgirían falsos maestros entre los primeros cristianos y corromperían la verdad de la Palabra de Dios (Hechos 20:29, 30). Eso fue justo lo que sucedió: falsos maestros mezclaron las enseñanzas de Jesús con ideas paganas, y se creó una burda imitación del cristianismo (2 Timoteo 4:3, 4). En vista de lo anterior, ¿por qué estamos seguros de que nuestra comprensión de las enseñanzas bíblicas es realmente la correcta?
Llegó el momento para que Jehová revelara la verdad. Dios predijo que en el tiempo del fin “el verdadero conocimiento se [haría] abundante” (Daniel 12:4). En 1870, un grupito que buscaba la verdad reconoció que gran parte de lo que enseñaban las iglesias no tenía base bíblica. Eso los llevó a investigar las doctrinas originales de las Escrituras, y Jehová los bendijo con iluminación espiritual.
Hombres sinceros estudiaron con cuidado la Biblia. Aquellos fervientes Estudiantes de la Biblia —nuestros predecesores— utilizaron un método que empleamos hasta el día de hoy: el análisis por temas. Cuando se topaban con algún pasaje difícil, buscaban otros que les ayudaran a comprenderlo, y una vez que llegaban a una conclusión que concordaba con el resto de las Escrituras, la anotaban. Así, permitiendo que la Biblia se interpretara a sí misma, desenterraron la verdad acerca del nombre y el Reino de Dios, su propósito para el hombre y la Tierra, el estado de los muertos y la esperanza de la resurrección. Su investigación los liberó de muchas creencias y prácticas equivocadas (Juan 8:31,32).
Para 1879 comprendieron que había llegado el momento de proclamar la verdad a los cuatro vientos. Ese mismo año empezaron a editar la revista que seguimos publicando hasta la fecha: La Atalaya. Anunciando el Reino de Jehová. Actualmente difundimos las verdades bíblicas en más de doscientos treinta países y territorios y en más de seiscientos idiomas. ¡Nunca antes había llegado tan lejos la verdad!
• ¿Qué sucedió con la verdad bíblica tras la muerte de Cristo?
• ¿Cómo logramos desenterrar la verdad de la Palabra de Dios?
[Ilustración de la página 6]
Estudiantes de la Biblia en la década de 1870
[Ilustración de la página 6]
Primer número de La Atalaya (1879)
[Ilustración de la página 6]

La Atalaya hoy día.
Lección 4: ¿Por qué publicamos laTraducción del Nuevo Mundo?
Durante décadas, los testigos de Jehová imprimimos, utilizamos y distribuimos diversas versiones de la Biblia. No obstante, con el tiempo vimos la necesidad de disponer de una nueva traducción que le permitiera a la gente aprender más fácilmente el “conocimiento exacto de la verdad”, que es lo que Dios quiere para todos los hombres (1 Timoteo 2:3, 4). Por eso, en 1950 comenzamos a publicar en inglés porciones de nuestra Biblia en lenguaje moderno, la Traducción del Nuevo Mundo, la cual ha sido vertida con exactitud y fidelidad a más de cien idiomas.
Se necesitaba una Biblia fácil de entender. Los idiomas cambian con el tiempo, y un buen número de traducciones de la Biblia contienen expresiones oscuras o pasadas de moda que son difíciles de entender. Además, se han descubierto manuscritos antiguos más cercanos a los originales y más exactos, que permiten una mejor comprensión del hebreo, el arameo y el griego bíblicos.
Se necesitaba una traducción fiel a la palabra de Dios. Los traductores no se pueden tomar libertades con los escritos inspirados por Dios; tienen que ser fieles al texto original. Sin embargo, la mayoría de las versiones de las Santas Escrituras no emplean el nombre divino, Jehová.
Se necesitaba una Biblia que diera honra a su Autor (2 Samuel 23:2). En la Traducción del Nuevo Mundo, el nombre de Jehová ha sido restituido en los cerca de siete mil pasajes donde aparece en los manuscritos más antiguos, un ejemplo de los cuales se muestra abajo (Salmo 83:18). Esta Biblia, fruto de años de investigación concienzuda, se lee con placer porque transmite los pensamientos de Dios con claridad. Sea que usted disponga o no de ella en su idioma, lo animamos a adquirir el buen hábito de leer la Palabra de Jehová todos los días (Josué 1:8; Salmo 1:2, 3).
• ¿Por qué vimos la necesidad de tener una nueva versión de la Biblia?
• ¿Qué buen hábito diario debe adquirir todo el que quiera saber cuál es la voluntad de Dios?
[Ilustración y recuadro de la página 7]
PARA SABER MÁS
Lea el prólogo de la Traducción del Nuevo Mundo y conteste la pregunta: “¿Con qué sentido de responsabilidad produjo esta Biblia el comité traductor?”. Si tiene otras traducciones, compare la manera como el comité vertió los siguientes versículos: Jueces 11:40;Salmo 110:1; Mateo 5:3; Lucas 23:43 y 1 Corintios 7:36.
[Ilustración de la página 7]
Fragmento de la versión griega de Símaco (del siglo III o IV) que contiene el nombre divino en Salmo 69:31
[Ilustración de la página 7]
República Democrática del Congo
[Ilustración de la página 7]
Ruanda

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.