miércoles, 13 de noviembre de 2013

Referencias del texto diario

Referencias del texto diario
(Marcos 10:43) No es así entre ustedes; antes bien, el que quiera llegar a ser grande entre ustedes tiene que ser ministro de ustedes,
(1 Timoteo 3:1) Esa declaración es fiel. Si algún hombre está procurando alcanzar un puesto de superintendente, desea una obra excelente.
(Hechos 20:28-30) Presten atención a sí mismos y a todo el rebaño, entre el cual el espíritu santo los ha nombrado superintendentes, para pastorear la congregación de Dios, que él compró con la sangre del [Hijo] suyo. 29 Yo sé que después de mi partida entrarán entre ustedes lobos opresivos y no tratarán al rebaño con ternura, 30 y de entre ustedes mismos se levantarán varones y hablarán cosas aviesas para arrastrar a los discípulos tras de sí.
(Tito 2:15) Sigue hablando estas cosas y exhortando y censurando con plena autoridad para mandar. Que nadie jamás te desprecie.
w11 15/6 3:17-19 "Pastoreen el rebaño de Dios bajo su custodia"

17 Como vimos, los ancianos han de recordar siempre que el rebaño no es suyo, sino de Jehová. Por esa razón, no deben tratar con actitud prepotente a "los que son la herencia de Dios" (léase 1 Pedro 5:3). Hubo ocasiones en las que los apóstoles de Jesús intentaron alcanzar puestos de autoridad por motivos puramente egoístas. Parece que, al igual que los gobernantes de su época, se habían dejado dominar por las ansias de poder (léase Marcos 10:42-45).

18 En nuestros tiempos, el cristiano que esté "procurando alcanzar un puesto de superintendente" hace bien en preguntarse qué lo motiva (1 Tim. 3:1). De igual modo, quienes ya realizan esa función deben plantearse con franqueza: "¿Habré caído yo en el mismo error que los apóstoles?". Si a ellos les costó resistirse a los encantos del poder, lo mismo puede ocurrirles a los ancianos. Está claro que no pueden bajar la guardia.

19 Por supuesto, hay momentos en que los pastores tienen que demostrar firmeza. Este es el caso, por ejemplo, cuando el rebaño se ve atacado por "lobos opresivos" (Hech. 20:28-30). La firmeza es igualmente necesaria para aplicar el consejo que Pablo le dio a Tito: "Sigue [...] exhortando y censurando con plena autoridad" (Tito 2:15). Pero incluso en tales situaciones, han de tratar a los implicados con respeto y dignidad. ¿Por qué? Porque saben que la mejor manera de llegarles al corazón y motivarlos a cambiar no es criticándolos con severidad, sino persuadiéndolos con amor

Macpela.

Macpela.
casa de los patriarcas.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jehová es mi pastor y nada me faltara.